Hablando de Google Book Search en la Residencia de Estudiantes

ImagenInteresante día en la Residencia de Estudiantes, en el Seminario “Libros hechos bits: el debate sobre la digitalización de las bibliotecas“, invitado por Jose Antonio Millán (que se puso malito y no pudo venir). Entre los convocantes, Marco Marinucci, responsable de Google Book Search, a quien tuve el gusto de dar clase en el International Executive MBA el curso pasado.

Las sesiones de la mañana estuvieron muy interesantes, con un momento álgido en la provocativa charla de Pepe Cervera. Por la tarde, teníamos una mesa redonda, en la que percibí el verdadero problema de posicionar un producto como Google Booksearch. Y es que veamos, a mí la propuesta de valor me parece inmejorable para cualquier editorial: tienes un fondo de catálogo descomunal de libros que, en su inmensa mayoría, no te los compra casi nadie. Una serie de superventas de vida limitada, y una larguísima cola de libros que te ocupan espacio en almacenes, pero sólo se mueven cuando te pasas a sacudirles el polvo. Y de repente, viene una empresa, te los digitaliza, y los dispone en un espacio multidimensional de contenidos, en donde pasan a aparecer en las búsquedas que hacen los usuarios (con probabilidades asignadas ex-novo en función de su contenido, y no de factores como el que sean o no novedosos). En cada libro, la editorial puede decidir si muestra imágenes de las páginas o no, cuántas páginas, etc., de manera que mantienes todo tu control. Y de la publicidad contextual que generes, te llevas la mitad. Desde mi punto de vista, una forma inmejorable de llevar tus contenidos a la red, de la mano de un actor que sabe lo que hace, y evitando el “síndrome de la industria discográfica”, y me explico: creo que gran parte de los males de la industria de la música vinieron cuando, tras la aparición de Napster, se dedicaron a no entender la red, y únicamente pusieron sus contenidos en unas cuantas estúpidas alternativas “legales” carentes totalmente de interés, que por supuesto se la pegaron duramente. Esto, precisamente, fue lo que lanzó a sus clientes al P2P, dado que la propuesta de valor estaba ahí, y además era gratuito. Si en ese momento hubiese existido iTunes, muy posiblemente el desarrollo del P2P, que aún hoy mantiene un saludable ritmo de crecimiento, habría sido algo muy diferente. Visto así, Google estaría jugando el papel de llevarse los contenidos de las editoriales a la red manteniendo el control por parte de las mismas, en lugar de simplemente esperar a que fuesen los propios clientes los que lo hiciesen sin encomendarse a dios ni al diablo (algo que, si no ha ocurrido, ha sido simplemente por factores como la falta de un dispositivo interesante y la no existencia de un mercado completamente global).

¿Cuál es el problema de posicionar Google Book Search? Que todo el mundo cree saber lo que es, cuando en realidad no se han parado ni a mirar con cierto detenimiento sus características. En cuanto alguien de una editorial escucha las palabras “Google”, “digitalizar” y “libros” separadas por poca distancia, se lía la manta a la cabeza y empieza a hablar de que si Google va a competir con ellos, que si los libros se van a poder descargar, si se pierde el control, si los derechos, etc… En realidad, el programa está pensado para ofrecer unas condiciones flexibles y acomodables a las restricciones de cualquier editorial, pero eso no importa: la gente no escucha más allá de la tercera palabra.

Creo sinceramente en este producto. Me parece una pasada, un lujo poder pensar que en poco tiempo, todos los contenidos de todos los libros podrán aparecer en una búsqueda a la Google, el sueño del conocimiento universal hecho realidad, acompañados de un link a la librería virtual y otro a las tiendas físicas de mi zona que los tienen en stock. Estoy seguro de que tendrá éxito. Pero la dificultad de explicarlo en un sector no especialmente conocido por un marcado dinamismo en su gestión es algo que me ha impresionado de verdad. Para mí, que llevo muchísimo tiempo investigando al detalle los sectores que son objeto de transformaciones disruptivas provocadas por la tecnología, ha sido una sesión interesante de verdad.

ACTUALIZACIÓN: Javier Candeira hace una crónica más extensa de la jornada completa en Barrapunto. También lo recogen Juan Carlos Rodríguez en La Razón, y Miguel Cuesta en Dirson.

14 comentarios

  • #001
    Anonimus incognitorum - 30 marzo 2006 - 22:34

    Internet no se va a parar por ninguna empresa y los internautas menos. Seguramente Google saque el proyecto adelante por las concesiones que hace a los pseudo derechos de autor, a pesar de que no hay drm que cien bits dure, pero aunque no lo haga aqui estamos los pendejos electronicos y somos muchos. Solo hay que tener en cuenta iniciativas como los cbr (comics en formato digital escaneados por los usuarios), simplemente si nos interesa lo tendremos. Ante esto las empresa pueden optar por molestar todo lo que puedan al usuario (opción bastante estúpida) o aprovechar las nuevas posibilidades al estilo de lo que intenta Google, los ipod (buena metedura de pata la de Francia con obligarles a abrir el formato) u otros.

  • #002
    Intempest - 30 marzo 2006 - 23:09

    Comentario off-topic:

    Enrique, echa un vistazo a esta campaña publicitaria, no se a tí, pero a mí no me ha dejado indiferente :P

    http://www.meheidodecasa.blogspot.com/

    Estos de nokia siempre un paso adelante.

  • #003
    Txetxu - 31 marzo 2006 - 05:15

    Quizás es que todo este proceso, amén de que no tiene por qué ser Google la única plataforma, plantea el interrogante del “abismo” al poner en crisi el papel que cada intermediario (editor, librero y distribuidor) juegan y jugarán en la cadena de valor del sector.
    Si en vez de analizarlo desde la lógica del soporte se hicera desde la del contenido y la oferta de valor quizás, seguro, que no se vería igual

  • #004
    alberto mora - 31 marzo 2006 - 08:21

    Los de Nokia siempre un paso al frente….
    Esta publicidad está dirigida a público universitario . Si observais las estadísticas al pie del blog vereis que unos 20.000 chavales han entrado a “apoyar” la causa.
    Si veis los 3 videos podreis comprobar que son mas de 30 actores en mad y bcn haciendo lo mismo.
    Nokia…varios pasos al frente.
    Tambien resulta interesante observar el trabajo de la agencia que los acompaña www.marketingvivo.com

  • #005
    Javier Celaya - 31 marzo 2006 - 08:35

    Enrique,

    No hay duda que el producto y la oferta de Google es excelente para el sector editorial, pero su problema radica en la forma que lo están presentando (“vendiendo”).

    La mayoría de las entidades españolas relacionadas con el sector del libro (editoriales, bibliotecas, librerías, etc.) no se sienten aún muy cómodas con las nuevas tecnologías. Para más detalles sobre el uso de las tecnologías en el sector editorial, podeís descargaros gratuitamente el estudio “El papel de la comunicación en el sector del libro” en www.comunicacion-cultural.com

    Durante el seminario percibí que las razones de este “rechazo” inicial hacia el proyecto Google se debe a una combinación de motivos personales y profesionales.

    No hay que olvidar que el actual modelo de negocio de las grandes editoriales sigue aportando beneficios, pero sobre todo sus directivos tienen la sensación que controlan todos los procesos de la edición de sus libros. Con la llegada de Internet esta situación de relativa comodidad y control está cambiando rápidamente. Muchos de los profesionales del sector del libro no se animan a testar estos nuevos canales de difusión porque no saben cómo evaluar la eficacia de los mismos y cómo determinar su rentabilidad (visibilidad de marca, apertura de nuevos mercados, nuevos canales de venta, mayor comunicación directa con sus potenciales lectores, potencial de venta de fondo del catálogo, etc).

    En mi opinión, los responsables de Google Book Search hacen demasiado hincapié en las funcionalidades de su nuevo buscador, en vez de resaltar y demostrar beneficios derivados para las editoriales, librerías y autores.

  • #006
    Sacha - 31 marzo 2006 - 08:42

    Estoy al 120% de acuerdo contigo, espero que no tomen como modelo a la industria de la música y que algun jefe editor te lea y se convenza.

  • #007
    Anonimus incognitorum - 31 marzo 2006 - 15:10

    Casi fuera del hilo y sobre la campaña de Nokia… de verguenza los valores que te venden. En Francia (sin entrar a discutir razones de fondo) los jovenes pegandose de hostias por reformas laborales. Y aqui si papa no le compra el movil al nene va y se enfada.¿Y si se pone a trabajar y se lo paga? (he visto a chavales jugando con el movil al futbol en los institutos y no modelos baratos precisamente) Lo mismo lo cuidaba mas ¿no?

  • #008
    Miguel Rebollo - 31 marzo 2006 - 17:22

    En Barrapunto comentan que Google Booksearch no pensaba dejar acceso libre a las obras. Lo entiendo en algunos casos, pero no en otros.

    Si una biblioteca pública le permite escanear sus fondos, ¿no se debería exigir que esas obras siguieran siendo públicas? Por supuesto, no todos sus fondos, pero sí aquellos que ya sean del dominio público. En ese sentido, me gusta más la iniciativa de la Bilioteca Cervantes.

    De todas formas, lo he comentado en alguna ocasión. Hoy en día, los libros de la generación de 98 todavía no son del dominio público, y menos la del 27. Y digo yo, si eso no es cultura… ¿qué demonios lo es? ¿Por qué no puedo obtener fácilmente las obras completas de Manuel Machado? ¿A quién afecta de verdad?

  • #009
    villenerias - 31 marzo 2006 - 17:24

    Oye, ¿y por qué nunca se hace / hacéis referencia a la Biblioteca Virtual Cervantes?

  • #010
    Dubitador - 31 marzo 2006 - 20:25

    El problema que representa Google Book Search, y por extension la digitalizacion, o directa produccion en formato digital, estriba en la puesta en evidencia de la inanidad de las editoriales, esto es su no necesidad, su obsolescencia.

    Por otra parte, y como muy bien ha quedado expresado en el articulo/post, Google Book Search representa tanto un modo de prolongar y apurar el protagonismo de las editoriales como la salvacion del fondo editorial, que de otro modo corre el riesgo de desaparecer al tiempo que la casa editora propietaria por adquisicion de los derechos de autor.

    Si, meter el fondo editorial en Google Book Search, es a la vez anuncio de liquidacion y expectativa de ganancias de ultima hora por mor de la puesta en mercado de obras que practicamente no tenian probabilidad de volver a ser reimpresas.

    El libro electronico, esto es el dispositivo informatico capaz de ofrecer una lecturabilidad comparable a la de la letra impresa, es ya una realidad, cuya demora en tomar carta de naturaleza obedece tanto al exceso de inversion en moviles, consolas, camaras y pdas, como al hecho de que el mercado potencial no es tan multidudinario, aunque la introduccion de cacharritos mezcla de laptop y tablet PC en las aulas puede significar el cruce del rubicon.

  • #011
    thomas - 31 marzo 2006 - 20:59

    lo de nokia es una de las mas transgresoras publis que he visto en mi vida
    Todos los chicos saben que es una publi y sin embargo “juegan” a que es verdad. Es alucinante ver como juegan junto a la marca. Los finlandeses invierten monedas y se llevan miles de tios a su ricón

  • #012
    jose m pelaez - 1 abril 2006 - 09:46

    Desconozco los intríngulis de las editoriales, pero imagino que distinguirán entre el deshacerse de unos stocks que consumen espacio y el insuflar nueva vida comercial a ciertos conocimientos del pasado que se parecen sospechosamente a algunas “novedades” del presente (por aquello de que la energía se transforma, y de que el conocimiento se reelabora…). Yo estoy con el punto de Pepe Cervera y la utilidad de las nuevas herramientas, como el GBS. Lo que ocurre es que estas permitirán relacionar unos contenidos con otros en muy poco tiempo. ¿Veremos cómo “conversan” los ‘elibros’ de forma global al igual que hoy lo hacen los ‘ecuadernos’ o blogs?

  • #013
    Kiko - 2 abril 2006 - 09:40

    El primer pensamiento que me vino a la cabeza al leer tu artículo, y más concretamente al tratar las redes P2P, fue la opción posterior del usuario a compartir la información digital adquirida. Ha sido una lectura rápida, y quizás no lo comprendí bien, pero si una editorial admite la venta de una edición digital de un libro que aún conserva derechos de autor, está dando opción a que las redes P2P mermen su capacidad de venta.
    Lógicamente, el papel sigue teniendo un valor y habrá quién no soporte tener que leer en una pantalla, pero sin duda es el futuro y creo que las editoriales se andarán con mucho recelo de las bases que se establezcan en esta década.

  • #014
    oscar - 19 mayo 2006 - 10:38

    Un poco al hilo de todo esto acabo de ver via ojobuscador esta interesante iniciativa al parecer de la casa del libro
    http://www.primeraspaginas.com/
    se trata de ofertar las descargan en pdf o audio de un fragmento de los libros por aquello de probar antes de comprar…

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados