Experiencias masivas en el uso de wearables: Fitbit y Singapur

IMAGE: Singapore map and Fitbit logo

Reuters publica una información sobre el acuerdo alcanzado por la compañía pionera en el desarrollo de wearables para la cuantificación de la actividad física, Fitbit, y el gobierno de Singapur, en virtud del cual varios cientos de miles de personas podrían recibir dispositivos de la compañía a cambio del pago de una suscripción anual de unos $7 a su servicio personalizado de entrenamiento, en lo que constituiría la primera integración de wearables en un programa nacional de salud en el mundo. Singapur está considerado como uno de los país con el mejor sistema de salud pública del mundo, y suele estar en el grupo de cabeza en cuanto a expectativa de vida de su población.

La noticia ha provocado una subida de más del 3% en las muy depauperadas acciones de Fitbit (cotizan nada menos que un 90% por debajo de su precio de salida en junio de 2015) por lo que tiene de alineamiento con el paso del modelo de negocio de venta de productos a ingresos recurrentes por servicios que la compañía ha afirmado llevar tiempo persiguiendo. El gobierno del país espera llegar a en torno a un millón de personas sobre sus 5.6 millones de habitantes, a las que pedirá autorización a partir de octubre para compartir los datos que generen sus dispositivos con el organismo estatal encargado de la salud pública, Health Promotion Board (HPB). El gobierno del país convocó un concurso para adjudicar el contrato al que se sabe que, además de Fitbit, concurrieron también otras compañías como Apple, aunque resulta difícil imaginar a la marca de la manzana en un contexto de este tipo debido no solo a la especificidad de sus dispositivos, esencialmente compatibles con los de su misma marca, sino también a su tratamiento de la privacidad. En cualquier caso, Fitbit está considerada hoy la quinta compañía del mundo en wearables, tras Apple, Xiaomi, Huawei y Samsung, y lleva varios años perdiendo sistemáticamente cuota de mercado.

El dispositivo propuesto para el programa es el Fitbit Inspire, una pulsera con capacidad para almacenar datos de actividad y calidad de sueño, resistente al agua y con hasta cinco días de duración de batería, que además, en su versión HR, permite almacenar el ritmo cardíaco a lo largo del día, registrar ciclos de sueño y hacer un seguimiento del consumo de calorías. El sistema de salud pública de Singapur basa parte de su éxito en hacer a los individuos responsables de su salud, lo que coincide con la idea de los posibles beneficios de la cuantificación de la actividad física.

La idea de un programa estatal de salud basado en el uso de wearables en el que los usuarios comparten datos con un organismo gubernamental es, como mínimo, provocativa. Se desconoce por el momento si se llevarán a cabo integraciones que permitan, por ejemplo, a los facultativos que tratan una dolencia determinada consultar los hábitos de sus pacientes en función del registro de sus wearables, o hasta qué punto podrá la información generada por los usuarios ser consultada con otro tipo de fines. En el caso del gobierno de Singapur, que mira con preocupación el incremento de enfermedades coronarias y diabetes en su población, la cuestión resulta aún más llamativa, puesto que aunque hablamos de un gobierno que cuenta con una elevada confianza de sus ciudadanos y niveles de satisfacción por lo general muy elevados, hay algunos organismos internacionales que discuten su calidad democrática.

La idea de promover la salud pública recurriendo al uso de wearables y a la mayor concienciación de la población sobre la necesidad de mantener determinados patrones de actividad física, sin embargo, se alinea con una de las tendencias claras de futuro en salud preventiva, y seguramente veremos más ejemplos de adopciones masivas de este tipo en otros contextos en el futuro.


This post is also available in English on my Medium page, «How would you feel about your government monitoring your health metrics?«


25 comentarios

  • #001
    Gorki - 22 agosto 2019 - 22:11

    No me gusta. Una cosa es que el médico te diga que hagas ejercicio y otra muy diferente que el Gobierno, vigile si haces ejercicio o no.

    Responder
    • Enrique Dans - 22 agosto 2019 - 23:39

      De acuerdo. Reconozcamos que es raro. Y que además, da pie a cosas potencialmente muy chungas. Pero imagínate que dentro de cinco años, resulta que la diabetes y las enfermedades coronarias han descendido en Singapur un porcentaje significativo, que un porcentaje elevado de los que lo usan lo siguen usando y cambiando regularmente de modelo, y que el caso se convierte en un éxito del copón en el ámbito de la gestión de la salud pública. Y entonces, ¿qué?

      Responder
      • Ubertino di Aversa - 23 agosto 2019 - 06:39

        Entonces estaríamos ante el viejo dilema moral de si el fin justifica los medios. ¿El fin justifica los medios, señor Dans?

        Responder
      • Gorki - 23 agosto 2019 - 10:27

        Imaginate que al chisme se le añade un GPS . No solo saben si haces el amor, sino con quien. ¿Entonces qué?

        Si el medico me dice que he de hacer ejercicio, me apunto a un gimnasio o busco unas instrucciones en Internet, y quizá me ponga una reloj que marque las calorías que he gastado, pero no veo la necesidad de dar todos esos datos a la Seguridad Social/Ministerio de Gobernación minuto a minuto.

        Responder
    • Miguel Ángel Rubio Lax - 23 agosto 2019 - 17:54

      Piensa que el estado debe establecer los mecanismos necesarios para fomentar políticas de salud pública.

      Que un médico te mande hacer ejercicio o ponerte a dieta y no lo hagas repercute en tu salud y en las arcas públicas, que al final pagamos todos mediante impuestos.

      Quizás vayamos a un modelo donde se haga corresponsable al paciente de su estilo de vida y que contribuyamos a este gasto en función de nuestro esfuerzo.

      ¿Por qué tenemos que financiar el tratamiento y/o intervención de alguien con problemas coronarios cuando ha llevado una vida desordenada desde el punto de vista de la salud? A nivel impositivo me parece injusto, prefiero que el gobierno incentive y vigile la salud y que ese dinero se destine a políticas de educación o medio ambiente, por ejemplo.

      A esto hay que sumar la valiosa información sanitaria que suministramos (Big Data) para mejorar tratamientos o prevenir posibles patologías.

      Es cierto que suena a Gran Hermano pero no podemos crucificarlo por ser potencialmente peligroso a nivel de privacidad.

      Responder
  • #006
    Matt - 23 agosto 2019 - 01:14

    Ni Orwell pudo imaginarse que la humanidad llegara a semejante nivel de idiocia. No solo te monitorizaran continuamente sino que ademas pagaras voluntariamente una suscripción para que lo hagan.

    Responder
    • Miguel Ángel Rubio Lax - 23 agosto 2019 - 17:56

      Pagarás 7$ porque monitoricen tu salud y te ayuden a mejorarla…los gimnasios no dan tanto y cobran bastante más.

      Responder
  • #008
    Javitron - 23 agosto 2019 - 09:47

    No quiero ni pensar en unos los políticos con nuestros datos en España. Aun recuerdo la carta de la ministra de Hacienda a los autónomos en Julio, «avisando» como la mafia » te conocemos» » ganas menos que la competencia de tu sector».

    Responder
  • #009
    Javitron - 23 agosto 2019 - 09:50

    Disculpas por no agrupar los mensajes. Dejo el link.
    https://www.google.com/amp/s/amp.expansion.com/economia/2019/05/24/5ce70cd7468aeb762c8b46da.html

    Responder
  • #010
    Luis Hernández - 23 agosto 2019 - 10:08

    Yo siempre he pensado que realizar un mínimo de ejercicio físico es un aspecto higiénico, como ducharse, lavarse los dientes o cortarse las uñas.
    Los hábitos de higine, como todos los hábitos, una vez adquiridos tienden a mantenerse por largo tiempo y los incorporamos en nuestra vida casi sin pensar.
    En el caso del ejercicio, por diversas razones, un gran porcentanje de la población tiene dificultades para adquirirlo y, si bien ésta particularmente no me gusta demasiado, cualquier iniciativa que suponga una motivación para ello debe ser bienvenida.
    ¿Os imaginais que la mayoría de la gente no se lavase nunca? ¿Los problemas sanitarios que algo así podría acarrear? Pues la falta de ejercicio físico es hoy por hoy uno de los principales problemas de salud pública, que además va a peor.

    Responder
    • Gorki - 23 agosto 2019 - 10:32

      Extraño es que sea un problema de salud en una población que cada día tiene más esperanza de vida.

      Evidentemente todos nos morimos un día por parada cardiaca. Pero así ha sido siempre

      Responder
      • Luis Hernández - 23 agosto 2019 - 11:28

        Pues la actual generación de niños será previsiblemente la primera que reduzca su esperanza de vida con respecto a la generación precedente:

        Los niños de hoy, la primera generación que vivirá menos que la anterior

        Según la OMS, el 6% de todas las muertes anuales las causa el sedentarismo.

        Influencia del ejercicio físico en la esperanza de vida

        Responder
        • Gorki - 23 agosto 2019 - 18:53

          Suponer que durante la próxima generación la medicina no va a avanzar nada y que todo se arregla haciendo mas ejercicio suena así como a una suprema idiotez.

          Responder
          • Enrique - 26 agosto 2019 - 12:06

            El petróleo se iba a acabar en los 90.

      • Luis Hernández - 23 agosto 2019 - 11:40

        Los beneficios del ejercicio no solo se reflejan en un aumento en la esperanza de vida, sino también y sobre todo en la calidad de la misma (salud en sentido amplio): mejor movilidad, resistencia a infecciones, menor incidencia de enfermedades crónicas, mejor rendimiento intelectual, prevención de la depresión, y un largo etcétera de beneficios ampliamente estudiados.
        El cuerpo humano solo funciona correctamente cuando se mueve lo suficiente.

        Responder
        • Gorki - 23 agosto 2019 - 19:12

          No estoy de acuerdo, En mi generación (70 años), como media, los hombres hacen en la vida mas ejercicio que las mujeres

          Hemos hecho la mili y montones han trabajado en trabajos que suponían ejercicio, como albañiles, carteros, agricultores …

          Las mujeres hacian normalmente trabajos mas reposados, como amas de casa. secretarias,…

          Por supuesto es to es una media. habrá quien ha trabajado de chupatintas sin moverse de un pupitre y mujer que hayan trabajado en el circo dando volteretas. Pero las estadisticas son la media de todos.

          Pues lo muy cierto, es que las mujeres tiene una esperanza de vida superior a los hombres.

          Concretamente, yo, que soy de pueblo, he visto como han llegado a la vejez los agricultores que se han pasado la vida haciendo ejercicio y al aire libre y me cuesta creer que el ejercicio sea tan sano.

          Al menos yo no tengo las arrugas en el cogote que tienen ellos y sus mujeres tampoco

          Responder
          • Luis Hernandez - 24 agosto 2019 - 09:18

            Bien, aunque me temo que hay unos cuantos sesgos en tu análisis. Afortunadamente la ciencia utiliza una metodología algo más objetiva.
            ¡Un abrazo!

  • #018
    Alvaro Montes - 23 agosto 2019 - 11:08

    Como principio ideológico estoy en contra de que el Estado o una empresa coja control de la privacidad de los ciudadanos. No insisto ya que otros comentaristas lo han expresado.

    Pero veamos algunos matices

    * Fitbit es una referencia en pulseritas, precio aprox 70€, Xiaomi precio mínimo 23€ y sin marca desde 3€
    ¿por qué la mas cara? Imaginemos que no hay corrupción y han hecho un RFQ en condiciones. Voy y me lo creo.

    * Si a una persona que necesita p.ej. perder peso el médico le dice tienes que andar media hora mínimo, al final la pulsera vale de poco, salvo confirmar que has andado, el médico siempre habrá que hacer un control semanal o quincenal de su peso, presión arterial,etc. Lo del trato humano del paciente… y algún análisis p.ej. cada 6 meses. La pulsera sirve de poco salvo que alguno se forre…

    * Que un gobierno se preocupe de sus ciudadanos es loable, y p.ej. se prohiba fumar en lugares públicos, facilites chequeos médicos, divulgues medidas de higiene alimentacia, dietas, etc. y debe obligar a profilaxis p.ej. de vacunas. Prevención si, pero con criterios médicos y no con medidas absurdas de pulseritas.

    La pulserita no parece entrar en este apartado. No hace daño pero parece que es una medida no tomada por médicos sino por administradores políticos que ven una campaña de marketing para parecer que hacen algo por su población con medidas de poco coste relativo (lo pagan ellos) y con ganas de ponerse medallas.

    Parecido a lo de las bombillas chinas led de Miguel Sebastian o las zapatillas Kellys de Trujillo para buscarte un piso. Es por estas payasadas por donde se nos fueron los dineros. Si aquí algún partido político que no sea el PSOE hiciera la misma medida, se lo agradecería infinito, porque uno menos al que votar y a añadir a la lista de inútiles.

    Responder
  • #019
    Gorki - 23 agosto 2019 - 11:34

    Se me ocurre un mundo distópico donde no hay impuestos, porque el gobierno es el propietario de toda nuestra privacidad y hace la publicidad segmentada mas perfecta posible, Por un lado sabe todas nuestras pertenencias y por otro lo que hacemos y donde estamos.

    No haces el amor con la debida frecuencia para tu edad y estado civil, te manda publicidad de viagra y de abogados especializados en divorcio. Vives cerca del mar y tienes dinero, te manda publicidad de barcos a los que puedes acceder con s tu poder adquisitivo,

    Vas de cacería, te manda pulicada de safaris fotograficos en Africa, Engordas, te manda publicidad de ropa de caballero talla XXL. Acostumbras a comer fuera de casa, a la hora de comer te manda publicidad de restaurantes cercanos del nivel de precios que utilizas.

    Como es lógico el estado protege tu privacidad al máximo pues es su fuente única fuente de financiación

    Ningún negocio que no utilice publicidad proporcionada por el Estado puede sobrevivir porque compite en tercera division contra equipos de primera. Por supuesto la publicidad es cara, pero la paga el usuario con los productos/servicios que adquiera, que evidentemente van a ser especialmente adecuados para él.

    Responder
    • ALVARO MONTES - 23 agosto 2019 - 11:56

      Por definición una distopía es un mundo imaginario que se considera indeseable. Por tanto lo contrario a tu distopía es el mundo real donde hay impuestos y el Estado no comercia con tu privacidad

      Curioso la PRIMERA vez que GORKI aboga por el ESTADO y los IMPUESTOS, Bienvenido a la luz blanca !!!!

      Responder
    • LEON - 23 agosto 2019 - 14:38

      Es lo que ya está ocurriendo y no solo en Singapur, aquí mismo en este país.

      Tu móvil es tu identificador, por él saben donde vives, a donde vas, en que tiendas entras, el banco sabe que compras y vende esa información al mejor postor.

      El micrófono de tu móvil, el de tu televisor y hasta el del robot de cocina se activa en cualquier momento y con un software elemental sabe si estás haciendo el amor.

      Lo único que nos diferencia de tu distopía es que aún pagamos impuestos, aunque eso también es discutible porque ya no los pagamos, directamente se los apropia.

      Responder
      • Gorki - 23 agosto 2019 - 19:20

        Falta aun que. oficialmente, vendan mis datos a los anunciantes. Pero todo se andará.

        Los funcionarios de Hacienda son muy listos y un día se preguntarán por qué van a dejar todo el pastel a Google y Facebook. Al fin y al cabo hay un precedente, en el juego, que produce grandes ganancias, pero tiene una clara faceta inmoral, no dudaron en meterse de lleno.

        Responder
  • #023
    Oscar Lopez Castedo - 23 agosto 2019 - 14:12

    Buena iniciativa. Habrá que ver resultados a medio-largo plazo, y que el programa tenga su foco en la mejora de la salud pública. Los buenos resultados actuales en salud pública dan un voto de confianza y credibilidad. Personalmente soy optimista en estos programas siempre que ayuden, y deberíamos intentar no ver sólo la parte negativa o de control.

    Responder
  • #024
    Xaquín - 23 agosto 2019 - 16:25

    Me quedo con la «discusión sobre la calidad democrática de Singapur». Y resalto que precisamente Singapur presuma de sistema educativo.

    Pero algunos dudamos mucho de su sistema educativo. Y dudamos también de su sistema sanitario. ¿Desde cuando la prevención en sanidad, deja la mejora de alimentación y actividda física (de lo que no parecen presumir), por la posterior medida de variables sanitarias? ¿La casa por el tejado, o la economía «de mercado» que tanto manda en ese país?

    Y eso sin meterse, hoy por hoy, con el problema de controlar a la población (aún más!). Dudo mucho que no se haga con la finalidda de marcarse otro tanto en la eficiencia económica del ser humano como fuerza de trabajo. Ya no solo se pueden desechar personas con problemas de adaptación mental al sistema sociopolítico, ya se pueden desechar también personas con problemas más o menos serios de salud.

    Singapur : La ciudad más cara del mundo, pero donde un 10% de población no se puede integrar en nivel de riqueza. El culmen nocturno de la FI. Un ejemplo trumpiano, donde se combina perfectamente la libertad de mercado y un dirigismo estatal de lo más soviético (aunque formalmente, y por ahora eficiente). Un nuevo Hong Kong, pero con un uso supercapitalista del mundo virtual…

    En fin, Asimov lo podía usar en un futuro como emplazamiento perfecto para su virtual Mulo.

    Y lo de su «avanzado sistema educativo» (o de domesticación) lo dejo también, ya que es un problema demasiado complejo desde que en Europa hubo un Renacimiento. Y, como se ve en Myamar, la aplicación política del budismo no escapa demasiado de la aplicación mesiánica del islamismo. Nada que parezca mejorar los pocos ejemplos de tradición educativa occidental no domesticadora.

    Responder
    • xaquín - 23 agosto 2019 - 16:28

      Al citar budismo e islamismo, pienso que debería citar también , para algo se esfuerza tanto el Bolsonaro, la aplicación megamesiánica del caso brasileño.

      Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG