Twitter y el ratio señal/ruido

Twitter 140 to 280Twitter anuncia un cambio, por el momento en pruebas y limitado a algunos usuarios, que llevará a que los icónicos 140 caracteres de sus actualizaciones se dupliquen hasta alcanzar los 280. Los 140 caracteres originales provenían de una limitación originalmente técnica, se pretendía que las actualizaciones pudiesen ser transmitidas mediante SMS (en aquel momento, 160 caracteres), reservando 20 para los nombres de usuario, pero esa limitación hacía ya mucho tiempo que había dejado de existir. Wired recoge los cambios vividos por las actualizaciones de Twitter a lo largo del tiempo, y se pronuncia claramente en contra del cambio, dando una serie de argumentos que encuentro perfectamente razonables, y a los que añado uno para mí fundamental, una de las normas que, desde hace mucho tiempo, me llevan a priorizar mi dieta informativa: el ratio señal/ruido.

Una restricción o limitación pueden plantearse por muchas razones: técnicas, estratégicas, de usabilidad, de identidad… en el mensaje con el que el CEO de la compañía, Jack Dorsey, comunica el cambio, afirma que los 140 caracteres eran una limitación arbitraria, y en la entrada del blog corporativo se comenta que “tratar de meter nuestros pensamientos en un tweet – a todos nos ha pasado – es una incomodidad”. En efecto: la limitación, en su momento, fue producto de una circunstancia técnica arbitraria. Sin embargo, en torno a esa limitación se ha estructurado la identidad del servicio, su personalidad, sus características más esenciales, incluyendo su parsimonia. De acuerdo: era una limitación que ya no tenía sentido desde una perspectiva técnica y que, además, discriminaba en función del lenguaje utilizado (en 140 caracteres en idiomas como el japonés, chino o coreano se puede meter mucha más información que en los que utilizan caracteres alfabéticos), pero para bien o para mal, se había convertido en parte de la identidad de Twitter.

¿Sufríamos mucho al enfrentarnos a esa limitación? No, en absoluto. Yo no recuerdo que me causase nunca más problemas que el tener que, brevemente, reformular alguna frase, algo que me parecía, además, positivo: esforzarme para dar la misma información en menos caracteres, tratando de no perder el sentido de lo que se pretendía expresar. Jamás me pareció un sufrimiento. El propio tweet de Jack Dorsey podía expresarse perfectamente en 140 caracteres sin perder su sentido y aprovechando de paso para fustigar a la compañía por perder una seña fundamental de su identidad.

La identidad es una característica fundamental en el mundo de las redes sociales: en realidad, hablamos de herramientas que se parecen muchísimo en su propósito general, la comunicación entre personas, y que además, llevan manteniendo una trayectoria de isomorfismo progresivo a lo largo de los tiempos: Facebook cambió sus actualizaciones hace tiempo para parecerse a las de Twitter, Twitter redibujó los corazones con los que marcábamos tweets como favoritos como Likes, LinkedIn ha llevado a cabo maniobras similares en sus notificaciones… cada red tiene su propia estrategia, pero esta se configura en torno a determinadas señas que son centrales en la percepción del usuario, sin las cuales se vería seguramente en una situación de escasa diferenciación.

Seguramente, no soy un usuario típico de Twitter. Hace tiempo que decidí que mi uso de la herramienta iba a estar orientado no a saber qué hacían mis amigos o conocidos, sino a privilegiar mi dieta informativa en determinados temas. En general, y con algunas excepciones, sigo a personas que comparten temas que me interesan en mi ámbito profesional. En LinkedIn podría hacer exactamente lo mismo, y de hecho, mucha gente lo hace dada la orientación que la compañía dio a sus actualizaciones a partir de la adquisición de Pulse en 2013. Si tu LinkedIn está bien configurado, si has sido mínimamente cuidadoso de mantener un mix de contactos y seguidos que tenga que ver con tus intereses profesionales – algo lógico en una red definida precisamente como profesional en el que es su mayor y más característico rasgo identitario – te encontrarás con que las noticias que LinkedIn te propone son aquellas que, de alguna manera, “deberías leer” para estar al día. En mi caso, sin embargo, prácticamente siempre he optado por Twitter para ese propósito. ¿Por qué? Simplemente por una razón de interfaz, de relación entre la señal que recibo a cambio del ruido que me aporta. En un momento, en un viaje de diez minutos en taxi o en un rato perdido entre reuniones, abrir LinkedIn me enfrenta a una serie de tareas, como aprobar contactos, ver actualizaciones de mi contenido o ver comentarios que me distraen de mi propósito de informarme, mientras que Twitter me ofrece información en píldoras de consumo inmediato. En muy poco tiempo, me entero de qué cosas relevantes han ocurrido en mi entorno.

¿Qué pasa si esas píldoras pasan a tener el doble de tamaño? Pues lo evidente: que serán más difíciles e incómodas de tragar. Y que posiblemente, dado que el rasgo diferencial de Twitter para mí era la parsimonia y la brevedad, terminaré por consumir esas píldoras en otro sitio. Y será una pena, porque me encanta Twitter y soy de los que cree que si no existiese, habría que inventarlo.

Sinceramente, creo que Twitter se equivoca con este cambio, y que se dispone a convertirse en una red más ruidosa, menos eficiente, menos parsimoniosa a la hora de proporcionarnos la información que buscamos en ella. ¿Resistencia al cambio? No soy demasiado sospechoso de padecerla. Pero los rasgos considerados como identitarios, aquellos por los que los usuarios te caracterizan, te definen o te reconocen, hay que cuidarlos especialmente.

 

ACTUALIZACIÓN (28/09): Rafa López cita esta entrada en su artículo titulado “Twitter en 280 caracteres: ¿más es menos?” (pdf) en Faro de Vigo.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Twitter and the signal-to-noise ratio” 

 

15 comentarios

  • #001
    Gorki - 27 septiembre 2017 - 14:21

    Raras veces me ocurre que a lo que escribes, no le encuentro un pero, ni nada que añadir, esta es una de ellas. De acuerdo 100%.

    Mi opinión es que si Twitter pasa a tener mas tamaño,.pierde su esencia diferencial. Dejará de ser Twitte para ser otra cosa, no se si necesaria o prescindible, pero otra cosa diferente.

    Responder
  • #002
    Angel - 27 septiembre 2017 - 15:31

    Twitter no sabe que hacer para ganar cuota de mercado o aumentar sus usuarios activos.
    Y hoy tocó probar esto…

    Responder
  • #003
    Juan Manuel Paredes Arjona - 27 septiembre 2017 - 15:40

    Enrique la palabra ratio es en femenino por venir del latín ratio, -onis

    Es un error tremendamente común que veo a diario en multitud de medios y que no me esperaba ver aquí.

    Responder
    • JJ - 27 septiembre 2017 - 15:54

      Se acepta.

      http://www.fundeu.es/recomendacion/la-ratio-pero-tambien-el-ratio/

      Responder
  • #005
    JJ - 27 septiembre 2017 - 15:52

    Como dice Angel, no saben que hacer para ganar cuota, crecer o encontrar la rentabilidad. Pero a lo mejor se arrepienten y vuelven atrás.

    “Gracias a una extensión para navegadores como Google Chrome, Firefox, Safari o Microsoft Edge es posible ya disponer de más espacio para expresarse. Tan solo hay que instalar Tampermonkey y visitar el repositorio de esta página y descargar los archivos desde «Raw». Entonces, y una vez instalado, se podrá publicar «tuits» en 280 caracteres.” ABC

    Responder
  • #006
    acerswap - 28 septiembre 2017 - 00:02

    Pues a mi me viene genial. Yo solo lo uso para publicar cuando he sacado un nuevo subtitulo recien traducido. Pongo una captura, el hashtag, el enlace y alguna frase comentando la captura o el episodio y siempre me faltan letras.

    Responder
  • #007
    Julio Alonso - 28 septiembre 2017 - 08:58

    Totalmente de acuerdo, Enrique. De hecho me recuerda al momento en el que Foursquare separó check-ins e info en dos apps separadas y se cargó su servicio.

    El paso inteligente hubiera sido seguir aprovechando la innovación emergente de los usuarios. Funcionalidades como las respuestas o los hashtags fueron inventadas por usuarios y luego Twitter las adoptó. Podría haber hecho algo parecido con las tweetstorms y haberles dado soporte oficial (botón para crearlas, numeración automática, iconito de rayo para marcarlas…). Hubiera tenido mucho más sentido, habría respetado la identidad del servicio, reforzado los comportamientos de usuarios y facilitado usos emergentes.

    Responder
    • Miguel A. Tovar - 28 septiembre 2017 - 21:34

      Completamente de acuerdo con Enrique y Julio.

      @sarahkendzior: Now we’ll get 280 character death threats instead of 140 character death threats. Twitter, tackle the real problems.

      Responder
    • Ángel Gavín - 29 septiembre 2017 - 09:25

      Totalmente de acuerdo con ambos. El mejor resumen de este “divorcio” entre lo que queremos los tuiteros y lo que nos da la plataforma, precisa y paradójicamente, en este tweet.

      Responder
  • #010
    jcarranza - 28 septiembre 2017 - 10:31

    Efectivamente Enrique, lo que gusta de twitter es la sencillez y eficacia de su interfaz y que la información viene en forma de píldoras que se consumen en 5 segundo.
    Si odiamos los, a veces, kilométricos whatsapps que requieren de más de 1 minuto de lectura, odiaremos los 280 caracteres con seguridad. Y es que ¡lo bueno y breve…dos veces bueno!

    Saludos!

    Responder
  • #011
    PT - 28 septiembre 2017 - 16:23

    Discrepo, no por el cambio de Twitter, que coincido, si no por el uso de las redes sociales. Calculé el tiempo que dedicaba a redes sociales, y fue entonces cuando decidí eliminarlas. La inversión en tiempo llevaba más esfuerzo que el beneficio de la información o la socialización.

    Analicé mi patrón de consumo, y el único motivo por el que entraba a redes sociales, era para captar información de artículos interesantes sobre mis areas de interés, mayormente en LinkedIn.

    Un gran consejo de este blog fue el uso de Feedly, lo configuré ad-hoc, y en 1o minutos al día estoy totalmente bien informado sobre las temáticas que me interesan, reduces drásticamente los tiempos en redes sociales, quitas todo el ruido, y te quedas con lo que te interesa.

    Respecto a la parte social, el hecho de no usar redes sociales, ha mejorado considerablemente la calidad del tiempo que paso con mis amigos o familiares, al no saber que hacen todos los días y a todas horas, ha despertado un interés nuevo en la socialización personal.

    Ahora a por el correo laboral, no más de 1h al día, e intentando bajar a los 40 minutos, lo conseguiremos!

    Responder
  • #012
    Juscelk - 28 septiembre 2017 - 16:47

    Chismorreando un poco, voy a meter a Trump aquí. Es curioso que Twitter tome esta decisión justo cuando se le critica por no borrar los tweets de Trump que a otro usuario seguramente sí le borraría. Pero creo que Trump, que siempre necesita más de un tweet para expresar una idea (dos o hasta tres tweets mal divididos), seguramente tuvo algo que ver.

    P.D.: se dice “soy de los que creen”.

    Responder
  • #013
    Mesosoma - 28 septiembre 2017 - 21:55

    Gran parte del contenido Twitter es automatizado como “@edans I just published https://medium.com/enrique-dans/twitter___” , así que tener más espacio precisamente no ayuda en nada a TW, lo único útil de 280 es ver la dirección completa en la publicación automática.

    Responder
    • Enrique Dans - 28 septiembre 2017 - 22:02

      Estoooo… siento contradecirte, pero ese contenido no es automatizado, lo escribo manualmente un día detrás de otro. Pongo siempre el mismo texto por una cuestión de comodidad, pero lo hago con estas manitas… :-) No es que sea masoquista, es que automatizarlo me quita grados de libertad…

      Responder
  • #015
    Nombre - 21 octubre 2017 - 15:40

    Pues si, la verdad es que es lamentable que el panorama en Twitter nos haga borrar el ruido.

    Gracias enrique, un saludo.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG