El Blog de Enrique Dans

Alquiler frente a compra: el concepto de propiedad de los bits en el siglo XXI

Escrito a las 10:51 am
38

Linn Jordet Nygaard, una mujer noruega ávida lectora, viajera habitual y enamorada de su Kindle, se encuentra de repente con que su cuenta de Amazon ha desaparecido y su Kindle está completamente vacío.

Al contactar con Amazon para intentar solucionar lo que creía un problema técnico, la respuesta es que “su cuenta está directamente relacionada con otra que ha abusado de nuestras políticas”, que “Amazon tiene derecho en esos casos a cerrar la cuenta y eliminar su contenido”, que “si intenta abrir otra cuenta se encontrará con la misma acción”, que “se trata de una decisión irrevocable”, y que “se dirija a otra librería” (ver intercambio completo de correos electrónicos aquí).

La historia recuerda enormemente a aquel borrado sistemático del “1984” y el “Rebelión en la granja” de George Orwell en todos los Kindle debido a un malentendido de Amazon con los derechos de su editorial: en aquel momento, en julio de 2009, Amazon dijo literalmente que aquello “no volvería a ocurrir”. Sin embargo, el nuevo episodio confirma la evidencia: comprar libros electrónicos en Amazon no es comprar, sino alquilar hasta que a Amazon le dé por cambiar su política o por acusarte de alguna violación de sus términos de servicio.

En el siglo XXI, el concepto de propiedad de obras compuestas por bits ha cambiado completamente. Los clientes pagamos, aparentemente, por el derecho de acceso a una obra. Por poder utilizar librerías, repositorios de canciones, hemerotecas, aplicaciones, juegos, etc. Pero no los poseemos como tal, ni podemos legarlos a nuestros descendientes. Son, simplemente, un préstamo vinculado a nuestra cuenta, una cuenta que puede ser rescindida en cualquier momento si nuestro comportamiento es interpretado como “no ejemplar”. En plena transición entre la época analógica en la que ponías un libro en una estantería y una era digital en la que te limitas a hacerlo aparecer mágicamente ante tus ojos en la pantalla de tu Kindle, lo que tenemos es una simple “ilusión de propiedad”: pagamos un poco menos a cambio del acceso al libro, condicionado a toda cláusula que Amazon quiera establecer de manera unilateral. Si no te gusta, ya sabes: siempre puedes irte a leer a otro sitio.

Para evitar este “síndrome de la propiedad perdida”, es preciso salirse del sistema y jugar con tus propias reglas y herramientas. Yo no solo soy un ávido lector que saca el Kindle del bolsillo en cuanto tiene más de tres minutos libres, sino que, además, utilizo el dispositivo para almacenar todos los subrayados, notas y recortes de los libros que leo, que posteriormente suelo incorporar a mis clases, artículos, entradas del blog, etc. De ahí que mi sistemática con Amazon sea desde hace mucho tiempo la siguiente: adquiero un libro, conecto el Kindle al ordenador, y descargo a este una versión del libro sin su correspondiente DRM. Calibre es, para esto, un programa ideal: código abierto, gratuito, válido para Mac, PC y Linux, y de uso sencillísimo. Conectas tu dispositivo, lo reconoce, lo explora, añade y copia cosas de él, cambia de un formato a otro…

No, esto no es la solución. No es lógico que para tener una cierta seguridad sobre tus posesiones sea preciso saltarte las absurdas limitaciones de un proveedor y operar por tu cuenta con un software que te permite reescribir esas reglas, y que tengas que hacer eso aunque seas una persona completamente normal, respetuosa de la ley, la moral y las buenas costumbres. No, no es lícito que un proveedor pueda decidir por su propia cuenta y riesgo dar a un cliente el tratamiento de un delincuente y prohibirle taxativamente el acceso no solo a su sistema, sino a las obras que ya había comprado y pagado. Estoy plenamente convencido de que el sistema cambiará, que Amazon se dará cuenta de que eso no es aceptable, y que terminará, aunque sea como reacción a la presión, por cambiar esos abusivos términos de servicio que invoca cuando lleva a cabo esas acciones. Pero por el momento, y por si no lo hace, yo quiero mis libros y mis notas a salvo en un armario en el que la llave solo la tenga yo. Y para eso, Calibre me vale perfectamente. La combinación Amazon + Kindle me da muchas más ventajas que inconvenientes: repositorio de libros prácticamente ilimitado, comodidad absoluta, portabilidad, posibilidad de hacer subrayados o notas que se exportan en texto plano en cualquier momento… se adapta a mi estilo de trabajo como un guante. Pero mientras los términos de su servicio sean como son, o incluso después por si acaso, yo pienso seguir comprando cada uno de los libros que quiera y guardándome una copia de ellos sin el correspondiente DRM en mi disco duro. Seguiré comprando en Amazon porque valoro la conveniencia de hacerlo, pero las reglas injustas están para saltárselas.

Afortunadamente, en pleno siglo XXI la tecnología se ha desarrollado lo suficiente como para que no tengamos que aceptar cualquier condición. Posiblemente, las generaciones venideras se acostumbren a un concepto de alquiler y dejen de apreciar la posesión, como tal, de un libro o un disco: yo mismo ya no tengo el menor aprecio por los soportes físicos, que tiendo más bien a considerar como un estorbo. Me cuesta muchísimo leer un libro en papel, porque sencillamente me resulta muy incómodo con respecto a su alternativa en Kindle. Pero de ahí a que renuncie a su propiedad de manera vinculante por haber comprado bits en vez de átomos, va un salto que bajo ningún concepto estoy dispuesto a dar.

 

ACTUALIZACIÓN: Wicho traduce y publica en Microsiervos “Cómo quitar el DRM a los ebooks Kindle“, una nota de Apprentice Alf’s Blog titulada Calibre plugins: the simplest option for removing most ebook DRM, en la que se explica de manera muy sencilla el procedimiento para eliminar el DRM de los libros de Amazon. Amazon, por su parte, ha reaccionado a la presión de la red reinstaurando el acceso a los libros de Linn, lo que resulta casi más inquietante por la aparente fragilidad de criterio. Lo dicho: compra en Amazon lo que quieras para tu Kindle, es un gran servicio, extremadamente conveniente. Pero asegúrate de guardar una copia sin DRM, por si acaso los volubles criterios de Amazon vuelven a cambiar.

4 trackbacks

[…] asunto es que se sigue hablando de «la era del acceso y no de la propiedad» o justo ahora algunos descubren en 2012 que las cosas con DRM están meramente alquiladas (algo que aquí hemos repetido numerosas […]

[…] a tipos de lectura distintos, y porque no queremos caer plenamente en manos de oligopolios con prácticas dictatoriales. Las bibliotecas públicas deberían seguir siendo mayoritariamente, en países como el nuestro, […]

[…] Alquiler frente a compra: el concepto de propiedad de los bits en el siglo XXI » El Blog de Enrique…. […]

[…] Enrique Dans lo analiza y apunta que comprar con DRM no es comprar, algo que plena cultura del acceso y con la forma que tenemos habitualmente de “consumir” libros (generalmente se leen una vez y listo) podría ser algo bastante aceptado si no tenemos en mente la amenaza del borrado de la cuenta. […]

34 comentarios

001
Jucamola
23.10.2012 a las 11:13 Permalink

Ya hace tiempo que esto se va viniendo venir. Entre Amazon, Google, Apple y Valve están tratando de meternos la idea de que compramos cuando en cualquier momento cualquiera puede borrarte todo el software adquirido con mil problemas para poder recuperarlo, y que cuatro grandes empresas tengan el monopolio es peligroso.

Mucha fe creo que tienes en que Amazon (y ya veremos el resto) vayan a cambiar de parecer. Y ya ni hablar de regular esto desde los gobiernos. Esos aún viven en el siglo pasado.

002
Luis Villaverde
23.10.2012 a las 11:27 Permalink

Y la pregunta es ¿quién considera que una regla es injusta?

Lo que es injusto para un grupo, puede ser justo para otro.

Yo considero injusto que alguien trabaje en negro y no aporte a hacienda como yo que tengo nómina, y eso no me da derecho a no pagar los impuestos.

Estoy de acuerdo en que lo que hace Amazon no está bien, pero el razonamiento final de que como me parece injusto yo me lo salto… pues la verdad que quieres que te diga.

Con ese razonamiento muchos cogeríamos y nos meteríamos en las aulas de centros privados de categoría, en charlas de pago, etc… ¿sería injusto que nos echasen?, pregunto. O que yo pagase y me llevase una cámara y lo retransmitiese gratis, porque pagué y tengo derecho a hacer con ello lo que me dé la gana ¿no?

003
Frank de miLeyenda
23.10.2012 a las 11:29 Permalink

“…los Productos iTunes se le proporcionan únicamente en régimen de licencia. Ud. reconoce que el Servicio…”

El mercado actualmente es realmente grande y está creciendo a un ritmo vertiginoso aunque no está lo suficientemente evolucionado. Cuando así sea, las cifras serán astronómicas y empezaremos a ver asociaciones de consumidores dispuestas a dar guerra.

004
Josep
23.10.2012 a las 11:42 Permalink

..pero el Calibre, al menos la versión que yo tengo, por sí solo, no quita DRMs. Cómo lo haces?.. y si Amazon considera que quitar el DRM es suficiente para borrarte de su lista de usuarios, como a Lynn?

005
José Diez
23.10.2012 a las 11:46 Permalink

Enrique sólo puedo decir que esto como otras muchas cosas está en nuestras manos cambiarlo. Sigamos con la lucha. Como bien dice un amigo común A LOITA CONTINUA

006
Vicente
23.10.2012 a las 12:09 Permalink

Recuerdo que no hace mucho se abrió una polémica en este sentido sobre qué pasa con la propiedad de las bibliotecas de iTunes o Amazon cuando su propietario fallece. La respuesta de Apple y Amazon fue que esas bibliotecas mueren con el finado y en ningún momento pueden ser heredadas. No sé si peco de analógico, pero no me parece justo. Cuando compro un bien, entra a formar parte de mi patrimonio y, por tanto, debería poder dejárselo en herencia a mis sucesores. Creo que el hecho de que ese bien sea digital no debiera ser una excusa para que esto no fuera así.

007
Carlos González
23.10.2012 a las 12:24 Permalink

¿Alquilar? Gabriel García Márquez: “Cuando la mierda valga dinero, los pobres nacerán sin culo”

APEGO, AVERSION A LA PERDIDA, ACEPTACIÓN, ADAPTACIÓN… Hay que deshacerse del lastre, lo que tiene valor es la síntesis, la selección de libros y las anotaciones.

Amazon manipula los contratos y quienes sabemos los violamos sin que puedan denunciarnos.

No envidio a Enrique, ser una persona pública le exige sacrificio. Lo comodo es pasar desapercibido. Si yo suelto una chorrada, nadie se acordará…

008
Krigan
23.10.2012 a las 12:54 Permalink

Saltarse el DRM es ilegal, gracias a una reforma del 2006 que fue aprobada a instancias de la industria de contenidos. Pongo el año para que se vea que no estamos hablando de una ley antigua que se haya conservado inadaptada hasta ahora, sino de un cambio legal aprobado precisamente porque se quería que las cosas sean así.

¿Y el derecho a copia privada? Curiosamente sigues teniéndolo (para que las editoriales puedan seguir cobrando canon), en esa misma reforma se especifica que Amazon tiene que proveerte de un mecanismo para hacer “copias” (en plural) de la obra comprada. Si tal mecanismo no existe (como es el caso de los DVDs), puedes demandar a Amazon, pero no saltarte el DRM.

Por supuesto, los libros impresos no llevan DRM. Además, por ley puedes no sólo dejarlos en herencia, sino también prestarlos, regalarlos, alquilarlos, o revenderlos, incluso a un precio mayor al que los compraste.

La situación es verdaderamente kafkiana. El que se baja los libros de pirateo está dentro de la ley. El que los compra está infringiéndola a nada que quiera salirse de los estúpidos (y a veces ilegales) límites impuestos por el DRM. Más aún, ¿es compra o alquiler? Si fuera alquiler pagarías una cantidad muy baja a cambio de poder leer el libro por tiempo limitado. Si fuera compra, no podrían quitarte el libro por mucho que hayas infringido los términos de uso de su tienda. Fnac tiene derecho a no volver a admitirme en sus tiendas si un día se me ocurre entrar vestido con distraz de payaso, pero no tiene derecho a quitarme lo que haya comprado en anteriores ocasiones.

En realidad no es compra ni alquiler, es simplemente una mezcla de canallada y estupidez. Son tan listos que se pasan de tontos. Hay algo podrido en su reino.

009
Luis Villaverde
23.10.2012 a las 12:59 Permalink

Krigan tu forma de enfocar el tema me parece excelente.

010
Pedro
23.10.2012 a las 13:50 Permalink

El hecho de que un fulano ponga en su tienda, en una pegatina en la puerta (y más bien no visible) “los objetos que usted pague en esta tienda no se venden sino que se licencian” no quiere decir que

1) tenga derecho a hacerlo.
2) tenga validad jurídica ninguna.

Amazon puede decir misa, pero si en el botón pone “buy” (“comprar, NO LICENCIAR”), entonces estoy COMPRANDO: hay un traspaso de propiedad: Amazon me entrega la propiedad de la copia que yo obtengo a cambio de dinero.

Si no, eso sería un fraude en toda regla.

Y aunque en el botón pusiera “licenciar”, ocurriría lo mismo (nadie “distinguiría” una cosa de otra y, si no se puede distinguir, no puede ser jurídicamente diferente).

011
Pedro
23.10.2012 a las 13:51 Permalink

(Perdón…)

Por eso, si compras algo en Amazon, DEBES copiártelo. Te arriesgas a que alguien abuse de ti. Y a que tus herederos no hereden.

012
Antonio Garcia Saenz
23.10.2012 a las 13:56 Permalink

Es un debate ya tradicional. Por un lado tenemos los discos o libros de Beatles y demas gratis al alcance de click, contra eso no se puede hacer nada asi que esta resuelto, Dotcom y su equipo esta trabajando para que todo esto sea completamente legal y sin dudas de limbo actual, en breve, como no tiene mas remedio, no se concibe otro futuro.

Pero hay quien le gusta ser legal estar registrado oficialmente, y resulta que este tiene problemas despues de pagar de todo tipo de cosas que desconozco esos mecanismos, nunca los he necesitado para mis miles de teras de archivos y todos estan igual; que si duracion legal de los archivos que si DRM, temas desconocidos para el pueblo llano …

Aqui lo único grave es que todavia queda gente que no reconoce la quiebra de la cultura, informacion, conocimiento y su paulatina degeneracion y barbarie. Se dice rápido y las consecuencias de pobreza a todo nivel y desendustrializacion que producira esto. Yo ya veo en un futuro los estados en quiebra la gente rodeando los edificios del gobierno, a empujones con los antidisturbios …

La sensacion de NO HAY SALIDA haciendose mas y mas patente a cada momento.

Ayer Romey le dijo a Obama que que hace Estados Unidos con 23 millones de parados y 47 millones dependiendo de ayudas alimentarias ( bueno con Romey seria peor, pero no lo van a votar porque seria ya locura )… el pais de Google, Apple, Yahoo, Microsoft, IBM etc etc del viaje a la Luna de Hollywood… imaginate nosotros que somos el pais de la Belen Esteban y la Pantoja y de la Armada Invencible …
uf que mal va acabar esto …

013
Montoya
23.10.2012 a las 14:11 Permalink

Enrique, y no dices nada de Apple Store?

Saludos.

014
Observador
23.10.2012 a las 14:20 Permalink

#006, todo el derecho patrimonial (y sus transmisiones) tuyo que sea válido y el de los otros ya veremos, ¿no? Pues nada, cuando salga la Ley Krigan ya sabes a quién votar…

En realidad no es compra ni alquiler, es simplemente una mezcla de canallada y estupidez. Son tan listos que se pasan de tontos. Hay algo podrido en su reino.

Coño, Krigan, ¿estás criticando a las plataformas? Menos mal que en la otra entrada me decías que yo era crítico con Amazon…

Lo mejor, sin duda, será que alguien pase escribiendo 2 ó 3 años, que invierta dinero y tiempo en promocionarlo, que sacrifique tiempo personal durante el cual no pueda ganar nada más, y que los chiringuitos virtuales puedan lucrarse directamente con esos pobres tontos que se dedican a escribir para los demás. Ah, coño, pero si eso ya lo han inventado…

¿Pero Amazon no era lo mejor del mundo? ¿Ahora ya no os interesa? ¿No será que a vosotros en cuanto os tocan un poco el bolsillo ya no os interesa nada? Yo creo que le voy a decir a mi abogado, a mi profesor de baile, a mi mecánico y a mi frutera, a mi panadero y a mi fontanero, que o hacen lo que yo digo o se vayan a tomar viento…

015
Pit
23.10.2012 a las 14:26 Permalink

Me parece tan alucinante que no me lo he creído… Tanto es asi que he dedicado 15 minutos a leer cosas al respecto, hasta que he llegado al Guardian:

http://www.guardian.co.uk/money/2012/oct/22/amazon-wipes-customers-kindle-deletes-account

Pensaba que en cuanto la notixa llegar a algún medio de mucha difusión Amazon tendría que alegar algo, y efectivamente, en el párrafo final se dice: “Update: Amazon contacted us on 23 October 2012 to say it has posted the following statement on its customer forum: “We would like to clarify our policy on this topic. Account status should not affect any customer’s ability to access their library. If any customer has trouble accessing their content, he or she should contact customer service for help.”

Según esta versión es todo una especie de hoax … Pero sigo sintenerlo claro, cuando tenga un rato seguiré en ello

016
Antonio Castro
23.10.2012 a las 14:33 Permalink

Gran artículo. Un poco tibio, porque te noto menos indinado que yo. Lo de ligar un contenido que has pagado por él a una cuenta, me parece abusivo. Es lo que hay, pero me parece muy feo.

Por cierto Calibre me resulta antipático. Se empeña en hacerme la gestión de mis contenidos. Prefiero tener la libertad para usar mi S.O. en la gestión de toda clase de ficheros y carpetas. Si cada aplicación hiciera eso parte de la utilidad del sistema de ficheros y la gran colección de utilidades que lo usan desaparecería. Me gustaría usar solo Calibre como conversor. Se puede hacer, pero no me resulta cómodo.

017
Carlos González
23.10.2012 a las 14:33 Permalink

#012 Antonio, hablas de “quiebra de la cultura” pero creo que estamos en su apogeo y lo que está en quiebra es su MONOPOLIO.

“Hablas de degeneración y barbarie” y eso es como el padre del termino “ecosistema” definion a la sociedad actual: genetica de Neanderthal, estructuras sociales del medievo, y tecnologia de Star Wars.

Al igual que muchos se hacen la ortoncia en los dientes, hay quienes luchamos contra nuestra naturaleza genetica y social para estar a la altura de la tecnología.

018
Fe
23.10.2012 a las 16:07 Permalink

Saludos, Enrique, Guys!!

En primer lugar esto de los DRM, no es nuevo… es un “callejón sin salida”

Como va esto;

Ni es alquiler, Ni es compra, es A-BU-SOOO bestial

xq??

Ve tú a saber, a que llaman comportamiento no ejemplar??? y de paso sin explicaciones, cuenta cerrada y pto… entonces,

Si el abuso, (rent or buy, DRM es legal)… Amazon –> no lo puedes disfrutar
Si el abuso, (free,jump. DRM es ilegal)… Crack –> lo puedes disfrutar libremente

Y entonces? que es esto???

Si abusan–> me están obligando a la fuerza a ser un abusador, vaya, vaya!!

Noooo,, es el camino, obvio… pero es lo que hay…
mientras no existan cambios de reglas… (dizque van a cambiarlas)

Definitivamente a todo se le da la vuelta, cierto!!

Feliz día, Fe

019
Pit
23.10.2012 a las 16:23 Permalink

Las piezas van encajando

http://blogs.computerworlduk.com/simon-says/2012/10/rights-you-have-no-right-to-your-ebooks/index.htm

A destacar el final del artículo

Update @ 23:55 – Linn just contacted me to say her account has been mysteriously re-activated and she’s busily downloading her books. Hopefully Amazon will have more news for us all soon. Even positive arbitrary actions disclose how much Kindle customers read only with the grace of Amazon, of course…

Update @ 00:30 – Amazon PR just wrote to say: “We would like to clarify our policy on this topic. Account status should not affect any customer’s ability to access their library. If any customer has trouble accessing their content, he or she should contact customer service for help. Thank you for your interest in Kindle.”

¿Resumen? La actuación de Amazon resulta ser tan arbritaria como parecía en un principio. Y la reacción puede ser insuficiente para controlar los daños que se ciernen sobre su imagen y sus ventas si en breves días no comunica como va a garantizar a sus clientes (espero que sigamos siéndolo, y no meros “licenciatarios” o algo así) que nada de esto volverá a ocurrir.

020
Gorki
23.10.2012 a las 19:48 Permalink

¡Pero hay que ver que de problemas tenéis con esto de las descargas legales!….

021
Mesosoma
23.10.2012 a las 20:39 Permalink

Esto de que ahora quieran vender todos vía internet es insostenible, estas pagando por un alquiler que durará por un par de años nada más; pienso que esto es una conspiración por parte de las malvadas empresas para sacarnos más dinero y seguir riendose en nuestras caras.

Yo jamás cambio mis CD musicales físicos (infinitamente mejores que cualquier vulgar AAC+ o MP3 de internet), ni blu-ray ( calidad superior al Divx ) ni libros ( no necesitan un LCD ni baterías) por ninguna de esas payasadas de tiendas onlines, el formato físico es mejor y no necesitan que nadie les ponga DRM “por si acaso” y borren el producto “por si acaso”

022
Nakitxu
23.10.2012 a las 21:41 Permalink

#21
Anda, ve, que creo que se te hace tarde para ir con la ropa sucia a lavarla a la pila, y luego le cortas un poco de leña a tu madre para que pueda cocinar la cena…

Que mas quisiera Amazon que poner sus libros sin DRM… pero los editores no ceden.
Si os fijáis, el libro que tiene drm lo tiene en cualquier librería en que lo compres… no es cosa de Amazon, es cosa de los editores, que siguen pensando en que castigar al cliente que compra es la mejor forma de vender más.
¿Que le vamos a hacer?, ellos que pongan Drm y tu si tienes interes, se lo quitas y punto.
Si, es una mierda, pero sólo es un status quo temporal.

En algún momento las ventas de ebooks serán mucho mas relevantes que las del papel y en ese momento no les quedará otra que ir soltando lastres como el DRM.

023
InforTechBlog
23.10.2012 a las 22:37 Permalink

Lo cierto es que el usuario estándar está bastante desprotegido de las multinacionales en Internet, no solo en casos como este, sino también con el tema de la privacidad y las leyes de protección de datos, fácilmente violables.

024
Carlos Aledo
24.10.2012 a las 01:04 Permalink

De esta tendencia ya hablaba hace 10 años Jeremy Rifkin en su libro “La era del acceso”.

025
Krigan
24.10.2012 a las 02:51 Permalink

Observador:

Tu falta de comprensión lectora me preocupa. No es que yo critique o deje de criticar a las plataformas, es que critico a quien pone el DRM… que en este caso son las editoriales. En Amazon puedes vender los libros con o sin DRM, Amazon admite ambas opciones.

Y también critico eso de que te quiten el libro del aparato, que ahí sí que critico a Amazon. Lo que pasa es que sin DRM la solución es sencilla: basta con ser previsor y hacer una copia de seguridad de los libros que has comprado (algo recomendable incluso si Amazon no tuviera la fea costumbre de creerse que tu aparato es suyo). Incluso con DRM no debería haber gran problema, dado que es fácil quitarlo, sólo es cuestión de usar el programa adecuado.

El problema gordo viene cuando juntamos unas editoriales que ponen DRM (todas las grandes y muchas de las pequeñas) con un Amazon que no respeta a sus propios clientes, y le sumamos unos legisladores que no están al servicio de los votantes, sino de quien tiene más pasta para sobornarlos (ya sabes, los que en el 2006 prohibieron desproteger). Entonces es cuando el comprador pasa a ser un vulgar fuera de la ley.

Porque resulta que cientos de millones de seres humanos vivimos en el siglo 21 (¿te suena?) y por tanto queremos leer libros en formato electrónico. Bajarse el libro del p2p está mal, nos decís. Pero a la hora de comprar/alquilar/loquesea ¿te pones del lado del que pagó con buenos euros? Ni por asomo, no serías tú.

Enrique es cliente de la Kindle Store. Añado que yo también lo soy. Nos has visto defender la mal llamada piratería (sin ánimo de lucro) en innumerables ocasiones. ¿De verdad no te llama la atención que seamos clientes además de piratas? No, claro que no, no serías tú. El gran Observador… ciego como un topo.

026
Material de Oficina on line
24.10.2012 a las 07:55 Permalink

Las tendencias son claras: desde hace ya un par de años, se viene implantando No la teoria del alquiler frente a la propiedad sino mas bien la teoria de la posibilidad del “uso y acceso al bien y su disfrute” frente a la propiedad. Recordar las posibilidades , por ejemplo, del intercambio en casas vacacionales sin ir mucho mas lejos.
Y, desde mi punto de vista, ahora se tiende al acceso al bien, a su uso y disfrute de forma “social y compartida”, es decir, por ejemplo en los libros, ya no solo queremos poder leerlos sino tambien compartirlos con nuestros amigos, comentarlos socialmente con otros lectores, etiquetarlos, etcetera

027
Observador
24.10.2012 a las 10:20 Permalink

Sí, Krigan, sí. Los legisladores están todos comprados y legislan solo para que tú tengas que pagar por contenido. De hecho, creo que Obama solo se mueve por eso. Según me comentan, hasta Romney ya ha pasado de la posibilidad nuclear de Irán para enfocarse en el tema de manipular los contenidos y poder ganar así las elecciones. Era o eso o montarse un Partido Pirata…

A mí me parece muy bien que quieras leer en formato electrónico, es lo suyo, lo que pasa es que las editoriales -o los autores- no van a escribir o iniciar la actividad que conlleva la edición solo para que tú leas en formato electrónico y que además vayas chuleando con que puedes leer por la cara y sin aportar tu parte como lector. Ni tampoco para que montes un chiringuito y encima te lucres con el contenido sin que hayas invertido en nada.

Enrique es cliente de la Kindle Store. Añado que yo también lo soy. Nos has visto defender la mal llamada piratería (sin ánimo de lucro) en innumerables ocasiones. ¿De verdad no te llama la atención que seamos clientes además de piratas?

No, no me llama la atención. Es más, no me parece importante. Yo te puedo decir que soy ingeniero aeronáutico y curiosamente critico muchas de las cosas que hace la NASA. Y lo que yo hiciera no tendría nada que ver con lo que hicieran los demás.

Es muy paradójico que se esté discutiendo el tema de la entrada cuando por otro lado se quiere reducir la patrimonialidad de los derechos de autores y demás.
O sea, yo me quejo de que me quiten un libro que probablemente en Amazon me ha costado 1 ó 2 euros (de eso parece que ya nadie habla), porque creo que tengo derecho a dejárselo a mis hijos cuando muera, pero curiosamente me parece injusto que los derechos de los titulares de propiedad intelectual sean transmisibles.

¿Desayunáis algún tipo de galleta concreta para ser así de cínicos?

028
Krigan
25.10.2012 a las 01:13 Permalink

Observador:

Es típico de tu brillante mente confundir la duración de los derechos (corta o larga) con el hecho de que sean transmisibles o no. Un error que no cometería un niño de ocho años.

Como vendedores, la industria de contenidos y tú no tenéis precio. Para empezar, está esa cosa tan graciosa de negarse a vender en Internet la inmensa mayoría de las obras (salvo canciones, que algo hemos avanzado por ese lado). Las que sí están a la venta, se ofertan a precios abusivos, sin ninguna correspondencia con los costes (la excepción son… los autores que auto-publican). Y de remate, el DRM, ideal para que el producto tenga menos valor para el comprador.

Y claro, así resulta que no hay casi ventas. ¿Vuestra solución? Si un libro no está a la venta en Internet, te jodes y esperas a que la editorial de turno tenga a bien sacarlo en formato electrónico, lo cual tal vez ocurra en los próximos 20 años o tal vez no ocurra nunca. Si el precio te parece abusivo, no lo compres (increíble que un vendedor lance este mensaje). Y por supuesto, nada de romper el DRM, aunque para ello baste ejecutar un simple programita. Si lo que te venden es “defectuoso por diseño”, que no se te ocurra arreglarlo que te metemos un multazo que te vas a enterar.

Y todo esto en un mercado, Internet, en el que el auto-abastecimiento es más fácil y barato de lo que nunca antes ha sido en la Historia. De verdad, no sé cómo es que no te dan el Nobel de Economía (compartido con la industria, claro).

029
Luis Villaverde
25.10.2012 a las 08:48 Permalink

Yo quiero saber que criterio seguís Enrique Dans y otros para saber que PRODUCTO puedo pillar por el morro o no.
Vamos que un libro, un programa o una canción como le doy a un botón y me lo puedo descargar en mi equipo… pues no pasa nada.
En cambio si yo paso por delante de tu casa y me mola, y entro y me paso ahí el fin de semana; o veo tu coche y me mola, me subo y me doy un viajecito en él… pues eso sí toca las bolingas supongo.
O si quiero asistir a un curso de la School esa de la que eres profe tengo que pagar, coño, si el conocimiento es libre ¿no? Estamos todos invitados a asistir sin pagar, al menos es lo que yo entiendo que defendéis.

En resumen, que CRITERIO usáis para saber lo que ESTÁ BIEN y lo que ESTÁ MAL, lo que es bueno y lo que es malo, lo que puedo coger y lo que no puedo coger.

Es que a mi me dejáis aturdido, es que por lo que yo entiendo de vuestras explicaciones, p.ej. el AVE como hace sus viajes tenga o no tenga pasajeros, pues me meto en él sin pagar, total… está ahí para coger, ya que se pagó con impuestos su construcción, la empresa que lo explota a mi me importa un comino.

Creo que sería un interesante artículo aclarar estos conceptos. Porque yo la verdad no los tengo claros.

030
Juan Carlos Jiménez
25.10.2012 a las 11:47 Permalink

El proveedor puede poner sus (absurdas) reglas, cualesquiera sean estas. Si estás de acuerdo con ellas acéptalas, si no estás de acuerdo con ellas, no “firmes”, pero modelar el mundo a tu antojo me parece que dista mucho de lo que el resto del mundo considera una actitud moral (e incluso, en este caso, legal).

Dices mal “No es lógico que para tener una cierta seguridad sobre tus posesiones sea preciso saltarte las absurdas limitaciones de un proveedor y operar por tu cuenta con un software que te permite reescribir esas reglas” ya que lo que estás adquiriendo NO es una posesión sino una licencia de uso. Aunque a mucha gente le parezca increíble, hay mucha otra gente que se lee los contratos y licencias.

Imagino que por la misma razón defraudarías a hacienda, excederías los límites de velocidad o conducirías ebrio porque las “absurdas limitaciones del proveedor” te las saltas y las reescribes porque te parecen injustas (por supuesto con tu propio criterio que es el que das por válido por tu propia conveniencia).

Por supuesto que me parece injusta la secuencia de hechos ocurrida: sin mediar una explicación clara y detallada por parte de Amazon, el cliente no puede plantear su propia defensa del problema.

Después de plantear los hechos que le han ocurrido a Linn Jordet, partes durante TODO el artículo de una premisa errónea (esos libros no son tuyos), con lo cual tus afirmaciones posteriores no pueden ser menos certeras.

Luego añades: “Para evitar este “síndrome de la propiedad perdida”, es preciso salirse del sistema y jugar con tus propias reglas y herramientas.” que es como decir que para evitar el síndrome de abstinencia es preciso que el drogadicto se drogue o que para satisfacer sus ansias de matar, el asesino mate. No puedes estar más equivocado.

El remate final es tu incitación al libre albedrío malentendido: “Seguiré comprando en Amazon porque valoro la conveniencia de hacerlo, pero las reglas injustas están para saltárselas.”. He oído decir a gente que robaba en el Corte Inglés porque son una empresa grande y no le afecta. Tengo amigos que critican continuamente la crisis en España pero no declaran un sólo euro de sus ingresos…

Así nos luce el pelo al final a todos.

031
Xaquín
25.10.2012 a las 16:53 Permalink

Hubo una época que había trolebús, ahora estamos en época de busoftrolls…tan díficil será que no le llamen ladrón a todo tipo que no está de acuerdo con pagar precios altos en el Corte de Mangas famoso?

Se está discutiendo si los bits son mios o de algún listillo, no de piratas y comanderos, pero “dale que dale” a la tecla del insulto barato y sin sentido.

Al final debían tener razón las doñas Pilar y Esperanza sobre las desgracias (falsas) de la LOGSE acerca de la capacidad de comprensión del españolito medio…pero, carai, estamos en internet, es que todo el mundo mundial “padeció” la LOGSE?

032
Observador
25.10.2012 a las 17:24 Permalink

Es típico de tu brillante mente confundir la duración de los derechos (corta o larga) con el hecho de que sean transmisibles o no. Un error que no cometería un niño de ocho años.

Yo no confundo nada, sabes perfectamente que la titularidad de los derechos de un autor más allá de su muerte tiene una fundamentación patrimonial que tiene que ver con la transmisibilidad futura (vulgarmente conocido como herencia). Ah… pero si eres un charlatán, qué vas a saber tú… Pero sí tú crees que todos los autores tienen el patrimonio de Kim Dotcom… Castillos, cochazos y esas cosas…

#029 Te lo explico rápidamente: estos “expertos” van por la vida de guays, les gusta el contar la película que la mayoría quiere oír (porque eso les interesa, obviamente, ya que es la mayoría y tener a la mayoría de tu parte es muy interesante en muchos aspectos). Evidentemente, a todos nos gustaría oír que el mecánico no nos va a cobrar, que los hoteles nos hacen la cama y contratan camareros y limpiadores sin que nosotros tengamos que pagar, que los taxistas pongan gasolina para que nosotros podamos ir dónde queramos, que el panadero compre harina y demás para que nosotros tengamos pan al precio que queramos, etc… Todo esto, claro hasta que les dices que entonces su trabajo también debería ser el de invertir y que los demás elijamos cómo y cuándo lo queremos disponer. En el caso de Dans, por ejemplo, sería algo así como que yo mañana pueda ir a la Escuela dónde él da clases y que pueda sentarme allí tranquilamente sin que nadie me diga nada y, por supuesto, sin tener que pagar una matrícula (no solo yo, sino quien quisiera). Que además me examinen el día que yo quiera y que me den el título oficial para demostrar que he recibido esas clases para que yo pueda darlas en un futuro. Pero no, nadie habla de eso. Como mucho te dicen que el TED o la UNED han abierto sus herramientas y demás, pero claro… no es lo mismo. Siguiendo la fantástica argumentación del Doctor Krigan, cualquiera podemos saltarnos la oferta de lo que sea y modularla a nuestro antojo… Yo mañana voy a mi frutera, cojo la fruta que me dé la gana y le pago lo que me apetezca (estilo donación).

En realidad, este debate es el debate de siempre, uno mucho más complejo y que tiene que ver con la distribución de los recursos. En realidad, a nadie se le ocurre pagarle lo que él quiera -o no pagarle- al mecánico, pero cuando uno habla de cultura parece que ésta se haga sola o que tengamos todo el derecho a que sus realizadores nos lo hagan por la cara. En realidad, el tema es mucho más sencillo, se piensan que el mundo que trabaja en la industria es millonario y que además lo son sin dar palo al agua…

Ya veremos lo que dura ese sistema y el nivel de calidad que nos ofrece.

A mí no me han dado el Nobel, Krigan, porque obviamente os lo han dado a ti y a Dans hace ya al menos 3 ó 4 años…

Según la argumentación socio-económica de Krigan: como yo tengo la sensación de que me roban, yo también robo… Ahora entiendo que este país esté como esté. Y es prueba irrefutable de que va a estar mucho peor… Pero no, la culpa de este país, y de todo lo malo que le sucede, es de la industria cultural, no de otros. Y por eso hay que hacer un Partido Pirata…

En fin.

033
Krigan
26.10.2012 a las 01:00 Permalink

Luis Villaverde:

Si hablásemos del p2p te podría mencionar el canon, pero como estamos hablando de la Kindle Store te hago notar que ahí hay un botón donde pone “Comprar”, no “Alquilar”, ni tampoco “Licenciar” que decía Juan Carlos Jiménez (#30). Asimismo, al comprar un libro en una librería, nunca ha sido costumbre leerse antes la letra pequeña… porque no la había, ni tampoco DRM. Y los euros pagados (ya canon, ya compraventa) ciertamente son una propiedad (a menudo convenientemente olvidada por los de la mal llamada propiedad intelectual) así que no me parece que la cosa sea “por el morro”, como afirmas. Vamos, que aquí el que paga es un ladrón…

No obstante, el principal problema que le veo no es el de mentirle al cliente llamando “Comprar” al famoso botón, ni tampoco que se insulte a la clientela (2 métodos excelentes para tener a la clientela contenta). El principal problema es que seguir las reglas de la industria implica volver al siglo XX (comprar árboles muertos) o bien irse a algo que es peor que volver al pasado.

En efecto, en la distopía electrónica de la industria no puedes acceder a la gran mayoría de los libros. Aquellos que sí te venden, es a precio casi de libro impreso, y teniendo que ser tú el que se pague el aparato lector, con lo cual en realidad te salen más caros. Y son libros capados: no los puedes prestar, ni regalar, ni aún mucho menos revender. Ni siquiera está claro que en el futuro los vayas a poder leer.

Este no es un problema que se vaya a resolver con moralinas falaces. Es un problema que la gente está resolviendo a base de p2p y rupturas de DRM, sin que importe mucho si en tal o cual país tal o cual cosa es legal o ilegal. ¿Y el autor? Tendrá que espabilar, algunos ya han empezado a hacerlo. En realidad no es tan complicado. Pon tus libros a la venta en Internet, no les metas un DRM que tan sólo va a servir para fastidiar al comprador, y escoge un precio que maximice tus ingresos. No me parece que eso sea demasiado pedirle al autor.

034
SilviaGarcíaEspinosa
15.11.2012 a las 01:02 Permalink

Esta frase es fantástica: “Pero de ahí a que renuncie a su propiedad de manera vinculante por haber comprado bits en vez de átomos, va un salto que bajo ningún concepto estoy dispuesto a dar.”. (=_0).

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens