¿Cocinaremos en casa en el futuro?

IMAGE: Pikrepo (CC0)

Cocinar es una actividad enormemente cultural. Y sí, por supuesto, la pregunta del título es completamente retórica: ya sé que nadie nos va a prohibir que cocinemos, que de manera general, se podrá cocinar en el futuro lo que a uno le dé la gana sin temor a que la policía entre en tu casa para impedírtelo con una patada en la puerta, y que la cocina seguirá formando parte de nuestro patrimonio cultural.

Mi pregunta viene precisamente por el lado cultural y de los hábitos, por esa cuestión que hace que percibamos gradientes culturales o de edad: todos los que hemos vivido en otro país o viajado lo suficiente entendemos que, por ejemplo, en España se cocina mucho más en casa que en países como los Estados Unidos, China o México, por citar algunos. También sabemos que nuestras madres, por lo general, cocinaban mucho más en casa que nosotros, que tendemos a mantener un gasto corriente en restaurantes muy superior al que tenían entonces. Para la generación anterior, comer fuera de casa era casi un acontecimiento, mientras para la nuestra, es en muchos casos lo habitual. ¿Pedir comida para que te la lleven a casa? Hace tan solo una generación era algo inaudito: mis padres, por ejemplo, ni se lo plantean, así aparezca de repente una visita sorpresa… sin embargo, en mi generación o en la de mi hija, resulta razonablemente habitual.

Obviamente, hay también un gradiente económico: cocinar en casa suele ser sensiblemente más barato, y en países que han experimentado un crecimiento elevado, como es el caso de España, es normal pensar que esa transición desde el cocinar en casa hasta la comida a domicilio o el restaurante haya tenido lugar de una manera relativamente llamativa en el transcurso de pocas generaciones. También hay, seguramente, una variable relacionada con la salud: se suele considerar que comer en casa permite un control más cercano y detallado de los ingredientes utilizados, y que ello puede posibilitar un modelo de nutrición generalmente más saludable.

Todo esto viene a cuento de las conversaciones de posible adquisición de Grubhub, el líder (con permiso de DoorDash) de los envíos de comida a domicilio en los Estados Unidos, por parte de Uber. La operación no es especialmente inusual o sorprendente: hablamos de dos compañías grandes y cotizadas, Grubhub desde 2014 y con una valoración de unos 5,000 millones de dólares, y Uber, desde 2019 y mucho más grande, con un valor que el mercado estima en unos 57,000 millones. Discusiones sobre el precio aparte, la operación entra dentro de lo normal.

En efecto, que las compañías grandes adquieran otras más pequeñas es relativamente habitual, y más cuando hablamos de un CEO como Dara Khosrowshahi, un verdadero experto en operaciones de M&A y en negociación que en sus años como CEO de Expedia adquirió más de cuarenta compañías. Que las compañías, además, se embarquen en operaciones de adquisición tras un cambio de contexto como una pandemia, que ha llevado a las empresas de envíos a domicilio a enfrentar una demanda inusual y a poder imponer sus condiciones a unos restaurantes que las necesitaban desesperadamente para no quebrar, también podría ser comprensible.

Lo que resulta más interesante pensar, creo, es la visión que una compañía como Uber tiene de lo que será el futuro. Uber Eats, que nació como un simple intento de proporcionar algo más de actividad a los conductores que trabajaban para la compañía, se ha convertido en un elemento muy importante en los planes de crecimiento de la empresa. Con la adquisición de Grubhub, pasaría a conformar un competidor muy grande en el mercado norteamericano, y sería el probable presagio de operaciones similares en otros países, dentro de una industria que ya ha experimentado un cierto nivel de consolidación. Pero sobre todo, indica que Uber tiene en su horizonte un escenario en el que pedir comida a domicilio se convertirá en algo muy habitual, la tendencia hacia el desarrollo de restaurantes sin comedor o ghost restaurants, pensados exclusivamente para el envío a domicilio, crecerá sensiblemente, y por tanto, se cocinará cada vez menos en casa.

¿Hacia dónde vamos? ¿Existe una evolución hacia cocinar cada vez menos en casa y subcontratar tanto esa tarea como su envío a compañías especializadas? ¿Está Uber apostando por una macrotendencia a nivel global, por un fenómeno exclusivamente norteamericano, o simplemente ha visto una oportunidad coyuntural para el crecimiento en un entorno en el que las cosas le han funcionado razonablemente bien? ¿Cocinaremos en casa en el futuro de manera habitual?


This article was also published in English on Forbes, «Will we still be cooking at home in a decade?«


29 comentarios

  • #001
    Nick - 15 mayo 2020 - 18:34

    Comer una hamburguesa solo 20 minutos después de salir de la plancha da una grima inaceptable. No seré yo el que pida comida básica a domicilio. Tardo menos en hacer una menestra con verduras congeladas que en descolgar el teléfono.
    Dejar de cocinar es un proceso de aculturación muy doloroso. Las lentejas con chorizo están hechas antes de que el motorista arranque.
    La información para enseñar a cocinar nunca ha estado más disponible.
    SEGUID COCINANADO!!!

    Responder
  • #002
    Gorki - 15 mayo 2020 - 18:58

    Los platos semielaborado, faltos de un paso por un microondas o del freído final, cada vez son mas normales en la cocina de todos los días,

    Hace años que en mi casa entran como alimentos habituales, patatas fritas, verduras congeladas, yougur y postres diversos, legumbres cocidas,… y unos magníficos tocinillos de Grao que damos invariablemente como postre en las grandes conmemoraciones.

    Últimamente hemos añadido a la lista, unas magnificas croquetas de jamón, ya rebozadas y faltas de freír, que vende un bar y que mi nieta se come feliz, pensando que se las hace expresamente su abuela

    Pero todo son platos que compramos y tramos a casa, o nos envía el supermercado en un extenso pedido de alimentos. No hay platos que nos traigan hechos, ni siquiera la telepizza,

    Uno no sabe nunca cuando s un caso raro o una tendencia pero ve que sus hijos, o van a comer fuera o comen cosas, crudas o preparadas, que tienen en casa , no que le traigan en el último momento caliente

    Por tanto y sin tener hecho un mayor estudio de mercado, si tuviera que dar mi opinión diría.

    ¿Comida preparada o semi preparada pero no para consumir no en el acto? -Desde luego que hay futuro y lo que hecho en falta son marcas de confianza y prestigio que copen el mercado, comoLitoral Findus, La Cocinera,…
    .
    ¿Comida aun caliente, que te lleven a casa para consumir en el acto?- Pues por qu´mo, pro con los restaurantes normales que sirven a casa con Glovo tengo mas que suficiente.

    Repito, tengo serias dudas, sobre si las opiniones de un señor de 77 años, coinciden con las de la mayoría de la población

    Responder
    • Lua65 - 15 mayo 2020 - 19:57

      Un «señor de 77 años», tiene tiempo sobrado, para experimentar en su cocina, aprender y hacer virguerias…

      Mi padre, hombre incansable e indestructible con todo lo que le ha pasado (en salud), a sus 81 ha descubierto su vocacion… XDDD

      Responder
      • Gorki - 15 mayo 2020 - 21:14

        Pues no tengo cosas que hacer yo para perder el tiempo en la cocina, La cocina que hacenos en casa, o es para el congelador y comerla en fracciones durante varios días, (no seguidos) , o se hace en cinco minuto.

        Por ejemplo acabo de colaborar, (pelado y picado), en la confección, (para el frigorífico), de puré de calabacin y queso.fundido y si encotrara una firma de confianza como Alvalle que lo hiciera en Brick como hace el gazpacho, con calidad, no lo volveria a hacer .

        Responder
        • Lua65 - 15 mayo 2020 - 21:53

          Ojo… no te agotes…. XDDD

          Como te decia mas abajo… que te lo den todo hecho… XDDDD

          Si no perdieras tanto tiempo en la interneste esa, igual si podrias «cocinar»… no se yo…

          Aun perdiendo ese mismo tiempo, yo cocino y mi mujer encantada…. lo mas grave es lo tuyo, que tenias un blog, de horticultura y productos naturales… no? XDDD

          Responder
          • Gorki - 16 mayo 2020 - 14:12

            Jamas he tenido un blog de huerto ecológico, es mas, me parce un oximoron

            Cultivos que el hortelano protege con todas sus fuerza, eliminando, aunque sea con sus propias manos, cualquier ser vegetal, animal, hongos y bacterias autóctono que pretenda prosperar y competir en el mismo lugar qUe sus cultivos foráneos.

            ¿Realmente podemos llamar a esas prácticas, “ecológicas”?

            https://felixmaocho.wordpress.com/2013/09/10/horticultura-familiar-como-vivir-de-un-huerto/

            Lo ecológico es un solar abandonado donde crecen «malas hierbas», que dan cobijo a hormigas, arañas y ratones,

            Es lo malo de hablar sin sabre de que se habla..

  • #007
    Jose - 15 mayo 2020 - 19:14

    Personalmente en mi entorno vengo observando un interes por la comida sana elaborada con ingredientes de kilometro cero ya que lamentablemente comer fuera de casa no es sinónimo de ello (salvo que dispongas de un bolsillo abultado). Por ello la mejor forma de aunar salud y tiempo son los robots de cocina, permiten una gran variedad culinaria de forma fácil y accesible para todos los niveles, sin peligro para niños, personas y adolescentes descuidados asi como personas mayores y si localizas las materias primas adecuadas todo son ventajas. Cocinar en casa mola y ahorra (tiempo, dinero y emisiones)!!!

    Responder
    • Gorki - 15 mayo 2020 - 23:06

      Si quisiera vivir de ingredientes del Km 0 viviendo donde yo vivo, de no comer hojas d acacia, no se de que me podría alimentar

      Comer del Km 0 en Madrid, tiene que ser carísimo y tal como está m2 en el centro y es antiecológico, el agua de riego se quita a cuencas fluviales que no son la del Manzanares.

      Responder
  • #009
    Carlos - 15 mayo 2020 - 19:15

    Es un fenómeno muy interesante aunque mientras la entrega se haga con transporte contaminante, muy dañina para la ciudad y el medio ambiente.

    En el futuro es una tendencia que se puede extender y quizás hasta acabar con las cocinas (o reducirlas). La razón es simple, tiempo es dinero y los domicilios te ahorran tiendo cocinando y hasta comprando.

    Por otro lado, cada vez salen con precios mas competitivos, por ejemplo en mi pueblo mis padres compran de una pareja marroquí que cocina de maravilla, incluso la paella y a precios atractivos. A poco que valores tu tiempo se amortiza en muchos casos.

    Es una tendencia que crece y que solo podemos esperar que siga creciendo, ganando en economías de escala.

    Responder
    • Gorki - 15 mayo 2020 - 20:41

      ¿Pero no tenemos cantado que en el futuro no hay trabajo y todos vivimos de un RBU escaso,’ Entonce tiempo no es dinero, y lo mejor que podemos hacer es estirar el RBU al máximo. haciendo canelones, que son pesadísimos,. pero utilizan pasta, (que se puede hacer en casa con harina y aceite), tomate de oferta , cebolla y carne picada de tercera.-

      Responder
      • Lua65 - 15 mayo 2020 - 20:43

        Y lo dice el que compra todos los prefabricados del mercado… XDDD

        Responder
        • Gorki - 15 mayo 2020 - 21:04

          Pro yo no cobro el RBU y estoy muy ocupado con eDans. Hablamos del futuro, o sea dentro de un mes, cundo todos estéis en paro y a mi me recorten la pensión.
          .

          Responder
          • Lua65 - 15 mayo 2020 - 21:12

            Hablamos de algo tan actual como es comprar «todo hecho» o hacerlo en casa, y en eso no pintan nada, ni el coronavirus, ni los coches electricos, ni los smartwatches, ni los electrodomesticos que aun no sabes encontrar en su seccion del Carrefour…

            No hagas como siempre y quieras eludir el tema, que tu comentario esta aqui arriba…. XDDD

          • Gorki - 15 mayo 2020 - 23:12

            Sigues con tu falta de comprensión lectora. Contestaba a CARLOS que dice en su comntario «En el futuro es una tendencia «

            A ver si «en el futuro» te enteras de lo que lees

      • Carlos - 17 mayo 2020 - 01:41

        No quiero ese futuro de escasez y vivir solo a base de RBU ni loco. Empiezo a ver con otros ojos los tax credits.

        Por cierto, las verduras son baratas y sanas.

        Responder
  • #016
    Javier Cuchí - 15 mayo 2020 - 19:30

    En casa tenemos prácticamente descartada la comida a domicilio: tenemos que estar enormemente cansados o irremediablemente perros para hacernos traer un cúmulo de porquerías pseudochinas, pseudoTexMex, pseudoitaloamericanas, y vete a saber cuántos pseudos más. Salvo contadas excepciones -muy contadas- nos da menos pereza coger el portante e irnos a cenar a un restaurante cercano que esté más o menos bien que hacérnoslo traer a casa (donde, por otra parte, quieras que no, enguarras y tienes que acabar trabajando también para limpiar el estropicio). Esto de no tener costumbre de que nos traigan comida basura a casa, se ve favorecido por el hecho de que en mi familia todos odiamos el fútbol y si la tele trae algo interesante -que ya es raro- el servicio de cable te permite verlo a otras horas.

    Y la comida con cierto valor gastronómico traída a casa… primero, que cuesta un Perú, segundo que, digan lo que digan, nunca llega en óptimas condiciones y tercero que, salvo cocinar -que es lo más divertido de todo, a fin de cuentas-, acabas trabajando como un burro igualmente: pon la mesa, levanta la mesa, llena el lavaplatos, vacía el lavaplatos. ¡Buf qué rollo!

    Mal les va a los de Glovo con nosotros…

    Responder
    • Lua65 - 15 mayo 2020 - 21:24

      Uno de mis negocios paralelos (creo que ya lo he comentado) es una hamburguesería. Cuando nos vino la gente de Just eat, nos ofrecieron, como podéis imaginar, el oro y el moro. No aceptamos.

      Primero, porque las condiciones, no nos eran afines. Segundo y no menos importantes, porque pensamos en los repartidores. Tanto a nosotros, como a ellos, nos salía mas a cuenta hacerlo a titulo personal. Ciertamente al final, nunca tuvimos repartidores. Sencillamente, no nos salía a cuenta. La gente prefería acercarse al local y recoger el encargo. Por nuestra parte era ganancia, ya que mientras recogían lo suyo, se tomaban otra cerveza…

      A veces, hay quien ve unicornios, donde solo hay lagartos…

      Responder
  • #018
    Lua65 - 15 mayo 2020 - 19:53

    Quizas una vez al mes, y mas por vagancia (y lo pondria en mayusculas), tengo a un repartidor en la puerta de casa… y lo mas sangrante, es que los dos que pueden llegar a venir, estan a justo dos calles, una pizzeria y un pollo al ast. (Vagancia)

    Como la comida de casa, no hay nada. Y no me vengais con cojonadas tecnologicas. Un refrito de Mercadona (o de donde sea) nunca sera lo mismo que hacertelo tu (sean croquetas o calamares). Y quien diga que «eso» es bueno, tiene un problema serio (sobretodo de salud).

    Una cosa es tener para «una emergencia», que eso nos pasa a casi todos. Otra cosa es costumbre. Se habla luego de obesidad… los aditivos de ciertos tipos de comida, sobretodo congelados, son los causantes.

    De la misma manera que nada es mas placentero, que acostarte con tu mujer (bueno, segun el caso y el mio, lo es, lo siento chicos…), nada es mas placentero que pegarte una sesion de cocina, que por lo general, te satisface mas el hacerlo, que el comerlo… a mi me pasa… luego no tengo hambre, pero una satisfaccion que no me la quita nadie.

    La cuestion ahorro, es mas que evidente… cocinar en casa, ahorra. Ir al mercado, es toda una experiencia (quizas lo veo asi, porque mi madre tenia una polleria/carniceria y estoy acostumbrado) y os aseguro que cuando se le coge el gusto, haces lo posible para mantenerlo… Las grandes superficies, estan bien, las comidas a domicilio, te vengan de donde vengan, tambien (no lo voy a negar), pero el placer de saberte el artifice…

    para lo demas Mastercard… XDDD

    Responder
  • #019
    Leo - 15 mayo 2020 - 21:40

    Después de los cambios que estamos experimentando en estos tiempos de confinamiento, cada vez veo más cerca los servicios de los ghost restaurants.

    Responder
  • #020
    Amigo Invisible - 15 mayo 2020 - 22:47

    Creo que la población en general cada día como más fuera de casa… En mi caso mínimo son dos días que hago un pedido a domicilio.
    Y la gente de mi entorno más cercano no se queda atrás

    Responder
  • #021
    Esteban - 16 mayo 2020 - 01:44

    Creo que los tiros van por otro lado.

    Más bien se trata de un efecto de la pandemia: primero ha estado la imposibilidad de comer en restaurantes y luego quedará cierto miedo remanente a compartir espacios con otras personas.

    Y podemos contar con algo parecido a lo que ha sucedido con el comercio electrónico: quién antes no había experimentado el comprar comida a domicilio, ahora ya lo conoce y seguirá haciendo uso de ella.

    Al fin y al cabo comer fuera tiene una razón más allá de ser un acto social: librarse de hacer de comer en casa, y también poder comer cosas que uno no sabe o no puede cocinar. Si no es posible hacerlo en un restaurante, o se desconfía, está el recurso de que te lo traigan a casa.

    En realidad es una tendencia que ya existía, sólo que ahora, como otras cosas, se ha acelerado con la pandemia. Y desde hace un tiempo exista una oferta que va más allá de la comida rápida, las pizzas o la comida china.

    Responder
  • #022
    Luhram - 16 mayo 2020 - 04:14

    En el caso de Perú, aún cuando está muy discutida la alternativa de servicios de delivery, ahora que volvieron a operar, pues explotó la demanda. Es muy probable que el sistema crezca en el futuro, ya sea con empresas transnacionales o soluciones más locales. Mucha gente preferirá pedir a través de estos servicios. (Sobre todo comida rápida, tipo pollo a la brasa, pizza y chifa).

    En mi caso, y luego de dos meses completos en cuarentena, pues he afilado mis virtudes culinarias. Creo que el futuro inmediato, con muchos problemas económicos y algun tiempo aún en reclusión, hará que muchos sigamos cocinando nuestros alimentos.

    Responder
  • #023
    Javier Lux - 16 mayo 2020 - 08:57

    Veo al «menu del día» en restaurantes como el principal competidor de la cocina en casa. Excepto en zonas céntricas de capitales o turísticas es muy fácil encontrar un menú entre 9-14 Euros de calidad (ese precio varía de una región a otra). Para jóvenes parejas o personas solas es díficil cocinar en casa un buen menú por menos de 5-10 EUR/persona (depende de la zona).

    Creo que muchos restaurantes de «menú del día» podrían ofrecer servicio de platos «a recoger» para que la gente los tomara en casa por ejemplo a la tarde/noche después del trabajo. Esos platos deberían de ser aquellos que aguantan unas horas después de ser cocinados y quedan bien recalentados al microondas (Platos de legumbres cocidas, sopas, pollos asados, menestras de verduras…etc).

    Evidentemente, otros platos es imposible que estén buenos media hora después de haber sido cocinados, por lo que a domicilio, pierden atractivo.

    Responder
  • #024
    lector - 16 mayo 2020 - 11:15

    Por salud y sostenibilidad más vale que sigamos cocinando en casa, de lo contrario tendremos más obesidad, más tráfico y más uso de envases. Por no hablar de salubridad, que no hace mucho se hicieron públicos los resultados de inspecciones de sanidad a restaurantes en Madrid y los resultados fueron lamentables.

    Responder
    • Gorki - 16 mayo 2020 - 12:04

      Part de un principio que podria no ser cierto que la comida en casa no produce obesidad tráfico ni envases´

      Respecto de la obesidad, por supuesto es una opinión pues puede ser que como ha ocurrido en esta pandemia, lo quehagas encasa sean bizcochos y lo que pidas ensaladas,. Se engorda en función de lo que eliges comer y de calidad y cantidad, no de la procedencia de la comida…

      Pero si decides cocinar en casa, con materias del Hipermrcado, pudiera ser que tiraras mas bandejas de porespan, plásticos, cartones, y embalajes en general , que los embalajes de la comida preparada

      Y lo mismo digo del trafico si te tren los alimentos a casa-

      No digo que no sea como dices, pero habría que probarlo, porque es por lo menos dudoso. Los gordos que hay hoy, no lo son porque coman de Telepizza, sino por lo que comen en casa, como platos con salsa para mojar pan, ..

      Responder
  • #026
    Toronjil - 16 mayo 2020 - 12:51

    Llamaba la atención en The Big Bang Theory que siempre comían fuera o encargaban comida internacional.

    Responder
  • #027
    Bakya - 16 mayo 2020 - 13:35

    Los equilibrios mentales del progrerío imperante, que por un lado te venden la batalla del cambio climático y por el otro que el futuro es la «comida» a domicilio, para decirte de paso que hacerte de comer en casa «suele ser sensiblemente más barato» cuando en realidad es abismalmente más barato.
    En fin

    Responder
  • #028
    Xaquín - 16 mayo 2020 - 20:29

    No se si te refieres a un futuro a medio plazo o a muy largo plazo. Son miradas diferentes.

    La fruta en este momento sabe mucho menos que la fruta de hace años. Y con la ingeniería frúticola iremos perdiendo toda posibilidad de sabores naturales. Llegará un momento que el envase será lo de menos, sobre todo si tenemos en cuenta que la textura también acabará por arruinarse.

    Y dado lo tremendamente difícil que resulta resolver, siquiera a medias, el problema de la superpoblación, me niego apensar en un futuro con alimentos , «digamos que naturales».

    Y como un determinado sabor en una determinada fruta, son muchos y muchos años de evolución, solo los fanáticos de la ingeniería genética pueden pensar en futura fruta con sabor a «natural». Es decir con aditivos químicos esencialmente naturales (by evolución) en vez de aditivos totalmente artificiales (by ingeniería variada).

    Puestas así las cosas, lo de «cocinar» en casa o que nos traigan la «comida» puede resultar banal.

    Cocinar no se si será un arte, pero desde luego es un trabajo. Y puede ser muy creativo, pero también lo es ser escultor y no todos somos escultores. Cocinar es una encomienda natural y más o menos libre que le impuso la evolución al ser humano , antes de descubrir que Uber (por ejemplo) podía hacer virguerías con la comida elaborada por otros. Repito, el problema no es donde se cocina, el problema se llama «como la cocinan». Eso es así desde que alguien «inventó» el McDonalds.

    Y desde luego cuando Amazon decida que es mejor llevar comida preparada a casa, que tenerla sin preparar (o preparada) en lineales algo obsoletos, entonces hablaremos de si será necesario que el ser humano medio cocine en casa.

    Y por cierto, sin olvidar que el problema esencial de mucha (mucha!) gente no es cocinar en casa, si no tener comida para llevarse a la boca (con sabor o sin sabor!!).

    Responder
  • #029
    jose - 18 mayo 2020 - 16:33

    Saludos Enrique. Vi que el ex de Uber creó el cloudkitchens.com y va en linea con lo que mencionas: la tendencia hacia el desarrollo de restaurantes sin comedor. Feliz día!!

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG