Convergencia

Imagen

Comentando sobre la idea de convergencia apuntada por Álvaro en un comentario al post anterior, aquí tenéis la página de El Mundo (de papel) de hoy en la que aparece la foto que hice con mi PDA al bajarme del avión. Como veréis (o adivinaréis, porque no quería cargar la página mucho y he bajado bastante la resolución), han puesto mi nombre debajo de la foto, lo cual hace de esa página en la primera ocasión en la que salgo en prensa con crédito como fotógrafo, y no por haber escrito o dicho algo… Toda una experiencia esto de ser fotógrafo de prensa (perdón a los fotógrafos de verdad por el intrusismo profesional :-)

Por otro lado, pensar en el largo y tortuoso camino seguido por la información: primero, la «experimento», todo hay que decirlo, un poco más «de cerca» de lo que yo habría querido. Después, me acuerdo de que llevo una PDA Airis con cámara, y la imagen pasa a su tarjeta de memoria. Al llegar a mi PC, sincronizo la PDA, y el fichero pasa a la carpeta «Pocket_PC My Documents» y, además, la publico en mi blog. Llamo a El Mundo, les pregunto que si les interesa la foto, y me piden que la envíe por e-mail. La examinan, les gusta, y la pasan a un proceso de impresión industrial en el que a lo largo de la noche se imprimen algunos cientos de miles de copias, que alcanzan los quioscos en la mañana de hoy. De este tipo de cosas hablaba con mi amigo Txema Alegre, Redactor Jefe de La Vanguardia Digital, mientras escribíamos el caso allá por 1995: él visualizaba un futuro en el que el núcleo del periódico sería completamente digital, y el papel sería un «subproducto». El trabajo de reportero estaría basado intensamente en la tecnología, porque llevarían cámaras digitales y podrían transmitir directamente las fotos desde donde estuvieran vía teléfono móvil. Su apuesta no era pasar el periódico papel a Internet, sino hacer el periódico en Internet y después sacarlo a papel. Hoy os parecerá una obviedad, pero ese razonamiento, en 1995, tenía mucho mérito. Un verdadero visionario, mi amigo Txema.

La convergencia de dispositivos es un fenómeno impresionantemente potente. Sin ir más lejos, está a punto de conseguir que el presidente de los Estados Unidos no salga reelegido

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados