Bloqueando la publicidad

Lo decíamos hace poquito… la publicidad entendida a la manera tradicional se muere. Ahora, la legislación alemana autoriza la venta de un aparatito por 99 euros que, controlado por una señal que se recibe a través de Internet, cambia de canal a uno sin publicidad en cuanto el que estamos viendo se va a corte comercial. A mí el tema me despierta interrogantes múltiples… ¿el aparatito cambia sólo? ¿Y a que canal se va? ¿A uno escogido al azar y que no esté emitiendo publicidad? ¿O a uo en concreto, que paga más que otro? ¿Dónde está el modelo de ingresos? ¿Pagaremos por recibir esa señal mágica salvadora? Ufff, ya me estoy pasando de curioso, ¿no?

El caso es que, funcione o no funcione, la cosa ya está aquí, funciona, y todo un modelo de muchos años entra en crisis.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados