China como mercado imposible

Didi Chuxing vs. Uber

Uber se rinde en China tras pasarse dos años perdiendo más de dos mil millones en su intento de expansión en el gigante asiático, y negocia con su rival, Didi Chuxing, una salida que parece bastante provechosa: vende su negocio en el país a la compañía a cambio de una participación del 20% de la operación conjunta y de una inversión directa de mil millones de dólares de Didi Chuxing en Uber a una valoración de $68,000 millones.

La operación, ya confirmada, es una adquisición completa que convierte a Didi Chuxing en un auténtico monopolio de facto, con una valoración que asciende a unos $35,000 millones, lo que hace que la salida de Uber no sea mala: tras perder dos mil millones de dólares intentando consolidar su posición en el país mediante promociones agresivas, obtiene una participación valorada en unos siete mil. En el tiempo que Uber estuvo intentando penetrar el mercado chino, logró a duras penas consolidar su presencia en sesenta ciudades, mientras la compañía china estaba presente en más de cuatrocientas. La app de Uber seguirá funcionando en China, posiblemente debido al interés de la compañía en captar a usuarios internacionales que lleguen al país con la app de Uber instalada en sus smartphones, pero el funcionamiento se integrará con el de Didi Chuxing.

El gobierno chino legalizó el ride-sharing hace pocos días, autorizando que conductores particulares ofrezcan servicios de transporte siempre y cuando tengan más de tres años de experiencia, no tengan antecedentes penales, obtengan una licencia de un operador, tengan un vehículo con menos de 600,000 km. y estén localizados mediante GPS. En el mercado actual, Didi Chuxing poseía ya un 87% de los vehículos privados utilizados para transporte de viajeros y un 99% de los taxis, que tras la adquisición de Uber la convierte en operador monopolístico. La compañía podría tener algunos problemas con sus alianzas en otros países en los que había pretendido formar una especie de “coalición anti-Uber”, como India o los Estados Unidos en donde se había aliado respectivamente con Ola Cabs y con Lyft, pero vistos en perspectiva, es más que posible que esos sean problemas menores comparados con la rentabilidad de poseer la práctica exclusiva sobre el mercado más grande del mundo.

La venta de su subsidiaria china libera a Uber de una pesada carga que lastraba sus cuentas de resultados. La compañía ya genera beneficios en varios de sus mercados importantes, lo que facilita la posibilidad de ilusionar a los inversores para una hipotética salida a bolsa. Además, le ofrece una inyección adicional de mil millones en cash, que posibilita hacer frente con más recursos y atención a batallas con otros competidores locales en otros mercados, o a nuevos desarrollos tecnológicos, como su nueva y ambiciosa iniciativa para mejorar sus mapas.

La operación, comentada ya por Travis Kalanick, es una clara evidencia de la imposibilidad de competir en el complicado mercado chino para muchas compañías occidentales. En sus casi dos años de operaciones, Uber no solo se vio obligada a perder en torno a mil millones al año para intentar financiar su expansión, sino que se encontró además con todo tipo de maniobras, como que uno de los accionistas de Didi Chuxing, Tencent, cerrase las cuentas de Uber en su servicio de mensajería instantánea WeChat, ampliamente utilizado. La salida de Uber confirma lo que ya sabíamos: el mercado chino tiene las suficientes especificidades y los suficientes jugadores fuertes y bien conectados como para convertir en irrealizable la entrada de cualquier competidor extranjero. Si añadimos las condiciones impuestas por su gobierno, el resultado es que un mercado que posee una quinta parte de la población mundial ha conseguido hacerse prácticamente impermeable, un efecto muy posiblemente buscado de manera intencionada: las compañías internacionales siguen invirtiendo y fabricando en China, el país no se cierra a la inversión extranjera ni se aísla del mundo, pero el negocio interno en la mayoría de los sectores sigue quedándoselo en gran medida competidores locales.

La versión moderna de la autarquía es menos autárquica, pero sigue ofreciendo a las compañías chinas una base de mercado sólida en la que triunfar y hacer dinero, para desde ahí plantearse su expansión internacional. Alibaba, Tencent o Baidu son ya auténticos gigantes con una estrategia de expansión internacional claramente diseñada, que pronto nos encontraremos en otros países en un número creciente de industrias, con expertise acumulado en su mercado y recursos suficientes como para sostener largas batallas gracias a unos bolsillos muy bien alimentados por su mercado local. Una batalla que promete ser larga y complicada, y que ya prácticamente tenemos aquí.

 

 

This article is also available in English in my Medium page, “The Chinese are coming!

 

19 comentarios

  • #001
    Jacinto - 1 agosto 2016 - 13:12

    Hola

    Es correcta esta frase, o hay un baile de ceros ?
    “tengan un vehículo con menos de 600,000 km.”

    • Enrique Dans - 1 agosto 2016 - 13:24

      No, no hay baile de ceros. Lo tienes en el enlace anterior con la reglamentación del mercado,


      The cars are now regulated too: more than about 370,000 miles makes a car ineligible for use through Uber, and cars must have GPS tracking.

      Y 370,000 millas son, si mis cálculos no fallan, unos 595,457.28 km, casi 600,000. Tendrías que ver los taxis en China, entre lo viejos que estaban y la manera en la que los llevaban los taxistas, yo alucinaba con que pudiesen moverse…

    • Gorki - 1 agosto 2016 - 15:28

      Ha habido taxis en España que alcanzan el 1.000.000 de Kilometros. Puede que sea excepcional, pero yo vi uno de esos mostrado por SEAT en un saoón del automovil como muestra de la calidad de su fabricación.

      • Jose Antonio Garcia - 1 agosto 2016 - 17:19

        Un conocido heredó uno, Chrysler 180 diesel, con 800.000Km. y aparte de ruido y vibraciones iba bastante bien. Parecía que podía fallar en cualquier momento, pero nunca lo hizo…

        No es tan excepcional, es que ya no se hacen las cosas como antes,

        Os recomiendo el documental Obsolescencia Programada

        http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/

        • Isangi - 2 agosto 2016 - 09:25

          Mi Madre tiene un Honda Accord 2.4 gasolina de 2003 con 595mil km y sigue funcionando(ya no igual que nuevo obviamente, pero bien y seguro) y ha llegado hasta ahí con mantenimiento y pocos problemas.

          Curiosamente ese modelo(el 2.4 gasolina vtec) dejó de venderse en europa ya hace años, y el Accord hace un tiempo que también ha desaparecido del mercado europeo.

  • #006
    iokin - 1 agosto 2016 - 13:27

    No me cabe ninguna duda que los negocios, la democracia y los derechos humanos ya no es lo que eran (si alguna vez lo fueron). Pero alegrarse porque una empresa no pueda competir en un estado solamente porque quienes lo dirigen la quiera controlar es un escándalo. Se nos llena la boca de libre mercado pero al final incluso las grandes empresas ceden libertad a cambio de negocio. Una pena y un mal ejemplo para la economía libre de mercado.

  • #007
    xaquin - 1 agosto 2016 - 14:56

    Parece que las leyes de mercado son màs complejas que lo que “piensa” un tipo como Trump. Y que la “invasión troyana” china no tendrá que ver con bodegas insanas. Lo malo será acomodar el ritmo adolescente actual con el clásico chino. La globalización no parece frenar el infatilismo de la sociedad.
    Y sí, ya se que hay mucho adolescente “fuera de serie”, pero también hay mucho aparato políticoeconómico fuera de control.

  • #008
    Jose Antonio Garcia - 1 agosto 2016 - 15:14

    Buen artículo sin reservas. Una lección que se suele aprender en negocios internacionales, es no menospreciar y tener muy en cuenta a los locales, aunque la hormiguita sea muy grande está claro que mayor es el elefante. Siempre es mejor un mal acuerdo que perder. Sse le ha visto cintura a Uber. pero también sale tocada. Para mi el fallo principal es su “soberbia” y que van de monopolio, pues que sigan y le seguirán calentando la cara.

  • #009
    Francisco Mateo - 1 agosto 2016 - 16:26

    Lo que no se puede hacer es entrar en casa de otro como un elefante en una cacharrería. Estos de Uber están empeñados en ir a destruir con sus servicios lo que ya se están prestando en esos países de forma ordenada y regulada. Normalmente se basan en servicios “parecidos” al del taxi. ¿Por que no entran a competir en Madrid por ejemplo con la flota de autobuses de la EMT? Porque a las primeras de cambio los expulsan. Buscan un mercado, un enemigo, que este atomizado, y ¿Qué objetivo mas fácil que el de los taxistas, con todas sus ataduras administrativas? Si los taxis fueran empresas municipales ni se lo hubieran planteado. Me remito a lo de siempre. Las normas están para cumplirlas y en la mayoría de los casos, Uber, no las cumple. Que quieran innovar, lo entiendo, pero no a costa de cargarse sectores que ya existen. Un ¿ole! por los chinos.

    • Pedro - 1 agosto 2016 - 22:55

      No hace falta que digas que eres taxista. O, como mínimo, algún familiar tuyo lo es.
      No has comprendido lo que has leído: Uber trató de competir en China con otro servicio igual, Didi Chuxing.
      La diferencia entre China y otros países es que algunos (no sé cuántos) taxistas ya se han unido a Didi Chuxing en lugar de ejercer corporativismo; y que el gobierno chino ha regulado cómo debían funcionar los servicios de Didi Chuxing y Uber, en lugar de prohibirlos. A esto se le pùede llamar “amplitud de miras”.
      Para terminar, dejo en el aire una pregunta, a ver si alguien la contesta: ¿Habéis visto algún taxista pobre?
      Yo ni uno, nunca.

      • Francisco Mateo - 2 agosto 2016 - 17:06

        Soy yo el taxista. Y si, salvo que se lo beban o se lo gasten en putas no veras a ningún taxista pobre, pero también te hago una corrección. Yo vivo bien, muy bien, pero también hago casi el doble de la jornada laboral que tienen los demas trabajadores. Sobre ocho horas de ellos yo hago catorce, para tener un fondo por si enfermedad, o rotura de maquinaria, (el taxi) No todo es bonito ni te regalan nada, como en todos sitios

        • Pedro - 2 agosto 2016 - 23:44

          Ya me gustaría saber qué ingresos brutos suponen tus 14 horas, porque las de los que hacen 8 están actualmente alrededor de ¿1.200 €?
          Además, de los ingresos brutos de los de las 8 horas hay que descontar impuestos y seguridad social, que siempre es un porcentaje… sin embargo, vosotros los taxistas estáis sujetos al régimen (salvo renuncia, voluntaria u obligada) de módulos: esto significa que pagáis una cantidad “fija” de impuestos, en función de esos módulos, y todo lo que sobra queda para vuestro bolsillo.
          Comprendo que algunos han pagado cifras astronómicas por la licencia, que luego esperabais vender antes de jubilaros para tener ¡más dinero para vivir mejor!
          Yo que vosotros, me fijaría en lo que vaya pasando en otros países… empezando por China.
          El CHOLLO del taxi acabará irremediablemente. No se pueden poner puertas al campo, y la tecnología es un enorme campo.
          De momento, habéis ganado una batalla… no la guerra.
          Más os valdría pensar en lo que podáis hacer con vuestras licencias y vehículos, porque el futuro es bastante negro.
          Igual es mejor uniros a Uber (o Amazon, o a la empresa que sea) para no tener los vehículos parados, que intentar frenar lo que tarde o temprano no pararán ni los jueces.
          Es posible que se regulen este tipo de actividades, aunque eso solo hará que no sean tan baratas, no que desaparezcan.
          Si puedes, vende tu licencia antes de que sea tarde.

          • Francisco Mateo - 3 agosto 2016 - 11:03

            Yo también tengo impuestos, gasoil, autónomos, mantenimiento, caducidad del vehículo (cada 5/6 años en el mejor de los casos, coche nuevo), iva cada tres meses. Si me acojo a módulos es porque me lo permiten, por lo tanto legal. Yo no tengo pagas, si no trabajo no gano y si mi voy de vacaciones, obligadas en Madrid, una quincena de agosto por decreto ley, mi maquina de hacer dinero no funciona. No tengo paro. Pero aún así no te vendo la licencia. Pertenezco a MyTaxi. Uber es algo similar, pero entró después en Europa, así que de pioneros nada. Si todo esto es un chollo, comprate una licencia, en Madrid, y cuando en veinte años termines de pagarla vas a parecerte al Tio Gilito. Te voy a contar una tontería, que es real y me pasó a mí. Yo empecé a trabajar a los 16 años en una profesión con gran futuro. Era mecanico de “maquinas de escribir”. No te descubro nada si te digo que eso evolucionó de tal manera que ese gremio desaparecío pero en su lugar empezarón ordenadores e informáticos. Pero lo otro no es una evolución en el transporte, es el quítate tu para ponerme yo. Por cierto, en Madrid, 175.000€ y eres taxista.

  • #014
    Gorki - 1 agosto 2016 - 20:10

    Invierte 2000 millones y obtiene 7000 millones en DOS AÑOS, es decir mas el 350% y aun hay quien dice que a UBER le han dado una lección. Yo diría más bien que UBER ha dado una lección al resto de inversores en China.

    • Jose Antonio Garcia - 1 agosto 2016 - 22:11

      Creo que lo que obtiene sobre todo es una participación. Soy el primero en decir que han tenido cintura para no salir traquilados del todo.

    • Asier - 1 agosto 2016 - 22:34

      A veces pienso que escribes de coña. Sabes leer? No creo que este artículo esté escrito de manera especialmente compleja, por lo que la responsabilidad de haber entendido nada creo que es exclusivamente tuya…

      Seguro que por aquí te explican lo lejos que estás de entender un texto sencillito como este.

      “Invierte 2000 y obtiene 7000 en dos años”. Madre mía….

      PD: si habitualmente no fueras tan prepotente, el tono de mi respuesta sería diferente.

  • #017
    Giancarlo - 2 agosto 2016 - 10:54

    Un buen podcast sobre por qué Uber está fallando también en el Japón, que de alguna manera puede aplicarse al caso Chino.
    http://www.disruptingjapan.com/real-reason-uber-failing-japan/

  • #018
    Garepubaro - 2 agosto 2016 - 15:02

    Y despues el tiempo pondra en su sitio a estos paises que se protegieron de esta globalizacion salvaje brutal avasalladora, de este tipo de empresas estilo Google Uber … y resultó que China, Rusia … acertaron de pleno

  • #019
    Luis - 14 agosto 2016 - 07:55

    Normal que China ponga peros a una “invasión” extranjera, no son un mercado cualquiera. Toman nota, copian, se hacen fuertes en su mercado y luego ya “abren puertas” y las expanden.
    Ademas todo negocio que este basado en una app es un trafico de información de sus ciudadanos que sale de sus tentáculos. Recordémoslo, es una dictadura.
    Ademas los modos agresivos de Uber no le ayudan.
    Pidetaxi funciona de maravilla por cierto.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados