Promesas y realidades: los drones de Amazon

Amazon Prime Air - Private trial Dec 2016Cuando, en diciembre de 2013, Jeff Bezos sorprendió a los periodistas del 60 Minutes de CBS con el anuncio de que estaban trabajando en un proyecto para enviar a sus clientes los productos que adquiriesen mediante drones, y afirmó que estaría disponible en el plazo de cuatro o cinco años, muchos, empezando por los propios periodistas, se frotaron los ojos con absoluta incredulidad, y achacaron el anuncio simplemente a un intento de llamar la atención.

En aquel momento, los drones eran percibidos por la mayoría de los usuarios, un juguete caro para niños grandes, que se movía en un entorno de legalidad difusa y con evidentes peligros. La idea de utilizarlos de manera seria y consistente para la logística era vista como ciencia-ficción. Los modelos existentes entonces eran relativamente complejos y aparatosos, octocópteros, y eran manejados por un piloto desde una base.

Ayer, tan solo tres años después de aquella entrevista, Jeff Bezos anunció que su compañía ya está utilizando drones para el envío de algunos productos seleccionados a una serie de clientes en el área de Cambridge, en el Reino Unido, y publicó vídeos y fotografías de experiencias que prueban que aquella supuesta “idea loca” se ha convertido en una realidad tangible y, además, muy mejorada. De aquellos drones aparatosos de entonces pasamos a aparatos de diseño sensiblemente mejorado, completamente autónomos y capaces de detectar su entorno para evitar posibles colisiones o accidentes. Que las pruebas estén teniendo lugar en la idílica campiña inglesa no es simplemente una cuestión de buscar un entorno abierto y con escasos obstáculos, sino algo derivado del fuerte desafío planteado por la compañía a las autoridades norteamericanas, a las que en diciembre de 2014 amenazó afirmando que se llevaría el proyecto a algún país extranjero si no conseguían aprobar leyes menos restrictivas al uso comercial de los drones y acelerar los procesos de aprobación de los aparatos que la marca pretendía utilizar. Finalmente, ante la imposibilidad de lidiar de manera eficiente con la Federal Aviation Administration (FAA), la compañía optó por trasladar sus instalaciones de investigación a los alrededores de Londres en el Reino Unido, además de mantener las existentes en los Estados Unidos y de abrir otras en Austria e Israel. Toda una lección para legisladores: quien quiera que la tecnología, la investigación, los puestos de trabajo especializados y el valor se generen en su territorio, tendrá que adaptarse rápido.

En tan solo tres años, Amazon ha pasado de un anuncio que muchos juzgaron como estrambótico, a envíos reales, con aparatos reales y a clientes reales. La evolución de la tecnología sigue manteniendo la capacidad de sorprendernos, de hacer que pasemos de la incredulidad más absoluta a las pruebas tangibles en plazos sorprendentemente cortos. Aún hoy, cuando hablas de logística mediante drones en la mayoría de las audiencias, te encuentras con un marcado escepticismo, con simpáticos que hablan de chalados tirando piedras o incluso disparando a los drones como si eso fuese a ser algo habitual de todos los días, de supuestos robos de aparatos que obviamente no sirven para nada y están completamente geolocalizados, o de los supuestos terribles peligros que supone tener esos aparatos volando sobre nuestras cabezas (y eso que la mayoría no sabe aún que son autónomos). Y mientras, Amazon ha invertido en desarrollo, ha puesto su piloto en marcha, y lo ha convertido en un servicio viable, para el que podríamos encontrar unos cuantos casos de uso en los que estaríamos dispuestos a pagar porque un producto llegase a nuestra casa volando – literalmente – en menos de treinta minutos.

Lo mejor contra el escepticismo son los hechos. A muchos les seguirá costando imaginarse un futuro en el que aparatos de este tipo vuelen de manera habitual sobre nuestras cabezas llevando productos de un lado para otro, pero también muchos hace algunos años habrían asegurado que era completamente imposible circular a 310 km/h por una vía entre dos ciudades, o ir de un lado al otro del mundo volando en pocas horas. La diferencia es que antes el ciclo de desarrollo de estas tecnologías desde la idea a la viabilidad comercial era cuestión de varias décadas, y ahora, en estos tiempos exponenciales que vivimos, es cosa de muy pocos años.

Seguiremos escuchando objeciones absurdas durante unos cuantos años. Seguiremos viendo como algunos se quejan de manera lastimera porque tanta velocidad logística pone en peligro negocios ineficientes. Seguiremos presenciando como algunos intentan aplicar non-market strategies, solicitar al regulador que lo prohiba todo, por motivos peregrinos tras los cuales se esconden intentos de evitar lo inevitable, o agoreros que pretenden convencernos para que sigamos haciendo las cosas “como antes” porque “es mejor para nosotros”. A muchos, esto de la velocidad, el progreso y el cambio les provoca calambres y tirones cerebrales. Pero en tecnología, las cosas se mueven como se mueven, mejoran a velocidades inauditas, pasan de concepto a viabilidad en ciclos cada vez menores, y una vez inventadas, si suponen una ventaja real, son imposibles de “desinventar”.

En la campiña inglesa, los drones están empezando a ser una parte más del paisaje. Y en Seattle, un visionario capaz de elevar el valor de una compañía un 44,404% en menos de veinte años o de convertir un viejo periódico en rentable gracias a su actividad online, mira a sus críticos y se ríe con sonoras y características carcajadas

 

 

This article is also available in English in my Medium page, “Amazon’s drones: who’s laughing now?

 

46 comentarios

  • #001
    Miguel A. Ruano - 15 diciembre 2016 - 09:12

    Estoy completamente de acuerdo en que el envío aéreo por drones es más una realidad que una fantasía, pero no tanto en el envío personalizado -al menos de forma universal- de paquetes. Eso es más un deseo que una realidad cercana.

    Los drones tienen un GPS muy básico, incluso los de uso profesional con precios de 5 dígitos. Esto hace que les dé un error de varios metros -entorno a 5 o 10- del punto previsto de aterrizaje. Es un problema grave. Por ejemplo, en el ámbito profesional -fotogrametría- nunca se aterrizan en puentes o terrazas pequeñas, porque podría ir directamente al agua o caerse al vacío. Ese problema lo ha resuelto Amazon con unos QR gigantes como se ve en los videos.

    Otro problema: el retardo de la señal de GPS. Existen varias formas de calcular el retardo de esa señal, pero en el entorno urbano, hay que hacerlo normalmente en cada punto que se quiere situar por la “sombra” de los edificios a las señales. Por lo que el margen de error de aterrizaje puede ser mayor. Las pruebas en la campiña inglesa de Amazon, no creo que sea sólo por las limitaciones normativas de EE.UU, sino por un problema mayor de aspecto tecnológico.

    Por último hay otro problema grave: las interferencias. Sé de varios drones que han salido volando sin control, no en ciudades, sino en el campo por una línea eléctrica de alta tensión cercana -un dron cogió máxima velocidad en línea recta y fue imposible seguirlo, desconociéndose el punto de caída no habiendo sido posible localizarlo-. Y no son drones domésticos, sino de ámbito profesional -fotogrametría-.

    Y una cosa que no especifica Amazon es la distancia de reparto: cuanto más peso, menos autonomía. Y un dron con una Réflex Canon, tiene una autonomía de 15 min en los mejores casos. Por el tamaño del cuerpo de los drones de Amazon, no creo que haya baterías de mucha más capacidad, lo que limita el reparto a zonas cercanas del punto de distribución.

    Así que el reto tecnológico aún es grande y no creo en el reparto personalizado cercano, quizás sí en zonas rurales o puntos concretos (hospitales, zonas industriales, puntos de reparto…-, pero no en viviendas particulares.

    • Enrique Dans - 15 diciembre 2016 - 09:19

      Ya, y el primer iPhone era 2.5G, y el primer tren podías adelantarlo corriendo… Las limitaciones que citas son las que existen hoy. Si fuesen permanentes o insolubles, o peor, si pensásemos que lo son, no habríamos llegado a donde hemos llegado. Hoy son limitaciones, mañana dejan de serlo.

      • menestro - 15 diciembre 2016 - 12:32

        Enrique, todo no se soluciona con un salto de fe, en un supuesto milagro tecnológico que impulse una tecnología de forma exponencial.

        Ni creo que Amazon se plantee mantener un tráfico de drones elevado sobre una ciudad plagada de cables y obstáculos, cuando ese mismo tráfico está restringido a mayor altitud por un riesgo evidente y su correspondiente seguro.

        Igual que el prototipo de Google de coche autónomo (o el de Apple), son pruebas de concepto, una demostración de voluntad y de musculo innovador.

        Muchas veces, la solución no es tan obvia como poner paquetes en drones, y dejar que se obre el milagro de ‘la primera solución es la mejor’.

        Antes de los Smartphones o la tablets, hubo un largo recorrido con cosas como las PDA o el propio Newton de Apple. Y del primer tren, a la actualidad , se han dejado atrás un montón de propuestas.

        Y sin dudar de la voluntad de Amazon de ofrecer servicios punteros, no es probable que veamos esa entrega aérea en un entorno urbano, y se limite a una distribución de última milla en entornos rurales.

        La innovación consiste precisamente, en solucionar problemas de forma diferente, no en seguir una línea de acontecimientos previsible.

        • Carlos Alvarez - 15 diciembre 2016 - 12:43

          ¿y qué tal un modelo mixto con un vehículo autónomo para llegar cerca de los domicilios, y usar los drones únicamente en los últimos metros para subirlo a tu terraza?
          A veces es difícil visualizar cómo será la adopción masiva de una nueva tecnología, pero yo no veo que estemos tan lejos…

      • Jos - 16 diciembre 2016 - 10:40

        Hay que tomar este vídeo como lo que es: Un vídeo publicitario.
        En el video se observa un dron multirotor, que hace un envio en el campo en un área muy despejada, el vuelo es muy corto y el peso del paquete muy bajo. Realmente no han resuelto ninguno de los problemas técnicos existentes con los drones de reparto. Es un vídeo que podría haber publicado cualquier investigador o universidad que trabaje en temas de percepción y control de drones.

        Los verdaderos problemas técnicos son la distancia, la velocidad y el peso del paquete, algo que no se va a poder resolver con multirotor y que tanto Google, como Amazon (en los videos que no usa para publicidad) están tratando de resolver con drones de ala fija. El problema con los drones de ala fija es que el control es mucho más complicado, sobre todo el aterrizaje, despegue y entrega. Hay proyectos de drones convertibles que pueden cambiar la posición de las alas y alternar de un tipo a otro, tanto Google como Amazon están trabajando en ello.

        No me cabe duda de que va a ser una realidad dentro de muy poco, pero no va a ser con un dron como el del video, este video es completamente publicitario, es exactamente igual que el de diciembre de 2013 no supone ninguna noticia.

        Seguramente en 2017 tengamos más noticias de estos proyectos y quedará claro que este video era solo para mantener expectante a la gente o para cualquier intención, pero desde luego no para mostrar el estado actual de su proyecto.

        • Enrique Dans - 16 diciembre 2016 - 10:47

          No. El vídeo es real, y los clientes que están encargando productos y pagándolos, también. No es publicidad, publicidad era el primero, este ya no. El catálogo de productos está limitado a unos pocos que cumplen unos requisitos de peso y medidas, pero eso es todo. El dron funciona y está repartiendo ya en condiciones reales en una zona determinada. Y cuando pasas de la fase pre-cliente y pre-revenue a la fase post-cliente y post-revenue, aunque sea de manera limitada… poca broma!

          • Jos - 16 diciembre 2016 - 13:28

            No digo que no sea real en el sentido de que el video sean efectos especiales, digo que no es real en el sentido de que ese no es el dron con el que está trabajando amazon actualmente y que ese no es el dron con que el algún día se lanzará el servicio y que ese tipo de dron simplemente nunca se podrá usar en reparto por todo tipo de limitaciones físicas.

            En el propio enlace que citas dicen que el envió fue a 2 millas y que están trabajando con *2* clientes y con supervisión humana. Lo que han mostrado no escala en ningún sentido, está limitado en distancia y está limitado en el número de envíos simultáneos por la supervisión humana.

            Me consta que están trabajando desde hace tiempo en drones de ala fija y convertibles, sacar este video con un multirotor no sirve para demostrar la tecnología actual, ese envió lo podrían haber hecho en 2013.

            Tendrían una orden de Bezos de hacer una prueba pública antes de que acabe 2016 y como el dron de ala fija no está listo, han cogido y han hecho una prueba con un drone multirotor de hace unos años, a 2 millas y con supervisión humana, algo que está al alcance de casi cualquiera que quiera gastarse unos miles de euros en hardware.

            A efectos prácticos es simplemente PR, osea publicidad.

      • Miguel A. Ruano - 21 diciembre 2016 - 07:20

        No entiendas mi comentario como excepticismo. Veo muchas posibilidades en el reparto con drones, pero no hay que confundir el fin con el medio. Es un error en los que muchos comentarios que he leído, caen.

        El reparto con drones en zonas urbanas tendría muchos problemas, no sólo tecnológicos. Me estoy imaginando, por ejemplo, una nube de drones en cualquier torre de oficinas de una gran ciudad a primera hora de la mañana, con los problemas de logística -aterrizaje, sincronización, etc., que eso supone.-. Y aunque todo eso se solucionase, hay otro factor importante a tener en cuenta: impacto con aves. Habría que asumir que se perderían varios cargamentos diariamente por ese motivo, además del riesgo de impacto sobre personas en una ciudad (ya existen sistemas de paracaídas de emergencia, pero en la practica no se usan por el problema peso-autonomía).

        El dron no es el fin. Es el medio. Lo que se busca es una distribución inmediata, por eso decía de que el dron es útil para zonas rurales, hospitales, zonas industriales o puntos de reparto. En una gran ciudad, el tramo final se puede hacer de otras formas: sistemas autónomos de coches o robots.

        Por ejemplo, si yo fuese un gestor público, usaría las redes de transporte público para permitir esa distribución rentabilizando a su vez el transporte público: ¿por que no crear estaciones/apartados de metro específicos de carga/descarga y meter vagones autónomos entre trenes de personas?.

        En definitiva, veo más viable por economía y eficacia una combinación de sistemas autónomos de reparto que confiar en los drones como “el sistema de reparto”.

    • JB - 15 diciembre 2016 - 10:03

      El problema grave de la precisión del GPS ya está solucionado con Galileo…

      • Toni Castro - 21 diciembre 2016 - 13:21

        Para Galileo aún queda, y el GPS actual no es el sistema que nos contaban hace 20 años…

    • Toni Castro - 21 diciembre 2016 - 13:20

      Creo que hay que repasar en qué punto nos encontramos actualmente en los sistemas de navegación por satélite. Estos errores del posicionamiento GPS que mencionas asociados a la calidad de los receptores están superados hace tiempo. Existen a día de hoy receptores capaces de gestionar la propagación multicamino de forma eficiente, y además, extrayendo valor añadido de la diversidad que significa; y por último, no creas que sólo se navega con GPS…
      Me sorprende que tengas estas experiencias en drones de uso profesional, y alguno de los fallos que comentas, creo que están asociados a un software de navegación que quizás era demasiado simple.
      Estoy de acuerdo, esto sí, que mayor precisión, requiere mayor inversion.

  • #012
    Nick - 15 diciembre 2016 - 10:20

    En cuanto al robo de aparatos, estará geolocalizada la electrónica de posicionamiento como es lógico, pero el chasis, las baterías, los motores y hélices y la electrónica de control de potencia no pueden estarlo, por definición.

    Así que si cazo un dron se esos, me costará entre 50 y 100€ hacerme un dron guapo para grabar a la vecina en la terraza :-)

    Vamos a tardar poco en ver un mercado negro de componentes de dron. Cazar drones cuando nadie te ve es un pasatiempo muy divertido.

    Al tiempo.

    • Ignacio - 15 diciembre 2016 - 10:36

      Por si no quieres esperar a los drones, una farola de alumbrado público cuesta del orden de 15.000€, y llevan ahi decadas sin que nadie se haya percatado del dinero facil que suponen.

      Las papeleras de los parques: 100€… Una ganga, te caben en el coche para transportarlas y quedaran de lujo en tu jardin.

      Y si somos mas liberales y nos gusta el mercado privado… Quitarle las ruedas a un coche aparcado en la calle es un buen pellizco. No se como es posible que la gente aparque el coche en la calle sin miedo a quedarse sin ruedas, limpiaparabrisas y espejos retrovisores…. TODOS UNOS INSENSATOS!

      • Nick - 15 diciembre 2016 - 11:01

        Efectivamente, en mi barrio se roban las papeleras cada de vez en cuando. Supongo que para venderlas como chatarra.
        Robarse una farola requiere de mucha infraestructura (camión, sierra) y tiempo. y hace ruido. Y te pueden ver.
        Una rueda de coche, igual: ocupa mucho, vale poco y tiene un mercado reducido (¿conoce vd. a alguien que compre ruedas de segunda mano?)

        En medio del campo, nadie te ve. Y lo que obtienes vale mucho y ocupa poco.
        Ya se ve que vd., señor Ignacio, tiene poca experiencia en asuntos marginales…

  • #015
    Nick - 15 diciembre 2016 - 10:55

    He estado mirando el video con detenimiento. Casi dan pena esas pobres mulas voladoras. Para el que no haya visto aún un drone de carreras, esa burra con 4 hélices puede parecerle algo avanzado, pero francamente, es un caramelo demasiado goloso para no atacarlo. Un par de drones de carreras lo pueden interceptar en segundos.

    Como no hagan las entregas por la noche, veo difícil que se libren de los cazadores de componentes. Esas baterías que llevan son muy golosas, y vendibles en minutos.

    • Krigan - 15 diciembre 2016 - 17:57

      Las cárceles están llenas de tipos que se pensaron que no les iban a coger.

      • Nick - 15 diciembre 2016 - 21:11

        No me imagino cuantas veces te tendrían que pillar para pasar una noche en la cárcel

        • Krigan - 15 diciembre 2016 - 21:30

          Una sola. Si derribas el dron no es un hurto, es un robo (has empleado fuerza). Da lo mismo si lo que robaste es una gallina que no vale ni 5 euros.

          • Asier - 15 diciembre 2016 - 23:38

            Ahora también juez.

            Plas plas plas.

          • Krigan - 16 diciembre 2016 - 00:33

            Asier:

            Primero infórmate antes de abrir la bocaza. Consulta a cualquier licenciado en Derecho que conozcas. Y cuando te diga exactamente lo mismo que he dicho yo, te miras en un espejo, y aplaudes.

  • #021
    marcelo - 15 diciembre 2016 - 11:41

    una preguntilla: estas máquinas qué tal funcionan en condiciones de lluvia y viento?(algo rarísimo en Inglaterra, pero nunca se sabe). Porque si vas prometiendo entregas en dos horas y afuera está cayendo el diluvo universal que impide a tus maquinitas hacer su trabajo, tienes un problema gordo.

    Otro aspecto que no me acaba de convencer de este bucólico video es que el dron en ningún momento entrega el paquete a su destinatario, lo deja caer en el suelo y se larga… no llama a la puerta, no identifica al cliente, no pida la firma… y eso en el maravilloso Cambridge, en una ciudad normal y corriente donde la gente vive en pisos no podría ni dejar caer el paquete.

    Y por último, está el problema de los árboles: en mi calle, por ejemplo, estos drones no podrían hacer nada, está totalmente cubierta por las ramas de los árboles, impidiendo el vuelo libre. Cómo lo harían? Buscando agujeros por donde colarse? Volando a ras de suelo?

  • #022
    Esteban - 15 diciembre 2016 - 11:47

    En 2013 el anuncio de Jeff Brezzos era considerado “un simple stunt publicitario”. En aquél entonces la noticia era tan novedosa que era arriesgado tomarla en serio. No sé si los hechos ya demuestran que estas cosas se van a llevar a la práctica definitivamente. Aún está por ver porque muchas cosas no dependen de ellos, pero quizás hemos aprendido que éstas grandes empresas tecnológicas se toman en serio los retos que asumen.

    Lo que dudo es que las empresas no tecnológicas, las clásicas, sean capaces de ponerse a su altura. Ni bancos, ni empresas automovilísticas. Esas empresas de siempre sí que tienen que demostrar que aún pueden salvarse.

  • #023
    Gorki - 15 diciembre 2016 - 13:02

    Estoy seguro que el reparto con drones será una realidad, si no hoy, mañana y que todos los problemas que se planteen son solucionables, Si la autonomía de la batería no es suficiente, no serán eléctricos sino de gasolina y si el GPS no da la suficiente precisión el aterrizaje, se podrá dirigir a distancia el aterrizaje mediante la cámara que llevan. Vamos que no hay problema, al que no se le encuentre solución.

    Sin embargo, siendo maravillosos para algunos usos, por ejemplo llevar alimentos y medicinas en caso de emergencias, o a sitios de difícil acceso terrestre, no creo que sean la solución habitual al reparto. Por ello,, creo que Bezos podría dedicar cierto dinero, a mejorar la logítica tradicional, que es la que hoy suponen el 99% de sus casos.

    Acabo de comprar a Amazon una vajilla y me han fraccionado el envío 5 entregas. han sido bastante seguidas y dentro de unos plazos indicados desde el primer momento, por tanto no me quejo

    Ahora bien, ¿Que ventaja tiene para que 6 platos de postre, pero no el resto de la vajilla lleguen en 24 horas? ¿Han calculado las molestias de tener atento al cliente ala llegada del repartidor durante 5 dias diferentes, cuando el cliente estaria confornme y preferiria recibir la fajilla completa y de una sola vez el último día?

    Por suerte, en mi casa aun hay un portero físico y no automático, por lo que en la práctica es él el que recibe los envíos de Amazon de todos los vecinos. Sin embargo, en muchos casos es la tercera edad (y me consta por experiencia) los que en unos casos van a hacer guardia toda una mañana a casa de nuestros hijos su hijo, para estar cuando llegue el repartidor de Amazon y en otros, somos los destinatarios de los envíos de Amzon, para posteriormente, una vez reagrupados todos los envíos, hacerlos llegar a sus auténticos destinatarios.

    ¿No merece este problema un estudio? — Porque no es sencillo, en el envio de alimentos, tiene sentido que te envíen parte del envío hoy (las judias y la mantequilla), mañana ortra parte 8el aceite y los burritos) y el resto en otro envío ( papel higienico y CocaColas), a medido que llegan a su almacen de reparto, pero en otros productos no es asi y conviene llevarlo cuanto antes pero todo junto. De nada te vale que te envíen las puertas y cajones de los muebles de cocina, si no te llegan el resto de los elementos.

    La rapidez en la entrega simplemente, sin tener en cuenta lo que entregas, es algo bastante tonto, que encarece los anvíos y no beneficia a nadie salvo a los courrier.

    • Krigan - 15 diciembre 2016 - 21:34

      Me suena que había una casilla que si la marcabas todos los productos de un pedido te los entregan al mismo tiempo, al ritmo del más “lento”.

    • Dedo en la llaga - 20 diciembre 2016 - 17:42

      Que no, que no, que te equivocas, ¡¡¡el ruido, el ruido!!! (Eso sí que no lo van a poder solucionar a no ser que quieran infringir algunas leyes de la física…). Y ese ruido es IM-SO-POR-TA-BLE.

  • #026
    Entsoi - 15 diciembre 2016 - 13:14

    ” A muchos les seguirá costando imaginarse un futuro en el que aparatos de este tipo vuelen de manera habitual sobre nuestras cabezas ” …¿Zepelines?
    La tecnología y sus avances no justifican todo.

    • Xaquín - 15 diciembre 2016 - 19:50

      No sabía si intervenir, pero me gustaria decir que el titular solo habla de “promesas que son realidad”, pero no ofrece el “oro del moro” ni la “plata sudamericana”… con perdón de los “sufridores de tópicos”!

      No soy fan de la tecnología, pero llevo años por este patio y por lo de ahora encuentro muy pocas (más bien ninguna) exageraciones/pseudojustificaciones en las entradas…

  • #028
    Carlos Quintero - 15 diciembre 2016 - 13:51

    Mi padre es uno de esos “negacionistas” que no quiere ni ver la conducción autónoma, no usa tabletas ni móviles inteligentes y vive en una parcela en un pueblo de 500 habitantes (sin apenas tiendas) a 22 Km de una ciudad de 70.000. Pero usa PC y ADSL, y compra por internet… el otro día me contó que cuando le tiene que llevar un paquete el transportista, le llama primero para ver “si va a ir por la ciudad” (para ahorrarse el viaje con el paquete y la vuelta). Tanto el transportista como mi padre estarían encantados de usar un dron pilotado por el primero que aterrizara en el jardín del segundo. Y como anécdota, en esos 22 Km de trayecto por encima de bosques se estrelló hace pocos días una avioneta, donde murieron 3 personas y fue una breve reseña en los periódicos.

    Creo que la mejor forma de acabar con ese “negacionismo” sería que las autoridades (nacionales, autónomas, comarcales, etc.) empezaran a permitir experiencias piloto. Entre un piloto y una adopción masiva hay mucho trecho, y si la gente puede empezar a verlo con sus propios ojos, ya no es un vídeo en YouTube de algo que han hecho en otro país.

  • #029
    Feder - 15 diciembre 2016 - 15:40

    Mi profesor de innovación, aqui dicen que es malo, nos enseño como caso de negocio el clásico “Toyota way” y como se desarrolla valor mejorando la calidad de lo que tienes en tus sistemas de producción.

    Parece que Bezos ha olvidado hacer un pareto, escoger cual es su prioridad, y mejorar el sistema logístico que supone el 99% de sus casos.

    ¿ De verdad el CONEJO GORDO de la logística lo soluciona un dron? ¿ o es otra forma de hacerse publicidad?

  • #030
    Carlos Quintero - 15 diciembre 2016 - 17:17

    El recientemente fallecido Andy Grove (exCEO de Intel) publicó un libro en 1996 con el título “Solo los paranoides sobreviven” (“Only Paranoids Survive”) en el que habla de las fuerzas 10X, aplicadas a innovaciones tecnológicas. Como ejemplo, en aquel año, las empresas como Intel estaban preguntándose si Internet era una moda o llegaría a convertirse en algo que cambiaría el mundo. Por entonces era lenta, los contenidos no eran profesionales, ocupaba la línea telefónica, etc. A Andy le gustaba preguntarse cómo sería aquello si fuera 10 veces mejor, y en especial a no caer en la trampa de la primera versión (“¿alguien recuerda cómo era la primera versión de un ordenador personal?¿De Windows?”).

    Varias de las cosas que estamos conociendo hoy en día (conducción autónoma, drones, machine learning, asistentes personales (Siri, Cortana y compañía), tiendas sin cajeros, pedidos en 2h, etc.) no llegan ni a ser versión 1.0 en muchos casos, y nos estamos dedicando a poner pegas: que si los drones no pueden volar con lluvia o viento (¿el primer coche podía circular de noche?¿Y con nieve?), que si no se posicionan con precisión (el GPS estuvo limitado a propósito al principio en precisión a 10m para uso civil), que si se van a caer sobre nuestras cabezas (¿alguien imaginaba al principio arriesgar la vida en cada trayecto de coche a 120km/h?), que si los van a abatir para robarles las piezas (desde que existe la propiedad privada existen los amigos de lo ajeno y hasta empresas de seguridad), que si los coches autónomos no van a circular bien en las rotondas (como si los humanos lo hiciéramos mejor), o no van a manejar los imprevistos (ídem), etc.

    Creo que, para variar, podríamos hacer el ejercicio de imaginar estas tecnologías 10 veces mejores que lo que son hoy en día, en un plazo de muy pocos años (a Intel y a otras empresas ya se les despejó la duda sobre Internet antes del año 2000). E imaginar cómo pueden llegar a transformar nuestras ciudades y nuestras vidas. (¿Nadie imagina corredores aéreos para drones dentro de las ciudades donde ahora hay multitud de calles para coches privados? ¿Ni más gente yéndose a vivir a ciudades más pequeñas donde habrá comodidades hasta ahora solo disponibles en grandes ciudades?)

    ¿Van a acabar estas tecnologías con lo que conocemos? Seguramente no, al menos inicialmente, serán complementarias. Ni Internet ha acabado (aún) con la TV, la radio, los cines, las tiendas físicas o los periódicos en papel, etc., pero descartar todo esto porque hoy no nos cuadra con lo que conocemos me parece ingenuo.

    • Nick - 15 diciembre 2016 - 21:23

      Siempre me han apasionado los juguetes que vuelan. Me hice aeromodelista el día que vi un avioncito eléctrico, hace 12 años, porque el ruido y el olor del queroseno me parecían insufribles.
      En 12 años, la progresión ha sido notable, pero en absoluto disruptiva. 12 años no es poco tiempo.
      Más potencia, mayor tamaño, poco tiempo, poca distancia; ese ha sido el camino hasta ahora. En otros 10 años llegarán por los pelos a esos 22km de distancia, con paquetes que pesen poco…

      • Carlos Quintero - 15 diciembre 2016 - 23:01

        Es posible que en esos 12 años la determinación de los fabricantes de aparatos de aeromodelismo para mejorarlos no haya sido suficiente.

        El Sputnik 1 soviético provocó sentimientos de terror al pueblo estadounidense en 1957 y 12 años más tarde (menos en realidad), con la tecnología con la que partían y la que desarrollaron, pusieron a dos hombres en la luna y los trajeron de vuelta…hazaña que se me antoja de una dificultad suprema.

        La evolución de los drones a partir de ahora (en el campo civil, el militar tiene su propia agenda…) dependerá en buena parte de la determinación de Amazon (obviamente analizando estado de la tecnología, costes, beneficios, etc.) para que la compra por internet sea tan rápida (o más) como la compra física, y de lo que le deje hacer la legislación. Y mientras los demás competidores de Amazon ahora empiezan a ofrecer entrega en 2h, Amazon anuncia pilotos de entregas con drones en 30 min en determinadas zonas.

  • #033
    Krigan - 15 diciembre 2016 - 21:26

    Entrega en 2-3 días, entrega en un día, entrega en el mismo día, entrega en 2 horas o incluso en una (ya disponible en Madrid y Barcelona)… y ahora con los drones, entrega en 30 minutos. ¿De verdad alguien duda de que lo vayan a hacer? Pero si el objetivo último de Amazon es que pulses un botón (o le digas algo a Alexa) y al minuto siguiente ya tengas tu pedido.

    La gran desventaja del comercio electrónico frente a la tienda física es que el pedido tarda en llegar, se pierde la gratificación instantánea de tener el producto justo después de haberlo comprado. Pero Amazon está consiguiendo que tardes menos en tenerlo si se lo compras a ellos que si bajas a la tienda a comprarlo. Y no digamos ya si la tienda queda lejos de tu casa.

    Como proeza tecnológica, la gente se fija mucho en el aparatito volador. Pero hay que fijarse también en el almacén. Cumplir con un plazo de entrega tan breve, a elegir entre (literalmente) miles de productos implica una rapidez de procesamiento del pedido en el almacén que es digna de admiración, más aún si tenemos en cuenta que un mismo pedido puede tener más de un producto.

    Con Amazon Fresh (llamado en España Supermercado de Amazon, en fase beta), Amazon busca hacerse con el tipo de compra que hacemos con más frecuencia, lo que le permitirá extender mucho más su red de almacenes, acercarlos mucho más a los consumidores. Si uno de esos almacenes acaba estando donde ahora tengo el Mercadona, ni dron ni leches, puedo tener un pedido de uno o dos productos en un cuarto de hora, por transporte terrestre, y sin el límite de peso de 5 libras del dron.

    Es un error verlo como el dron vs. el transporte terrestre. Todo forma parte de la misma estrategia encaminada a conseguir que el plazo de entrega sea de cero minutos.

    Entretanto, Mercadona y El Corte Inglés (y Telepizza) mirando a las nubes, creyéndose que todo consiste en poner una página web.

    • Gorki - 15 diciembre 2016 - 23:03

      Desde que hice el pedidoAmazon ha tardado UNA SEMANA y cinco viajes en trareme una vajilla.
      El pedido anterior que fue de tres objetos diferentes tardo UNA SEMANA en suministrarme los tres objetos en 3 envios diferentes.

      Usarán drones, pero los plazo de envío son claramente perores que los del el Corte Inglés.

      Ayer hice la compra en Plaza, (nueva marca de la cadena DIA) a las 10 de la mañana, como pensaba seguir paseando, dije pueden retrasarme la entrega, y me dijeron para que hora la quiere, y dije, después de las 11, y me dijeron, “de acuerdo, en vez de en el próximo reparto, lo dejamos para el siguiente”.

      Me temo que aun le falta mucho a Amazon para alcanzar a los supermercados. Amazon tiene buena logística, pero fatal distribución, una parte sustancial de la mercancía la suministran desde USA. Los supermercados tiene mediana logística, modestas furgonetas, pero una distribución asombrosamente buena, la mercancía está distribuida por todos los barrios, solo tienen que acercártela a tu casa situada a un kilómetro. .

      • Krigan - 16 diciembre 2016 - 01:16

        Yo he comprado un buen número de productos en Amazon, y son siempre muy cumplidores de los plazos establecidos para cada cosa, los cuales vienen especificados en la página de cada producto.

        ¿Miraste cuál era el plazo establecido para la entrega de esos productos antes de comprarlos?

        • Gorki - 16 diciembre 2016 - 08:57

          Esa es la diferencia que en Plaza, no hay que fijarse en esos detalles solo con fijarse en el precio de lo que compras, basta y a pesar de todo, tardan muy poco en entregarlo y lo entregan todo junto,

          Te ha pasado que en El Corte Inglés, te envien la chaqueta de un traje un día y el pantalón otro. Pues en Anazon me enviaron los platos de postre un dia y los llanos otros, ¿A ti te parece lógico?

          • Krigan - 16 diciembre 2016 - 09:45

            Señalaste que Plaza son unos supermercados de la cadena DIA. ¿Allí venden vajillas? ¿Y galletas de jarabe de arce? (típicas de Canadá, riquísimas). Como quieras comprar una de estas cosas, en Plaza no vas a poder, pero en Amazon sí. Eso sí, las galletas esas te llegarán a casa entre el 30 de diciembre y el 10 de enero. Sí, 2 semanas mínimo.

            Vives en Madrid, ¿no? Tienes a tu disposición miles de productos compatibles con Amazon Now, entrega gratis en 2 horas si eres usuario Premium. Apuesto a que los productos disponibles para Amazon Now son muchos más que los disponibles para el supermercado Plaza donde compras.

            Hay una vajilla en Amazon disponible para entrega en un día. Es decir, entrega en un día para mí, que vivo en Valencia. Para ti el plazo posiblemente sea menor, tal vez incluso solo 2 horas. Pero supongo que querías otro modelo de vajilla, que te moló más pero que el plazo era de una semana.

          • Fer - 16 diciembre 2016 - 13:26

            ¿Sabes que Amazon Prime Now vende los productos de Plaza?

          • Gorki - 16 diciembre 2016 - 13:39

            Krigan no te quieres enterar que de lo que me quejo es que es absurdo que te entreguen una vajilla en cinco entregas, no que tarden una semana en entregarla.

            Es absurdo que para un pedido de cinco tres objetos te hagan tres entregas. Eso no lo hace nadie que sirva a domicilio aparte de ellos.

          • Krigan - 16 diciembre 2016 - 14:52

            Gorki:

            Lo que pusiste en mayúsculas, 2 veces, fue UNA SEMANA.

          • Gorki - 16 diciembre 2016 - 19:29

            Krigan arriba, al inicio pongo :

            Acabo de comprar a Amazon una vajilla y me han fraccionado el envío 5 entregas. han sido bastante seguidas y dentro de unos plazos indicados desde el primer momento, por tanto no me quejo del todo

            No me he quejado del plazo de entrega UNA SEMANA sino de las 5 entregas para una única vajilla.

            Por supuesto, si a ti te parece que servir una vajilla en 5 entregas es normal, pues perfecto nada que discutir, pero admite que a mi se me haga raro porque no estoy habituado a recibir envios fraccionados de otros vendedores.

            Pero ya que te pones así, te diré que UNA SEMANA me parece un plazo de entraga excesivo. El Corte Inglés sirve vajillas a domicilio en bastante menos tiempo, y en un solo envío.

            Sin embargo, en este caso no me importa el plazo, pues es para un regalo de Navidad y por ello lo he hecho con tiempo más que suficiente.

      • Feder - 16 diciembre 2016 - 11:47

        Mi experiencia online en black friday. El martes en casa.

        Precio:

        ECI = X
        Amazon = X * 1.5

  • #043
    Felix - 15 diciembre 2016 - 22:48

    Me ha resultado ligeramente sorprendente que lectores habituales de este blog se entretengan en buscar problemas, supongo que con impresión de ser los únicos con tales ideas.

    Por otro lado, la innovación que se plantea en este artículo, sea exactamente así o de otro modo, me parece que tiene capacidad de modificar sustancialmente la forma de vida de muchas personas.

  • #044
    Alfonso - 17 diciembre 2016 - 09:19

    Esta prueba de concepto la podían haber hecho con la tecnología disponible en 2013 y lo que demuestra es lo poco que han avanzado.

    ‘Vaporware’ para mantener presencia en los medios… que por lo que se ve, cumple su objetivo

    Lo que no quita que se llegará el reparto autónomo en su momento cuando de verdad haya una propuesta escalable.

  • #045
    Dedo en la llaga - 20 diciembre 2016 - 17:08

    Eso no va ir a ninguna parte, sobre todo en las ciudades. Y voy a ser el primero en ponerme a la cabeza de la manifestación cuando todo el mundo se dé cuenta del ELEVADÍSIMO ruido que emiten: O sea, si ya de por sí las ciudades son ruidosas a más no poder y meter, ya sólo nos faltaba esta idiotez donde las haya para taladrarnos más los oídos.

    Y, estando en el campo, si yo viviese allí, y me tuviese que comer el apestoso ruido de varios cada día pasando por encima de mi cabeza, iba a hacer muy buen uso de una buena escopeta, y no de feria precisamente. En fin…

  • #046
    Perezpalma Abogados Malaga - 22 diciembre 2016 - 18:53

    En cuanto se regularice el tema legal del “espacio aéreo”, es difícil que los drones antes o después no invadan nuestros cielos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados