Los mayores y sus hábitos tecnológicos

IMAGE: Pxhere (CC0)

La llamada tercera edad es un término con un significado variable tanto a lo largo del tiempo como a través de las diferentes culturas, y esa variabilidad parece estar incrementándose a medida que alcanzan la edad de jubilación los llamados baby boomers, que se acostumbraron a vivir ya una parte significativa de su vida en un entorno sometido a rápidos cambios.

Del mismo modo, su relación con la tecnología está evolucionando de manera notable. Algunos de los estereotipos clásicos sobre las dificultades de los mayores para utilizar la tecnología llevan tiempo resquebrajándose: por un lado, la propia tecnología intenta, a través de diseños e interfaces con accesibilidad mejorada que tratan de paliar algunos de los efectos de la edad y de funcionalidades pensadas para lidiar con problemas como la mayor incidencia de caídas, acercarse a un mercado que crece en la mayoría de los países a medida que lo hacen las estadísticas de longevidad y la pirámide demográfica se invierte. Indudablemente, algunas tendencias actuales, como la de la cuantificación de parámetros de la salud, pueden tener mucho sentido aplicadas a un entorno como el de los mayores, en el que algunas variables pueden sin duda beneficiarse de un control más exhaustivo o permanente.

Pero más allá de este tipo de temas, surge también una actitud más positiva o positivista en el propio segmento: comunidades enfocadas a mantener la actividad como clave para mantener la calidad de vida, a facilitar la actualización tecnológica, o incluso llegando a promover el emprendimiento entre los mayores. The Economist habla incluso de mayores niveles de obsesión con los dispositivos entre determinados segmentos de mayores que entre los jóvenes, en un fenómeno de sustitución de un ocio pasivo como el de la televisión por uno más activo y vinculado a ordenadores, tablets o smartphones. Para muchos mayores, las redes sociales implican poder mantenerse mejor informados sobre las actividades de su familia y amigos, una forma de paliar el sentimiento de soledad que en muchos casos tiende a incrementarse en esa etapa de la vida. Algunos hábitos de seguridad básicos, como el uso de gestores de contraseñas, se pueden adaptar bien a la memoria habitualmente más caprichosa de los mayores con simplemente un poco de adiestramiento. También se han vinculado con la edad mayores niveles de compartición de fake news, un fenómeno que, sin duda, requiere también de cierta atención, adiestramiento y precauciones.

Recientemente, he visto también artículos sobre el fenómeno del gaming aplicado a los mayores, personas que además de tiempo para practicar, se encuentran con que el manejo de los controles del juego y la velocidad con la que suceden las cosas en ellos les plantea un desafío que les hace mantenerse activos, o incluso en algunos casos a prácticamente convertirse en estrellas. Se ha hablado mucho de los efectos cognitivos positivos de los videojuegos, una conversación a menudo injustamente eclipsada por el infundado mito del vínculo entre videojuegos y violencia, y muchos de estos beneficios pueden aplicarse independientemente de la edad del jugador.

La idea, en general, parece ser la de aprovechar una mayor facilidad de aprendizaje debida a la coincidencia de una época en la vida con mayor tiempo libre en la que una gran mayoría no posee aún limitaciones físicas graves debido al incremento de la longevidad, para hablar de la tecnología como una manera de facilitar la integración y el mantenimiento de una vida activa, clave para mantener la calidad de vida en niveles razonables. ¿Ves a tus padres o abuelos liándose a tiros en Fortnite? Pues no lo descartes del todo…


This post is also available in English on my Medium page, «Could the next winner of Fortnite be a pensioner?«


21 comentarios

  • #001
    Daniel Terán - 4 septiembre 2019 - 14:07

    A los padres o abuelos, no sé, pero a los de mi generación cuando lleguen a esas edades, seguro. Hacen faltan varias vidas para consumir todo el ocio que se produce hoy en día: películas, series, música, libros, espectáculos en vivo, deportes, más las inquietudes o hobbies que tenga cada un@ … Así que, llegada una época con disponibilidad de tiempo y disminución de responsabilidades, no me cabe la menor duda de que no va a resultar nada aburrida si las facultades físicas y mentales lo permiten.

    Responder
  • #002
    Jesús - 4 septiembre 2019 - 14:17

    No dudo que hay mayores que le sacan partido a la tecnología (y muy bien), pero la sensación en mi entorno es que son minoría.

    Es muy habitual la imagen de una persona mayor con el brazo extendido y la cabeza ligeramente hacia atrás (no ve de cerca), pulsando fuertemente con un dedo (como si fueran botones físicos) y pasándole el teléfono a un familiar a la mínima duda de su funcionamiento.

    En los servicios técnicos oficiales y en las tiendas de los operadores, ves parejas que van a que les pongan en whatssap y el facebook (y les cobran por ello, por supuesto)

    Esta misma semana vi a una señora llamando a su hija para preguntarle si su teléfono (el de la señora) era samsung.

    En general, estos son los problemas que veo que suelen tener los mayores:
    -No comprenden las tarifas de datos y sus límites, solo ven que «el facebook no me funciona»
    -No entienden la diferencia entre instalar una app e iniciar sesión en ella
    -No saben gestionar la memoria del teléfono y vaciarla en un medio externo (si compran los más baratos, suelen tener poco almacenamiento y se les llena rápidamente)

    Y el mayor problema de todos, aunque puedes verlo en todas las edades: no querer aprender.

    Porque no saber no es motivo de vergüenza, pero no querer saber…

    Al no superar estas barreras básicas, evidentemente se pierden:
    -Gestionar banca online (van a las oficinas a perder el tiempo)
    -Gestionar la privacidad online
    -Utilizar eficientemente indicaciones de mapas (con distintos medios de transporte)
    -Compras online
    -Etc etc etc

    Quizás en otros países sea distinto (como parece ser que se refieren los artículos que enlaza), pero en España me parece que lo habitual se acerca más a lo que describo (no tengo datos, sólo es percepción personal)

    Responder
  • #003
    xaquín - 4 septiembre 2019 - 16:51

    La llamada tercera edad no deja de ser el paso del s ser humano por una fase que «repite» la adolescencia (y luego la infancia). Así que no resulta del todo tan raro, que con el avance tecnológico la disposición natural del ADN vaya permitiendo que el ser humano cumpla con su papel de adaptarse al medio. Siempre claro está que la versión artificial de homo sapiens taradus mentalibus, tipo Trump, le dé tiempo para adaptarse.

    La única diferencia será como le vaya con la mochila cargada de datos que tiene la persona mayor. Que la naturaleza le deje usarla sin problemas. Tiene un aspecto moi positivo respecto de la adolescencia, al no tener una recua de caballos tirando de su sexuaidad. Así como el tener un gran caudal enérgético para pensar a fondo. Porque el cerebro humano no lo deetriora la edad, lo deetriora esta puta sociedad. A esa edad solo perdería ese punto extra de energía, que la sexualidad humana concentra en su momento adolescente.

    Hai un miedo a la muerte, a la vejez (y a la pobreza, por ejemplo) que no es natural en el ser humano. Nada hay escrito en el ADN que lo indique.

    Así que solo una sociedad domesticadora a tope, impide que la madurez natural del ser humano, condensada precisamente en la «tercera edad», pueda seguir siendo una fuente de actividades creativas para la evolución humana.

    Cuando se habla de «inútiles tecnológicos», referido a la vejez, no se está hablando de seres humanos completos, de seres humanos que siguen las marcas de un ADN donde se guarda hasta los mínimos avances tecnológicos de la humanidad. ¿O acaso alguien piensa que la rueda es algo raro para un ser humano de 90 años en sus plenas facultades?

    La tercera edad no necesita para nada a Fortnite. Solo necesitaba(rá) una formación humana y una organización social que la favorezca como masa mental aprovechable. En las tribus «salvajes» se aprovechaba mejor la sabiduría acumulada en el cerebro de un viejo. Aunque, eso si, ya abundaba el machismo al considerar que las viejas poco o nada tenían ya que decir (cara al futuro).

    El llamado Asilo no resulat precisamente un avance tecnológico que pueda simbolizar a una humanidad humana. Y es precisamenet con la ayuda de un mundo virtual como se podía compensar eficientemente las dificultades de movilidad de algunois viejos y viejas. Pero, repito, sin necesidad imperiosa de videojuegos, que los Silicom Valleys están llenitos de más mierda mental de la que parece a primera vista.

    Responder
    • Angel - 5 septiembre 2019 - 14:18

      Lo que hay que leer…

      Responder
    • Gorki - 6 septiembre 2019 - 12:33

      Hai un miedo a la muerte,

      Es cierto, lo ay, porque nadie quiere acercase ai

      Responder
  • #006
    Javier Abascal - 4 septiembre 2019 - 17:29

    Creo que hay una serie de tópicos que se van cumpliendo con la edad, generalizar es malo, por lo que puede haber excepciones

    1. Las personas pasamos de ser activas a pasivas. Es gradual y cada vez nos gusta aprender menos y que nos den las cosas hechas. Si la persona viene vaga «de serie» esto se reafirma con la edad y es más pronunciado.
    2. Nos volvemos más intolerantes con las cosas que no comprendemos o no nos gustan. Puede ser desde una lavadora a como se pone el reloj cuando se va la luz.
    3. Con la vista cansada, cada vez eliges en que vas a gastar tu tiempo… sin embargo hay una contradicción con la TV y los programas basura, me imagino que es porque mentalmente son menos exigentes
    4. Cuesta más retener donde estaba la opción esa que te permitía hacer no se que en la TV o en el móvil. Por lo que solo se usa lo básico
    5. Los que no han pisado una Biblioteca en su vida, o presumen de no coger un libro, sin embargo te dan lecciones de vida, y algunos hasta presumen de su experiencia laboral y como se hacían algunas tareas, que ves que eran muy simples y se creen merecedores de Nobel…
    6. También hay un perfil que es mínimo, que aprovechan para ir a la Universidad, o formarse en algún centro o ellos solos, en materias que llamaríamos clásicas, historia, filosofía, al fin y al cabo no nos engañemos la TECNOLOGIA es una herramienta en si misma pero aporta poco a las personas, no así la ciencia: matematicas, física, o nlenguajes de programación,… o las artes y es aqui donde veo que los mayores adquieren más conocimientos.

    Responder
  • #007
    Gorki - 4 septiembre 2019 - 19:49

    No dudo que Edans sepa de tecnología más que yo pero sin ser arrogante estoy seguro que yo sé mucho mas que él de la Tercera Edad.

    Digitalmente soy Felix Maocho, y realmente tengo 76 años.

    Uno de los primeros trabajos que tuve, fue uno hacia 1963 durante un verano en IBM preparando fichas con datos de empresas obtenidas de unos libros llamados Compass para un trabajo de marketing que lideraba Iñigo Álvarez de Toledo. Allí tuvo lugar mi bautismo con perforadores tabuladoras y el ordenar IBM 1400 uno de los primeros ordenadores a transistores de la historia (los anteriores eran a válvulas).
    Mi trabajo consistió en llenar a bolígrafo los campos de unas fichas con los datos copiados del Compass para que las perforistas hicieran las fichas perforadas.

    Me alejé de los ordenadores hasta que en 1975, siendo Jefe de de Logística, recibí un ordenador IBM 5110 para facturar a clientes. El IBM 5100 era un ordenador semi portátil, (pesaba unos 25 kilos) introducido en 1975, seis años antes que el IBM PC.

    Constaba de dos lectores de cassettes (Data Cartridge) como memoria ROM,, lo que obligaba a un tratamiento secuencial de los ficheros, se leía de un cassette se procesaba el registro y se escribía el resultado en el otro casetes, pues para llegar a un registro tenías que leer el fichero de principio a final, al final del proceso se copiaba el fichero resultante en el primero y quedaba todo bien (salvo que el fichero final fuera mas largo que el inicial). .

    Me divirtió tanto lo de la informática, que después de mi trabajo y con ayuda de los manuales, aprendí a programar por mi mismo, Con aquel equipo, pasé de facturar que era para lo que me le habían dado, a llevar estadísticas de ventas y después ha hacer previsión de compras para el almacén, control de stocks, así como sacar pedidos, albaranes y datos para contabilidad.

    Todo ello en un lenguaje adecuado a ingeniería pero poco adecuado para gestión, llamado APL (A Programming Language).y haber hecho solo un cursillo de 15 días en IBM sobre programación.

    Conseguí que me compraran un IBM 5110, parecido al anterior, pero este ya con disco duro. (1 mega) , lo que permitía acceder a los ficheros por clave puesto que ya leía los ficheros random.

    Reprogramé todo para aprovechar la lectura por clave y ganar velocidad en los procesos, Nuevos programas orientados a Marketing y Financiero, así como algún que otro jueguecillo y nuevamente se me queda corto el equipo. Nuevos lloros y por fin consigo que me compren el IBM S34 y una contabilidad estándar en Italiano, pues eran la que vendían con programas fuente en RPG

    Primer trabajo traducir las pantallas y listados al castellano y «nacionalizar» la contabilidad y adaptarla a nuestras necesidades. Corning trabaja con 13 periodos de 4 semanas y cierra en Noviembre para que Corning USA cierre en diciembre. ¡Pero Hacienda exige cierre mensual y al 31 de diciembre!

    De paso aprendí RPG (Report Program Generator) que ademas funcionaba sobre un sistema operativo diferente. Tampoco nadie me enseño a utilizar esta máquina, suerte que tuve como becaria y luego como ayudante, a una chica perteneciente a la primera promoción de la Universidad Informática de Vallecas,, que de ordenadores sabía muchísimo mas que yo. Ella me enseño lo que era un ordenador y yo a ella como trabaja una empresa e hicimos un equipo que funcionaba como un reloj.

    Volvió a quedarse corto el S34 y pasamos al AS400, que trabajaba en Cobol y otro SO, Nueva traducción de programas y poco después llaga la entrada de España en la CE, y se cierra la oficina en España, pues todo directamente se lleva desde Francia.

    Yo pase a trabajar como programador y consultor de informática. De programación había muchos que sabían mucho mas que yo, pero de empresas yo sabía mas que cualquier informático y ademas había sido vendedor y sabia tratar a los clientes, darlos una larga cambiada cuando era menester y sobre todo, convencerlos que su propia felicidad y el porvenir de su empresa, dependía de que mecanizara, la tesorería, el control de flota, la nómina,… lo que fuera, con tal de conseguir colocar un equipo nuestro o que el ya introducido se quedara sine die como garrapatas, «resolviendo la vida» al cliente.

    Termine mi vida laboral de Jefe de Equipo en una empresa de servicio. He trabajado con equipos tan pequeños como los Cedar hechos en Barcelona con sistema operativo CPM y lenguaje Basic, a los potentes mainframe de IBM 3090, con lenguajes de todo tipo C, Logo, Visual Basic. etc. y variedad de SO, Bases de Datos, en Red,…

    He hecho cosas en programación que hoy ningún programador sabe hacer porque actualmente maldita la falta que hace, Procesos absolutamente secuenciales, búsquedas dicotómicas, … Manejar cuatro puestos de trabajos con 128K en RAM ,…

    Por todo ello cuando oigo que los ancianos tienen dificultad con el manejo de ordenadores, me siento como el que ha arrancado automóviles a manivela, y le preguntan si los ancianos tiene dificultad para utilizar un coche automático.

    Por supuesto. soy una excepción. (abundante pero excepción), sin embargo, se olvida que el PC se introdujo en 1976 y en digamos. 1985, había dejado de ser novedad y se encontraba en todas parte, banca, seguros, oficinas, ingeniería, hoteles, … por ello lo habitual en la clase media, es haber trabajado con un PC aunque solo sea con ofimática y tratamientos de texto, desde hace 30 años.

    Claro está que hay quien nunca trabajó con un PC, agricultores, jardineros, conductores de autobús, guardias de la circulación etc, ,pero eso no tiene que ver con la edad, sino con la profesión y esos señores siguen hoy sin trabajar con un ordenador aunque sean jóvenes.

    Igualmente muchas amas de casa, una «profesión» llamada a extinguir, tampoco habían trabajado con el PC e incluso. le tenían tanto miedo reverencial, que no se atrevían ni a pasarlo el plumero.

    Sin embargo hay un aparato que ha entrado en todas las personas, independientemente de la edad y condición, el Smartphone lo tiene hoy mis tras grandes grupos de «clientes» cuando era «cibervoluntario» y luchaba por cerrar el «foso tecnológico», los jubilados , las amas de casa, y los emigrantes, todos tienen el teléfono y les veo en la calle y el metro utilizándolo sin problema.

    Evidentemente no se tiene la misma facilidad de aprendizaje a los 20 años que a los 60 años pero todos los que me rodean hombres y mujeres, con experiencia en ordenadores o sin experiencia utilizan el WhatsApp, consultan el tiempo, hacen conferencias y videoconferencias por Internet, y muchos no todos, porque hay quien le da miedo, manejan la banca electrónica, hasta el punto que muchos tienen sus ahorros en ING.

    Responder
  • #008
    Gorki - 4 septiembre 2019 - 23:04

    Curiosamente, siendo el único sector de los consumidores que aumentamos en numero y que pese a tener pocos ingresos, al tener normalmente pagada vivienda y coche y no tener que alimentar y pagar estudios a los hijos, tenemos una capacidad de gasto superior a la media.

    Gastamos en áreas concretas, ocio y viajes, comida preparada, (solo compramos para dos personas), gastos en cultura, vamos a cursos universitarios, asistimos a museos y actividades culturales, precisamos de determinados servicios, específicos, médicos, yoga y pilates, ayuda doméstica, etc…

    Sin embargo somos los grandes olvidados de los fabricantes, que no piensan en nosotros como público objetivo y cuando nos tienen en cuenta, NOS OFENDEN CON SU MÁRKETING Y SU PUBLICIDAD.
    Ni nos gusta que nos traten como viejos, ni nos gusta que piensen que no tenemos ideas de la estética y el diseño.

    ¿Habeís visto algo más antiestético que una silla de ruedas?, ¿No se podría hacer algo mas bello? – Compararlo con las sillas que se hacen para llevar niños,

    https://m.media-amazon.com/images/I/611W90T-tbL._AC_UL320_.jpg
    https://http2.mlstatic.com/asiento-bebe-auto-D_NQ_NP_711201-MLM20285415413_042015-F.jpg

    Precisamos bienes específicos, pero como grupo somos muy sensibles, no nos gusta que nos traten como viejos decrépitos, igual como los adolescentes, no les gusta que les traten como niños.

    Hay un libro básico, «MARKETING ESTRATEGICO PARA LA TERCERA EDAD de ILDEFONSO GRANDE ESTEBAN» que deberían al menos leer todos los Directores de Marketing . . https://www.amazon.es/Marketing-estrat%C3%A9gico-tercera-Libros-profesionales/dp/847356085X

    Responder
  • #009
    Derola - 4 septiembre 2019 - 23:08

    Muy interesante el pequeño resumen de tu vida laboral.

    Responder
    • Gorki - 5 septiembre 2019 - 08:42

      Es solo la parte digital y central de mi vida, Hay un antes curiosísimo, fui productor de televisión, y un después también curioso, estuve metido en la vorágine de la «Burbuja Inmobiliaria».

      Responder
  • #011
    John Smith - 5 septiembre 2019 - 10:44

    En el otro lado de Gorki se encuentran personas como mi padre, sin contacto con los ordenadores hasta su jubilación, sin internet, porque no le interesa y con teléfono móvil sólo para llamadas. Hoy tiene más de 80 años y se encuentra con que el ayuntamiento de su municipio deja de enviar las notificaciones de los impuestos en papel. ¿Soluciones? Ni las han previsto ni se las espera.

    Responder
  • #012
    Javier Vega - 5 septiembre 2019 - 10:51

    Hay una parte de la tecnología que es ODIOSA y es cuando sufres la herramienta en vez de disfrutarla, y como dice Gorki el placer que supone cuando haces un workaround o tienes una idea feliz para saltarte sus limitaciones, pero nos se nos olvide el trabajo principal es estudio para adaptarte a su lenguaje y peleas internas para que haga lo que se supone que puede hacer cuando lo dice el manual, que suelen estar poco claros o los interpretamos de forma errónea. Lo que nos cuenta Gorki es como al final con tesón y un par se «doma a la bestia», tenía una sensación parecida a la de un adolescente cuando «triunfa» en un videojuego (valga la comparación y asumiendo que en el juego haya esfuerzo intelectual). En si lo que hacía tenía foco y un fin, aunque fuera el rollo de la «contabilidad, almacen, estadisticas de ventas, etc» que estoy seguro que cualquiera que hoy se dedique a eso habrá pensado en lo sencillo que es usar tu propia hoja excel en vez del programa corporativo que le obligan a usar…

    De los nacidos en los 40’s o 50’s me atrevo a afirmar que el porcentaje que manejan más allá de usuarios, un ordenador o smartphone es residual, y si, pueden consultar un periódico, poner whatsapps, etc. Y no conocen lo que se puede hacer sabiendo programar un poco. Pero esa brecha creo que es real, y que pocos de ese perfil se hacen a si mismos la renta, o saben hacer un script, o cambiar de OS, etc. Y que a la vejez viruelas, no va a pasar… pero la maraña del bosque de posibilidades e información es tan grande que o buscan su pequeña zona de confort o no avanzaran

    Por otro lado está el vacío de la jubilación, y que lo que sabían hacer en el trabajo de poco sirve en su vida diaria, y pocos investigan o ninguno en montar un SO en un sistema virtualizado, y la mayoría tienen el obstáculo del idioma, en cuanto aparece algo que no está en español, ya es un obstáculo insalvable.

    ¿Van a jugar a Fortnite? Definitivamente mejor que no. ¿ Qué tiene de bueno hacerlo? Mejor que lean, o hagan viajes virtuales con google earth, empecemos con algo que no sea una porquería. O se echen una partida con GNU chess que además es gratuito, …

    Responder
    • Gorki - 5 septiembre 2019 - 12:55

      La generación nacida en los 40 o los 50 somos los que hemos mecanizado de los ministerios, a los bares de barrio con su caja registradora TPV.. Comprenderás, que han hecho falta de varios miles de Gorkis para llevarlo a cabo. No somos pocos, somos tantos como Guardias Civiles por decir una cifra.

      Y esos, son solo los que saben programar, los usuarios, multiplica por 100 como poco para tener una aproximación.

      Mayores de 65 años que entiendan un ordenador, si no la totalidad, somos muchos. No puede ser que todos mis amigos y conocidos sean la excepción cuando entre ellos hay hombres de negocios, médicos, ingenieros,
      bancarios, abogados,… y repito también sus mujeres con lo del smartphone se manejan maravillosamente.

      Por poner un ejemplo, mi mujer fue jefe de producto de cosmética. Con el ordenador yo se mas, pero en la hoja de cálculo, hace montones de cosas que a mi me asombran y que me costaría emular.

      Puede haber alguien que por su profesión no haya visto un ordenador, pero eso es independiente de la edad, un chef de cocina, (en principio), no sabe de ordenadores, pero es independiente que tenga 35 o 65 años, No se por qué se supone que los que hoy tienen 70 años han tenido menos contacto con los ordenadores que los que hoy tiene 45.

      Responder
      • LEON - 5 septiembre 2019 - 15:06

        Que razón tienes Gorki.

        Se ha establecido una dicotomia, juventud = tecnologia, vejez != tecnologia, que el tiempo va demostrando absolutamente falsa.

        ¿Que los jóvenes usan tecnología? eso lo hace cualquiera, tanto jóvenes como viejos ¿que los jóvenes saben tecnología?, radicalmente no, no mas que los viejos.

        Las técnicas de programación han cambiado desde que nos veíamos obligados a exprimir hasta el último bit de las escasas memorias, hasta la situación actual en la que ya no se optimiza nada, faltaría plus. Así hemos llegado a unos equipos con una potencia multiplicada la potencia por un millón, para hacer practicamente lo mismo que lográbamos hace 40 años, eso si mucho mas mono todo.

        Esto se encuadra en el moderno paradigma de hipervaloración de la juventud por encima de cualquier otra cosa, que realmente significa que se valora la falta de experiencia, la inexperiencia ahora es un plus.

        ¿Recuerdan esos «intelectuales» que presumen de no entender nada de números o aquellos otros individuos que se jactan de no haber leído jamás un libro?, pues lo mismo.

        Responder
      • JAVIER VEGA - 5 septiembre 2019 - 15:34

        Curioso que compares en número con los guardias civiles. En 1940 cerca del 25% de la población eran analfabetos. Y creo que tu comparación en número no se ajusta al número real de personas trabajando con ordenadores:

        AÑO // Número de equipos
        1964 – 130
        1965 – 190
        1966 – 300
        1967 – 440
        1968 – 550
        1969 – 780
        1970 – 1.040
        1971 – 1.250
        1972 – 1.490
        1973 – 1.780
        1974 – 2.095
        1975 – 1.450

        Los estudios de la mayoría de la población de los 40’s llegaban hasta que sabías las cuatro reglas, vamos hasta los diez años. Sabemos que no es tu caso. Pero como no había empleos decentes para esa mayoría de la población, a pesar del desarrollismo del régimen y sus 25 años de paz, los finales de los 50 y principios de los 60’s fue la época de la migración a Alemania, Francia, Suiza y en España el abandono del campo a ciudades como Madrid y Barcelona que era donde se ofertaban trabajos manuales en los que no se requería formación.

        Por ejemplo, el parque de ordenadores en 1967 se distribuía así: 50% en Madrid, 34% en Barcelona, y el resto se distribuía entre los grandes bancos del norte y algunas grandes cajas de ahorros. Considera que tu caso es como diríamos en estadística una anomalía de esa época. El pobre «charnego» que iba a ganarse las lentejas a Barna bastante tenía con ese trabajito que había encontrado.

        Los que hoy tienen 45 años es la generación de los nacidos a partir de 1975, que terminan la EGB entre el 1990 y digamos 2000. Creo que si reflexionas y haces memoria el boom de ZX81, Commodore, Spectrum fue a principios de los 80’s de ahí lo poco acertado de tu frase:

        » No se por qué se supone que los que hoy tienen 70 años han tenido menos contacto con los ordenadores que los que hoy tiene 45″

        Lo dicho mi enhorabuena por haber vivido esa época «difícil» rodeado de «hombres de negocios, médicos, ingenieros, bancarios, abogados,… y sus mujeres » que evidentemente nunca fueron la mayoría de la población española demográficamente hablando, aunque si coparon una mayoría de buenas oportunidades.

        http://www.mompin.es/HistoriadelainformaticaenEspana9.htm

        Responder
        • Gorki - 6 septiembre 2019 - 12:09

          No se si te das cuenta que me das la razón, si el boom se produjo en los 80, un señor de 75 años, tenia entonces entonces 35 años, fue el protagonista del «boom». ¿Que tiene de raro que supo manejar un Spectrum, sepa manejar hoy un ordenador?

          Responder
  • #017
    John Smith - 5 septiembre 2019 - 11:28

    Y se me olvidaba lo mejor de todo… !La firma electrónica para comunicarte con las administraciones públicas! Esa maravilla intuitiva.
    Al final es como el agua y el aceite, y el emulsionante entre tecnología y mi padre soy yo, que tampoco soy nativo digital pero intento apañarme.

    Responder
  • #018
    Javier Cuchí - 5 septiembre 2019 - 13:12

    Yo tengo 64 años y mi biografía tecnológica es frecuentemente tangencial (no paralela) con la de Gorki. Llegué a la función pública hace treinta años tras haber tocado y ocasionalmente trabajado con microordenadores; anteriormente habia trabajado en el sector inmobiliario y yo solito (bueno, ejem, con ayuda de algunas revistas) confeccioné una base de datos no pequeña para el uso doméstico y pequeñoempresarial de la época (años 80) y la programé en BASIC. Tuve un liviano y breve contacto con el PC hasta que, ya en la función pública el PC fue mi herramienta de trabajo; a los pocos meses, ya tuve PC en casa con el único fin de trastear lo que en el trabajo no podía trastear. En fin, vino Internet y me apunté rápidamente (¡las broncas que me propinaba mi santa cuando llegaban las facturas de Timofónica!) y posteriormente no hay aparato, sistema o fenómeno al que no me haya apuntado o, por lo menos, que haya olfateado, al alimón con mis compañeros de la Asociación de Internautas y desde hace diecinueve años no entra en un PC de mi casa un sistema operativo que no sea Linux (mi hija mayor ya lo adoptó a los 10 años y la menor no conoció ningún otro hasta prácticamente secundaria: Windows les produce arcadas y sólo la mayor parece querer coquetear un poco con Apple).

    Pero somos excepciones. Gorki fue profesional del sector informático (lo que constituye un aparte, pues es obvia su capacidad para el manejo de tecnologías) y yo sólo fui un usuario; todo lo avanzado que se quiera -en tiempos lo fui y mucho-, pero usuario. La gente de mi generación es mayoritariamente (no me atrevo a decir masivamente, pero estoy muy tentado) tecnoescéptica, neoludita y, en fin, hablemos claro, casi innatamente negada para las TIC. Y aún suerte que los smartphones han reconducido parcialmente, en la mayoría de los casos (¡no en todos!), a esta tribu de los años 50.

    Por supuesto, sé de gente de mi edad y de la de Gorki que se manejan fantásticamente y que incluso les gusta: hay gente tan pirada por la tecnología (y no sólo la informática hasta donde hoy pueden diferenciarse) como yo. Pero mi percepción es que la gente de 55 en adelante, más allá del móvil, está completamente ajena a las TIC.

    Responder
  • #019
    John Smith - 5 septiembre 2019 - 13:37

    Gorki, con todo el cariño, había y hay vida más allá de la capital. Algunos vivimos en provincias. Y no olvides que la uniformidad de la tecnología no implica su equivalencia en los conocimientos.

    Responder
    • Gorki - 5 septiembre 2019 - 17:58

      Cierto. Hace años profesionalmente la tecnología se irradiaba desde 5 grandes capitales, fuera de ellas, era casi episódico, encontrar un profesional de la informática.

      He tenido programadores procedentes de Guadalajara, de Toledo, de Salamanca, … que se venían a Madrid cuando aquí buscábamos programadores con candíl, porque en sus lugares de residencia, prácticamente no había trabajo para ellos.

      Es totalmente cierto, el «foso digital» , no solo era económico, los pobres vivían lejos de la digitalización, también era geográfico, lo que era habitual en Madrid, resultaba hasta exótico, en Avila.

      Sin embargo, me hace el efecto que tanto en lo social, como en lo geográfico, el foso si no ha desaparecido, al menos se ha estrechado. Al menos, todos los artesanos con los que he contactado últimamente en Llanes (Asturias) con motivo de una obra, albañiles, carpinteros, fontaneros, pintores, etc etc todos tenían teléfono móvil y buzón email.

      El otro día iba en el metro y entró un cantante afroamericano cantando por los vagones HipHop o Rap algo así, (música underground evidentemente), y nos dio su dirección email para que nos bajáramos su música.

      Para mí, que tanto he bregado como «cibervoluntario» para reducir la «brecha tecnológica» fue una satisfacción.

      Responder
  • #021
    Iván Köhler Avilés - 5 septiembre 2019 - 16:56

    Pese a que se entiende el sentido en que lo empleaste, ser positivo y positivista no es lo mismo, Enrique.

    La primera se refiere a una actitud frente a la vida. La segunda deriva de la epistemología, íntimamente relacionada con el escepticismo racional y el cientificismo, con los que, por cierto, estoy de acuerdo.
    Va la aclaración para evitar confusiones.

    Excelente artículo, como siempre.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG