Sobre casas domotizadas y asistentes digitales

La "casa robot", más cerca: los fabricantes quieren dar el impulso definitivo a la domótica - El Diario.es

Carlos del Castillo, de El Diario.es, me llamó para hablar sobre asistentes digitales y hogares domotizados, y sobre los planes anunciados por IKEA para, devenida en un competidor en este ámbito, incrementar la difusión de este tipo de tecnologías. Hoy publica algunos de mis comentarios en su noticia titulada «La ‘casa robot’, más cerca: los fabricantes quieren dar el impulso definitivo a la domótica» (pdf).

Mi opinión en este sentido es clara: los asistentes de voz son el interfaz más cómodo y natural para hacer determinadas cosas en una casa, las paranoias sobre la vigilancia y las escuchas son eso, paranoias fruto de una mala comprensión de lo que significa educar un algoritmo, y los hogares del futuro tendrán una profusión cada vez mayor de funciones a las que pueda accederse desde un smartphone o un asistente digital. La domótica está pasando de una era especializada, en la que tenías que contratar a un proveedor que te hiciese las cosas y te integrase tecnologías para poder obtener un resultado mínimamente digno, a otra en la que eso lo hace el propio usuario sin prácticamente ninguna preparación, recurriendo a tecnologías cada vez más sencillas e intuitivas.

Los que «se oponen» a que las luces de su casa se puedan encender con un comando de voz o a funciones similares en otros electrodomésticos, y afirman que ese tipo de comodidad no vale la pena deberían pensar y verse reflejados en aquellos bisabuelos que hace bastantes décadas buscaban la forma de encender la luz en el casquillo de la lámpara porque ahí era donde había estado siempre la cadenita que servía de interruptor, y que clamaban al cielo contra un avance como el interruptor de pared porque les parecía una tontería inútil. ¿Utilidad marginal? Posiblemente, pero con muchas de esas utilidades marginales se construyen atributos como la comodidad, el confort y la conveniencia, que son elementos del progreso.

Con respecto a la vigilancia y la escucha, lo comenté en su momento: una cosa es que las compañías tecnológicas, en su intento por obtener los mejores algoritmos que sea posible, recurran a personas que escuchen y etiqueten determinadas grabaciones, y otra creer que todo lo que dices en casa está siendo escuchado por terceros que, además, tienen tiempo e interés como para comentarlo entre sí en los pasillos y reírse. Lo primero es normal, se puede evitar simplemente desmarcando una casilla en la configuración del servicio, pero si todos lo hacemos, los algoritmos tardarán más en llegar a ser acertados y agradables de utilizar. Lo segundo es, simplemente, una estupidez propia de paranoicos con poco que hacer y que, además, tienen tendencia a creerse el ombligo del mundo.

¿Recogen tus aplicaciones información sobre las horas a las que enciendes y apagas tus luces? Posiblemente, pero no necesariamente para vendérsela a un tercero, sino para, por ejemplo, simular patrones de actividad creíbles cuando no estás en casa. ¿Te espía tu termostato porque te pide la geolocalización de tu smartphone? No, simplemente se encarga de encender tu calefacción cuando te acercas a tu casa. Hay una diferencia entre la mera búsqueda de conveniencia que convierte a un producto en agradable y útil, y el supuesto espionaje que algunos creen ver. ¿Quiere eso decir que debemos ceder todos nuestros datos y no hacer preguntas? Por supuesto que no. Pero tener una mentalidad paranoica en todo momento es, sencillamente, propio de paranoicos, y muy poco productivo.

¿Tiene IKEA mucho que decir en este ámbito? Hablamos de un entorno que está aún muy abierto, y en el que la clave la tendrá la integración. Cuando comienzas a incorporar funciones en tu hogar inteligente, lo último que quieres es terminar con un conglomerado de sistemas absurdamente incompatibles entre sí y con una casa que parece una feria de tecnologías. Quieres buen funcionamiento, conveniencia, sencillez y facilidad de integración. IKEA es una compañía con mucho que decir en cuanto a equipamiento del hogar, y con un indudable enfoque hacia el pragmatismo, la sencillez y los precios atractivos: si sabe ser abierta en sus protocolos y aportar facilidad de uso y de integración, puede situarse como un competidor interesante y dar lugar, gracias a ese enfoque, a un avance importante en la difusión de este tipo de tecnologías.


24 comentarios

  • #001
    Enrique - 28 agosto 2019 - 13:06

    Estoy de acuerdo. Domótica y eficiencia van de la mano y son presente y futuro. Además, se controlarán por voz o incluso, segurísimo, con el pensamiento.

    Responder
  • #002
    Gorki - 28 agosto 2019 - 13:58

    Procedo de una familia de clase media, que antiguamente tenía abundante servicio..A la «chacha» jamas la encargamos que subiera la persiana ni que encendiera la luz, sino que limpiara la casa y cocinara.

    Las pequeñas cosa como abrir un grifo, buscar una emisora de radio, subir una persiana, incluso teniendo «chacha» las hacíamos nosotros mismos.

    El que escuchar lo que hablamos , solo es para enseñar a los «algoritmos», es solo la opinión de algunos. Muchos pensamos, que si muy bien, pero ¿que pretenden que aprendan los algoritmos?,.

    ¿A encender luces? – Parece como un objetivo muy pobre.
    ¿A saber que es lo que podemos necesitar en casa? – Parece como algo más interesante para las empresas.

    Si Google, Facenbook, Twitter y cualquier pagina web, guardan como algo muy preciado toda la información que llega de los usuarios a través de Internet, IP, historia de navegación, email. posición GPS, fotografías … en fin, todo lo que Google y Facebook saben de nosotros, No entiendo que te extrañe. que Siri, Alexa, etc, no informen a sus dueños, que no son los usuarios, sino los servicios en la nube, todo lo que puedan enterarse de nosotros. A mi me parece que no es paranoia, que es lógica empresarial.

    Claro está que si a cambio de eso protegieran la casa contra los ladrones, o contra incendio, si avisaran a una ambulancia en caso de infarto,… aun tendría un pasar, pero, (de momento) , solo encienden una luz , suben una persiana y cambian de canal, nada que no se pueda hacer con un mando a distancia.

    Pues sinceramente no veo de una utilidad extraordinaria.

    Por otra parte le domótica IoT, es algo que existe desde hace años, pero lo cierto es que no ha triunfado como se esperaba, porque lo que nos han vendido como la maravilla de las maravillas, que la puerta de la nevera habla con el microondas, parece como que la gente le trae sin cuidado.

    Las persianas de mi casa quizá se suban como media una vez cada 5 dias, ¿Preciso ir dando voces para ello?.

    Quizá el día que pueda decir, «¡Alexa! hazme una tortilla de patatas», o «¡siri!, vacia el lavaplatos» , cambie de forma de pensdar, pero para encender la luz no necesito «criado»,

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 28 agosto 2019 - 14:52

      Puedo encender la TV con el móvil, pero solo lo uso cuando no encuentro el mando.

      Trabajé para una promotora de viviendas de lujo y «domótica» era sinónimo de capricho y pesadilla, pues no deja margen para la chapuza.

      Una casa no es una fábrica… Todavía.

      Responder
    • Luis Caldevilla - 28 agosto 2019 - 20:40

      Ya te has contestado. «Las persianas de mi casa quizá se suban como media una vez cada 5 dias». Si tuvieses el control por voz, las subirías y bajarías muchas veces más.

      Yo les he puesto un automatismo para que a la hora exacta que se pone el Sol se abran para airear la casa sin que entre demasiado calor. Y es sólo un ejemplo. Que se bajen si voy a ver la tv para evitar reflejos, etc

      Responder
      • Gorki - 29 agosto 2019 - 00:28

        Vuelvo a repetir, que cuando tuve «chachas», jamás las llamé para bajar una persiana, eran cosas que hacia por mi mismo
        Lo que si hacían era limpiar la casa , hacer las camas, lavarla ropa, o la comida, Si algún día Alexa hace l algo así me lo replantearé. pero para encender luces, me valgo por mi mismo y sin ningún esfuerzo..pese a mi avanzada edad.

        Responder
  • #006
    Raul - 28 agosto 2019 - 14:48

    Demasiada estrechez de miras. Te voy a poner algunos ejemplos de funcionamiento domótico que tengo en mi casa, sin ir más lejos:

    – Las persianas de mi terraza cubierta se mueven acordes a la hora del día, para que las plantas que tengo reciban la luz más adecuada y no se achicharren.
    – Tengo sensores de agua en varias ubicaciones susceptibles de inundarse por mal funcionamiento de algún electromodestico. De ser así, a los pocos segundos recibiría notificaciones en mi teléfono.
    – Tengo también sensores de humo y gas en casa, conectados también a mi teléfono y a una alarma que sonaría en caso de necesidad.
    – Tengo las aperturas de puertas y ventanas monitorizadas, y todas ellas conectadas a una alarma que se activa automaticamente cuando salimos de casa.
    – Tengo una cámara de seguridad, que se activa automáticamente al salir, y ve avisa cuando detecta algún movimiento en el interior de la vivienda. Es redundante con la alarma, pero en caso de que está saltará podría conectarme en remoto y ver que ha sucedido.
    – Todos los radiadores de mi casa se ajustan a la programación de temperatura que he configurado para cada uno de ellos, y además monitorizan mi posición para saber cuando me alejo o me acerco a casa, y dejan bajar o elevan la temperatura de manera acorde.
    – Los sensores de las ventanas están conectados a su vez con los radiadores, y estos dejan de funcionar mientras tengo las ventanas abiertas para ventilar una estancia. Mi mismo con los purificadores de aire que tengo, o los ventiladores de techo.
    – Todo lo anterior permite además simular presencia en casa, por si la alarma no fuese suficiente.
    – Tengo un robot aspirador que se pone en funcionamiento cuando nos vamos de casa.
    – Tengo sensores de movimiento en varias estancias, y que funcionan solo a determinadas horas, para encender temporalmente la luz de esas habitaciones cuando alguien accede.
    – Y por supuesto, cuando no hay nadie en casa, todas las luces, reproductores, y ventiladores se apagan de forma autónoma.

    No tengo aun cerradura electrónica, pero sin duda será lo próximo que añada por las funcionalidades que ofrece sobre una convencional.

    Y todo ello sin pronunciar ni una sola palabra, y haciendo uso de productos de domótica no profesional.

    Y si ya metemos en la ecuación a Siri/Alexa/Google:
    – Puedo controlar la luz de cualquier estancia de mi casa, su estado, color o intensidad con apenas 4 palabras.
    – Puedo apagar o encender la televisión o el proyector en un canal o dispositivo concreto con un simple comando de voz. Y controlar el volumen sin usar ninguno de los 4 mandos que debería tener encima: Tv, reproductor, equipo de sonido….
    – Puedo encender o apagar cualquier ventilador, o subir o bajar la calefacción en cualquier habitación con solo pedirselo al asistente.
    – Puedo reproducir música, cualquier canción, albúm o cantante, en cualquier estancia de mi casa con un simple comando de voz.

    Y ahora me dirás que soy un vago por no levantarme del sofa a cambiar el canal de la televisión usando los botones de su frontal….

    Por cierto, algún smartwatch ya ha salvado la vida de su propietario en casos de infarto…

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 29 agosto 2019 - 16:20

      Lo suyo es un hobby, y como toda afición, le dedica un tiempo y dinero que la mayoría no. Su casa parece uno de mis acuarios, je je je.

      Responder
  • #008
    Xavier Cremat - 28 agosto 2019 - 15:07

    El problema principal de la domótica promovida por marcas tecnológicas es quien lo instala en casa. Si el gadget consiste en poner un enchufe plug & play que puede ser manejado con el móvil cualquiera lo puede hacer. Si el gadget es un mecanismo a instalar, p.ej. motor con persianas, entonces el hazlo tu mismo pierde adeptos, y se necesita un profesional. Por otro lado si el beneficio que obtienes del gadget es solamente abrir, cerrar una persiana poca utilidad tiene lo haga el móvil o un asistente.

    No parece que haya en el IOT nada revolucionario, que pueda venir, y menos a una buena relación precio/prestación. Poca evolución de algoritmos hay en esto…

    Despreciar a nuestros antepasados, no parece el mejor argumento para vender estos cacharros, a ninguno de los que que conocí en mi familia despreciaron jamas los avances reales como electricidad, teléfono, radio, luego TV, etc… el problema es cuando se utilizan argumentos tan débiles para vender motos invendibles.

    Responder
    • Gorki - 28 agosto 2019 - 16:13

      Absolutamente de acuerdo. Muchos hemos puesto luces con el control de presencia, Yo por ejemplo la tengo en el descansillo de mi casa, La plancha eléctrica, el calentador de agua, la nevera, el aire acondicionado, etc, tiene termostato.de fábrica
      La vitrocerámica, le lavaplatos y la lavadora tienen varios programas a elegir, Tengo radiodespertador, que se puede programar facilmente y que apaga la radio automáticamente.

      ¿Es domótica? – Pues si. Pero no es IoT, porque no se hace por Internet.

      Pero por ejemplo la puerta del garaje se abre con un telemando, ¿Supondria una ventaja dotarla de IA y que se abriera automáticamente al reconocer el coche?. Desde luego, pero lo que estoy dispuesto a pagar por ello, (por ahora), no permite tener reconocimiento de vehículos en la «nube» .

      Lo que me ofrecen de IoT me da mas seguridad encargarselo a Securitas Direct y seguramente es mas barato.

      .

      Responder
    • Enrique - 28 agosto 2019 - 16:43

      Eso si que es un argumento débil, considerar un avance real lo que a ti te de la gana. Entonces, la TV es un avance real, entonces, ¿la TV a color o plana o el mando no lo es? Seguro que tú los utilizas.
      ¿El mando IR si y cambiar de canal por voz no? No sigues ningún criterio lógico.

      Responder
      • Gorki - 28 agosto 2019 - 18:44

        Probablemente quienes acostumbren mandar dando voces, se sientan cómodos con Alexa, Por fin habrán encontrado algo que les obedezca (casi) siempre.

        Yo para mandar, nunca he levantado la voz, pero en cambio utilizo muy bien mi dedo indice´
        Por eso me resulta mas cómodo apretar un botón de un «telomando» portátil que pongo en el cojín del sofá,.al lado de mi.

        Va en gustos y en costumbres.

        Responder
      • Xavier Cremat - 28 agosto 2019 - 19:54

        Igual no le has cogido el punto al comentario…

        No son débiles los avances, sino despreciar a nuestros antepasados, porque ahora decimos alexa pon la radio en vez de poner la radio, lo que está claro que es intemporal es la soberbia.

        Responder
  • #013
    Jaír Amores Laporta - 28 agosto 2019 - 17:11

    Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.

    Hace un tiempo, estuve reflexionando sobre los altavoces inteligentes. De hecho, publiqué un artículo al respecto. No me niego al progreso, y creo que este tipo de artefactos han llegado para quedarse. Es evidente que tienen muchas funciones útiles. De hecho, he patrocinado por afiliación alguno de estos cacharritos.

    Solo hay un punto que no termino de ver claro. Desde el punto de vista de la efectividad, duplicar aparatos que hacen las mismas funciones o parecidas, es un error. Es evidente que un smartphone cualquiera es capaz de mandar y de ejecutar los mismos comandos que un altavoz inteligente. Si no me equivoco, el reconocimiento de voz no está en el propio aparato, sino en unos servidores externos.

    Siguiendo con este argumento… ¿no sería más lógico adecuar el software del móvil en vez de añadir un aparato más? Por ejemplo, se me ocurre que, un periférico inteligente podría ser un micrófono que se podría colocar en varias habitaciones, el cual, conectado por wifi en la misma red donde está el móvil, daría órdenes. Incluso, sería relativamente sencillo configurar un mensaje para cada smartphone que haya en la casa. ¿Que quieres escuchar música? Puedes poner altavoces en donde quieras. ¿Subir persianas? ¿Reproducir un podcast en spotify? También.

    La ventaja de esto, más allá de la reducción de costes, (pues los periféricos los tienes que comprar igualmente y te ahorras el altavoz inteligente), está en la centralización de todo un ecosistema en un aparato que ya tienes en tus manos: el smartphone.

    Si quieres renovarlo, o bien se te ha estropeado, compras otro, y listo. Lo llevas donde quieras, cada cual tiene el suyo… etc. Se me ocurren mil ventajas de este sistema versus tener un altavoz inteligente.

    Evidentemente, no es lo que una empresa tecnológica desearía, claro está. No creo que sea necesario esgrimir explicaciones aquí. De cara al usuario, al final, es un aparato más que comprar, instalar, aprender a usar, limpiar, reparar y renovar.

    Igual estoy equivocado en el planteamiento. Me gustaría que Enrique diera su opinión, a ver si aprendo algo.

    Un saludo desde Canarias!

    Responder
  • #014
    xaquín - 28 agosto 2019 - 18:05

    Graciñas a Raul por su excelente ayuda al poner muchos puntos sobre las ies. Con su aporte y pensando en una futurible Her, voy a seguir encendiendo la luz con la cadenita, pero estando seguro de que el futuro está a la puerta de casa, queriendo entrar y no tiene parada. Si tuviera veinte añon, tendría muy claro que desconfiar de los manipuladores humanos de la tecnología, no me impediría ver los avances enormes que la teconología tiene en la evolución positiva del ser humano (y su ecosistema!).

    No cabe duda que no todos podemos preferir algo más parecido a una cueva prehistórica, con un mínimo de comodidades más o menos renacentistas, que a una casa prefabricada por una ikea del futuro, con la tecnología punta a tope.

    Tambien hay gente que preferimos subir escaleras en casa, que ir al gimnasio y ya no digamosque poner ascensor (estando con el cuerpo en condiciones).

    Vivimos en una sociedad que impone el estilo de vestir, de comer, de dormir, de hacer el amor, de tratar a los amigos (y a los enemigos), de hacer la guerra y todo tipo de tráficos inhumanos (porque nos convence de que no son inhumanos!)… en fin, hasta impone la forma de morir e incluso impone el tipo de «vida eterna» que debemos escoger. ¡Aviados estamos!

    Responder
    • Enrique - 28 agosto 2019 - 18:34

      Es curioso que hayas citado tantas cosas que te impone la sociedad (que no comparto) y te hayas dejado la que, en mi opinión, es la peor. Vivimos es una sociedad que te impone lo que tienes que pensar y decir si no quieres ser expulsado.
      Y todos sabemos quien ha monopolizado el espacio de opinión, yo no lo voy a decir que no me publican el comentario.

      Responder
  • #016
    LEON - 28 agosto 2019 - 20:56

    Lo que me hace sospechar una intencionalidad oscura, la que Enrique precisamente niega, es el hecho que todos estos sistemas van a la nube de forma innecesaria.

    Un simple interruptor ONOFF activado desde el Smart va a un servidor exterior, cuando maldita la falta que hace, es mas un inconveniente que revela su fallo cuando la nube se cae, como ha pasado recientemente a los usuarios de las cerradura de google (creo).

    Todas esas funciones, excepto por ahora el reconocimiento de voz, se podrían implementar localmente pero no, sistemáticamente van a la nube.

    Que el tratamiento de esa información se hace en beneficio del usuario, no se lo cree absolutamente nadie, ejemplos suficientes tenemos a diario. Si pensar así me convierte en un paranoico, que me apunten en la lista de espera del siquiatra.

    No seamos ingenuos, las empresas trabajan en su propio beneficio, el usuario es solo la vaca a la que ordeñan para que les de de comer.

    Responder
    • Jose Miguel - 28 agosto 2019 - 21:37

      Totalmente de acuerdo. Todo el tema de domótica se puede manejar de forma local. A la mierda la nube.

      Responder
      • Enrique Dans - 28 agosto 2019 - 21:48

        No te discuto que es posible que muchas peticiones se pueda procesar localmente, y en un futuro, sin duda, más aún. Pero entrenar los algoritmos de reconocimiento de voz localmente es imposible, y aún están muy lejos de estar optimizados. Por el momento, la conexión a la nube es indispensable si queremos que las prestaciones del reconocimiento vocal vaya mejorando. La única manera de entrenar esos algoritmos es contando con muchas muestras convenientemente etiquetadas, y solo se puede hacer en un repositorio central en la nube.

        Responder
        • Jose Miguel - 28 agosto 2019 - 23:04

          La nube para particulares, así como la nueva economía llamada colaborativa, son puros timos. El día que un puñado de empresas se hayan hecho del mercado de prácticamente todas nuestras necesidades nos vamos a enterar. Y bien.

          Responder
        • Gorki - 29 agosto 2019 - 00:31

          Pues que les entrenen con la radio, ¿Por qué van a entrenarlos con lo que yo digo en mi casa?

          Responder
        • LEON - 29 agosto 2019 - 12:43

          Hola Enrique, en el tercer párrafo de mi respuesta ya hacía esa excepción con respecto al reconocimiento de voz.

          Actualmente parece que eso solo es posible en equipos demasiado potentes, no disponibles en el mercado doméstico, algo que sin duda cambiará muy pronto.

          Ese único factor no justifica en modo alguno que elementos de domótica que no utilizan reconocimiento de voz, también se ven obligados a utilizar aplicaciones en red, porque el fabricante así lo determina por razones digamos, oscuras.

          Responder
  • #022
    Angel - 29 agosto 2019 - 00:42

    Coincido con vos cuando decís que no hay que ser paranoicos respecto a las escuchas con el fin de mejorar a los asistentes digitales. Pero igual, está bueno cuando una empresa se toma muy en serio la privacidad precisamente en este contexto. Esta noticia es de hoy:
    https://www.faq-mac.com/2019/08/siri-aumenta-la-proteccion-de-la-privacidad-de-los-usuarios/

    Responder
  • #023
    Gorki - 29 agosto 2019 - 00:52

    Tan aséptico como nos lo cuentan, no lo debian hacer.

    Apple se disculpa por escuchar las conversaciones de sus usuarios con Siri y establece nuevas normas para su asistente digital

    https://www.elmundo.es/tecnologia/2019/08/28/5d66dbd4fc6c8310778b4689.html

    Responder
  • #024
    Jm - 30 agosto 2019 - 11:31

    En mi opinión aparte de un par de funcionalidades que ha comentado @RAUL el resto no merecen el esfuerzo ni el dinero, al menos de momento.

    Además, tal y como apunta @Jair, ya disponemos de un «aparatito», el móvil, que podría controlar el resto sin necesidad de los cacharritos añadidos que nos quieren vender.

    Mucho de lo que hay actualmente sobre domotica es sólo una moda sin utilidad real.

    En cualquier caso yo soy de aquellos que prefieren montar todo yo mismo para saber cómo funciona y controlar que hacen los diversos «cacharros».

    Debo de ser raro, porque todos los asistentes y demás de mis dispositivos me sacan a menudo de mis casillas por ser demasiado «inteligentes» y hacer lo que les da la gana en lugar de lo que yo quiero.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG