¡¡¡QUE SUSTO!!!

No sé si habéis visto la noticia, aquí está en El Mundo… pues bien, yo me iba en ese avión a Bilbao, a dar una conferencia. La verdad es que cuando la gente empezó a gritar en la parte de atrás diciendo que el avión se estaba rompiendo, no fue de lo más tranquilizador, aunque siempre piensas que habrá empezado algún histérico al ver cualquier tontería sin importancia. Pero cuando el asistente de vuelo echó a correr hacia la cabina, ya pensé «mira, si este, que sabe de que va la cosa, ya pierde completamente la compostura, aquí debe estar pasando algo de verdad». Y el piloto aún tardó como tres o cuatro minutos en decir nada… de los más largos de mi vida.

Al final no pasó nada, más que un susto gordo. Según bajaba del avión tiré un par de fotos con la PDA al motor que salió mejor parado, el que no perdió el revestimiento (se ve arriba, todo retorcido). Toda una experiencia, aunque de lo menos recomendable.

Imagen Imagen

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados