La importancia de las alternativas en el transporte urbano

Fulgurante despegue del transporte alternativo en España - La Razón (pdf) Javier García, colaborador del suplemento Tu Economía de La Razón, me envió algunas preguntas por correo electrónico para documentar un artículo que salió el pasado lunes, y que tituló “Fulgurante despegue del transporte alternativo en España” (pdf).

Traté de incidir, sobre todo, en la necesidad de sistemas que combinen todo tipo de soluciones, tanto públicas como privadas, de manera que pasemos de la idea de escasez regulada que prevalecía en las ciudades desde hace muchas décadas con el fin de evitar la “tragedia de los comunes“, a una verdadera economía de la abundancia en la que las opciones resulten suficientes como para evitar el uso del vehículo privado, etiquetado ya como auténtico error histórico que ha determinado muchos de los problemas de polución y congestión que ahora sufrimos.

A continuación, el intercambio completo de preguntas y respuestas que crucé con Javier:

P. ¿Cómo están influyendo el auge de plataformas de transporte alternativo (como Uber o Cabify) en la movilidad urbana?

R. Plataformas como Uber, Lyft, Didi Chuaxing y otras similares se han convertido en una de las grandes fuerzas dinamizadoras del transporte en las ciudades. Este tipo de apps constatan la evidencia de que las licencias de transporte controladas y sujetas a limitaciones, que fueron necesarias durante muchas décadas para evitar la llamada “tragedia de los comunes”, han dejado de serlo gracias al control que establecen estas plataformas con sus normas. El servicio prestado por los conductores que operan en estas plataformas es, en la práctica totalidad de los casos, netamente superior en calidad al prestado por quienes operan una licencia municipal, fundamentalmente debido a que la presión que ejercen los sistemas de evaluación supone un incentivo suficiente como para asegurarlo. El efecto sobre la movilidad de una oferta más variada y versátil es el de generar un incentivo para que más usuarios decidan dejar el vehículo particular, auténtica lacra de la movilidad urbana, en su casa, y opten por sistemas multimodales, que combinan desplazamientos realizados en diversos medios públicos y privados.

P. ¿Es Car2Go la solución a los problemas de contaminación de las grandes ciudades? ¿Dónde radica el secreto de su éxito en Madrid?

R. Car2go y los sistemas de car-sharing constituyen una más de las opciones que los habitantes de una ciudad tienen que tener a su disposición para tomar conscientemente la decisión de dejar su vehículo privado en casa, o incluso, como ocurre ya en algunas ciudades con modelos más avanzados, para decidir no adquirirlo. El éxito de Car2go en Madrid, que efectivamente es para la compañía la ciudad con mejores resultados de las treinta en las que se encuentra, se debe a una tormenta perfecta de factores: por un lado, se presentó en un momento de elevada contaminación que acrecentaba la sensibilidad de los usuarios por este tipo de alternativas. Por otro, acababa de llegar una nueva corporación municipal con una alcaldesa, Manuela Carmena, que hacía un gran énfasis en la alternativas de movilidad centradas en la sostenibilidad. En tercer lugar, la ciudad contaba con una legislación que permitía a los vehículos eléctricos estacionar en plazas de aparcamiento controlado, tanto azules como verdes, de manera gratuita. Y finalmente, presentó una alternativa completamente eléctrica en un momento en el que muchos usuarios sentían curiosidad por este tipo de vehículos, lo que generó una gran curiosidad al respecto (que, tras comprobar las prestaciones del vehículo utilizado, se consolidó en gran medida como demanda sostenida)

P. ¿Es realista un futuro sin vehículos particulares en el centro de las ciudades?

R. Cada vez más realista y en cada vez más ciudades. Las corporaciones municipales se plantean cada vez más la evidencia de que la era del automóvil, en la que cada familia o cada persona poseía su propio vehículo, fue un error histórico que genera una situación insostenible que es preciso solucionar. Cada vez más, las ciudades optarán o bien por desincentivar o dificultar el uso del vehículo particular (tasándolo con impuestos o peajes elevados, o sometiéndolo a restricciones de circulación, de velocidad o de aparcamiento), o bien por prohibirlo en determinadas zonas. Son ya muchas las ciudades europeas que se están planteando restricciones totales, algo que en un país como España, en el que el turismo es el principal componente de la balanza de pagos, supone una alternativa con un enorme atractivo. Por otro lado, países como Holanda o Noruega se están planteando prohibir totalmente la venta de vehículos de gasoil o gasolina a partir del año 2025, lo cual, unido al desarrollo del vehículo autónomo, podría convertirse en otro más de los elementos que nos llevarían a plantearnos un auténtico cambio de era en la movilidad urbana.

P. ¿Cómo prevé que afecte la regulación a estos servicios?

R. La regulación no puede obviar que, nos pongamos como nos pongamos, nos dirigimos a un modelo mixto en el que los servicios públicos de transporte se combinarán con otros privados, un movimiento que ya se está consolidando como mucho más que una tendencia en todas las ciudades avanzadas del mundo. Debemos plantearnos a quién beneficia la regulación: si dar lugar a una escasez artificial de servicios de transporte únicamente beneficia a quienes lo ejercen, como es el caso actualmente, esa regulación no tiene sentido, y debe cambiarse para generar una situación que beneficie a toda la sociedad.

 

13 comentarios

  • #001
    Gorki - 15 junio 2016 - 13:16

    El problema del transporte colectivo en las grandes ciudades es su inmenso coste. Precisamente por ello es público , porque privado, aunque se ha intentado no es posible porque produce perdidas,

    El Metro de Madrid sólo como consecuencia de su funcionamiento, produce pérdidas aproximadas de 100 millones de euros anuaes, a lo que hay que añadir las ingentes inversiones en infraestructura que deberían intentarse amoriizar pues evidentemente aunque duraderas no son eternas y se está paganod intereses por la inversión realizada,. Loa autobuses también cuestan al erario público una fortuna, aunque no he podido encontrar a cuanto ascienden. Solo se que periódicamente el Ayuntamiento tiene que insuflarles de urgencia dinero para pagar lo mas urgente.

    Para diluir el coste, en vez de el Ayuntamiento, lo paga la Comunidad, lo cual añade la sangr.iia del Erario que produce el servicio, la evidente injusticia de repartirlos con gente que vive en pueblos alejados de la capitalm que no disfrutan de transportes públicos, pero si que “disfrutan” de los gastos que originan.

    Si en el futuro, como es previsible, van a eliminar el transporte privado del centro de las ciudades, al aumento de gastos del transporte público, se añadirá un deterioro en las cuentas municipales en capítulos muy importantes como, parking de zona azul y verde,, multas, vados etc. y sinceramente, no sé como piensan hacerlo sostenible. Me gustaría que cuando se habla de transporte ciudadano, explicaran su financiación, algo que yo creo es fundamental.

    • Jose Antonio Garcia - 15 junio 2016 - 15:28

      ¿Me he pedido algo?

      O aprovechando vamos a dar el sermón de la montaña.

      No iba sobre transporte alternativo, que tendrá que ver con los medios de transporte públicos.
      Hay cosas que pagan las Administraciones de nuestros impuestos que revierten en el beneficio de todos.
      Las carreteras sobre las que van los coches también son públicas y las pagamos todos. Y también vale un riñón, sobre todo por la creciente corrupción y sobrecostes. La multiplicación de los panes y los peces, pero me lo quedo todo.
      Hablamos también de la vergüenza de los contratos inflados del ayuntamiento o CCAA, de las radiales, de la tuneladora, de los amiguitos. Cuanto coches harían falta para lo que cabe en un solo tren.

      Menos demagogia.

      • Gorki - 15 junio 2016 - 16:31

        El trasporte en las ciudades se pretende , (o al ,eos pretende Dans), que sea una mezcla de transporte colectivo. (publico y privado) y otras formas de trasporte, de utilizar y abandonar, del taxi, a la bicicleta, pasando por el CAR2GO

        Evidentemente si no hay transporte privado habrá que potenciar y mucho el transporte colectivo y este, en general, es deficitario, y ademas al eliminar el transporte privado, se elimina el pago de muchos impuestos que ahora gravan el uso del automóvil.

        La pregunta es sencilla ¿Como se financia? .

        No veo que haya demagogia en ello. ni que yo este en contra de la solución. sólo pregunto ¿cómo se va a financiar?.

        • Jose Antonio Garcia - 15 junio 2016 - 18:28

          Respuesta: Su 2º Comentario, párrafo 3
          ——————-
          Si se refiere Vd. a como se va financiar una inicativa privada, pues por sus propios medios, y será un éxito o no, mediante la ley de la oferta y la demanda.

          Si se refiere Vd. a un medio público, haciendo una buena gestión para que pueda ser sostenible y eficiente en costes.

          Si el coste del servicio de interés público es C, independientemente de su titularidad, entenderá que un privado le sume una cantidad X que es su margen.

          Si ese medio se puede autofinanciar no creo que nadie objete nada a su titularidad.

          Si ese medio es deficitario, por ejemplo por estar obligado a dar un servicio por ley, entonces evidentemente los privados no tienen sitio en ese negocio. Ya que nos repercute a todos, y algo que es lucro puro y duro, no debe ser deficitario, privado y con financiación pública.

          Si la discusión sigue en juicios de valor, que una iniciativa privada puede ser más eficaz que un gestor público, entonces lo que hay que hacer es exigir al administrador público, llámese consejería, ayuntamiento o ministerio, busque al gestor que iguale en coste al mejor gestor privado.

          Respuesta a demagogia: Sus párrafos 2,3,4
          —————–
          Lo que es demagogia, es decir que un servicio público que una mayoría de ciudadanos usa, p.ej. el metro, porque no llega a una zona alejada de los suburbios, en la que la vivienda suele ser bastante mas cara que otras zonas. Si un ciudadano elige una zona residencial de alto standing que no tiene los servicios mínimos necesarios es en definitiva una elección en general no motivada por necesidad. La distancia no suele ser problemática ya que la red de Cercanías cubre bastante bien las zonas metropolitanas más pobladas. Por tanto es un razonamiento el que refleja alejado de las necesidades reales de la población y por ende demagógico y poco solidario.

          • Gorki - 15 junio 2016 - 19:53

            Lo que es demagogia, es decir que un servicio público que una mayoría de ciudadanos usa, p.ej. el metro, porque no llega a una zona alejada de los suburbios, en la que la vivienda suele ser bastante mas cara que otras zonas.

            Estas en un error, he dicho: ” la evidente injusticia de repartirlos con gente que vive en pueblos alejados de la capital, que no disfrutan de transportes públicos, pero si que “disfrutan” de los gastos que originan”.

            Es decir que por ejemplo un habitante de San Martin de la Vega, donde no hay Metro, esta financiando el Metro de Madrid, igual que quien vive en Puerta de Hierro, ( y esto si que es hacer demagogia), o en Vallecas, donde si llega el Metro.

            Si vives en la Comunidad de Madrid, contribuyes a que hay Metro en la Capital, seas pobre o rico, independientemente que tu vivienda tenga o no cerca un Metro, lo cual no me parece razonable.

            Lo lógico es que el Metro lo pagaran primeramente entre sus usuarios, y en última instancia por el Ayuntamiento de Madrid, pero no por habitantes de San Martín de la Vega, por cara que sea su vivienda.

          • Jose Antonio Garcia - 15 junio 2016 - 20:56

            Entiendo su argumento, pero no lo comparto. Lo que dice su argumento como no llega a mi pueblo, no se debe pagar por todos. Eso es lo que no comparto. A que en su pueblo hay carretera, pues que lo paguen de su pueblo solo. A que no.

            Con recursos limitados hay que hacer un pareto, e intentar cubrir lo máximo posible. Tampoco me parece bien que se hiciera un aeropuerto en Castellón, o un ramal de AVE sin apenas viajeros.

            Hoy por ejemplo, me comentaban el caso de un niño con una enfermedad rara, no cubierta por el seguro y tienen que sacar dinero de debajo de las piedras, para su atención fuera de España. O el caso de la hepatitis C y las vueltas que le dan. Eso si que no lo entiendo que no se cubra.

            Que hay que buscar soluciones, ahí vamos a estar de acuerdo.

          • Gorki - 15 junio 2016 - 22:34

            Pues bien, si a Vd, le parece razonable y justo que los servicios de Madrid Capital, los paguen también los habitantes de los Pueblos Negros de la de la Sierra Pobre de Madrid, pues de acuerdo, es su respetable opinión.

            Pero la mía, es que en la medida que se pueda, la cosa pública se tiene que pagar entre quienes las disfrutan, eso si, de forma que los mas ricos pagen proporcionalmente más.

          • anonimo - 15 junio 2016 - 23:04

            Gorki:

            Según tu razonamiento, si no tengo hijos ¿por que se va a destinar parte de mis impuestos a formación?. O si no uso la sanidad pública ¿por que tengo que pagarla con mis impuestos?.

            Nadie paga impuestos directos específicos para nada, si no que se pagan según la renta, y luego según la redistribución que haga el gobierno de turno se usaran en unas cosas o en otras.
            Es bastante demagogico decir que los habitantes de los pueblos negros de la sierra “pagan” el Metro de Madrid. Si me dijeras que tienen una tasa por “uso del metro”, si me parecería injusto (si no lo pueden usar), aunque eso sería discutible si los fines de semana bajan a Madrid…(por ejemplo)

          • anonimo - 16 junio 2016 - 00:19

            Corrección de errores – Donde decía “formación” me refería en realidad a “educación”.

            Se me olvidaba que el Metro no funciona sólo en Madrid Capital, sino que hay conexión de Metro en Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Leganás, Móstoles, Alcorcón, Getafe, Fuenlabrada, Rivas, Arganda, Coslada y San Fernando de Henares…

          • Jose Antonio Garcia - 16 junio 2016 - 01:50

            Sr. Gorki
            Curiosamente ningún partido de los representados en la Asamblea tienen un sentido tan poco solidario con sus conciudadanos como lo tiene Vd. Si su medida fuera tan clara alguien la hubiera defendido.
            Reflexione porque su posición en este asunto del Metro es minoritaria y antisocial,y que consecuencias negativas conllevaría su puesta en práctica.

  • #011
    menestro - 15 junio 2016 - 14:02

    Tengo la impresión de que, sin echar muchas cuentas, el vehículo como medio de transporte independiente es uno de los ‘errores’ más exitosos de la historia, sin el cual, no hubiese sido posible el acelerado desarrollo económico e industrial del pasado siglo veinte.

    Tal vez no tanto, la planificación vial de los núcleos urbanos, que es otra cosa distinta.

    Ni el control de emisiones de estos vehículos, algo de lo que no hubo conciencia hasta finales de siglo, y ni aún ahora.

    (solo hay que pensar que con el tabaco sucedió lo mismo)


    Económicamente, la automoción y el petróleo fueron literalmente el motor de la economía del pasado siglo. Inclusive, sentó las bases de la economía de escala.

    Por no hablar de logística, transporte de mercancías – todavía no tenemos Drones eléctricos, mecachis – deslocalización económica, etc.

    Como pose optimista, tiene cierta validez; de los errores, se aprende. Pero como análisis económico a veces, hay que ir más allá de la Boutade y plantearse que nuevos retos hemos de afrontar en el futuro, sin adoptar sólo el aspecto maniqueo de lo impolíticamente correcto cómo impostura intelectual y ética.

    Jo. hablando de imposturas políticas, me acaba de venir la imagen de Jon Snow a la cabeza, no sé por qué.

    (Programa. Programa. Programa.)

    Esta noche, en que los oseznos secarán las ubres de la madre al abrigo de su guarida, y el león y el lobo, hambrientos, mantendrán su piel bien enjuta, él, desbonetado, va errabundo clamando destrucción y muerte.

    “Que todo se trastorne o desaparezca todo”

    Rey Lear, Acto Tercero.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Imposturas_intelectuales

  • #012
    Juan Pablo - 23 junio 2016 - 00:04

    ¿Podrías por favor revisar el hiperenlace de la noticia de Javier García? Parece que esté roto… ¡Gracias!

  • #013
    batch4j - 24 junio 2016 - 14:05

    Para empezar el transporte publico es publico porque se paga entre todos no solo entre los usuarios, eso hace que yo pague aunque no lo use nunca por las veces que lo usa otro.
    Ese concepto que el que paga es el que usa hace que los pobres y clases medias no tengan ni para transporte ni para sanidad.
    Se financia con impuestos. Y aqui pondria el centimo para transporte en la gasolina y gasoil.
    El transporte privado en Madrid es una alternativa porque a poco que vayan dos sin abono, ya sale rentable, sea o no colaborativo.
    El problema es porque se mueve la gente y en ese punto creo que es donde hay que incidir, porque hay que mover a la gente pudiendo teletrabajar o comprar por internet.
    Baja el precio del tranporte publico e impide la entrada en Madrid de automoviles.
    Pon todo el dinero posible para la Administracion Digital.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados