Afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias

¿Por qué Occidente desconfía de Huawei? - VozPopuli

Marcos Sierra, de Voz Pópuli, me llamó para hablar sobre las restricciones y limitaciones impuestas a los productos de Huawei en varios países por temor a un posible uso para el espionaje, y hoy publica un artículo titulado “¿Por qué Occidente desconfía de Huawei?” (pdf) en el que me cita.

Para mi argumentación, recurrí al famoso Sagan standard, el aforismo popularizado por Carl Sagan que postula que afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. A Huawei no me une nada más que la consideración que hacen de mí como participante en su programa de Key Opinion Leaders (KOLs), que en absoluto condiciona mi libertad para opinar sobre la compañía y que, de hecho, me ha permitido criticar abiertamente acciones de la compañía en algunos de sus foros, y por más contacto que tengo con ellos, veo únicamente una empresa con una cultura de ingeniería brutal, completamente orientada al largo plazo en su estrategia, y con una vocación por la investigación como he tenido muy pocas oportunidades de ver. Que la compañía sea líder en patentes relacionadas con 5G me parece simplemente una cuestión lógica considerando la inversión y el esfuerzo que dedica al tema, fruto no de la búsqueda de una oportunidad ni de una cuestión coyuntural, sino de una vocación genuina.

Para entender la cultura de Huawei hay que ir a sus eventos, en los que abundan las presentaciones aburridísimas de ingenieros chinos con un dominio del inglés solo regular: ¿qué lleva a una compañía con una capacidad enorme para el marketing a presentarse de una forma tan escasamente brillante, por mucho que lo que se presente sean auténticas revelaciones en términos de ingeniería? Sencillamente, una cultura que pretende poner en valor esa vocación por la ingeniería, y que se niega a relegar al ingeniero a un segundo plano. O mejor, que no podría hacerlo aunque quisiera, porque tiene que demostrar que lo que cuenta es eso, la investigación y el desarrollo por encima de todo, más allá de consideraciones de marketing. Una compañía así simplemente no aceptaría que a la hora de presentar un resultado, el ingeniero fuese “escondido” tras un directivo de marketing simplemente basándose en sus habilidades para presentar su trabajo. Eso lleva a la compañía a invertir cuantiosas cantidades en hacer que sus ingenieros aprendan inglés y mejoren sus presentaciones… aunque les luzca lo justo. Simplemente, están a otros temas que consideran – creo que con justicia en ese ámbito – mucho más importantes. En general, Huawei es de la cultura de “el buen paño en el arca se vende”, tanto en ingeniería como en muchos otros temas: puedes tener mucha relación con la compañía, y sin embargo, tardar mucho en saber algo de su impresionante programa de responsabilidad social corporativa… simplemente, porque son proyectos que hacen porque creen en ellos, no para presumir ni para ponerlos en un folleto.

Acusar a Huawei de ser una puerta para el espionaje del gobierno chino a través de unas supuestas puertas traseras en sus dispositivos que nadie, absolutamente nadie ha conseguido encontrar – y no será porque falten razones para buscarlas – es una afirmación extraordinaria, y como tal, requiere pruebas. Ya ni siquiera pruebas extraordinarias: requiere, simplemente, que alguien aparezca con un informe en el que se demuestre que un dispositivo fabricado por la compañía posee algún tipo de fallo intencionado en su ingeniería que permita que sea explotado para fines de espionaje o sabotaje. Y por el momento, no hemos visto ni conocido de la existencia de ningún informe de esas características. Lo único que tenemos son hipótesis, especulaciones y alegaciones completamente infundadas aventuradas en un informe del Congreso norteamericano fechado en el año 2012, un simple “qué pasaría si…” carente de pruebas. Y por supuesto, muchísimos intereses por parte tanto del gobierno norteamericano como de su industria para intentar dominar un desarrollo de 5G que cada vez tiene más sabor chino, porque sencillamente, la industria china, encabezada por Huawei, investiga más y mejor.

A partir de ahí, y sin ninguna prueba, los Estados Unidos ponen en marcha una maquinaria de bloqueo en la que primero niegan el acceso de los dispositivos de Huawei a su mercado tanto de consumo como industrial, y después comienzan maniobras diplomáticas internacionales para presionar a todo socio al que puedan presionar para hacer lo mismo, con resultados variados. No se trata de un “cuidado, que Huawei espía”, sino de un “ojo, que creemos que Huawei podría espiar aunque no tenemos pruebas, y por si acaso, os pedimos que compréis nuestra tecnología, no la suya”. Como si los Estados Unidos no hubieran espiado nunca a nadie.

Si en algún momento los Estados Unidos, otro gobierno o quien sea – que no será por falta de hackers y de expertos en seguridad en el mundo – exhiben pruebas sobre algún tipo de puerta trasera o mecanismo que permita utilizar los dispositivos de Huawei para el sabotaje o el espionaje, las medidas de bloqueo estarán plenamente justificadas, y habrá que aplaudirlas. Pero por el momento, tales pruebas no existen, y por tanto, renunciar a la tecnología de la compañía que más ha contribuido al desarrollo de una tecnología como 5G supone optar por tecnología más cara, menos probada y por desarrollos más lentos. Y mientras nadie demuestre lo contrario, eso es lo que hay.


This post is also available in English in my Medium page, “The accusations against Huawei: extraordinary claims require extraordinary evidence


12 comentarios

  • #001
    Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2019 - 14:15

    Los que nos han espiado a todos desde que nacimos, acusando a otros de sus mismos crímenes.

    Antes de salir Snowden y mostrarnos el nivel de espionaje al que nos somete la NSA, las noticias estaban llenas de “hacker chinos” y “hackers rusos”.

    Una guerra comercial que USA está perdiendo y otra pataleta del niño malcriado que tienen en la Casa Blanca.

  • #002
    xaquin - 15 enero 2019 - 17:57

    Lo del arca está muy claro (para algunos). Hoy en día se compra mirando “en pantalla”, en vez de observar detenidamente el original. Vivimos en un mundo de apariencias… y suma y sigue.

    Y que USA presuma de “poder tirar la primera piedra” en esta historia,es solamente una parte de la desverguenza que llena el cerebro de gobernantes, militares y empresarios USA; que siguen pensando que están en la fase romana de Julio César.

  • #003
    Marcelo - 15 enero 2019 - 20:03

    Pruebas no hay que presentar ninguna porque esto no es un juicio, es una guerra comercial y estratégica contra un enemigo al que estúpidamente se le han dado muchas ventajas en las últimas décadas. Tal vez debería ser Huawei (y todas las demás compañias chinas) quien “demostrasen” fehacientemente al mundo como gesto de buena voluntad que el Partido y sus servicios de inteligencia no están incrustados en todos los niveles de la empresa y así desprenderse del siniestro halo tóxico que tienen y que les impide salir a hacer negocios fuera de su totalitario chiringuito del que son entusiastas participantes.

    • LEON - 16 enero 2019 - 12:37

      Acaso piensas que las empresas americanas no están también “incrustadas” por sus servicios de seguridad.

      ¿Por que pides a unos lo que no exiges a otros? a sabiendas que lo que alegas de los chinos, basado en meras sospechas, es lo que si está probado que han hecho y siguen haciendo los americanos.

  • #005
    Gorki - 15 enero 2019 - 21:44

    Probablemente USA haya espiado en el extranjero por medios digitales, (yo estoy convencido de que si lo ha hecho), pero creo que están en su derecho de defenderse de que otros lo hagan en su país, o quizá aun mas, si ello lo han hecho.

    Por otra parte, no existe la menor duda, que las empresas chinas están a las órdenes de su gobierno para lo que sea menester.

    Por tanto, si existe un razonable riesgo que los dispositivos de Huawei puedan ser utilizados para espiar masivamente a USA, están en su perfecto derecho, sin necesidad de demostrar nada, de decidir no utilizar su tecnología. El historial chino en lo referente a la obsesión de control y fiscalización lo justifican con creces sin la menor duda.

    Puede igualmente que haya intención de poner barreras a la expansión de la tecnología digital china, pero tampoco podrá quejarse de ello los chinos, pues no han dudado en poner todo tipo de barreras digitales a la expansión de la tecnología americana en territorio chino, (Wikipedia, Google, Facebook, Amazon,… ). Yo creo que ha llegado el momento que los occidentales dejemos de actuar frente a China, como unos perfectos idiotas.

  • #006
    Jordi Pijolero - 15 enero 2019 - 23:38

    Sirve como prueba la condena del canadiense?????

  • #007
    Ignacio - 16 enero 2019 - 07:37

    Buenos días,

    La verdad Enrique que China es una dictadura donde los derechos civiles están muy mermados, espero sinceramente que un modelo de sociedad así no prospere, lo siento pero me parece una pesadilla.

    Dicho esto para dejar claro que tengo mis prejuicios sobre la forma de gobierno del país, hay bastantes evidencias de comportamientos dudosos de compañías chinas:

    1.- Véase ultimo caso de los chips espías colocados en las placa base que se usaron para robar información de gigantes tecnológicos como Amazon, Apple…

    https://amp.expansion.com/economia-digital/companias/2018/10/05/5bb66ea622601def028b4683.html

    2.- Se suceden las detenciones de directivos de Huawei en distintos países (no creo que sea prevaricación en todos los casos, Canadá, Polonia…)

    https://elpais.com/internacional/2019/01/11/actualidad/1547210332_439578.amp.html

    3.- Incluso hay una página de Wikipedia dedicada al espionaje de China en EEUU

    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Espionaje_chino_en_Estados_Unidos

    La verdad Enrique que me parece que la postura de EEUU, por mucho que Trump sea un demagogo que miente, como cuando habla de la inmigración en EEUU, lo cierto es que tampoco se puede ser tan inocente de pensar que China es un país como Suiza o Luxemburgo… No es una democracia, hay pruebas de que juega sucio y yo comparto la opinión de que hay que empezar a actuar en consecuencia.

    Gracias por el blog y todo lo que aprendemos con el.

    Un saludo.

  • #008
    Alqvimista - 16 enero 2019 - 07:51

    En justa reciprocidad, las empresas chinas sólo deberían vender en aquellos países en los que instalen fábricas de capital compartido con el gobierno local y compartiendo toda su tecnología, tecnología que, misteriosamente, se fugará a empresas locales donde se fabricarán los mismos productos sin atender a patentes ni tonterías de esas.
    Los chinos no fueron capaces ni de copiar un MIG ruso hasta que los occidentales ¿estúpidamente? ¿planificadamente? les entregamos toda nuestra tecnología, sólo entonces han sido capaces no sólo de robar los planos del avión invisible norteamericano sino de fabricarlo.
    Hasta entonces no eran capaces de fabricar ni siquiera un digno camión.

  • #009
    Jaír Amores - 16 enero 2019 - 08:42

    Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.

    Tengo un par de argumentos más en contra de que Huawei no tenga como objetivo directo, el espionaje. Y eso que no tengo ninguna prueba, pero me mueve la lógica, en este caso.

    Pienso que sería muy mala estrategia usar una marca en concreto, para espionaje masivo. Es mucho más rentable usar aplicaciones, virus, troyanos o como les quieran llamar. Y en eso los chinos, son unos máquinas.

    Por otro lado, no sería la primera vez que intentan espiar con aparatos, incluso con algunos que no usan conexión a internet. En un artículo que publiqué hace tiempo sobre la privacidad y el espionaje casero, cité sobre la intervención de una partida de aparatos eléctricos enviados a San Petersburgo desde China. Estos aparatos servían como terminales de espionaje. Se habían colocado chips especiales en planchas y hervidores de agua, que se conectaban a la red y expandían virus y spam. Los equipamientos se conectaban vía wifi a cualquier ordenador no protegido en un radio de 200 metros.

    El fallo en la teoría de Huawei es que, si llevan algún sistema de este tipo, es fácil demostrarlo, cosa que, por el momento, no se ha hecho.

    Además, y como argumento extra que se me ha ocurrido mientras escribía… Si tan real fuese la amenaza, ¿no estarían haciendo el tonto el resto de gobiernos?

    Bueno… una pena como intentan manipular unos y otros nuestras inclinaciones comerciales…

  • #010
    Garepubaro - 16 enero 2019 - 10:46

    Lo que pasa es que la fuente de riqueza, y lo que diferencia a EEUU, como decia Alvin Toffler, es el conocimiento … tendras que comprar el ordenador que los americanos saquen el año que viene porque este ya no va ir bien y tantas cosas igual… ahora les ha salido Huawei, que no son socios como los de Toshiba, Toshiba vende las pantallas y partes del ordenador y la otra mitad es IBM e Intel, y se ven por primera vez con competencia seria, ya no son los unicos, y simplemente seguira apoderandose del mercado mundial porque el mercado quiera Trump o no manda, con los miles de millones de clientes asiaticos incluso no vender estar boicoteados en EEUU ya no los va salvar que puedan echar para atras a Huawei, y Europa que era el segundo puesto en industria pues ahora va quedando en tercer puesto mundial, con sus Siemens que no consiguieron meterse en el mercado la informatica, sus Telefunken, Grundig y tantas marcas que de aleman hace decadas que nada mas que tiene el nombre, la compraron los asiaticos … ahora los asiaticos van a por los americanos

  • #011
    LEON - 16 enero 2019 - 12:52

    Esto es tan solo un episodio mas de una guerra comercial,

    Los americanos están viendo como su imperio se derrumba a velocidad acelerada y se dedican a tácticas de guerra sucia para intentar retrasar lo inevitable.

    Contra todo lo que habían predicado de lo años que tardarían los chinos en lograr su nivel tecnológico, resulta que estos no solo lo han logrado sino que los han adelantado y su reacción ha sido la del corredor frustrado, intentar ponerle la zancadilla al corredor que te adelanta.

    En cuanto a que China sea una dictadura, bueno EEUU es una plutocracia y nadie se rasga las vestiduras por eso.

  • #012
    Di billy Pozuelos - 16 enero 2019 - 15:00

    Hay otra historia por ahí en la red que se comenta sobre una razón, quizás no tan logica, pero de todo hay en la red. Se habla que la NSA conoce el sistema de encriptación del cual dispone Huawei, mismo que no han podido desencriptar. Razón por la cual no les permitiria seguir espiando a sus propios ciudadanos si se permitiese esos dispositivos estar a la venta en eeuu.
    Pero es otra historia, al final sin pruebas.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados