La inminente disrupción de las telecomunicaciones

IMAGE: Starlink

Tras el lanzamiento de sesenta satélites operacionales de Starlink el pasado 24 de mayo a 550 kilómetros de altura por parte de Space X, el proyecto de Elon Musk ha pasado a tener una visibilidad completamente diferente: ya no hablamos de visibilidad empresarial, sino de visibilidad a simple vista. Las fotografías y vídeos de personas que han visto pasar, en algún momento de la noche, un tren de sesenta satélites en forma de puntos de luz brillantes que se desplazan en el cielo se suceden en la red, y los astrónomos no están nada contentos por lo que ello supone de contaminación lumínica que interfiere con sus observaciones.

Los problemas de los astrónomos, en realidad, no han hecho más que empezar: la compañía, que lleva ya años desarrollando sus cohetes reutilizables y que, consiguientemente, ha conseguido rebajar de forma considerable el coste de este tipo de lanzamientos, se propone poner en órbita un total de doce mil satélites como esos y situados en tres capas concéntricas alrededor del planeta, 1,600 de ellos a los citados 550 km, unos 2,800 a 1,150 km, y unos 7,500 más a tan solo 340 km. En el futuro, la idea de tumbarte a ver las estrellas por la noche va a tener un aspecto y un significado completamente distinto.

El propósito de Starlink poniendo tantos satélites en órbita alrededor de nuestro planeta es evidente: ofrecer conectividad en todas partes, incluso en áreas muy aisladas, y con un coste inferior al que tradicionalmente se consideraba para la alternativa de proveer internet mediante satélites. El diseño de los satélites de Starlink está optimizado en términos de coste y medioambientales, con la idea de mantener la órbita terrestre limpia: los satélites, al final de su vida, utilizan su sistema de propulsión para salir de esa órbita, o si esa propulsión es imposible por algún tipo de problema, quemarse y desaparecer en la atmósfera en un plazo de uno a cinco años, sustancialmente menor que los satélites tradicionales. Además de su uso para la transmisión de datos, la red de satélites admite otros usos que pueden ir desde fines militares, hasta científicos o de exploración.

Proveer acceso a internet a través de satélite no es una idea nueva: hay compañías que llevan ofreciéndolo muchos años. Sin embargo, el contexto tecnológico ha cambiado sensiblemente, y eso ha permitido pasar de satélites que ofrecían un ancho de banda muy limitado, con una elevada latencia y con un precio considerable, a pasar a ofrecer banda ancha, baja latencia y precios completamente competitivos. Quienes piensan todavía que «eso del satélite» no va a lograr nunca ser competitivo con respecto al acceso a internet tradicional, podrían tener que reconsiderar sus asunciones.

Starlink no es la única compañía con la idea de proveer internet desde el espacio: otras, como  Telesat LEOSES O3BIridium Next, LeoSat, Samsung, OneWeb o Amazon, pero indudablemente, sí tiene una fuerte ventaja de experiencia y de costes sobre el resto de sus competidores: el primer lanzamiento puso en órbita sesenta satélites en una sola operación, y esa capacidad se seguirá incrementando en el futuro. Se han propuesto ya operaciones que conllevan la puesta en órbita de más de 18,000 satélites, en torno a diez veces la suma total de satélites operativos hasta ahora.

Con las operaciones comerciales previstas para iniciarse en el próximo año 2020 y con los planes de la compañía de obtener ingresos procedentes de esas operaciones de alrededor de $30,000 millones en 2025 – frente a 5,000 millones más procedentes del negocio de lanzamientos – podríamos estar hablando, posiblemente, de la mayor disrupción experimentada por las operadoras de telecomunicaciones desde la popularización masiva de internet: grandes compañías tecnológicas irrumpiendo en el negocio del acceso a internet, con inversiones multimillonarias en infraestructura, una visión completamente alejada de la del negocio de las telecomunicaciones «de toda la vida», y la idea de desplazar potencialmente a los actores tradicionales. Atentos a este espacio.


This post is also available in English on my Medium page, «Could the dream of a satellite telecommunications revolution become reality?«


23 comentarios

  • #001
    Javier - 28 mayo 2019 - 18:36

    …infraestructura planetaria… quién lo hubiera dicho…

    Responder
  • #002
    Enrique - 28 mayo 2019 - 18:40

    Yo no lo acabo de ver, pero claro no me gano la vida siendo visionario. Lamentablemente, por lo rentable que parece la actividad.

    Desde que en la navegación web se impusieron los dispositivos móviles sobre el PC de sobremesa, el acceso a Internet tiene un claro ganador, y no es otro que la red móvil sobre la tecnología WiFi:
    Conectividad permanente, sin métodos nada amigables ni seguros de autenticación, banda licenciada (mayor robustez, menos interferencias), similar (en ciertas condiciones incuso superior) en velocidades y latencias.

    Puede que estas condiciones técnicas también se den en Starlink, pero la red móvil cuenta con otra ventaja, ya está amortizada. A persar de todo, bienvenida sea la competencia.

    Responder
    • Javier Cuchí - 28 mayo 2019 - 19:31

      No estoy especialmente ansioso por conectarme a la red satelital, pero sí lo estoy sumamente por disfrutar del impacto que sobre los precios de las telecos va a tener el invento de Starlink.Y como se invente una tecnología asequible (la costosa ya existe desde hace mucho tiempo) para dar servicio de telefonía procedente de esa misma u otra red de satélites, o las telecos despabilan o lo van a pasar de veras mal.

      Responder
    • Lucio M - 28 mayo 2019 - 20:03

      La red movil funciona bien… siempre que tengas señal.

      La diferencia está en que esta red va a funcionar igual en Madrid que en la meseta tibetana: tendrás internet de alta velocidad casi donde sea que estés en el planeta.

      Responder
  • #005
    ana - 28 mayo 2019 - 19:42

    Se habla de latencias de 10ms y que los primeros «betatesters» serán los Tesla. El mercado del automóvil y la conducción autónoma puede ser un cliente inmediado. Porque de momento se necesitará un plato de antena de unos 15cm. En el futuro ya bajarán repetidores en tierra para comunicarse con los móviles.

    Responder
  • #006
    Gorki - 28 mayo 2019 - 19:43

    ¿Podrán algún día competir en precio y servicio con las redes terrestres? – Yo lo dudo mucho.

    Claro que queda una gran superficie de la tierra por cubrir, los océanos, Siberia, el Sahara, los polos,.el Amazonas,.Alaska…. y en esos.sitios la red de satélites será recibida como una bendición.

    Pero, ¿supondrán muchos usuarios adicionales a los de la red terrestre? – Yo dudo que lo sean.

    De todas formas bienvenidos, mas competencia en un sector dado a los cartel y refuerzan la dificultad de cerrar fronteras en sitios como Persia y China, algo que es muy de agradecer y reducen la probabilidad de que ese amor a la censura se multiplique por otros lados mas «democráticos», teniendo como «objeto» los tradicionales, como las drogas, la pedofilia y el terrorismo, o los «nuevos» , de los que sea «imprescindible» protegernos.

    Una última cosa, ¿por qué razón, que no sea la publicitaria, tienen que tener luces los satélites.?.

    Responder
    • Javier - 28 mayo 2019 - 19:49

      Hola Gorki. No conozco mucho, pero por lo poco que he leído, no tienen luces, es la luz del sol la que rebota en la superficie de las antenas/cuerpo del satelite y eso es lo que se ve.

      Idem la ISS que se puede seguir a simple vista. Saludos

      Responder
    • Natxo - 28 mayo 2019 - 20:04

      Entiendo que no son luces sino el reflejo del sol en los paneles solares, ¿no?. Saludos

      Responder
    • Perico - 28 mayo 2019 - 20:08

      Los satélites no emiten luz, pero reflejan la luz solar. Es inevitable, teniendo paneles solares. El que sean mucho más visibles que satélites convencionales es por su baja altitud.

      Responder
  • #010
    los panchos - 28 mayo 2019 - 20:10

    Miedo me da la basura espacial que se va a generar.. El sindrome de Kessler nos coja confesados.

    La idea de dar internet con drones puede parecer una solución más barata a priori pero tanto FB como google parecen haberla abandonado por problemas de estabilidad de la banda de milimétricas. El tener una red de acceso directo con satélites puede tener muchos problemas, pero si saben integrar bien que los propios satélites formen la red de transporte entre ellos podría funcionar. Las necesidades de banda ancha hace 15 años se veía que con 3MB ibas bien, hoy si no tienes FO, el 4k no va. Dentro de 15 años cuando hayan lanzado si su proyecto es económicamente viable, seguro que se les ha quedado obsoleto. ¿ y entonces quien los retira cuando Musk haya quebrado?

    Responder
    • Enrique Dans - 28 mayo 2019 - 20:32

      El lanzamiento no es dentro de quince años, es el año que viene. Recuerda que los satélites los lanzan ellos con sus cohetes, de ahí que los puedan lanzar cuando les dé la gana. Además, los satélites tienen una rutina de uso de su sistema de propulsión para desorbitarse, y en caso de no poder hacerlo porque no funcione la propulsión, están diseñados para desaparecer por fricción con la atmósfera en un plazo de entre uno y cinco años.

      Responder
      • Los panchos - 28 mayo 2019 - 20:48

        Gracias por la info.

        Pensándolo un poco, si lanzan un satélite cada dos semanas al principio, y luego van a un lanzamiento por semana, en un par de años pueden tener bastantes en órbita
        Con 100 satélites x semana, situan unos 5000 al año. Así me parece más viable. Y lo de freirlos puede ser buena solución.

        Responder
        • Enrique Dans - 28 mayo 2019 - 21:05

          En el lanzamiento de la semana pasada lanzaron sesenta satélites desde un solo cohete. Y en los lanzamientos próximos pretenden incrementar ese número sensiblemente. Para lanzar a mediados del año que viene tienen que tener 1600 en la órbita de 550 km. Las dimensiones del tema son alucinantes, y la única manera de hacerlo es teniendo tu propia compañía de lanzamientos y reutilizando los cohetes varias veces, algo que antes de Space X nunca se había conseguido. Esa es la variable que lo cambia todo.

          Responder
  • #014
    Gorki - 28 mayo 2019 - 21:27

    Precisamente el pasado sábado, aprovechando que estábamos en luna nueva y estaba despejado, fui a ver estrellas a la abandonada estación de Ferrocaril de Buitrago-Gascones.

    Hubiera sido bonito ver los a satélites de Musk pero no pasaron. A cambio, vi perfectamente, (y eso que estoy cegato), Júpiter y sus cuatro lunas y a simple vista, cientos de aviones en una y otra dirección.con sus destellos de posición

    De todas formas la contaminación lumínica es muy fuerte, pero procede de las farolas terrestres sobre cualquier otra fuente luminosa, los quince primeros grados sobre el horizonte tiene tanta luz que no se contrastan ni las estrellas más luminosas.

    Responder
  • #015
    Jorge Ponce - 28 mayo 2019 - 22:35

    Que suerte haber nacido en la era analógica y pasar a la digital siendo aún joven para poder experimentar las maravillas tecnológicas que aún nos quedan por delante.
    No se si este sea el camino que se tomará en telecomunicaciones en el futuro pero es como lo que he imaginado desde que empecé a usar internet móvil.
    Estar conectado en todas partes con buena velocidad. Esto sin duda ayudará a la democratización del acceso a la información, solo espero que tenga una buena y ética ejecución.

    Responder
  • #016
    Alqvimista - 29 mayo 2019 - 07:22

    Para resolver las dudas técnicas, que veo que son muy básicas, nada mejor que dejar hablar al mejor divulgador astronáutico, Daniel Marín.

    https://danielmarin.naukas.com/2019/05/25/primer-lanzamiento-de-la-constelacion-starlink-de-spacex/

    Responder
    • Enrique - 29 mayo 2019 - 09:49

      Yo le sigo viendo muchísimos problemas. Los satélites operan en Bandas Ka y Ku, eso me dice que cada usuario necesitará una antena direccional, es decir, ¿sólo tendrás conexión en casa?

      – ¿Planean hacer móviles en Banda Ku? me parece muy improbable.

      – ¿Banda L como Iridium? ¿Los usuarios van a tirar su iPhone para comprarse el homologado por Starlink?

      Me parece una alternativa para casos muy excepcionales, y digo alternativa porque de revolución, más allá de la tecnología del lanzamiento, le veo bien poquito.

      Responder
      • Enrique - 29 mayo 2019 - 09:51

        Se me ha olvidado añadir que si se les ocurre sacar dispositivos móviles, en principio, la línea de visión directa es necesaria, ¿me quedaré sin cobertura cuando esté sobre techo o suelo?

        Responder
      • Perico - 29 mayo 2019 - 12:04

        No habrá móviles. Dado el tamaño de la antena, esto está pensado para dar internet en hogares o, si acaso, vehículos.

        Responder
    • LOS PANCHOS - 29 mayo 2019 - 11:21

      Gracias por el link,

      No he tenido mucho tiempo en navegar por más webs, dicen que utilizarán las bandas Ka y Ku, que son bandas que tienen sus problemas de atenuación por los gases atmosféricos. Y entre los satélites va a haber comunicación óptica(láser) directa. Técnicamente les daremos un voto de confianza.

      Desde un punto de vista económico para las zonas que ya tenemos despliegues de acceso a internet no van a suponer ninguna competencia, ya que los CPEs van a ser caros incluyen un receptor con su LNB y su antena parabólica (o similar) Pero además el CPE de usuario va a tener que transmitir con suficiente potencia para llegar al satélite. Me recuerda a los móviles de Iridium que lanzo Motorola hace ya más de 20 años, que en 2017 lanzó 66 satélites. y que también colaboran con Space-X. (Ver el enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/Iridium ).

      En su momento Iridium ya fue un fracaso os adjunto un blog que he encontrado que analiza las causas. Como dice el dicho rentabilidades pasadas no implican rentabilidades futuras, para lo bueno o lo malo. Podría encontrar su nicho de mercado, nunca disrupción. Conociendo la trayectoria de Musk, no pondría muchos huevos en esta cesta,…

      https://www.elblogsalmon.com/historia-de-la-economia/una-historia-de-un-fracaso-iridium
      https://www.verasatglobal.com/telefono-satelite/iridium/planes-iridium/

      Responder
  • #021
    LEON - 29 mayo 2019 - 23:03

    Ya falta muy poco para que se empiece a discutir sobre la propiedad de determinadas órbitas, ¿es una órbita propiedad del primero que la usa, o como se establece el derecho de propiedad?.

    Aunque el volumen de espacio es inmenso, la probabilidad de choque sube casi cuadráticamente con el número de objetos en órbita,
    cuando hayan colisiones ¿que normas de tráfico se aplican?.

    ¿Que va a pasar cuando resulte materialmente imposible mandar un cohete al espacio sin chocar contra algún objeto?

    Responder
  • #022
    Pedro Torres Asdrubal - 30 mayo 2019 - 14:54

    Gracias a Elon Musk volvemos a soñar.

    Responder
  • #023
    OSWALDO - 4 junio 2019 - 22:21

    No se Rick… parece falso…

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG