Instagram y la falsedad

Instagram fakeFacebook anuncia su intención de reducir la “inauthentic activity” en Instagram, mediante algoritmos diseñados para localizar los seguidores y la actividad automatizada, y amenazando con la interrupción a las cuentas que utilizan aplicaciones y servicios para obtener seguidores o Likes falsos.

Desde hace mucho tiempo, todo en Instagram es un océano de falsedad: la app a la que aún acuden los mismos jóvenes que llevan tiempo abandonando Facebook se ha convertido en un lugar cada vez menos recomendable, en el que legiones de supuestos influencers mantienen dinámicas demenciales y absurdas para demostrar desesperadamente que lo son, en una red convertida en un mercado de la falsedad, en un permanente y agotador concurso de popularidad.

Los esquemas de compra de followers y de Likes, ubicuos en cualquier búsqueda sencilla, son solo la punta del iceberg: el uso constante de patrones de follow/unfollow, las apps de administración automatizada de cuentas, las cuentas colectivas que aceptan pagos para promocionar fotografías o cuentas individuales, los comment pods organizados en redes como WhatsApp o Telegram para coordinar actividad, la permanente obsesión por alcanzar las páginas centrales de recomendación… un ecosistema profundamente malsano, repleto de falsedad y de actividades de acoso y bullying, completamente alejado de lo que fue en sus inicios.

Tener unos cuantos miles de seguidores en Instagram se convierte en la excusa para creerse un influencer, creerse “la última coca-cola del desierto”, plantarse en cualquier hotel o restaurante, y demandar comida o habitación gratis “porque yo lo valgo” o amenazando con malas evaluaciones. Niños en los colegios afirmando que de mayores quieren ser influencers. Será la red social o será la naturaleza humana, pero la supuesta joya de la corona del imperio Facebook, la que algunos calificaron como la mejor adquisición de la historia de la tecnología, ha degenerado, bajo la gestión de la compañía que la adquirió en 2012, hasta unos límites de falsedad verdaderamente impresionantes. Seis años después, en 2018, el uso de Instagram crea auténticos monstruos.

El problema de Instagram es el mismo que el de Facebook: un conjunto de métricas que estimulan la competencia irracional, y la sensación de estar en un permanente concurso de popularidad, y un modelo de negocio consistente en la explotación de la actividad de los usuarios para revender su atención a anunciantes. La salida de sus fundadores y de otros empleados que llevaban en la compañía desde sus orígenes refleja claramente la pérdida de la independencia de gestión que la compañía había pretendido garantizar, el proceso de fagocitosis que ha llevado a Instagram a convertirse en lo que es hoy. El siguiente síntoma será el comienzo del abandono de unos jóvenes que, cada vez más, se declaran hartos de unas redes sociales convertidas en el imperio de la falsedad. El intento de Facebook de eliminar ciertas prácticas puede tener sentido, pero ni es una tarea fácil, ni cubre todos los aspectos y manifestaciones del problema, y es bastante posible que llegue demasiado tarde.

 

 

 

This article was also published in English on Forbes, “Can Facebook save Instagram?” 

 

25 comentarios

  • #001
    Gorki - 20 noviembre 2018 - 11:12

    La tienes tomada con Facebook. Confundir calidad con popùlaridad y en vista de ello la búsqueda de muchos de “falsa populartidad”, mediante “trucos”, como “granjas de links”, o de “likes”, que igual me da, es algo que existe, desde el mismo momento que Google para su Pagerank seleccionó como métrica de”calidad” de una web, su “popularidad”.

    El pervertir la real “popularidad”, ha dado lugar a uno de los negocios mas florecientes de Internet el SEO,.y a conseguirla unos van por medios “lícitos”, aflorar los valores reales del contenido, como “ilícitos”, los link cruzados, las granjas de links, etc… Igual unos, que otros, pretenden situar una página por encima de su popularidad natural.

    Todo Iinternet está lleno de falsa “popularidad”, acusar a un determinado servicio de ello, es exagerado, cuando la “falsa popularidad” es el “pecado original” de Internet.Es como acusar al “hombre blanco” de codicia, por supuesto que es verdad, pero codiciosos somos todas las razas.

    Responder
    • Enrique Martinez - 20 noviembre 2018 - 16:52

      Yo creo Gorki que generalizar y meternos a todos en el mismo saco nunca es bueno. Llamarnos codiciosos a los humanos por el simple hecho de ser humano, sinceramente, creo que está fuera de lugar. Lo que apunta Enrique es bastante peculiar porque desde hace algunos años, ha nacido unos supuestos influencers que no les conoce ni su padre. Todos los días me siguen uno o dos de estos influencers en instagram, red social que utilizo más a nivel personal que profesional, y después de ver lo que publican muchos de ellos, pienso: han perdido el norte, la popularidad es tan efímera, que dentro de muy poco (1-2 años como mucho) nadie sabrá quienes son.

      Responder
      • Gorki - 20 noviembre 2018 - 17:11

        No utilizo Instagram , por eso no entiendo que quieres decir con eso de que “me siguen me siguen uno o dos de estos influencers”.

        Si eso pasara en Twitter, o Facebook, quería decir que el “influencer” de verdad eres tu y no los que te siguen.

        Responder
  • #004
    Alberto - 20 noviembre 2018 - 11:16

    Creo que te centras en lo negativo de las redes sociales, que por supuesto existe, y obvias lo positivo e interesante.
    Los pecados capitales del ser humano son los que son, con redes sociales o sin ellas. La vanidad, la envidia, la avaricia ya estaban antes que Instagram, Twitter o Facebook y seguirán estando si estás desaparecen.
    Habría que preguntar a los clientes de Instagram y Facebook, es decir los anunciantes y no los usuarios, si la publicidad que utilizan en esos canales les sale a cuenta. Por los números, tanto de ventas como de beneficios, parece que sí.
    Yo sigo a personas que sé que lo son, que me aportan algo, y como pago por ese servicio recibo publicidad contextualizada que no me importa recibir e incluso la valoro positivamente. Me parece justo.
    Un saludo a todos.

    Responder
    • Miguel Durán - 20 noviembre 2018 - 19:47

      Será broma ¿no? Las pocas veces que accedo a FB y resto de su imperio me sugieren como amigos a verdaderos trolls y una legión de teenies de las que podría ser su abuelo y difícilmente van a entender español. Sugieren como miembros de un grupo local a gente que vive a un océano por medio (Canarias) o atravesando en diagonal Madrid, que y me publicitan precisamente lo que no pienso comprar nunca (coches) lo que ya he visto y descartado (Cash Converters o AliExpress) o las ofertas de Día que ya tengo en su app. Ni un anuncio de PC Compatible, ni los juegos de Play/Xbox o simplemente del Alcampo o Carrefour… Si su contextualizada es leer mis cookies y el id publicidad en lugar de darse cuenta de que si leo cosas de Xacata, Microsiervos o Vandal mi mercado es el de un friky técnico jugon, que no se deben de extrañar de que me refugie en el. Adblock. Porque para machacarme con que siga a Casado o a Jiménez Losantos ya tengo a dos descerebrados en un grupo

      Responder
  • #006
    Iñaki Lopez - 20 noviembre 2018 - 13:06

    Aquí FB actúa porque se les distorsiona el negocio publicitario, vamos a asegurar a mis anunciantes, que no me pagan por fake users sino por un mercado real… nada nuevo sobre FB. No es moralina lo que aplican sino estrategia empresarial

    Se suele aceptar como base del conceptualismo a los cambios sociológicos de aquella época, y suelen citar su surgimiento como oposición a la economía del conocimiento o implantación de las TIC. La idea prevalece sobre la forma o la estética. ¿malo? en principio, si la idea no es peregrina, podriamos hasta estar de acuerdo. Pero abierta la puerta, sabemos que entra cuaqluier cosa en el concepto de “idea”

    Nos puede hacer cierta gracia pasajera una ocurrencia como la de Manzoni, pero sin duda vergüenza ajena que se coticen sus latas a 275000€. Listos, pícaros, ingleses denunciando hoteles, o tipejos ocurrentes produciendo “mierda de artista”, perdón que ahora se le llama ser influencer.

    Hoy sabemos para mas inri que eran fake latas (1). Algo muy parecido es lo que promueve Zuckerberg sin sonrrojo: “mierda de rrss” y se enorgullece de hacerlo, espiarnos y basar su negocio en pisotear a su producto. Pero eso si, tiene foco y una cota: su negocio de latas.

    (1) https://es.wikipedia.org/wiki/Mierda_de_artista

    Responder
  • #007
    d. - 20 noviembre 2018 - 14:09

    Para mi lo peor de toda esta historia es que seguramente los mejores ingenieros informáticos del planeta estén dedicando su vida a vender anuncios, ya sea en FB, IG o Twitter. Una pena.

    Responder
    • Enrique Dans - 20 noviembre 2018 - 14:12

      Totalmente de acuerdo. O como dijo Zeynep Tufekci en su charla TED de 2017, “estamos construyendo una distopía solo para hacer que la gente haga clic en unos anuncios”. Demencial.

      Responder
      • Iñaki Lopez - 20 noviembre 2018 - 15:17

        A partir de ahora podría usar el término “distopía” para referirme a las RRSS, queda más fino que lo que he utilizado en mi comentario.

        Cuando de pequeño veía “Mad Max” lo consideraba una distopía de película (acepción nueva) pero cuando vea la película “Alphaville” ¿que termino puedo usar? Porque me parece una gran película y según mi vocabulario anterior la consideraba una distopía(vieja acepción)

        Enmienda a la totalidad, prefiero seguir con el signficado de distopía antes de su comentario.
        Podriamos usar cropolandia, cropolis,…. o seguir con el que he usado…. mejor no usar neolengua

        Al pan pan, y al vino vino

        FB: Una mierda de RRSS

        Responder
      • Pit - 20 noviembre 2018 - 15:57

        Esta frase se la leí mucho antes a Jeff Hammerbacher, uno de los primeros líderes deñ equipo de Datos en FB y que la abandonó parra formar parte del equipo fundacional de Cloudera

        https://www.fastcompany.com/3008436/why-data-god-jeffrey-hammerbacher-left-facebook-found-cloudera

        Recuerdo que leer reflexiones como las de Hammerbacher y otras similares fue uno de los factores que me hizo dejar de usar FB. Decisión que tomé hace ya 5 años y que mantengo.

        Responder
      • Carlos Quintero - 20 noviembre 2018 - 17:29

        Interesante lo que indica su página de la Wikipedia:

        In the Fall of 2017 Tufekci delivered a talk entitled

        Democracy vs. Clickbait, at Dartmouth’s Neukom Institute’s Donoho Colloquium

        where she stated that she’d done “all the calculations” and “read their FCC filings” and discovered that Facebook is only making about $10 to $20 USD per year per person. “Charge me that,” she suggested, “and make me the customer.”

        Gorki: haz los cálculos, que a mí no me da la vida estos días ;-)

        Responder
        • Gorki - 20 noviembre 2018 - 17:49

          En efecto, Para mi fue un baño de humildad el saber lo poco que valían mis datos personales. Yo los habia valorado en poco pero veo que siguen a la baja, Yo creo que es debido a dos motivos:
          1) La privacidad solo se puede perder una vez, Si ya saben de ti todo, lo que puedan añadir posteriormente, aumenta el valor de tus datos en poco. Si Facebook cerrara la RRSS, podría pasarse al menos 5 años vendiendo los datos que ya tiene casi sin bajar las tarifas, pues si eres aficionado a la filatelia y lo saben, muy probablemente dentro de cinco años el dato sea válido. Yo guardo como oro en paño las últimas paginas azules de Telefonica, y aun me son útiles.

          2) Están entrando muchas personas del Tercer Mundo, cuya capacidad económica es muy inferior a la de los primeros usuarios de FB. En consecuencia el valor “per cápita” de los datos de FB baja, pues es imposible que el mercado publicitario de Camboya sea comparable al de Austria, por poner un ejemplo.

          Responder
        • Gorki - 20 noviembre 2018 - 17:57

          Con lo que no estoy de acuerdo es que nadie estuviera dispuesto por pagar entre 10 y 20 us$ por una suscripción a FB con tal de salvar su privacidad,.
          1) Si intentaron cobra 0,99 US$ por WhatsApp y no lo consiguieron, es casi seguro que una suscripción a FB seguiría el mismo camino.
          2) Yo cada vez que voy a un Hipermercado me sorprendo en descubrir cuan “rata” soy cuando por unos míseros 0,50€ me veo empujando el carrito del Hiper a su lugar de descanso en dura competencia con el Nigeriano de Guardia.
          Habremos de convenir que el ser humano en general no desciende del mono como creía Dqarwin sino de un roedor de alcantarilla.

          Responder
    • Max - 20 noviembre 2018 - 14:18

      Gran verdad.

      Responder
  • #015
    ALAN TURING - 20 noviembre 2018 - 15:04

    En mi opinión el problema no son las redes sociales en sí sino el descontrol que hay en ellas. En todos los ámbitos de nuestra vida hay leyes que regulan lo que se puede o no se puede hacer y las RRSS han demostrado que no pueden ser una excepción. Según lo veo yo, lo mínimo que habría que hacer es:

    1) Aplicar a rajatabla el principio de 1 persona= 1 cuenta, y esto habiendo VPNs/TOR solo se puede garantizar pidiendo algún dato personal para poder registrarse en una red social. Esta norma podría tener alguna excepción como las cuentas temporales de Reddit.

    2) Prohibir la participación de menores de 18 años en las mismas. Si quieren hablar con sus amistades pueden usar Whatsapp o Telegram.

    3) Tolerancia cero con la difusión del odio, exactamente igual a como se hace con la apología del terrorismo.

    Responder
    • Enrique - 20 noviembre 2018 - 17:27

      Eso ya está discutido y descartado en el post anterior, “Sobre el anonimato”.

      Responder
      • ALAN TURING - 21 noviembre 2018 - 13:28

        ¿Descartado por quién? Ni que esto fuera la Asamblea General de la ONU.

        Bromas aparte, pedir algún dato personal para registrarse en una red social es la única forma de acabar con la impunidad de los que hacen un mal uso de ellas. Yo propongo que por ejemplo se pida el número de móvil y un pago de 10 céntimos (hecho desde cuenta corriente) para poder tener una cuenta en una RRSS. Así los baneos sí que funcionarían como elemento disuasorio.

        Responder
  • #018
    Angel - 20 noviembre 2018 - 15:08

    Todavía recuerdo cuando descargué esa app para iPhone que te permitía tomar una foto y ponerle un filtro. Y punto. En ese momento, lo importante era hacer una buena foto.

    Responder
  • #019
    Gorki - 20 noviembre 2018 - 17:33

    Francamente no lo entiendo, A nadie le obligan a utilizar una RRSS, Si no estás conforme con lo que són, no las utilizas y santas pascuas.

    A mi lo que dan en televisión, Gran Hermano, Master Chef, y cosas así no me interesa en absoluto,, es mas, más difícil todavía, los directivos de televisión han conseguido no solo aburrirme, sino irritarme. En consecuencia, hace años que no pongo la televisión en mi casa excepto para ver caer el reloj de la Puerta del Sol, el 31 de diciembre.

    Lo que se muestra en TV no es de más calidad que lo que se muestra en las RR SS, pero nunca he criticado que lo den, porque a muchas personas, eso les distrae y les ayuda a olvidar el duro día de trabajo que han tenido.

    No sería lógico que hiciéramos lo mismo, quien no lo considere aceptable, que no vea las RRSS, pero como hay muchos que les vale de bálsamo de su vida, dejemos que vean lo que quieran. ¿Por qué motivo vamos a pedir a las RRSS, mayor nivel intelectual que a la TV, a las revistas del corazón, o a muchos medios de comunicación y de entretenimiento de masas?.

    Responder
  • #020
    xaquin - 20 noviembre 2018 - 18:42

    Pienso que a mucha gente le molesta internet porque nos ha descubierto que somos (la raza humana) una auténtica gilipollez. Hablo de nuestro comportamiento, claro, ya que el ADN infrautilizado no tiene ninguna culpa de ello. Y de hecho algunos individuos lo hacen florecer bastante. Pena que no sulen ser los que más se reproducen.

    Espero (más bien no) que los programadores consigan un tipo de algoritmo menos gilipollas.

    Responder
  • #021
    menestro - 20 noviembre 2018 - 19:31

    Instagram está eliminando cuentas falsas sí, porque es una de las redes sociales con mayor crecimiento y ha empezado a atraer bots y demás hierbas.

    Zeynep Tufekci vive de anunciar el apocalipsis de las redes sociales y el fin del mundo (hi, Zeynep!) entre cosas porque no puede escribir en otra escala musical y, en ese aspecto, Enrique Dans tiene razón, los Influencers son una auténtica plaga, no te cuento ya en temas de tecnología y transformación digital y demás saraos.

    (Estoy ayudando a un peón de jardinería con su currículum y le he cambiado “nivel medio-alto en informática” por “Experto en transformación Digital y planificación urbana”., nadie va a notar la diferencia)

    Lo del apocalipsis en las redes sociales, Amazon, Facebook y demás, tiene una explicación bastante sencilla.

    Se llama “Pensamiento catastrófico” o “Jupiter Effect” y es una forma de percepción distorsionada, pero también de manipulación, ya que la persona que augura una desgracia o una catástrofe se asegura también cierta relevancia y capacidad de evitar esa catástrofe. Siempre es más fácil y noticiable salir en los medios de comunicación anunciando un huracán devastador, que acertar con el buen tiempo si no eres meteorólogo. Mucho más fácil (Todos recordamos el Ebola, la MIR y el efecto 2K)

    Si no tienes capacidad para influir en tu entorno o provocar un cambio positivo, muchas personas prefieren anticipar consecuencias nefastas para asumir cierto rol en las mismas, el infierno, la condenación, etc.

    Un shamán, también tiene su público.

    Cognitive distortion

    When the Sky Explained Everything

    Los druidas y las profecías de Paco Rabanne

    Responder
  • #022
    Mezo - 21 noviembre 2018 - 06:57

    Los esquemas de compra de followers y de Likes, ubicuos en cualquier búsqueda sencilla, son solo la punta del iceberg

    El problema que veo Instagram es demasiado enfocado en obtener likes y seguidores algo que a la inmensa mayoría del humanidad no le interesa, pero se ve forzada a usarlos porque no es imposible ocultar tales opciones. Si eres fan de la fotografía para eso existe SmugMug y Flickr que tratan el contenido seriamente sin obsesionarse con “likes” y seguidores.
    Lamentamente Instagram necesita un masivo replanteamiento tan solo para seguir el paso.

    Responder
  • #023
    Iñaki Lopez - 21 noviembre 2018 - 10:56

    Adjunto una noticia sobre la “sensibilidad” que tienen nuestros políticos a los derechos de privacidad…
    usarán los datos que subimos a nuestras rrss para enviarnos publicidad dirijida. ¿Que subimos fotos en Instagram sobre el tema A? Un bot te cataloga y te envía la parte de panfleto que tengan preparado sobre el tema A.

    A que suena esto…. Pista: empieza por Cambridge…

    Pues nada que va a tener trabajo Coisidó mandando Wahtsapp.

    Votante Se fuerte !!!

    http://cadenaser.com/programa/2018/11/21/hoy_por_hoy/1542785912_140551.html

    Responder
  • #024
    Paco - 21 noviembre 2018 - 12:29

    En cierta medida comprar likes o followers no deja de ser algo parecido a lo que hacen las discográficas cuando ponen en el mercado una cierta cantidad de discos de un artista para ser número 1 en ventas la primera semana (creo que es la puesta en el canal minorista lo que se emplea para la medición en lugar del reporte de ventas reales a clientes finales), o lo que hacen los fabricantes de automóviles con mecanismos orientados a homologar los menores consumos y emisiones así como maximizar autonomía, que es imposible trasladar de forma normalizada al uso real.

    Responder
  • #025
    Javier Valdepérez - 22 noviembre 2018 - 08:56

    Todavía no ha pasado suficiente tiempo para analizar el impacto de las redes sociales en la sociedad en esta década 2010-2020, pero es transformacional, seguramente más negativo que positivo, y creo que tú Enrique serás una de las mejores personas para poder escribir sobre este tema largo y tendido llegado su momento.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG