Capturando dióxido de carbono

IMAGE: Geralt - Pixabay (CC0)

La captura de dióxido de carbono atmosférico se está convirtiendo en uno de los grandes retos tecnológicos del momento: la concentración actual de dióxido de carbono en la atmósfera está en torno a las 410 partes por millón, lo que ha supuesto ya un efecto invernadero capaz de elevar la temperatura del planeta 1ºC por encima de los niveles pre-industriales, lo que implica una incidencia mucho mayor de fenómenos como sequías prolongadas, incendios forestales y desastres naturales.

A medida que esa concentración se incrementa, estos efectos se hacen cada vez más frecuentes. El último informe del IPCC, con consenso científico total, afirma que no hay posibilidad de contener ese calentamiento a 1.5ºC si no se retiran de la atmósfera entre cien mil millones y un billón de toneladas métricas de dióxido de carbono de la atmósfera antes del final del siglo. La forma natural de capturar dióxido de carbono es mediante el uso de árboles y plantas que lo fijan en el suelo, pero eso supone un problema de eficiencia porque exige dedicar grandes extensiones de tierra a ello que hoy se dedican a cultivos. De ahí que existan planteamientos para potenciar genéticamente la capacidad de las plantas para la fijación de dióxido de carbono en el suelo potenciando su desarrollo radicular, lo que podría contribuir a una reducción de entre el 20% y el 46% del dióxido de carbono que esas plantas emiten, pero aún así, aunque supone una importante mejora, sigue siendo insuficiente.

De ahí que una gran parte del foco se esté poniendo en el desarrollo de tecnologías capaces de retirar dióxido de carbono de la atmósfera de manera artificial, bien revirtiéndolo a partículas sólidas de carbón, utilizándolo para obtener electricidad o hidrógeno, o incorporándolo en la producción de diversos tipos de bienes, desde polímeros capaces de «auto-arreglarse» mediante la fijación de dióxido de carbono atmosférico, hasta objetos como ropa, alimentos para animales, colchones, pasta de dientes, combustible para aviones, vehículos, cemento, plásticos o zapatos, propuestos por una amplia variedad de compañías alimentadas, entre otros, por fondos para la financiación de proyectos creados en incubadoras como Y Combinator. Capturar dióxido de carbono de la atmósfera no es sencillo, fundamentalmente porque supone tan solo el 0.04% de las moléculas en ella, pero es absolutamente fundamental dados sus efectos, y tenemos que hacerlo, además, en volúmenes elevadísimos. El problema, por supuesto, es el coste de esas tecnologías.

¿La buena noticia? Que al menos, empezamos a movernos en este sentido, y que sin el desarrollo y la aplicación de este tipo de tecnologías, nada de lo que hiciésemos en términos de descarbonización y reducción de las emisiones sería suficiente. ¿La mala? Exactamente la misma: que retirar dióxido de carbono de la atmósfera, aunque llegásemos a ser capaces de hacerlo de manera muy eficiente, tampoco es suficiente, y que, por tanto, la descarbonización agresiva de la economía a un ritmo mucho más rápido que el marcado por la economía y la política sigue siendo perentoriamente necesaria. Seguir ignorando esto y no haciendo nada o planteándolo en plazos de varías décadas equivale a la más absoluta negligencia. Como dice George Monbiot, «el crecimiento perpetuo en un planeta finito lleva inexorablemente a la catástrofe medioambiental«.

Ideas, investigación, tecnología, desarrollo y mucha materia gris dedicada al desafío más importante de la historia de la humanidad. No, no te confundas: no hablamos de teorías ni de hipótesis. Hablamos de ciencia, de tecnología y de cómo diablos evitar el maldito fin del mundo de aquí a muy pocas décadas. O mejor dicho, no del mundo, sino de la humanidad. Que algo, aunque sea poco, debería importarte.


This post is also available in English in my Medium page, “Capturing carbon dioxide from the atmosphere isn’t going to be enough: we need to rethink our economies«


17 comentarios

  • #001
    xaquin - 26 abril 2019 - 20:05

    Muy interesante esa aclaración final. Ya que sigue habiendo mucha gente que iguala el fin de los seres humanos con el fin del mundo terrestre.

    El planeta Tierra no depende del ser humano para «sobrevivir» (seguir existiendo), como no dependió de los dinosaurios. Es la humanidad la que depende de un desarrollo equilibrado del ecosistema Tierra, para que siga existiendo como algo parecido al actual ser humano.

    La gente tiene el ego tumorizado de tal forma que aún no se enteró que somos una cagada de mosca temporal en el proceso evolutivo terrestre (y cósmico). Y muchas gracias a las religiones diversas por poner tantos palos en la rueda evolutiva.

    MUcha gente no entiende alas sectas que se inmolan por la supuesta legada del Apocalipsis. Pero es curioso como aceleran la noria, para acabar por darle la razón a esas sectas, que pueden equivocarse en cuestión de fechas, pero no de resultado final.

    Responder
    • Gorki - 26 abril 2019 - 22:08

      somos una cagada de mosca temporal absolutamente de acuerdo, pero además somos una cagada de mosca temporal que se ha convertido en plaga. vamos hacia los 10.000.000.000b de habitantes en el planeta. Somos tanto incluso para subir al Evereste se forma una «oruga humana» de escaladores. https://www.antena3.com/noticias/deportes/video-oruga-humana-everest-200-personas-suben-mismo-tiempo_201904255cc1c3720cf2c99284c6aa84.html

      El aumento de un grado de temperatura pierde toda su importancia frente a esto. Estamos arrasando todo lo que se nos pone en nuestro camino y eso es lo auténticamente grave.
      Reducir la emisiones de CO2 sera imposible si seguimos aumentando porque todas nuestras actividades generan CO2.

      Responder
      • Jose Miguel - 27 abril 2019 - 12:24

        Completamente de acuerdo en que el problema de fondo es la superpoblación, pero a ese problema no queremos mirar ninguno por lo de siempre, es antieconómico e impediría que unos pocos sigan enriqueciéndose. Los humanos prácticamente no tenemos predador natural o dicho de otra forma hemos desarrollado métodos para no tenerlos. Ya no hay grandes epidemias y actualmente sólo conflictos entre nosotros eliminan individuos en gran número. Con lo que será el propio planeta y su capacidad de homeostasis el que se encargará de reducir la población generando un ambiente tóxico y lesivo o simplemente nos eliminará de un plumazo.

        Cualquier actuación física o química sobre el planeta tiene sus consecuencias ambientales por lo que no tengo demasiada fé en éstas actuaciones que pretenden contrarrestar el daño que ya hemos hecho, ya que podrían tener otras consecuencias perjudiciales no previstas ahora.

        Al final serán la propia evolución y la homeostasis del planeta las que nos eliminarán o controlarán nuestra población que es el origen real del problema. Por lo que es ridículo creer que somos la cima evolutiva. Eso sólo es así en determinadas circunstancias ambientales. Si éstas cambian podemos de repente pasar a ser unos inadaptados y desaparecer por ello.

        Bueno, voy a ver si me da tiempo a tomarme un café antes de que nos extingamos.

        Responder
        • Enrique Dans - 27 abril 2019 - 12:35

          Sí, mejor tómate un café, porque tu triste conformismo y «no se puede hacer nada» no nos van a llevar a ningún sitio. Espero sinceramente que otros tengan un compromiso algo mayor y, al menos, intenten algo más…

          Responder
          • Jose Miguel - 27 abril 2019 - 13:15

            Te equivocas. Estoy comprometido con la conservación del medio en todos mis actos cotidianos y en ningún momento he dicho que no se pueda hacer nada. Se pueden hacer muchas cosas: evitar traer plástico a casa, reutilizar envases, reciclar, evitar consumismo innecesario sobre todo de energía. Y ya que hablamos de tomar café decir un NO rotundo a la moda de las cápsulas y a cualquier envase monodosis en general.

            Lo que pasa es que no soy tan optimista como tu en éste asunto y tengo mis dudas con respecto a éste tipo de actuaciones, bien porque sólo son un parche temporal, bien porque introducirán otro problema ambiental a largo plazo que hoy no hemos previsto. Y apunto a un origen del problema de más bajo nivel que el que veis vosotros, y es, como ha apuntado Gorki, la superpoblación de nuestra especie en el planeta. Cualquier parche que intentemos y que no ataque éste problema será sólo una declaración de intenciones de escasa eficacia.

            El problema es que cada ser vivo sobre el planeta usa sus recursos y lo modifica, y el ser humano lo hace en grado superlativo. Añade a eso que nuestra población no deja de crecer. Los recursos del planeta no son infinitos

          • Jose Miguel - 27 abril 2019 - 13:40

            Voy a tratar de explicarlo de otra forma. Podemos atacar el problema de dos formas, una proactiva, que consiste en evitar en la medida de lo posible la degradación del planeta y otra reactiva, que consiste en actuar sobre las consecuencias de la degradación. Y por supuesto, podemos y debemos combinar ambas.

            Las medidas de las que hablas en tu post son reactivas, y aunque las considero necesarias dudo de su eficacia a largo plazo si no hay una actuación proactiva contundente.

            Y en cuanto a cómo ser proactivo está claro que actuando sobre el origen del problema antes de que lo sea. Habiendo dicho esto queda por aclarar cual es el problema. Para la mayoría de vosotros es el hecho de que contaminamos, cosa que si bien se puede reducir es inevitable. Para mi hay un problema más abajo y es la superpoblación. El planeta tiene cierta capacidad autoregenerativa, pero que está siendo muy superada por nuestra actividad, no sólo por lo mucho que contaminamos individualmente sino porque somos demasiados individuos y creciendo en número.

            Al final si no actuamos a ese nivel cualquier medida que tomemos para reducir la contaminación de cada individuo será en vano porque se verá superada por nuestro número.

            Dicho de otra forma, si reducimos nuestra capacidad contaminante un 25% pero crecemos en población un 30% seguimos teniendo un problema.

          • Jose Miguel - 27 abril 2019 - 16:01

            Perdón por el cuarto comentario hoy. Pero todo lo que he dicho anteriormente lleva a plantearse una cuestión ética. ¿Es legítimo y aceptable actuar sobre la superpoblación? No me refiero a matar a nadie, sino a limitar el número de hijos por persona. A fin de cuentas la moral es una cuestión de convención cultural entre lo que está bien y lo que está mal.

            Si decidimos que no entonces no hay actuación proactiva ni reactiva que pueda salvarnos del desastre. La Tierra nos pasará la factura. No podemos crecer en número indefinidamente con recursos limitados. Es así de simple.

          • Enrique Dans - 27 abril 2019 - 16:10
    • Mezo - 27 abril 2019 - 19:07

      sigue habiendo mucha gente que iguala el fin de los seres humanos con el fin del mundo terrestre. El planeta Tierra no depende del ser humano para “sobrevivir” (seguir existiendo), como no dependió de los dinosaurios

      Pero los humanos somo la única forma de vida que contamina el mundo con toxinas y plásticos; incluso después de la extinción humana los ecosistemas se encuentran devastados con tanta basura, plásticos, químicos y calentamiento global que el resto de seres vivos lo tendrá difícil para sobrevivir.
      No tenemos la autoridad moral para llenar el planeta con montañas de desechos perjudicando por los siglos de los siglos después de nuestro fin

      Responder
      • Gorki - 27 abril 2019 - 20:18

        Te confundes, las plantas crearon la mayor contaminación que se recuerda y la mas peligroso, tranformaron el Co2 el O2. Realmente nosotros, al liberar el CO2 estamos volviendo al estado inicial
        Otros seres vivos contaminan su ambiente, por ejemplo los arrecifes de corales son esqueletos de pequeños animales. los depósitos carboníferos son el resultado de quedar enterrados ingentes cantidades de plantas..
        Otros dificultan la evolución natural del terreno, las plantas impiden la erosión natural del terreno y fijan las dunas. En general la introducción de un ser vivo en un habitat nuevo, crea una catástrofe medioambiental, no importa si son los conejos en Australia o las cabras en islas del Atlántico. o las viruela llevada por los primeros colonizadores a América.
        La naturaleza siempre encuentra un camino para resolver el desaguisado, lo habitual son las epidemias o el hambre, Como a nosotros no nos podrán matar las epidemias, pese a los intentos de la naturaleza, (Sida, Evola, Gripe Aviar), pues lo hará con el hambre.
        ,
        ¿Cuando? – Cuando nos descuidemos, una mala cosecha de cereales, puede ser el pistoletazo de salida.

        Responder
  • #011
    DANN ELIO - 26 abril 2019 - 22:04

    ☻Aproximadamente a mediados de los años 40 del pasado siglo XX ( 1945~1946), el pastor alemán Martin N. escribió unas líricas letras que rezaban así:

    » Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada,
    porque yo no era socialista.
    Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada,
    porque yo no era sindicalista.
    Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada,
    porque yo no era judío.
    Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.»

    ☻☻ Pero ya en el año 2050 del corriente siglo 21, la versión re-acondicionada de esta enseñanza para la subespecie L.E.N.I. ( » Lúditus Eternum Negacioniscus Irresponsabilit :-), debería sonar algo así como una ♪melodía♫ como ésta:

    Primero se morían las abejas, y yo no hice nada,
    porque yo no necesito esos insectos que pican…

    Luego agonizaron los mares llenos de plástico y los animales que alli vivían, y yo no hice nada,
    porque yo no veía el mar desde mi ventana…

    Luego me dijeron que subiría la tempertura de la Tierra 1.5ºC o quizá más, y yo no hice nada,
    porque yo tenía aire acondicionado en mi casa..y también en mi coche diesel :-o ….

    Luego vinieron gases ultratóxicos que respiré y respiré y me hicieron gravemente enfermar,
    y ya no quedó ningúna medicina que pudiese hacer nada por mí. Ninguna.»

    ☻Fin de la Historia☻

    Responder
  • #012
    Luis Hernández - 27 abril 2019 - 13:54

    Lo único malo de las cosas sin precio, es que ne se les da el valor que tienen: como el aire que respiramos, o el sutil equilibrio de los gases que determinan la composición de la troposfera y que regulan el efecto invernadero.
    Como verter CO2 el aire es gratis, nos parece estar en nuestro derecho de hacerlo en la medida que nos parezca oportuno. Y quizá ahí esté el quid de la cuestión.

    Responder
  • #013
    Jose Miguel - 27 abril 2019 - 16:29

    Efectivamente, Malthusianismo, Enrique. Aunque no exactamente. Parto de la misma base que el Malthusianismo, pero sin apuntar a los alimentos como única causa, sino en nuestro caso a la capacidad autoregenerativa del planeta. No vamos a morir de hambre sólamente. Y no auguro un aumento del número de pobres, eso ya pasa y nadie parece escandalizarse. Auguro un desastre demográfico o directamente la extinción.

    Que dos siglos después de la teoría de Malthus todavía no se pueda dar por confirmada no significa que no pueda ser válida. 200 años no es nada cuando hablamos de tiempo geológico. Puede que continúe siendo válida aunque por motivos distintos a la escasez de alimentos.

    Perdón por sacar este comentario del hilo, pero tu wordpress no me deja continuarlo.

    Responder
  • #015
    Jose Miguel - 27 abril 2019 - 16:42

    Esto… Perdón de nuevo, jeje. Me gustaría decir que es mi opinión que veo mucho más probable un desastre demográfico que ponga las cosas bajo control que una extinción. Creo que es más probable que se nos haga la existencia difícil (desastre demográfico) que que nos den una hostia de golpe y nos vayamos a la mierda todos (extinción).

    A fin de cuentas aunque se habla de la extinción de los dinosaurios (y aquello fue por una hostia de golpe), cada día está más aceptado que algunos sobrevivieron y evolucionaron a lo que hoy son las aves.

    Responder
  • #016
    Vladimir Camilo - 1 mayo 2019 - 20:35

    una pregunta… si el grafeno es en base a carbono, no se pudiera utilizar el carbono que ya hemos tirado al medio ambiente como materia prima para desarrollarlo??? y si es posible cuales implicaciones tendría??

    Responder
  • #017
    Pedro Torres Asdrubal - 2 mayo 2019 - 15:20

    Capturar CO2 es como pedir disculpas por insultar, que lo ideal es no insultar.

    Igualmente, si no quemamos energías fosiles, no tenemos que capturar ese CO2.

    Por si no se han dado cuenta, la combustión del carbono es la razón por la que usamos energías fósiles.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG