La banca tradicional y la red

IMAGE: Mohamed Hassan - Pxhere (CC0)

A lo largo del tiempo, y ayudado lógicamente por el hecho de que en el reparto de tareas en mi casa no soy el encargado de esos temas, he ido dejando de tener relación con la operativa de los bancos tradicionales, hasta el punto de que me pasan semanas o meses no solo sin tener que poner el pie en ninguna sucursal, sino sin tener que entrar siquiera en sus páginas web o en sus aplicaciones. Si necesito dinero, lo uso generalmente desde Revolut, aplicación a la que he autorizado a tomarlo de la cuenta de mi banco tradicional siempre que se lo pido. Si quiero supervisar mis inversiones, las veo en Indexa, que ha logrado que vea rendimientos positivos en productos en los que, durante muchos años, había perdido dinero en la banca tradicional. Suelo pagar casi todo con Apple Pay y llevar encima muy poco dinero en metálico, por lo que, generalmente, ni siquiera paso por un cajero automático.

Eso hace que cada vez que cuando, por la razón que sea, me vea obligado a relacionarme con un banco tradicional, mi capacidad para la sorpresa no tenga límites. Hace pocos días, tuve que entrar en la página web de mi banco para hacer algunas operaciones. Acceder no fue un problema gracias a que tenía todos los detalles en LastPass, porque tanto el nombre de usuario como la contraseña me habían sido asignados automáticamente y sin posibilidad de cambiarlos. Pero los problemas empezaron una vez dentro: además de tener que orientarme en una página con un diseño claramente del siglo pasado en términos de usabilidad, me encontré con que, para poder hacer una simple transferencia, mi banco me solicitaba, tras el usuario y contraseña de acceso, una clave adicional numérica muy simple a la que llaman «clave de firma», un número de dos cifras que tenía que extraer de una coordenada en una tarjeta física y teclear en un teclado virtual desordenado en la pantalla, y además, un número de cinco cifras que me tenían que enviar en un SMS.

¿Qué clase de absurda paranoia es esta? Lo peor, además, es que me comentan que este tipo de sistemas de múltiples claves una detrás de otra y transmitidas por medios peregrinos forman parte de la normalidad de la operativa bancaria en nuestro país… y no dejo de alucinar. ¿De verdad alguien ve normal que el concepto de seguridad en una operativa bancaria haya pasado a requerir no una, sino hasta cuatro operaciones seguidas con un nombre de usuario no intuitivo y dos contraseñas que el cliente debe supuestamente recordar, unidas a una tarjeta de coordenadas, un teclado virtual incómodamente desordenado y una clave más enviada por SMS que dura unos pocos minutos? ¿Qué es lo siguiente? ¿Pedir al cliente que además, introduzca los elementos mientras da saltos a la pata coja sosteniendo una pelota en equilibrio sobre su nariz? Sinceramente, y se mire como se mire, la cuestión carece completamente de toda lógica, y forma parte de un pensamiento completamente paranoico, de «la red es peligrosísima» y que «seguro que hay un hacker colgado de cada poste».

¿Alguien ha probado a hacer una transferencia en TransferWise? ¿A cambiar dinero o a pagar algo con Revolut? ¿A enviar dinero a un amigo o hacer cuentas tras una cena con Venmo? Creo que el único producto mínimamente competitivo que la banca española ha sido capaz de poner en el mercado en ese sentido ha sido Bizum, que funciona de forma sencilla y sin complicaciones. Lo demás, por lo que veo, son paranoias absurdas y ganas de complicar la vida al cliente no para mejorar su seguridad, sino para evitar supuestas pérdidas al banco. Cuando la seguridad se complica hasta el punto del absurdo, perdemos todos.

¿Quieres comprobar si tu banco tiene unos procedimientos mínimamente modernos? Pídele una tarjeta de crédito en la que aparezca únicamente tu nombre u primer apellido (ya me lo agradecerás cuando viajes a los Estados Unidos o a otros países). Si pides esa tarjeta directamente a MasterCard, a Visa o a American Express, te la hacen sin problemas. Pero si la pides a la mayoría de los bancos españoles, se empeñarán en que eso no puede ser y además es imposible, y en tu tarjeta tendrás tu nombre completo, con su segundo nombre si lo tienes aunque no lo uses jamás, y los dos apellidos, que si son largos, se cortarán al final. Total, para un maldito plástico que, cuando uses en una tienda, nadie comprobará si realmente eres tú.

Un artículo en Forbes, «Fintech is putting the bank of mom and dad out of business«, deja perfectamente claro por qué razones los jóvenes prefieren utilizar bancos no tradicionales, y cómo, aunque aún sean relativamente minoritarios en su uso, los neobancos están comiéndose a la banca tradicional en cuanto a dinamismo, sentido común, usabilidad y atractivo. Para un banco tradicional, el desafío de crear productos para usuarios jóvenes es enorme, porque aún parecen pensar en cuando las cosas se hacían en una ventanilla, con un cajero que miraba a la cara, te pedía que le enseñases tu DNI y que le firmases unos papelitos. «Eso de la red» se ve con una mezcla de amenaza y terror reverencial, un sitio «lleno de maleantes» y una necesidad enfermiza de poner todo tipo de controles para impedir el delito hasta en los supuestos más demenciales. Si la casuística de determinados delitos es prácticamente anecdótica, se acaba antes contratando un seguro para cubrir posibles eventualidades que haciendo que tus clientes tengan que llevar a cabo procedimientos completamente absurdos.

¿Podemos recuperar el sentido común y diseñar sistemas de seguridad para las transacciones que tengan un mínimo de sentido, y que no hagan sentir al usuario que tiene que pasar por los doce trabajos de Hércules mientras baja a los sótanos de Fort Knox de espaldas y a la pata coja para hacer una maldita transferencia?


This post is also available in English on my Medium page, «Why can’t traditional banks adapt to the internet?«


24 comentarios

  • #001
    Alfonso - 1 junio 2019 - 16:13

    La seguridad es importante, pero lo más importante es conseguir esa seguridad sin que el usuario lo note. Verificación por localización, uso del teléfono, análisis de transacciones extrañas… con 3 cosas sencillas consigues mucha más seguridad.

    A propósito, yo trabajo en Bnext, una alternativa a la banca, como Revolut. Si no conoces nuestro producto, échale un vistazo. Ya somos más de 200.000 activos en España ;)

    Responder
  • #002
    Gorki - 1 junio 2019 - 19:28

    Nada como la «banca en casa». Yo de soltero era un manirroto. así que al poco de casarme, la dije a mi mujer que sería mejor que ella llevase la administración de la casa. Por supuesto, ella dijo algo así como, «encantada», y desde entonces no he vuelto a ver mas que algunos billetes para los pequeños gastos, que hago, el café, el autobús, un libro,…

    Fue una buena decisión, pues mis ahorros produjeron grandes dividendos que invertidos juiciosamente en ladrillos, me han hecho tener una jubilación, que sin ser para tirar cohetes, tiene un buen pasar. Esto es lo que yo llamo la «banca en casa». Sin necesidad de claves ni de Internet, cuando necesito dinero, extiendo la mano y en ella aparece un billete de 50€ suficientes para mis gastos de varios días. La «banca en casa» lleva la administración de mi «fortuna» e incluso me hace la declaración de la renta, ¿Que más puedo pedir?

    Sin embargo tengo experiencia con la Banca tradicional, pues la «bancaen casa» maneja dinero en metálico y yo desde que me jubilé soy el «chico de los recados», así que periódicamte el paseo con el perro termina delante de un «confesionario» de Bankia, o del Santander, o del BBVA, (¿por qué mi mujer tendrá tantas cuentas abiertas?), meto la tarjeta y el numero que me ha escrito en un papel y saco 600€. La cosa funciona en un 95% de las veces de cine.

    La cosa se complica cuando no vale el «cofesionario» y has de hablar con un empleqado de carne y hueso, Hay colas y muchas veces no saben arreglarte tu problema, cada vez hay en las oficinas, menos empleados y mas ineptos. El colmo es Bankia, que en muchas oficinas no tiene cajero físico, por tanto, ni cobran ni pagan ¿Son esas oficinas bancos… ? – Un banco sin cajero, es como un Chupa Chup sin palito, cualquier cosa heno lo que pregona que es..

    La banca física tendrá que optar por pasar a banca digital y entonces copiar a ING y cerrar todas las sucursales, o ser la banca del ladrillo, o sea el consultorio y paño de lágrimas financiero del barrio,, donde lo mas valioso, es tener un director de sucursal que te conoce y del que confías, algo muy difícil, desde que les obligaron a vendernos las «preferentes».

    Engañar a sus cliente es de una visión cortoplacista inuadita en un banco, Sacaras un beneficio a corto, y pierdes la confianza de tus clientes y el negocio para el resto de la vida.

    Responder
  • #004
    Victor - 1 junio 2019 - 22:33

    Enrique, lo que más te debería asustar es que cuando la banca española dice que es una de las más digitalizadas y avanzadas de Europa no mienten.

    Yo como tu solo consigo lidiar con ello gracias a Revolut.

    Y sobre inversión igual, los bancos y aseguradoras aun tienen suerte de que la gente joven aun confian en ellos para las inversiones.

    Yo intento explicar a mis amigos que lo que los bancos les dan, si es positivo, esta por debajo de la inflación.

    Pero por desgracia aun cuesta y incluso la gente que estudio finanzas se asustan y prefieren un banco a algo ¨nuevo¨ como un fondo indexado manejado por una empresa ¨desconocida¨.

    Sálvanos Revolut!

    La marca con dinero de por medio importa. Sin embargo no dejo de pensar en un artículo, quizas tuyo, donde se comenta que en algunos paises pequeños, la banca se esta dividiendo en dos partes:

    Una tradicional, con costes crecientes para mantener a clientes tradicionales que no quieren una banca digital, y otra banca digitalizada, con muchos menos costes y muchos mejores beneficios.

    Quizás sin saberlo, tu banco tradicional ya este condenado.

    Responder
    • Gorki - 2 junio 2019 - 01:07

      Enrique, lo que más te debería asustar es que cuando la banca española dice que es una de las más digitalizadas y avanzadas de Europa no mienten.

      Pánico era lo que sentí yo, cuando me contaron en IBM, que el Banesto de Mario Conde, era la empresa con mejor informática de España.

      Más o menos, 1500 informáticos entre los de plantilla de Banesto y de empresas externas, luchábamos a brazo partido, para conseguir mantener la informática de Banesto a flote, pues hacia aguas por todas partes.

      Responder
  • #006
    ALAN TURING - 2 junio 2019 - 00:20

    Creo que la solución vendrá cuando algún gigante como Google o Apple compre una de estas fintech y les den dimensión mundial.

    Responder
    • Sergi - 2 junio 2019 - 21:59

      Más bien Amazon, o PayPal….

      Responder
    • Sergi - 2 junio 2019 - 22:18

      De todos modos, para CUALQUIERA el problema siempre son las ESTRICTAS Y ABSURDAMENTE EXGERADAS E INEFICACES regulaciones de los países en materia finanenciera/bancaria, especialmente en Europa.

      Esas regulaciones pretenden evitar la evasión de impuestos, y a la vista está que solo consiguen hacernos la vida imposible al ciudadano de la calle y frenar el progreso, mientras los millonarios siguen sacando su dinero a la luz del día, apenas «detectados» gracias a filtraciones de informadores anónimos.

      Ni te imaginas cómo las he pasado como freelance nacido en España, viviendo en América desde hace 10 años y con la mitad de mis clientes en Europa. Es casi misión imposible cobrar en euros de una forma RAZONABLEMENTE cómoda y económica para mí y para mis clientes, aún con pagos legítimos y facturas timbradas digitalmente que los avalen! Finalmente, de seis meses para acá no he tenido más opción que usar PayPal, después de que ING bloquease mi cuenta de más de 10 años de antigüedad por caducarse mi DNI, mismo -por otra parte absurdisimo- que solo puede renovarse en territorio nacional ¿?¿?

      En este sentido, leí que el gobierno de la Generalitat de Catalunya ya tiene planes de facilitar cuentas bancarias en euros a empresas (y freelances?) extranjeros que operen localmente aunque no tengan sede física. Lástima que a como está hoy la política el PROGRESO está en pausa :-(

      En fin, creo que las empresas financieras y bancos tampoco pueden modernizarse SANAMENTE si las regulaciones políticas no acompañan. Vaya, igual que sucede en tantos otros sectores productivos.

      Responder
      • ALAN TURING - 3 junio 2019 - 02:33

        Para evitar eso los bancos podrían ponerse de acuerdo para usar la criptomoneda Ripple para las transacciones internacionales.

        Responder
  • #010
    Starter - 2 junio 2019 - 08:56

    Como usuario de banca tradicional (Santander) no tengo queja alguna, desde que firmé la hipoteca hace 6 años no he vuelto a pisar una oficina más que una vez, para recoger un cheque bancario (y lo hice en la oficina más conveniente, ni siquiera en la mía). No tengo ahí mis ahorros, van a ING Direct, con quienes también estoy muy satisfecho. Todo online con un par de contraseñas, y ahora con Bizum y Apple Pay, ya ni voy al cajero. Se acabó el efectivo para mi.

    Pues bien, leo este artículo, y me animo a darme de alta en Indexa. Ya había leído sobre ellos, y me parece un buen sitio para diversificar mis ahorros. Vamos allá, debe ser cosa de un par de minutos a la vista de la opinión de Enrique.
    – Alta de usuario y contraseña.
    – Correó de verificación del email.
    – Mensaje SMS de verificación del móvil.
    – Subida de archivo con DNI escaneado.
    – Contrato a imprimir en papel, para firmar, que recogerá un mensajero el lunes.

    ¿Estos son de los modernos o de los tradicionales? Voy a seguir adelante, pero me sorprende que aparezcan nombrados precisamente en este artículo. Y si son exigencias legales (que me temo que algo de eso hay), entonces tabla rasa, no hay buenos y malos.

    Ah, y si habéis probado a abrir una cuenta en USA o Emiratos (te imprimen sábanas y sábanas en impresora matricial!!!!), la banca española, cualquiera, os parecería ultradigital…

    Responder
  • #011
    No trabajo en un banco pero - 2 junio 2019 - 09:09

    Los principales bancos tienen departamentos de innovación donde hacen cosas muy interesantes. Los bancos líderes invierten muchos recursos en mejorar, pero son lentos. Y luego están unicaja, bankinter… bancos que gastan en “innovación” por obligación.
    Tras leer tu artículo, veo que no eres cliente de un gran banco, porque sus apps superan claramente a Revolut.
    El problema de un banco, el tuyo, no es el de todos los bancos.
    Post data: no trabajo en un banco, pero no soporto leer opiniones extremistas, simplonas y poco constructivas lanzadas con la esperanza de que generen debate y se viralicen.

    Responder
    • Enrique Dans - 2 junio 2019 - 11:44

      Si crees que escribo por eso, no sé qué coño haces leyéndome. ¿Tú crees que a mí me importa que se viralice lo que escribo? Me trae al fresco, y llevo suficientes años demostrándolo como para que lo entiendas. Tú sí que no te enteras de nada…

      Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 3 junio 2019 - 16:21

      Unicaja y Bankinter cobran comisiones en cuentas donde ING o R4 no cobran.

      A mi dame buen precio y te guardas la innovación para los abueletes.

      Responder
  • #014
    Pit - 2 junio 2019 - 12:32

    El problema de la banca tradicional son los procesos, que se hagan por medios tradicionales o canales digitales siguen siendo los mismos.

    Hace unos días tuve la siguiente conversación con unaempleada de una sucursal de una de las tres mayores entidades bancarias españolas:

    Me suena el teléfono:
    – ¿Sr. XXX?
    – Si
    – Le llamo de YYY, resulta que tiene Vd. un seguro de vida asociado a la hipoteca.
    – Correcto, fue una condición obligada para la concesión
    – Pues es que la aseguradora provenía de una absorción y desaparece, así que debemos hacerle un contrato nuevo. Pásese por la sucursal y ..
    – ¿Perdone? ¿Para qué? ¿No puede enviarme las condiciones para que las estudie y ya le digo algo?
    – No, es que la simulación requiere que el cliente esté presente.
    – WTF??? Lo siento, no voy a dejar mi trabajo para pasarme 2 horas allí para que simplemente me de un presupuesto y unas coberturas que puede enviarme por email.
    – Es que no podemos hacer nada si no se pasa por aquí, ni siquiera sacar el precio de su póliza.
    – Pues no haremos nada, porque yo no voy a ir, menos sin tener la información por adelantado.
    – Bueno, lo intentaré, pero no sé si voy a poder.

    Más de un mes después, no he recibido nada.
    Mí no comprender.

    Responder
  • #015
    IzK - 2 junio 2019 - 12:42

    Comparto lo que mencionas acerca de la confirmación de las transferencias, aunque sí que es cierto que muchos sólo utilizan un sistema de verificación: coordenadas o sms. Personalmente, si sólo es un sistema, no lo encuentro engorroso.

    Aunque hay otro apartado que me irrita más que eso: el apartado de escribir la cuenta destino:
    En unos te exigen el IBAN y no «vale» sólo con el número de cuenta. A destacar que previamente ya has seleccionado la opción de transferencia nacional, por lo que transformarlo en IBAN es una operación matemática que se le da mejor al ordenador que a mí.
    Y por otro lado los que te impiden hacer un corta-pega, bien por que tienes que escribirlo en cuatro bloques separados (entidad-sucursal-dc-cuenta), o bien porque al hacer copiar-pegar lleva espacios y no los reconoce.

    Lo del teclado desordenado que ha mencionado Enrique no lo soporto.

    Responder
  • #016
    Enrique - 2 junio 2019 - 14:04

    A mí en todas las aplicaciones de banco, y tengo unas cuantas, para hacer una transferencia me pide clave de 4 dígitos o huella, coordenada o sms que se autocompleta en cuanto llega, y ya.
    Ni idea de lo que estás hablando. Es un simple A2F como siempre reclamas en tus post sobre seguridad informática.

    A parte, lo de siempre que ya hemos discutido miles de veces, pensar que BBVA o Santander no están haciendo nada… ¿Cuánto nos jugamos a que en 50 años siguen liderando el sector bancario y las fintech se han reducido a un Google con una operativa más oscura que su negocio publicitario?

    Responder
  • #017
    PMB - 3 junio 2019 - 10:19

    jajajajaja, que identificado me siento Enrique con lo que dices.

    Yo tengo una cuenta en Kutxabank, que es el banco producto de la fusión de las 3 cajas vascas.

    La web es una M… diseño propio de las primeras semanas de internet. Una vez fui a hacer una transferencia y de repente aparecieron como 15 campos!!! Casi me da un infarto!

    Otro día fui a cambiar el titular de la cuenta de la comunidad de vecinos, a ponerla a mi nombre porque me tocaba ser presidente. Voy a la oficina (porque claro, cómo vas a hacer eso por internet, solo se le ocurriría a un marciano… (modo ironía on)).

    Y me dice la cajera que tengo que pedir cita!!! En un alarde de incredulidad le digo “me lo dices en serio?”, a lo que ella responde “sí, claro”.

    Me giro hacia atrás para ver quien había detrás mío y estaba yo solo en toda la oficina.

    Bueno, miento, además de la cajera y yo había 4 despachos con 4 empleados que NO estaban atendiendo a nadie.

    Y le vuelvo a preguntar si de verdad tenía que volver otro día y me insistió en que sí. Que ese cambio tardaba como 15 minutos en hacerse.

    A-lu-ci-nan-te!!!

    Pues nada, tuve que pedir cita y volver otro día. 7-8 minutos tardaron en hacerme el cambio y tuve que firmar 4 veces.

    JJajajajaja. Era como regreso al futuro. Subirte en una máquina del tiempo y tirar 30 años para atrás.

    Lo que me gustaría es ver la cara de un Millennial cuando pase por una situación así. Cosa que no ocurrirá porque nos jóvenes no pisarán una banca feudal como ésta.

    Los empleados y dirigentes de estas entidades viejas se creen funcionarios. Ese es el problema.

    Lo que no saben aún es que como no cambien mucho y rápido (cosa que no va a suceder porque esa es su cultura desde años ha…) antes de 5 años todos esos de esa oficina y el resto como ellos irán a engrosar las listas del paro.

    Que con su pan se lo coman.

    Responder
  • #018
    Paco - 3 junio 2019 - 13:25

    Siendo usuario habitual de cajeros de un banco que hace tiempo que ofrece contactless e interfaz completamente gráfica, hace poco he probado por primera vez un cajero del Santander: La interfaz modo texto que me he encontrado en pleno 2019 quiero pensar que se trataba de una capa de personalización «retro o vintage», y no que sea el escaparate de su tecnología hacia el cliente.

    Responder
  • #019
    R - 3 junio 2019 - 14:04

    Normalmente me identifico con las opiniones de Enrique, pero esta vez tengo que opinar de otra manera porque hay que conocer lo que está detrás de tanta seguridad.
    Mucha de ella es cumplir con la normativa que exigen a las entidades financieras tradicionales, con código bancario real. PSD2, autenticación fuerte, doble factor… Si existe fraude aunque sea por culpa del usuario, mal uso de claves, falta de antivirus etc, al final la responsabilidad recae sobre el banco.
    Puedo decir a ciencia cierta que son los primeros en querer que el proceso de pago sea lo más trasparente par a el cliente final, más pago, más gasto, más ingresos. Se están investigando sobre numerosas formas de autenticar y de seguridad como puede ser la navegación habitual dentro de la página, la presión que se hace sobre la pantalla, la forma de coger el móvil y otras varias.
    Como todo, no hay que tenerle miedo a internet, ni a comprar en la red, pero hay que tener un cierto conocimiento de lo que se hace, y aunque no se lo crean, diariamente es mucha la gente que hace algo no seguro y le estafan. ¿quién debe cubrir eso?
    Para que quede claro, defiendo el uso de las nuevas tecnologías y de internet sobre todo, utilizando la mejor experiencia de usuario posible.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 3 junio 2019 - 16:29

      El Banco Popular emitió y envió, sin mi conocimiento, una tarjeta de crédito ACTIVA a una dirección que no era de correspondencia. Cayó en manos de lo ajeno que gastó 1500€ por internet. Denuncié y seguidamente volvieron a emitir y enviar, sin mi conocimiento, una tarjeta de crédito ACTIVA a una dirección que no era de correspondencia, y me encontré con que faltaban otros 1500€.

      Hoy al Popular solo le queda el logo, si bien en los 90 presumían de ser la banca mas rentable de Europa.

      Si acaso, aprendí que mis datos no solo los tengo yo, y que la única manera efectiva de protegerme es revisando los cargos y denunciando.

      Responder
  • #021
    Pedro Torres Asdrubal - 3 junio 2019 - 16:32

    ¿Quieres comprobar si tu banco tiene unos procedimientos mínimamente modernos? Pídele una tarjeta de crédito en la que aparezca únicamente tu nombre u primer apellido (ya me lo agradecerás cuando viajes a los Estados Unidos o a otros países).

    ¿Qué beneficios tiene que nuestro nombre no aparezca en la tarjeta?

    P.D. A la banca le sobran los clientes, como a Apple. No tienen incentivo para cambiar de modelo si no han agotado el que tienen.

    Responder
  • #022
    Carlos - 3 junio 2019 - 17:00

    Te recomendaría que te leyeras la maravillosa legislación sobre PSD2.

    Responder
  • #023
    Pepe - 5 junio 2019 - 22:18

    Dos apuntes:

    Uno, si te parece que la banca online Española es un desastre, es porque no has visto la de otros países europeos. En UK es de risa, todavía más atrasada.

    Dos, cambia de banco en España. Soy usuario de BBVA y Evo Banco, y he usado revolut (que por cierto está implosionando) y transferwise. En cuanto a operativa online son igual de buenos o mejores. Puedes contratar productos nuevos, hipotecas, planificación y gestión de presupuestos, chatbots, concertar citas presenciales o por teléfono con tus asesores, o chatear con ellos,…

    BBVA tiene Bizum integrado en un teclado en android, EVO tiene reconocimiento de voz, etc.

    Responder
  • #024
    Pedro Amador - 7 junio 2019 - 23:41

    ¡Totalmente de acuerdo!

    Os cuento una historia REAL. Llevaba 7 años de cliente en el Santander y tenía trato directo con el director. Cuenta personal y de empresa. Y en donde había llevado de clientes a unos 8 empleados que habían trabajado en mis empresas. Excelente.

    Pero hace algo más de 6 años emigro para el Uruguay y luego para Dubai. Di de baja todas las tarjetas (sí, hasta la de los puntos del VIPs) y le dije amablemente al director del banco que cualquier comunicación por email como de costumbre (que nada de llamadas ni cartas). Dejé la cuenta con escasos 30 euros y el plan de pensiones que empecé hace años.

    En el extranjero entraba al banco muy de año en año, sólo para ver que la cuenta estaba abierta. Es más, me abrí una cuenta en Santander Uruguay, donde comprobé que el banco Santander no sabe nada de globalización e integración de sistemas (pase a ser un nuevo cliente).

    Hace un año volví a España y me encuentro que un aogado estaba llamando a mi hermana (era el teléfono puesto para validar las operaciones) porque me iban a meter en morosos. Mi hermana, como es obvio, ni sabía para qué le llamaba alguien del Santander porque no tenía cuenta, y tardó en darse cuenta de que le llamaban por mí (pensaba que era la aburrida publicidad de un banco, porque le decían que, por la inútil ley de protección de datos, sólo podían hablar conmigo)

    Tras tres meses consigo el teléfono del abogado en cuestión, y me encuentro que el banco aceptó hace 3 años el cobro de 100€ de un Paypal que estaba vinculado a la cuenta del banco de España (pese a que no autoricé ningún descubierto), y que me habían puesto la cuenta en embargo.

    Ya en España de vuelta, y viendo la campaña que tenía Santander con temas de Internet, me decido ir al banco, donde compruebo que el director cambió. Había ahora una nueva directora que me comenta que habían enviado cartas a mi antigua casa y que al no responder, que habían puesto el tema en manos de un abogado para embargar los 100€ (mejor no os digo lo que había en el plan de pensiones para evitar más risas)

    Indicando claramente que el método de comunicación era el email, que no me habían localizado como debían, y que por supuesto que abonaba los 100€ pese a que se habían cobrado por parte del banco por error… ¿sabéis cuál fue la solución?

    Ninguna, ya habían bloqueado la cuenta y no podían arreglar nada. Pagué los 100€ le dije a la nueva directora que si no podía arreglar un problema que habían creado ellos, que entonces sabía de clientes lo que yo de anatomía de las hormigas. Cambié en 10 minutos mi plan de pensiones a otro banco.

    Y tengo ahora cuenta en la app comentada por Enrique.

    Conclusión. Quién no sabe de informática, no sabe que la banca clásica arrastra Mainframes (muchos con Adabas que casi nadie conoce)… y que afortunadamente… van a pasar a mejor vida como le pasó a Kodak.

    Por lo que a mi respecta, y hablando desde la experiencia, el banco Banco Santander no sabe de tecnología. Pura fachada.

    Enrique, ¡gracias por abrir el espacio a la reflexión! A ver si un día tomamos un café y te agradezco en persona tu colaboración en Ruta Feliz.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG