La rebelión de los electrodomésticos

ImagenLlego vía Smart Mobs y ZDNet a este interesante proyecto de home automation desarrollado en el marco de la iniciativa IST, y en el que veo varios socios españoles con tradición en este tipo de proyectos (Telefonica I+D, Fagor e Ikerlan). Los proyectos de la iniciativa IST son siempre un verdadero dolor de cabeza en términos de coordinación y reporting, pero ofrecen a cambio unos resultados muy transparentes y un nivel de información públicamente accesible bastante elevado que permiten curiosear el proyecto a fondo.

La iniciativa se denomina TEAHA (The European Application Home Alliance), y me parece un buen planteamiento acerca de esa realidad multiconectada de la que se lleva años hablando, pero no terminamos de ver despegar. Propone la interconexión de todo tipo de electrodomésticos de línea blanca o marrón en una red de telecomunicaciones de muy bajo coste a través de la red eléctrica, y mediante un middleware que permita el descubrimiento, integración e interoperabilidad de cualquier tipo de dispositivo, de cualquier fabricante, en modo zero-configuration (touch & play). La idea es permitir aplicaciones que vayan desde la automatización y control remoto de cualquier aparato eléctrico, hasta sistemas de seguridad con cámaras, control de luces, persianas, calefacción, etc. Aplicaciones de las que llevamos tiempo oyendo hablar, que resultan técnicamente posibles, que no han llegado a desarrollos e implantaciones populares por el momento, pero que ofrecen un interesante nicho de posibilidades.

10 comentarios

  • #001
    Peccata Minuta - 22 octubre 2006 - 11:25

    La “línea marrón” ¿qué es? ¿línea de WC?

    Vale, ya me he leido los white papers pero no entiendo ¿Significa que la tostadora le dirá a la nevera… “oye, compra pan” que me pone cachondo tostar algo?

  • #002
    Dubitador - 22 octubre 2006 - 13:10

    En respuesta a Peccata Minuta ahi va el correpondiente capitulo de Behind Digital de Nicholas Negroponte escrito en 1995.

    Nota: quizas sea una pasada pegar tan extenso texto y ocupar tantisimo espacio. Ojala los comentarios fueran extensibles de modo que ninguno ocupara visual e inicialmente un espacio muy superior al del resto y solo fuera leido en su integridad si los parrafos iniciales asi lo ameritan.

    El libro completo digitalizado cabe obtenerlo en
    http://hansi.libroz.com.ar/libros/libros.php?L=negroponte&boton=Buscar

    BUENOS DÍAS, TOSTADORA

    Si el frigorífico nota que nos hace falta leche, puede √?¬ępedir√?¬Ľ al coche que nos recuerde comprarla en el camino de vuelta a casa. Los aparatos de hoy día cuentan con muy poca informática.
    Una tostadora no debería quemar las tostadas y sí poder hablar con otros aparatos. Sería muy sencillo hacer que en nuestra tostadora apareciera cada mañana el precio de cierre de nuestras acciones favoritas. Pero antes, se tiene que conectar la tostadora con las noticias.
    Nuestra casa actual tiene probablemente más de cien microprocesadores. Pero no están unificados. El sistema más integrado de la casa es tal vez el despertador y, en algunos casos, el mando a distancia de luces y aparatos pequeños. Algunas cafeteras se pueden programar para moler y preparar café antes de que nos levantemos. Pero si programamos el despertador para que suene cuarenta y cinco minutos después de lo normal, al despertar el café será terrible. La carencia de comunicación electrónica entre aparatos nos lleva, entre otras cosas, a que en cada uno de ellos haya interfaces muy primitivas y curiosas. Por ejemplo, si el habla es el modo de interacción dominante entre las personas y las máquinas, los accesorios pequeños necesitarán hablar y escuchar a la vez. Sin embargo, no se puede pretender que todos ellos dispongan de todos los medios para producir y comprender el lenguaje hablado, y por tanto deberían comunicarse y compartir tales recursos.
    Adoptar un modelo centralizado de participación es tentador, y algunas personas han propuesto la creación de √?¬ęhornos√?¬Ľ de información en nuestros sótanos: un ordenador central de la casa que controle todas las entradas y salidas. Sospecho que no funcionará así, y que la función estará mucho más distribuida entre una red de aplicaciones, incluyendo una que sea maestra en reconocimiento y producción del habla. Aunque tanto la nevera como el armario lleven la cuenta de la comida leyendo los códigos de barras, sólo uno de los dos necesita saber cómo interpretarlos.
    Se usan los términos √?¬ęlínea blanca√?¬Ľ y √?¬ęlínea marrón√?¬Ľ para distinguir entre aparatos pequeños, como tostadoras y batidoras, y los aparatos grandes y casi siempre integrados, como lavaplatos y frigoríficos. La división clásica entre blanco y marrón no tiene en cuenta los dispositivos de información, que la cambiará, porque tanto los electrodomésticos de línea blanca como los de línea marrón serán cada vez más productores y consumidores de información.
    El futuro de todos los aparatos será llevar un PC oculto o visible. Una razón para avanzar en esa dirección es hacer los aparatos más amistosos, utilizables y autoexplicables. Pensemos por un momento cuántas máquinas tenemos (horno microondas, aparato de fax, teléfono inalámbrico) con un gigantesco vocabulario de funciones, algunas inútiles, que no nos hemos molestado en aprender sólo porque es demasiado difícil. Aquí es donde la informática incorporada puede ayudar mucho, aparte de asegurarse de que el microondas no convierte el queso Brie en una mezcla líquida. Las aplicaciones tendrían que ser buenos instructores.
    La idea del manual de instrucciones es obsoleta. El hecho de que los fabricantes de hardware y software de ordenadores lo envíen con los productos es poco menos que perversa. El mejor instructor en cómo usar una máquina es la máquina misma. Ella sabe lo que estamos haciendo, lo que acabamos de hacer e incluso puede adivinar lo que haremos a continuación. Recoger esa conciencia en un conocimiento de sus propias operaciones, es un paso fácil de dar para la ciencia informática, pero un paso de gigante en comparación con los manuales impresos que nunca se encuentran y casi nunca se entienden.
    Añadamos a las máquinas un poco de familiaridad humana con nosotros, que somos zurdos, duros de oído y tenemos poca paciencia para las cosas mecánicas, y las propias máquinas nos ayudarán a manejarlas y mantenerlas más que cualquier instrucción de uso. Los aparatos del mañana no deberían llevar instrucciones impresas (excepto √?¬ęEste Lado Hacia Arriba√?¬Ľ), sino que el aparato debería enviar electrónicamente la √?¬ęgarantía√?¬Ľ, una vez que √?¬ęsupiera√?¬Ľ que está bien instalado.

  • #003
    Dubitador - 22 octubre 2006 - 13:11

    Perdon ..el titulo es Being Digital
    y no Behind Digital

  • #004
    profesional - 22 octubre 2006 - 14:54

    La que mola es Elsa Pataky en al salir de clase
    http://s2.metaldamage.es/c.php?uid=123316

  • #005
    Santos - 22 octubre 2006 - 20:35

    De momento le veo poco interés a esa mejora tecnológica de los electrodomésticos de linea marrón.
    Ningún procesador o aparato puede ganarnos a mi mujer o a mí a comprar el producto con la mejor relación calidad – precio.
    Además me gusta la comodidad, pero no excesiva y en cualquier cosa. Por eso prefiero ir andando a casi todos los sitios, en la ciudad, que hacerlo en coche.

  • #006
    PPPerez - 22 octubre 2006 - 22:46

    Sip … y después de tener todo eso en casa ya puede meterse el ministerio de sanidad a inflarse con la multas por tener demasiada margarina y paté en la nevera (eso engorda y no es saludable)… o el ministerio de hacienda a cobrarnos el impuesto por ese vino u orujo que hemos conseguido de tapadillo.
    Y, maldita la gracia que nos haría que, por culpa de un virus, el del súper nos trajera a casa una furgoneta completa llena de cava o cualquier otra cosa que no necesitábamos.
    No, gracias, creo que ya hay demasiada información personal y confidencial en manos de quien no debería de estar. Mejor que los electrodomésticos se dediquen a “electrodomésticar” en vez de “pensar”.

  • #007
    Peccata Minuta - 23 octubre 2006 - 07:27

    Existen personas que su mayor preocupación en la vida es el 3×2 en docenas de huevos en el Carrefour, o si hay que limpiar la nevera, o freir unas patatas.

    Si lo informatizamos todo, reduciremos aún más su encefalograma. ¿No crees que los políticos necesitan votantes más inteligentes?

  • #008
    troll - 24 octubre 2006 - 14:03

    El otro dia lei un articulo sobre las posibilidades de P2P y los coches.

    En concreto consiste en que los coches se pasan uno a otro informacion, con lo que es posible que algun coche que venga en sentido opuesto al tuyo te informe de un atasco, colision etc…

    Tener informacion no es malo, lo que es malo es el uso que se haga de la misma.

    Los ordenadores son maquinas y como tales son programadas por humanos.

  • #009
    mauricio - 19 enero 2009 - 15:06

    muy buen blog!!
    suerte

  • #010
    maty - 13 febrero 2009 - 13:15

    dispencer de todo tipo!!
    saludos

Dejar un Comentario

Los comentarios est√°n cerrados