Coronavirus: tecnología, medios y fines

IMAGE: Xinhua

Las distintas reacciones de los países a la emergencia sanitaria internacional representada por la epidemia de COVID-19 posibilitan algunas reflexiones sobre su tratamiento y sobre los medios que cada país ha dispuesto para enfrentarse a ella.

En primer lugar, China: origen del problema debido no simplemente a la laxa regulación de sus mercados de productos alimenticios y sus continuos incidentes, sino también por el autoritarismo de un régimen centralizado que provocó que, al inicio de la epidemia, sus autoridades tratasen de esconderla y minimizarla tomando medidas escasas o nulas, al tiempo que se silenciaba o se amenazaba con castigos a los que trataban de alertar sobre ella. Un comportamiento no limitado a China, y también presente en otros países con regímenes autoritarios como Irán o Corea del Norte, con tradición de escasa transparencia y tendencia a tapar sus problemas internos.

A partir de ahí, sin embargo, China pasó a la ofensiva, y decretó medidas de aislamiento enormemente agresivas: más de 46 millones de personas encerradas en sus casas, y 780 millones, prácticamente la mitad del país, sometidos a prohibiciones para viajar. Calles vacías y actividad industrial prácticamente detenida, hasta el punto de provocar la desaparición de la contaminación en el país. Además, el gobierno dedicó esfuerzos prácticamente ilimitados a asegurar el cumplimiento de esas medidas y, según un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha conseguido contener el avance de la epidemia y pasar de los miles de casos reportados diariamente al principio de la epidemia, a los 125 detectados ayer.

Además de medidas de aislamiento extremas y cuarentenas obligatorias que afectan a millones de personas, el gobierno chino ha echado mano de la tecnología: dado que el seguimiento permanente de sus ciudadanos a través del enorme sistema de cámaras e identificación facial se veía dificultado por el ubicuo uso de mascarillas, el gobierno chino ha recurrido a las super-apps que utiliza a todas horas la práctica totalidad de la población, Alipay y WeChat, y ha implantado en ellas un código de colores compartido con la policía que condiciona lo que el usuario puede hacer: si el código QR que identifica al usuario y ahora, además, su estado de salud estimado, se mantiene en color verde, éste tendrá libertad para desplazarse. Pero si se torna amarillo o rojo, el usuario estará obligado a mantener una semana o catorce días de cuarentena domiciliaria, y en caso de no recluirse en su casa, será detenido y enviado a la misma en cualquiera de los múltiples puntos de control. El análisis que determina el color del código no ha sido desvelado, pero probablemente tenga que ver con el análisis de los desplazamientos del usuario, los lugares en los que ha estado o el estado de salud de sus contactos o de las personas con las que ha compartido espacio físico, lo que lleva la cuestión a un nivel de distopía nunca visto. Además, todo un despliegue tecnológico adicional: robots que rocían desinfectantes, cámaras con sensores térmicos, algoritmos de deep learning para la detección o para la predicción de la supervivencia de los infectados…

Sin embargo, todo parece indicar que las medidas extremas y distópicas, por duras que sean, funcionan. El problema, obviamente, es que muy pocos países serían capaces de poner en marcha medidas semejantes o mínimamente comparables. En este punto, se hace necesaria una reflexión sobre hasta qué punto un fin como la salud pública debe o no justificar la adopción de ese tipo de medidas extremas.

Esto nos lleva al análisis de otro país: los Estados Unidos. Si China, como origen de la epidemia, se ha destacado por la dureza de su reacción a la hora de intentar contenerla, los Estados Unidos se están destacando por lo contrario: por su enorme torpeza. El empeño del gobierno de Donald Trump por ofrecer una imagen de tranquilidad y negar la incidencia de la epidemia ha llevado a que prácticamente todo el país sepa que los números que describen el alcance del virus en el país están dramáticamente mal estimados, y que, como indican los análisis genéticos de los afectados, el virus lleva ya varias semanas expandiéndose por el territorio.

Es bueno recordar que hablamos de una enfermedad que en muchos casos discurre de manera asintomática, se desarrolla de forma silenciosa durante días o se confunde en su sintomatología con otras afecciones estacionales como la neumonía, lo que dificulta su detección. En este tipo de casos, resulta fundamental tener en cuenta una tecnología que pasa a tener una importancia crucial: la prueba diagnóstica. La obtención de una prueba diagnóstica sencilla y barata, que pueda realizarse rápida, fácil y masivamente para comprobar si una persona se encuentra o no afectada tiene una importancia y una criticidad enorme a la hora de intentar contener la expansión de la enfermedad y de aplicar correctamente las medidas de aislamiento de los afectados.

En el caso de los Estados Unidos, la gestión de la prueba diagnóstica se llevó a cabo de una manera que seguramente podría describirse como «peor imposible»: los kits diagnósticos desarrollados y distribuidos desde laboratorios presuntamente contaminados resultaron ser escasos y defectuosos, algo que solo se descubrió después de que estos habían sido distribuidos por todo el país, y que llevó seguramente a dejar de diagnosticar un número de casos que podría haber sido elevado. Eso pudo llevar presuntamente a dar de alta a pacientes posiblemente infecciosos, que podrían haber contribuido a una mayor dispersión de la epidemia. El cambio en la política para poder disponer de más kits diagnósticos se ha anunciado ya, pero podría haber llegado demasiado tarde.

El caso de los Estados Unidos se vuelve más grave aún si combinamos esa primera respuesta diagnóstica mal implementada con la casuística de un país con un sistema de salud disfuncional, en el que simplemente acercarse a un hospital a pedir cualquier cosa puede conllevar una factura de miles de dólares. Además, dado que tan solo el 55% de los trabajadores estadounidenses tienen derecho a tiempo libre remunerado, es habitual que muchos trabajadores con sintomatologías leves tiendan a seguir acudiendo a su trabajo por miedo a dañar su carrera profesional o incluso a perder su puesto de trabajo, por lo que es muy posible que la expansión de la epidemia en los Estados Unidos pueda convertirse en los próximos días en una verdadera pesadilla.

Por el momento, con los primeros casos ya apareciendo en distintos puntos del país, todo parece indicar que el país puede encontrarse ante un problema muy serio. Tan solo algunas compañías tecnológicas como Twitter o Cisco están pidiendo activamente a sus empleados que dejen de viajar y que trabajen desde su casa, y resulta interesante especular que ocurrirá si se estima la posibilidad de tomar medidas de aislamiento más duras. Una hipotética cuarentena en los Estados Unidos tendría, desde un punto de vista legal, una descomunal complejidad: las responsabilidades en este ámbito se distribuyen entre más de dos mil agencias locales, estatales y tribales, lo que dificulta el establecimiento de una estrategia nacional, y algunas garantías constitucionales mantienen su validez incluso en esos casos excepcionales, lo que obliga a los funcionarios de salud a usar los medios menos restrictivos consistentes con el consejo médico, y a exponer razones fehacientes para afirmar que una persona ha podido estar expuesta a la infección. Nada que ver, obviamente, con la autoridad omnímoda y sin posibilidad de contestación puesta en práctica por el gobierno chino.

Cuando una emergencia sanitaria evoluciona para convertirse en una pandemia, quiere decir por definición que las medidas de contención adoptadas hasta el momento ya han fallado, y que debemos pasar al plan B: disponer de pruebas diagnósticas rápidas, baratas y accesibles que permitan determinar si una persona está infectada o no, e informar adecuadamente a los ciudadanos sobre todas las medidas que tienen que tomar en caso de resultar infectados. Desde preparación psicológica, a planificar suministros (de medicinas y alimentos) para el caso de aislamiento, o incluso organizar de qué manera podremos cuidar a familiares afectados sin exponernos al contagio nosotros mismos.

¿Justifican problemas excepcionales como una epidemia la puesta en práctica de medidas tecnológicas o legales que en circunstancias normales resultarían inaceptables en un estado democrático y respetuoso con las libertades de sus ciudadanos? ¿O deberíamos plantearnos aplicar la metodología que parece estar funcionando en China, suspender todas las garantías y libertades fundamentales, e incluso poner en práctica sistemas de vigilancia que vayan desde patrullas policiales en las calles hasta sofisticados sistemas de monitorización y vigilancia tecnológica? ¿Llegaremos a ver, en países democráticos, cuarentenas masivas y medidas tan excepcionales como las tomadas en China? ¿Servirán para algo cuando la epidemia, aparentemente, ya se ha convertido en masiva?

ACTUALIZACIÓN (08/03/2020): como se anticipaba, la extensión de la epidemia en los Estados Unidos comienza a mostrar su verdadera magnitud

ACTUALIZACIÓN (17/03/2020): el gobierno de los Estados Unidos pide información a Facebook, Google y otras compañías tecnológicas para pensar en implantar un sistema de control de la pandemia similar al implantado por China.

ACTUALIZACIÓN (23/03/2020): operadores móviles europeos comienzan a compartir los datos de sus usuarios con las autoridades para identificar concentraciones y movimiento de clientes. Por el momento, respetando la legislación de privacidad.

ACTUALIZACIÓN (27/03/2020): como predije en el momento de escribir esta entrada, lo de los Estados Unidos es gravísimo. Ya es el primer país del mundo en infecciones, y el imbécil descerebrado de su presidente aún no ha dictado medidas de confinamiento. Las previsiones son un espanto.


This post is also available in English on my Medium page, «When it comes to beating the coronavirus, technology has a big role to play… but what about civil liberties?«


27 comentarios

  • #001
    Gorki - 4 marzo 2020 - 10:25

    Lo que está claro, es que una epidemia supera cualquier barrera tecnológica que queramos implantar, lo que es lógico, nosotros llevamos solo 200 años aplicando tecnología a las epidemias y las epidemias, que existen desde que la vida existe, llevan siglos inventando medios para expandirse.

    Si lees el Decamerón, veras que ya en la Edad Media se intentaban aplicar los mismos métodos que se aplicaron en China y se sabe, que con los mismos resultados.

    Nos quedaremos sin ir al futbol, sin asistir a clase y sin comulgar, y no me parece mal tomar medidas preventivas, pero la epidemia se las saltará de una forma u otra y no se la podrá frenar,

    Suerte que parece ser poco agresiva. (comparada con otras). Alegremonos que parece que en estos dias se ha conseguido frenar el ebola y que el sarampión, solo afecta a los no vacunados, por tener una sanidad muy deficiente, o por seguir consejos de gurús naturistas.

    Responder
  • #002
    Lua65 - 4 marzo 2020 - 10:31

    ¿Justifican problemas excepcionales como una epidemia la puesta en práctica de medidas tecnológicas o legales que en circunstancias normales resultarían inaceptables en un estado democrático y respetuoso con las libertades de sus ciudadanos?

    En contra de mis principios «pro-privacidad», ante semejante emergencia, si esta justificado… se trata de salvar vidas.

    El problema, es que una vez resuelta la emergencia, ya no se volvera al estado anterior…

    Responder
    • Gorki - 4 marzo 2020 - 11:26

      No es por nada, pero me hace el efecto que Enrique Dans ha evolucionado, desde una postura liberal, a una postura intervencionista a ultranza.

      Y no lo digo por este post, sino por sus posturas en una multitud de temas, descarbonizacion, direccion de empresas, transporte ciudadano, renovables, …

      No es que me parezca mal, de sabios es cambiar de opinión, pero a mi juicio, deberia informarnos de su nueva vision política, para que los demás, sabiendo de que pie cojea, podamos corregir la desviación de la trayectoria de sus andanadas dialécticas.

      Responder
      • Lua65 - 4 marzo 2020 - 14:22

        Que bruto eres… XDDD

        Responder
        • Gorki - 4 marzo 2020 - 17:03

          No creo, Lee muchos de sus puntos de vista sobre diferentes temas.

          Que no me parece mal canbiar de opiniíon, cada cual piensa lo que le parece bien en cada momento,

          Creo simplemente que en su forma de pensar ha habido un canbio, pero puede que yo esté confundido

          Responder
          • Enrique Dans - 4 marzo 2020 - 17:39

            No tengo conciencia de haber cambiado especialmente de opinión política últimamente. Yo creo que todos evolucionamos en nuestras creencias, pero vamos, ni me acerqué jamás a la idea de ser ningún tipo de liberal ultramontano, ni ahora me considero especialmente intervencionista. Las etiquetas de izquierdas y derechas me parecen lo más estúpido y simplista que se ha inventado, y huyo de ellas como de la peste porque me parece que son las culpables de la partitocracia en que vivimos, que daña gravemente a la verdadera democracia. Siempre he creído en el necesario papel de redistribución del estado, pero nunca me han parecido bien los impuestos confiscatorios. Siempre he defendido la renta básica incondicional – desde antes de saber que se llamaba así – por una cuestión fundamentalmente tecnológica, y de hecho, considero que ese tipo de cuestiones tienen poco que ver con la ideología y mucho más con la lógica. ¿Qué más? Defiendo el vínculo entre representantes y representados que desgraciadamente no tenemos en España, la democracia transparente, las listas abiertas… pero vamos, que me divierte mucho ver como algunos me consideran cercano al PP, otros a Ciudadanos, otros al PSOE y otros a Podemos! :-)

      • Pedro Torres Asdrubal - 4 marzo 2020 - 14:22

        La ciencia no tiene posturas.

        No somos demócratas por principios, sino por que vimos que los paises ricos lo eran.

        Justo decía Orwell de Hitler en 1940, que lo que más le asustaba es que no había cambiado de opinión en 15 añós.

        Nevertheless, simply on the internal evidence of Mein Kampf, it is difficult to believe that any real change has taken place in Hitler’s aims and opinions. When one compares his utterances of a year or so ago with those made fifteen years earlier, a thing that strikes one is the rigidity of his mind, the way in which his world-view doesn’t develop.
        https://bookmarks.reviews/george-orwells-1940-review-of-mein-kampf

        Responder
  • #008
    Pedro Torres Asdrubal - 4 marzo 2020 - 13:56

    La «gripe Española» es un San Benito que nos cayó justo por ser transparentes, el único país que informaba verázmente.

    En Italia lloran por el precio que van a pagar por su transparencia, pues ahora son víctima del los prejuicios.

    ¿Cuantas veces hemos / he dicho que la privacidad es una herramienta para no ser víctimas de los prejuicios ajenos?

    Parece que la respuesta idonea es una mezcla de iniciativa y subordinación, tomar medidas activas sin alimentar el pánico terraplanista.

    Sería mas acertado que hablemos del AUTORITARISMO de la sociedad china y evitar palabros llenos de desprecio como totalitarismo o dictadura, que escupen a la cúpula y no dicen nada de la sociedad.

    Responder
    • Gorki - 4 marzo 2020 - 14:34

      Por partes.
      Si. La privacidad es la mejor defensa ante una sociedad pazguata, que te critica «por un quitame alla esas pajas».

      Que se lo pregunten a Iglesis, que ha padecido una «crucifixión», cuando se supo como era la vivienda que se compraba, o cuando ha eliminado el tope salarial y los mandatos en Podemos. ¿Alguien sabe como es la casa de Rajoy o el sueldo del Dr. Sánchez?.

      Segundo. ¿Cómo deberiamos denominaqr un régimen de partido único y muy dado al uso indiscriminado de la policía, para someter a la población, que por ejemplo, persigue a un médico, porque acertadamente cree que ha descubierto el nacimiento de una epidemia?

      De primer intención, lo llamaria fascista, (de eso sabemos mucho aquí), pero como está tan gastada la palebra, Usaria mejor la de dictadura, porque autoritario se me queda pequeño.

      Autortitario es, por ejemplo Trump, pero de ese nos libramos dentro de cuatro años, (porque me hace el efecto que va a volver a ser reelegido).

      Responder
      • Pedro Torres Asdrubal - 4 marzo 2020 - 16:30

        ¿Pedro Sánchez o Rajoy criticaron los sueldos y patrimonio de los demás? Iglesias es juzgado por el baremo que el propuso.

        ¿El pueblo Chino apoya a su gobierno? Lo importante para la empresa es el lucro y para un gobierno el tener la confianza del pueblo.

        ¿Aquí sabemos mucho de fascismo? ¿Consideras fascistas a los carlistas de Vox? Ya en los 50 Orwell constato que se usaba como burdo insulto.

        Si quieres ser coherente, que no lo recomiendo, tienes que salir de la contradicción.

        Desde hace 3 años estoy dando la vara con que tanto echar balones fuera con Trump iba a terminar con su reelección. Se ha meado en toda la cara de Biden con el affair ucraniano.

        Responder
        • Gorki - 4 marzo 2020 - 17:31

          Te contesto pero cierro que este es el blog de Dans y me parece abusar.

          Como comprenderas lo de Iglesias era una ironía, pero es cierto que nadie ha criticado a Rajoy por la casa que tiene, (que desconozco como es de grande, pero supongo que mucho), ni que Sanchez esté ganado un pastón con derecho a Falcon , (aunque este punto se le ha criticado bastante)

          Creo que el pueblos chino apoya a su gobierno, pero eso no legitima un gobierno, como no legitimó el apoyo del pueblo alemán al nazismo, ni el del español a Franco.

          Vox es extrema derecha parlamentaria, porque izquierda y derecha forman un arco y alguien tiene que estar por fueraza en los extremos. El PP se ha librado del sanbenito de ser la extrema derecha por la aparición de VOX, por tanto, agradecido deberia quedar, pues los votos están en el centro. Honestamente creo que VOX no es extrena derecha, eso lo eran por ejemplo, los Guerrilleros de Cristo Rey, tampoco creo que Podemos sea extrema izquierda, eso lo eran los gerrilleros de ETA, porque curiosamente, si alargas el arco, haces que los extremos se toquen.

          Si fascismo es el seguir de una forma borreguil a un Lider, Vox es fascista, pero entoces hay unos 19 partidos fascistas en España.

          Si especificas cual es mi última contradicion, vere la forma de salir de ella, porque yo a diferencia de Múgica, ¡Yo me CONTRADIZCO!, cada lunes y cada martes.

          Mi opinión es que los demócratas anericanos están haciendo todo lo posible para perder las elecciones y lo van a conseguir. No tienes mas que estudiar los oponentes que ponen frente a un Trump de 73 años, los señores Biden 77, Sanders 78, Bloomberg 78 y Warren 70. Parece como si estuviern eligiendo presidente pera la comunidad de vecinos de la Casa Blanca.

          YO que tengo 76 años , me quedo dormido cada vez que como y para seleccionar una mejor tarifa de Internet me he pasado meses. El que me votara para cualquier cosa, no sabria realmente lo que está haciendo.

          Corto y cierro . No nos la vayamos a cargar

          Responder
          • Pedro Torres Asdrubal - 5 marzo 2020 - 11:34

            Si nos seguimos ciñendo a la temática del blog creo que sumamos.

            Por supuesto que al gobierno chino no le legitima el apoyo del pueblo, es el desarrollo económico el que legitima la confianza del pueblo en el estado, e igualmente la autoridad de este.

            Por eso son tan reacios a mostrar sus fallos, como el que surgiera el coronavirus, pues el fracaso en ese contexto deslegitima al estado.

            La gran contradicción es prenteder escupir a lo que no nos gusta y al mismo tiempo entender la realidad. O uno, o lo otro.

            Sr Dans, una palabra suya bastará para callarnos…

  • #013
    menestro - 4 marzo 2020 - 14:27

    «El análisis que determina el color del código no ha sido desvelado»

    (…) deberíamos plantearnos aplicar la metodología que parece estar funcionando en China, suspender todas las garantías y libertades fundamentales,

    (…) e incluso poner en práctica sistemas de vigilancia que vayan desde patrullas policiales en las calles hasta sofisticados sistemas de monitorización y vigilancia tecnológica?

    ¿Servirán para algo cuando la epidemia, aparentemente, ya se ha convertido en masiva?

    Hay cosas, que deberían restar puntos en el carné de conducir. Eso, parece claro.

    El Alipay Health Code funciona mediante Geoposicionamiento;

    El código amarillo es para quienes han estado fuera de Shanghai, pero no han transitado por zonas de riesgo durante los últimos 14 días, el código rojo, para aquellos que deben permanecer en cuarentena por provenir de las zonas afectadas y que tienen el transito restringido.

    Alipay es un sistema de pago y servicios, y chat, que no recopila ningún dato de salud mágico o análisis. Tampoco suspende ningún derecho fundamental.

    Es un sistema similar al Facebook Safety Check (Respuesta ante emergencias de Facebook), que envía una alerta a las personas que se encuentran en una zona determinada cuando se produce una crisis, atentado, desastre natural, terremoto, inundaciones, etc. en las inmediaciones.

    La miniApp fue lanzada el 11 de febrero y es un complemento de Alipay, se puede descargar desde la tienda de aplicaciones y no es de instalación obligatoria, pero se suele utilizar para acceder a dependencias públicas, transporte, u otras zonas sensibles. Pide permisos de ubicación, como cualquier App que use el geoposicionamiento.

    (P. ej. es usado para que los familiares puedan acceder a los Hospitales y visitar a familiares afectados.)

    Normal services return at city hospitals

    Se puede utilizar como aplicación independiente, desde la App de servicios públicos, que se descarga en la tienda de aplicaciones de Apple, para el sistema IoS.

    La aplicación consulta las bases de datos de zonas afectadas que mantiene el sistema de salud público, para así determinar el grado de riesgo de contagio o sugerir una auto-cuarentena.

    Y usa el «Mapa digital de prevención de epidemias de China«, el proyecto lanzado por el sistema de salud de china para localizar focos de contagio.

    Está disponible también para extranjeros y ex-patriados que hayan transitado por zonas de riesgo, Hong Kong, Macao, Taiwan, etc., usando su número de pasaporte para registrarse.

    Health QR codes in full effect in Hangzhou

    Entrevista a Jiang Dayi, jefe de desarrollo del equipo del código de salud

    .

    «El 9 de febrero, el distrito de Hangzhou Yuhang tomó la iniciativa en el lanzamiento de códigos de salud en Alipay, y luego los promovió a toda la ciudad, seguido de Zhejiang y Sichuan … «

    «El 15 de febrero, la oficina de gobierno electrónico de la Oficina General del Consejo de Estado instruyó a Alipay y Alibaba para acelerar el desarrollo de un sistema de código de salud de prevención y control de epidemias en la plataforma nacional integrada de servicios gubernamentales.»

    «The government also said a person’s health code is determined by three factors: Travel history, duration of time spent in an outbreak-stricken area, and relationships to potential carriers of the virus. «

    » (…) Wang Zhenbo de Hangzhou Dongteng Industrial Co., Ltd. y sus 13 compañeros son los pasajeros de este tren . «Si no fuera por el código de salud, no podríamos salir de la aldea hasta ahora».

    Disclaimer.

    Anda qué…

    Mi chino mejora mucho con el Google Translator.

    Responder
  • #015
    Javier Vega - 4 marzo 2020 - 14:57

    A raiz de un comentario del maestro (a veces) Menestro:

    Que putada es para el Kremlin o el Zhongnanhai que exista el google translator, ahora cualquier «parida dictatorial» sabemos lo que significa, y a la vez cuando se les acusa de algo por algún medio local lo podemos comprobar….

    Antes era Nin el que los ponía a caldo y claro al POUM.leader le costó probar eso de la checa… «¿Dónde está Nin? En Salamanca o Berlín»

    Nunca me imaginé que un artículo del coronavirus diera para alabar al google translator…

    PS: Buen artículo !! que no lo digo a menudo…

    Responder
  • #016
    Garepubaro - 4 marzo 2020 - 15:45

    El coronavirus ese son pruebas que le toca en este XXI pasar a la Humanidad, como lo de las Torres Gemelas y peor, ¿ sobreviveries o sucumberies ? … na, para que la vida sea interesante tenga alicientes escapar de la monotonia, la lucha «o te aclimatas o te aclimueres» lo de siempre, a mas que la Nasa dice que un asteroide esta en camino para fines de Abril … https://cnnespanol.cnn.com/2020/03/03/un-gran-asteroide-pasara-cerca-de-la-tierra-en-abril-pero-no-nos-impactara-segun-la-nasa/
    a ver y los refuerzos del Madrid que le hacen falta y de tantos equipos …

    Responder
  • #017
    xaquín - 4 marzo 2020 - 16:50

    Pienso que no hay tacha alguna que ponerle al artículo. Y a fin de cuentas, las preguntas del final se las llevan haciendo muchos pensadores desde Sócrates.

    A partir de ahí, meto a Lenin en el patio, para denunciar la falacia de su famosa pregunta : ¿Libertad para qué?

    Como supongo que el de ciencia sabía poco, no le insultaré de ninguna forma evidente, pero la respuesta es tan sencilla (una, que habrá muchas) como decir «para podere volucionar libremente» (como seres humanos).

    Porque el problema no son las intenciones del coronavirus, y su extensa estirpe. El problema realmente vital radica en el cerebrito de los dirigentes chinos. Como antes radicaba en el cerebro de Lenin o en el minicerebro del Stalin.

    Así que todo depende de lo que siga haciendo el «amigo» Xi, con su dominio sobre la sociedad china. Como antes le pasó al Mao. Y algo antes al papá Stalin. Algo, que lógicamente ya sembró el amigo Lenin, con su falaz pregunta. Quiero suponer que Lenin nunca se imaginó el «paraíso de los gulags» estalinistas.

    Y por el otro lado del planeta (no me extraña nada que odien al Colón), tenemos una parademocracia que presume de libertad (nada de leninismo) , pero que se pasan por las partes pudendas del poder establecido esa palabreja que dice libertad.

    Sin ir más lejos, ¿donde sepultaron la dignidad humana y los derechos cívicos, que los pades fundadores asociaron al «american wy life»? Como siempre digo, lo mejor de los USA es que si buscas por algún destartalado patio, o fallado, aún se pueden rescatar principios del liberalismo inicial. Auque su problema (de los USA), es que nunca dejaron, que algunos usamericanos (nativos o no) los limpiaran de la herrumbre evangélica que los corrompe desde el Mayflower.

    Si eso no esplica su malfuncionamiento estructural, que venga de nuevo el Imperio Británico y el Colón, y lo sigan mejorando.

    Responder
  • #018
    Gorki - 4 marzo 2020 - 17:42

    Por cierto , ya nos contarás los entresijos que ha supueso a IE gestionar el asunto del coronavirus. Debe ser emocimomamte vivir una contingencia asi desde dentro.

    https://www.europapress.es/economia/noticia-ie-university-impulsa-formacion-online-confirmarse-otro-caso-coronavirus-campus-segovia-20200304133417.html

    (Cualquier dia os cuento como vivi y gestioné en cierta medida, desde dentro de TVE Bacelona, la noticia del asesinato de Carrero Blanco)

    Responder
    • Enrique Dans - 4 marzo 2020 - 17:55

      No está pasando nada, porque, sin ánimo de ser presuntuoso, somos una de las mejores universidades del mundo en formación online, y lo único que hemos tenido que hacer es cambiar la metodología de presencial a online en algunos casos. Para nosotros puede que sea hasta una oportunidad, porque no todos los profesores daban clases online, y con esto, muchos que preferían no hacerlo van a tener que entrar en contacto necesariamente con la metodología.

      Sabíamos que éramos especialmente vulnerables porque nuestra comunidad en general viaja muchísimo (los alumnos son de todo el mundo, y ya que se pasan un año en España, aspiran muchos de ellos a ver la mayor cantidad de Europa y alrededores que pueden, y los profesores, pues qué os voy a contar que no sepáis simplemente de seguir mis andanzas por el mundo!) Por tanto, cuando tuvimos el primer caso de un italiano en Segovia, empezamos a dar la opción a alumnos y profesores de dar o recibir las clases físicamente en el aula u online, y cuando apareció el segundo caso, dado que Segovia es un campus pequeñito, preferimos pasarlo todo a online. Ese segundo caso es otra persona que viajó a un país afectado, así que no implica necesariamente un contagio directo derivado de la vida cotidiana en el campus, pero siempre es mejor tener precauciones de más que de menos. Los dos afectados están perfectamente y evolucionan con normalidad.

      En Madrid yo mis clases de ayer y de hoy las he dado en el aula, aunque ya tuve a un alumno en un grupo y a unos diez en otro siguiendo la clase online, bien porque tienen otras afecciones que no quieren que sean susceptibles de complicarse o porque han viajado recientemente y prefieren ponerse ellos mismos en cuarentena voluntaria. Si aparecen más contagios, es posible que pasemos también todas las clases de Madrid a online, y tampoco pasaría nada, salvo las lógicas adaptaciones metodológicas que tenemos que hacer al contenido cuando pasa de un soporte a otro. Aparte de eso, los pasillos y las clases están todas llenas de dispensadores de gel antiséptico que se agota constantemente porque la gente lo usa como si fuese colonia (vamos todos oliendo a enfermeros), la gente se toca menos y se saluda con fórmulas que impliquen menor proximidad (mucho «elbow bump» ), y yo creo que eso es todo, la sensación es de bastante normalidad – dentro de las circunstancias, claro.

      Responder
      • Mauricio - 4 marzo 2020 - 22:49

        Enrique, hace unos días escribiste una entrada muy interesante titulada «El coronavirus, el trabajo desde casa y las empresas inteligentes» que ojalá puedas ampliar en los próximos días.

        He estado revisando algunas herramientas como Zoom, BigBlueButton y otras similares que podrían serme útiles. Para quienes trabajamos en el sector educativo, sería muy provechoso, sobre todo, que nos cuentes tus experiencias en la formación en línea en el contexto actual marcado por el coronavirus.

        Responder
  • #021
    Cesar - 4 marzo 2020 - 19:01

    Una cosa que se está haciendo pésimamente en esta crisis son las matemáticas. Se supone que tenemos que afrontar un presente y futuro de decisiones basadas en datos y lo que veo es que normalmente se juzgan mal. Si vais a la página tenéis los números para sacar conclusiones: https://www.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/bda7594740fd40299423467b48e9ecf6

    Mortalidad. Se compara el Coronavirus con la gripe con un cálculo mal hecho = muertos/casos Eso sirve cuando la epidemia ha acabado, pero resulta falso cuando hay casi 40000 todavía enfermos, suponiendo que todos se van a curar.

    Un indicador más preciso sería: muertos /(muertos+recuperados)
    La comparación con la gripe 0,1% – 1% queda órdenes de magnitud por debajo, ya que estamos hablando ahora de un 6%. No me extiendo más con esto.

    En situaciones de crisis graves hay un modelo Cynefin framework que para este caso aplicaría la estrategia actuar, medir y responder. Con los que sabemos y con los números bien hechos 5-7%, una pandemia generalizada serían millones de muertos. Así que limitar libertades temporalmente para poner a salvo la vida de millones de personas debería ser un acto de responsabilidad asumido por cualquier persona mínimamente inteligente y honesta. ¿En situación de guerra tenemos las libertades que disfrutamos en tiempo de paz? Esto es una crisis de igual tamaño.
    En el trabajo tenemos expatriados en China y sabemos de primera mano la situación. Se han tomado las medidas muy drásticas que se debían tomar. En 1 mes podrían, si no importan casos de fuera, podrían recuperar su día a día. Ciudades como Shanghai o Pekin ya tienen ahora datos que permiten decir que tienen la situación controlada, hay que realizar análisis temporal. Cosa que ahora no podemos decir de Italia, Irán o Corea de Sur.

    Responder
    • Gorki - 4 marzo 2020 - 19:22

      Quien estadisticamente sigue muy bien la epidemia es Kiko LLaneras.
      Escribe en el Páis, periodico en el que no entro, porque ellos no me dejan, pero recibo en mi email unos nails muy buenos. Aprovecho para hacer publicidad de el newsletter y ademas pongo la pagina del Pais porque no soy rencoroso
      elpais.com/ciencia/2020-03-02/como-se-compara-el-coronavirus-con-la-gripe-los-numeros-dicen-que-es-peor.html
      y del newsletter
      https://plus.elpais.com/newsletters/lnp/1/377

      Responder
      • Enrique Dans - 4 marzo 2020 - 19:32

        ¿Cómo que no te dejan? ¿Y el modo incógnito para qué está? ¿Solo para el porno?? :-D Ya en serio, totalmente de acuerdo, Kiko es un crack y hace unos análisis verdaderamente buenos. No había visto los del coronavirus, pero sus seguimientos de los procesos electorales son lo mejorcito que tenemos en este país…

        Responder
        • Gorki - 4 marzo 2020 - 22:42

          Me sobran métodos para entra furtivamente, pero mi educación me lleva a no llamar a la puerta donde soy mal recibido, si pretenden que borre mi AdBlock, entiendo que no desean que entre, pues buen no entro y en paz.

          Responder
          • Javier Vega - 5 marzo 2020 - 10:28

            Gorki

            Te equivocas un poco, a mi modo de ver no eres bienvenido con tu compañero Ad-Block, tu solo si ;-)

            Siempre podrás decir que eres libre de entrar con los amigos que prefieras… pero créeme no eres tú es el otro que huele un poquito(aunque adblock sea tu amiguete) sin embargo si cambias de compañías p.ej. Ublock como que entra recién duchado pues ya no les molesta. De hecho con los dos juntos a mi me dejan pasar, pruébalo y si siguen sin dejarte entrar, igual eres tú…

            Ahora además van a pasar a cobrarte 1€ por artículo… toma ya, tarifazo

  • #026
    Miguel A. Tovar - 4 marzo 2020 - 21:14

    Enrique, tan solo una precisión: este virus se denomina SARS CoV-2, mientras que la enfermedad que produce se llama COVID-19 (la D es de disease).

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG