La importancia de la capacidad de ejecución

IMAGE: Raywoo - 123RFMi columna de esta semana en El Español se titula “Evan Spiegel y la capacidad de ejecución“, y habla, al hilo del anuncio de la salida a bolsa de Snapchat con una valoración de entre 20,000 y 25,000 millones en torno al próximo mes de marzo, de lo importante que es ser capaz de pasar de la fase de idea a la de ejecución, a la puesta en marcha de esas ideas de manera satisfactoria.

El cofundador de Snapchat, Evan Spiegel me parece en ese sentido un directivo de enorme brillantez. La idea original detrás de Snapchat, la mensajería efímera que se autodestruye a los pocos segundos, es un concepto que no resulta especialmente abrumador, no es una de esas ideas que te generan esa sensación de “ojalá se me hubiera ocurrido a mí”, sino que es simplemente un detalle mínimo sobre una función, la mensajería instantánea, que llevaba como tal una enorme cantidad de iteraciones por parte de infinidad de empresas de todo tipo y condición. Spiegel y sus confundadores, Bobby Murphy y Reggie Brown (que abandonó el equipo rápidamente) parecían estar obsesionados con la idea: Snapchat, bautizada originalmente como Picaboo, era nada menos que el trigésimo primer intento de lanzar un servicio similar.

Tras treinta pruebas y definiciones de su idea, pusieron en marcha algo que logró tracción entre un segmento demográfico de la sociedad tan complejo como los adolescentes, especialmente dado a procesos de adopción rápidos, casi aleatorios y caprichosos, con tendencia a pasar de moda rápidamente. Sin embargo, llevado por esa capacidad de ejecución que les permitió priorizar bien las diferentes funcionalidades, fue capaz de crecer consistentemente hasta el punto de aparecer en el radar del gigante Facebook como una amenaza que podía robarle popularidad en ese segmento. La oferta de adquisición de Facebook por tres mil millones de dólares y el hecho de que fuese rechazada sin pestañear elevó al jovencísimo Spiegel a la categoría de mito, aunque muy posiblemente, la decisión no fuese enteramente suya, sino en gran medida de unos inversores que veían un potencial todavía mayor en la compañía y una determinación en su fundador adecuada como para ejecutarlo.

Lo que en su momento parecía una decisión arrogante y alocada, decir que no a tres mil millones de dólares y a la integración en una compañía que no solo sabe comprar, sino que potencia enormemente los proyectos que incorpora y mantiene fieles a sus fundadores, se ve, desde la perspectiva del tiempo, como una genialidad. En el momento de la oferta, la compañía no tenía ingresos ni modelo de negocio conocido. En poco tiempo, se dotó de un modelo de publicidad expuesto de manera tan clara que suelo utilizarlo en todos mis cursos y que le genera sustanciosos ingresos, de un producto que acerca la lectura – y la socialización – de noticias a un público que originalmente parecía esquivo a ellas, de un medio de pago diseñado para jóvenes, de un repositorio personal de recuerdos y hasta de una empresa de hardware que fabrica unas gafas con función de videocámara. Cada vez que en el blog corporativo, que refleja en tan solo siete páginas toda esa ruta de ejecución brillante que ha seguido la compañía, te encuentras una entrada titulada “Introducing…” te das cuenta de que esa puntada no está dada sin hilo, no responde a un capricho sino a una cuidada hoja de ruta, y ha sido evaluada por personas que no solo conocen bien a su usuario, sino que entienden perfectamente la relación que mantienen con ellos. Snapchat ha conseguido poner en valor para los anunciantes a un segmento de trato especialmente complicado, ha entendido sus tendencias y sentimientos, y lo ha convertido en fantásticamente rentable. Y todo ello con una idea no especialmente brillante, sino gracias a una fantástica capacidad de ejecución. Y todo ello, pasándoselo además fantásticamente bien: Evan Spiegel no es el típico fundador geek que vive detrás de una pantalla: es rico desde la cuna, tuvo una juventud juerguista y polémica, disfruta de una vida social hiperactiva y amante de la fiesta como pocos, con fama de relacionarse con mujeres guapísimas, actualmente comprometido con la supermodelo australiana Miranda Kerr, y con un patrimonio personal procedente de sus aventuras con Snapchat estimado en unos 2,100 millones de dólares.

¿La prueba de que la idea no era, en realidad, para tanto? Que Facebook haya intentado copiarla en infinidad de ocasiones, y haya fracasado en prácticamente todas ellas, salvo por la cierta tracción que ha obtenido con Instagram Stories gracias a apoyarse en un fenómeno ya consolidado.

La historia de Snapchat me resulta atractiva por dos razones fundamentales: primero, porque en el mundo del emprendimiento tecnológico se suele tender a sobrevalorar las ideas y minusvalorar la capacidad de ejecución. Abundan las historias de fundadores que fueron brillantes a la hora de definir la idea, pero que después terminaron fallando en su ejecución y poniendo a un directivo profesional y con más experiencia al frente. Y segundo, por ese mismo componente: lo normal es buscar capacidad de ejecución en directivos con edad y experiencia, no esperar que la posean personas a las que aún les quedan algunos años para cumplir los treinta. Ahora, esos chavales van a sacar a bolsa una compañía valorada entre los 20,000 y los 25,000 millones de dólares, que son unos cuantos camiones cargados de pallets con fajos de billetes de cien dólares hasta la altura aproximada de una persona. Y todo ello no gracias a una idea inspiradísima y brillante, sino a la capacidad de ejecución.

 

 

 

This article was previously published in English at Forbes, “Snapchat and Evan Spiegel: it ain’t what you do, it’s the way that you do it…” 

 

13 comentarios

  • #001
    Jose Antonio Garcia - 18 noviembre 2016 - 12:04

    Enrique
    Si recuerdas alguno de mis posts sobre Snapchat, son bastantes negativos, en esencia no veo valor añadido a lo que hace su empresa y el en particular, si gana o no gana con ello, me trae al pairo no valoro a las personas por su cartera. Ni merece un post.

    Pero me ha llamado la atención el último párrafo tuyo que lo valoras como caso de éxito. Pudiendo estar de acuerdo en la idea básica: déjate de tonterias de ideas y me quedo con la que triunfa en su ejecución y da mucho beneficio, que es lo que importa, en definitiva ese argumento puede que valga en un mundo donde sólo manda don dinero, y nada más. Como profesor de IE es muy fácil esa postura, doy clases de casos de éxito, me fijo en quien ganó la Champions el año pasado, ese es el role model…

    Bueno quizás el nivel que esperaba no era ese, si al final todo se reduce a eso, igual me tenga que leer hoy otros blogs que me hagan sentir que el ser humano es algo que merezca la pena.

    Responder
    • Ignacio - 20 noviembre 2016 - 17:24

      De “se suele tender a sobrevalorar las ideas” a “déjate de tonterias de ideas” hay un abismo.

      Responder
    • Daniel Terán - 21 noviembre 2016 - 17:16

      En las clases se analizan tanto casos de éxito como de no éxito. Si me apuras, más de estos últimos.

      Responder
  • #004
    sar - 18 noviembre 2016 - 12:58

    Espiritus emprendedores es lo que este pais necesita!! Necesitamos crecer empresarialmente para poder hacerlo economicamente, por eso este titular me devolvio la esperanza:

    ‘A fecha 17 de agosto de 2016, la Dirección General del Servicio Público de Empleo Estatal ha aprobado la concesión de 250 millones de euros en subvenciones para los años 2016 y 2017, destinados a la realización de actividades formativas en el ámbito estatal, como los próximos cursos para trabajadores 2017, cuyos beneficiarios serán preferentemente trabajadores ocupados’.

    Fte: http://www.elmundofinanciero.com/seccion/46/Negocios/?notaid=cursos-inem-2017-para-trabajadores_1&sid=mundofinancierocom

    El estado sabe que si forma a sus trabajadores esto va a traer una serie de consecuencias:

    – Mayor promocion profesional

    -Mayor capacidad de innovacion tecnologica

    -Mayor probabilidad de internacionalizacion

    -Crecimiento del mercado, lo que conlleva a un aumento en el mercado laboral = MAS EMPLEO

    -Mantenimiento del empleo.

    Me siento esperanzado por fin!! Enhorabuena por su blog, saludos!

    Responder
    • Catalina Espino - 19 noviembre 2016 - 11:45

      De verdad, me encantaría creer como usted. Sin embargo, por experiencia, le aseguro que sería más rentable que el Estado invirtiese directamente en el sistema educativo que en estos trajes a medida, en los que los únicos que ganan son los intermediarios y su capacidad, y no el destinatario final. Si no mire Andalucía. Subvencionar, es decir gastar el dinero de todos en determinadas acciones dirigidas, creo que es la mejor forma de acabar con la competencia o acabar con el espíritu empresarial. El PP se ha suma a un carro que parecía que estaba combatiendo. España es imposible.

      Responder
  • #006
    menestro - 18 noviembre 2016 - 13:06

    Es un tema de una dimensión tan amplia en sus aspectos formales, pero me lo has aderezado con toda esa puesta en escena sobre Evan Spiegel, que a veces no sé si estamos asistiendo a una idea totalmente idealizada – e irreal – del asunto.

    De verdad, estoy tratando de quedarme con el último párrafo.

    Mientras me aclaro, sobre si salir con mujeres guapas tiene algo que ver con el tema de la ejecución, lo que sí puedo decirte con certeza es, que no conozco a ningún ejecutivo de una empresa tradicional, acostumbrado a gestionar un departamento o proveniente de un cierto nivel de profesional del management, que por sí solo solo sea capaz de impulsar un proyecto en una startup.

    Porque el perfil psicológico y personal de un cargo ejecutivo de una empresa grande, con todas sus virtudes en la administración y ejecución, no es el mismo que el de alguien con la autonomía y flexibilidad suficiente como para asumir riesgos y tomar decisiones de forma eficaz en un contexto más complejo.

    Por mucha capacidad de ejecución que tenga una persona en una empresa de envergadura, el perfil profesional y personal es radicalmente diferente.

    Te podría poner como ejemplo más evidente a Marissa Mayer, de primeras.
    (que no sé si sale con tipos guapos)

    Es precisamente el grado de compromiso con el proyecto o la idea, como quieras llamarlo, lo que determina la capacidad de ejecución de la misma.

    Sin lo uno, no hay lo otro. Quién no lo entienda, se va a encontrar con un montón de gente construyendo muros y ventanas, sin ningún propósito, ni concierto, ni capacidad de levantar un edificio.

    Es algo que se ve en un montón de proyectos que se convierten en pecios a la deriva, intentando arraigar en algún nicho de mercado.

    O perdido en una visión iconoclasta de alguien que asume ese rol ‘idealizado’ y carismático, tratando de imitar un estereotipo.

    Y es bastante habitual, encontrar esa clase de proyectos de ejecutivos que deciden emprender por su cuenta y a los que se les atribuye esa capacidad de ‘ejecución’ por su trayectoria profesional.

    Sin inspiración, por decirlo así, vas a transpirar un montón.

    Responder
    • Enrique Dans - 18 noviembre 2016 - 14:42

      Lo del lifestyle y las chicas guapas era anecdótico, hombre, no le des más importancia que la que tiene… es una forma más de señalar las diferencias en el estereotipo de emprendedor tecnológico, que no se suele identificar con tipos sociables, juerguistas y ligones. Una manera de jugar con los estereotipos, sin más!

      Responder
      • menestro - 18 noviembre 2016 - 15:28

        Son dos enormes clichés. Pero lo malo, es que hay muchos profesionales que se dejan llevar por esa idea contrapuesta de ejecución o conceptualización de negocio. Y no suele funcionar así.

        :-)

        Responder
  • #009
    fmicand - 18 noviembre 2016 - 14:23

    Puede que haya un error en el penúltimo párrafo. Quieres hablar de Instagram Stories en vez de Instagram Videos.

    Responder
    • Enrique Dans - 18 noviembre 2016 - 14:43

      Sí, es un error, gracias por decírmelo, lo corrijo en seguida. Esto me pasa por escribir artículos a salto de mata entre clase y clase! :-)

      Responder
  • #011
    Gorki - 18 noviembre 2016 - 14:29

    Personalmente no he usado Snapchat, Muy probablemente porque es un producto de éxito entre adolescentes, y yo tengo 70 años, por lo que ni yo, ni mis amigos estamos en esa red social. Por tanto, ni conozco si funciona bien o mal, ni su facilidad de uso, ni nada de nada, pero acepto que es la berza y el no va más.

    Lo que si se, es que vale para mandar mensajes que se aurodestruyen, lo que les gusta a los adolescentes, porque así sus padres no pueden mirar lo que dicen ni lo que reciben. Algo muy útil si eres un joven atolondrado, porque naturalmente, si eres adulto no utilizas ninguna de las redes sociales para comunicar cosas que no quieres que se entere, no tus padres, sino Hacienda, tu mujer, tu jefe , etc etc.

    Por tanto considero que es un producto de utilidad para adolescentes, A mi juicio una clientela muy efímera, porque a los tres años, llegan a los 18 años y pasan a ser adultos y descubren que para los mensajes confidenciales no se utilizan las redes sociales.

    Por tanto, es un producto que constantemente tiene que estar captando usuarios nuevos, porque los viejos dejan de utilizarlo, lo contrario que el resto de los negocios, en el que el antiguo cliente pasan a ser el mas firmes candidato a consumiidor actual. Lo cual es conveniente, porque conseguir que alguien pruebe un producto o entre a comprar por primera vez en un sitio, suele ser muy caro comparado con el coste de conseguir convencerle de que repita.

    Por esta simple razón, a un suponiendo que Snapchat, sea un magnifico producto, y su CEO un águila de los negocios, le auguro un corto porvenir, y no metería en el ni un solo duro, por bueno que tenga el presente,

    Como no suelo ser muy original, calculo que planteamientos similares se los deben estar haciendo todos los inversionistas, por lo que mucho me temo que el lanzamiento a Bolsa no sea exitoso Pronto sde podrá ver si tengo o no tengo razón.

    Responder
    • Garepubaro - 18 noviembre 2016 - 16:45

      Otra cosa es que la adolescencia va a durar ya hasta los 40, como se ve a la gente, y Snapchat si va a salir por 20 mil, 30 mil millones, ya que es una porqueria y sinó otra porqueria similar saldra que valga eso y luego otra como ya hubo muchos, hay que darse cuenta que el capitalismo se esta hundiendo en otra proxima burbuja de mierda, y si la diferencia de EEUU va a ser que tiene este tipo de empresas como Snapchat, Pinterest decenas de este tipo y la otra es que le queda poco ya

      Responder
  • #013
    JOSÉ ANTONIO GAES - 22 noviembre 2016 - 22:03

    Vaya por delante mi absoluto desconocimiento de Snapchat. No soy consciente de conocer a alguien que lo use y si me suena es gracias a este blog.

    Me quedo con tres detalles:

    Ese “muy posiblemente” de no venderse a FB, lo sabes, lo supones o tienes sólidos indicios?

    Merece la pena leer ese “modelo de publicidad expuesto de manera tan clara” y te lo agradezco. Me fascina pensar, que según supongo de lo leído por aquí, esta dirigido a adolescentes.

    Es indudable que estamos asistiendo, no ya a una brecha, sino a un abismo generacional. Y sin duda la adolescencia es el momento.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG