Adiós, disco USB…

USB Flash drives (IMAGE: EDans)Durante aproximadamente unos quince años han formado una parte prácticamente constante de nuestro escenario tecnológico. Los discos USB o flash drives fueron inventados en IBM en el año 1998 como una alternativa a los diskettes para los míticos portátiles ThinkPad: IBM publicó un disclosure al respecto el mismo año 1998, pero no patentó el invento, y contrató para su diseño y fabricación no exclusiva a la empresa israelí M-Systems, que sí registró la correspondiente patente, y algunas más en torno a ello.

Los primeros discos USB fueron fabricados con el nombre Disgo, en capacidades de 8MB, 16MB, 32MB y 64MB. Al ser un producto de diseño y fabricación muy simple, fue rápidamente copiado por fabricantes asiáticos, que empezaron a vender productos similares a precios cada vez menores. En muy poco tiempo, se popularizaron tanto que pasaron a ser un soporte habitual para merchandising, una forma de distribuir documentos y presentaciones en eventos, o un objeto que muchos llevábamos prácticamente siempre en algún bolsillo o maletín. En el IE, el primer disco USB lo llevé yo en un bolsillo en el año 2002, y tras comprobar que en aquella época, los conectores USB de las clases estaban deshabilitados por seguridad, lo llevé al departamento de soporte para que lo evaluasen, donde tomaron la decisión de habilitarlos en cuestión de pocas horas. En muy poco tiempo, se habían convertido en ubicuos: el objeto en el que la inmensa mayoría de los profesores y alumnos llevaban sus documentos y presentaciones… y el más frecuentemente olvidado en los ordenadores de las clases. En la foto, una pequeña porción de mi colección de discos USB: cada vez que llega uno a casa, lo metemos en una caja, en la que creo que debe haber tanto almacenamiento, que si los conectásemos todos, podríamos montar un pequeño datacenter :-)

En muchos sentidos, la popularización del uso del disco USB en el IE fue, realmente y visto en retrospectiva, un paso atrás: en aquella época, la infraestructura tecnológica de la casa ya ofrecía a todos los profesores un directorio accesible fácilmente desde cualquier sitio en el que almacenar sus documentos y presentaciones, que cumplía perfectamente la misma función de una manera sensiblemente más segura y sin inconvenientes dignos de mención. Sin embargo, la comodidad percibida del disco USB, su ubicuidad y su bajo coste determinó una adopción rapidísima, sin que necesariamente fuese la mejor opción o la más segura.

Ahora, la misma compañía que los inventó, IBM, acaba de prohibir su uso a sus empleados, generalizando y oficializando una política que muchos departamentos habían adoptado ya hace algún tiempo. Las razones son evidentes: los sistemas de almacenamiento portátiles suponen un riesgo de seguridad importante y muy poco controlado. La “promiscuidad” de esos aparatitos, que van por todas partes enchufándose en cualquier puerto sin precauciones, puede acarrear desde la transmisión de virus o programas maliciosos, hasta su simple pérdida, con riesgo de difusión involuntaria de documentación corporativa potencialmente sensible. Cuando alguien encuentra un disco USB, lo habitual es que lo enchufe para comprobar su contenido (sea para borrarlo y quedárselo, o para intentar proceder a su devolución), y aunque su contenido puede protegerse con contraseñas o cifrado, la realidad es que muy poca gente lo hace.

El sustituto natural de los discos USB es, lógicamente, una nube cada vez más ubicua. Cuando comenzamos a utilizar este tipo de almacenamiento, la alternativa de conectarnos a la nube era, como mínimo, comprometida: ni el ancho de banda disponible era el que es ahora, ni teníamos, en muchos casos, garantía de tener conexión cuando la necesitásemos. Hoy, en la mayoría de los casos, esos problemas están razonablemente solucionados, lo que convierte a los aún ubicuos discos USB en una solución obsoleta, que ofrece más potenciales inconvenientes que ventajas, y que en muchos casos, como en el de la última generación de portátiles Apple, que únicamente equipa conectores USB-C, obliga a utilizar un adaptador. En no mucho tiempo, veremos los discos USB como hoy vemos un diskette, un dispositivo del pasado que únicamente nos evoca una cierta ternura y al que recurrimos únicamente en caso de necesidad. Si aún los utilizas habitualmente, vete pensando en el servicio en la nube con el que podrás sustituirlos, o en alguna otra alternativa más razonable y más acorde a los tiempos.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Farewell, USB drive, your time has come… ” 

 

32 comentarios

  • #001
    Javier - 13 mayo 2018 - 14:49

    El problema de los USB es el estancamiento de los precios desde hace 3 ó 4 años, que hace que los pendrives de 128 gigas deberían estar ya a precio de uno de 32 GB de hace 4 años si la dinámica de precios hubiese seguido su transcurso natural. Esto supone que salga más barato el precio del giga en un disco duro externo que en un `pendrive. El resto de argumentos en contra del lápiz USB me parecen discutibles, también puedes coger un virus en descarga de contenidos de la nube si desconoces la web de origen o si no tienes bien actualizado tu antivirus.. Y respecto a la comodidad de pasar tus películas a un pen y “pincharlas” en el televisor para verlas, eso sólo será superado cuando todos los ciudadanos tengan banda ancha y además todos tengamos televisores con acceso a red y siempre garantizando que los alojadores de nuestros contenidos nos respeten lo alojado (recordad Megaupload, la de gente que almacenaba contenido legal y lo perdió), condiciones estas que aún no se dan

    Responder
    • Krigan - 13 mayo 2018 - 17:23

      Aunque yo ya apenas los use, sí que pienso como tú que a los llaveros USB todavía les queda vida por delante en el entorno doméstico (no en el corporativo, dado que las empresas los están prohibiendo), una enorme masa de gente los sigue usando.

      Ahora bien, para tus pelis lo más cómodo es tener un pequeño servidor doméstico de ficheros y streaming (dlna), que además puedes hacer directamente en él las descargas p2p. Si tu tele no tiene wifi, puedes comprar uno de esos baratos sticks Android que convierte tu tele tonta en una inteligente.

      Hoy día poca gente verás que no tenga banda ancha en casa, y además para esto que digo da lo mismo si la tienes. Otra cosa es lo que la gente siga haciendo por costumbre, o por ignorancia, que igual ni saben que su tele soporta dlna.

      Responder
    • Michel Henric-Coll - 14 mayo 2018 - 20:39

      En efecto Javier.
      Además, los pendrive tienen algo que la nube no tendrá nunca, y que para no pocas personas sigue siendo importante: un toque físico y palpable.
      Lo virtual, sea dinero o informaciones, no gusta a todo el mundo. Lo tangible, psicologicamente, tranquiliza.

      Responder
  • #004
    JOSE MARIA RODRIGUEZ RODRIGUEZ - 13 mayo 2018 - 15:28

    Magnífico comentario el de Javier que no puedo si no compartir al 100%.

    Responder
  • #005
    Gorki - 13 mayo 2018 - 15:48

    Cualquier técnico de sistemas ve con prevención todos los soportes extraibles de memoria, de los diskettes de todo tipo a los pendrivers, pasando por CD’s y DVD ‘s pues es una puerta no controlada por la que puede entrar culquier tipo de Malawere como salir cualquier información confidencial. Pero la conexión a la nube es otro riesgo igual

    Yo sigo llevando en mi llavero un pe driver por si en cualquier momento alguien desea pasarme un fichero, pero es cierto que cada vez lo utilizo menos, pues los ficheros circulan hoy habitualmente a través de la nube, mediante las redes sociales, que están fagocitando tanto los pendriver como los emails.

    Responder
  • #006
    Pepe Pérez - 13 mayo 2018 - 16:25

    La nube es una solución igual de mala o peor todavía. No es más que el ordenador de otro. ¿Ya nadie se acuerda de Megaupload?

    Responder
    • acerswap - 13 mayo 2018 - 19:41

      Y lenta, muy lenta.

      Trabajo en el departamento de IT de una gran empresa y de vez en cuando tengo que instalar un software que me mandan de la India en los ordenadores de los usuarios. Ese software los indios lo cuelgan en un servidor, y supuestamente tengo que instalarlo desde ahi. Sin embargo, la lentitud al descargarse (que se mide en horas), la tendencia a interrumpirse la transferencia y a corromperse hacen que lo primero que haga es copiarlo a un pendrive y verificar que la copia se ha realizado correctamente antes de instalarlo en cuantos equipos sea necesario. Si tuviera que instalarlo directamente desde la nube el tiempo necesario para descargarlo una y otra vez (incluso mas de una vez para cada equipo) y la carga sobre la red absolutamente innecesaria haría de ese trabajo algo ineficiente.

      Responder
      • Carlos Quintero - 13 mayo 2018 - 21:01

        Solo por curiosidad: ¿no podrías descargar una sola vez el software del servidor de los indios a un servidor de tu empresa, verificarlo e instalarlo desde ahí en los equipos de los usuarios?

        Yo no trabajo en el departamento de mi empresa que se encarga de instalaciones, pero en el departamento de desarrollo donde sí trabajo nos bajamos una sola vez los setups de herramientas de desarrollo de Microsoft, Oracle, etc. y los dejamos en un share de red. Es mejor que ir llevando un pendrive o un DVD de instalación.

        Referente al post de hoy, no comparto la idea de que los discos externos USB o memorias USB vayan a desaparecer a corto plazo. Puede que de las empresas sí, pero a nivel personal no creo. Aunque yo uso mucho la nube para almacenar mi información, sigo usando discos USB de alta capacidad para lo mismo que tú: setups muy voluminosos que no me quiero tener que bajar de la nube por lentitud. También para copias offline de cosas importantes. Y prefiero no tener un servidor de almacenamiento conectado a red en casa.

        Responder
        • acerswap - 14 mayo 2018 - 15:53

          Lo hacemos, pero como paso intermedio por si hay que cargarlo en mas pinchos. Servidor remoto a servidor local y de ahi al USB para la instalacion final. Se reduce el tiempo de transferencia y los fallos, pero aun asi la instalacion desde red sigue tardando demasiado tiempo en comparacion con tener el software directamente en un USB.

          Responder
          • HastaDNDvamosAllegar - 15 mayo 2018 - 13:42

            Me da a mí que quieren poder reconstruir todos vuestros movimientos cuando alguien meta la patita.

  • #011
    Zash - 13 mayo 2018 - 16:41

    Me da bastante tirria que lo llames disco USB. No es un disco y la verdad, nunca he escuchado a nadie llamarlo así (pincho, Pen, memoria USB e incluso USB a secas). Llevo metido en la informática desde que mis padres me compraron un pentium II cuando tenía 12 años.
    Es como decir disco duro sólido, cuando lo correcto es decir unidad en estado sólido.
    Que alguien profano a la informática lo diga mal es bastante común, pero alguien puesto en el campo me ha chocado bastante.

    Responder
    • GP - 14 mayo 2018 - 08:12

      Yo tampoco he oído nunca a nadie llamarlo “disco USB”. De hecho al principio no sabía de qué estaba hablando, si de discos duros externos o qué…

      Y dudo mucho que desaparezcan en poco tiempo fuera del mundo profesional.

      Responder
    • HastaDNDvamosAllegar - 14 mayo 2018 - 11:46

      Yo también digo disco USB… Es por comodidad, quizá habría que decir memoria flash USB pero no nos sale natural.
      Si dices dispositivo USB tampoco se te entiende a qué te refieres concretamente y decir pendrive es cómo llamar Danone a todos los yogures, aunque te entienden es incorrecto.

      Por otro lado si no hubieran planes Cloud gratuitos sólo usarían la nube los profesionales.
      Una solución intermedia, práctica y cómoda son los USB Sandisk Wireless, todavía un poco caros pero tienen gran interoperabilidad.

      Responder
  • #014
    menestro - 13 mayo 2018 - 17:09

    No funciona así.

    La innovación no va de analogías o parecidos razonables, o todavía estaríamos mejorando la capacidad de la locomotora de vapor.

    Los disketes desaparecieron porque las disketeras dejaron de ser utilizadas, al alcanzar el límite de esa tecnología, no al revés. Ni tampoco fue porque dejará de utilizarlas una compañía determinada. Apple lo intento y se vio vendiendo dispositivos de almacenamiento externo para sus primeros Imac (mira en el cajón).

    Los conectores USB no son una tecnología que esté limitada a los dispositivos de almacenamiento, se utilizan en innumerables funciones e incluso van ampliando su rango de aplicación.

    p. ej. los USB-C ahora cumplen la función de salida de sonido y llevan incorporados un DAC propio. E Incluso los USB de última generación están sustituyendo al vetusto conector RJ45 para conexiones de red.

    El estándar actual de esta tecnología esta sufriendo una evolución acelerada, en donde vemos como se alcanzan velocidades de transmisión de datos superiores los 20Gbps y 40Gbps y existe una pugna denodada entre Thunderbolt y USB por ser el conector de referencia para los nuevos dispositivos.

    Los Pendrives, se están viendo desbordados por las nuevas memorias de almacenamiento externo, basadas en tecnología SLC, como la que nos encontramos en los discos M.2. Hasta que se adopte un nuevo estándar de almacenamiento externo, con capacidades que podrían alcanzar varios Terabytes en un sencillo y diminuto soporte USB-C, se está produciendo el relevo del anticuado conector Tipo A-B, que no alcanza esas velocidades de transferencia.

    Los pendrives no son dispositivos exclusivamente de almacenamiento; son dispositivos de inicialización y se están utilizando para ampliar la conectividad de todo tipo de nuevos diseños, desde Computer sticks, como Movidius, el Neural Compute Stick de intel, y muchos otros.

    Sí existirán nuevos estándares de conexión para dispositivos de almacenamiento externo, pero desde luego, al USB Stick le queda mucho recorrido.

    Responder
  • #015
    Angel "El bueno" - 13 mayo 2018 - 18:03

    Un amigo de Cádiz (muy, muy gracioso) siempre nos decía cuando quería dejar manifiesta la inteligencia o capacidad de alguno de sus amigos:”quillo, eres na’ listo que el que inventó el USB”.
    Utilicé los servicios de la nube allá por el verano de 2004. Mi opinión sobre la misma es parecida a la de los bancos: “pon aquí tu dinero que yo te lo cuido”.
    En el banco el dinero renta y produce beneficios (a no ser que el que cuide de él sea un tal Rato y sus amigos), ¿Que productividad obtengo entregando toda mi información a unos señores que no se quiénes son ni dónde están ni quiénes son? “I’m not crazy, my mother made me a test, come on”.

    Pd. Si sacas de contexto tu párrafo :
    “La “promiscuidad” de esos aparatitos, que van por todas partes enchufándose en cualquier puerto sin precauciones, puede acarrear desde la transmisión de virus o programas maliciosos, hasta su simple pérdida, con riesgo de pérdida involuntaria de documentación corporativa potencialmente sensible.”
    Es cuando menos tan graciosa como mi amigo de Cádiz, aunque tan real y aplastante como un puñetazo en el pecho.
    No tires esos USB, regálame alguno. Me niego a dejar de usarlos.
    Un abrazo.

    Responder
    • GP - 14 mayo 2018 - 08:16

      “En el banco el dinero renta y produce beneficios”

      ¿Dónde? ¿dónde? :-)

      Responder
  • #017
    Miguel Durán - 13 mayo 2018 - 18:41

    A ver unos ejemplos:
    Hagyi un trayecto de hora y media de mi domicilio a mi curro. En el trayecto Alcorcón Atocha cambio 3 veces de conexion (4G, 3G, EDGE o lo que toque en suerte) mas una zona de sombra. De Atocha a Alcobendas tengo seis cambios mas otra zona de sombra.
    Con el pincho 4 G de la empresa pierdo 3 veces en cada viaje la conexion como poco al escritorio remoto. El mes que compre una conexion dedicada fue peor, y el usar mi telefono como modem WIFI y/o por Bluethoot consigue agotar mucho mas la bateria de ambos equipos. Ahora imagina que estuviera editando un fichero en Drive o Git por poner dos ejemplos…
    Pero es que si lo que llevo es el equipo de la empresa (3 veces mas pesado que mi ultrabook) por un lado tienen capada la conexion a servicios de almacenamiento externos (lo veo normal) y ademas el contrato dice que si instalo un software con licencia le estoy regalando by the face la licencia a la empresa. Uso un par de programas que he pagado religiosamente y que me han librado de innumerables marrones a mi y a la empresa. Pero ellos siguen emperrados en su ineficaz herramienta.
    ¿Les voy a regalar mis bienes? NO los llevo en version portable en un pincho USB 3.0 junto con los fuentes de en lo que estoy trabajando para mi mismo o.para terceros, al igual que los ficheros de facturas.
    Cuentame como suplo con una nube esa situacion.
    O como lo hace el amigo que nos invito una semana a un pueblo de Almeria, con sitios donde tener 2G es ya para postrarse ante el Señor por sus milagros… Porque en la costa para la avalancha de guiris si que hay, pero por la Alpujarra… Y claro, las empresas (bares y comercios) de por alli tambien tienen que cumplir con Hacienda y la SS, que sacan normas como si todo el.pais tuviera fibra y gratis.
    Otro compañero habitual es otro pincho con una Knoppix y herramientas para los PCs con dueños “amantes del riesgo” de esos de para que las copias de seguridad o los parches…
    Y un tercero en casa tiene para instalar varios OS y drivers, porqur con OS puedes tener nube pero con el disco para formatear solo tienes un lindo ladrillo.
    Al USB le queda todavia mucho como soporte

    Responder
  • #018
    MARCOS - 13 mayo 2018 - 20:35

    Sr. Dans

    El USB es mi herramienta favorita
    Lo siento hoy me toca ser beligerante :-((

    1. Titular: FALSO

    El mercado mundial de unidades Flash USB 3.0 registrará la asombrosa tasa de crecimiento anual de 23,5% durante el periodo 2015-2020 fuente: transparency market research

    2. Suponen un riesgo de seguridad. (VIRUS) FALSO

    Es una entrada más a un PC. Si esta es la solución de un IT, es como: haber oido que el arsénico puede ser un medicamento, y tomarlo a cucharadas…Seguro que ese ese PC estará expuesto a otras entradas maliciosas. Son los mismos departamentos que luego se les cuela un ransomware por no poner los parches del OS…Y al “capar” a las bravas al USB lo único que consiguen es impedir al usuario que pueda trabajar con una comodidad de coj…. Si su empresa es de las que aplica estas medidas, piense que su IT está fosilizada. Parece mentira que empresas como IBM sean tan “modernas” para algunas cosas y tan antiguas para otras.

    De todos modos lo único eficaz es machacar el HW del USB… al estilo PP… porque si no hasta yo entro a saco con una distro Live

    3. Sustituto en la nube (JA, JA, JA)

    Las empresas suelen “capar” el acceso a nubes que no sean corporativas. Si prohiben el USB y le permiten el acceso “a un dropbox” normalito. Es un IT de medio pelo. Misma falta de seguridad que el punto 2…

    Los empleados de IBM entran en su red propia donde quieren y cuando quieren con su VPN, y los demás servicios en la nube están capaditos… como es normal

    4. Solución obsoleta (ANDA YA!!!)

    La obsolescencia de un producto no se marca “por políticas prohibicionistas” error PLENO…

    No discuto que evolucione para dar mayor capacidad, velocidad, pero la “idea de diseño” es en esencia la misma que la de la cinta de backup, diskette, disco duro, flash y la evolución que la tecnología nos lleve, que es tener simplemente “tus datos guardados de forma sencilla y barata” a tu lado y no en un servidor de unos fulanos…. sin entrar en otras aplicaciones de los USB ya citados..

    Al disco USB le doy solamente dos fallos grandes:

    a. Que lo dejes olvidado en algún ordenador.
    b. Que el ordenador que te conectes, te infecte… o te monitorice las rutinas de la empresa “tus archivos personales”, …

    Responder
  • #019
    marcelo - 13 mayo 2018 - 21:26

    Lo de que IBM no patentó el invento y dejó que otra compañia lo hiciera me ha dejado estupefacto. Primero le regalan todo un imperio a Microsoft con los SO y después esto… la estupidez de sus directivos debería ser estudiada en las universidades.

    Responder
  • #020
    Germán - 14 mayo 2018 - 02:11

    Buenas, Enrique.

    A veces creo que vivimos en países, continentes o incluso planetas diferentes.

    Al ritmo que llevamos tendremos que cuidar bien los PENDRIVE para que los puedan heredar nuestros hijos.

    A día de hoy somos muchos los afortunados que por lo menos podemos contar con un ADSL que no sobrepasa 1 Mbps (sí, con M y no con G), y otros tantos que ni a eso llegan…

    Tú que eres de origen galego, deberías estudiar algún día este asunto, y publicar algo al respecto. Seguro que lo tienes cerca. Donde yo vivo sólo hay 3 operadores que ofrecen ADSL al precio que les da la gana (seguimos en un monopolio de facto)

    En estos “agujeros negros” tecnológicos nos vemos obligados a pagar por una conexión de 1 Mbps el mismo precio que una de 100 Mbps en cualquier ciudad. O lo que es lo mismo, pagamos 100 veces más caro los bits que circulan por nuestras conexiones.

    Alguien debería poner límite a esto, al igual que se hace con el agua, la electricidad, los combustibles…

    Un saludo

    Responder
    • Gorki - 14 mayo 2018 - 12:11

      Ese es el lugar ideal para montar un negocio de WiMax, Con con una sola emisora cubres un radio de 50/70 kms y puedes dar servicio con 9Mbps de bajada y 1Mbps de subida por 1, 20 $ diarios con teléfono fijo opcional y ganar bastante dinero

      Responder
  • #022
    Enrique - 14 mayo 2018 - 08:37

    ¿Está obsoleta la memoria USB en el entorno empresarial con grandes servidores, grandes caudales a Internet y una “razonablemente” buena seguridad perimetral?
    – SI
    ¿Está obsoleta la memoria USB en el entorno personas sin grandes servidores, acceso a Internet restringido y nula seguridad?
    – Evidentemente NO, y ya está explicado por arriba así que me lo ahorro.

    Responder
  • #023
    Oriol Badia - 14 mayo 2018 - 10:57

    Hace varios años que se lleva hablando de este tema sobre la desaparición de las memorias usb en favor de la nube, sin embargo, eso no me freno al crear una web dedicada a la venta de usbs de merchandising alguno años después de acabar el MBA en el IE. Ahora la web es una de las más importantes en España en venta de este tipo de productos, y al contrario de lo que se había podido pensar vemos que el mercado de las memorias usb personalizadas para empresas sigue creciendo, incluso cuando el precio de las memorias han subido durante los últimos dos años. Y ni los powerbaks personalizados, altavoces o cargadores wireless promocionales, han podido con los usbs como regalo tecnológico principal de las empresas. La verdad es que pongo en duda que estos vayan a desaparecer, ya que se trata de un producto muy versátil, que se adapta fácilmente a los conectores y los requerimientos de almacenamiento que pueda tener el usuario. Y aunque pueda tener algunas desventajas en frente de la nube, también tiene algunas ventajas respecto a ella.

    Responder
  • #024
    sam - 14 mayo 2018 - 13:30

    Mi problema fue que no se como ni cuando me encontré con que gran parte de mis archivos de trabajo fueron borrados por lo que recurri a un programa para recuperarlos y los recuperó pero no pude leerlos y me gustaría contar con la ayuda de alguien para poder leerlos gracias

    Responder
  • #025
    Angel - 14 mayo 2018 - 15:54

    Probablemente esté agonizando en su ubicuidad, pero muerto todavía no lo veo.
    No me imagino instalar un macOS desde cero, si no es teniendo el instalador en un pen drive. Quizas creando una pequeña participación en el HD, pero me parece muy engorroso. Y la nube no aplica en este escenario.
    Y hablo de un uso doméstico, desde ya.

    Si coincido que, su uso como transporte de archivos, tiene un serio problema de seguridad y su solución es la nube.
    ¿Aplicará eso de que la gente común usa automóviles y unos pocos camiones, pero ambos son necesarios?

    Responder
  • #026
    doctorin - 14 mayo 2018 - 16:30

    En el caso de las memorias USB el punto de vista de la seguridad es asimétrico. En mi ordenador no me haría gracia que estuviera todo el mundo pinchando sus pendrives por el riesgo de transmisión de algún malware, aunque aquí tengo maneras de protegerme.

    Pero lo que tengo claro es que no se me ocurre entrar en Dropbox para acceder a mis archivos en un ordenador ajeno en el que puede haber también cualquier tipo de malware metido, como algún keylogger. Si tengo que copiar una presentación lo haré a través de mi pendrive, salvo que tenga la opción de enviarlo de otra manera (un enlace compartido desde Dropbox, mediante Bluetooth, etc.), pero esas opciones pocas veces están disponibles en el otro lado.

    Responder
  • #027
    Danny - 14 mayo 2018 - 18:28

    Pero un almacenamiento en la nube supone que cierta empresa tenga control total sobre nuestros archivos.

    Responder
  • #028
    Abelardo Ojeda - 14 mayo 2018 - 18:46

    Entiendo la medida de IBM normal como la de muchas empresas que manejan datos y tecnología en general. No debe ser fácil controlar a tantos empleados y sus prácticas para copiar/respaldar información de forma eficiente y segura (por aquello de los hackers)… pero eso no es culpa de la naturaleza del USB como tal.

    Para mi como fotógrafo las USB son otro tipo de bestias. Tengo una Lexar usb 3.1 de 128GB con una velocidad de escritura de 150mb/s, sumergible a 30 metros de profundidad en el agua, resistente a temperaturas de 150 grados C y aguanta impactos de 50 kg. Puedo copiar un video de 3GB en menos de un minuto. El diseño en forma de candado sirve para ponerle una cadena o añadirla a tu llavero si la quieres contigo todo el tiempo.

    El promedio de las USB que usa la gente están formateadas en FAT32 que ni siquiera me sirve para copiar archivos de más de 4GB. La mía está formateada para Mac APFS, es decir sólo para respaldar foto y video, es complicado que pesque virus porque la mayoría no puede leerla. ¿Puedo encriptar el contenido? Sí, pero no lo he necesitado.

    Creo que una gran cantidad de fotógrafos tienen USB de este tipo. Cuando viajas es común perder recepción por horas o días y no puedes depender de la nube. Eso sin contar que la velocidad de transferencia en muchos lugares no es suficientemente rápida o tiene muchas interferencias. Ahí es cuando el respaldo es indispensable y la otra opción en SSD añade peso y es más costosa.

    Responder
    • acerswap - 15 mayo 2018 - 13:33

      Formateala en ExFAT. Te ahorras esos inconvenientes.

      Responder
      • Abelardo Ojeda - 16 mayo 2018 - 13:49

        ExFAT no es nativo ni optimizado para Mac. No uso este USB para compartir información.

        Responder
  • #031
    mermadon - 15 mayo 2018 - 22:00

    Yo solía utilizar la nube, y antes megaupload y demás, hasta que por un motivo u otro, siempre he perdido información muy relevante para mi y que es irremplazable. A día de hoy uso masivamente DVDs grabados en un ordenador sin conexión a internet para salvaguardar mis datos relevantes. Tengo copias de todo en ubicaciones diferentes. Y sobre el uso de pendrives, pues otro tanto… Los utilizo muchísimos y no me hacen falta para nada las nubes y demás sitios de almacenaje virtual, porque siempre, siempre se perderá parte o toda la información.
    No critico la nube para las grandes corporaciones y demás empresas o pymes, pero en mi caso me sobra con dvds y pendrives . Soy un retrógrado, podría ser, pero desde luego que duermo muchísimo más tranquilo.
    Ojo, es mi opinión y mi forma de ver el almacenamiento de seguridad para mi.

    Responder
  • #032
    Luis Hernández - 16 mayo 2018 - 14:39

    Para mi, el software portable (sin necesidad de instalación) que llevo en mis PenDrive es insustituible. Al menos no conozco ninguna alternativa a día de hoy.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG