El Blog de Enrique Dans

Gmail y el correo comercial: reflexionando sobre el marketing y el sentido común

Escrito a las 3:02 pm
58

IMAGE: Ayzek - 123RFFue el primer efecto que noté cuando, a finales del mayo pasado, probé la nueva bandeja de entrada de Gmail organizada en pestañas: los correos electrónicos comerciales pasaban a caer de manera inofensiva en una pestaña llamada “Promotions”, que podía simplemente ignorar o revisar con prioridad bajísima cada cierto tiempo.

La idea me encantó: formo parte de aquellos usuarios que conocieron el correo electrónico cuando aún era una herramienta de comunicación entre personas completamente libre de mensajes comerciales, de los que se indignaron cuando empezaron a recibir mensajes promocionales, – hasta recuerdo que llegué a contestar alguno de manera incendiaria – de manera que el nuevo planteamiento me ofrecía precisamente lo que Google prometía: recuperar el control sobre mi bandeja de entrada. Al tiempo, también me di cuenta de las evidentes implicaciones del tema para las empresas que usan el correo electrónico como herramienta comercial, y que iban a ver sus mensajes reducidos en su prioridad: escribí sobre ello a los pocos días, y he visto posteriormente dos artículos interesantes sobre el tema en MIT Tech Review y otro más en GigaOM.

Si no lo has visto, lo verás: empresas y asociaciones indignadas calificando el desarrollo de Google como una especie de ultraje, y correos que te solicitan que los libres del exilio arrastrándolos a la primera pestaña de Gmail: los casi quinientos millones de usuarios de Gmail en el mundo son un objetivo demasiado sabroso como para dejarlo escapar sin luchar. Pero reflexionemos un poco sobre la esencia del correo comercial, y sobre el uso que la inmensa mayoría de las empresas hacen del correo electrónico. En realidad, ese uso no se diferencia demasiado del que hace no tantos años hacían de nuestro buzón físico. Solo dos razones han hecho disminuir la cantidad de correo basura que llega a nuestro buzón en papel: la primera que, sencillamente, ya hacemos un caso mínimo a lo que llega a través de ese canal – la mayoría del correo basura no llega siquiera a subir a casa, y en muchos portales hay instaladas papeleras directamente en la zona de los buzones… además de que algunas cartas pueden pasarse varios días esperando a que revise el buzón. Y la segunda, que esas mismas empresas encontraron un canal ya suficientemente extendido y muchísimo más barato para continuar con su acoso. Así, hemos visto incrementarse exponencialmente el uso del correo electrónico para fines comerciales ad infinitum, un crecimiento solo mitigado por la progresiva mejora en la precisión de los filtros anti-spam.

Pongámosle todos los eufemismos que queramos: infinitas empresas aseguran que legalmente, su correo no es spam, sea porque no es indiscriminado, porque los que lo recibimos dimos alguna vez un supuesto permiso enterrado en el fondo de una lista de opciones en las que había una X preseleccionada, o porque nos han amenazado con que si no autorizamos sus mensajes, podríamos perdernos supuestas comunicaciones verdaderamente importantes – que eso sí, no hemos recibido jamás. Es completamente evidente que el criterio de importancia que las empresas que me envían mensajes utilizan para decidir enviármelos es radicalmente diferente al mío: son escasísimas las ocasiones en las que considero un correo de los que se ha ido automáticamente a la pestaña Promotions como algo importante. Pero todos ellos, sin embargo, parecen creerse la última Coca-Cola del desierto, y parecen pensar que mi vida va a ser completamente miserable si no recibo su mensaje.

¿Cuál es el gran elefante en la habitación del que nadie habla? Que en realidad, el correo electrónico no debería ser una herramienta para que las empresas te envíen mensajes comerciales. Así de sencillo. Que las empresas son expertas en destrozar la propuesta de valor de todo aquel medio de comunicación que encuentran en su camino y que las personas pretendíamos utilizar: así ocurrió con el teléfono fijo, que se convirtió en una sucesión de llamadas indeseadas de espíritus primarios que leían incesantemente y con voz mecánica un argumentario mientras intentabas tranquilamente disfrutar de una cena familiar, o con ese buzón físico inundado de basura, o anteriormente con la venta a domicilio. Algunos de esos canales ya han prácticamente desaparecido: ya pueden llamar desconocidos a mi puerta, que antes llamaré a la policía que abrirla para que me suelten sus sermones. Otros, por desgracia, se incrementan peligrosamente con los tiempos: queridas empresas, ¿podríais, por el amor de dios, dejar de llamarme a mi teléfono móvil para intentar venderme cosas?

El correo electrónico es otra cosa. Es una herramienta de comunicación entre personas que debería permanecer como tal para preservar su utilidad. Si las empresas deciden invadirla con sus mensajes comerciales, estos deben tener una prioridad mínima, irse a un sitio donde no molesten ni interfieran la verdadera comunicación, y que solo aquellos usuarios que de verdad deseen recibir esas comunicaciones de algunas empresas sean los que, voluntariamente, arrastren esos mensajes a su bandeja principal. La interpretación que Gmail hace de eso me parece perfecta, siempre que más adelante no caiga en la tentación de “vender” a las empresas que le paguen por ello el acceso a esa bandeja principal.

En el fondo, Google probablemente opina que la forma de dirigirse a los usuarios debe ser no invadiendo su bandeja de entrada con correos comerciales – algo por lo que Google, obviamente, no cobra – sino contratando publicidad de Google para aparecer a la derecha de los mensajes en formatos poco molestos. Pues bien, incluso en ese caso, me parece muy bien: la publicidad a la derecha me resulta infinitamente menos molesta que la lista de mensajes que me impiden ver los que verdaderamente me importan. Si finalmente se considera que el escaneo de esos mensajes para buscar palabras clave es algo que infringe la ley y la privacidad del correo y que Google debe dejar de hacerlo, estoy seguro de que la compañía pasará a utilizar otras estrategias de targeting contextual o comportamental para esos anuncios que muy probablemente empeorarán la relevancia de los anuncios que recibimos, pero que los anuncios seguirán ahí. No tiene sentido pensar que la mejor herramienta de correo electrónico jamás desarrollada no deje beneficios a quien la administra, y parece difícil pensar en un escenario generalizado de pago por uso – aunque a mí, sinceramente, me encantaría.

Si eres una empresa y te dedicas al e-mail marketing, esta es la realidad: MOLESTAS. Molestas a la práctica totalidad de las personas que recibe tus correos. Del mismo modo que molestan las llamadas de teléfono comerciales, el correo basura en el buzón, la venta a puerta fría y muchas otras cosas más. Que te busques eufemismos para categorizar tus mensajes como diferentes al spam no mejora las cosas: SIGUES MOLESTANDO. Peor aún es que pretendas que el usuario te envíe un correo electrónico para darse de baja de tus envíos: nada que no sea una opción sencilla, inmediata y sin preguntas funciona en ese sentido, y debería ser declarado ilegal. El usuario únicamente debería recibir mensajes que previamente ha solicitado, ni más, ni menos. En la televisión puedo aceptar – y solo bajo ciertas reglas – que me interrumpas con tus anuncios para financiar parte del contenido emitido, pero en mi correo electrónico, prefiero que no aparezcas, y que si te empeñas en aparecer, tengas una prioridad mínima que yo como usuario tenga libertad para administrar. El correo electrónico comercial es equivalente a que, por alguna razón absurda, declarásemos legal que un empleado de una empresa estuviese permanentemente a nuestro lado, y que vociferase su mensaje en nuestra oreja cada vez que intentamos hablar con un amigo o compañero. Que una herramienta como el correo electrónico esté invadida de mensajes comerciales de empresas que pretenden captar nuestra atención es algo que proviene de una aberrante época de excesos que nunca fueron adecuadamente castigados, de un incremento progresivo en nuestro nivel de tolerancia que nunca debió producirse, y que hoy solo puede calificarse como de auténtica ofensa al sentido común.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Gmail and promotional email: some thoughts on marketing and common sense“)

1 trackbacks

57 comentarios

001
Alfonso
07.10.2013 a las 15:13 Permalink

Ya veremos qué sucede si, como según apuntan datos publicados por Android Police [1], Google introduce publicidad en la aplicación móvil de Gmail. El hecho de que hayan mudado el UI a “cards”, además de uniformidad, posibilita que se introduzcan anuncios AdSense de forma que no se puedan confundir con los mails de una conversación, pero que serán molestos igualmente. Si estos anuncios sólo aparecen en la categoría de ‘Promotions’ me parece un acierto (y lo contrario si deciden introducirlos en otras categorías).

[1] http://www.androidpolice.com/2013/09/28/apk-teardown-whats-really-new-gmail-4-6-ads-are-coming-to-gmail-for-android-unsent-messages-warning-and-more/

002
Carlos (Econ)
07.10.2013 a las 15:23 Permalink

Molestar molestarán… pero ganan dinero…

¿Castigarlos? ¿Como al GORDO DE MEGAVIDEO?

Valle Inclán ya lo resumió en una palabra: ESPERPENTO.

Parece que el tema de Gibraltar da réditos… ¿Ustedes son patriotas o son demócratas? ¿Que son ambos? Entonces son hipócritas… ¿Acaso no saben que no se puede tener todo en esta vida?

La mayoría es mas patriótica que democrática… En política triunfa el modelo de Hitler: nacionalismo, socialismo y populismo…

¿Castigar el SPAM? ¿Eso da votos? ¿Y donaciones?

003
José Luis Portela López
07.10.2013 a las 15:24 Permalink

Yo hay veces que no entiendo a la gente responsable de comunicación de las empresas. Tu lo has dicho mejor que nadie MOLESTAN. No se dan cuenta de lo desagradable que resulta que te llamen al móvil a ofrecerte algo (Tarjetas como AMEX y operadoras no paran.

¿Sabes porque creo que lo siguen haciendo?. Es sencillo porque es lo mas fácil…

004
Fernando Blanco
07.10.2013 a las 15:27 Permalink

Dos comentarios solamente, como parte de una empresa que incentiva a otras empresas a trabajar con email marketing: 1) no importa que sector sea, pero organizando un evento no hay color entre la repercusión cuando lo anuncias por email, a una muestra segmentada, que cuando se utiliza publicidad (incluso offline) y 2) este filtro de las pestañas funciona sólo para quien lee su Gmail desde web, cuando una mayoría lo lee en su cliente de preferencia.

Es verdad que se suele usar el email como algo invasivo, pero cuando se lo utiliza como un recurso estratégico -sobre todo en el B2B- nada se compara a los resultados del viejo “emilio”

005
joseluisgv
07.10.2013 a las 15:48 Permalink

Hola Enrique.

SOLO un apunte: si quieres pagar por GMail, puedes hacerlo desde hace tiempo y por 4 euros mes. Google Apps for Domains (for business, en realidad…) ;-)
En el pack va toda la “suite” Google (drive, gmail, etc…)

Vaya, en realidad dos apuntes….

Además de los de la derecha, Google introduce anuncios en una de sus pestañas, anuncios GESTIONADOS POR GOOGLE, no emails, en la pestaña “Promotions”. Afortunadamente, solo en esa pestaña… pero son tan convenientemente camuflados que en un revisión de la pestaña es bastante probable que hagas clic en ellos…

006
Gorki
07.10.2013 a las 15:52 Permalink

El problema es como diferenciar mediante IA una comunicacion de interés de una empresa que te suministra servicios y una oferta comercial no solicitada. Por ejemplo, si el dentista recuerda que hace un año que no vas por su consulta, es indudablenete una oferta comercial, pero por otra parte es un recordatorio de agradecer. Igual pasa con los recodatorios de la ITV, de los seguros, o las vacunas del perro y otras comunicaciones por el estilo.

Tambien son de afradecer las facturas electrónicas, envío de garantías y otras comunicaciones emitidas por las empresas a sus clientes, asi como informaciones de empresas cque tú expresamente has solicitado.

El problema está en las comunicaciones comerciales ni deseadas ni solicitadas. Por ejemplo llegan a mi buzón diariamente dos o tres s ofertantes con cupones de descuento.

Pues si Gmail depura casi a la perfección el SPAM, ¿podía ampliar el concepto y llevar a esa bandeja las ofertas comerciales no solicitadas del t resto de la correspondencia comercial?.

007
Manuel Puentes rojas
07.10.2013 a las 15:53 Permalink

La diferencia entra la seducción y el acoso es la misma que existe entre una comunicación a un usuario interesado y el envío indiscriminado de publicidad, no se puede estar más de acuerdo de lo que lo estoy yo con el contenido de éste post. La estadística debe de dar sobrados motivos a las empresas que realizan envíos de correo masivos no solicitados, pero por mi parte estoy “inmunizado” contra ese tipo de comunicaciones, como usuario de Gmail puedo decir que su filtro es excelente, a pesar de usar mi cuenta para registrarme en los servicios más comunes, o en aquellos que deseo testar, raramente “se cuelan” elementos extraños. Sin embargo en mi e-mail de empresa, sí que entran con cierta regularidad correos cuyo destino es la papelera con una inmediatez absoluta. Tengo elaborada una lista de reincidentes para no contar con sus productos o servicios incluso en el caso de que me resulten interesantes si por un casual los encuentro por otro medio, es una fórmula de penalizar a quien confunde el marketing con el abuso.

008
Alfonso Sainz de Baranda
07.10.2013 a las 16:45 Permalink

Que taliban Enrique! :)

Yo no creo que sea tan claro como lo que dices. Por ejemplo, si yo me uno a la lista de correo de este blog y empiezo a recibir actualizaciones e emails “personales” (entre comillas, claro ;) eso no es molestar. Yo, como usuario, he elegido en un determinado momento recibir esos emails.

Otra cosa es que al cabo de un tiempo esos emails ya no me parezcan interesantes y deje de leerlos… pero me de pereza desuscribirme.
Y otra cosa es el Spam puro al que ni te has apuntado.

Para mi el email Marketing, bien hecho, es un arte. Es el arte de redactar asuntos que interesen, contenido que guste y de forma recurrente.
Por ejemplo, en mi blog personal tengo tasas de apertura del 70% para mis emails cuando para la “Industria”, la media está en el 20%.

Gracias por el artículo.

009
César
07.10.2013 a las 16:46 Permalink

Estando de acuerdo o no, lo que realmente falta en este artículo es objetividad a la hora de hablar de Google:

1/ Google vive de la publicidad y el propio Gmail está relleno de ella. Si realmente le MOLESTAN los e-mails comerciales en un entorno interpersonal, ¿no le molesta la publicidad de Google en Gmail en su móvil en las aplicaciones que se descarga y en un sin fin de aplicaciones?

2/ La verdadera razón que mueve a Google a hacer esto y que no tiene nada que ver con los intereses de los usuarios de su servicio de e-mail: el e-mailing es mucho más barato que el SEM y por ello muchas empresas han volcado sus inversiones de MKT hacia él, reduciéndolas en Google. Esto atenta contra la libre competencia.

3/ Google está siendo investigado pro la Comisión Europea por posible abuso de posición dominante debido a lo anterior a su efecto Gran Hermano sobre todo dispositivo que no lleve el logo de la manzana o Windows en él, es decir, todos los dispositivos personales y de comunicación interpersonal, con el teléfono a la cabeza.

010
Enrique Dans
07.10.2013 a las 17:01 Permalink

#008: Pues eso mismo he dicho yo, Alfonso. Si TÚ libremente te suscribes a mis mensajes de correo, no pueden ser spam, porque tú mismo los has pedido. Es como si yo me suscribo a un correo que me avisa de las presentaciones de producto de una empresa determinada: yo lo he pedido, no es spam. Que me lo manden sin solicitud previa sí lo es. Si te cansas de la suscripción, deben incluir un enlace para que te puedas dar de baja fácilmente sin que te dé pereza. Y por supuesto, debes poder decidir libremente si quieres mis correos en la carpeta principal, o si los quieres recibir en una carpeta secundaria que abres de Pascuas en Ramos.

#009: Me molestan los e-mails comerciales. Mucho. Y sin embargo, la publicidad de Google no me suele molestar, y me interesa que Gmail sea un servicio económicamente sostenible, porque es el mejor correo electrónico que he usado en mi vida. No me parece tan difícil de entender, ni tampoco que mi postura sea fruto de algún tipo de posición sesgada con respecto a una compañía que muchas veces he alabado, pero a la que en tantas otras ocasiones he dado una cera que pa’ qué: es simplemente que Google, por lo general, tiende a hacer su publicidad de manera bastante respetuosa, mientras que la mayoría de las empresas tienden a hacerla sin respeto alguno.

011
Raul
07.10.2013 a las 17:08 Permalink

Estoy de acuerod en todo lo que comentas, simplemente el 99.9% es MOLESTO.
Hay un dato que creo que no mencionas que para mi es importatantisimo, y es que el usuario puede DECIDIR si uno o determinados correos no deben de ser considerados como correo comercial de bajo interes. Aqui es donde gmail gana la batalla, dejando que el usuario tome la decisión de cual quiere que se “camufle” o que se lea como cualquier otro.
Para mi un 10 a google por este cambio, el usuario tiene que poder decidir siempre que es importnate y que no, y si me ayudas a que lo filtre mucho mejor.

012
Raul
07.10.2013 a las 17:12 Permalink

GORKI:
se nota que no eres usuario de gmail…..

013
Cesar
07.10.2013 a las 17:21 Permalink

Uff! Se te ha ido un poco la pinza, Enrique, con lo de MOLESTAS. Hay medios, a un solo clic, de que no te vuelvan a molestar.
Y en la TV, ¿lo toleras? Incongruente.

014
Javier Español
07.10.2013 a las 17:37 Permalink

Dos apuntes:
1. Las empresas siguen usando las llamadas telefónicas y el SPAM porque funcionan. Tendrán una tasa de acierto muy baja, pero evidentemente hacen una comparación coste-beneficio y les sale rentable. En el caso del SPAM el coste del envío es muy bajo, en el caso de las llamadas no tanto pero también lo rentabilizan (monetariamente, no en la impresión que causan en sus actuales/potenciales clientes). En caso contrario serían tontos, ¿no?.

2. Los que tanto se quejan de Google muchas veces olvidan que no están pagando NADA (salvo los que usan cuentas de pago, lógicamente). Google lógicamente añade publicidad y “lee” nuestros correos para orientarla mejor, tiene que obtener un beneficio de este servicio. En mi opinión lo hace muy bien: GMail funciona a las mil maravillas, su publicidad es muy poco molesta (creo que mi hemisferio derecho se ha acostumbrado a ignorarla, ni siquiera me doy cuenta que está ahí). Al que no le guste siempre tiene la opción de no utilizar sus servicios y buscar otros mejores, a ver si los encuentra…

015
Enrique Dans
07.10.2013 a las 17:38 Permalink

#013: No se me ha ido nada, simplemente MOLESTA. Y lo de a un solo clic, permite que me carcajee… ni de coña. En la mayor parte de los correos comerciales sigue siendo imposible desuscribirse cómodamente. Y en la TV lo tolero porque es necesario para financiar los contenidos. Pero en el e-mail no hay nada que financiar, es simplemente un abuso.

#014: No, no serían tontos. Porque lo que hay que buscar no es tratar de impactar al usuario a toda costa, sino tratar de construir una relación sostenible con él. Muy pocas empresas se están dando cuenta de eso. Siguen tirando pedradas en lugar de buscar relaciones genuinas y duraderas.

016
Gregorio Delgado
07.10.2013 a las 17:43 Permalink

Hola Enrique,

creo que tratas el tema de un modo muy sesgado e interesado para generar polémica. Te felicito; de mí has conseguido este comentario. Tantas palabras en tu artículo para decir tan poco. Pienso que lo podrías resumir en “si haces spam molestas”, lo cual es obvio.

En mi empresa hacemos campañas de email marketing combinadas con otras herramientas como el contact marketing. No hacemos spam. Te puedo garantizar que el ratio de personas que se dan de baja de los listados es extremadamente bajo y los que califican nuestros emails como spam pura anécdota. Por otro lado los ratios de apertura y tasas de click son elevados, y el grado de vinculación alto, con clientes interesados en conocer más sobre los productos o solicitan que les contacte un comercial. Eso sí nos preocupamos de enviar a los destinatarios información interesante y útil, que hace que cuando se les llama realizando gestión comercial se acuerden de la marca, o nos digan cosas tan bonitas como “tengo todos vuestros emails almacenados en una carpeta”.

Como todo hay que utilizar adecuadamente las distintas herramientas de las que disponemos, con respeto a nuestros interlocutores y clientes. Hay artículos de marketeros que alaban a google la separación de los emails en carpetas.

Otro apunte. El otro día me llamaron por teléfono para ofrecerme una oferta que me interesó. Simplemente hay que hacer las cosas bien e inteligentemente. Las herramientas no son ni buenas ni malas, depende del uso que se haga de ellas.

Saludos!
Gregorio Delgado

017
Antonio Castro
07.10.2013 a las 17:51 Permalink

Enrique, es un post muy largo lleno de sentido común y obviedades que requieren ser señaladas porque son pocos los que las tienen en cuenta para desgracia de todo aquél que tiene una cuenta de correo o un teléfono.

Toda empresa que no desea molestar lo consigue sin esfuerzo alguno.

Si una empresa considera causar molestias a sus clientes o a sus potenciales clientes quizás su prioridad no sea la de dar un buen servicio.

Lo que Gmail consigue al colocar los mails de propaganda en una categoría aparte, es precisamente dar un mejor servicio a costa de los que hacen lo contrario.

Para mí, la diferencia de mentalidad empresarial es clara. La falta de sentido común no parece que sea una moda reciente ni pasajera. Ya lo dijo A. Einstein: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”.

Gracias Enrique.

Ojalá muchas empresas aprecieran en lo que valen los consejos que acabas de dar.

018
EMA
07.10.2013 a las 17:51 Permalink

Amén Enrique, no puedo estar más de acuerdo, firmo hasta la última coma de este texto. Son unos pesados!!!

019
Iván
07.10.2013 a las 18:32 Permalink

#004 (Fernando Blanco)

Ese filtro también funciona en la aplicación móvil, al menos en mi RAZR MAXX con 4.2 aparecen las categorías tal cual la web

020
Mario
07.10.2013 a las 19:24 Permalink

#009 Cesar. Exacto. El email marketing pasa por la casa de Google sin pagar a Google que es justamente una empresa de publicidad competidora. Intolerable. Si Google no puede desaparecerla la relega donde piensa que será menos efectiva. Así de sencillo. Los usuarios no pintan nada en todo esto.

¿Algún día Enrique se pondrá los pantalones largos y entenderá que Google es una empresa actuando como empresa y no la mamá de los ciber-pollitos?…y eso que enseña en un escuela de negocios y no en un kindergarten.

Muy importantes las decisiones judiciales recientes que pueden trastocar drásticamente las normas de privacidad en EEUU, incorporar el email -y quizás otras actividades online como las búsquedas- en los parámetros de protección constitucional de la Cuarta Enmienda y abortar el negocio de venta de privacidad de los usuarios a Gobiernos y Corporaciones por parte de Google y las otras tecnológicas. Una de las mayores aberraciones de la economía en internet.

021
Aida
07.10.2013 a las 19:54 Permalink

No todas las empresas de emailmarketing hacen uso de una mala praxis de captación.
Y… francamente, si la gente se leyese los términos y condiciones de las cosas que rellena en internet no habría tanto problema.
Y… si tanto molesta el mail comercial, no entiendo como sigue siendo una de las fuentes de ingreso más rentables que hay…
Está la lista Robinson, si no quieres recibir más correos, la agencia de protección de datos…
Date de baja y listos.
Tampoco le veo mucho problema.
Además, sé de empresas que han conseguido que sus “molestos mails” lleguen a la pestaña principal de gmail.
Supongo que son los que no se quejan y buscan soluciones para seguir ganando dinero con sus, repito, “molestos emails”.

#15 si no te puedes desuscribir, denuncia a la agencia de protección de datos, o, lo dicho, lista robinson. La baja tiene que estar presente en el email, junto con los datos del dueño de la base y la mirror page.

022
Overflow
07.10.2013 a las 20:09 Permalink

No todas las empresas que utilizan el correo electrónico como medio de promocionarse son iguales ni todos los usuarios tienen el mismo grado de alergia a estos correos.

En mi caso, sí que estoy apuntado, “conscientemente”, a varias páginas de ofertas; aunque sin duda aplaudo, de pie, el filtrado de gmail que ha logrado amainar el caos de mi bandeja de entrada, antaño trufada de todo tipo de correos de muy diferente índole y relevancia.

Lo que sí que debería de ser un imperativo legal de primer orden es que las empresas tuviesen que establecer sistemas simétricos para todo aquel proceso que implique un alta/baja de sus servicios ¿Por qué tan sólo basta con pestañear para contratar o empezar a recibir cualquier tipo de servicio y si embargo es necesario escribir al Tribunal de la Haya para darme baja del mismo?

Pues eso: Si como empresa pones un botón del tamaño de Texas para que alguien se inscriba a tus envíos diarios, ten la deferencia de poner en cada una de tus comunicaciones otro botón lo suficientemente visible que permita al usuario desapuntarse con la misma facilidad (un click para iniciar la baja y otro para confirmarla sería lo ideal…)

023
Javier
07.10.2013 a las 20:13 Permalink

MOLESTAN !!!
y los emails importantes (los de tu a tu) se perdían en actualizaciones de la redes sociales.
006: si el correo de tu dentista esta en promociones, pues lo mueves a la principal, y San Gmalito ya te pregunta si la próxima vez lo quieres en el principal. Esta chupao !!!

Ya solo le pido que el baner superior con los tabs este fijo cuando hago un scroll hacia abajo, y PERFECTO !!!

Ahora Enrique, esta claro que leyendo los comentarios aquí vertidos, tienes más audiencia de gente con visión de empresa que con visión de usuario ….

024
Enrique Dans
07.10.2013 a las 20:18 Permalink

#023: Con visión de empresa no… ¡con visión de empresa del siglo pasado!!! ;-)

025
Jokin
07.10.2013 a las 20:58 Permalink

Vistos (leídos) algunos de los comentarios vuelvo a constatar que hay quienes, quizá interesadamente, no acaban de entender el concepto de spam.

Si aceptamos la definición usual de spam como “mensaje no solicitado, no deseado o de remitente no conocido (correo anónimo), habitualmente de tipo publicitario”, que es la definición que se maneja en Wikipedia, queda claro que la clasificación de un mensaje como spam es una decisión y un derecho exclusivo del destinatario.

Así las cosas queda claro que cualquier herramienta que Google (o cualquier otro proveedor de servicios de correo) ofrezca a sus usuarios para ejercer ese derecho en conveniente y razonable.

026
Observador
07.10.2013 a las 21:03 Permalink

Pregunta y respuesta de Dans en otra entrada no muy lejana:

¿Qué capacidades humanas / competencias crees que “cotizarán al alza” durante la próxima década?

R. Fundamentalmente la empatía y la inteligencia emocional.

Apunte en esta.

Si eres una empresa y te dedicas al e-mail marketing, esta es la realidad: MOLESTAS. Molestas a la práctica totalidad de las personas que recibe tus correos. Del mismo modo que molestan las llamadas de teléfono comerciales, el correo basura en el buzón, la venta a puerta fría y muchas otras cosas más.

Señores comerciales, directores de venta, publicistas, telefonistas y jóvenes de 18-20 años explotados para que vayan a llamar a puertas: dejen sus trabajos, Enrique Dans lo va a resolver todo muy pronto y todos ustedes podrán dedicarse a la programación y vender a través de Google y Amazon.

Sí, sois muy empáticos vosotros los nerds/geeks/demás fauna.

¡Ministerio ya, por favor!

027
Jesús Raro
08.10.2013 a las 09:27 Permalink

#026
Como cuando aconseja “financiar” la música con publicidad…¡¡
Eso sí, con publicidad de la “buena”, nada de molestar…

028
Miguel A. Manrique
08.10.2013 a las 10:28 Permalink

Creo que este movimiento bien pensado de Google obedece a una realidad: El “inbound marketing”. Efectivamente la realidad es que la publicidad molesta. Pero la “información útil” no lo hace. Los consumidores hoy queremos estar informados para luego tomar una decisión de consumo o prosumo. Es por esa razón que el emailing como herramienta de venta tiene unas perspectivas ínfimas si no está filtrado, orientado y segmentado según los intereses del potencial cliente final. Para eso son necesarias técnicas de lead nurturing o cultivo de tus contactos. Es decir, da al potencial cliente lo que desea. No lo que a ti te gustaría. Las nuevas técnicas de Inbound Marketing está cambiando todo. Again! :-) Un abrazo

029
Jordi
08.10.2013 a las 10:32 Permalink

Apreciado Enrique:
Como usuario recibo mails con ofertas mas o menos interesantes de empresas que ofrecen su producto vía e-mail. No encuentro absurdo dedicar una parte de mi pausa laboral (relaxing cup Cafe con Leche) a escoger cual leo i cual no, y una vez filtrado por MI leer mas o menos a fondo dichos correos, algunas veces encuentras ofertas que si las buscases tu por tu propia iniciativa dudo que las encontrases después de dedicarle mucho mas tiempo a la búsqueda que al buzón de correo. El MOLESTAR o NO, depende del ego i carácter de cada uno.

Como PYME de un sector tan general como es el Regalo de Empresa, realizamos envíos de correos electrónicos a nuestros clientes y posibles clientes ofreciendo novedades i dándonos a conocer. El ratio de e-mails abiertos es superior a cuando realizábamos envió masivo de catálogos por correo ordinario, y por suerte muchísimo más económico en los tiempos que corren. Como PYME no nos podemos permitir las grandilocuentes campañas que solo pueden realizar las multinacionales y también tenemos derecho a vivir. Para nada nos sentimos empresa del siglo pasado, aunque es verdad que cada día salen nuevas herramientas muy practicas, lastima que no estén al alcance de todo el mundo.
Espero que no le haya Molestado.
Un saludo
Jordi

030
David del Rio
08.10.2013 a las 12:36 Permalink

A todos esas empresas con comentarios tipo:

“Lo nuestro no es spam”
“Nuestro mensajes son abiertos”
“No tenemos casi bajas”
“Nuestra política no es invasiva”

MOLESTAIS
MOLESTAIS y mucho

y el resto son indecentes derivaciones de vuestro cerebro para justificarlo.

031
José Luis Portela López
08.10.2013 a las 13:53 Permalink

Sin animo de ofender a nadie. No entiendo el porque la gente continua pensando que cuando Enrique comenta algo tiene intereses personales detrás. Enrique es profesor de escuela de negocios y por tanto la independencia es clave en su labor. Es más cuando ha comentado algo sobre una empresa que el tiene alguna participación, lo deja bien claro.

Es cierto se puede equivocar o no, y puedes estar o no de acuerdo, pero el mero planteamiento de que no es independiente insulta a nuestro colectivo. Se que cuesta creer en este mundo tan corrupto que la gente hace lo que sea por dinero, pero hay muchísima que no es así y con Internet y su transparencia cada vez mas.

032
Krigan
08.10.2013 a las 14:39 Permalink

Yo solo voy a decir 2 cosas: MOLESTÁIS, y, aunque la mona se vista de seda, SIGUE SIENDO SPAM.

033
Observador
08.10.2013 a las 21:05 Permalink

#32 El caso es que es vuestra lógica es como lo de “vinieron a por X y a mí me dio igual, llegaron a por Y y a mí poco me interesó, se llevaron a N y me la trajo bien floja, hasta que me tocó a mí… al parecer yo también molestaba, pero pensaba que no”

Nos molestan los funcionarios, nos molestan los intermediarios -menos Amazon, Google y demás-, nos molestan los conductores, nos molestan los comerciales, los publicistas y los expertos en marketing. Nos molestan los artistas y los creativos, nos molestan los científicos que reciben subvenciones para estudios que “no sirven”… Nos molesta alguien que va a vender su producto, pero nos parece bien que Internet sea “gratuita” -a excepción de la conexión- gracias a la publicidad…

Vuestra capacidad de lógica está al nivel de las matemáticas y la comprensión de textos, como hoy nos han dejado claro. Cosa que algunos ya sospechábamos, por cierto. Seguís siendo bastante LAMENTABLES.

034
Daniel Rodríguez Herrera
08.10.2013 a las 21:38 Permalink

Enrique, tienes que probar SaneBox, de verdad. Te coloca automáticamente casi todos los mensajes sin interés en una carpeta y con arrastrar y soltar un mensaje en otra carpeta todos los mensajes enviados por ese remitente se borran sin que los veas. Es de pago, sí, pero merece la pena.

035
Krigan
08.10.2013 a las 23:57 Permalink

Observador:

Te molestarán a ti, a mí no. Forma parte de la lógica observadoril eso de que alguien diga algo obvio (que el spam molesta) y tú te columpies diciendo que los científicos molestan.

036
Jesús Raro
09.10.2013 a las 11:40 Permalink

Krigan:
La cuestión, es que Enrique es el primero en hablar de la “Economia de la atención” basada principalmente en publicidad, como forma de rentabilizar los contenidos en la red.
¡¡Como es posible que las discográficas no se adelantasen a Kim…¡¡
Es decir, se “aconseja” seguir un camino a los autores, que directamente es clasificado como “molesto” para los usuarios…

037
Krigan
09.10.2013 a las 12:36 Permalink

Jesús Raro:

Para nada. El spam es molesto, los vídeos de tus canciones en Youtube no lo son. La publicidad ha de ganarse al consumidor, no machacarlo, que es diferente. La publicidad de Gmail está bien (pero claro, por esa hay que pagar), el spam está mal.

038
Carlos (Econ)
09.10.2013 a las 13:12 Permalink

#036 Jesús, si escuchas últimamente a Montoro, verás que los “artistas” sois “espectáculo”… que el IVA cultural es un invento… y que el cine Español es MALO… Seguro que piensa peor de los músicos…

Siempre he insistido que artistas y público estamos del mismo lado…

La economía del bienestar nos muestra que en un mundo imperfecto no hay situaciones optimas, pero si las segundas mas optimas.

La tecnología no es ni buena ni mala. Aquí la comentamos y hay quienes se ilusionan con el futuro y quienes son mas escépticos. De todas maneras lo que digamos no tienen ninguna trascendencia. Ya han visto como el PP ha subido 4 puntos el mes que congela indefinidamente la pensiones..

039
Observador
09.10.2013 a las 13:13 Permalink

#35 No, más bien es que es bastante curioso que los que se sientan molestos sean los primeros que molestan con determinadas conclusiones. Me molestan los profesores de economía chapuceros y me molestan los comentaristas todavía más chapuceros. Supongo que es la relatividad de lo molesto.

040
Jesús Raro
09.10.2013 a las 18:33 Permalink

#038 Carlos.
Claro que artistas y público están del mismo lado, así ha sido siempre y seguirá siendo así, no podría existir una sin la otra…
Lo de Montoro está muy claro, lo mismo que Wert, Aznar, Botella, M.A. Rodriguez…, Ahora en Madrid hay que pasar un “examen” para tocar en la calle…, relaxing cup of coffee…
Krigan, ya sabes de lo que hablo…, y en los videos también hay publicidad…

041
Krigan
09.10.2013 a las 19:05 Permalink

Observador:

Si tan molesto te sientes con este blog, ¿por qué lo visitas?

042
Krigan
09.10.2013 a las 19:18 Permalink

Jesús Raro:

No, no sé de lo que hablas. La cosa es bien sencilla: si la publicidad molesta al consumidor, en lugar de servir para vender tan solo sirve para que el consumidor se diga “nooo, otra vez nooo, ya está otra vez más este MALDITO producto/marca tocándome los huevos”.

Acabo de tener una idea genial. Los carteles publicitarios podrían pegarse en las puertas de las casas de los consumidores, un cartel que sea casi imposible de quitar (y si lo quitan se lo volvemos a pegar). Así seguro que conseguimos muchos visionados.

De verdad, me parece mentira que sea necesario andar explicando esto. ¿Se os apagan las neuronas cuando hablamos de Internet?

043
Jesús Raro
09.10.2013 a las 20:29 Permalink

Krigan:
Como en todo, hay buena publicidad, y mala…, la cuestion ya te la he puesto en #036….
Se os llena la boca poniendo ejemplos de “plataformas” que viven gracias a la publicidad, para después decir que la publicidad es MOLESTA…, es que no hay un “término medio” por aquí??…
Por cierto, unos de los que mas me molestan sin ninguna duda, están en tu “gremio”…, esas llamadas a los teléfonos….

044
Observador
09.10.2013 a las 20:35 Permalink

#42 Tengo un problema de conducta impulsiva: no puedo dejar de escribir cuando leo alguna gilipollez. Mi psicoanalista dice que lo mejor es pasar de todo y no preocuparme porque una idiotez se convierta en meme, pero se ve que mi cerebro no responde bien al tratamiento. Es mi parte empática, que tú no entenderás nunca porque tu cerebro funciona de otra forma.

Muy buena tu ironía del segundo párrafo, pero ahí sólo veo a un “liberal” de boquilla saliendo del armario regulador y proponiendo que esa materia sí se regule porque a él le molesta. Tu concepción del Derecho es: si me molesta a mí debe ser regulado, si molestan a otros me da igual. Pero así no funciona el Derecho; bueno, al menos no el de jurisdicciones que no son latinas.

Vuestro problema es que sois unos cafres sin poco sentido del plazo largo. Que por otro lado viene siendo el problema español durante años. Menos mal que yo estaba equivocado y España está a la cabeza de todo.

045
Krigan
09.10.2013 a las 23:37 Permalink

Jesús Raro:

El spam molesta. NO cualquier forma de publicidad. A partir de ahí, si quieres, te comento cómo creo yo que debe ser la publicidad, que desde luego no consiste en molestar a aquel al que le quieres vender algo.

046
Krigan
09.10.2013 a las 23:42 Permalink

Observador:

Lo que pregunto no es eso, lo que pregunto es por qué lees este blog.

Tú sabrás de dónde sacas que yo soy liberal.

047
Carlos (Econ)
10.10.2013 a las 12:47 Permalink

#038 +1 Jesus

La publicidad es una perdida de recursos y refleja el borreguismo de un público al que le inundan con mensajes subliminales, PORQUE FUNCIONA. Una cosa es informar y otra manipular. Zara o Mercadona, que no hacen publicidad, se promocionan. Nadie está en Misa pero la gran mayoría se declara “creyente” ¿En que quedamos?

Acepto publicidad como animal de compañía…

048
Francisco Javier Garcia Orts
10.10.2013 a las 20:06 Permalink

Que seria de nuestra sociedad consumista sin el marketing. Decian que el dinero mueve el mundo, pero hoy dia es el publicidad quien lo hace.

049
Victor
10.10.2013 a las 20:43 Permalink

La diferencia entre la publicidad y el spam es difusa

050
mailing
11.10.2013 a las 11:22 Permalink

Desde Sarbacán, programa para enviar mail masivo pensado para pymes, estamos de acuerdo con que cada vez aparecen más publicidades en los diferentes buzones de correo electrónico, así como más incovenientes para los que nos dedicamos al email marketing.

Adjunto nuestro último post en el que explicamos algunas novedades sucedidas en Gmail, redes sociales y Android:

http://blog.sarbacan.es/index.php/2013/10/11/3-en-1-novedades-gmail-spam-en-las-redes-sociales-y-publicidad-para-android/

¡Un saludo!

051
Observador
13.10.2013 a las 04:05 Permalink

#46 Krigan, supongo que tú debes de ser uno de los que han bajado la media de comprensión lectora, pero te lo explico bastante bien en #44…

Independientemente de que ni siquiera tú sabes bien lo que eres, sólo hay que extraer varias perlas de tus mensajes para analizar cómo funciona tu cabeza.

No te preocupes, en general nadie o muy pocos saben lo que son.

052
Krigan
13.10.2013 a las 20:50 Permalink

Observador:

Yo te pregunté por qué lees este blog. Tú me respondiste por qué escribes cuando nos lees. Yo te dije que no era eso lo que preguntaba y te volví a preguntar por qué lees este blog, y tu respuesta es que ya has respondido, y que carezco de comprensión lectora.

Desde luego, tu capacidad para hacer el ridículo no conoce límites. En lenguaje adaptado a tu nivel: tú leer antes que tú escribir. ¿Por qué tú leer nosotros?

053
Observador
14.10.2013 a las 11:05 Permalink

#53

Krigan:

Como siempre, confundes causalidad con casualidad, porque lees demasiado rápido. Pero sin duda me encanta ver a alguien hacer el ridículo diciendo que otro lo hace. Es bastante gracioso.

Te lo vuelvo a repetir, leo este blog porque soy consciente de las burradas que escribís en él y alguien debe de dar una visión más real del asunto. Es decir, Observador lee este blog, entre otras cosas porque Krigan escribe. Pero la secuencia no es escribe Observador y llega la burrada. La secuencia es: se escribe burrada y llega Observador. ¿Entiendes la diferencia?

Por cierto, saluda a Skype y a la NSA de mi parte… Una empresa tecnológica metida hasta el fondo de lo mismo que criticabais, pero se ve que esos enlaces dan igual. NSA mala, Skype bueno.

En tu última frase puedes sustituir “nosotros” por clowns, hubiera sido más comprensible.

054
Krigan
14.10.2013 a las 19:26 Permalink

Observador:

Tu lógica sigue siendo bastante defectuosa, pero por lo menos ahora has contestado a la pregunta. Es decir, has dado una versión, la cual no es muy creíble. Según esa versión, te lees los millones de blogs en los que se dicen lo que tú estimas que son burradas para replicar a las mismas. Debes ser un hombre muy ocupado.

055
Observador
15.10.2013 a las 12:25 Permalink

#55 Probablemente mucho más que tú, cosa que no me quita preocupaciones que deberían ser de todos y que determinados voceros confundís dependiendo de hacia dónde vaya el aire.

En cuanto a lógicas, no me hagas reír…

056
Olmo Axayacatl
17.10.2013 a las 19:22 Permalink

Me gustaría que los servicios que utilizo no tuvieran anuncios, eso sería sumamente genial. La cuestión es que no tengo recursos para pagar las versiones de paga, donde no hay anuncios, además de que muchos servicios los utilizo solo para algo específico y no exploto todas sus funcionalidades, por lo cual tampoco sería rentable pagar las versiones premium.

En el caso de los servicios gratuitos que utilizo, como son los de Google, tampoco es que sea tan molesto ver los anuncios, pues al final de cuentas comprendo que son los que hacen que el servicio sea gratuito para mi. Claro que me molestan tantos anuncios y ofertas que llegan, pero una vez que se configuran bien los filtros antispam el problema es mínimo.

057
Jose Antonio
19.10.2013 a las 19:11 Permalink

Veo por aquí mucho molesto porque le han dicho que molestan. Por mas vueltas que le deis, MOLESTÁIS . Podréis intentar confundir y desviar la atención, pero el resultado final es que nos estáis molestando, lo que es lo mismo que decir: os la estamos guardando.

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens