Facebook Town Hall: activando la democracia

Facebook Town Hall

Facebook pone en marcha en los Estados Unidos su anunciado Facebook Town Hall, la posibilidad de utilizar Facebook para ver quiénes son los representantes de los ciudadanos en las distintas instituciones, y conectar con ellos a través de sus páginas en Facebook con el fin de hacerles llegar sus preocupaciones, peticiones, protestas, etc.

El desarrollo de Facebook tiene muchísimo sentido en democracias en las que existe un vínculo directo entre los ciudadanos y sus representantes, frente a aquellas en las que los representantes son simplemente elegidos por el líder de un partido que los presenta a los electores en forma de listas cerradas. En democracias como la española, más calificables como de partitocracias, el vínculo entre representantes y representados se encuentra completamente diluido: el ciudadano vota a unas siglas, a un partido, no a una persona en concreto, y dado que su representante no es decidido por ellos sino por el presidente de dicho partido, comunicarse directamente con él tiene muy poco sentido. De hecho, muchos diputados o senadores españoles tienden a “protestar” cuando reciben un número que consideran excesivamente alto de correos electrónicos de los ciudadanos, que consideran imposibles de gestionar. En los casos en los que los representantes se esfuerzan por contestar, se trata de un esfuerzo voluntarista: en realidad, esos correos electrónicos no tienen por qué proceder de los ciudadanos de su circunscripción, y aunque el político podría llegar a mejorar su reputación o a generar cierta afinidad gracias a ese comportamiento, su designación para representar o no a esos ciudadanos o a los de otra circunscripción no depende de su comportamiento o acciones, sino de la voluntad o necesidades de su partido.

En países como los Estados Unidos o el Reino Unido, en los que los ciudadanos escogen directamente a su representantes en cada una de las instituciones, ofrecer a esos ciudadanos una forma de conectar con ellos tiene todo el sentido del mundo. Los representantes perciben perfectamente la importancia de ese vínculo, y se ven obligados a pensar en las consecuencias de ejercer acciones que sus votantes puedan considerar una mala representación de sus intereses. Igualmente, tienen que pensar constantemente en la atención que ofrecen a esos votantes: representantes que no contestan a los ciudadanos a los que representan o que no lo hacen adecuadamente descienden rápidamente en sus preferencias, lo que crea un incentivo a mantener el vínculo directo. De hecho, una buena parte de la oficina de un representante político suele estar dedicada al desarrollo de infraestructuras para gestionar ese diálogo con sus ciudadanos.

Los ciudadanos, en este tipo de democracias, pueden clasificarse en función de su nivel de actividad política. Aquellos que desarrollan una actividad política consciente e informada tienden no solo a votar en las elecciones, sino a hacerlo escogiendo a un representante en concreto que consideran que defenderá sus intereses adecuadamente, y valoran la posibilidad de poder mantener una comunicación con ese representante si consideran que existe una necesidad para ello. Pero incluso aquellos ciudadanos que no votan o que no mantienen un nivel de información adecuado pueden encontrar valor en una herramienta que les permite saber quiénes son realmente sus representantes, aunque no hayan sido votados por ellos, por el hecho de residir en un lugar determinado, y mantener su posibilidad de influenciarlos o de demandarles explicaciones.

¿Hasta qué punto existe una madurez en la relación entre representantes y representados que evite que ese supuesto diálogo no se desarrolle en forma de conjunto de gritos? Depende en gran medida de las acciones del representante en cuestión, tanto de su sentido, como de su capacidad de explicarlas de una manera adecuada, o incluso de su habilidad a la hora de gestionar esos foros generados por la herramienta para evitar que puedan verse tomados por radicales o invadidos por insultos o por actitudes poco cívicas. En cualquier caso, el desarrollo de una herramienta de este tipo solo puede contribuir de manera positiva, facilitando que dicha relación evolucione y se haga más útil con el tiempo. En el fondo, Facebook Town Hall solo refleja que en estos tiempos, Facebook se ha convertido en el canal a través del cual muchos ciudadanos participan y se informan, de manera que está en la situación de poder ofrecer tanto a los ciudadanos una herramienta cómoda, como a los representantes una manera de gestionar esa relación bidireccional. Algunos, de hecho, han calificado Facebook Town Hall como “lo mejor que ha hecho la compañía“. Y a mí, desde la distancia de una partitocracia como la española en la que Facebook Town Hall no tendría ningún sentido, decididamente me lo parece. De hecho, me genera una buena dosis de envidia.

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Facebook Town Hall is a great idea… but only for some countries

 

5 comentarios

  • #001
    Goomer - 28 marzo 2017 - 15:56

    Pues yo creo que si tiene sentido en España. Muchas veces pensamos solo en Madrid o Barcelona, donde está claro para quien viva en esas ciudades quiénes son sus concejales de distrito, o el concejal de parques o de limpieza y esas administraciones tienen infraestructuras suficientes para comunicarse con los vecinos, pero en municipios pequeños no es así. En muchas ocasiones las diputaciones prestan algunos de los servicios básicos porque no pueden hacerlo solos, o no tienen web o solo una muy básica que no se actualiza con frecuencia… Y en cambio si Facebook ofrece esa infraestructura de forma gratuita puede ser interesante para los municipios, y para Facebook, al conseguir más tráfico en zonas igual no tan urbanas a donde igual no llegaba tanto.

    Por supuesto esto plantea sombras, ¿deberían las administraciones usar una empresa privada para esto en exclusiva? ¿debería licitarse de forma transparente para que una empresa consiga el servicio? ¿o directamente usar una plataforma libre y abierta en lugar de “forzar” a los vecinos a usar Facebook?

  • #002
    Xaquín - 28 marzo 2017 - 20:55

    Todo lo que favorece el debate favorece la democracia… pero depende del resultado del debate para que la democracia lo pueda asimilar en positivo.

    Los muros de las ciudades eran un apoyo directo para las elecciones… pero por el mal uso (se llegaban a pegar carteles encima de otros carteles) no sirvieron de mucho (aparte aumentar la porquería urbana).

    Las redes sociales no dan despegado en el nivel de expresividad (en el sentido de que favorezca la comprensión), ya que sigue siendo el reino de los silencios, monosílabos y “jajajas”, como mucho expresar. Se puede viralizar una imagen sin que quede claramente grabado el parecer de quien la comparte… Hablo especialmente del sector “futuros adultos”…

  • #003
    Gorki - 28 marzo 2017 - 22:34

    A mi si me gustaría poder mandar un Twit, tanto al concejal responsable de mi bario, como al concejal en la oposición, com mis consultas/quejas/peticiones, sobre las cosas que afectan a mi barrio, sean estos concejales, puestos en listas cerradas, como candidatos triunfantes en circunscripciones, como los ingleses.

    Igual me gustaría poder hacer, con mis representante en la autonomía y con los senadores. Así mismo me gustaría que de vez en cuando estos señores pudieran tener la oportunidad de enviarme un email sobre los proyectos que tiene en marcha y que me afectan.

    ¿Cómo hacer esto sin que se transforme en una vía de acoso a los contrarios. organizada por los bots de los partidos, o que el buzón email se transforme en basurero insufrible de propaganda electoral vacía de contenido o claramente tramposa? — Pues ni idea ,

    • Goomer - 30 marzo 2017 - 00:58

      Entiendo que puede ser una manera de forzar la autocensura, pero ¿y si mediante una plataforma en la que la gente se tenga que identificar? El ejemplo de Twitter nos dice que es complicado gestionar una comunidad así. ¿Sería lícito banear a un ciudadano de una plataforma administrativa para comunicarse con sus representantes?

  • #005
    Cecilia - 30 marzo 2017 - 06:08

    Esto se parece al primer episodio de la serie británica Black Mirror ¿Está la democracia americana, luego de haber escogido a Donald Trump como presidente, preparada para esto? No se que es peor… el remedio o la enfermedad.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados