El Blog de Enrique Dans

Sobre comentarios, ortografía y el valor para la marca

Escrito a las 1:32 pm
61

Al hilo de la entrevista en First Financial Daily que publiqué ayer, mi amigo y compañero en IE Business School Kiron Ravindran me envía referencias a un par de papers recientes, uno de Anindya Ghose y Panagiotis G. Ipeirotis, titulado Estimating the helpfulness and economic impact of product reviews: mining text and reviewer characteristics, y otro previo de los dos autores anteriores junto con Beibei Li, titulado Towards a theory model for product search, que avalan la importancia de los comentarios a la hora de escoger un producto o servicio determinado y, en particular, de la corrección a la hora de valorar cómo están escritos esos comentarios.

La idea resulta sumamente provocativa: la corrección, legibilidad y ortografía de los comentarios recibidos por un producto o servicio en la web son factores que influencian claramente la calidad percibida por los posibles compradores de dicho producto o servicio, y la demanda recibida por el mismo. En el caso de un hotel, su demanda se ve incrementada cuando las críticas que recibe en sitios como TripAdvisor o Travelocity están bien escritas y sin errores ortográficos, independientemente de que dichos comentarios sean positivos o negativos. El segundo paper, además extiende el estudio a productos publicados en Amazon.com: utilizando el Amazon Mechanical Turk, los autores corrigieron la gramática y la ortografía de varios millones de entradas en la página de Zappos.com, y demostraron que la acción redundaba en un incremento sustancial de la demanda.

Básicamente, el valor de escribir bien, como dice la ilustración de la entrada (cuyo origen he sido incapaz de trazar, si alguien lo conoce, por favor que me lo diga para dar el crédito correspondiente). Pero ahora vamos con las confesiones: desde el principio de los tiempos, en numerosas ocasiones corrijo los errores ortográficos de los comentarios que los usuarios escriben en mi blog, particularmente los más evidentes. Lo hago simplemente porque los errores ortográficos me resultan molestos a la hora de leer, y dado que entiendo mi blog personal como “mi casa en la red”, intento que esté, dentro de lo razonable, “bien decorada”. Nunca nadie hasta el momento se ha quejado por mi práctica, corrijo únicamente ortografía sin cambiar jamás el sentido de lo escrito, y si no lo había comentado antes era, únicamente, porque el hacerlo puede interpretarse, en cierto modo, como una actitud un tanto “paternalista”. Además, no lo hago de una manera sistemática, únicamente cuando al moderar el comentario estoy delante de un ordenador (es muy normal que modere comentarios desde el móvil) y tengo tiempo para ello, de manera que, a pesar de mi celo, es perfectamente posible, entre los más de ciento veintitrés mil comentarios realizados en las casi cinco mil cuatrocientas entradas de la página, encontrar errores de todos los colores.

En general, muchas personas me comentan que aprecian esta página por la calidad de sus comentaristas y comentarios, algo que yo he comentado en infinidad de ocasiones y que sin duda es una de las principales razones por las que la mantengo, por la calidad de la retroalimentación que me proporciona. Según las dos referencias que cito en el primer párrafo, mi práctica de hacer de corrector ortográfico manual es una medida razonable y con un efecto positivo, algo que yo únicamente había percibido de forma completamente intuitiva, aunque posiblemente mis amigos de Fundéu valoren por lo que tiene, si se extiende, de modesta contribución a la mejora del uso del idioma. En fin, que ya me diréis qué os parece. ¿Hacéis algo parecido en vuestras páginas aquellos que las tenéis?

7 trackbacks

002
Week-Log.425
25.03.2012 a las 04:18 Permalink

[…] Dans y los Sobre comentarios, ortografía y el valor para la marca […]

[…] de Zappos.com, “la acción redundaba en un incremento sustancial de la demanda”, según explica Enrique Dans en este post. Y si  es tan importante en los comentarios de terceros, ¿cuánto no lo será en los tuyos […]

[…] * La importancia de la ortografía. Enrique Dans, en esta entrada: "Sobre comentarios, ortografía y valor para la marca": […]

[…] * La importancia de la ortografía. Enrique Dans, en esta entrada: "Sobre comentarios, ortografía y valor para la marca": […]

[…] Cuida mucho el estilo, la ortografía y la gramática.  Eso sí “es imagen”, y la forma en este caso es tu carta de presentación, denota buena parte de tu cultura y, en consecuencia, de la calidad de tus seguidores. […]

[…] de tu marca en Internet sólo está sujeta a cuestiones de diseño? ¿Sabías que hay estudios que hablan sobre el dinero que pueden llegar a perder las empresas que no cuidan su ortografía ni […]

54 comentarios

001
Mertxe
24.03.2012 a las 13:48 Permalink

Es algo que sospechaba, pero que no había corroborado nunca: los comentarios, tuits o post bien escritos generan mayor impacto. Puede parece algo elitista y en ocasiones hay grandes joyas ocultas tras falta de ortografía de bulto, pero em promedio, es más fácil que pase lo contrario. Es como la manera en que alguien va vestido a por ejemplo, una charla. Un aspecto cuidado (no atildado ni disfrazado) da a entender que esa persona se está preocupando por su audiencia, es como una especie de respeto. La ortografía sería el equivalente por escrito a ese respeto en vivo.

002
Erik
24.03.2012 a las 13:49 Permalink

Mhe pareze muy vien ke corrigas la hortografia. Ay jente ke no tiene ni hidea de escrivir. xD

Eres un fenómeno Enrique. Estoy de acuerdo en lo que comentas. Un ejemplo claro es Youtube, cuando tras leer un par de comentarios, te dan ganas de dejar de leerlos debido a como escribe la gente. En este sentido, este blog siempre ha sido ejemplar ( ahora no se si mismo o por tus correcciones!. ;-) . Un saludo.

003
Pilar de Haya
24.03.2012 a las 13:57 Permalink

¡Que interesante! Me guío por comentarios muchas veces y es cierto que si están mal escritos, resta categoría al comentarista y al final a la web. Lo pondremos en práctica con todo respeto.

004
MG
24.03.2012 a las 14:07 Permalink

Totalmente de acuerdo. A veces me he puesto pesado defendiendo esto. Gracias.

005
Faride Barrios
24.03.2012 a las 14:08 Permalink

Buenos días Enrique:
Es de mis primeros contactos externos que agrego a mi g+, porque me resulto interesante y de calidad su publicación. Respecto a la corrección de ortografía le comento que me dedico a la docencia a nivel profesional y mis alumnos en lo general pertenecen a la generación de niños que nacieron con la tecnología como un juguete y es muy constante que ignoren la ortografía al escribir y al finalizar el documento utilizan el corrector ortográfico y he notado que de repente no identifica algunas palabras acentúadas y se queda el error, el cuál les resalto y reenvío para que hagan su corrección pertinente.
Esto les resulta molestos pero siempre acompaño con el siguiente comentario: “Si cuidas la ortografía de tus trabajos,serán excelentes y podrás obtener el total de puntuación”
Y esto algunos, solo algunos para la siguiente entregan de trabajo lo cuidan y con el resto continuo en el reenvío para su corrección ortográfica…Pero no pierdo la esperanza que poco a poco irán corrigiendo.
Cuando me preguntan el porque? les digo: su documento queda almacenado en mi skidrive que es abierto y me gusta que esten lo mejor posible presentables. Además de que la ortografía correctamente nos permite comprender el sentido de lo que escribes…Creo que es otra modalidad de corregir ortográfia.

Saludos Cordiales

006
Enrique Dans
24.03.2012 a las 14:14 Permalink

#002: Jajaja, lla me as hestropeado la hestadística!!! No, el nivel de los comentarios es bueno de por sí, porque la gran mayoría de mis comentaristas son gente que por lo general escribe muy bien. Lo de que corrijo la ortografía es, como decía en la entrada, algo que hago ocasionalmente, cuando me pilla delante del ordenador en el momento de leerlo, y cuando algún error me salta – o me “asalta” – especialmente a la vista (en esos casos, ya que edito el comentario, le suelo dar una “pasada completa”). Pero obviamente, se me pasan muchos sin retocar, y la gran mayoría sencillamente no lo necesitan.

007
Anon42
24.03.2012 a las 14:23 Permalink

odio las normas de ortografia, si todos los talibanes ortograficos tuvieran razon, todavia seguiriamos hablando latin, y el idiota seria el autor de la ilustracion.

008
Jose Miguel
24.03.2012 a las 14:59 Permalink

Rápido Enrique. Corrige el comentario #1. Mertxe.

009
Krigan
24.03.2012 a las 15:09 Permalink

Al igual que Mertxe, yo también sospechaba desde hace años que los comentarios bien escritos tienen más impacto y son mejor valorados. No es sólo la ortografía, recomiendo usar siempre párrafos cortos (son más legibles), y explicar las ideas propias con claridad.

010
Valeria
24.03.2012 a las 15:33 Permalink

Pensé que era algo maniática al corregir los errores del cuaderno de mi hija que cursa el 3 grado de colegio primario, porque es algo que me nace, no se es como una piedrita en el zapato si dejo pasar el mínimo error como si no estuviera allí, y me da satisfacción poder hacerlo, y me da placer corregir, no soy docente ni mucho menos, es algo personal, de pequeña leía bastante mas que ahora (yo) y me ayudo mucho para no cometer tantos errores ortográficos o ante la duda ir al diccionario, el cual me encanta usar.
Mi hija tiene el buen hábito de irse a dormir leyendo, la descubro todas las noches abrazando un libro y a su lado su muñeca de trapo… dos elementos elementales para mi, la educación y la sana diversión…
Saludos.

011
Daniel Espejo
24.03.2012 a las 15:33 Permalink

Hola Enrique, te felicito por tu página. La gente hoy en día, con la limitación de ciertas redes sociales como Twitter por ejemplo o la red social más utilizada por los adolescentes Tuenti que llegan hasta los 140 carácteres, han empezado a acortar las palabras, y eso, poco a poco se ha ido expandiendo por deferentes sitios que no limitan los carácteres. Estas redes sociales (Twitter y Tuenti) que son las más utilizadas por los jóvenes de 14 – 18 años es un cáncer para ellos.

012
Anónimo
24.03.2012 a las 15:34 Permalink

Creo debemos dejar a los talibanes en paz o van a ocupar el nicho significativo de los mongoles, cuando se les hace sinónimos de síndromes de Dow.
Pero sin estar a favor de García Márquez tampoco puedo estar en contra (la h “para casita”). Y no es lo mismo jugar com qu/k que escribir “t kiero m8″ para decir otra cosa. Y en este caso con el agravante de que ni siquiera se reconoce el uso de dos lenguas…

Lo que sí tengo muy claro es que el asunto de las lenguas tiene un antes y un después de internet…olvidar eso sí que es ponerse mirando al sol…repito: nada de talibanes, mongólicos ni vándalos idiomáticos, sencillamente obtusos idiomáticos (esperando eso sí,que los matemáticos no se pongan con lo políticamente correcto)…

013
Ruben Mtnez
24.03.2012 a las 16:04 Permalink

¡hes berdaz!. No tiene vuelta de hoja, lo que bien está bien parece. En mi caso es algo que tengo que mejorar mucho y me cuesta, sobre todo las tildes, pero a trabajar se ha dicho. En cualquier caso siempre contamos contigo para que nos peines un poco, ;-) Gracias Enrique por tus aportes.

014
Pedro
24.03.2012 a las 16:14 Permalink

Como dice Mertxe, el problema es que puede parecer una actitud elitista.

Yo corrijo ocasionalmente los comentarios de algún foro que modero. Cada vez lo hago menos, por un lado porque coincido con Enrique en que da una imagen paternalista, y por otro porque hay gente que se lo toma a mal, ya que consideran que escribir mal es un signo de libertad y rebeldía (tema muy interesante por cierto)

015
Observador
24.03.2012 a las 16:44 Permalink

#007 James Bond, probablemente odies las normas ortográficas porque te las impusieron mecánicamente, como a los loros, sin explicarte el porqué de su importancia, que no es otra que intentar mejorar el traspaso de información sin que dé lugar a conflictos entre emisor-receptor.

Pero no te preocupes, lo de los loros en España viene de lejos. De hecho, sigue siendo la materia didáctica de muchas “Facultades” españolas. Luego así nos luce el pelo, claro.

016
Gorki
24.03.2012 a las 16:48 Permalink

Em nis (múltiples) comentarios comenatrios hay dos tipo de errores ortográficos, los procedetes de confundir la “G” con la “J”, la “LL” con la “Y”, la “B” con la “V” y alguna que otra “H”, que demuestran mi relativo aprovechamiento de la educación recibida, y todas las demás derivadas de ser un “manopiedra” y un “nodoyuna” sobre el teclado.
Agradezco, porque me avergüenzan, todos los errores que discretamente me corrijan en mis escritos del primer tipo, del segundo `pues sinceramente igual me da.

Otra cosa, valoro más un escrito sin faltas, porque supongo, (y como dicen en mi pueblos es solo un “supositorio”), que quien escribe sin faltas tiene más nivel cultural y por tanto, su opinión es normalmente para mí, más valiosa, que quien demuestra faecientemente, (toma ya), con su ortografía lo devaluado que está el título de bachiller en este país.

No obstante, esto es una norma general, que como todo, tiene sus excepciones, y si voy a leer la critica de un grupo rockero, quizá me fíe más, de un “julé” que diga algo así como “S Q LO DeA LLER FUE la KAÑA”, que quien escriba, “Batería, cuerdas y teclado, acompañaron a una voz finamente modulada y sonaron conjuntados y melodiosos en el concierto de anoche”

017
nouso
24.03.2012 a las 17:26 Permalink

Ejem….

A veces es el comentarista el que corrige al autor de la entrada.

¿O de eso no nos acordamos? >:)

018

Algo intuía sobre lo que citas y escribes, la forma en que cada uno se explaya en el papel real y digital es una marca de quienes somos. Creo que tomaré esta idea para comentarla en mis clases. Como siempre, muchas gracias Enrique.

019
Victory
24.03.2012 a las 18:22 Permalink

#007 Ojalá no seas programador !!! Ahí si que hay reglas ortográficas y gramaticales estrictas ! :)

Por supuesto que estoy a favor de la evolución del lenguaje. Es imprescindible. Pero esta debe ser razonablemente lenta si queremos comunicarnos!

Lo que hoy vemos es que la informalidad del lenguaje hablado se ha trasladado al lenguaje escrito y a su vez en un fenómeno generalizado. Hoy,”todo el mundo” escribe públicamente… Antes leíamos pocos mensajes escritos naturalmente por un reducido número de personas de nuestro círculo. La gran mayoría eran textos producidos, editados y corregidos por idoneos.

Es necesario comprender que el lenguaje escrito necesita de mucha mayor formalidad: La ausencia de la expresión vocal, los gestos faciales, ademanes y demás, hacen que la transmisión del mensaje comunicativo sea mucho más difícil. Por eso la formalidad (el acuerdo de normas claras y universales) es el único medio para hacer llegar nuestro mensaje fuerte y claro.
Tomar a la ligera la ortográfía, la gramática, el vocabulario, etc, es garantía de que nuestro mensaje no será cabalmente comprendido.

Particularmente la ortografía no es el elemento más importante para la comprensión de un mensaje. Pero tiene dos contras: Por un lado no es materia opinable como lo puede ser por ejemplo el estilo, y así se despierta la irritación con mucha claridad. Y por otro lado sus fallas operan como un poderoso distractor de la capacidad de comprensión del lector. Es el concepto de ruido. Parecido a lo que sucede con la lectura de un texto fotocopiado de mala calidad. Aunque las letras se leen y las palabras se reconocen, el esfuerzo extra de nuestro cerebro limita severamente la comprensión general del mensaje.

Cuidar estos detalles hacen a la calidad de la comunicación. Y si estamos aquí para comunicarnos,¡no debemos sabotearnos a nosotros mismos!

No me molesta en absoluto que me corrijan los errores ortográficos. Al contrario, lo agradezco.

Gracias y Saludos.

020
Sergi
24.03.2012 a las 18:30 Permalink

Tengo 41 años y hasta hace apenas unos meses estaba convencido de que gracias a la “libertad” de los hablantes de una lengua los respectivos idiomas han ido evolucionando hasta lo que son hoy desde “lenguas” como el latín. En este sentido yo defendía hasta hace pico el “beneficio” de cierto tipo de “violaciones” ortográficas.

Ah, todo ello no es incompatible con que usualmente ponga mucho esmero en la corrección de mi escritura. En este sentido tuve la suerte de recibir una buena educación (gracias Mami).

Pero es curioso que haya cambiado de opinión muy recientemente. Hace unos meses me ronda una idea en la cabeza y la comparto aquí con la esperanza de recibir un “feedback”.

Empiezo a ver que la conocida evolución “natural” de los idiomas no es más que un efecto secundario no deseado del entorno tecnológico del pasado! Es decir, ¿cómo no iba a evolucionar el latín como lo hizo, diversificándose en muchísimas variantes y acentos prácticamente ininteligibles entre sí, en un espacio geográfico relativamente pequeño?! Vamos, eso es lo que todos ya sabemos porque así lo explican en la escuela,¿no?

¿Y cómo no iban estos “idiomas” a incorporar continuamente -y posiblemente sin recelo alguno-palabras y expresiones de “fuera” (por ejemplo del árabe en el castellano), cuando en esos tiempos no existían ni escuelas ni siquiera una “autoridad” lingüística competente?!

A lo que voy es que a día de hoy el panorama tecnológico y educativo han corregido casi completamente todas esas carencias de elementos que ayuden a una”estandarización” productiva del idioma (corrección) en aras realmente de una comunicación totalmente efectiva. Así pues empiezo a pensar de que el concepto de “evolución de los idiomas” no es tanto un beneficio sino un “lastre” del pasado con el que ya no es necesario cargar, y también es la excusa perfecta para la comodidad de algunos en no poner esfuerzo de ir escribiendo cada vez mejor.

Para acabar diría que obviamente excluiría de lo dicho la incorporación de vocablos extranjeros para “cosas” que aún no tienen un vocablo propio en nuestro idioma.

Salud!
SERGI

021
scrabble
24.03.2012 a las 18:30 Permalink

Creo que la ilustración original proviene de:
http://www.cinismoilustrado.com/2010/03/scrabble.html

022
scrabble
24.03.2012 a las 18:33 Permalink

Por cierto, me parece que apenas has buscado o es que estás perdiendo facultades….. :-) sólo me han hecho falta un par de búsquedas para localizar su origen.

023
Vicens Jordana
24.03.2012 a las 20:36 Permalink

Me dedico a escribir, pero debo ser una de las personas con peor ortografía del mundo. Os juro que lo he intentado. Soy un lector asiduo desde los 10 años, pero tengo una dificultad absoluta para generar automatismos, y otra capacidad Absoluta para leer abstrayéndome al texto escrito, hasta tal punto que cuando hice los audiolibros de mis novelas descubrí que cuando leo en voz alta a veces sin darme cuenta cambio una palabra por un sinónimo fonéticamente distinto, pero que funciona igual de bien en el contexto. Os he de decir que es una tortura, lo paso todo por corrector, pero incluso así se me cuelan cosas, que encima sé como se escriben. Y sí, aunque no es unánime, son muchos los que te prejuzgan por una falta ortográfica. Si yo escribo “en el oske había muchos pinos” nadie se ofende, pero si escribo “en el bosque havía muchos pinos” a muchos les saltan las lágrimas. incluso me ha sucedido que en una discusión, ante la falta de argumentos de mi adversario se agarren a la ortografía para demostrarme que estoy equivocado. Lo que dices, desde mi punto de vista, es absurdo… pero absolutamente real. ¡ah! Y si me has corregido alguna, gracias

024
Giorgio Grappa
24.03.2012 a las 21:27 Permalink

No sé si la corrección lingüística de los comentarios da más valor a una página; lo que sí sé es que me duelen los ojos cuando tropiezo con una mala ortografía (O CON EL USO INJUSTIFICADO DE MAYÚSCULAS), hasta el punto de dejar de leer antes de acabar la primera línea, sea en un comentario, en un blog o en una web.

025
asmpredator
24.03.2012 a las 22:03 Permalink

Yo creo que a todos se nos puede escapar alguna falta, pero lo cierto es que cuanto peor escrito está un comentario, menos creible parece el contenido.

026
Observador
25.03.2012 a las 00:28 Permalink

#023, Vicens, la literatura, como bien sabes, no la hace la ortografía. En realidad es solo un medio, pero el contenido es otro. Desde un punto de vista lingüístico hay varias cosas por delante de ella, pero la cuestión es que la ortografía unifica el lenguaje de forma que, como sucede con las matemáticas, lo mejor que podemos hacer es que todos usemos los mismos signos convencionales. Aunque ya digo que un escritor es una cosa y un corrector, o lingüista, otra muy diferente, como creo haber concluido en tu comentario.

Otra cuestión es que esas reglas sean mejores o peores, o estén mejor o peor enseñadas, así como la inversión de tiempo que cada uno decidamos hacer para aprenderlas.

Tampoco tiene nada que ver con el fundamento de la entrada, el cual dependerá de cada uno. Yo no elijo un producto o servicio por muy mal que escriba el señor o señora que escribe sobre él/ella, porque me interesa lo que dice sobre el asunto, no si él/ella tuvo los medios, las ganas o la necesidad de escribir con buena ortografía. De hecho, en según qué páginas ni siquiera me fío porque es altamente probable que los comentarios estén “amañados” de alguna forma.

Eso sí, si tengo que elegir entre un libro cuyo contenido tiene faltas y otro que no, o entre un profesor que tenga faltas y otro que no, por poner dos ejemplos rápidos, es evidente con cual me voy a quedar.

La ortografía tiene su importancia en la circunstancia que la requiera, en todo lo demás tiende a ser “prescindible” (de la misma forma que no se me ocurriría escribir con los signos de un mensaje de texto en otro ámbito, pero no por ello voy a escribir dos mensajes de texto cabiéndose en uno).

Ahora bien, por ejemplo:

http://www.laprovincia.es/las-palmas/2012/02/14/escabechina-prueba-ortografica-impide-cubrir-40-vacantes-policia-local/438597.html

¿Por qué un policía tiene que saber escribir correctamente? Porque se le supone una capacidad intelectual, “letrada”, que a todos nos interesa que así sea. Pero vamos, que para unos comentarios sobre un producto o servicio, lo veo exagerado. De la misma forma que tampoco me voy a comprar un coche porque el que me lo enseñe lleve corbata.

En este país nos encanta confundir las cosas y luego no sabemos ni lo que decimos (no lo digo por nadie, lo digo por este tema concreto).

P.D.: seguro que algo tiene que ver la didáctica sobre la ortografía que se usa en la mayoría de escuelas, pero curiosamente nadie habla de ello.

027
Observador
25.03.2012 a las 00:36 Permalink

Antes de que alguien se me adelante: desconozco por qué para otras oposiciones que, como en el caso anterior, se debería requerir una mínima “capacidad” intelectual, actualmente no se requiera prueba ortográfica (que en realidad no es que demuestre una capacidad de nada, sino más bien la predisposición para). Paradojas de este país, supongo.

De hecho, no sé de qué cojones estamos hablando si cualquier político debe tener unas faltas escandalosas. Aparte del hecho de que a muchos les hagan los textos, claro.

028
Observador
25.03.2012 a las 00:41 Permalink

Venga, que sé que os gustan estas cosas:

http://bit.ly/GYd01y

029
Orwell
25.03.2012 a las 04:35 Permalink

¿Qué tal si colocamos cámaras de vigilancia, o mejor.. robots que nos controlen, sigan, y envíen semanalmente un registro de nuestra actividad a una base de datos a la que cualquiera, y muy especialmente las empresas, tengan acceso?
¿Por qué he de ser políticamente correcto en la red? ¿Eso me va a restar profesionalidad? Es simplemente absurdo. Como decía alguien, las redes sociales están comiendo el tarro a más de uno, hay demasiada obsesión.

Ante todo, PRIVACIDAD. Soy usuario de Internet desde el inicio de los tiempos, y mi twitter lo uso para cosas contadas, lo mismo que facebook. Mi CV chapado a la antigua lo tengo unido a un par de hojas con referencias sobre mi trabajo. Si eso no es suficiente, “me la sopla” :) (entiéndase el sarcasmo). Toda mi carrera profesional ha estado y está ligada a Internet, pero mi vida personal es mía y punto. No quiero ni pensar lo que puede ser otra vida en la que tuviera que estar permanentenmente alerta sobre esto de “ser natural”, por aquello de “lo que otros puedan pensar”. Que no, que no y que no.
Y finalizo. Me resulta tremendamente curioso cómo te pones cuando alguien comenta opinando de manera diferente a ti. Es curioso, cuando menos.

030
Jose Ivan
25.03.2012 a las 09:30 Permalink

No entiendo como en la era de los email, whatssap, facebook, tuenti, etc.. aún hay gente que no entiende que aquí los caracteres son ilimitados, que puede escribir todo lo que quiera y que por supuesto lo puede hacer en minusculas y que puede y debe perder un segundo de su tiempo en revisar el texto y corregir algunas palabras.

031
asmpredator
25.03.2012 a las 11:51 Permalink

#027 Observador

Pero de que te extrañas, si un camarero debe tener mas conocimientos de idiomas que un politico, yo creo que el que no sirve para nada en España lo meten a politico para que no estorbe a los que hacen el trabajo, aunque ultimamente estorban demasiado ese atajo de parásitos con coche oficial.

032
Aloe
25.03.2012 a las 12:52 Permalink

#7 #20 ¿Qué tendrá que ver la ortografía con la evolución de la lengua?

La ortografía no es la lengua. Es meramente una convención deliberada sobre la representación gráfica de las palabras. Cuáles sean estas palabras, qué significado tengan y qué gramática sea la que rige nuestra lengua en cada momento, es cuestión totalmente diferente.
Como al leer lo que hacemos es identificar visualmente el aspecto y contorno de las palabras, las faltas ortográficas graves nos dificultan la lectura y dan un aspecto defectuoso a lo escrito. Ese es el sentido que yo le veo a la importancia real de respetar la ortografía, aparte de cuestiones elitistas y de imagen (sin por eso ignorarlas, que humanos somos todos :-)).
Pero, que eso tiene poco que ver con la lengua propiamente dicha, se ve enseguida si nos imaginamos que el español pasara a escribirse en cirilico en un mundo alternativo: ¿sería el español diferente de lo que es solo por eso? Evidentemente no.

La evolución de la lengua es otra cuestión. Es posible que hoy en día sea más lenta, al haberse unificado mucho las distintas hablas por regiones, estratos sociales y demás, pero seguirá existiendo.
A ese respecto, ojalá tuviéramos más clara las ideas de que la lengua es de los hablantes, de que las normas sintácticas y léxicas correctas son las que de hecho se usan, y no las que pretenda codificar para la eternidad ninguna autonombrada autoridad, y de que el cambio lingüístico es algo bueno, normal e inevitable, no una “corrupción” como sigue creyendo tanta gente.

033
Krigan
25.03.2012 a las 14:53 Permalink

Aloe:

Lo gracioso es que #7 ha escrito todo su mensaje sin acentos. Es decir, tal y como se escribía en latín…

Por supuesto, “caballo” no viene de ecuus (equus mal escrito), sino de caballus, que también es latín. Y “agua” no es aqua mal escrito, sino que hubo un cambio fonético. Lo de pasar de declinaciones a preposiciones, y el abandono casi total del género neutro mejor lo dejamos para otro día.

Aunque un buen enlace tampoco hace daño:

http://habilis.udg.edu/myocid/genero/

034
Ana Cañizal
25.03.2012 a las 16:38 Permalink

Tendrías que empezar por corregir lo que has escrito: “La corrección, legibilidad y ortografía de los comentarios recibidos por un producto o servicio en la web es un factor que influencian claramente la calidad percibida por los posibles compradores de dicho producto o servicio, y la demanda recibida por el mismo”. Esto está fatal. No hay concordancia: ¿”Un factor que influencian”? ¿”Influencian”? Mejor habría sido escribir influye. ¿”Del mismo” con sentido anafórico? Te copio el enlace para que dejes de usarlo: http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltConsulta?lema=mismo
Aparte de eso, ojalá fuera como dices, pero no lo creo. La mayoría de la gente escribe mal y no lo sabe; la mayoría de los lectores, tampoco.
Tu frase habría sido mejor así: “La corrección, legibilidad y ortografía de los comentarios recibidos por un producto o servicio en la web es un factor que influye claramente en la calidad percibida por los posibles compradores de dicho producto o servicio y en su demanda”.

035
Enrique Dans
25.03.2012 a las 16:43 Permalink

#034: Ana, has conseguido, en un solo comentario, ejemplificar perfectamente la distancia entre corregir una falta de ortografía llamativa en un comentario y convertirse en un taliban ortográfico-gramatical (es broma, ehhh ;-) En cualquier caso, muchas gracias!

036
Javier Nuviala
25.03.2012 a las 17:09 Permalink

Enrique, gracias por tus aportes diarios. El lenguaje es una herramienta que si no está bien engrasada no funciona. La ilustración de la campaña de Scrabble es del mejicano Eduardo Salles. Un artista.

037
Victory
25.03.2012 a las 17:56 Permalink

#034: Nada mejor que hablar con alquien que realmente sabe.

El problema es que hoy el saber ya no está muy de moda. Más bien hay cierta exaltación de la ignorancia.
Es común ver en la TV alguien que dice con cierto orgullo: “yo de tal cosa no entiendo nada”. Como si fuera alguna clase de virtud no perder tiempo en “esas cosas”, las mismas cosas que antes daría más bien vergüenza ignorar.

Saludos.

038
Jorge Godah
25.03.2012 a las 19:02 Permalink

Hola Enrique. Un placer leer tus entradas, pues muchas de ellas me interesan y me reportan referencias interesantes. Me ha hecho reflexionar bastante el hecho de que te tomes la libertad de corregir la ortografía de tus comentarios. Por un lado, sabiendo el tipo de blog que regentas no habría que alarmarse por recibir monstruos del lenguaje que no sepan escribir; más o menos la calidad, si no perfecta, es muy buena. Por otro lado, permíteme seguir con la metáfora de la casa que utilizabas para justificarte. Creo que no hay que pedir a los invitados que se vistan de tal manera. Prefiero invitarles a mi casa tal y como sean, con sus vestimentas; sus más y sus menos. Creo que lo mejor es no afectar ni un ápice al comentario de ninguna manera. Nosotros ya haremos el esfuerzo de corregirlo mentalmente, ¿no crees? En mi blog no corrijo los comentarios (que por cierto son exiguos), el propio filtro de “calidad humana”, del que se interesa por mis contenidos ya hace que reciba comentarios significativos y mínimamente útiles. La ortografía puede que no sea perfecta, pero trasluce genuinamente quién está detrás de ella.

En cualquier caso, al margen de eso, veo muy acertada la imagen (gracias al que puso la referencia) y creo que ahora más que nunca, en pleno auge de las redes sociales, conviene dar ejemplo (siempre que podamos) ante un público a veces muy lego todavía en esto de la ortografía (y sí, hay correlación entre la riqueza de contenido de un comentario y su corrección ortográfica, tipográfica y gramatical; o al menos suele haberla).

Y por supuesto, corregir al prójimo debe hacerse sin acritud y de la forma más constructiva y pertinente posible.

Saludos, nos leemos. ;)

039
Benjamin Frugoni
25.03.2012 a las 20:13 Permalink

En mi página web, http://www.ultimatehpfanfiction.com, tengo más de 87 millones de palabras, por lo que el control de es ortografía lo llevan los propios usuarios.

Las historias que no son bien valoradas en su página de origen (por contenido u ortografía), nunca me las ficho para la mía. Eso le da un sello de calidad y un buen control a la mayoría de las 87 millones de palabras

040
Aloe
25.03.2012 a las 21:32 Permalink

#33 Una reforma ortográfica muy razonable sería dejar las tildes como opcionales.
Su falta o sobra no modifica apenas el aspecto de las palabras, ni dificulta la lectura, ni salta a la vista como un horror.
Algunas tienen cierta utilidad según el contexto (si hay ambigüedad) cuando son diacríticas, es decir, si diferencian palabras distintas pero que se escriben igual.
La mayoría son innecesarias y generan frecuentes problemas por las diferentes codificaciones de caracteres, los diferentes teclados y los casos en que no son informáticamente caracteres admitidos.
Si fueran opcionales, cada uno al escribir decidiría si hay ambigúedad que requiera usar las diacríticas, y punto.
La vida sería más fácil y no se perdería nada.
A mi escribir con buena ortografía no me cuesta esfuerzo mental. Pero poner todas las tildes sí me cuesta un esfuerzo manual considerable, y me hace escribir más despacio y tropezando.

041
Miguel Angel García
25.03.2012 a las 21:33 Permalink

Con el tema de la ortografía siempre estoy muy pendiente. Por desgracia de momento mi blog no tiene muchos comentarios, pero igual que a usted, una falta de ortografía me provoca enseguida una reacción. Hoy en día, con los mensajes tan rápidos que se escriben con el móvil, la gente busca acortar o simplificar las
palabras para tener más celeridad en el intercambio. En muchos casos a veces a mí
me cuesta comprender ciertos mensajes. Siempre intento que mis hijas estén muy alertas con los textos que escriben y cuesta conseguirlo…

042
Krigan
26.03.2012 a las 05:43 Permalink

Aloe:

Vaya, me estás decepcionando : -)

A unos les costará más un aspecto de la ortografía y a otros les costará más otro, por el motivo que sea. No me parece que eso sea una buena razón, y lo de los ordenadores mal programados todavía menos.

Una ventaja que tiene el castellano frente a otras lenguas es que si lees una palabra, entonces sabes cómo se pronuncia, aunque esa palabra no la hayas oído en tu vida. Si quitas los acentos no diacríticos te arriesgas a que una persona piense que existe algo llamado acento diacritico. Es decir, palabra llana tal y como lo he escrito.

Ahora imagina que esa persona, que podrías ser tú, empieza a hablar con alguien sobre los acentos diacriticos, que si diacritico por aquí, que si diacritico por allá. La imagen que puede dar es deplorable, y todo porque alguien cayó en la relajación de escribir mal la muy esdrujula diacrítico. No te digo ya nada si además esa persona a continuación empieza a hablar con toda llaneza de las esdrujulas.

Así pues, no sólo los acentos diacríticos son necesarios, sino también el resto de los acentos ortográficos, incluidos los que van sobre esdrújula.

043
Escritorenciernes
26.03.2012 a las 15:29 Permalink

Jamaz abria imajinado éso. Siempre aprendo cosas nuebas gracias a Enrique Dans.

044
Antonio Muñoz
26.03.2012 a las 21:20 Permalink

Estoy totalmente de acuerdo con tu artículo Enrique Dans, la persona que escribe un artículo, un comentario, envía una carta a otra persona y contiene faltas de ortografía, da la impresión de dejadez, de no valorar o respetar a la persona a quien se dirije, pues hoy en día hay muchos correctores para evitar estas faltas y no tiene nada que ver el no haber cursado estudios por parte de la persona que comete esas faltas, pues como digo hay medios técnicos para que no suceda.Además me parece de muy buen gusto que corrijas estas faltas de ortografía, pues como tú muy bien dices en tu blog, es tu imagen hacia los demás y estás en tu derecho de que esa imagen sea la mejor, me parece perfecto.Enhorabuena por tu artículo y ojalá cunda el ejemplo del buen gusto y las buenas formas.Gracias.

045
damesenya
27.03.2012 a las 06:33 Permalink

Ke bueno ke estemos en este tema porke a mi personalmente me molesta la mala ortografia y discriminoun poco a kien me escriba mal. Si no fueraeste el temano te escribiria asi, pero usualmente lo agopara comunicarmeen mediosinformales como lo son redes sociales y con amigos. Es cuestion de identidad entremi circulo. Al respecto de estacostumbre mia, un nuevo amigo me posteo esa misma imagen en mi fb pero lamentablemente es un fail, como lo dirian en ingles. Lastimosamente en el juego oficial SCRABBLE, y bajo el reglamento oficial para este en español no existe la letra K.

046
UniCo
27.03.2012 a las 12:06 Permalink

No puedo estar más de acuerdo contigo, y no solo porque la buena ortografía redunde en la calidad del sitio, sino porque los miembros de mi asociación, UniCo (La Unión de Correctores), llevan años haciendo ese trabajo de “corrector ortográfico manual”. La paradoja es que si cada vez se le da más importancia a escribir bien en la red, se le da menos en los otros medios, especialmente los impresos y los audiovisuales. Solo hay que hacer una cata de cualquier producto impreso (incluidos los libros) o audiovisual (véase cualquier telediario) para comprobarlo. Yo siempre he viste telediarios, leído periódicos o escuchado la radio por la necesidad de mantenerme informado, pero últimamente me entretiene más andar ojo avizor en buscar de la burrada que comete el plumilla o corresponsal de turno. Por no hablar de los zapatazos a la gramática que pegan nuestros políticos. Un saludo (y si me corriges no me lo digas…).

047
BuenRolloMan
28.03.2012 a las 10:07 Permalink

Es un efecto colateral de las nuevas tecnologías. Estas fomentan sobre todo la comunicación por escrito (véase Twitter, Facebook, Whatsapp…).

En mi opinión, en cuanto al tema de la correcta escritura, hay cuatro tipos de personas:
– Los que no conocen las más mínimas normas de ortografía y acaban usando lenguaje SMS y similares. Estos no tienen vergüenza alguna en escribir con faltas y piensan que no tiene ninguna importancia ya que todos le acaban entendiendo igualmente.
– Los que las conocen pero tienen dudas y por comodidad acaban utilizando lenguaje SMS y similares por vergüenza a ser descubiertos. Es mejor decir que se escribe mal a propósito a que te pillen faltas tratando de escribir bien.
– Los que las conocen bien pero no quieren ser vistos como elitistas y acaban utilizando lenguaje SMS y similares. ¡Mal hecho!
– Los que las conocen bien y escriben correctamente porque piensan que la lengua es algo que hay que cuidar y respetar. Lo malo es que debe haber mucho elitista

Para el que lee mucho en Internet existe otro problema. Los errores, de tanto verlos, te acaban haciendo dudar por simple repetición. Es como cuando dicen que una mentira que se repite mucho acaba pareciendo verdad.

Si tuviera que contar cuántos “ahí/hay/ay”, “haber/haver/a ver”, “escribir/escribid” o “a/ha” mal escritos leo al día me deprimiría.

Yo pienso que hay que dar ejemplo pero sin molestar ni corregir a nadie. Simplemente no cediendo al uso de pseudolenguajes abreviados.

PD: Probad a entrar a un foro de móviles y veréis lo que es el maltratar la lengua.

048
Krigan
28.03.2012 a las 12:32 Permalink

BuenRolloMan:

Un buen ejemplo de error tan frecuente que mucha gente llega a pensar que se escribe así es la palabra hostia, que mucha gente escribe incorrectamente sin hache. Si quieres aludir a una ostra, sí puedes escribir ostia, en todos los demás casos es con hache.

En cuanto a lo del elitismo, es una excusa barata en mi opinión. Hace ya más de medio siglo que la educación primaria es universal e incluso obligatoria, los que procuramos escribir bien no somos parte de una élite. Repudiar la dejadez de otros no es elitismo.

Si hablamos de personas que en su día no recibieron una educación adecuada, como es el caso de algunos ancianos en España, o algunos campesinos en Latinoamérica, entonces es diferente, esas personas se merecen todo mi respeto. Pero calificar de elitismo el querer hacer las cosas bien no es sino un pobre intento de justificar la vaguería mental.

049
Pedro
29.03.2012 a las 11:43 Permalink

Pues yo pensaba que era de los pocos rara avis que había y que era un maniático (a mucha honra) de la ortografía.
Me salta a la vista, es más, es como si me apuntaran con un puntero láser, cuando veo una falta de ortografía.
Recuerdo en la uni como mi mejor amigo me pasaba los apuntes llenos de faltas y tras fotocopiarlos, según iba escribiendo, iba corrigiendo, casi sin pensar, de forma instintiva, las faltas: acentos, uves y bes, a ver junto y con h, en fin… un sin fin de faltas que me hacían daño a la vista.
Pues eso que se agradece que haya gente que cuida nuestro idioma, un poco de orden nunca viene mal.
Por cierto las mayúsculas SIEMPRE van con acento!!! lo digo por los que repiten como loros que no es obligatorio. Es uno de los mitos urbanos más extendidos. Y ya de paso aclarar también que lo de la niña de la curva es otro falso mito.

050
Alienigena
31.03.2012 a las 11:22 Permalink

Estoy 100% de acuerdo. En mi caso, además, por una fobia personal a los textos con errores.
Yo, en algún caso, más que corregir el texto del comentario, le he pedido al autor que lo reescribiera en español y entonces lo publicaría. Puede que yo sea un poco radical al respecto, pero es una manía mía innegociable y, como dice Enrique, en mi casa yo pongo las normas. Y la primera es la de hablar y escribir bien.

051
Aloe
06.04.2012 a las 23:28 Permalink

Qué penica.
Yo creo que hay que respetar a las personas que te puedan leer, no a “la lengua” como si fuera Baal en su pedestal. A “la lengua” le da igual. No es una persona.
A mi también me saltan a la vista las faltas de ortografía, pero procuro no hacer mucho hincapié. Si fuera una lectora muy, muy hábil, leería igual de bien textos con faltas que textos sin faltas. Como no lo soy, la mala ortografía me dificulta la lectura, por donde volvemos al mismo sitio: la ortografía es sobre todo una consideración que tenemos con los demás, una forma de facilitarnos la vida mutuamente, como tantas otras convenciones y etiquetas. No es más.
Y eso lleva a lo de las tildes: las faltas de ortografía nos dificultan la lectura porque en realidad no leemos como reproductores fonéticos: reconocemos el contorno de las palabras, su aspecto visual. Y por ello solo “vemos” las tildes diacríticas. Las demás podrían desaparecer sin inconveniente. Si no sabes donde lleva el acento tónico una palabra que no conoces, pues lo miras en el diccionario, que para eso está.
La paradoja es que si las tildes fueran necesarias, el resto de la buena ortografía no lo sería: reconoceriamos los sonidos que representan las letras exactamente igual con buena que con mala ortografía, lo que evidentemente no sucede.

La orotografía es una buena cosa. Los talibanes son detestables.

052
Alienigena
06.04.2012 a las 23:42 Permalink

Áloe Vera #51 Aclárate. ¿Tú eres de las que respetan la ortografía (una talibán como nos llamas a los que respetamos las normas de escritura) o las ignoras ampliamente? ¿O juegas a estar en misa y repicando, eufemismo para no denominarte “hipócrita que quiere nadar y guardar la ropa a la vez”?

053
Aloe
07.04.2012 a las 09:23 Permalink

#52 Yo respeto escrupulosamente la ortografía.
Lo hago por las razones que expone Enrique en la entrada (que tampoco soy de piedra) y porque (la mejor razón) me parece considerado con los demás.
Lo que no hago es ningún fundamentalismo con ello: la ortografía es contingente, puramente convencional y realmente, no muy importante. Puede perfectamente cambiar y reformarse, como ha cambiado muchísimo en varios siglos.

No hay ninguna contradicción en esto. Tampoco voy a trabajar en chanclas ni pongo los pies en el asiento en el tren, pero no hago un mundo de importancia y orgullo propio del ir con zapatos y tener modales. Por lo mismo, tampoco voy afeando su conducta al que va vestido con descuido. Sería muy grosero.
Como hace Enrique, corrijo un escrito si tengo ocasión de hacerlo con discreción, pero sin restregarlo por la cara.

La ortografía es etiqueta y convención: hace la vida más fácil. Secundariamente, cumplirla demuestra que la conoces y te deja en mejor lugar. Y nada más.

054
Mercedes - Clases de Yoga
16.05.2013 a las 16:20 Permalink

En verdad no lo había intuído, que la faltas ortográficas en los comentarios tenía ese impacto en la calidad percibida por los posibles compradores y la demanda de esos productos. Ahora me estoy dando cuenta que sí hace mucho sentido, porque refleja el respeto y la presencia ante un auditorio. Muy interesante PUNTO a tomar en cuenta. Muchas gracias. Saludos.

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens