Todos los negocios serán un banco

IMAGE: Kreatikar - Pixabay (CC0)

No conocía el trabajo de Angela Strange, una ex-googler ahora en Andreessen Horowitz, y me ha llamado mucho la atención porque sostiene una teoría a la que llevo tiempo tiempo dando vueltas y que, de hecho, menciono en el capítulo 7 de mi último libro, «Viviendo en el futuro«, titulado «Seguro como un banco»: que en el futuro, toda compañía será una compañía fintech, es decir, que proporcionará algún tipo de servicios financieros a sus clientes.

Las razones para predecir esta evolución son muy claras: por un lado, los bancos son cada vez más impopulares entre sus clientes potenciales, especialmente entre los más jóvenes. No parecen haber logrado ser percibidos como organizaciones especialmente innovadoras en un contexto que sí se mueve a gran velocidad y ante el que tienden a mostrarse, en el mejor de los casos, levemente reactivas, y además, las barreras de entrada a la creación de todos los elementos requeridos en la cadena de valor de la banca han disminuido de manera sensible.

Hoy, cada vez más negocios de diversos tipos se integran en el negocio bancario: crear una compañía fintech y especializarse en alguna de las etapas de esa cadena de valor, como demuestra su elevada profusión, no resulta especialmente complejo. La licencia bancaria es un requisito cada vez más sencillo y que lo será más en el futuro, pero es que además de la licencia, desde los sistemas de información hasta la interfaz de usuario, pasando por la seguridad, los pagos o el análisis de datos son cada vez más elementos que pueden obtenerse en régimen de servicio. En realidad, la creciente abundancia de startups en el segmento fintech no es una consecuencia, sino un síntoma: los bancos tradicionales han dejado encima de la mesa oportunidades que todo emprendedor con vocación intenta lógicamente aprovechar en la medida de sus posibilidades.

Hoy, un banco es desde una minúscula fintech recién creada, hasta una empresa de telecomunicaciones, una compañía de electrónica de consumo o unos grandes almacenes. Todos podemos ser un banco, y de hecho, el serlo posibilita introducir en nuestro negocio, sea el que sea, muchos elementos que pueden plantear un valor diferencial y un nivel de comodidad potencialmente relevante para nuestros clientes. A medida que el machine learning se desarrolla y se aplica al negocio bancario, más y más prestaciones pasan de ser una oscura o poco conocida característica de la operativa, y pasan a ser una commodity a la que cualquiera puede acceder. Los bancos tradicionales, operando desde una posición de supuesto privilegio durante décadas, han dado lugar a una cultura de relación con el cliente que ya no resulta aceptable, y que se están mostrando incapaces de redefinir. Cualquier fintech es capaz de explicar mejor y de manera más transparente su negocio a los clientes que como lo hace un banco tradicional.

El artículo de Strange, largo, detallado y con vídeo incluido, es de los que vale la pena leer con cierto detenimiento. Sobre todo, si tienes relación con el negocio bancario. Y si no, también: de una manera o de otra, y te dediques a lo que te dediques, la vas a terminar teniendo. Para desgracia de los bancos tradicionales, todas las compañías se van a convertir en bancos.


This post is also available in English on my Medium page, «How long has it been since Google wowed you with a new product?«


23 comentarios

  • #001
    Enrique - 30 enero 2020 - 09:32

    Para negocio, aunque no me aventuraría a pronosticar que será un banco, el que se acaba de montar Greta Thunberg.
    Me como todas mis palabras y no me queda otra que deshacerme en alabanzas a esta pequeña capitalista. Una jugada maestra.

    Responder
    • Colme - 30 enero 2020 - 11:42

      Enrique, con el debido respeto, qué relación tiene el artículo con tu comentario?

      Por otro lado, crees qué que alguien registre dos términos como marca registrada (uno de ellos su nombre propio) hace que sus convicciones y principios sean más discutibles?

      Ilumíname por favor, no entiendo tu comentario ni en el contexto ni en el contenido

      Responder
      • Enrique - 30 enero 2020 - 16:22

        Colme, tiene la misma relación que escribir una carta abierta a los críticos de Greta en un blog de tecnología. Ni más ni menos.

        Y también que estamos hablando de nuevos modelos de negocio, y me estoy refiriendo a una startup en el negocio «de lo verde».

        Responder
        • Jose Miguel - 30 enero 2020 - 17:35

          ¿Start up en el negocio de lo verde? ¿Por registrar su nombre para que nadie intente sacar tajada a su costa? Estás enfermo, tío.

          Responder
      • Jose Miguel - 30 enero 2020 - 16:35

        Ninguna, Colme. La gente como Enrique saben que la mayoría no va a pinchar y leer el enlace como has hecho tu, con lo que es probable que se queden con el mensaje de su comentario. Aunque sea una estulticia absoluta.

        Responder
  • #006
    Gorki - 30 enero 2020 - 10:26

    Precisamente hoy he oído un anuncio de Repsol en el que se informa que puedes pagar con una App suya por teléfono, en sus gasolineras y en un monton de establecimientos .
    https://www.repsol.es/es/productos-y-servicios/estaciones-de-servicio/app-waylet/index.cshtml

    No trengo opinión formado sobre lo que puede suponer que todas las empresas se metan en el negocio de la banca, pero pioenso que puede ser la locura para los establecimiento, tener que poder aceptar una infinidad de sistemas de pago diferentes,

    Quizá sea el momento que aparezca un aceptador universal de sistemas de pago y que los comercios cobren a traves de él sus ventas.

    Responder
    • Javier Cuchí - 30 enero 2020 - 12:44

      Sí, pero lo de Repsol -yo lo tengo desde hace dos o tres años- no es propiamente una fintech -por ahora- es una tarjeta de fidelización y pago, un poco al estilo de la de El Corte Inglés, sólo que en la de Repsol el pago es inmediato. Tienes que conectarla a tu tarjeta de débito o de crédito. También ING lanzó hace tiempo Twyp, un invento que sirve para más bien nada, aparte de obtener descuentos en algunas marcas y para utilizar varios establecimientos (fundamental, aunque no únicamente, de la cadena DIA/Clarel) como cajero automático (algo de lo que ING va muy necesitado), aunque, claro, con la irritante condición de efectuar alguna compra, por pequeña que sea, en el establecimiento en cuestión.

      Responder
      • Gorki - 30 enero 2020 - 13:43

        Ahora tambien recuerdo, que si paganas con tarjeta, Alcampo te podia dar hasta 200€ en metalico si lo pedias a la cajera, Lo que no se si ahora mantiene el servicio o lo ha retirado.

        Si, realmente hay muchos negocios que se pueden meter de una forma u otra en el negocio bancario a particulares.

        Responder
        • Pedro Torres Asdrubal - 31 enero 2020 - 13:48

          Hace 25 años en Brexitlandia ya se podía pedir efectivo al pagar con VISA/MC en los supermercados.

          Tiene toda la lógica del mundo que una «cajera» que le sobra efectivo te lo pueda dar.

          Responder
  • #010
    Gorki - 30 enero 2020 - 12:18

    Hoy la banca tradicional ha perdido el Norte. Entras a en una sucurdsal y desperdigados por un inmeno local, te encuentras los tres empleados que quedan, colgados del teléfono y cuando por fin uno cuelga y te atiende y le dices que quierers hacer un ingreso en metálico, te dice que vuelvas antes de las once, que a partir de esa hora no hay cajero.

    Señores banqueros/ bancarios, lo que caracteriza un Chupa Chups, es tener palito, si no tiene palito, no es un Chupa Chups, es un caramelo. Lo que caracteriza a un banco, es tener cajero para meter y sacar dinero, si no lo tiene, no es un banco, es una oficina.

    ¿Para qué quieren una sucursal, donde los empleados hablan por teléfono y no atienden a los visitantes?. Dejen los cajeros automáticos repartidos por comercios y cierren las sucursales y llevense a todos eso empleados a la Ciudad de la Banca, para que llamen por teléfono en oficinas donde al menos se puede aparcar, o mejor aun, el teletrabajo, dejen que su trabajo lo hagan desde su casa.

    Como soy viejo, he vivido una época donde los bacos no atendian al público, que de eso se ocupaban las Cajas de Ahorro, mientras que ellos solo trabajaban para las grandes cuentes y sobre todo para dar préstamos al Estado, (la base de la fortuna de los Rothschild),

    Mi consejo es que se concentren en el «core» de su negocio, los prestamos a las grandes corporaciones y sobre todo a los organismos públicos, y dejen el trapicheo con el público a quienes siemptre los tuvieron, por un lado, los bancos especializadosen pequeños movimientos, antes las Cajas de Ahorro y hoy los Banco on-line y por otro, los usureros de toda la vida, ya han visto lo que supone dar hipotecas a particulare, impagados, pleitos y problemas.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 30 enero 2020 - 17:27

      Querido Gorki,

      Te equivocas de lleno con las hipotecas a particulares, donde los impagos llegaron al 6%, mientras que en créditos a promotor fue el 25%.

      La banca y cajas de ahorros se arruinaron prestando a promotores, no a curritos, y con esos no hay pleitos que valgan.

      Por otro lado hay una abundancia de ahorro y poco crecimiento, así que los tipos de interés están por los suelos y el margen de intermediación es nulo.

      Si fuera un banco como el Santander, freiría a comisiones a tanto cliente incapaz de cambiar, justo lo que están haciendo, al igual que tantas otras empresas que lo hacen mal y pasan décadas hasta que sufren las consecuencias.

      Responder
      • Gorki - 30 enero 2020 - 19:06

        Las cajas se aruinaron prestando a los amiguetes.

        Los bancos, que prestan mirando mucho mas las garamntías, tuvieron quebrantos por impagos, que es algo muy diferente, que absorbieron con las ganacias de otros préstamos. .

        De los 62.295 millones de euros que el Banco de España dio para reflotar la banca, al menos el 90% fue a Cajas de Ahorros, a los bancos grandes Santander BBV, Bankinter, …. no recibieron ni un duro, solo resultaron afectados como para pedir ayuda bancos unos pocos bancos pequeños, B de Valencia, Banca Cívica, Banco Gallego,…

        Solo la Caixa y quizá que alguna pequeña caja, se salvaron de la bacarrota, pero la inmensa mayoria de las cajas terminaron quebradas, .

        Pedes ver el reparto en esta dirección
        https://www.eldiario.es/economia/DATOS-repartio-dinero-rescate-bancario_0_684182269.html

        Responder
        • Pedro Torres Asdrubal - 31 enero 2020 - 13:28

          La banca se salvó por diversificar su negocio en America Latina.

          Unicaja también se salvo.

          Responder
  • #014
    Mauricio - 30 enero 2020 - 13:42

    Enrique, lo de las fintech suena interesante, pero ¿son realmente instituciones confiables? Cuando lees, por ejemplo, los comentarios de clientes españoles sobre la alemana N26 no quedan muchas ganas de poner tu dinero en alguna de estas startups.

    Los bancos tradicionales están en muchos sentidos desfasados, pero me da la impresión de que muchas fintech tienen la precaria solidez financiera que en algunos países suelen tener las pequeñas cajas de ahorros.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 30 enero 2020 - 14:38

      Parece que Revolut tambien está decepcionando. Los clientes de Revolut están amenazando al banco digital con acciones legales por dejarlos durante meses sin acceso a sus ahorros.

      Cuidado con la web con la que enlazas, que a ING le da un 2.45/5, casi como a N26.

      Responder
      • Mauricio - 30 enero 2020 - 19:52

        Pedro, tienes razón que hay que tomar con cuidado las opiniones que publica la gente en internet. En todo caso, me llaman mucho la atención las quejas sobre cierres de cuentas y dificultades para la devolución del dinero.

        En el artículo sobre N26 en la Wikipedia en alemán y en su respectiva entrada en la Wikipedia en inglés es posible ver que esta institución no ha estado libre de controversias.

        Responder
    • Pit - 30 enero 2020 - 18:05

      Yo tengo bastantes quejas sobre Bntex, hecho de menos algunas funcionalidades básicas y a veces no responden en el tiempo que esperas.
      Pero de mi banco no tengo ninguna, ¿sabes por qué? Porque no tengo ninguna esperanza en que me atiendan bien o resuelvan ningún problema, lo he dejado por imposible (y como yo, mucha gente).

      No te quejas ya por perder una mañana en la sucursal simplemente porque has pedido una tarjeta monedero, o por solo poder hacer ingreso de 9.30 a 11 los martes y jueves o por que ellos cambien la entidad legal que hace el seguro de vida asociado a la hipoteca (que ellos me impusieron) y te llamen para exigirte que vayas a la sucursal a firmar unos papeles por un servicio que no quieres y un trámite que tampoco has pedido.

      Lo peor es que cuando te indignas ni siquiera lo entienden. «Es sólo venir y echar una firma, incluso puede venir una tarde, los jueves estamos a hasta las 18h».

      ¿Para que vas a quejarte si no hablan tu idioma?

      A la gente le cuesta confiar en nuevos actores financiero, pero en cuanto esto se acelere la vía de agua del Titanic se va a quedar pequeña.

      Responder
  • #018
    Pedro Torres Asdrubal - 30 enero 2020 - 14:30

    Estoy encantando con ING, R4 y pagando con MasterCard.

    Los que se quejan de la banca suelen ser justo quienes pagan comisiones año tras año: sarna con gusto, no pica.

    Menos cuento de la pena y más cambiarse de banco.

    Responder
  • #019
    Pit - 30 enero 2020 - 17:07

    Yo soy cliente de Bnext porque hace dos años cuando mi hija se fue a USA a hacer un curso académico era la única fintech que daba una tarjeta a menores de 16. Hice cuentas y nos ahorrábamos una pasta euros en comisiones (cambio de divisas y extracción en cajero) con respecto a lo que habríamos pagado si hubiera usado la de la Caixa o SAN.

    Un poco antes ya me había desbancarizado con el tema del ahorro , porque me encontré que si había alternativa a la oferta de los bancos en fondos o productos de inversión miniorista, que son malos y extremadamente caros. Ahora tengo todo en roboadvisors (Indexa y Finanbest, sobre todo) y algo en un fondo de estrategia value.

    Así que que lo que les queda de mi es solo lo que protegen con la licencia bancaria, es decir la cuenta corriente y la hipoteca (y sobre esta apenas ganan por los bajos intereses, cuando suban, la liquido). Si esto se generaliza, que yo creo que si, el sector bancario estará en declive definitivo

    A ver cuantos de los grandes bancos minoristas del mundo quedan en 2030

    Responder
  • #020
    Xaquín - 30 enero 2020 - 19:49

    Ni me interesa saber lo que es una «fintech», pero tengo muy claro que a veces los muy ténicoss se pierden pola espesura de la selva tecnológica , olvidando que por ahora los cazadores siguen siendo todos humanos. Y no precisamente la mejor versión del homo sapiens.

    Como pasó con el modelo ONG, pienso que esa cosa que se llama star up está muy sobrevalorada, porque cojea del mismo pie que cualquiere otra empresa. Y por eso mismo seguirán cojeando los aún poco famosos algoritmos (fuera de los pasillos académicos).

    Mi único contacto con las cajas era efciente por ser de mente abierta, pero «acomoditicia» en los aspectos de la economís doméstica. Realmente eran una merienda de ineptos (bajo el paragusa franquista). El actual contacto con Abanca o Santander (una parte de) no se aleja en principo de unha pasable eficiencia.

    Pero me alegro de que a la gente le guste «volar». Solo pido que desprecien menos el andar pausado por la superficie terrestre. Porque el estilo tan actual, «metedura de pata» no se lleva solo en la pasarela política. Hay otros espacios de uso, donde el ser humano, versión «atrasada» (eso si, con algo de turbo) que deciamos antes, gusta mucho de chapotear.

    Responder
  • #021
    Iván - 31 enero 2020 - 06:11

    El caso de Grab en el Sudeste de Asia es interesante. De ser el Uber local al Grab Pay. Vivo en Singapur y cada vez lo uso más como forma de pago en pequeños comercios. Integran Grab Pay como monedero en la forma de pago en Fave Pay.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 31 enero 2020 - 13:44

      Grab pay es una herramienta que te facilita pagar y cobrar con tarjetas. Lo dice su publicidad. «Use your credit/debit card or pay with GrabPay Wallet.»

      Una «forma de pago» tiene que ser «generalmente aceptada». Grab Pay no es un sustituto de las tarjetas.

      El método de pago es un monopolio natural, como el suministro de agua o luz, que no tiene sentido que cada proveedor instale su propia tubería o cable.

      Por eso no funciona Libra de FB: ya tenemos VISA y MC, no necesitamos otro metodo de pago, pero quizás si herramientas como Grab Pay que añadan funcionalidad, por ejemplo: menos comisiones para los establecimientos.

      Responder
  • #023
    Inmobiliaria Vic - 6 febrero 2020 - 12:15

    Hola Enrique te seguimos, nosotros trabajamos en una inmobiliaria y nos parece interesante leer este tipo de artículos, gracias!

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG