Las plataformas de dating y la evolución de los hábitos sociales

IMAGE: Tumisu - Pixabay (CC0)

Un interesante artículo en The Guardian, «Apps promised a sexual revolution but they have just made dating weird«, trata de analizar las consecuencias de la aparente «revolución sexual» provocada por el desarrollo de apps de dating que eliminan buena parte de la fricción en la búsqueda de pareja, pero que dan lugar a fuertes cambios en los hábitos sociales relacionados con esa actividad.

En efecto, la promesa de apps como Tinder y otras que reducían la tarea de búsqueda de pareja a un simple swipe a la derecha o a la izquierda que generaba la posibilidad de abrir canales de comunicación podía parecer inicialmente atractiva y, de hecho, se ha normalizado en buena parte de la población, pero no está exenta de reglas, de consecuencias y de efectos secundarios con los que los usuarios, en muchos casos, no contaban.

El artículo de The Guardian está escrito por una mujer, pero una de las consecuencias fundamentales de ese tipo de redes ha sido, sin ninguna duda, un fortísimo dimorfismo en su funcionamiento derivado del género del usuario: mientras los perfiles femeninos tienden a recibir un flujo de atención habitualmente constante, los masculinos, en muchos casos, prácticamente «mendigan» clics, en un ecosistema completamente sesgado con unos ratios marcadamente diferentes. Obviamente, podríamos aducir que el ecosistema anterior también tenía sesgos, pero lo habitual en el nuevo es estimar que esos sesgos se han intensificado muchísimo, y en algunas plataformas concretas, hasta límites difíciles de describir para no usuarios.

A estos cambios hay que añadir los derivados de la naturaleza online de la relación: en un entorno en el que todo está a un clic, es habitual encontrarse con un traslado de la actividad a otras plataformas, a búsquedas de información o de contacto a través de otras redes sociales, y en algunos casos, de comportamientos muy próximos al acoso. Lo que parecía una trivialización de las relaciones, o una forma más sencilla de plantear relaciones basadas en la conveniencia y sin consecuencias, se convierte en muchos casos en problemas derivados de comportamientos online a los que resulta difícil sustraerse.

Por supuesto, abundan también otros comportamientos basados en el fraude, en el intento de comercializar estafas piramidales o esquemas de venta de criptomonedas, o en modelos de prostitución más o menos sofisticados. En la práctica, lo que parecía una forma de simplificar las relaciones se ha convertido, en muchos casos, en un nuevo entorno con reglas mucho más complicadas, con libros dedicados a «cómo tener un perfil atractivo en tal o cual red», y con comportamientos que bordean desde la estafa al acoso, además de fuertes patrones de discriminación.

Nuevos hábitos sociales aún a medio asumir, que dibujan un futuro que, llevado a sus consecuencias más extremas, puede llegar a resultar bastante distópico. Comportamientos que varían mucho en función de variables como la edad o el género, pero que experimentan una progresiva evolución hacia la normalización que parece alejarse bastante de las promesas iniciales de este tipo de plataformas – sin que ello signifique que los modelos anteriores fuesen necesariamente ideales, sino simplemente que habían experimentado una consolidación mayor.

¿Cómo evolucionarán este tipo de usos y costumbres en el futuro?


This article is also available in English on my Medium page, «It’s never been easier to meet people online, but…»

19 comentarios

  • #001
    Carlos Jerez - 30 diciembre 2021 - 12:01

    Gracias por el artículo, Enrique. Me quedo una duda con las apps de ligar, aunque las apps donde predomina lo hetero sufren ese diformismo, cuales son los resultados en las apps dedicadas al colectivo homosexual, como Grindr?.

    Me da la impresión, que pueden ser mucho más útiles, no solo por ser de un solo género, sino porque además están destinadas a un público que en el mundo real son minoría. Es decir, un hombre gay cuando ve a otro hombre en un entorno normal sabe que lo mas probable es que sea hetero, lo que le supone una barrera enorme, pero en estas apps le permite conocer directamente a sus candidatos amorosos/sexuales con los que si tiene posibilidades. Para las mujeres lesbianas puede ser peor, ya que las que se definen como tales son una minoría aún más pequeña, aunque se definan como bisexuales un porcentaje mayor. Por tanto estas apps les puede ser de mucha utilidad.

    En resumen, a la mayoría de heteros las apps puede que no les sea demasiado útil y les sea necesario una inversión en tiempo muy alta para conseguir resultados muy bajos (la experiencia tampoco es muy buena para las mujeres). Pero entre el público homosexual puede que esté siendo una herramienta que funcione como promete.

    Responder
    • Dorado Comandante - 30 diciembre 2021 - 14:27

      Te respondo de acuerdo a lo que conozco por parte de algunos amigos (viví una etapa de mi vida hace muchos años como fotógrafo de moda, y allí la mayoría de estilistas y maquilladores lo son, por lo que te acabas moviendo y relacionando mucho en ese ambiente). Si he visto gente con pocos problemas para ligar sin necesidad de apps es a los hombres homosexuales, barreras cero (he llegado a ver a amigos que me han dicho de pronto » sigue tú que luego nos vemos» mientras se bajaban del vagón del metro en el que íbamos, después de apenas dos estaciones recorridas llenas de miraditas con otro hombre… si ya hablamos de garitos y bares, ni te cuento), así que necesitan esas apps aún menos que los heteros. Otra cosa es que hablemos de personas con problemas para socializar (que eso ya es independiente de tus inclinaciones sexuales), o que vivan o trabajen en un ambiente conservador y no puedan dejar clara su inclinación sexual. Pero si hablamos de lo que, al final, son estas apps (no, no son para encontrar al amor de tu vida, son para echar polvos y/o ganar pasta dejémonos de tontunas), su necesidad es irrisoria si eres una persona medianamente sociable y quieres sexo.

      Grindr es exactamente lo mismo que las apps heteros, te diria que incluso bastante más, un vergel de spam, prostitución encubierta, estafas, extorsión y acoso. Así que si no puedes dejar clara tu inclinación sexual en público, es el lugar ideal para buscarte un problema y caer en un pozo de mierda. Una de esas maravillas vendidas como el futuro, como la solución a problemas que no tienen nada que ver con el medio, si no con la persona, y que ha demostrado, una vez más, que las cosas son mucho más simples de lo que nos quieren hacer creer. Que esa realidad online es exactamente igual que la realidad «analógica», que las REGLAS son las mismas, y que si algo no funciona no es por la herramienta o el medio, el problema está en ti (analízate y cambia, mejora como persona) y no lo vas a arreglar por mucha tecnologia, dispositivos o tontunas que te quieras creer de algún gurú maestro del marketing.

      Responder
  • #003
    Chipiron - 30 diciembre 2021 - 13:42

    Me abstendré de opinar… soy un hombre felizmente casado XDDD!

    Responder
  • #004
    Xaquín - 30 diciembre 2021 - 14:14

    «los modelos anteriores fuesen necesariamente ideales» (EDans).

    Nada de ideales, pero por lo menos no eran virtuales (ni virtuosos).

    Al hilo del primer comentario sería bueno empezar a sacarle los oropeles de la especificidad homosexual, en la relación afectiva con otro ser humano. Y lo mismo sería con su mascota, por cierto.

    El patrón de mediocre homo sapiens puede estar con una pátina algo glamorosa, en el colectivo homo. Pero sigue siendo una versión mediocre de «homo». Con todo lo que eso implica y que, lógicamente, pasamos de comentar.

    Pero si podemos resaltar el tremendo parecido que se puede dar entre el comportamiento de búsqueda sexual de los adolescentes actuales, con esa nueva «adolescencia», casi virtual, que se está dando en al franja de los 30-50.

    Y que puede ser menos grave en la siguiente (60-90), porque una segunda adolescencia natural y real (y sin carga sexual), hace que los efectos puedan florecer con más ímpetu del que la gente normal concibe.

    Por eso siempre digo, en contra de tu teoría sobre la adicción de los juegos virtuales, que hay demasiada transferencia mental entre el juego virtual y la ensoñación infantil con amigos imaginarios Solo que aquí priorizan a los juegos con malotes y todo tipo de arquetípicos superhéroes de Marvel o DC.

    Responder
    • Carlos Jerez - 30 diciembre 2021 - 14:45

      La especifidad homosexual en relaciones amorosas no existe pero eso no quita que la utilidad de una app sea distinta para una minoría sexual y más cuando eliminas el diformismo de género, todos son iguales.

      Si lees online verás que el impacto de Grindr ha sido mayor entre la comunidad gay que Tinder entre la hetero y la clave parece ser el que todos sean del mismo género.

      Para mi esa diferenciación es relevante porque la experiencia parece ser muy distinta a la experiencia hetero en Tinder. El ignorar estas diferencias es estúpido.

      Responder
  • #006
    Lua - 30 diciembre 2021 - 14:43

    Pues mira, aquí sí que tengo algo positivo que decir…
    Nunca he creído en este tipo de aplicaciones. Yo siempre he sido de los que piensan que el “amor de tu vida” lo ibas a encontrar antes comprando el pan de casualidad que en un sitio así
    (otra cosa es el “aquí te pillo, aquí te mato” y de eso, no hablare por la cuenta que me trae…) XDDD

    Las dos veces que he estado en plataformas de este tipo, siempre fue, por la típica amiga cojonera que te hacia ella misma el perfil, y lo utilice con más desgana que pretensiones.

    Lo puedo resumir en “menuda fauna”… porque he encontrado de todo, desde la “cazadora compulsiva de marido”, hasta la “no me cuentes tu vida y pásame la ITV en los bajos” :P

    Teniendo amigos/amigas/amigues que son compulsivos en estas aplicaciones, podría escribir un libro la mar de divertido con sus/mis anécdotas…

    Sin embargo, el aspecto positivo, es que en ambas ocasiones, cuando ya estaba harto y me iba a dar de baja… zasss…. Mis dos ultimas parejas… con una, siete años, con la actual de momento vamos por los seis (aunque a esta última, resulto que la conocí en el hospital a la par que en la aplicación, era mi enfermera)

    Sobre estadísticas, hombre… no es muy difícil averiguar, que las mujeres son las que mas “match” se llevan, y a la vez, también son las mas “selectivas”. Pero ojo, que también hay que decir, que hay citas que no aguantan el primer café, y por lo general (tanto hombres como mujeres), es porque en persona no hay filtro ni Photoshop que valgan, y a veces diez minutos de conversación lo dejan todo claro…

    Sobre la frase de eDans: ”podríamos aducir que el ecosistema anterior también tenía sesgos”

    Explícame eso porque no alcanzo a ver ni “que era” el ecosistema anterior (ligar en discotecas?) ni donde están las diferencias (como no sea ahorrarte el cubata al que la invitabas para tener conversación, que por cierto, nunca caí en esa “trampa”, los vicios son de cada cual) XDDD

    Todo eso, me llevaría a pensar, en el corto recomendado por Mauricio y Carlos Quintero en el artículo anterior…, Que sea una IA quien decida que te conviene???

    Como quiera que sea… no puedo echar pestes de algo que si ha traído felicidad a mi vida (con sus pros y sus contras), pero si en otros artículos se habla de “no hablar si no lo has probado”, referido a cachivaches (wearables, VE, etc) creo que en este y con mas razón, hay que probar para opinar…

    Bueno chicos, esta tarde me voy a pegar una buena siesta que esta noche me voy al pueblo de mi mujer (allí por Cáceres y me gusta conducir de noche), y como no me llevo el portátil y me fastidia escribir con el móvil (aunque seguro os leeré mañana), aprovecho para desearos un Feliz Año Nuevo a todos.

    No os digo de quedar a tomar un café porque paso por la M-50 a las 6am… XDD
    Nos leemos a la vuelta (y cuidado en las carreteras). :*

    Responder
    • Meji yon - 30 diciembre 2021 - 16:22

      Feliz Año Nuevo

      y em galego

      Feliz Ano Novo

      «que viene al pelo del tema ;-)

      Responder
    • Enrique - 30 diciembre 2021 - 17:01

      ¿Pero que excusa es esa? Puedes escribir perfectamente con el móvil utilizando el interfaz de voz, que para eso es el futuro (y el presente).
      Me parece que escribes bastante más de lo que lees en este blog.

      Responder
      • Lua - 31 diciembre 2021 - 18:57

        Despues de unas birras el interprete puede desencadenar la hecatombe… XDD

        Responder
  • #010
    menestro - 30 diciembre 2021 - 15:15

    No tengo ni idea, no uso Tinder. Y poca curiosidad.

    Viviendo en Madrid, normalmente con salir de casa y pasear un rato es bastante sencillo hablar con chicas.

    He vivido en un piso de Erasmus bastante tiempo, así que sospecho, que tener la flexibilidad de cambiar de contexto cultural ayuda bastante en toda clase de relaciones sociales.

    Si te quedas anclado en un mismo ambiente o burbuja de amigos, ya sea una red social o un pueblo, no vas a salir de ahí, ni vas a desarrollar nuevas habilidades sociales,.

    Pero eso pasa en todos los contextos sociales cerrados.

    Ahora, y en la época de nuestros abuelos.

    Desde luego, los hábitos digitales suelen reforzar esas carencias, añadiendo unas cuantas barreras más, propias de las interacciones en esas redes sociales., solo hay que echarle un vistazo a Twitter.

    Si esas habilidades sociales no se desarrollan fuera de las redes digitales, que ya son bastante limitadas en en términos de interacción social, acaban por empobrecerse, y tampoco van a funcionar dentro de ellas.

    Feliz 2022.

    Responder
  • #011
    Meji yon - 30 diciembre 2021 - 17:35

    Buenas abuelos cebolletas

    alguien que nos cuente como le ha ido en onlyfans

    guillermo?

    Responder
  • #012
    Matt - 30 diciembre 2021 - 19:11

    Yo creo que este tema siempre estará distorsionado por los prejuicios que aun se tienen sobre la sexualidad y/o los nostalgicos de «es que hoy en día ya no …»

    No creo que las apps y webs de dating sean peores que el «ecosistema anterior» y en algunos casos veo hasta ventajas. Y los inconvenientes mencionados ya estaban en dicho ecosistema anterior o no son exclusivos de este ecosistema.

    No veo porque las apps de dating son peores que el «metodo tradicional» de ligar en la discoteca. De hecho, empleando dichas apps normalmente tienes más oprtunidad de hablar y conocer a la otra persona más que a quien conoces en una discoteca o un bar. Y soleis estar más sobrios ademas xD Lo de que se facilita el acoso porque todo está a un clic y se suele llevar la comunicación a otras redes sociales no creo que tenga nada que ver con el ecosistema sino con el mundo en el que vivimos: la persona a la que conoces de cualquier otra forma tambien tiene mucha información sobre ti a un clic de distancia e igual que antes se pedía el telefono, ahora lo normal es pedir el instagram (sobretodo entre los jovenes, donde esto es practicamente el estandar), así que ese posible problema lo vas a tener igual conozcas a alguien en Tinder o en un bar.

    Y lo de que las mujeres reciben muchos más matchs e interacciones pues igual que toda la vida, las mujeres siempre han ligado más y han tenido muchas más oprtunidades que nosotros porque nosotros solemos disparar a todo lo que se menea. Y libros y cursillos para «ayudarte a ligar» existen desde antes de que se inventaran las redes sociales.

    Responder
  • #013
    Javier Lux - 30 diciembre 2021 - 20:10

    Bendiciones al los nuevos sistemas de dating!!!

    Cualquier cosa es mejor que lo que había antes y es bienvenida. Tengo 57 años y mi época de ir «pikando» por aquí/por allá (80-90-2000) era una estafa o un horror comparado con lo que ahora hay en Tinder/Similares. Cuanto tiempo perdido en Bares/Discos aburridas con poca gente o con sólo tíos (soy hetereo) y precios desorbitados. Un amigo mío cada vez que entraba en un bar y veía más tíos que tías decía «Aqui huele a rabo!», se daba media vuelta y se largaba! Qué listo era!. Y yo como un tonto esperando a ver si el ambiente cambiaba…. Desde luego que Tinder «no huele a rabo». Allí se va a lo que se va. Y además con el precio de los gin-tonics y cervezas que me gasté en los bares por aquel entonces, ahora me los gastaría en una cafetería de precio razonable para la primera cita con las candidatas Tinder.

    Con el dinero ahorrado de lo que pagaba en las discotecas y pubs de los 80, si congenio con mi pareja en la primera cita, o la segunda qué algunas van de muy dignas, a un pueblo de excursión y hotel. Además me resultaban insoportables los horarios del Estado español, dónde la marcha nocturna no comenzaba hasta la 1 de la mañana!!!!. Afortunadamente trabajé en Europa muchos años con lo que la racionalidad de horarios hacía más llevadero el salir “de pesca”. Los viernes a las 18:00 ya había acción!!!

    Lo dicho. Tinder es una bendición. El salto de la discoteca de los 80 al movil tinder es como ir a caballo o en bici y coger después un TAV o un 737. Un factor mejora en la búsqueda de pareja de 100x mínimo.

    Responder
  • #014
    pulpoman - 31 diciembre 2021 - 17:40

    Pues gracias por adentrarte en este tema tan controvertido, Enrique.

    Administro la web sexomercadobcn.com. Una empresa de cuatro empleados amenazada de pasar a la clandestinidad (o más bien cerrar) si finalmente la prostitución se ilegaliza en España.

    Es curioso que en vez de llegar la revolución sexual de la igualdad y de ser ellas las que ligaban, ahora tenemos con datos incontestables lo que ya antes pasaba y sigue pasando en las discotecas y bares. Ellos prueban, intentan, aspiran y ellas deciden, consienten o modulan una relación corta para convertirla en larga.

    En plena revolución del feminismo resulta que nada ha cambiado según como lo veas. El supermatch de tinder se compra con dinero, y todos a inveritr en tener fotos profesionalizadas para realzar el perfil. La competitividad sigue siendo la misma y en el mismo sentido.

    Hay múltiples bots especialmente crados para sistematizar el primer contacto con candidatas, tarifa premium para ir ligando en una ciudad antes de visitarla…. es decir el ecosistema del ligoteo lo seguimos pagando los hombres, igual que los cubatas clásicos.

    Hay una realidad antigua del «siempre ligan los mismos» que ahora es aún más patente y expulsa del sistema a muchos aspirantes de segunda línea. Lo cual curiosamente empuja hacia la prostitución a muchos jóvenes. A ellas les empuja la ambición o la precariedad y a ellos el fracaso y la sensación de éxito muy improbable. Pero esto tampoco es nuevo a ningún ecosistema. Quizá no oficio, pero la actividad más antigua del mundo, intercambiar sexo por favores tampoco ha cambiado con los nuevos medios relacionales.

    Responder
    • Lena - 1 enero 2022 - 23:05

      Espero que Enrique borre pronto la publicidad de tu web de explotación sexual, proxeneta miserable.

      Responder
  • #016
    VANGP - 10 enero 2022 - 11:14

    Buenos días:
    La verdad es que no tengo experiencia propia en este tipos de apps o redes sociales de «ligoteo», pero por lo que me han comentado algunas usuaria, en mi caso chicas, el crear su perfil está muy estudiado, y en el caso de los hombres que contactan con ellas, pasa algo similar. Más de una vez se han encontrado con personas que no se corresponden «exactamente» a la foto de perfil.
    Aparte de esto, en mi apreciación, lo veo muy frío, porque se ves a alguien por una o varias fotos y una pequeña descripción, que puede ser más o menos fiel a la realidad, sobre sus gustos, aficiones, etc., y tras esto decides si deslizar a un lado o a otro, se despersonaliza todo, y veo que cada día vamos más al «amor», por decirlo de alguna forma, rápido, como todo lo demás en la vida, y a crearnos ilusiones basadas en algo que no es del todo real.
    Y si ya hablamos de perfiles que enmascaran la prostitución, es algo que me parece algo horrible, al igual que el auge de redes sociales que están basadas en acceder a contenido para mayores, mediante pago previo, y en las que muchos supuestos «influencers» se vanaglorian de las cantidades de dinero que obtienen. Todo esto está llevando a crear una sociedad en la que los sentimientos se dejan en segundo plano y se valora mucho más la inmediatez de conseguir lo que queremos y el valor económico que nos puede aportar. Al menos es mi opinión desde fuera de estas redes, y como madre que veo que lo se habla y comenta en los colegios a edades cada vez más tempranas.r

    Responder
  • #017
    Jose Mauel - 15 enero 2022 - 17:43

    Podemos observar que estamos en una sociedad, que necesitamos redes como escaparate, es decir enseñar lo que somos y con un simple físico dar a la izquierda o a la derecha para mas facilidad.

    estanos creando una sociedad de complejos y estereotipos

    Responder
  • #018
    Stefany Martin - 15 enero 2022 - 20:04

    Estamos en un era en continua digitalización y eso es algo con el que tenemos que aprender a vivir. El uso de las redes sociales esta en auge y en este caso las plataformas de citas están cada vez mas normalizadas. Desde mi punto de vista se trata de un ecosistema mas en el que la gente puede interactuar entre ellas con sus pros y sus contras como muchos otros, como puede ser en una discoteca, o en un bar tomándote algo. Todo depende del uso que le da cada usuario puesto que lo mismo que te puedes encontrar ahí lo puedes encontrar fuera.
    Con respecto a lo referido en el articulo sobre la desigualdad de atención que reciben los usuarios masculinos ante los femeninos, me gustaría lanzar una pregunta. ¿ No creen que en gran medida esto se deba a algo que a día de hoy aun ocurre en nuestro día a día en las calles, y es que debido a que aun vivimos en una sociedad ideológicamente patriarcal todavía se lleva esto de que es el hombre que tiene que dar el primer paso y las mujeres seguimos reprimiéndonos ?

    Responder
  • #019
    Pilar Mingorance - 26 enero 2022 - 16:06

    Hola a todos!
    Bajo mi punto de vista, estas APP tienen su lado y bueno. Puede ser verdad lo del perfil de chica y chico, pero creo que eso también ocurre en la vida real, por supuesto actuar desde una pantalla no es lo mismo que en persona.
    Tengo amigas que han conocido a chicos por Tinder que les gustaría no volver a conocer y también tengo una amiga que actualmente mantiene una relación feliz y sería con un chico que conoció en Tinder. Está claro que puede ser uno entre un millón, pero mientras no hagamos daño a nadie que vivan esas APP.

    Por otro lado están las estafas, o casos peores, pero también creo que quien quiera hacerlo va a encontrar el medio, ya sea mail, app, tinder, móvil, en persona… Estaría genial encontrar la forma de acabar con esos fraudes.

    Un saludo!

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG