Con Martin Taylor

Estuvimos con Martin Taylor en el Instituto de Empresa. Muy buena audiencia, muy buen ponente, foro informal y agradable, y muchas y muy buenas preguntas, todas ellas con un cierto aire de “demandar cosas”: que si para este tipo de dispositivos me va mejor Linux, que si no veo innovación en ninguna versión de Windows, que si por cuanto te irías a trabajar a Sun…

¿Mi impresión? Agridulce. Por un lado, la presentación “oficial”, la que traía en PowerPoint, no me gustó. Nada de nada. Me pareció una forma de salir a vender y a decir que somos los más grandes en un foro donde eso me parece fuera de lugar. Sustituir la denostada estrategia FUD (esparcir miedo, incertidumbre y dudas) de defensa contra Linux por una serie de diapositivas que afirman que Microsoft es el más grande no es la reacción que yo esperaba. Por lo que había visto de Taylor, me parecía una persona dispuesta a aprender del open source, no alguien que lo demoniza, intenta luchar contra ese supuesto glamour de positividad, y afirma que en realidad la comunidad de desarrolladores son cuatro mal contados, y que la amplia mayoría son programadores de Red Hat e IBM. En ese sentido, lo siento, pero si esta es la postura oficial de Microsoft con respecto al open source, me indica que Microsoft todavía no se ha enterado de qué va esto.

En las distancias cortas y al abandonar el PowerPoint, en cambio, Taylor mejora notablemente. Al responder a las preguntas, se mostró como una persona con capacidad de diálogo, que se atreve con cualquier pregunta, y que las responde de manera sincera, no con una retahila de argumentos prefabricados. Pero me siguió fallando lo principal: Microsoft sigue, en público, tratando al open source como una plaga, algo contra lo que hay que luchar, un modelo raro, “bizarre” contra el cual se encuentran completamente descolocados. En ningún caso afirman en público estar aprendiendo de ello, o probándolo para determinados proyectos, ni hacen gala de estar liberando más código en open source que muchas otras empresas que se vanaglorian de hacerlo. La peor pesadilla de Microsoft no es perder clientes porque no sean la mejor alternativa: esto es un mercado, y en él hay que competir, de manera que si no siempre están siendo la mejor alternativa, intentarán serlo. Su pesadilla es cuando pierden contratos porque le caen mal a la gente, porque estén hartos de ver su logo en todas partes: “si llego a mi casa, y mi mujer me dice que ya no me quiere, que está harta de mí, la cosa tiene mala solución, mis posibilidades de reaccionar son bajas”.

Sólo en conversación privada sale lo evidente: que Microsoft, como todos, sabe que la disminución de los costes de transacción ha hecho que bajo determinadas circunstancias pueda ser más eficiente desarrollar en formato código abierto frente a hacerlo en el suyo. Pero no lo reconocen como un cambio estructural, más bien como una “anécdota”, y ahí es donde veo el verdadero problema de esta empresa. Francamente, esperaba que el cambio del “Linux como cáncer” de Ballmer a la actitud más templada de Taylor fuese algo más drástico. No es un mal paso, pero lo de pasar de cero a cien en cuatro segundos sigue siendo más típico de Ferrari que de compañías multibillonarias.

4 comentarios

  • #001
    jaume - 30 Septiembre 2004 - 16:40

    dame un word,excel,powerpoint en linux y borraré para siempre el windows.

  • #002
    Jose Alfonso Suárez Moreno - 1 Octubre 2004 - 23:48

    Ahí tienes OpenOffice.

    ¿Pero seguron que con eso ya tienes tu trabajo hecho?

    Soy defensor de Linux, pero le falta algo: programas para comercios, para departamentos administrativos, le falta llegar al meollo de la informatica de usuario; no todo son ventanas, hojas de calculo, bonitos textos o presentaciones espectaculares.

    Espero, antes de un año, de contar con dos aplicaciones Linux para el comercio, una de proposito general y otra para sector calzado.

  • #003
    Jose Alfonso Suárez Moreno - 1 Octubre 2004 - 23:49

    He dicho “contar”, me queria referir a “ofrecer”.

  • #004
    Luis Alonso-Lasheras - 3 Octubre 2004 - 10:25

    La verdad es que me decepcionó mucho Martin Taylor. Su conferencia estuvo plagada de clichés o tópicos sobre Linux. “Un amigo mio vio como el que llevaba su servicio de mantenimiento colgaba en un foro la pregunta que el le habia hecho”. Primero, huele mucho el comentario (debe de ser como los amigos que todos teniamos y habian visto lo de ricky martin en sorpresa sorpresa) me habria parecido mas honesto un “se dice” o “puede pasar”. Y segundo, cuando yo llamo al servicio de mantenimiento lo que quiero es que me arreglen el problema, si lo hace con un post en un foro, o lo arregla el hijo pequeño del tecnico me da igual… esa es justamente la diferencia, Microsoft considera que si no lo hace el no lo tiene que hacer nadie, y si el usuario se pudre (o como en mi caso se tira 2 semanas intentando recuperar su correo electronico porque windows bloquea los pst’s de mas de 2 GB… sin avisar, claro) pues sera que no pago lo suficiente.

    Es cierto que estuvo mucho mejor con las preguntas, pero aun asi, su intencion para mi solo fue la de decir a la gente “cuidado que el software libre no es tan bueno, tiene sus problemas”… al final me dejaba la sensacion de que solo le faltaba decir “si, si, windows es una ful pero mas vale lo malo conocido…”.

    No se, no me parecio el tipo super brillante que me esperaba, aunque si es cierto que estuvo cordial amable y que es un lujo poder escuchar a este tipo de personas, aunque solo sea para ver que tampoco son todos los reyes del mambo…

    Luis

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados