Sobre balances energéticos e ideas erróneas

IMAGE: Markus Distelrath - Pixabay

Mi columna en Invertia de esta semana se titula «La idea errónea del balance energético» (pdf), y es un intento de seguir clarificando argumentos en una cuestión clave: el futuro de la generación energética.

Muchas voces tratan de abogar por una diversificación lo mayor posible en las fuentes de energía de las que nos abastecemos. La razón es fácil de entender: intuitivamente, un conjunto diversificado de fuentes de energía es mejor que una concentración en una sola fuente que pueda experimentar algún tipo de problema puntual. La experiencia nos tiene bien enseñados: crisis del petróleo, problemas climatológicos de escasez de sol o de viento, guerra en Rusia… para muchos ciudadanos, obtener un balance adecuado de fuentes de energía parece un objetivo razonable.

Ahora bien: ¿qué es un balance adecuado? Podríamos discutir si Alemania se precipitó adelantando el cierre de sus centrales nucleares, un cierre que sus ciudadanos pedían de manera masiva y que se anunció tras el accidente nuclear en Fukushima, pero lo que realmente Alemania hizo de manera incompleta fue no proponer un reemplazo sostenible para la energía que provenía de esas centrales. En la práctica, y tras una serie de decisiones con muchísimo aspecto de haber estado basadas en la corrupción política, Alemania trasladó su dependencia del uranio a la dependencia del gas ruso, con las consecuencias que todos conocemos.

¿Lo hizo mejor, acaso, un país como Polonia, que mantiene un tejido de generación basado fundamentalmente en una fuente ultracontaminante como el carbón, que ella misma produce? Sin duda, ha conseguido mantener sus precios más bajos que su entorno cercano y ha evitado la dependencia de Rusia, ¿pero a qué precio? ¿Quién se come la lluvia ácida que generan las centrales de carbón polacas? ¿Cuánto tiempo van a mantenerse esos precios bajos cuando la alternativa sea producir con renovables a una décima parte de su coste? No, la alternativa a la dependencia rusa no es contaminar como si no hubiese un mañana: la alternativa real y balanceada – al menos, desde un punto de vista de sentido común – es construir renovables.

¿Intermitencia? ¿Problemas cuando no hace viento o no brilla el sol? Dejémonos, por favor, de cuentos de viejas, de ingenieros desfasados y de historias para no dormir. Hace ya tiempo que contamos con numerosos estudios que afirman que tratar de basar el tejido de generación de un país, de un continente o del mundo en energías renovables es perfectamente viable. Lo sabe Australia, lo sabe Canadá, y lo sabe todo un cuerpo de literatura científica al respecto (que muchos ingenieros desfasados se niegan a leer, como si la ciencia fuese cuestión de opiniones). Cuando decimos que se puede, no es como ese grito desesperado que pide la remontada milagrosa al final de algunos partidos de fútbol: es que se puede, que la tecnología ha alcanzado la fase en la que el sobredimensionamiento de la generación de energías renovables puede cubrir perfectamente su intermitencia, y hacerlo además con una importantísima y creciente ventaja en costes con respecto a la energía obtenida mediante combustibles fósiles o nuclear.

Estamos ante una nueva era de la energía, y creer que seguimos en la anterior y seguimos necesitando la energía nuclear es un error. Sabiendo esto como lo sabemos, mantener las centrales nucleares en funcionamiento puede, en la coyuntura actual, tener sentido, siempre que hablemos de centrales sin problemas de seguridad y que no demanden un mantenimiento demencialmente caro como suelen hacer. La industria nuclear, acostumbrada como está a extraer constantemente dinero de las arcas públicas y consciente de que la construcción de nuevas centrales va a estar complicada, tratará ahora de continuar sus prácticas extractivas mediante el chantaje del mantenimiento: «dame más dinero, o la seguridad se reducirá». Sin embargo, lo que no tiene absolutamente ningún sentido es invertir ahora, en pleno 2022, en construir una nueva central nuclear, cuando no va a estar operativa hasta dentro de bastantes años, no supone una solución a corto plazo para unos problemas meramente coyunturales, y cuando sus costes de construcción, mantenimiento y producción exceden mucho lo que puede obtenerse con una inversión equivalente en renovables. La única razón para construir hoy una nueva central nuclear es querer llenar los bolsillos de alguien. Se llama corrupción.

¿Mantener abiertas centrales nucleares que no han dado problemas de seguridad en todo su ciclo de vida y que no demandan gastos faraónicos en mantenimiento? Posiblemente. ¿Construirlas nuevas? No tiene ningún sentido. ¿Seguir quemando carbón o gas? Solo mientras no hayamos invertido lo suficiente en sobredimensionar instalaciones de energías renovables que nos permitan prescindir de ello. El balance es ese, no hay más. Pretender que la energía nuclear tiene, a futuro, que seguir formando parte de él, cuando sus costes de producción no lo demuestran, es simplemente absurdo.


This article is also available in English on my Medium page, «Now is not the time to turn the clock back to nuclear energy«

25 comentarios

  • #001
    Benji - 21 septiembre 2022 - 08:45

    Espero que mis ojos lleguen a ver una tarifa plana de electricidad como la de internet.

    Yo creo que uno de los mayores despropósitos en España son los legislativos. Aunque yo ponga 10 places en el techo de mi piso con permiso de mis vecinos, no me dejan desconectarme de REE legalmente, aunque tenga todo para autoconsumo y con baterías. Eso es algo que me parece muy extraño. Cada casa que se «independizase» de REE, sería una persona menos a la que abastecer y el efecto sumado de miles de hogares haciéndolo se acabaría notando en el consumo eléctrico nacional

    Responder
    • Enrique - 21 septiembre 2022 - 09:46

      Que yo sepa es perfectamente legal desconectarse de la red eléctrica. Otra cosa es que uno se haga pajas mentales con instalaciones inviables en bloques de pisos.

      Por cierto, ni siquiera en su momento te hubiera afectado el impuesto al sol. Aunque tuvieras una instalación de autoconsumo conectada a la red muy probablemente tampoco, ya que pocas casas habrá que necesiten más de 10Kw de potencia contratada.

      Responder
      • Willer - 21 septiembre 2022 - 22:58

        Correcto Enrique.

        Responder
      • Willer - 21 septiembre 2022 - 23:17

        100% correcto Enrique.

        Responder
    • Gorki - 21 septiembre 2022 - 11:25

      Deja de pagar y ellos mismos te desconectan.

      Responder
  • #006
    Rodrigo - 21 septiembre 2022 - 09:29

    ¿Está bien el link al PDF?

    Responder
    • Fernando - 21 septiembre 2022 - 15:40

      Creo que está mal.. .si lo podrías poner, te agradecería @Enrique !

      Gracias.

      Responder
      • MARÍA MAGDALENA DEL SANTO GRIAL - 21 septiembre 2022 - 16:00

        Abajo el texto de ELESPAÑOL

        Responder
      • Enrique Dans - 21 septiembre 2022 - 16:35

        Ya está, disculpad, que esta mañana estaba con el jetlag de venir a Seúl y no sé qué diablos hice…

        Responder
        • Gorki - 21 septiembre 2022 - 17:02

          ^ironía^ Piensas como Mbappé, lo menos que esperaba de ti, es que vinieras en un barco a vela como Greta Thunberg, ^/ironía^

          Responder
  • #011
    Gorki - 21 septiembre 2022 - 11:23

    cuando la alternativa sea producir con renovables a una décima parte de su coste?

    En que se basa para esa afirmación, En España producimos un 40% de energía renovable, y tenemos un Kilovatio que tradicionalmente ha sido mas caro que la de Francia.

    Las renovables tiene muchas ventajas, (y algunos inconvenientes), pero desde luego entre las ventajas no está el bajo coste de producción y menos aun cuando su mayor participación en el «mix» exige sistemas de baterías para acompasar la producción con el consumo.

    Responder
    • JM - 22 septiembre 2022 - 09:30

      ¿»Lobbying» por parte de las eléctricas?

      ¿Puertas giratorias?

      Responder
      • Gorki - 22 septiembre 2022 - 12:24

        Si la energía alternativa fuera mas barata de producción que la de otras fuentes, no habría que dar incentivos fiscales para que se montaran granjas solares.

        Y nada digo lo que valen y la rentabilidad que producen las mega baterías. ¿No te parece un negocio comprar energía barata y venderla cara?- ¿Por qué no se ponen megabaterías? ¿También es debido a las puertas giratorias?

        Responder
    • Javier - 23 septiembre 2022 - 00:15

      Fotovoltaica y eólica terrestre son las tecnologías más baratas actualmente disponibles, por eso son también las que menos dinero público necesitan y emplean. Las baterías aún son caras, pero bajan de precio un 10% cada año; esa es la razón por la que a día de hoy sale más rentable sobredimensionar que dimensionar de forma más ajustada con almacenamiento. De todas formas ya van saliendo rentables en algunos proyectos, tal y como este año hemos visto que se han empezado a añadir en plantas fotovoltaicas de España o Italia. La diferencia de precio de la electricidad entre Francia y España no es debido a los costes de generación, que de hecho es más barato en España, sino a la menor carga de impuestos y la parte de la factura que asume EdF por orden del gobierno, que puede hacerlo al tener nacionalizado el sector.

      Responder
  • #015
    Xaquín - 21 septiembre 2022 - 13:06

    Todo balance es un equilibrio entre dos platillos. En uno se pone el consumo y en el otro el insumo.

    El mercado llamado libre (o el mercado que podemos llamar «soviético») no hay nada libre. La estructura social obliga a no poder quitar nada del insumo, e incluso se penaliza que se rebaje el valor del consumo. Adn social habemus.

    Así que ilógicamente se debe seguir llenando el platillo del consumo para no romper el difícil equilibrio.

    Lógicamente de nada vale, ya que la física manda y, cuando pese demasiado el platillo del consumo, la cosa se pone tan jodida, que ya de nada vale el sistema llamado balanza (por muy virtual que sea). Y eso, aunque se pretenda llenar de más el insumo energético, ya que el planeta tiene una cantidad crítica de energía a producir insuperable (pensemos en el sol).

    Habrá que volver a cuando no existía ningún tipo de balanza.

    Y bienvenidos al universo de las ideas erróneas y los gurús religiosos, financieros, políticos e incluso deportivos. Lo que siempre se llamó influencers previos a internet, made in Oxford, Cambridge y Cías. O como pasaba con el jodido cabo Adolf (idem Stalin), salido de cualquier cloaca callejera al modo dickensiano.

    Responder
  • #016
    María Magdalena del santo grial - 21 septiembre 2022 - 15:55

    ¿Por qué los pellets son biocombustibles promocionables por la cadena de Ayuso en su Telenoticias y el carbón de los mineros polacos no?

    De acuerdo que uno es un cosechero de temporada (como Don Simón) y lo otro es un gran reserva…. pero bio son los dos…

    En Teleayuso han dicho que son la alternativa al gas ruso. Biba el vino joven!

    Responder
    • Gorki - 21 septiembre 2022 - 17:24

      Los «pelletes» son restos de poda prensados en píldoras, por tanto se generan directamente de la energía fotosintética de las plantas, o sea como dicen los ecologistas redichos son renovables , sustentables y respetuosas con el entorno, y no añaden nuevo CO2 a la atmosfera.

      El carbón, proceda de donde proceda, igual da que sea polaco que asturiano, lo escribiré como un ecologista redicho para que me entiendas, no es un producto renovable, ni sustentable, ni respetuosas con el entorno y añade mas CO2 a la atmosfera.

      Si se limpiaran los montes y toda la leña que se genera, se trasformara en pellets, habría menos fuegos en el monte, aunque permanecería estable el CO2 de la atmosfera. Si los pellets lastran y se entierran al fondo del mar, contribuimos de una forma sencilla a reducir el CO2 de la atmosfera y no habrá que destinar terreno a placas solares, que generen energía para eliminar en CO2.

      Si no se limpia el bosque, no se reduce el CO2, porque mas pronto o mas tarde esa leña desaparece comida por los xilofagos, que desprende en su digestión CO2.

      Responder
      • JM - 22 septiembre 2022 - 09:52

        Limpiar el bosque.

        ¿Te refieres a gastar dinero público en desbrozar el bosque de un propietario privado? Porque la mayoría de la superficie forestal es privada.

        La mayoría de las veces los «bosques» son cultivos de árboles, es decir de un sólo tipo de árbol que suele ser de crecimiento rápido como eucaliptos y pinos para obtener beneficios rápidamente. Resulta que los árboles de crecimiento rápido han evolucionado para ser más inflamables que los demás porque les beneficia propagar el fuego para eliminar a la competencia.

        ¿Te refieres a limpiar el bosque para beneficiar a los cotos de caza que así facilitan la vida al cazador? ¿Para eliminar la biodiversidad y que no haya más que piezas de caza y árboles inflamables?

        Hay que tener cuidado en repetir ciertos mantras sin saber qué implican como: la energía solar es cara y no es suficiente, hay que consumir alimentos ecológicos, hay que limpiar el bosque, etc.

        Responder
        • Gorki - 22 septiembre 2022 - 12:18

          Si limpiar, bosques, sean públicos o privados, las ramas caídas de los árboles tiradas por medio del bosque es el mejor pasto de las llamas y las llamas no preguntan quien es el dueño. Lo hemos visto este verano.

          Responder
  • #020
    María Magdalena del Santo grial - 21 septiembre 2022 - 15:58

    La idea errónea del balance energético
    Enrique Dans 20 septiembre, 2022 22:20
    A medida que la crisis energética que se anticipa este invierno en Europa se acerca, crecen las voces que reclaman que los diversos países del continente opten por invertir para tener lo que se suele denominar como «un balance energético razonable», que evite poner «todos los huevos en la misma cesta».

    La idea de algo «balanceado» tiene, indudablemente, connotaciones muy positivas, como las tiene la de la diversificación de fuentes energéticas. Una red balanceada parece, a priori, una forma de intentar evitar problemas debidos a limitaciones o problemas de un proceso de obtención de energía determinado, sea el que sea.

    [El gas de Moscú y el invierno que nos espera en Europa]

    De hecho, muchos achacan a países como Alemania el haber optado por anticipar el cierre de sus centrales nucleares a cambio de incrementar de manera claramente excesiva la dependencia del gas ruso -muy probablemente, además, con tramas de corrupción política involucradas en la decisión- algo que se ha convertido en el germen de los posibles problemas que pueden estar por venir.

    Por poner las cosas en contexto, preguntémonos si se han hecho mejor las cosas en un país como Polonia, que ha rehusado en gran medida invertir en energías renovables y, en cambio, ha optado por mantener un tejido de generación mayoritariamente basado en la energía más contaminante, el carbón, de la que tiene importantes reservas.

    A cambio, tiene una dependencia mucho menor del enemigo ruso, y mantiene precios generalmente más bajos que el resto de países de su zona. Pero… ¿estamos seguros de que esa es la mejor decisión o la que tiene más sentido? ¿De verdad?

    ¿Hizo bien Alemania en adelantar el cierre de sus centrales nucleares? Es difícil saberlo. En el momento en que se tomó la decisión, la presión social era ya de por sí muy intensa -en Alemania, históricamente, siempre lo ha sido- y se había incrementado tras accidentes como el de Fukushima.

    Los alemanes no son tontos, y saben que en un mundo en creciente inestabilidad climática, las centrales nucleares suponen un problema creciente: nunca se sabe dónde va a surgir una inundación, o un incremento generalizado de la temperatura que impida, como ha ocurrido recientemente en Francia, que sus centrales refrigeren.

    Pero la cuestión no es si Alemania hizo bien o no en cerrar sus centrales, sino en lo que hizo para cubrir el hueco que dejaron en su tejido de generación. El país se lanzó en pos de un incremento generalizado de las renovables, y mientras tanto, cubrió la demanda con hidrocarburos procedentes de un país caprichoso e inestable como Rusia.

    Ahora, el problema se presenta con una magnitud importante#, pero es, en realidad, un problema a corto plazo: cómo abastecer la demanda ante un previsible invierno frío. A medio y largo plazo, sin embargo, el país lo tiene claro: sobredimensionar en renovables es la única solución razonable. Y sobre todo, la única solución responsable.

    La cuestión no es si Alemania hizo bien o no en cerrar sus centrales, sino en lo que hizo para cubrir el hueco que dejaron

    Evaluemos esa decisión: ¿debemos anticipar el cierre de las centrales nucleares? Muy probablemente, no sea el momento ni la coyuntura adecuadas para hacerlo. Hablamos de centrales muy amortizadas, con un historial de seguridad generalmente adecuado, con ubicaciones consideradas seguras, y pocos problemas anticipados.

    [El PP ve imposible reabrir Garoña porque se está desmantelando y «no es la solución»]

    En algunos casos, es preciso incurrir en fuertes inversiones en mantenimiento, el verdadero talón de Aquiles que nadie menciona de las nucleares, que pueden hacer que su idoneidad se vea cuestionada: después de todo, hablamos de la fuente de energía que más recursos demanda del erario.

    Una vez que se construye una central nuclear, habitualmente con fortísimos sobrecostes a los que nadie se atreve a decir que no, los gastos en mantenimiento son algo sobrevenido pero, en todos los casos, considerado inevitable… ¿Quién en su sano juicio quiere tener una central nuclear mal mantenida? La seguridad, como siempre, como espada de Damocles que los entusiastas de la energía nuclear siempre niegan. Seguridad, sí… ¿pero a qué precio?

    Sin embargo, aunque podríamos razonar la decisión de mantener abiertas las centrales nucleares existentes que no supongan un problema de seguridad y que no requieran inversiones mastodónticas en mantenimiento… ¿Tiene sentido construir más? Una central nuclear es un proyecto invariablemente carísimo y, sobre todo, muy, muy largo: lo habitual es que su construcción tarde varios años.

    Las centrales nucleares de nueva construcción, por tanto, no suponen una solución para nuestros problemas a corto plazo. Y con el dinero que cuesta una central nuclear, se construyen muchas, muchísimas instalaciones solares o eólicas, que se llaman renovables por algo, que no suponen ningún problema de seguridad, y que cumplen su función muy bien.

    ¿Qué son intermitentes? Son ya muy abundantes las investigaciones rigurosas que demuestran fehacientemente que se puede depender de esas fuentes para el abastecimiento de todo un país, y que hacerlo no supone un problema. Lo sabe Australia, lo sabe Canadá y lo saben un número creciente de países, que sin cerrar las nucleares que ya tienen, han optado por no construir más… porque simplemente, no tiene sentido.

    La idea del «balance» de fuentes de energía es lo que los anglosajones llaman un false friend: suena muy bien, pero como en todos los balances, depende de lo que pongas al otro lado, de contra qué lo balancees.

    Si pones carbón, olvídalo: tu balance es un desastre. Si pones nucleares, no tendría porqué serlo, pero supone más riesgos, más residuos y, sobre todo, es innecesario, porque la alternativa de sobredimensionar las renovables siempre tendrá económicamente y, sobre todo, ecológicamente, más sentido.

    Veremos qué hace Francia en el futuro cuando su plan de sobredimensionar la inversión en nucleares choque con una evidencia: que su energía, tras haber financiado faraónicos proyectos llenos de monstruosos sobrecostes, no es competitiva en precio.

    Balance sí… pero mucho cuidado con lo que balanceamos.

    Responder
    • Enrique Dans - 21 septiembre 2022 - 16:36

      Gracias! Ya está el enlace correcto al pdf, en cualquier caso…

      Responder
  • #022
    Alfredo Hoz - 21 septiembre 2022 - 17:21
  • #023
    Willer - 21 septiembre 2022 - 23:15

    Yo soy un entusiasta partidario de la diversidad energética. Las necesidades energéticas no son homogéneas y dependen de cada usuario. Es ahí donde entra en juego qué energía se adapta mejor a cada realidad. E incluyo en la cesta energética todo tipo de energía. La clave está en qué energía dispongo y a qué precio. Siendo el precio que debería abonar además del coste de generación, transporte y distribución, e internalizar los costes de los efectos nocivos (CO2, salud pública, CC, … para la sociedad del tipo de energía que he elegido.

    Si quisiera y tuviera el dinero para pagarlo debería poder quemar carbón. Si que pago la factura completa de lo que utilizo. Cuando se internalizan todos los costes soy capaz de elegir libremente qué tipo de energía quiero/puedo/me conviene consumir.

    Responder
  • #024
    Alqvimista - 22 septiembre 2022 - 10:40

    No, lo de Alemania no es discutible, fue un claro error. Alemania hizo muy bien instalando renovables, pero debió hacerlo a costa de cerrar las contaminantes plantas de carbón y gas, no a costa de la no contaminante nuclear. Menos aún para depender totalmente de un sólo país suministrador que nunca ha sido amigo precisamente.
    ¿La mayoría de la población estaba en contra de las las nucleares? Ahora la mayoría está a favor, ¿les hacemos caso? Sería lo justo.

    Los Polacos, por su parte, son totalmente conscientes de que su energía no es limpia pero ya están trabajando en ello. Creo que ya han aprobado la instalación de seis reactores nucleares y, más importante aún, prevén actualizar sus plantas térmicas reemplazando las calderas de carbón por pequeños reactores nucleares -SMR- (simplificando mucho, un SMR sería el pequeño reactor nuclear que mueve submarinos y barcos y que, en versión civil, están desarrollando una docena larga de países).

    Hace ya tiempo que contamos con numerosos estudios que afirman que tratar de basar el tejido de generación de un país, de un continente o del mundo (…).
    Ese es el problema, que sólo son estudios, no cosas tangibles. ¿Energía continental? ¿En una Europa que, por oposición francesa, no rematará los 225 Km de un gasoducto y prefiere a cambio construir uno submarino de 700 Km? Suerte con ello.

    Y ahí está Australia de Sur con su 100% renovable. A ver, Australia del Sur tiene 1 millón de Km2 y poco más de 1 millón de habitantes. España tiene la mitad de tamaño y cuarenta veces más habitantes. Es, además, un espacio mayormente desértico. Australia del Sur tiene todo el espacio del mundo para instalar aerogeneradores y placas solares donde a nadie le molesten. ¡Ya quisiera yo que España tuviera 40 millones de Km2!
    Bueno, voy a estudiar este fin de semana qué es eso del almacenamiento inercial que utilizan a ver en qué consiste.

    Para ser 100% renovable España necesitaría casi triplicar su actual parque renovable para eliminar tanto el gas como la nuclear -y quedaría pendiente el tema del almacenamiento real y no teórico-; viendo el follón que hay ahora en Teruel con el plan de instalar aerogeneradores, ¿alguien se imagina triplicar pacíficamente el parque eólico-solar español? ¿Y cuántos años se necesitará para ello? ¿Siete? ¿Bastantes?

    Y sigo recordando que China o Corea del Sur construyen Reactores nucleares en siete años… que a los franceses se les haya olvidado cómo se hacen no significa que sea igual en todas partes. Y que la seguridad extrema es justa y necesaria y además es una imposición internacional, no un invento español para sacar más dinero. Y, por supuesto, ningún reactor nuclear con problemas permanece activo.

    Responder
    • Javier - 23 septiembre 2022 - 00:52

      A los españoles no se les había olvidado en 2008 construir edificios, de hecho eran la potencia mundial en construcción y no conseguían construirlos en tres semanas como los chinos. Igualmente, China podrá construir reactores en 7 años y Europa necesitará 15 o 20. También construyen plantas solares de más de 1 GW en pocos meses. España tiene 65 GW instalados de renovables. En 2021 se instalaron más de 4 GW; en 2022 se van a añadir mínimo 6 GW. Puede que este ritmo no se vaya a mantener, pero como mucho desacelerar ligeramente. En 5 años es muy probable que se aumente un 50% la potencia renovable instalada, pero es que en esa fecha aún no se habrá desconectado aún ni una nuclear. Cuando se desconecte la última nuclear en 2035, posíblemente se haya duplicado el parque renovable, y juntoa un 10% de cogeneración y resíduos y los más de 20 GW de potencia de almacenamiento que habrá como mínimo, habremos eliminado carbón y nuclear a la vez que reducido enormemente el gas.

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG