El Blog de Enrique Dans

De la música a los libros: aprendiendo de los errores de otros

Escrito a las 12:36 pm
12

Rob Reid, el fundador de Rhapsody del que ya hablamos cuando expuso las alucinantes matemáticas del copyright en una TED Talk titulada “El iPod de los ocho mil millones de dólares“, escribe esta vez un fantástico artículo en Wall Street Journal titulado What to do when attacked by pirates, en el que cuenta cómo la actitud de la industria de la música con respecto a las descargas fue lo que, en realidad, dio lugar a la aparición de un mercado secundario, mientras que la industria editorial parece estar reaccionando de otra manera.

En efecto, la industria de la música manifestó desde el primer momento una actitud obstruccionista, como creyendo que podían detener el avance y la adopción de la tecnología, actitud que muchos directivos en esa industria todavía mantienen a día de hoy. El intento de detener los reproductores MP3 mediante demandas a los fabricantes o la negativa a licenciar musica para tiendas online fueron la manera perfecta de dar lugar a una demanda desatendida que, lógicamente, encontró otras maneras de hacer las cosas al margen de la industria. Mientras los clientes se volcaban hacia la red, la industria insistía en boicotearla completamente. Cinco años otorgando un monopolio de facto a plataformas al margen de la industria dan para el establecimiento de hábitos en los consumidores que posteriormente son muy, muy difíciles de borrar, y más si insistes en seguir siendo el enemigo de tus clientes.

En el mundo editorial, al menos en algunos mercados, las cosas han sido diferentes. El lanzamiento del Kindle fue el punto de inflexión: en el momento de su puesta en el mercado, podías encontrar alrededor del 90% del catálogo de best-sellers disponible para su formato. Obviamente, esto no ha impedido que aparezcan páginas de descarga irregulares al magen de la industria, pero sí ha servido para que, en gran medida, éstas no den lugar a un efecto real de canibalización sobre las ventas. Teniendo una alternativa cómoda, atractiva, sencilla y a un precio relativamente razonable, muchos usuarios optaron por seguir esa vía. No se trata de que la industria editorial no tenga problemas: demandas por fijación de precios, dominio fortísimo de Amazon, etc. pero al menos, como concluye el artículo, no puede decirse que la industria “optase por la auto-inmolación”.

En el fondo, se trata de observar los hábitos de los early-adopters y esforzarse por proporcionar una respuesta como industria en el momento en que dichos hábitos aparecen, sin esperar a que se conviertan en generalizados. Como comentaba en mi conferencia el pasado miércoles en Publidisa ante muchas personas de la industria editorial, lo fundamental es “mirar a los frikis“, dicho sea con todo el respeto y el cariño de quien se siente uno y cree que, por supuesto, terminaremos por dominar el mundo.

¿Ha sido la experiencia en España parecida a como la describe Rob Reid en su artículo del Wall Street journal? Por el momento, yo diría que no. Ni por disponibilidad de catálogo, ni por precios, ni por actitud. Y francamente, no sé que es más importante o qué condiciona más el futuro de la industria: si la falta de catálogo que lleva a los usuarios a buscar en la oferta irregular, si los precios tan solo un par de euros por debajo de la edición de papel que les hacen sentir que se les toma el pelo, o si Lara insultando a los usuarios de internet y reclamando que se les persiga con leyes más duras. Lo que sí sé seguro es que ninguna de las tres cosas es en absoluto positiva para la industria.

En cualquier caso, el artículo del WSJ es un complemento muy bueno para mi charla de hace unos días, y toda una lección sobre cómo entender la disrupción. Una lectura muy recomendable.

Hablando sobre redes sociales más allá de la caída de Facebook, en EFE

Escrito a las 8:31 am
6

Una conversación de alrededor de media hora con Amaya Quincoces, de EFE, acerca de las perspectivas de las redes sociales y su futuro tras la caída en bolsa de Facebook, aparece hoy citada en Deia bajo el título “Larga vida a las redes sociales más allá del desplome de Facebook“, junto con comentarios de Mario Tascón. También la he visto en el Diario de Navarra, y en 20 Minutos.

A la pregunta de “¿qué pasaría si desapareciese Facebook?”, mi análisis, aparte de dar cuenta de la escasa probabilidad del evento, intentó hacer hincapié en el papel de las redes sociales en nuestra vida: no solo el de herramienta de comunicación como tal, sino el de contexto para fomentar dicha comunicación. Las redes sociales no son como el teléfono, una herramienta meramente pasiva de transmisión, sino que toman un papel activo y estimulan la comunicación con nuestra red de amigos, dando lugar a un tejido de relaciones más vivo que genera un alto valor a muchos de sus usuarios. Una función que si hipotéticamente desapareciese, sería rápidamente sustituida por otros competidores, pero sin la cual, una vez desarrollado el hábito en una parte significativa de la población, ya no podemos ni queremos estar.

Las diferencias entre la Facebook de antes de la salida a bolsa y la de hoy son:

  • Que antes algunos creían que la empresa valía más de cien mil millones de dólares, y ahora sabemos que el mercado no lo cree así y que, en las circunstancias actuales, sitúa su valor sensiblemente por debajo de esa cantidad.
  • Que ahora tiene mucho más dinero para poner en marcha su estrategia… suponiendo que tenga una y que sea mejor que la que (no) ha comunicado hasta ahora.
  • Y que ahora tiene una fuerte presión sobre sus resultados trimestrales, con todo lo que ello conlleva.

Para Facebook, el gran reto: si eres únicamente inventario publicitario, por grande que seas, tu valor es muy inferior al que se planteó en la salida a bolsa. Si eres más que eso y pretendes que el mercado te valore en base a expectativas, tendrás que dar una idea clara de cuáles son esas expectativas, que por el momento no han sido comunicadas más allá del “tenemos muchos usuarios y muy bien segmentados”. Si además no eres capaz de explicar de manera sólida a los anunciantes que el valor de tu publicidad está en generar niveles más elevados de engagement que terminan por redundar en una propensión mayor a la conversión, y en dar lugar a un canal bidireccional que, bien utilizado, puede convertirse en un arma fundamental – y cada día más imprescindible – para el marketing actual, la cosa puede ser peor aún.

Mis notas sobre “Steve Jobs: the lost interview”

Escrito a las 9:53 am
12

El pasado miércoles 30 estuve junto con Eduardo Arcos en la presentación de “Steve Jobs: la entrevista perdida“, invitados por Canal+, para que comentásemos en coloquio con los asistentes lo que nos había parecido. Juan Polo, que estuvo también allí, ha escrito sus impresiones en esta entrada, “‘La entrevista perdida’ de Steve Jobs, recuperada 17 años después“. Gonzalo Martín también lo ha hecho, con el título “Jobs en Canal+“, e Iván Díaz, de El Referente, con el título “Eduardo Arcos: ‘Steve Jobs es el John Lennon de nuestra generación’“. Si algún otro asistente ha escrito sobre ello, compartidlo por favor en los comentarios o bien enviadme un correo para que lo añada a la entrada.

La entrevista, con preguntas de Robert X. Cringely y prácticamente un plano único de la cara de Jobs sin realización de ningún tipo con una duración aproximada de una hora, se estrena en versión original subtitulada mañana día 4 de junio a las 23:05 en Canal+ 1, y también estará disponible a través de Yomvi. Se trata de un material rodado hace diecisiete años, en 1995, sin ningún tipo de edición, que se perdió completamente en un envío postal, y que ha reaparecido en forma de cinta VHS perdida en una caja en un garaje.

¿Mi impresión? Cautivadora, además de toda una lección de management. Con todo lo poco atractivo que pueda parecer una hora de entrevista con alguien en una cámara fija, me parece algo que decididamente no debes perderte si te gusta la tecnología. Una visión cercana e intimista de un Jobs entonces fundador y presidente de NeXT, que proporciona sus impresiones sobre la evolución de la tecnología, los orígenes y evolución de Apple, sus motivaciones y su salida de la compañía, dos años antes de su retorno a la misma.

Dado que desde Canal+ me pidieron que compartiese en el coloquio tras el evento de presentación mis impresiones sobre la entrevista, aquí están las notas que tomé al respecto durante las dos veces que la vi, junto con las cinco primeras que nos propusieron desde Canal+. Lógicamente, pueden ser consideradas como spoilers, así que si prefieres ver la entrevista sin tener mis impresiones como condicionantes, mejor no leas a partir de aquí.

Seguir leyendo

Hacia una red completamente anónima y distribuida: Tribler

Escrito a las 1:20 pm
26

Tras más de cinco años de desarrollo, un grupo de investigadores de la Universidad de Delft parece tener ultimado un cliente y reproductor P2P completamente anónimo que mejora sensiblemente la eficiencia de las transmisiones, denominado Tribler.

El cliente es de código abierto y completamente descentralizado, podría seguir funcionando incluso si los repositorios de trackers fuesen eliminados, y totalmente anónimo al incorporar una capa de proxies que actúan como una cache de contenidos que da lugar a una mejora no solo en la velocidad de transmisión, sino también en la privacidad del usuario. Esta capa de proxies estará disponible a finales de este año, pero puedes ir familiarizándote con Tribler porque está disponible una versión para su descarga e instalación en Windows, Mac y Ubuntu.

La idea es crear un estándar que permita el desarrollo de una verdadera televisión P2P, con velocidades que permitan un uso adecuado, con una capa social que permita compartir lo que tus amigos han visto y evite fenómenos como la ofuscación o el envenenamiento por partes interesadas, y con un respeto absoluto a la privacidad del usuario. La manera de crear una red abierta y libre de censura cuando otros intentan destruir esa naturaleza para intentar proteger modelos de negocio insostenibles.

Es el principio de acción y reacción: a más presión para bloquear y censurar la red, más desarrollos tecnológicos pensados para impedirlo. Entre este tipo de protocolos y los desarrollos que también se están llevando a cabo en cuestiones tan cruciales como los sistemas de nombres de dominio descentralizados, parece que algunos van a arrepentirse durante mucho tiempo de haber intentado defender las cosas por el camino equivocado.

“El programador perdido”, en mi columna de Expansión

Escrito a las 9:24 am
143

Mi columna de Expansión de esta semana se titula “El programador perdido” (pdf), y en ella vuelvo, al hilo de un comentario en una entrevista a mi amigo Bernardo Hernández, al tema de los programadores en España, que ya he tocado en ocasiones anteriores y al que vuelvo de manera recurrente porque lo sigo considerando absolutamente fundamental.

A continuación, el texto completo del artículo:

 

El programador perdido

Cada día más voces llaman la atención acerca del problema que supone para la competitividad de un país tener un déficit de profesionales capaces de programar. La semana pasada, Bernardo Hernández, el directivo español de Google, comentaba en televisión que España necesitaba decididamente más programadores y menos abogados o economistas. En España, que un emprendedor encuentre al programador adecuado para convertir sus ideas en código ejecutable es una proeza.

Existe una enorme confusión sobre lo que es o no es un programador. En España, la programación se considera un primer nivel: programador, analista, jefe de proyecto, y gerente. Una actividad mal pagada. En la universidad, muchos profesores recomiendan a sus alumnos huir de la programación. En Estados Unidos, en cambio, hay un auténtico culto al programador: muchos de los grandes emprendedores tecnológicos lo son gracias al hecho de saber programar.

En realidad, hablamos de especies diferentes. En España, las personas de verdad capaces de convertirse en el alma de un proyecto y transformar su esencia e ideas en código, esos participantes esenciales a los que se entregan acciones para asegurar que permanecen en él, prácticamente no existen. Pero no, no es porque se les pague poco: es que no se encuentran ni debajo de las piedras. El concepto y consideración social del programador como tal es sencillamente erróneo.

El Reino Unido va a empezar a introducir programación en la educación infantil. Del mismo modo que los niños aprenden Física; no porque esperemos que se conviertan en físicos, sino porque cuando vives en un mundo gobernado por las leyes de la Física, es importante conocerlas. Cada día más, vivimos rodeados de objetos programables: conocer las bases de su funcionamiento se convierte en fundamental. Y cada día más, está pasando a ser uno de los factores más importantes en la competitividad de un país. Mientras en otros países se ponen las pilas, en España, seguimos buscando al programador perdido.

 

ACTUALIZACIÓN: David Bonilla, con quien llevo ya cierto tiempo hablando de estos temas, responde a mi columna con una reflexión en su Bonilista. Prometo otro asalto en un tema en el que, sinceramente, veo la dicotomía “programadores vs. empresa” o “programadores vs. emprendedores ” no solo completamente falsa, sino además terriblemente perjudicial.

ACTUALIZACIÓN: José Manuel Beas contesta añadiendo puntos de vista y, sobre todo, datos muy interesantes y alguna propuesta con buenas posibilidades. Seguiremos informando. Por el momento, estamos donde queríamos estar: moviendo el tema, que falta le hacía :-)

“Lo que pasa en Facebook se queda en Facebook”, en Cinco Días

Escrito a las 4:42 pm
5

Marimar Jiménez, de Cinco Días, cita varias de mis entradas en su artículo de hoy, que ha titulado como “Lo que pasa en Facebook se queda en Facebook” (ver en pdf).

El título me parece una buena forma de expresar precisamente a lo que me refería en algunas de esas entradas anteriores: que la conversión hacia fuera de Facebook es baja lo sabíamos, y casi lo esperábamos en función de la propia filosofía de la herramienta. Una filosofía, por otro lado cada vez más criticada y cuestionada tanto por los términos de servicio (en algún momento, alguna red no marginal  aparecerá con una propuesta de términos de servicio del tipo “tus datos son tuyos, solo tuyos y nada más que tuyos, y lo único que hacemos es pedirte una licencia para analizarlos dentro de unas condiciones muy determinadas”… y a ver qué pasa) como en cuanto a la apertura (¿qué pasaría realmente si Facebook cambiase su filosofía de “jardín vallado”?).

Si la conversión hacia fuera es baja, lo que le queda al modelo publicitario de Facebook es, básicamente, enseñar a los anunciantes que ese tipo de conversión “interna” de anuncios a Likes tiene algún tipo de valor, y cómo puede aprovecharse o medirse de una manera que para ellos tenga sentido (algún buen informe de Forrester he visto en ese sentido, al que le dedicaré una entrada algo más desarrollada: hasta qué punto las personas que han hecho Like en una marca o empresa determinada muestran una mayor propensión marginal a su consumo). Hay quien lo llama “evangelización”, pero es algo que he visto hacer a Facebook – y muy bien – con la etiqueta de “desarrollo de negocio”. Para mí, a día de hoy, una de las claves de todo este asunto.

“Ser social” versus “tener una red social”

Escrito a las 10:47 am
11

La entrevista de Tim Cook con Walt Mossberg y Kara Swisher en AllThingsD es de esas importantes que decididamente hay que ver: no en vano algunos la han titulado como Slowly but surely, Apple’s Cook emerges from Jobs’ shadow.

Y una de las cosas que más me llamaron la atención y me gustaron fue la aceptación del fracaso de Ping, la red social para música que Apple lanzó asociada a iTunes y que ha contado con muy escasa aceptación, y la conclusión que Tim Cook extrae de ello: que Apple es una compañía que necesita ser social, pero que no necesariamente tiene que invertir en crear una red social.

En efecto: a día de hoy, con un ecosistema tan importante y tan activo como la web social, prácticamente todas las compañías necesitan ser sociales. Pasada ya la época en la que algunos creían que las redes sociales serían algún tipo de “moda” o “fenómeno pasajero”, la naturaleza social inherente a la condición humana ha pasado a tener su reflejo constante y permanente en la red, las relaciones entre empresa sy personas van pasando progresivamente a un medio bidireccional y, cada día más, resulta imposible o directamente absurdo plantearse estar fuera de ese entorno.

Social, sí. Por supuesto. La música, las noticias, el trabajo, todo se desarrolla socialmente. De ahí a que sea necesario reinventar la rueda y tener tu propia red social, como la experiencia de Ping ha demostrado, va un mundo. Y ante esa coyuntura, lo mejor es desandar el camino andado, reconocer el fracaso, y reorientar los esfuerzos hacia el incremento de la actividad de los usuarios en las redes que ya existen o que puedan ser creadas por empresas especializadas en el desarrollo de una red social.

La salida a bolsa de Facebook y la teoría de la conspiración

Escrito a las 4:55 pm
12

“Nunca atribuyas a la conspiración aquello que puede ser adecuadamente explicado mediante la estupidez.”

(Hanlon’s razor)

 

Con el valor de la acción de Facebook a punto de bajar de treinta dólares, un muy buen artículo de mi muy admirado Aswath Damodaran en CNN, Was Facebook’s botched IPO a conspiracy?, que incide además en muchos de los temas que hemos comentado anteriormente en otras entradas.

Pero sobre todo, me quedo con esta frase del artículo:

“… no asumas que los banqueros de inversión, los expertos y los analistas saben de lo que están hablando. Cuando estén promocionando una inversión, sé especialmente escéptico si sabes que tienen un especial interés en ella”

No tengo un problema de fe en Facebook. Creo firmemente que cuando un servicio consigue ser considerado útil por tantos millones de usuarios, posee un valor potencial muy elevado si se gestiona de la manera adecuada. Que ese valor sea, a día de hoy, el que la empresa y sus banqueros de inversión decidieron que fuese en la salida a bolsa, me genera muchas más dudas (y por lo que se ve, al mercado también), sin olvidar el hecho de que hablamos de una industria con una volatilidad intrínseca elevada (ver MySpace en 2005 y en 2011, o Bebo en 2008 y en 2011). Pero que de ahí se pueda deducir una teoría conspiratoria que habría permitido a los insiders colocar sus acciones al precio de salida mientras los pobres mortales sin información adquirían títulos en una de las salidas a bolsa más comentadas de los últimos tiempos, va un mundo.

En el fondo, un problema de dejarse llevar por expectativas, frente a una valoración y unos planes de futuro anunciados por la compañía que no las soportaban. Basarse en el movimiento en el mercado privado para establecer un precio objetivo, y pretender que este se mantenga aunque te lo lleves a su límite superior y expandas la oferta. Y sí, los bancos de inversión y los mercados también cometen errores. Ahora, solo queda poner las cosas en su sitio: ver hasta cuánto cae, y establecer un nuevo precio objetivo desde ese punto basado en expectativas racionales y en previsiones de volatilidad.

Ley anti-cookies: la enésima demostración de incompetencia política regulando la red

Escrito a las 1:55 pm
34

La web de la BBC muestra desde hoy una advertencia a sus usuarios para adaptarse a la normativa europea de uso de cookies, que implica multas de hasta medio millón de libras por incumplimiento.

La enésima prueba de lo incompetentes que pueden llegar a ser los políticos cuando intentan regular la red. Una ley absurda, que intenta sobreproteger al usuario como si este fuese completamente imbécil, y que perjudica de manera clara y, sobre todo, de manera comparativa, a emprendedores y administradores de páginas web. Una legislación como esta pone en desventaja a los emprendedores, páginas y ofertas de productos y servicios en la red frente a las que se radican en países donde este tipo de normativas absurdas no se aplican.

 

 

Las cookies son lo que son: una solución sencilla y de bajo coste ideada originalmente por Netscape para preservar información entre sesiones de un protocolo que originalmente no lo permitía, y que son utilizadas hoy en día para prácticamente todo. En esta página, hay cookies para poder monitorizar las visitas al sitio (es absurdo pedir al administrador de un sitio que “navegue a ciegas”) y para que quienes ponen publicidad en ella puedan controlar su aparición, algo completamente lógico y normal. Existen muchas ideas equivocadas sobre lo que son las cookies, algo que puedo comprobar en mis clases cada vez que trato el tema.

Sí, ha habido abusos con el uso de las cookies. Como de casi cualquier tecnología que surge, sobre todo cuando está relativamente reciente en su desarrollo. Pero la tecnología ofrece cada vez al usuario una mayor capacidad para controlar lo que las cookies y las páginas web pueden hacer, y tengo claro que la forma de proteger al usuario de los abusos es con más información, no con leyes que impiden el uso normal de la red y que fuerzan a los sitios a convertirse en sucesiones de pop-up o de advertencias.

No, no todo hay que regularlo por ley. Algunas cosas se regulan mejor solas. Las leyes existentes suelen ofrecer mecanismos perfectamente válidos para evitar el abuso, con solo interpretarlas adecuadamente. Y este caso, para mí, es una muestra clara de ello.

Una iniciativa para proteger la red

Escrito a las 5:56 pm
7

The Internet Defense League es una iniciativa de Alexis Ohanian, uno de los fundadores de Reddit: poner en marcha una red de páginas que puedan plantear una respuesta rápida ante una agresión a la red de tipo censor o legislativo. Más información en Forbes, Reddit’s Alexis Ohanian and activists aim to build a ‘bat-signal for the internet’, o en La Información, “La ‘bat-señal’ que acudirá en tu auxilio cuando amenacen la libertad de internet“.

La idea está inspirada en la tremenda muestra de solidaridad y auto-organización que supuso el internet blackout day en protesta contra SOPA y PIPA del pasado día 17 de enero, que provocó la toma de conciencia de numerosos políticos y el abandono, al menos temporal, de los planes para su aprobación.

Se trata de formar una red de páginas que añadan unas cuántas líneas de código o participen en un sistema de alerta mediante correo electrónico y redes sociales, con el fin de poder activar alarmas en función de amenazas a la red y poner en marcha acciones de respuesta organizada tales como llamadas al boicot, peticiones o campañas para hacer llamadas o enviar correos a representantes políticos. La idea, básicamente, es posibilitar el desarrollo de una red de alerta que abarque a la mayor cantidad de usuarios posible, que por un lado demuestre el nivel de compromiso de los usuarios con la libertad en la red, y por otro posibilite que esas acciones de activismo tengan lugar con la velocidad y coordinación adecuada como para que sean plenamente efectivas.

La iniciativa, además de la participación de Alexis Ohanian, cuenta con el apoyo de organizaciones como Fight for the Future, y se coordina con la Electronic Frontier Foundation (EFF) y Public Knowledge. Para mí, suficientes garantías. Y en cualquier caso, dado el nivel de criticidad de este tema, prefiero estar sobre aviso y colaborar a la difusión de lo que sea, que ya aplicaré el criterio que estime oportuno en cada momento para ver de qué se trata.

La libertad y las mismísimas características de la red están en peligro: puedes verlo en opiniones recientemente difundidas por personas como Vint Cerf. Frente a las amenazas a la red, el activismo es lo único que tenemos. Puedes unirte con cualquier cosa: un blog, un canal de YouTube, una cuenta de Twitter… pero únete. Es mucho lo que está en juego.

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens