Tesla vs. Waymo: la importancia de tener una estrategia de datos

IMAGE: Nick Youngson CC BY-SA 3.0 Alpha Stock ImagesEste artículo largo en The Verge, How Tesla and Waymo are tackling a major problem for self driving cars: data es de lo mejor que he leído últimamente, y no tanto por los interesantes detalles sobre las estrategias de cara al desarrollo de la conducción autónoma de ambas compañías, que de por sí es susceptible de dar lugar a muchas interesantes discusiones, sino por la evidencia que presenta de manera palmaria: solo aquellas compañías que desarrollen y ejecuten una buena estrategia de datos lograrán ser competitivas en el futuro.

Puedes ser muy bueno haciendo lo que haces, pero a menos que elabores una estrategia específica que te permita producir, recoger y analizar datos, ten por seguro que va a aparecer alguien que terminará, en poco tiempo, haciendo lo que haces mucho mejor que tú. Esa es la esencia de la actividad empresarial hoy: los datos, convertidos en el nuevo elemento que define la competitividad.

Ese, de hecho, es el principal problema de todos los negacionistas que no aceptan que proyectos como el vehículo autónomo puedan convertirse en realidad en plazos mucho más reducidos de los que se manejan hoy en día: creen que las máquinas son eso, objetos inmutables que son diseñados de una manera determinada, y funcionan así a partir del momento en que son fabricados. Nada más lejos de la realidad: las máquinas han pasado de ser ingenios destinados a la automatización de tareas, a ser objetos capaces de incorporar aprendizaje de manera automática, de adquirir nuevos datos, procesarlos y obrar en consecuencia en función de reglas que derivan del análisis de esos mismos datos. Y no solo de los datos que genera esa máquina, sino de los que son capaces de generar a través de todo el parque de máquinas disponibles y de las distintas estrategias que podamos añadir. En el caso de compañías como Tesla o Waymo, esas estrategias no solo utilizan los datos que puedan generar sus flotas de vehículos – propia y directamente gestionada en el caso de Waymo, o en manos de terceros, de clientes de la compañía, en el caso de Tesla – sino que, además, incluyen todo tipo de tests en circuitos, en entornos virtuales o en todas las estrategias imaginables que permitan obtener y probar situaciones que puedan resultar más problemáticas, menos probables o más complejas.

El resultado es el que es: un vehículo autónomo “ha visto muchísimo más” que cualquier conductor humano por mucho que haya conducido en su vida, se ha enfrentado a más problemas que el mejor de los conductores, y además, lleva a cabo las posibles soluciones a problemas de una manera infinitamente más precisa. Pero vayamos más allá de la conducción autónoma, porque ese razonamiento, en realidad, puede extenderse a prácticamente cualquier actividad, y sobre todo, puede convertirse en una importante fuente de ventaja competitiva. Estamos llegando a un punto en el que lo más importante no es dar más préstamos, firmar más pólizas de seguros o vender más cursos que nadie: lo verdaderamente importante es cuánta información eres capaz de extraer de esas actividades, y de qué manera puedes procesarla para que tu compañía sea capaz de aprender de esos datos y mejorar su eficiencia frente al trabajo que desarrollan sus competidores.

Lo importante no es que la estrategia de datos de Tesla o la de Waymo puedan ser mejores, más eficientes o más rápidas: lo importante es entender que esas compañías son lo que son gracias al hecho de tener una estrategia de datos. ¿Tiene tu compañía una? Los datos, su generación y su análisis, convertidos en la verdadera arma competitiva. Eso es lo que la gran mayoría de directivos aún no han logrado entender. La necesidad de una adecuada estrategia de datos: no simplemente una que sea buena, sino además, que sea mejor que la de tus competidores. Se compite en generación de datos, en formas de obtener más datos, y en técnicas que permitan analizarlos de manera que podamos extraer más rendimiento en términos de aprendizaje. Esa es la nueva variable competitiva. Quien no lo entienda, que vaya pensando en una lenta, inexorable y asegurada deriva hacia la pérdida de competitividad. Quien no entienda y lleve a cabo ese tipo de estrategias en su compañía – y no es en absoluto tan sencillo como podría parecer en una primera interpretación – no será capaz de mantener su posición competitiva en el futuro.

 

 

 

This article was also published in English at Forbes, “Tesla vs. Waymo: why a data strategy makes the difference” 

 

17 comentarios

  • #001
    JJ - 21 abril 2018 - 14:28

    Lo datos no son petróleo ni minerales y no se pueden seguir extrayendo como si lo fueran.

    En el caso de la conducción autónoma parece que coger datos de todo tipo y analizarlos está totalmente justificado.

    Pero cuando se trata de datos sobre la vida de las personas es muy diferente, y habría que cambiar radicalmente el enfoque.

    La tecnología, creo, debe estar siempre al servicio de la sociedad y mejorar la vida de la gente. La mayor productividad no es una justificación válida si solo se trata de alimentar a una bestia que acabe con las democracias, y con el sentido de la vida humana en nuestro pequeño planeta.

    • Víctor M. - 21 abril 2018 - 20:25

      Claro, es que todo es por la productividad y competitividad. El coche autónomo lo quieren vender para salvar vidas cuando la realidad es que quieren reducir personal, ni más, ni menos. Tu último párrafo lo crees tú, lo creo yo, y quiero pensar que una mayoría; pero el camino lleva otra dirección. Imaginemos un mundo hiper inteligentemente competitivo: ¿Cuál podría ser el límite? ¿La desaparición de empresas que no se actualizaron a tiempo? ¿La desaparición de la mayoría de trabajos? Si eso ocurre, ¿qué pintamos aquí? ¿Para qué o para quién seguirán compitiendo las 4 empresas que queden?

      • Gorki - 21 abril 2018 - 22:39

        Porque cierren las empresas que no se actualicen, no quiere decir que vayan a quedar cuatro empresas. Eso de cerrar empresas obsoletas está pasando de siempre y aquí seguimos todos…

        ¿Cuantos bancos han desaparecido? Te suena Banco Central, Hispanoamericano, Caja Postal, Banesto, Vizcaya… ¿Cuantas empresas de construcción? ¿Te suenan Agromán, Huarte, Entrecanales? ¿Cuántos fabricantes de ordenadores, ¿te suenan Nixdorf, NCR, Fujitsu ….

        Pues aquí seguimos.

        • JJ - 21 abril 2018 - 23:09

          No, que aquí estemos no es un argumento válido. Siempre se está hasta que se deja de estar…

          ‘Esta vez no se trata ni de meteoritos, ni de cambios climáticos ni de ningún otro fenómeno de carácter natural. Los responsables, en este caso, somos los humanos. El ser humano ha abocado a la Tierra a su sexta oleada de extinción masiva.’

          Otra cosa es el pretendido optimismo negacionista que no ve la cruda realidad o los riesgos de seguir caminos suicidas.

          Extinción masiva de especies

      • Sergio - 23 abril 2018 - 14:43

        Como ya se ha comentado muchas veces …. un hombre sin trabajo es peor? que es lo que define a las personas, su trabajo? Qué pasaría si el 80% de la población dejara de trabajar? Seguirían existencias insustanciales?

        Personalmente y en mi caso, si no trabajara, tendría mejores cosas que hacer con mi cerebro y cuerpo, como todos.

        Lo que viene es un cambio de paradigma al cual debemos responder como sociedad. Y las tecnologías como las de las que hablamos, permiten este cambio.

        Si no fuera por la máquina de vapor aún seguiríamos en un sistema esclavista. Sería mejor que nos hubiéramos quedado en ese estadio?

        • JJ - 23 abril 2018 - 20:15

          Claro, la tecnología lo transforma todo y hace falta un cambio de paradigma que beneficie a toda la sociedad. Ese paradigma aún no existe.

          Una renta básica universal podría contentar a los que no les gusta trabajar siempre y cuando no se trate de una pensión miserable que solo permite subsistir a duras penas…

          Lo que hay que ver es si como sociedad estamos en el buen camino y si con la tecnología estamos creando un mundo mejor o todo lo contrario.

          Productividad sí, pero al servicio de quien? Monopolios, megarricos, trabajadores precarios y jubilados pauperizados no auguran un futuro dorado.

  • #007
    Gorki - 21 abril 2018 - 14:29

    Una cosa es recolectar datos, algo que es muy importante pero relativamente fácil de hacer, y otra es sacar conclusiones de esos datos, algo terriblemente complicado. El tener millones de datos de circulación es importante, pero sacar conclusiones sensatas de la información contenida en esos millones de datos es lo que es realmente fundamental.

    De muy interesante lectura “Los siete grandes errores de quienes predicen el futuro de la inteligencia artificial” https://www.technologyreview.es/s/9655/los-siete-grandes-errores-de-quienes-predicen-el-futuro-de-la-inteligencia-artificial

    .

    • JJ - 21 abril 2018 - 19:53

      He leído el articulo que enlazas. Es interesante, pero me parece que el planteo no tiene mucho sentido. Está escrito para quienes tienen sus mismas creencias, pero no convencerá mínimamente ni a los fantasiosos ni a los escépticos.

      Para sacar conclusiones sobre los dafos que se aspiran masivamente tienes a los “científicos” de datos… ¿a que suena bien?

      Lo que deberíamos diferenciar son los datos que son información de las personas, que no deben ser robados ni manipulados, de otro tipo de datos que sí pueden obtenerse, analizarse y almacenarse libremente.

      De lo contrario, tendremos empresas privadas que actuarán como los servicios secretos de los países (también llamados servicios de inteligencia o de información). Quizás ya está ocurriendo.

      Rodney Brooks cree que Elon Musk no entiende la IA

      • Gorki - 21 abril 2018 - 22:42

        Sigues con la cantinela de los datos robados y sigo pensando que la gente sabe que la cesión de sus datos es el pago por un servicio y que lo acepta de buena gana, si no, simplemente no utilizaría esos servicios.

        • JJ - 21 abril 2018 - 23:22

          Gorki, el único que sigue aquí con “cantinelas” (además de una sorprendente mala educación) eres tú.

          Así como niegas la importancia esencial de mantener la Neutralidad de la Red niegas el robo masivo de datos personales. Es el Internet de abusos monopólicos que (inexplicablemente) te gusta.

          Felizmente, la mayoría de la gente ya no se deja engañar como antes. Y los jóvenes, menos.

          • Gorki - 22 abril 2018 - 11:04

            En efecto niego la importancia de la Neutralidad e de la Red y has de reconocer que todo aquel panorama catastrofista que anunciabais, no se ha producido desde que se acabó y no solo eso. las operadoras siguen ofreciendo planes cada vez mas ventajosos para los clientes, como el último de Orange.
            .

            Y niego que sea robo, el que utilicen unos datos que el usuario voluntariamente ha decidido entregar a cambio de utilizar un servicio,

            Y finalmente, no sé lo que tu llamas mayoría. pero un elevadisono tanto por ciento de la población, quizá el 80%, sigue utilizando Google pese que ello suponga una cesión de datos.

          • JJ - 22 abril 2018 - 13:02

            De acuerdo, Gorki. Tienes tus opiniones y desprecias las mías y las de otros acerca de la necesidad de Neutralidad en la Red y del robo (si quieres llámale hurto, apropiación indebida, donación forzada, etc.) masivo de datos personales de los usuarios.

            Tú das una imagen, aparentemente, incoherente cuando te da igual el robo masivo de datos personales y niegas la importancia de la Neutralidad de la Red por un lado, y por otro propones inundar Internet con datos personales falsos para protegerte del robo de tus datos…

            También has escrito en este Blog que para que nadie sepa quién eres por tu smartphone, para no quedar registrado y ser rastreado, hay que “pagarle a un pobre” y que este preste su nombre a la línea de móvil que contratas…

            Tú le quitas la responsabilidad al ladrón, que son aquí grandes empresas oligopólicas, y propones que cada cual se defienda como pueda del robo y los abusos. Seas o no consciente, te pones del lado de los oligopolios y CONTRA el usuario-cliente.

            Luego, Gorki, una inquietud personal: de verdad eres ‘magufo’, tarotista? Me resulta curioso. No tengo nada contra los esotéricos pero no lo imaginaba en tí (a pesar de tu avatar en Twitter, un gato negro).

            Sobre Google, tienes razón, claro que roban datos masivamente y ganan fortunas. A mí, a pesar de todo me gusta Google, siempre me ha gustado. Y creo que saben que lo que hacen no es correcto, y que en algún momento el robo y el engaño terminarán y cambiará Internet. Pero es difícil, porque existe una inercia además de un modelo quizás demencial y suicida que hasta ahora se ha impuesto. Un modelo basado en oligopolios que hacen un saqueo masivo de datos personales y los comercializan para ganar muchísimo dinero. Un modelo que perjudica a toda la sociedad.

            Aparte de Google uso hace mucho Ixquick. Te recomiendo leer esto:

            Startpage protect privacy

        • Gorki - 22 abril 2018 - 14:05

          Hay seres adulterados por el estudio, leen mucho pero no asimilan .

          • JJ - 22 abril 2018 - 16:39

            Estás muy insultón últimamente. Algo te estará ocurriendo.

            Cómo va el Tarot? Me haría gracia que me tirases las cartas…

            Gorki, no sé si será que leo mucho o que tú lees mucho o poco, o si comprendes o no comprendes, o si eres un ser “adulterado” pero decirle a alguien que no asimila lo que lee es ponerse por encima del otro.

            De acuerdo, Gorki, tú eres sabio, inteligente y no adulterado… y me das un gran consejo…

            Continúa dando este tipo de consejos. Todos los necesitamos (también me pensaré lo de la Neutralidad de la Red y el saqueo de datos personales).

  • #015
    Xaquin - 21 abril 2018 - 18:33

    Como bien dice Gorki, el problema está en organizar los datos de forma que permita sacar conclusiones eficientes (para la humanidad). En una novela de Arthur C. Clark sale una especie mucho más inteligente que la humana, invasora extraterrestre pero ya en su tope de evolución.

    Curiosamente los humanos estaban en una fase inferior, pero según los ets la parte emocional de la inteligencia tenía un futuro ilimitado (de ahí que fueramos usados por una tercera especie para sacarse las castañas del fuego). En fin, que somos una cagada de mosca en el infinito universo y puede que estemos más cerca del dinosaurio que de una inteligencia “superior”.

    Lo que si nos “asegura” la CF, cosa curiosa, es que en cualquier momento podemos masacrarnos con un regusto de lo más humano (¡sapiems presapiens, pero humano!).

  • #016
    Luchhh - 22 abril 2018 - 07:20

    Acabo de pensar en el empujón de credibilidad que le daría a la conducción autónoma que uno de estos aparatos ganase la fórmula 1

    • Krigan - 22 abril 2018 - 12:41

      Pues a mí eso no me diría nada. El objetivo en la Fórmula 1 es llegar el primero en un entorno controlado (el circuito de carreras). El objetivo de la conducción autónoma es llevar a alguien o algo (una mercancía) del punto A al punto B, de una forma segura, respetando las normas de tráfico (que incluyen límites de velocidad), y en un entorno no controlado (niños, conductores borrachos, y un largo etc).

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados