El futuro de iTunes en versión Web 2.0

iTunesInteresantísima reflexión de Ted Wallingford en :Signal to Noise (vía Om Malik) acerca de la posible evolución de iTunes ahora que Steve Jobs ha pedido la eliminación del DRM. ¿Cómo continuar con el modelo de negocio en un entorno como ese? La respuesta es brillante: rodeando la estructura de iTunes con prestaciones típicas de la llamada Web 2.0. Las propuestas de Ted pasan por los temas como la generación de comunidad y contenido generado por los usuarios, reparto de beneficios con éstos… un auténtico “tratamiento 2.0”.

La primera medida incluiría permitir que cualquiera subiese contenido a iTunes, y promover que esos productores independientes generasen comunidad en torno a esos contenidos, así como puntuaciones y ratings de los mismos. Eso permitiría que el contenido de calidad fuese subiendo dentro del sitio, mientras que lo malo cayese al fondo. Además, los usuarios de Mac podrían crear contenido superior merced a una integración de herramientas como Garage Band (recomendada ¡¡hasta por Microsoft!!) con iTunes, de manera que los usuarios pudiesen subir contenidos con facilidad, algo que reforzaría la reputación de la plataforma. En tercer lugar, iTunes debería repartir beneficios con esos creadores de contenido, algo que daría a Apple un papel preponderante en la redefinición del patético modelo de negocio de la industria de la música, en el que una serie de intermediarios afirman sentirse autorizados a “negociar” contratos en los que alguien tiene que ceder todos sus derechos y el 90% de sus ingresos potenciales. Por último, lógicamente, mantener la música que los usuarios y las comunidades suben completamente libre de DRM, de manera que pudiese demostrar a los grandes sellos la viabilidad y superioridad de dicho modelo.

Decididamente, no parece una mala manera para Steve Jobs de dar un paso más en su idea de promover la eliminación del DRM. Y de paso, convertir posiblemente iTunes en un fenómeno muy, pero que muy interesante.

13 comentarios

  • #001
    Jose F. Tamames - 12 febrero 2007 - 08:49

    Interesante. Seguire ese rastro. Ahora bien, se me antoja complejo administrar algo tan subjetivo como un gusto musical. Gracias por poner algo de luz en el camino.

  • #002
    Albert - 12 febrero 2007 - 10:03

    Hombre, la idea no es nueva, hay docenas de sitios a patadas que hacen eso desde hace mucho tiempo (no voy a ponerlos, un par de busquedas de google son mas que suficientes para aburriros todo el dia). Supongo que si Apple se pone a hacerlo todo el mundo comenzara a alabar las geniales ideas que tienen y tal. En serio, ya esta inventado.

  • #003
    Álvaro - 12 febrero 2007 - 10:12

    Me parecen dos cosas: la primera es que ya hasta ahora el iTunes permitía contenidos subidos por los usuarios (como los podcasts, que por cierto en su 90% estaban creados con GarageBand, precisamente).

    La segunda, como dice Albert, no sería nuevo, y además supondría apertura de contenidos. Ambas cosas (copiado y abierto) chocan frontalmente con la política habitual de Apple (innovar y cerrar con llave).

  • #004
    Anónimo - 12 febrero 2007 - 11:13

    Caduco concepto el de la Web 2.0 cuando ahora lo van empezar a emplear los de Apple.
    Una vez más honrando al último.

  • #005
    Gorki - 12 febrero 2007 - 11:22

    “LO PEOR DE INTERNET ES LA ABUNDANCIA” (Worker).

    Cualquiera que por el método que sea, automático o basado en redes sociales, consiga encontrar pepitas de oro entre miles de toneladas de ganga, se hará rico. (Google, Digg, Meneame, Pandora, y por que no Itunes)

  • #006
    Jose F. Tamames - 12 febrero 2007 - 11:51

    I. DRM no es el término correcto. II. La comunidad y la capital de provincias. III. La música como nicho no tan especial.
    I. DRM se usa de forma obtusa. Leonardo Chiariglione lo explica mejor que yo. (http://www.chiariglione.org/contrib/060209chiariglione01.htm)
    DRM es una tautología. La gestión de derechos digitales se usa en diversos entornos y no siempre con animo de forzar al cumplimento de unos derechos. Esto último es lo que predica DRM: forzar por medios físicos el cumplimiento de unos derechos previamente reconocidos o declarados. Esta inmersión del mundo físico en plataformas de reproducción de música lo recalque hace meses. El mundo digital dependería de medios físicos para reproducir el Viejo Mundo sobre el Nuevo. Leonardo explica como un estándar se ha convertido en un escenario marcado por 3 jugadores que aplican restricciones donde para escuchar la misma canción la tengo que comprar 3 veces según que reproductor use.

    II.Hace unos días leí en Enrique Dans las notas de dos declaraciones. La de la cantante Alaska y de Jobs, el dueño de Appel. La primera, en su posición más débil, declaraba que a los músicos sólo les queda el directo. Jobs empieza a reconocer que el DRM puede perder ante las sedes jurisprudenciales. Dejando a un lado la mezcla de opiniones de “tu más” que pueblan el sitio de Dans, la posición de Alaska me hizo obviar el problema del DRM: volvemos al punto de partida. Los grupos dejan el estudio y vuelven a la ruta. Eso nos lleva a todos a la situación previa a Internet. Y a las comunidades. Los vectores de Internet se parecen a las comunidades de iniciados que compartían los mismos gustos musicales. La cercanía y disponibilidad de Internet, en el Viejo Mundo, sólo se podía lograr en ambientes donde las personas podían coincidir y poder enterarse de que tenían gustos comunes. El colegio, los lugares de copas, las fiestas en las casas. Se establecían comunidades de iniciados en músicos o en estilos.
    Compartían gastos al pasarse grabaciones de discos, buscaban rarezas como conciertos grabados de forma piratas, objetos, estilos de pensamiento, traducciones de letras, etc. La queja de los padres de hoy sobre el tiempo ante el ordenador lo era ante el equipo de música. Al final un grupo musical tenía alrededor clubes de fans más o menos oficiales y clubs de iniciados. La colección entera de la discografía, la posibilidad de contactar con tiendas de discos en Londres o Nueva York, era todo un entretenimiento y ha dejado no pocos rastros. Hubo intentos de parar la copia de discos a cassettes. (Tropezar dos veces en la mismas piedara ya es enfermedad mental) No sé como soportará Alaska que cuelguen sus conciertos en la red. Pero creo que recordará que la promoción para que llegue a más ciudades su espectáculo será lo que más le gustará.
    Me parece que estas son las comunidades que deben crearse y que podrán tener sentido. Un solo de bateria de 10′ en un concierto en Japón, era motivo suficiente para comprar el disco en Pontevedra.

    III. La música es un nicho especial. Las compañías deberán ir abandonando la creación de grupos en probetas y lanzarse a ser coordinadores de eventos, comunidades y conciertos. Deberán volver a crear nuevas culturas y aprovechase de las ideas del Viejo Mundo. El directo es su punto de partida, de nuevo, esos músicos que bajaban a la realidad, a confrontar su música con ellos mismos, en la soledad del directo. Esas megas producciones de luz y sonido volcadas en enmascarar la calidad se van terminando. Me refiero a que se pierde la visión real al tener un modelo artificial. Esta situación especial se puede empezar a entender si se entiende la relación entre que te guste un autor o un estilo de literatura y la famosa cuesta de Mollano de Madrid. Si se entiende que crear una comunidad pasa por encontrar sitios donde el valor añadido sea una mezcla de conocimiento, disponibilidad, compartir y bajo coste, se podrá mantener la música como lo que es. Algo a lo que no le puedo dedicar todo mi sueldo y toda mi dedicación. No soy un profesional de la música, así que no copio ideas o canciones, nutro una afición.
    Y sería un momento Vodafone. Para ligar o para activar una discusión la comunidad de capital de provincias conecta en vivo con al comunidad de internet y se hace de la discusión algo único. Ser uno de los lideres de esa comunidad, como diría nuestro maestro Salvador Aragón, es un reconocimiento que no tiene precio.

  • #007
    Joan Planas - 12 febrero 2007 - 13:05

    me recuerda a www.jamendo.com pero como no es de apple ;-)

  • #008
    Enrique Dans - 12 febrero 2007 - 13:21

    Me encanta jamendo. Hay cosas alucinantemente buenas ahí…

  • #009
    Leo Borj - 12 febrero 2007 - 13:34

    Me alegra ver que los “líderes” de la música enlatada comienzan a aplicar nuevos modelos de retribución basados en mecanismos “sociales”. Me alegra porque es de justicia y porque abre la puerta a la difusión del modelo en otros ámbitos, menos soft y más hard, como el diseño y la ingeniería. Me alegra porque, hasta hoy en solitario, es lo que promuevo en openFONplatform en el ámbito del desarrollo de equipos de telecomunicación. Me alegra porque la difusión, la generalización, de estos “modelos sociales de retribución” sean quizás el elemento que hacía falta para extender a otros entornos diferentes del software las ventajas del “software libre”.
    ¿Cómo aprovechar de forma justa el trabajo y experiencia de miles, millones de estudiantes en pacticas? ¿Cómo aprovechar sus proyectos fin de carrera, tesis, etc.? ¿Cómo aprovechar el tiempo y la experiencia de los senior de forma que no sea solamente afiliándose a SECOT? ¿El saber hacer de las personas con un “hobby”?

    Confío que el modelo se propage. Que permita desarrollos “colaborativos” con mayor intensidad y calidad. Y como no, me alegro de que sean los autores los que reciban lo que por su contribución les corresponde y no un sin fin de intermediarios que si bien en su día pudieron aportar, ahora no lo hacen.

  • #010
    Joan Guerrero - 12 febrero 2007 - 13:45

    No es de esperar que los de Cupertino se lanzaran a darle supervivencia a iTunes con “social software”. Como siempre, serán alabados.

  • #011
    jorgemaestre - 12 febrero 2007 - 15:06

    Amie Street lo hace prácticamente así.

  • #012
    Javier - 12 febrero 2007 - 20:22

    Madre mia !!!

    No se si os estais dando cuenta, pero estamos hablando de la desaparicion de la industria discografica, tal y como la conocemos hoy en dia.

    Pero, a diferencia de lo que pronostica la SGAE (y similares), esto no se trata de una muerte, sino de una transformacion. Y, como toda transformacion, muchos “dinosaurios” moriran y se fosilizaran. Solo los que sepan entender y aprovechar el cambio sobreviviran…

    Y quien mejor que Jobs para entender y guiar el camino de ese cambio. Y que mejor empresa que Apple para liderarlo. Ya se, hay miles de webs que hacen lo mismo… Pero… alguna tiene el valor agregado que genera la marca de la manzanita??? Ese valor agregado puede forzar el cambio, retrasado por el accionar de los “dinosaurios” , que no se quieren extinguir, y el poco peso de los nuevos agentes…

  • #013
    Nacho - 13 febrero 2007 - 00:39

    Enrique, una matización:

    “[…]en el que una serie de intermediarios afirman sentirse autorizados a “negociar” contratos en los que alguien tiene que ceder todos sus derechos y el 90% de sus ingresos potenciales.”

    Ese 90% es por la venta de discos, pero a día de hoy hay más ingresos: directo, merchand, imagen de grupo en las que los intermediarios “malos” no pillan nada, sin embargo corren con todos los gastos de promoción y creación de marca. Siguen vigentes unas condiciones que a día de hoy es un negocio ruinoso, al quedarse con la parte del pastel que no tiene valor para el consumidor.

    Y la música, además hasta hoy es un fenómeno de masas. A la mayoría le gusta escuchar, sentir lo que los demás escuchan y estar en el concierto más multitudinario. Está claro que volviendo a los viejos tiempos, las comunidades y gustos se atomizarán.

    En esta trasformación, el más perjudicado va a ser la música. A día de hoy, para ser alguien (y salir con una gira rentable y vender camisetas) tienes que grabar un disco, pero las discográficas no se arriesgan con grupos nuevos, innovadores, y en esta selección, sólo quedan los grupos establecidos o los de éxito rápido, pero de poca calidad y no duradero.

    ¿Va a ser capaz Apple de revolucionar la industria del entretenimiento? Creo que se menosprecia un poco a la industria discográfica. Un disco no se graba con un programa Garage Band, y es algo más que Marketing, y promoción. No se simplifica en mi opinión con un Web 2.0. ¿has escuchado alguna vez una maqueta? ¿y esa canción en un disco? ¿Es lo mismo? ¿Cuanto crees que cuesta (costes de estudio, técnicos) grabar un disco?

    ¿Que piensas si las discográficas reconvertidas en industria musical fueran las que crearan esas comunidades web 2.0? ¿No ves la industria como un sector I+D? De ese hipotético 90%, hay muchos grupos, que incluso antes no se recuperaba la inversión.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados