Podcast con Jose Ramón Luna

IMAGE: José Ramón Luna

José Ramón Luna me pidió que participase como invitado en su podcast «Las entrevistas del desafío», que se edita tanto en audio como en vídeo. Lo grabamos temerariamente utilizando Zoom, a pesar de que yo estaba todavía en mi casa en las afueras de Coruña en la que mi ancho de banda es bastante limitado, pero parece que funcionó razonablemente bien.

Dura muy poquito más de media hora, y la verdad es que fue una conversación muy agradable y bien llevada. Comenzamos haciendo una cierta visión general de las claves del momento para la innovación y la transformación digital, y seguimos hablando sobre el impacto de lo digital en las personas, sobre los factores importantes a la hora de acometer un proceso de transformación digital, y sobre las barreras que las empresas suelen encontrarse cuando tratan de ponerlo en marcha. A partir de ahí, respondí a dos preguntas fijas que José Ramón hace a todos sus invitados, en qué decisión me equivoqué o qué hice mal en algún momento de mi vida profesional, y qué cuestión me salió especialmente bien o mejor de lo esperado en ese mismo contexto, que siempre son de esas que te llevan a pensar un rato.

Os dejo aquí el vídeo completo:


18 comentarios

  • #001
    Javier - 1 septiembre 2020 - 10:11

    Cuando has dicho que te hicieron dos preguntas fijas, temía que fuesen a ser las que hacen en «La Resistencia».

    Responder
  • #002
    Gorki - 1 septiembre 2020 - 14:43

    ¡¡¡¡ LLEVAS UN ROLEX !!!!

    Responder
    • Enrique Dans - 1 septiembre 2020 - 17:09

      ¿Quién lleva un Rolex? No seré yo… yo no me quito el Apple Watch ni para bajar al fondo del mar… (literalmente, además :-)

      Responder
      • Gorki - 1 septiembre 2020 - 19:37

        Ja ja. Es por incordiar, se ve que estás alejado del mundanal ruido.

        Responder
        • Enrique - 2 septiembre 2020 - 09:33

          ¿Se sabe la huella de carbono de un Casio F91W (Los de toda la vida que le duraba la pila más que el propio reloj) y la de un Apple Watch?

          Responder
          • Gorki - 2 septiembre 2020 - 10:57

            XD, no le amargues las vacaciones. Las tiene bien ganadas.

  • #007
    Mauricio - 2 septiembre 2020 - 09:36

    Una entrevista digna de escucharse, Enrique. De manera particular, me interesaron dos partes:

    10:25-18:00 Los temas de la cadena de valor y de los dividendos digitales, que sería interesante que los profundizaras más en alguna futura entrada.

    22:19-25:08 La inesperada respuesta a la pregunta «¿Hay algún error que puedas compartir con nosotros?», que va a llamar la atención a los que comentan en este blog, pues seguro que todos tendrán una opinión al respecto. ¿Debió tratar Enrique de que su blog siguera una trayectoria similar a los de Om Malik (GigaOM) o Michael Arrington (TechCrunch)?

    Responder
    • Mauricio - 2 septiembre 2020 - 11:16

      ¿Debió tratar Enrique de que su blog siguiera una trayectoria similar a los de Om Malik (GigaOM) o Michael Arrington (TechCrunch)?

      Hace unos días, cuando Enrique decidió incluir en su más reciente entrada sobre el vehículo eléctrico un escrito original de Margarita Mayo, pensé que quizá estaría considerando la posibilidad de incluir más autores en su blog. Esto podría tener sentido ahora (y lo habría podido tener desde hace años) si esta página no tuviera como URL www.EnriqueDans.com sino, por poner un ejemplo, www.DansDigital.com o, mejor aún, una dirección que no mencione su nombre sino que se centre en el contenido. En el formato actual se trata de una excelente página personal, lo cual está muy bien, pero no tiene un nombre verdaderamente comercial.

      Siempre puede uno pensar qué habría sucedido si es que hace varios años Enrique hubiera tomado otra decisión al respecto. No hay que olvidar que el éxito en internet es bastante difícil de alcanzar. Basta ver iniciativas muy conocidas como Barrapunto y otras similares que si bien gozaron del favor del público, nunca llegaron a consolidarse económicamente. Incluso Microsiervos, un blog que ha mantenido su calidad a lo largo de muchos años, no parece tener precisamente un éxito económico arrollador. Pienso que lo más probable es que la decisión que en su momento tomó Enrique de no centrarse en tratar de vivir de su blog fue la más adecuada.

      Responder
      • Enrique Dans - 2 septiembre 2020 - 11:28

        No, lo de Margarita es lo que conté: una lectora norteamericana en Twitter me sugiere utilizar el marco conceptual de la psicología de la negación en el análisis de ese problema, y yo recurro para ello a alguien con quien me une una buena relación y que tengo cerca. Se lo propuse con la idea de sacarlo en Forbes, pero nos quedó demasiado largo y ninguno de los dos tenía ganas de recortarlo, así que lo saqué en Medium y aquí, que son páginas donde las restricciones las pongo yo. En principio no tengo pensado incluir a más autores, pero no por nada, sino porque, como dices, no tiene mucho sentido que en una página con mi nombre escriba otra gente (por mucho que le cueste entenderlo a todos los que me envían «propuestas de colaboración» todos los malditos días).

        Sobre Om Malik o Arrington: ten en cuenta que cuando yo empecé esta página, en 2003, ninguno de los dos escribía regularmente. Los he visto aparecer, crecer, «multiplicarse» (en número de personas escribiendo) y finalmente, vender por varias decenas de millones. En el ámbito más cercano, me ha pasado lo mismo con Weblogs S.L., en la que tenía una participación desde sus orígenes. No hablamos de cifras en escala Barrapunto o Microsiervos, que te den para unos caprichos o para pagar la hipoteca, sino de órdenes de magnitud que de verdad te cambian completamente la vida. ¿Podría haberlo hecho? No lo sé, porque me da que no soy bueno gestionando equipos, ni colaboradores, ni nada más que gestionándome a mí mismo. Pero si me hubiese salido, tendría una vida diferente. No estoy en absoluto insatisfecho con la que tengo ni tampoco obsesionado por tener más de nada en concreto, pero es una posibilidad que estuvo ahí, y a eso me refería.

        Responder
        • Mauricio - 2 septiembre 2020 - 12:07

          Bueno, pues a lo mejor es el momento de pensarlo. La vida es una sola. Tienes la necesaria madurez intelectual, una situación económica estable y un montón de lectores que visitaríamos tu nueva página desde el primer día. Además, si necesitas colaboradores, seguro que media humanidad va a querer trabajar contigo. En 2003 hubiera sido muy difícil que llegaras a triunfar, pero en este momento podría ser una gran idea.

          Responder
      • Gorki - 2 septiembre 2020 - 12:05

        Jamás daría un consejo a Enrique de como gestionar un blog, cuando yo tuve uno muchos años y no conseguí mas de 3000 lectores diarios como media y ya creo que puse una pica en Flandes.

        Por tanto, hablo como seguidor de el blog. El formato actual me atrae, y posiblemente sentiría que lo cambiara.

        Aunque si Dans lo hace, posiblemente acierte. Por lo menos, ha acertado en los escasísimos cambios que en estos años, ha ido introduciendo en el blog. Si ves un post del comienzo, te das cuanta que poco a poco a ido cambiando. y el actual, nada tiene que ver con el inicial

        Responder
  • #012
    Ignacio - 2 septiembre 2020 - 15:49

    Estimado Enrique,

    En torno al minuto 17 del vídeo dices que los «multibillonarios» son un error político o un fallo en la política tributaria.

    Los multibillonarios es lo mejor que le ha pasado a la humanidad, son el resultado de una gestión excelente del capital ¡Ojalá tuviesemos más multibillonarios en España!

    Los intelectuales que hacen cosas muchos menos valiosas, sienten envídia y no pueden evitar pensar que los complejos «paper» que hacen y que a nadie les importa una higa (en la mayoría de los casos) son más importantes que dar de comer a millones de personas por 3,95 euros o vestirlos por 20 euros. Que la gente tiene mál sus prioridades y que ellos con toda su cultura deberían estar en la cuspide de la sociedad y no un señor sin estudios de un pueblo de Galicia que monta un modelo existoso de venta de ropa barata llamado Inditex.

    Toda esa «riqueza» son acciones que el propietario ni se come, ni usa, ni disfruta, más allá del dividendo que tributa en su pais de residencia, en el caso de Amancio Ortega en España.

    Esa «riqueza» representan fabricas, tiendas, modelos de negocio, que estan en manos de quien mejor las ha gestionado hasta la fecha, es algo que ningún intelectual en toda su sobervia, ni ningún burócrata y por supuesto ningún político puede conseguir, es valiosísismo para la sociedad.

    Es un éxito para todos, aunque se quiera relativizar con mentiras, mentiras y más mentiras que buscan manipular la envídia de quien (en el colmo de la estupidez) depende de esa buena gestión, para tener sanidad, pensiones o una prestación de incapacidad.

    Es riqueza generada aportando valor y producida en relaciones voluntarias de mutua conveniencia.
    Encima si miramos casos como el de Bill Gates, Warren Buffet, George Soros, esa riqueza sólo pasa en una pequeña parte a la siguiente generación y se cede a la muerte del fundador a una fundación que usa los beneficios a los fines sociales que el fundador decidió en el caso de Bill Gates a la cura de enfermedades en Africa, la ayuda al desarrollo o el cambio climático.

    Si «repartir dividendos digitales» acelera el proceso de digitalización y es una práctica más eficiente (cosa que creo), no hará falta ni la política ni los impuestos, su superior eficiencia hará que se extienda y quien no la aplique perderá esa ventaja, la estupidez será castigada y la eficiencia premiada.

    Por favor, ya se que hablar mal del capitalismo tiene premio en las sociedades hispanas, pero evitemos buscar la aprobación, es un sesgo cognitivo que tenemos que superar, necesitamos MAS CAPITALISMO, necesitamos MAS LIBERTAD, hay que enfrentarse frontalmente con todos los que quieren dar más poder a los Pedros Sanchez, los Pablos Iglesias, los Santiago Abascal o los Pablos Casados. Necesitamos QUITAR PODER AL ESTADO y dar más PODER PARA LA SOCIEDAD CIVIL. NECESITAMOS PESOS Y CONTRAPESOS.

    Esas reflexiones sobre los «stake holder» estan bien para Dinamarca o para Canada, España está en otra situación, aquí hay que llegar a la fase 1 antes de pasar a la fase 2.

    Hablemos bien del Capitalismo, respetemos la desigualdad en todos sus campos, promovamos la desigualdad de RIQUEZA, moderemos la desigualdad de RENTA, aseguremos una cierta IGUALDAD DE CONSUMO, al menos que todo el mundo tenga lo necesario para vivir.

    Y acabo con una reflexión. Si el estado estableciese como deben funcionar y que temarios dar y como darlos en las escuelas de negocios ¿No habría mas igualdad? ¿No es injusto que haya instituciones que adopten estrategias disrruptivas que les llevan a resultados mejores que el promedio?

    Si digo que debemos acabar con la desigualdad en la educación superior, ¿ No es justo acabar con la libertad del IE para establecer su estrategia de negocio? Si hago esto impediré que el IE quiebre por equivocarse en esta estrategia, evitaré que los alumnos del IE reciban una educación peor que el promedio, pero habré destruido cualquier posibilidad de gran avance para la sociedad en materia de escuela de negocios.

    Yo le deseo al IE y a sus responsables que sigan teniendo la libertad para innovar y equivocarse, esa libertad que está capada en el ámbito universitario, les deseo que sigan siendo valientes y realizando estrategias disruptivas, adelantandose a los cambios que conocen mejor que cualquier burócrata del gobierno o cualquier intelectual de medio pelo, les deseo que sigan haciendo del mundo un lugar mejor.

    Pero llamo a la reflexión y pido que no seamos sociopatas y no deseemos a los demás lo que no aceptariamos nunca para nosotros mismos.

    Un cordial saludo.

    Responder
    • Enrique Dans - 2 septiembre 2020 - 17:54

      No te confundas conmigo. Estoy completamente de acuerdo en el valor de la iniciativa personal y en que las personas que consiguen crear valor lo capitalicen… pero hasta cierto punto. Toda mi admiración para mi compatriota Amancio Ortega y para muchos otros, pero a partir de determinados límites de enriquecimiento, el incentivo de acumular más riqueza deja de funcionar como estímulo, y se convierte en algo que pierde su sentido y tiende a desvirtuarse. Me parece perfecto que haya personas que destacan y que gracias a ello puedan sostener un nivel de vida superior al de otras personas que no crean valor, pero a partir de un determinado nivel de riqueza, los principios de redistribución deben funcionar de manera muy agresiva, porque no puede olvidarse que en esa generación de valor, el mercado también ha jugado un papel, y es de justicia retornar a la sociedad parte de lo que la sociedad te ha dado. Multimillonarios, perfecto. Pero cuando una persona posee más riqueza que todo un país, las cosas deben ajustarse. Y de hecho, no son pocos los multibillonarios que abogan por una mayor presión fiscal sobre sus fortunas, o que, ante la ausencia de ese tipo de mecanismos, deciden contribuir a la sociedad ellos mismos.

      Responder
      • Ignacio - 2 septiembre 2020 - 20:27

        Estimado Enrique,

        Te entiendo pero yo matizaría ese planteamiento haciendo una distinción que hace Juan Ramón Rallo.

        Una cosa es la Renta, que es el dividendo y los sueldos de esos multibillonarios (americano), que es lo que tu planteas, que no parece lógico que una persona se compre una isla privada y otra no pueda comer tres veces al día, como sucede en Venezuela o Cuba, donde la población no tiene acceso a servicios sanitarios mínamente dignos, peores incluso que en USA, vivienda digna o 3 comidas decentes y sin embargo los dictadores veranean en Islas privadas, tienen atención sanitaria de lujo y comen langosta (por el valioso servicio de arruinar el país), eso no puede ser, debe haber una cierta igualdad en renta y consumo.

        Otro tema es la igualdad en riqueza, si quitas las acciones de Inditex a Amancio ortega (de una u otra forma ya que eso es el impuesto a la riqueza) y se las das a «otro» que no han demostrado la pericia en la gestión del capital que tiene Amancio Ortega (suponiendo que se use para seguir con la misma actividad productiva y no sea impuesto de gasto corriente puro y duro) la sociedad en su conjunto se verá lesionada.

        Es un tema complejo que si no tenemos cuidado, con argumentos falaces nos podemos encontrar con situaciones en las que ya están muchos paises en hispanoamérica y hacia la que camina decididamente España.

        Un cordial saludo.

        Responder
    • Pubaro - 3 septiembre 2020 - 16:19

      Suponte que una empresa se encuentra con el siglo XXI, digamos Adidas, Nike otras grandes conocidas de prendas de ropa, calzado … y resulto que fabricar una prenda cuesta un euro producirla y traerla de Banglades, si esa empresa fuera publica y no privadas como lo son, ¿ seria etico cobrar 50, 100 euros, ganancias astronomicas ? …

      La otra cosa es que ocurre que ahora, por cosas de este tipo, surgen trillonarios como Bezos, monopolistas-oligopolistas de facto en sus sectores, bajo dos circustancias, evaden impuestos, hacen si, las producciones de antes con menos trabajadores Y PEOR PAGADOS Y CONDICIONES QUE ANTES ? …

      En fin conozco a gente que va y viene de EEUU el pais de mas trillonarios, porque tiene media familia aqui y alli, me hablan de lo que esta ocurriendo es ya el estallido social, la bolsa estos dias ganan, estos dias las empresas ganan, pero son miles los millonarios, el pais son cientos de millones de personas que no ven la cosa …

      a lo mejor es que el mundo ha cambiado tanto, el paradigma ha cambiado y ya no va cuadrando lo que se creia antes

      Responder
  • #016
    Mauricio - 2 septiembre 2020 - 17:29

    Enrique, a propósito de la palabra «multibillonario» que mencionas en la entrevista a partir del minuto 16:25, debo decir que si hablamos en español, alemán, francés y otras lenguas no existe hasta el momento ninguna persona multibillonaria. En inglés sí es posible hablar de un multibillionaire, porque ellos le dicen un billón al uno seguido de nueve ceros (1.000.000.000) y no mil millones como en español y en otros idiomas.

    El hombre más rico del mundo, según Forbes, es Jeff Bezos, que tiene una fortuna de 113 mil millones de dólares (113 Milliarden en alemán, 113 milliards en francés, 113 billion en inglés). En español, también podríamos decir 113 millardos.

    Una persona que tiene una fortuna de mil millones o más es en nuestro idioma un milmillonario o un millardario (Milliardär en alemán, milliardaire en francés, billionaire en inglés). Un multibillionaire sería, por lo tanto, un multimillardario.

    Responder
    • Ignacio - 2 septiembre 2020 - 20:17

      Estimado Mauricio,

      He hecho una búsqueda en google y salvo mejor criterio de la RAE parece que tienes razón:

      https://www.fundeu.es/recomendacion/multimillonarios-o-milmillonarios-mejor-que-billonarios/

      Gracias por la corrección.

      Personalmente con aclaración (americano) seguiré usando multibillonario porque me resulta más natural, supongo que porque la mayoría de textos que leo (como creo que le sucede a Enrique y a otros bloggeros) sobre temas económcios están en inglés.

      Un cordial saludo.

      Responder
  • #018
    Ignacio - 2 septiembre 2020 - 17:32

    Estimado Enrique,

    Como comentas el tema del cambio climático, te paso un reportage de la CNBC sobre el tema de la energía plástica, en España tenemos una compañía bastante puntera en este tema y de hecho entrevista a uno de los responsables:

    https://www.cnbc.com/2020/08/29/plastic-recycling-is-failing-now-industry-touts-chemical-recycling.html?__source=twitter%7Cmain

    Deberías tratar el tema de los plásticos que a mi me parece más acuciante incluso.

    La empresa creo que es esta:

    https://plasticenergy.com/#

    Un cordial saludo.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG