El precio del activismo

Trump cover - Der SpiegelLas absolutamente desmedidas actuaciones del presidente de los Estados Unidos en sus primeras semanas de mandato están dando lugar a problemas y protestas de todo tipo y condición, como los que cabía esperar cuando se pone al frente del país más poderoso del mundo a un payaso grandilocuente carente de cualquier habilidad política, profundamente machista, capaz hasta de cuestionar a los juecesobsesionado con las audiencias e incapaz de formular frases de manera coherente.

Ahora, el problema está en cómo reaccionar ante lo que posiblemente sea la mayor sarta de barbaridades, sinsentidos y estupideces políticas jamás cometidas en los Estados Unidos. Y si algo parece claro es que tratar de mantener una actitud colaborativa para al menos intentar influir en los foros de decisión cuando se tomen determinadas medidas es algo sumamente peligroso: lo sabe perfectamente Travis Kalanick, que acaba de renunciar a su puesto en el consejo asesor del presidente tras ser objeto de una campaña de protesta por ese supuesto colaboracionismo, campaña que parece haber llevado a unos 200,000 usuarios a eliminar la app de sus smartphones y ha elevado a su competidor, Lyft, al Top 10 de la App Store.

Lo sabe también Elon Musk, presente en el mismo consejo y que ha defendido su decisión de permanecer en él, pero que ha recibido todo tipo de críticas a través de Twitter por legitimar la política antimigratoria dictada por el presidente tras intentar inútilmente mediar para rebajar sus términos. Decididamente, intentar colaborar con el inquilino de la Casa Blanca, por mucho que se pueda plantear con las mejores intenciones, no es algo que vaya a salir gratis.

Los grandes almacenes Nordstrom anuncian que no venderán la línea de ropa de la hija del presidente, Ivanka, culpando por ello a sus escasas ventas. En realidad, se trata de una reacción a la campaña “Grab your wallet“, que anima a los ciudadanos a boicotear todas las compañías de Trump, las que vendan productos de la familia Trump o incluso las que se anuncien en The Apprentice, el programa de televisión que protagonizaba Donald Trump. Otros grandes almacenes de lujo, Neiman Marcus, han anunciado que también dejan de vender productos de la hija del presidente, en este caso su línea de joyería.

Harley-Davidson canceló el pasado jueves una visita del recién nombrado presidente, afirmando no sentirse cómoda con las protestas que podría generar, y anticipando posibles daños a su imagen. La idea de recibir a un personaje tan sumamente tóxico y de encabezar los telediarios de medio mundo con manifestaciones de ciudadanos en la puerta de su fábrica no parece una perspectiva que anime demasiado a ningún directivo.

Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft están circulando un borrador de carta abierta en protesta contra las políticas del presidente. Para las compañías tecnológicas, protestar es algo que está, en general, completamente dentro de la lógica: no solamente emplean en muchos casos talento aportado por inmigrantes de todo el mundo, sino que incluso están, en muchos casos, fundadas por inmigrantes. Más de dos mil empleados de Google, incluyendo a su fundador, Sergey Brin, participaron en una protesta contra las medidas del presidente. Las compañías tecnológicas no solo se ven amenazadas en sus posibilidades de atraer talento debido a las restricciones a la entrada y a las esperadas modificaciones en el programa de visados tecnológicos H-1B, sino que además, ven cómo las propias herramientas que crean son utilizadas en los aeropuertos como una forma de control de los inmigrantes.

Pero las protestas tampoco salen gratis. Cualquier acción radical, como el blackout de enero de 2012 contra SOPA y PIPAcontra las políticas del presidente choca con el hecho de que hay una cierta cantidad de norteamericanos que, aunque no sean mayoría, votaron a su favor, y podrían reaccionar en contra de las compañías que expresen su disconformidad con sus políticas. Y por mucho que presuntamente, los votantes de Trump no sean ni los que tienen mayor nivel cultural ni los más usuarios de los servicios de las compañías tecnológicas, y que tiendan a ser más bien burdos, ramplones y primarios cuando se expresan a través de las redes sociales – vale la pena ver la magistral respuesta de J. K. Rowling a trolls pro-Trump en Twitter – no dejan de ser parte importante de la sociedad. Una parte que, a pesar del dilema de las dos Américas que Trump ha evidenciado y explotado, pocos quieren plantearse abiertamente excluir.

La posibilidad de reacciones de los votantes pro-Trump lleva a que las acciones que se planteen deban ser necesariamente coordinadas para evitar un perjuicio directo a una sola compañía, y parece estar alentando la opción de protestas a través de los tribunales, donde las compañías pueden plantear sus protestas en un foro más controlado, menos directo y cuyas decisiones tienden a ser acatadas por la mayoría de los ciudadanos. La otra posibilidad, dado que el propio presidente utiliza las herramientas de las compañías tecnológicas para hacer llegar sus opiniones al gran público, es plantearse impedirlo: Twitter podría cerrar la cuenta del presidente con muchísimas excusas que van desde la exaltación del odio hasta el patente racismo, y eso privaría al presidente de su canal de comunicación más querido, pero a riesgo de iniciar un abandono de Twitter entre los que lo votaron. Facebook podría plantearse excluir determinadas noticias de sus trending topics, pero de nuevo, a riesgo de ser acusado de censura y de ver cómo los usuarios conservadores dejan de sentirse cómodos en la plataforma o se plantean acciones contra ella. Otra posibilidad, por supuesto, es tratar de combatir a Trump en su terreno, en Washington, a través de acciones de lobbying, un ámbito en el que las compañías tecnológicas se han destacado notablemente a lo largo de los últimos años.

En realidad, las compañías tecnológicas saben que estas primeras batallas forman parte de una guerra mucho más larga, en la que tendrán a Trump enfrente en bastantes más cuestiones, como la de la neutralidad de la red. Y en toda guerra larga, como bien sabe el siniestro Steve Bannon o la socióloga Zeynep Tufekci, es fundamental administrar las fuerzas, porque las protestas reiteradas, por abundantes que sean al principio, terminan por generar una sensación de desaliento o de hartazgo que lleva a la victoria del oponente. En este caso, el oponente no solo es el más poderoso del mundo, sino que tiene a su favor toda la maquinaria del Estado.

El activismo tiene un precio. Yo tengo muy claro que en ningún momento voy a plantearme si escribir determinadas cosas puede hacer que no me sea posible viajar a Estados Unidos, país en el que viví cuatro años, en el que estudié y al que vuelvo con cierta frecuencia por razones profesionales: primero, porque me parecería profundamente ridículo, y segundo, porque simplemente no puedo hacerlo, no soy así y no me sale lo de nadar y guardar la ropa – seguramente no sea suficientemente inteligente como para hacerlo. Pero yo soy simplemente una persona, no una compañía con la obligación legal de defender el valor que entrega a sus accionistas por encima de otras cuestiones. Cuando las compañías entienden que tienen que maximizar el valor para sus accionistas por encima de todo, incluso de la ética, ocurren barbaridades como las de Volkswagen. Pero en los tiempos que vivimos, ya sabemos que una compañía puede hacer auténticas salvajadas, envenenar a medio mundo, y en lugar de ser penalizada por el mercado, verse elevada al trono de las ventas mundiales.

No, esta guerra no va a ser fácil. Pero las compañías tecnológicas saben que van a tener que estar en ella.

 

ACTUALIZACIÓN (06/01/2017): Marimar Jiménez cita este artículo en Cinco Días bajo el título “Las grandes tecnológicas se unen en una acción legal contra Trump” (pdf).

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “The price of activism

 

13 comentarios

  • #001
    Gorki - 4 febrero 2017 - 17:06

    Aqui todos quierren que los demas solucionen nuestros problemas, las tecnológicas , Uber, Los liberalers amricanos, pero nosotros nomovemos nuestro cula del sillon si no es para hacer un clik en una carta que nos pasan a la firma.

    Lo de la Alemania de Hitler no hubiera pasado, si quienes estaban en contra de Hitler, no se hubieran callado por miedo a los comunistas de la URRS, Lo de Venezuela, tampoco si los que pensaron que se podia beneficiar del Gobierno de Hugo Chavez, no hubieran callado cundo se ahogo a la prensa libre, Tenemos que hacer algo antes de que sea demasiado tarde.

    Propuse tres medidas que creo que son realizables, Lo que no se, es cual de ellas es la es la más eficaz o si hay otras que sean aun mas eficaces. Eran las siguientes:.

    ¿QUE ES LO QUE PODEMOS HACER NOSOTOS COMO PROTESTA?

    1º) Cambiar los dolares que tengamos en casa, aunque sean 4, como acto de protesta, por ejemplo a francos suizos y para ver si el ejemplo lo siguen los árabes saudies, kuvaities, asi como Soros , Amancio Ortega etc

    2ª) Buscar en casa los productos que ponga Made in USA,, de Cocacolas a iphones y escribir una amable email en inglés a las oficinas centrales de las marca en USA indicándolas que en las actuales circunstancias nos den de baja al menos temporalmente como clientes

    3ª) Solicitar a nuestro gobierno, que en las actuales circunstancias, no permita el aterrizaje y el paso aéreo y marítimo de barcos y aeronaves USA, tanto civiles como militares

    Hace unos días no se adhirió nadie a la propuesta. No tengo inconveniente en seguir la de otra persona, no tengo el menor afán de protagonismo, aunque tampoco me importa dar la cara, como jubilado me es absolutamente indiferente que USA me cierre sus fronteras, porque con semejante energúmeno en la Casa Blanca, tampoco tengo yo la menor gana de visitar ese país.

    Pero ¡ ¡ ¡ ¡ ALGO HAY QUE HACER ! ! ! !

    • Marcos - 4 febrero 2017 - 19:16

      Tus medidas, son sencillamente…, permíteme…, una tontería.

      1- Evidentemente, la escala de usos tiende a ser al revés en este tipo de casos. Por mucho que se haga a pequeña escala, no va a ir a ningún lado.

      Los grandes peces van a controlar los medios de comunicación, el flujo de información y directamente gran parte de la opinión pública para que lo que comentas, no suceda. Hablabas de Venezuela ¿No es ese país que desapareció del mapa una vez que se decidió tras elecciones que, el PP gobernaría nuevamente?

      2-Ok… .veamos. Tira a la basura ¿Todo? Porque si vas a empezar a no consumir producto norteamericano a modo de protesta, habría que preguntarse si también vas a hacerlo con aquellas empresas que tengan participación de BlackRock y similares, ese fondo de inversión norteamericano que metió la mano, sin ir más lejos en Telefónica hace poco días creo recordar y se convirtió en el mayor accionista.

      Deja a un lado también toda cultura popular norteamericana, desde South Park (Que han anunciado que no volverán a hacer sátiras de Trump argumentando que el chiste fue superado por la realidad y hay que ver nuevos horizontes y como espectadores, debemos de creerlo) hasta cualquier cosa relacionada con el cine o la música, que, seamos serios, esas distribuidoras y editoras, son grandes empresas que al final son las que dices que no hay que consumir, por muchos famosos en cartera que tengan que estén en contra de Trump.

      A esto añado…

      Me gustaría saber qué oportunidad tengo en este momento, de poder adquirir productos de manera alternativa. Porque podría (como he empezado desde hace tiempo) a comprar la ropa a tras´les de Etsy, escapando a la gran industria que esclavizaría personas, pero si pago con Master Card o con PayPal, estamos en las mismas, añadiendo que Etsy de por si ya es empresa norteamericana.

      3-Osea…, que no vamos a poder dejar entrar a ¿Woody Allen? ¿Noam Chomsky? ¿Edward Snowden en España por el mero hecho de nacimiento?

      Sencillamente tus propuestas con bastante inocentes (y es irónico que yo lo crea) para ser educado.

      No es una crítica destructiva sin más. Yo personalmente me gustaría proponer el hecho de crear una revolución educativa a través de métodos como el Montessori, el cual haría más independiente de pensamiento al ciudadano medio. Añádele una verdadera separación de poderes. Añádele no exigir a mi gobierno que deje que un norteamericano pise suelo español, sino que deje de hacer negocios deshonestos con americanos de Iowa, para que gente en Irán, en Taiwan o China, deban de rebuscar entre la basura para llevarse un trozo de pan a la boca.

      Por eso no doy nunca dinero a ONG`S, no me hables de los niños que van a morir, háblame de las causas que le han llevado precisamente a eso y cómo lo podemos evitar.

      Súmale unas políticas aún mayores en responsabilidad internacional, que obligara de manera directa a los países a responder ante un organismo real internacional (no una pantomima) y otorgar directamente parte de los presupuestos a un fondo común para dar a ciertos países que puedan necesitarlo.

      Esto si que es soñar, por supuesto…, pero sé que lo es.

      Al final, hay una cosa que Alejandro Jodorowsky dijo que tiene enorme verdad en ello. “Yo no puedo cambiar el mundo pero puedo comenzar a cambiarlo”.

      • Gorki - 5 febrero 2017 - 12:58

        Gracias por responder. al menos tu HAS HECHO ALGO, indicar que mis medidas no son acertadas,
        Lo que hecho en falta es hacer algo qur no sea eso, pero que demuestre de alguna forma nuestra propuesta.
        Indudablemente somos muy minoría los que a cambio de no perder las cosas que adornan nuestra gris existencia , el iPhone, los dólares, los Levis, … estamos dispuestos a perder la dignidad y el honor. Desgraciadamente pienso que el precio que pagaremos será mayor, la dignidad y el honor es solo el primer plazo.

        “You were given the choice between war and dishonor. You chose dishonor and you will have war, “. — Se te ofreció poder elegir entre la deshonra y la guerra y elegiste la deshonra y también tendrás la guerra. – Winston Churchill

  • #004
    CRISTINA - 4 febrero 2017 - 18:02

    Mis pensamientos rondan la siguiente base: Un hecho de responsabilidad social, seas empresa o no lo seas, es tomar acción para intentar mejorar tu entorno, Así es como yo la entiendo. En realidad mi conclusión había sido generar rendimiento social. Como las circunstancias actuales demandan una acción que legítimamente se contraponga a acciones que socialmente se consideran excluyentes, restrictivas de derechos, que generan perjuicio económico, que lesionan la credibilidad de un sistema de valores, que atenta contra el espíritu “code of conduct” en esencia americano y que requiere una respuesta que esté a la altura de todos los que defienden las verdaderas raices, no el resultado de una coyuntura política que dió lugar a una estrategia política ganadora circunstancial. He de pensarlo mejor..pero me siento más cómoda con éste enfoque :-)

  • #005
    Xaquín - 4 febrero 2017 - 19:26

    Trump no deja de representar al norteamericano medio (contento de como se hizo USA y dispuesto a defender ese estilo de conquista). Atacar excesivamente a su presidente electo puede ser una forma de cerrar filas en su entorno.

    No conviene meterlo en el terreno de la mitología. Y por eso me gusta tanto la representación de der spiegel: un héroe (para algunos!) que le corta la cabeza a la libertad para impedir que siga expandiendo sus rayos libertadores… Repito, no me gustan los liberticidas, pero evitemos hacerlos héroes para sus seguidores, ya fanatizados bastante con las ayudas de las modernas tecnologías y superconvencidos de que sobra estudiar a los clásicos.

  • #006
    DANN ELIO - 4 febrero 2017 - 20:51

    :D Mis más sinceras felicitaciones a todas a aquellas personas que solicitaban, “convencidísimas”, un próximo y futuro Premio Nobel de la Paz para D.J.T….Solo teneis que “animarle” un poquito más…que ya está a punto de conseguirlo. ;-) :-) Por el momento ya tiene unos cuantos “premios” de estos…apuntándole:
    http://www.abc.es/internacional/abci-iran-desafia-trump-inicia-maniobras-militares-misiles-balisticos-201702040952_noticia.html
    – Menos mal que este hombre es un pacifista…porque si fuera un presidente “follonero” :-) :-) ¿verdad???

    **Una idea suelta: si la gente que en américa estaba hasta los coj****..las narices de un resfriado que les duraba ya 8 años…vale…lo entiendo…que hagan lo que sea para no volver a cogerlo..pero la pregunta: ¿la solución a ese constipado es cogernos todos, a nivel mundial, un super gripazo con 40 de fiebre y baja laboral incluida ??? Yo soy “padre comprensivo”, y lo comprendo todo..: Libres sois de cambiar estornudos x gripazo en “legítimo” sufragio…pero ¿a dónde os lleva esto? ¿a dónde nos lleva esto a todos? ¿se solucionan vuestros problemas con el botarate al mando? Apuesto a que no. Ni los de los inmigrantes..ni los del mundo… ni los de nadie…Tenemos la enfermedad peor aun que antes del “tratamiento”….A cualquier persona medianamente inteligente, esto le daría qué pensar.

  • #007
    rodrigo - 4 febrero 2017 - 21:45

    Con que China, el mayor tenedor de Bonos de deuda Norteamericana y financista del consumo desmedido de los norteamericanos, venda un 25% de esas tenencias o pase a reservas de oro o euros o lo que aún tenga valor el 30% de sus reservas, EE.UU no creo que pueda soportar a Trump y sus ideas cavernícolas. El problema en este caso es que si no es acompañado por el resto de los países del mundo en igual proporción lo sufriremos todos con una crisis sobre otra crisis en curso. EE.UU esta exportando desde hace años su crisis económica, su ineficiencia productiva y costes demenciales de una industria que por otro lado ya no existe (me refiero a la industria automotriz y similares). Y principalmente exporta sus problemas macroeconómicos (inflación, finaciamiento del déficit y desbalance en cuenta corriente por nombrar las más graves) no solucionados desde hace años. Principalmente desde que Nixon rompió el patrón oro/dólar y la moneda de reserva es el dólar, que como todos sabemos, esta respaldada solo por la frase de sus billetes: in god with trust. Trump y los Templarios de la nueva inquisición conservadora lo saben y seguro que preparan alguna guerra por ahí para estirar al menos cuatro añitos el vendaval.

    • Ingrid finegan - 11 febrero 2017 - 07:01

      En diciembre Japón se convirtió en el mayor tenedor de la deuda estadounidense.

  • #009
    Alfonso - 5 febrero 2017 - 09:41

    Yo os animo a pensar en que si os parece como a mi que vivimos una democracia de baja calidad(aqui, en USA y en general en occidente) porque votamos cada cuatro años pero luego los políticos hacen lo que quieren …

    … lo que si hacemos todos los días es consumir, y podemos tomar decisiones respecto a qué consumir y qué no. (aunque en algunos productos esté más limitado en general siempre hay variedad de oferta)

    El poder del votante actual es muy limitado, el poder del consumidor es mucho mayor!
    Ya que vivimos en una sociedad excesivamene consumista al menos aprovechemos sus propias armas para cambiarla.

    En internet tenemos casi siempre toda la información para saber a quien estamos apoyando con nuestro consumo.

  • #010
    Soraya Anaya - 5 febrero 2017 - 21:14

    Lo felicito por escribir sobre el tema, su punto de vista es muy importante, saludos.

  • #011
    Peter Sword - 6 febrero 2017 - 10:38

    Buenos días.

    Lo primero, decir que Trump no hubiera recibido jamás un voto mío en caso de haber nacido en USA.

    Una vez aclarado esto, debo decir que no entiendo del todo esta actitud activista de los americanos. Me explico: Trump está cumpliendo con lo prometido en las elecciones (por desgracia, será el primer presidente de la historia en cumplir con todo su programa), por tanto, lo único que está haciendo el nuevo presidente de los USA es convertir en acto lo que sus votantes (los cuales han ganado las elecciones, recordemos) desean. Es decir: se le ha elegido presidente para hacer eso, y no otras cosas.

    Creo que toda esa protesta en las calles hacia Trump debería re-enfocarse en un esfuerzo por hacer entender a sus vecinos (sí, esos que han votado a Trump) porqué ciertas políticas/decisiones son perjudiciales/incorrectas/inmorales/loquesea, en vez de hacer de esto un asunto político cuando, realmente, es un asunto social, ya que Trump no está ahí porque sí, sino porque mucha gente lo ha votado para que realizara políticas de este talante.

    Y, reitero, muestro mi más absoluta repulsa por Trump, pero el único culpable de ciertas políticas es el votante americano que lo ha elegido como presidente.

  • #012
    Ingrid finegan - 11 febrero 2017 - 07:06

    Recuerde que Trump sacó 62 millones de votos, Hillary 65 y los otros 7. Conclusión? la mayoría votó en contra de Donald y en sus filas hay muchos arrepentidos.

  • #013
    Xavier - 22 febrero 2017 - 22:44

    Me encantan los posts de Enrique sobre Trump, porqué no puedo estar más de acuerdo sobre ellos

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados