Crímenes postmodernos

Seizure-inducing GIFEl FBI ha detenido a un hombre de 29 añosJohn R. Rivello, por haber enviado a un periodista del que sabía que era epiléptico, Kurt Eichenwald, un tweet con el GIF animado que aparece en la imagen (obviamente sin animación) conocido por ser epileptogénico, es decir, por ser potencialmente susceptible de provocar ataques en personas con epilepsia. Tras la recepción y visualización, el periodista efectivamente sufrió un ataque. 

El tweet fue enviado por Rivello a través de una cuenta de Twitter con un nombre falso, @jew_goldstein, ahora suspendida. Tras la correspondiente denuncia del periodista, la policía solicitó a Twitter los detalles de la cuenta, petición a la que la compañía respondió de forma afirmativa, para encontrarse con que el atacante había utilizado un teléfono prepago adquirido específicamente para ello y pagado en metálico, además de abrir la cuenta con un correo electrónico falso. La compañía que vendió el teléfono, Tracfone, no tenía ningún tipo de información sobre el usuario.

Finalmente, la investigación ofreció un cabo suelto: Rivello utilizó la tarjeta SIM, además de en el terminal en cuestión, en un iPhone 6 de su propiedad, lo que hizo que pudiese ser vinculada con una cuenta de iCloud. Una comprobación de esa cuenta tras la correspondiente petición de información a Apple permitió encontrar documentos que mostraban un interés en el periodista, y permitió relacionar la tarjeta SIM con Rivello. Aunque tanto Apple como Twitter son conocidas por proteger celosamente la identidad de sus usuarios, sí colaboran con la policía cuando las órdenes correspondientes están razonablemente sustentadas.

Kurt Eichenwald es un periodista conocido y polémico. De 55 años y con más de trescientos mil followers en su cuenta de Twitter, es autor de cuatro libros, y ha sido fuertemente crítico con la campaña y las acciones del actual presidente Donald Trump, del que se especula que el atacante era ferviente seguidor. Tras la recepción del tweet, la mujer de Eichenwald lo encontró en el suelo, con el GIF reproduciéndose en la pantalla de su smartphone, y tras avisar a emergencias, respondió al atacante utilizando la cuenta de su marido. Según su abogado, como consecuencia del ataque y la caída, el periodista estuvo incapacitado durante varios días, perdió sensibilidad en su mano izquierda y tuvo problemas con el habla durante varias semanas.

Desde aquel primer envío, el periodista, que adopta ya las oportunas precauciones a la hora de abrir sus mensajes, ha recibido GIFs animados similares de otras cuarenta cuentas, que están siendo igualmente investigadas por el FBI e inculpadas con un delito de asalto con arma mortal y otro de odio. En los tiempos que vivimos, un arma mortal ya no es necesariamente una pistola o un cuchillo, sino que puede ser un GIF animado, y el aparentemente inocente hecho de enviarlo a través de Twitter puede justificadamente constituir un delito de asalto.

No importa de qué tecnología hablemos, ni hasta qué punto parezca inocente o inofensiva: siempre aparecerán criminales con ideas peregrinas para utilizarla. Enviar un GIF puede parecer un acto sencillo e inocente, pero también puede no serlo: un simple GIF puede ser un arma potencialmente peligrosa según a quién y con qué intenciones lo enviemos. Y un delito de asalto, de odio o de cualquier otro tipo puede serlo independientemente del arma o del canal utilizado para cometerlo.

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Postmodern crimes

 

14 comentarios

  • #001
    Matt - 21 marzo 2017 - 14:19

    Al leer el primer párrafo he pensado: Un seguidor de Trump, seguro … y parece que no me he equivocado.

    En fin, supongo que el resto de la manada estará clamando contra los totalitarios políticamente correctos que detienen a su compi vulnerando su sagrada libertad de provocarle ataques epilépticos a quienes no le gustan.

  • #002
    Gorki - 21 marzo 2017 - 15:03

    Lamentable, aunque he de reconocer que ingenioso. A todos los que hacen cosas, buenas o malas, que a mi, nunca se me hubieran ocurridos, les rindo al menos merecen mi tributo de admiración, algo que no puedo sentir, por la cincuentena de copiadores, que no son dignos más que mi desprecio.

    Es de suponer que se desatara la habitual critica a lo malísima y peligrosa que es Internet y lo conveniente que es vigilar a todos los potenciales asesinos que penetramos en ella a diario,.olvidando los cientos de cartas bomba que se han enviado por el correo ordinario. Algo que esta al alcance de cualquier imbécil, seguidor o no de Trump, o los más sofisticados ataques mediante esporas de antrax, que en el año 2001 tuvo en jaque al FBI, por ser mucho mas difícil de neutralizar. https://es.wikipedia.org/wiki/Ataques_con_carbunco_en_2001

  • #003
    menestro - 21 marzo 2017 - 16:42

    Y la ineludible conclusión es, que la tecnología es malvada de forma inherente y la gente debe ser vigilada, para evitar que le dé usos perversos.

    La cierto es, que no le veo mucho sentido a convertir la anécdota en categoría, y crear una percepción de atemorizante de la misma.

    La única relevancia, y diferencia con respecto a pincharle la rueda de la bicicleta a alguien y provocar un accidente, es la excentricidad del método elegido.

    Las personas que desean causar un daño, por la razón que sea, no necesitan recurrir exclusivamente a la tecnología, ni esta le da un nuevo significado a esos actos.

    Pe supongo, que si un perro muerde a alguien por internet, es razón suficiente para echar a rodar las rotativas y diseminar esa noticia, como elemento de contraste, al margen de la anécdota que es por sí misma.

    O tal vez, no, y deberíamos ejercitar nuestro propio filtro y sentido crítico a la hora de darle alguna importancia.

    Y ese temor, solo proceda de nosotros mismos, ante un nuevo ámbito y la facilidad para alimentar esas historias de temor e incertidumbre, con acechanzas de agencias de espionaje o el robo de nuestra seguridad mediante métodos arcanos.

    O las Fake news, o las historias virales, sin contenido.

    Internet es la fabrica del hombre del saco.

    Serpiente de verano

    Fear, uncertainty and doubt

    When viral but made-up stories are only part of the problem (La Inteligencia artificial que se comió a mi gato)


    Sería interesante conocer tu opinión acerca del Hoax sobre Wikileaks, Enrique.

    The Truth About the WikiLeaks C.I.A. Cache – (La C.I.A y Wikileaks)

  • #004
    Xaquín - 21 marzo 2017 - 18:16

    Que duda cabe que la tecnología no puede ser culpable. Pero en la comparación con otros sistemas de terrorismo (cartas bomba, antrax…) sale “perdiendo” la tecnología (los dispositivos tecnológicos usados por seres humanos hechos y derechos!). ¿Por qué?

    Bajar una palanca atrae menos que apretar un botón. Si es pantalla táctil con imágenes se hace superatractiva. La facilidad del manejo y la tendencia a viralizar hace que cualquier bloqueado mental se apunte al “ahora toco yo”… y si está acompañado no digamos!

    La capacidad para sentirse “a esta parte del muro” de ser responsable, está demasiado extendida por falta de educación (información operativa, a fin de cuentas). Repito, la tecnología no es responsable, pero para algo se le caracteriza como una “facilitadora de cualquier tipo de trabajo” (aterrorizar incluido).

    • menestro - 21 marzo 2017 - 18:38

      Es solo carnaza para los medios. No es necesario darle más vueltas.

      No hay ningún otro análisis, la anécdota estridente del día.

      Dentro de nada, veremos a expertos hablando sobre el tema, para rellenar algunos minutos de un informativo.

      ¯\_(ツ)_/¯

      • Enrique Dans - 21 marzo 2017 - 20:00

        No seas así, hombre. Es una noticia interesante, curiosa, sin precedentes y que genera un contexto que tiene consecuencias. De hecho, tiene su relevancia porque representa una cierta “escalada armamentística” con respecto a otras agresiones y acoso en redes sociales, y las consecuencias son muy diferentes. Mientras hablamos de insultos, podemos discutir si hay un delito, una injuria, un acoso o simplemente mal gusto. Pero cuando se emplea algo pensado para provocar un menoscabo de la salud de quien lo recibe, la cosa cambia. Y en cualquier caso, es un tema novedoso, y no todo tiene que ser análisis estratégico profundo…

        • menestro - 21 marzo 2017 - 21:24

          Bueno Enrique, te compro ‘escalada armamentística’ porque fue enviado por un seguidor de Trump y nunca se sabe, puede que Putin esté en el ajo. Pero además de ser la noticia estrambótica del día, está fechada originalmente en Diciembre de 2016. No es actual.

          Y por lo que sabe, es poco probable que un Tweet pueda provocar una crisis epiléptica por sí solo. Parece más un caso de Tort lottery o litigio por daños, algo bastante común en EE.UU.

          Tweet with flashing images sent to epileptic writer

  • #008
    DANN ELIO - 21 marzo 2017 - 21:41

    Me sumo a las valoraciones que se han hecho en los comentarios anteriores, en los que los que se ha recordado la neutralidad de la tecnología, y por extensión de la red, para cuando pasan cosas de este estilo. Así es y lo recordaremos las veces que haga falta.

    Solo quiero añadir unos destellos de reflexión que a mí no me provocan ningún ataque, afortunadamente, pero sí que me dejan un tanto deslumbrado:

    – por marzo de 2016 el FBI necesita aceso al iPhone de San Bernardino: Apple le responde “no pueden dar ese tipo de acceso, bajo ningún concepto” ( Fue una masacre con 14 muertos y 21 heridos…)

    – diciembre de 2016, el asesinato de Bentonville. Y sangre..mucha sangre…más de 500 litros para hacerla “desaparecer” ( Ese hombre ya no se lo cuenta a sus nietos ). La policía solicita las grabaciones del Amazon Echo, y desde Amazon se niegan, tajantemente.

    ( Pues hasta aquí la historia, y con la cantidad de sangre, de muertos -y de “controvertidos” proteccionismos de la privacidad de usuarios-… yo tengo la mente muy tranquila verdad..soy simplemente un internauta que lee noticias desde España )

    – ya vamos por marzo del corriente año, llega un pobre infeliz, cargado de odio…no sé si mucho o poco ( todavía no se ha inventado el odiómetro, pero a este paso lo necesitarán los jueces del futuro para determinar..por encima de cuánto es crimen..o por debajo de cuánto no llega ni a rabieta..)…Y bueno..va el “artista” y manda un GIF animado..De colorines…y de lucecita…rápidas…( para intentar asegurar el efecto ) Y va el buen hombre del Sr Eichenwald..y sabiendo el problema de salud que tiene ( la epilepsia fotosensible no es ninguna “magufada”, es una patología científicamente comprobada, y la persona que tenga la desgracia de padecerla debería de prevenir eso mucho. Pero en vez de prevenir, y como en internet no hay imágenes a montones de esas, y va y abre el mensaje de un desconocido…porque aunque estén en Twitter..son desconocidos..y va y abre correo..como el que conduce sin cinturón..o como el que va andando por el andamio sin casco y sin arnés ninguno…
    Bueno pues este hombre tan precavido..se lleva una impresión muy fuerte, y acaba me imagino que en el hospital ( repito que la epilepsia fotosensible es una enfermedad real – eso no se lo voy yo a restar de importancia a nadie que la sufra ) que con la salud no se juega, dicho esto:

    Todo ha quedado en un (muy) desagradable susto..digo yo que todos esperamos que se recupere pronto..y que vuelva a twittear y ha hacer periodismo crítico…PERO: por un susto..no hay pegas para “fundirse” la privacidad de Twitter..y tampoco parece que la confidencialidad ( PRIVACIDAD DIFERENCIAL la llaman en los TOS de Apple) de servicios de almacenamiento en la nube como iCloud..no parece que sea demasiado problema..¿ Privacidad Diferencial dijimos en 2016? Pues ahora en 2017..nos “la fumamos” ;-) Sin pegas…Ya te digo !!! Y a este pobre infeliz de los GIF, que lo han pillado mandando la fotito luminosa..lo vamos a “empapelar”..con toda la contundencia y el peso de la ley..como “criminal” muy muy peligroso.

    Eso sí, lo han conseguido fumándose un montón de privacidades..como si fueran cigarrillos de Marlboro..puesto que por un GIF de colorines era extremadamente URGENTE violar todas las privacidades existentes..para detener a tan peligrosísimo individuo !! Lo sumas todo esto..lo metes en la misma olla..y a mí lo que me deja epiléptico perdido: ¿ Y San Bernardino? 16 muertos, 14 civiles ¿Y lo de Bentonville? Carnicería “fina”..en lonchitas..Vamos..Ni Jack el Destripador. Eso sí..en Benton..y en Bernnie..me respetáis la privacidad c*ñ* !!! No se puede ir por ahí entrando en los dispositivos de terroristas y asesinos, tan alegremente !!!..que son personas humanas ..y también tienen derecho a su intimidad ¿ o no ? ?? :-) ;-)

    Nota: Al final en el iPhone aquel de la matanza, consigueron entrar..pero parece que tuvieron que pagarle una pasta a una empresa especializada israelí.

    • Francisco Garcia - 22 marzo 2017 - 12:05

      La historia del asesino de Bentonville. el F.B.I. no fue exactamente como usted la cuenta. El F.B.I. pidió a Apple el acceso por una “puerta trasera” a todos los dispositivos iPhone, no sólo al del asesino de Batonville

      • DANN ELIO - 22 marzo 2017 - 15:02

        “Flaco favor le hacemos a un hombre si le damos la razón en todo”.
        Tú por lo menos me lo has dicho lo que no te parece correcto. Gracias por discrepar conmigo. Un respetuoso saludo.

  • #011
    jose luis portela - 21 marzo 2017 - 22:40

    Está claro que el trasfondo de la noticia no es el “Gifazo” sino que como el entorno cambia tan rápidamente, también afecta al modo en el cual podemos atacar a alguien.

    Mi reflexión es si la justicia avanzará tan rápido como lo hacen las nuevas tecnologías

  • #012
    Miguel A. Tovar - 22 marzo 2017 - 08:49

    Off-topic: No os perdáis este artículo de Arturo Pérez-Reverte (publicado el pasado 20 de marzo):
    Hoteles inteligentes y la madre que los parió  

  • #013
    Dedo-en-la-llaga - 23 marzo 2017 - 11:38

    O sea, yo, que soy epiléptico -pongamos por caso-, y conozco de sobras qué tipo de estímulos son susceptibles de provocar una crisis epiléptica, voy y me entretengo en visualizar un GIF animado que, nada más abrirlo, sé a ciencia cierta que está entre los elementos de alto riesgo…

    Esto es como tener problemas de azúcar, recibir de un malvado enemigo una tarta hasta el techo de merengue, comérmela y luego acusarlo de asesinato en primer grado porque me lo comí enterito, y acabé convertido en un dulce y gelatinoso cadáver…

    ¡¡¡Lo que hay que leer, por las llagas sangrantes…!!! :-(

  • #014
    Abogado Torremolinos - 8 abril 2017 - 14:05

    Un caso curioso, cuanto menos. Habría que saber en España como se podría argumentar jurídicamente este tipo de “ataque”. Como ya han dicho, la víctima tuvo que pararse a mirarlo, no creo que fuese instantáneo, aunque hablo desde cierto desconocimiento. Un saludo

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados