¿Te plantearías que Google, Facebook, Amazon o Apple fuesen tu banco?

Tech banks¿Como verías que alguna de las grandes empresas tecnológicas, como Apple, Google, Amazon o Facebook, te propusiesen ser tu banco? Esa es una de las preguntas que Fujitsu ha hecho a una muestra de unos siete mil europeos: en torno a una quinta parte de ellos respondieron que sí, que les gustaría tener la posibilidad de adquirir productos bancarios o seguros a estas compañías.

A medida que el entorno fintech se puebla de experiencias de todo tipo que suelen desarrollarse, en la mayoría de los casos, al margen de la banca o de las empresas de seguros convencionales, y que las grandes compañías tecnológicas van adentrándose en el entorno de los productos financieros mediante iniciativas como medios de pago, la idea parece ir conquistando una cuota mental más amplia.

¿Qué es un banco realmente? Si hoy en día, la mayor parte de la operativa del negocio bancario corresponde fundamentalmente a mover bits en bases de datos, parece claro que las grandes tecnológicas alcanzan niveles mucho más elevados de expertise que unos bancos que no suelen considerar el desarrollo tecnológico como parte de su negocio y que generalmente se limitan a subcontratarlo a grandes consultoras, o a perpetuar antiguos sistemas legacy diseñados hace décadas. Los actuales bancos están, en muchos casos, por detrás de las empresas tecnológicas en estándares de atención e interacción con los clientes, muy por detrás en diseño y operativa a través de la red, decididamente por detrás en analítica, y también por detrás en cuanto a activos en su balance que les permitan ofrecer garantías. Son empresas más pequeñas, menos evolucionadas, ancladas en operativas en muchos casos obsoletas, con procesos comerciales que tienden a evocar el siglo pasado, y con procedimientos en áreas clave como el análisis de riesgos que están sensiblemente por debajo de la eficiencia que ofrecen tecnologías como el machine learning, que empresas tecnológicas como Google definen decididamente como la base de su futuro, mientras la industria financiera tradicional les sigue prestando muy escasa atención.

Hasta el momento, la industria tecnológica parece pensar que para provocar la disrupción en la banca, no era necesario tener un banco. Pero algunos movimientos estratégicos parecen acercar cada vez más a algunas tecnológicas al papel de bancos, lo que lleva a imaginarse un futuro en el que empresas sólidas y muy bien capitalizadas empiezan a darse cuenta de que una licencia bancaria, en realidad, no es un bien tan escaso ni sobre el que fundamentar una ventaja competitiva sostenible, y que pueden diseñar una integración hacia adelante si los clientes los aceptan en ese papel. Se lleva diciendo ya bastantes años: Apple no tendría problemas para constituir un fondo de depósitos suficiente como para cumplir los requisitos legales, y con su historial de cross-selling, su red de tiendas y su base de clientes, lo tendría relativamente fácil para convertirse en uno de los bancos más potentes y rentables. Si eso lo unimos con que las herramientas tradicionales como el cheque o la tarjeta de crédito, soportes habituales del logotipo del banco, parecen sentenciadas ante la pujanza del smartphone y a la pujanza de compañías como Venmo, Square, PayPal, Snapcash o muchas otras, y a que los millennials nacidos entre 1981 y 1997 componen ya la parte más significativa de la sociedad, tenemos sin duda toda una enorme avenida perfectamente abonada para la disrupción. Nada hace pensar que los bancos tradicionales cuenten con una imagen, confianza y reputación entre sus clientes que pueda servirles para blindarse ante una hipotética ofensiva de nuevos entrantes.

¿Puede internet terminar reemplazando a los bancos tradicionales? Por el momento, los bancos más proactivos en este sentido parecen enfocar el tema mediante adquisiciones de aquellas startups y compañías en las que ven modelos más provocativos o capaces de mezclar razonablemente bien con sus esquemas antiguos, pero… ¿es eso suficiente con esas iniciativas “fronterizas” alejadas del núcleo central de la actividad para mantener las posiciones en una industria en la que sin duda se avecina una fuerte disrupción?

 

This article is also available in English in my Medium page, “Welcome to GoogleBank, Facebook Bank, Amazon Bank and Apple Bank” 

 

61 comentarios

  • #001
    Miguel J. - 5 mayo 2016 - 18:23

    Enrique, ayer en el 24h vi que utilizabas una Visa Bankinter, tarjeta de ese banco que presume de vanguardia tecnológica y que ha dejado a sus clientes sin aplicación de pagos NFC en el móvil desde que todos pasamos a Android 6. ¿Sabes por qué se han quedado atrás en este tema cuando todos los demás no paran de innovar y mejorar ese servicio?¿Hay problemas de seguridad que les aconsejan no seguir con pagos NFC en el móvil? Enhorabuena por tus colaboraciones en TV.

    • Enrique Dans - 5 mayo 2016 - 18:31

      Muchas gracias! En realidad fue casual, saqué la primera tarjeta que encontré en la cartera porque me pareció que podía ser didáctico “ponerle patas” a los conceptos de dinero en metálico y dinero electrónico frente a bitcoin. De hecho, la que saqué no era siquiera una Visa, sino una simple tarjeta de débito… me alegro de que no haber sacado la American Express, porque le hicieron un plano detalle que no me esperaba, se vio el número a toda pantalla, y la American Express tiene el CVV por delante!! :-)

      Con respecto a la estrategia de Bankinter, no creo que se trate de un problema estratégico, sino táctico. No hay un problema de seguridad como tal, sino más bien la evidencia de que ninguno de los sistemas que han puesto en el mercado los bancos funciona en términos de difusión, y los que lo hacen son los sistemas que ponen en el mercado las tecnológicas, tipo Apple Pay, Samsung Pay, Android Pay, etc. Por tanto, el dinero que inviertas en una app propia termina siendo inútil, porque en términos de adopción, todo indica que tienes más bien poco que hacer, y que aquellos de tus clientes que lo adopten porque les gusta el tema y tienen un perfil más innovador, se pasarán a esas otras apps de compañías tecnológicas en cuanto estén disponibles en su mercado.

      • Miguel J. - 5 mayo 2016 - 18:48

        Gracias por responder tan rápido. Y por anticiparnos cuestiones tecnológicas de relevancia, aquí, en TV, etc.

        En relación a lo del banco, me sorprende de tu análisis (que no pongo en duda) que los bancos puedan abandonar el control de un medio de pago tan importante como el móvil para dejárselo a un tercero que posiblemente pase de ser mera pasarela a gestor completo de la transacción. Si no controlan ni el medio de pago ni el pago en sí… ¿para qué necesito un banco?

        Como bien dices, a los que nos gusta cacharrear nos costará poco pasar a cualquiera de las nuevas plataformas…

        GRACIAS

        • Ayoze - 7 mayo 2016 - 13:42

          Disculpa que me entrometa.

          La respuesta es que necesitas una institución regulada donde depositar tu dinero.

          Podrás pagar con Android Pay o financiar tu empresa con crowdlending en LoanBook, pero en algún lugar con garantías debe estar almacenado tu dinero. Ese es el papel fundamental de la banca del futuro, un proveedor de servicios bancarios básicos especializado en lidiar con las complejidades del sector con la regulación más estricta.

          La tendencia de la banca a futuro, bajo mi punto de vista, es la de convertirse en una especie de marketplace en dónde convergen proveedores de servicios financieros de valor añadido y clientes que demanden estos servicios. De esta forma, el banco te ofrece la cuenta donde depositar tu dinero y cumple con las garantías y la regulación que exige el supervisor. Y tú, si necesitas un crédito, una herramienta para pagar con el móvil o si quieres invertir en crowdlending, solo tienes que elegir el servicio que más se ajuste a tus necesidades de entre las opciones disponibles.

          Un ejemplo de esto que comento es Fidor Bank, que empezó en Alemania, entró en UK y ya está en conversaciones para hacer lo mismo en USA.

          • Pablo Martínez-Almeida - 8 mayo 2016 - 00:46

            Ese precisamente es un escenario que preocupa a los bancos. Temen convertirse en plataformas que ofrecen un producto commodity sin apenas margen, mientras otros venden por encima servicios de valor añadido con mayor margen y se quedan con información de calidad.

  • #006
    Rafael - 5 mayo 2016 - 18:39

    Efectivamente, en el artículo que señalas de The Hill, mencionan algo fundamental en cuanto a las fintech como amenaza a la banca tradicional: la regulación.

    “They don’t seem to be any way involved in the flow of funds with this model,” she said. “By taking themselves outside the flow of funds — that they’re not touching the money — it eliminates many of the regulatory complications.”

    De todo el espectro de productos bancarios, y mientras no aterrice una disrupción mayor (¿blockchain?) el papel de “middleman” por ahora sólo les va a permitir atacar una pequeña porción de la tarta de la cadena de valor.

    La confianza, efectivamente, es otro cantar.

    Me ha gustado mucho tu post, Enrique.

  • #007
    Gorki - 5 mayo 2016 - 19:36

    El problema de trabajar con banco es de confianza, yo entrego mi dinero a un banco, porque confío que cuando se lo vaya a pedir, me lo va a devolver sin problemas. Luego está, algo secundario ante este punto, si me dan más o menos por mis ahorros.

    Yo tengo más confianza en Google o Microsoft que en muchos bancos y cajas que hay en España, si no fuera por la seguridad de que el Banco de España avala los fondo que entrego, de qué iba a entregar mis ahorros a muchos de los bancos y cajas de este país.

    El problema que si esas empresas tecnológicas fallan, no creo que ningún banco estatal responda de los depósitos entregados a su custodia.

    Si ese punto lo resuelven constituyendose en un banco normal, no tendré problema en entregarles mis ahorros, como no los tengo en entregarlos a otros bancos extranjeros.

    • Rodrigo - 6 mayo 2016 - 10:54

      El sector bancario está regulado y supervisado y esto no creo que vaya a cambiar después de está crisis donde quieren meter aún más reulación.
      Es decir, que si las tecnoglógicas aspiran a dar servicios bancarios completos tendrán que sacar licencia bancaria y pasar por el BdE y el BCE.

  • #009
    Krigan - 5 mayo 2016 - 20:42

    Facebook no, porque mi opinión sobre ella es bastante negativa, por su desprecio a la privacidad de sus usuarios. Apple tampoco, porque seguro que habría que usar uno de sus aparatos, y son demasiado caros y cerrados para mi gusto. Ahora bien, con Google y Amazon, ningún problema. ¿Por qué no? Para un ciberdelincuente los servidores de estas empresas son un objetivo tan apetecible como los de los bancos, y han demostrado ser tan capaces de rechazar los ataques como ellos.

    Sin embargo, pienso que mucha gente puede hacer una distinción entre usar estas empresas como banco para las operaciones del día a día, beneficiándose de la demostrada capacidad de las tecnológicas para todo esto de trabajar con bits, o usarlas para tener en ellas los ahorros de toda la vida. Para lo segundo muchas personas pueden seguir prefiriendo los bancos tradicionales.

    Ahora bien, hay muchas personas sin ahorros dignos de tal nombre, otras con ahorros que confían más en Google que en Bankia, otras cuyos ahorros pueden estar metidos en algo en lo que los bancos no aportan una seguridad adicional (acciones, fondos de pensiones o de inversión), y otras más que pueden tener sus ahorros en el Santander, y usar Google para lo diario.

    Pero lo que sí veo necesario, por lo menos en los próximos años, es que la tecnológica te proporcione un número de cuenta corriente, necesario para domiciliaciones de nóminas y recibos, transferencias, tarjetas físicas o virtuales para móvil, e incluso cheques ocasionales.

    Aunque lo de las tarjetas y cheques podría cambiar en poco tiempo, y que no estuvieran necesariamente referidos a una cuenta corriente, sino a otro tipo de cuenta “punto-com”, con las domiciliaciones y transferencias un cambio así requeriría años.

    Lo digo porque, hasta donde yo sé, si le vas a proporcionar un número de cuenta corriente a tus clientes, entonces necesitas tener una licencia de banco, y estar sujeto a su amplia regulación.

    • Javier Cuchí - 6 mayo 2016 - 14:52

      Al socaire de todo esto, me pregunto por qué no existe o por qué no se ha planteado que exista un número virtual de cuenta que, al modo del número de teléfono móvil, te permita cambiar de una entidad a otra manteniendo tu número de cuenta (lo que implica, sobre todo, no sufrir un mareo con las domiciliaciones de pagos, por ejemplo), en otras palabras, la portabilidad bancaria. Tu antepenúltimo párrafo me ha hechopensar en ello

    • pepe - 7 mayo 2016 - 10:37

      No te fías de Facebook por que no respeta la privacidad, pero de Google si que te fías por respetarla aun menos
      Una de dos o estas muy mal informado o tienes otros intereses

      • Krigan - 7 mayo 2016 - 11:27

        No digas tonterías, por favor.

  • #013
    Albert - 5 mayo 2016 - 21:50

    No solamente sí. Es que ardo en abandonar el actual sistema de bancos, telefónicas, o energéticas. En cuanto Google preste servicios bancarios, ofrezca línea fija/móvil, o sirva energía… abandono los oligopolios dcontraconsumidores de pagaUrdangarines y ministrosSorias

    • Krigan - 5 mayo 2016 - 22:17

      Amén, hermano.

    • Rafael - 5 mayo 2016 - 22:36

      OK. Cuando Apple te haga cross-selling y te calce un todo-en-uno propietario, incluidos servicios bancarios, móvil, suscripción multimedia, energía y todo eso de cuyos oligopolios estás deseando escapar, te darás cuenta de que te la han colado. Eso sí, con mucha más elegancia y diseño. Y a un precio competitivo.

      • Albert - 6 mayo 2016 - 00:21

        No te quito la razón. Pero eso está por ver. Lo que ahora sí conozco es de donde quiero huir, lo que tengo clarísimo, y a malas no debe diferir mucho por lo que para quedarme igual: ya bien me vale saber que no sigo pagándole vacaciones ni sueldos a cortesanos colocados ni a exministros a cambio de servicios mediocres cobrados bien caros, y harto tasas,recargos y comisiones.

  • #017
    Antonio AM - 5 mayo 2016 - 22:38

    Yo no tendría inconveniente, pero… el problema surge cuando deseas por ejemplo un préstamo.
    He hecho mi hipoteca hace poco, y usaba cuentas exclusivamente online, me iba perfecto. Cuando realmente necesito un préstamo hipotecario, fue cuando me di cuenta que estaba en tierra de nadie, daba igual que mis condiciones económicas y la de mi mujer sean muy buenas, todo son problemas, te hartas de mails y llamadas de teléfono para nada. Al fina ha sido un banco de toda la vida, hablando con el director, y viendo nuestra solvencia la que nos hace una muy buena oferta, sin problemas, y todo porque nos sentarnos con alguien a hablar físicamente, y eso vale oro. Esto por internet y teléfono es simplemente una quimera.
    Así que mi conclusión es que a pesar de estar de lleno en toda la vanguardia tecnológica, al final he conseguido comprar mi casa con un trato directo, el de toda la vida, ya que “online” y por teléfono fue una experiencia frustrante y cercana al absurdo.

    • Asier - 6 mayo 2016 - 02:58

      Es que esas cuentas online que has utilizado pertenecen en realidad a la banca clásica. Cuando se metan las tecnológicas probablemente un algoritmo va a decidir casi al instante si se te concede una hipoteca dependiendo de muchos factores (y seguramente lo haga mejor que un humano, basta con ver cómo surgió la crisis de 2007).

    • Rodrigo - 6 mayo 2016 - 11:01

      Crees que una tecnológica no tiene la capacidad (si se ponen a ello) de que un fulano te llame para cerrar la hipoteca (eso cuando antes ya te han hecho un screening de todo tu historial bancario, capacidad de pago ..).
      Y si además te hacen mejor oferta? Irías todavía a tu banco de siempre?

      Lo que tu cuentas de las hipotécas es la visión tradicional de la generaciones mayores que no son tecnólogas y no entienden manejar el dinero con alguien que no sea su banco de toda vida.
      Pero eso está cambiando y la tecnología ha llegado para quedarse.

  • #020
    Raul SB - 5 mayo 2016 - 23:35

    Todo esto me lleva a preguntarme que pasaría entonces con las industrias “de toda la vida”. Si a un operador telefónico le quitas “su chiringuito” quitándole el roaming y las sim, a un banco el suyo quitándole además lo que más vale que es la información de que hacen sus clientes, y sigues así en más sectores. Quién se va a ocupar de realizar las inversiones básicas necesarias en cada industria en un mundo plagado de intermediarios? No veo yo que se vayan a crear macrocorporaciones hollywoodienses que hagan de todo, y menos que estas al crecer mejoren en todos los procesos a empresas más pequeñas y flexibles. Eso es lo que tenemos ya y ya sabemos donde lleva en muchos casos… seguiremos observando y aprendiendo….

    • mhyst - 6 mayo 2016 - 05:42

      Ya te lo digo yo. Harán leyes para aplastar a la gente y reducir la competencia. El chiringuito está montado para ganar ellos siempre. No te quepa duda.

  • #022
    mhyst - 6 mayo 2016 - 05:53

    En principio puede parecernos buena idea eso de que las grandes compañías de Internet se conviertan en bancos. Pero eso tendría un efecto secundario importante: más globalización. Si nos ningunean los bancos “nacionales” aun siendo, como dice Enrique, empresas más pequeñas; qué no harán las grandes y centrales. Por otra parte, fijaos lo que hace Apple o Google con los precios, para compensar el cambio traducen directamente de dólares a euros (si algo cuesta 500 dólares, lo ponen a 500 euros), con el consiguiente encarecimiento de los productos para el resto del mundo que no es EEUU. Nadie les podrá impedir cambiar las condiciones a peor, ya sean comisiones, o lo que sea. Y luego están los datos bancarios de todo Dios, que utilizarán para sacar más dinero de nosotros. Por ejemplo, podrán ofrecer a sus clientes un paquete de 200.000 usuarios con cierto nivel, adecuado para sus productos, que recientemente ha buscado viajes o lo que sea que vendan los clientes. Y el que tenga poco dinero verán la forma de sacárselo igual.

    Si Facebook se constituye en banco, apaga y vámonos!

    • Krigan - 6 mayo 2016 - 10:44

      La globalización no es nada malo en principio. Otra cosa es que haya sido usada como excusa para justificar toda clase de abusos. Por ejemplo, se nos dice que no es posible cobrarle impuestos a las grandes empresas, porque se irán a otro país. Sin embargo, Gran Bretaña cambió su ley, precisamente para evitar la elusión fiscal “internacional”, y no ha habido ninguna huida de capitales de ese país. Y lo de llevarse el dinero a Suiza es más viejo que el hambre, eso ya se hacía en tiempos de Franco, antes de la globalización. La diferencia es que entonces era ilegal, y si te pillaban te metían un buen puro. A más de uno cogieron con una maleta llena de dinero en la frontera.

      En cuanto al ninguneo, me resulta difícil creer que pueda existir un nivel mayor que el de ahora. De momento donde me lo he encontrado es en empresas españolas (sin importar si son de capital nacional o extranjero), no en Amazon, que tiene un excelente sistema de atención al cliente. Ten en cuenta que las tecnológicas compiten intensamente entre sí, no pueden permitirse el hacer muchas tonterías.

    • Sergio - 2 junio 2016 - 19:04

      Algo que cuesta 100$ en EE UU y 100 € en España no es por una traducción automática de precios, es porque los impuestos de aquí son más altos que los de allí

  • #025
    Alfonso - 6 mayo 2016 - 07:48

    Muy de acuerdo con tu enfoque Enrique. Creo que la banca actual es altamente ineficiente y muy poco orientada a cliente y menos a las nuevas tendencias.
    Las fintech les van a barrer del mercado en los productos de gran consumo.
    Respecto a la confianza, para eso deberiamos tener la regulación del Banco de España, para que una fintech pueda por ejemplo dar créditos tendrá que tener la licencia bancaria y someterse a sus controles.
    Aunque desgraciadamente las quiebras y agujeros de cajas y bancos en España nos han demostrado que el Banco de España que debería haberlos supervisado no ha cumplido su función en absoluto.
    Lo que no comparto es la visión simplista de que unos son los malos y otros los buenos, en cuanto una empresa/industria tiene una posición dominante tiende a abusar, debemos vigiñlar la competencia en igualdad de condiciones.

  • #026
    José Manuel Mateu - 6 mayo 2016 - 09:33

    Interesante discusión pero como en todo siempre nos miramos a nosotros mismos (Europa) o al oeste (USA) pero nunca al oriente. En China este proceso ya ha empezado desde hace tiempo. Gigantes del ecommerce, muy bien capitalizados como Alibaba o Telcent comenzaron con el comercio electrónico, saltaron a los pagos (tienen casi un dominio absoluto), posteriormente a la comercialización de fondos y seguros y ya tienen licencias bancarias para la captura de depositos y concesión de préstamos.

    En fin, debemos girar la cabeza más hacia el este y ver que los grandes cambios de modelo vendrán desde allí ..
    http://linkedin.com/in/mateu

  • #027
    jaume - 6 mayo 2016 - 10:41

    Para mi la privacidad es esencial, no me fio ni un pelo de amazon, facebook o google. Apple es demasiado intrusiva, me imagino un itunes de banca y me pego un tiro. Los cuatro con una atención al cliente desastrosa y con la imposición de condiciones de contratacion claramente abusivas.
    En conclusion. Fintech claro que si, pero con unos estandares de privacidad y atencion al cliente que ninguna de estas empresas cumple.

    Sabra la banca cubrir el hueco?

  • #028
    Óscar Herranz - 6 mayo 2016 - 10:44

    Tu análisis me parece bastante acertado, aunque tenngo algun discrepancia. Trabajo en el sector #Fintech desde hace dos años y creo que la banca tradicional, no tiene la agilidad, dinamismo y perspectiva que existe en nuestro segmento. Creo que ni imaginan la revolución tecnológica que viene en los próximos meses, en cuanto accesos, dispositivos, divisas… No es que sea una evolución. Es que es otro concepto totalmente diferente.

  • #029
    Jose Antonio Garcia - 6 mayo 2016 - 11:09

    Para poder utilizar un servicio, un software o comprar un producto, en general hay que seguir una serie de medidas:

    a) Que sea de una empresa confiable, con una buena presencia en mi país y a ser posible nacional. En esto nos tenemos que parecer a los americanos que prefieren sus empresas a las extranjeras.

    b) Que el producto o servicio que den no sea el que acaba de salir al mercado. Es decir quien compra o usa el software release último sin esperar a que pulan los bichos es porque es un usuario residencial no uno profesional. Creo que algo hay que aprender de la NASA al usar Linux…

    c) Evidentemente un banco es una cosa seria, aqui no es el todo vale. Se tienen que cumplir unas leyes y bajar al patio a jugar, y no aprovechar la infraestructura de los demás. Que mucho avance tecnológico pero la fibra ó el movil para que se van a mojar…

    Dicho esto que abran oficinas, con personal de verdad bien pagado, den créditos a buenos intereses, no cobren comisiones indignantes, ofrezcan buenos intereses, minimicen el riesgo, etc. Y la tecnología que empleen para eso me importa más bien poco.

    ¿Utopía? creo que no. Una de las empresas con un servicio técnico impecable es Apple, otra española el Corte Inglés. Curiosamente ninguna es gama baja…
    Si pusieran un banco creo que cumplirían con el 80% de lo expuesto en este post

    • Krigan - 6 mayo 2016 - 17:23

      ¿¿Que abran oficinas?? Pero si los bancos tradicionales están cerrándolas. Sin ánimo de ofender, pero creo que no has entendido de qué va el tema. La sucursal es cara, carísima. El dinero son bits, y estos son baratísimos.

      • Jose Antonio Garcia - 7 mayo 2016 - 18:17

        Una cosa es entenderlo. Y otra no estar de acuerdo. Y tener su propia opinión. Como verá no comento en general sus ideas y eso no significa que las comparta

        • Krigan - 8 mayo 2016 - 01:32

          Y todo lo que quieras, pero ni de coña van a andar las tecnológicas abriendo sucursales, ni los bancos van a dejar de cerrarlas.

          Cuando el cliente lleva a la sucursal en el bolsillo (el móvil), la sucursal de verdad pasa a ser esa cosa carísima, que está cerrada la mayor parte del día, y que el cliente se tiene que desplazar hasta ella.

          Antes era al revés, cuantas más sucursales tenía un banco, mejor. Ahora son un lastre muy pesado, cuantas más tengas, peor.

          • Jose Antonio Garcia - 8 mayo 2016 - 15:17

            A ver.

            1. Lo que quiera una empresa en su modelo de negocio es A
            2. lo que yo como cliente es B

            Eligiré aquella empresa que se acerque más a B que a A.
            Que B=Apple, Google,… etc entonces no hay problema para Krigan
            que A=Banco de mi pueblo, pues no elijo A, como Krigan
            Que las empresas tecnológicas tienen mucho que ofrecer, sinergias, modelos de negocio, pues muy sencillo que se pongan a competir y tras un periodo de prueba veremos si su beta funciona o es como tantos servicios que sacan y fracasam
            Y como dice nuestro presidente neoliberal: ” o no” ;-)))

          • Krigan - 8 mayo 2016 - 23:35

            Jose Antonio García:

            Te doy la razón en que el cliente es quien decide, y clientes diferentes tendrán preferencias distintas.

            Ahora bien, el cliente de sucursal se puede acabar encontrando conque le asan a comisiones, sobre todo si no tiene mucho dinero metido en el banco.

            Antes todos los clientes de un banco sufragaban los costes de las sucursales, ya mediante comisiones, ya teniendo metido mucho dinero en el banco. Ahora una parte de los clientes no pisan nunca la sucursal, y a estos el banco no les va a poder cobrar comisiones, porque se irían a un banco online (no necesariamente de Google, puede ser ING Direct u OpenBank).

            En cuanto a los que tienen una buena cantidad de dinero, más de lo mismo. Si les pretenden “cobrar” (dar peores condiciones por su dinero) por usar la sucursal, se irán a un banco online.

            La cuestión es: ¿cuánto está dispuesto a pagar un cliente por seguir teniendo una sucursal al lado de casa?

          • Javier Cuchí - 9 mayo 2016 - 00:40

            Tienes toda la razón, Krigan. Yo soy cliente de ING Direct y hemos sufrido el desplome de cajeros que podíamos utilizar gratuitamente. ¿Sufrido? Bueno, muy relativamente. Echamos de menos no poder operar en el Santander que teníamos al lado de casa, pero, a cambio, tanto mi mujer como yo, tenemos un Popular al lado del trabajo (ING Direct negoció con el Popular para que sus clientes pagáramos 0 comisiones).

            Pero ha ocurrido otra cosa muy divertida que demuestra la vista larga que tiene alguna banca (por no decir toda ella): hemos aprendido -particularmente mi mujer- a depender cada vez menos del efectivo. Donde se está durmiendo ING Direct (y se lo he reprochado más de una vez y, claro, ni caso, soy un cliente sector mindundi) es en implantar la tecnología NFC, algo en lo que este tipo de banca debería ir por delante.

            Y ya se lo dije: soy un cliente satisfecho, pero no casado con ING y el primero que dispare con el NFC se me lleva

          • Krigan - 9 mayo 2016 - 01:45

            Javier Cuchí:

            No sé dónde vives, pero tal vez te interese esto: actualmente es posible sacar dinero sin comisión con tarjeta de ING Direct de cualquier cajero del Santander que no esté en la Comunidad de Madrid, siempre y cuando saques más de 200 euros.

            Totalmente de acuerdo en lo del NFC. Lo más gracioso es que la app de OpenBank tampoco lo soporta. Es decir, su empresa madre (el Santander) acaba de incluir en su app el pago por NFC, pero la del OpenBank todavía no. Paradójico sin duda.

            Ahora ya es posible abrir una cuenta en ING Direct sin firmar ningún papel. Una tarjeta física sigue siendo necesaria, porque todavía hay muchos TPVs que no soportan el NFC, pero si la app de ING Direct soportase NFC, sería posible abrir una cuenta allí, y empezar a usarla inmediatamente para pagar en cualquier establecimiento con NFC, sin tener que esperar siquiera a que la tarjeta física te llegue a casa.

          • Javier Cuchí - 9 mayo 2016 - 08:47

            Krigan

            Sí, gracias sé lo del Santander y los 200 euros. De hecho, como vivo fuera de la comunidad de Madrid, puedo utilizar cualquier cajero gratuitamente si extraigo más de 200 euros (90 si es Bankia).

            El problema es que nunca suelo (ni quiero) llevar encima dinero en efectivo (más allá de diez o quince euros por si me apetece un café). Es que soy de los que, además, parte de la base (ya sé que ocasionalmente injusta, pero me da igual) de que quien me exige un pago en efectivo es un defraudador fiscal y por ahí no paso.

            Una aclaración a mi comentario del NFC, en el que me expliqué mal. Sé que algunos bancos de los tradicionales ya implementan NFC, pero a esos no me voy a acercar jamás, mientras pueda evitarlo: no salí corriendo de CaixaBank para ir a Guatepeor. Cuando hablaba de captarme a través del NFC pensaba en entidades como ING, EVO o, por supuesto, Google o Amazón (Facebook y Apple me dan repelús). O cualesquiera otras similares que puedan irrumpir en el mercado.

  • #038
    Pablo Martínez-Almeida - 6 mayo 2016 - 11:33

    La entrada de grandes tecnológicas a competir es cuestión de tiempo. Se trata de compañías apalancadas en enormes bases de usuarios/clientes (muy vinculados), expertise tecnológico (Big Data, algoritmos), mucha caja y talento que ya no va a Wall Street. Algo parecido podemos decir de las startups fintech.

    La regulación en pro de la transparencia, unida a la tecnología, puede propiciar la aparición de plataformas de comparación de productos bancarios/financieros, conduciéndonos hacia un escenario de mayor competencia entre entidades, presionando a la baja sus márgenes, ya muy castigados por los tipos. Esto podría acabar convirtiendo los productos bancarios básicos en commodities.

    Además, si la regulación limita la venta de productos sofisticados a pequeños inversores particulares (ej: preferentes) se reducen márgenes y aumenta la dificultad para colocar bonos y otros instrumentos de capital, que deberían asumir los institucionales y grandes inversores (que exigirían mayores descuentos).

    Hay más. El impacto de las nuevas tecnologías se verá exacerbado por otros factores: el cambio en el cliente por impacto de la crisis (menos rentable, buscador de precio, menos vinculable), la demografía y la transición hacia un modelo productivo que retribuirá todavía más el capital. Todo ello redundaría en un cambio en el mapa competitivo del sector bancario muy importante, empezando por la banca minorista.

    A los interesados os invito a leer el post que escribí en LinkedIn al respecto, en el que amplío un poco y ordeno las ideas que lanzo en este comentario: Una reflexión sobre el futuro de la banca.

  • #039
    Vicente Lozano - 6 mayo 2016 - 11:47

    Hola, Enrique
    Para el debate, publiqué esto ayer en El Mundo: Orange Bank http://www.elmundo.es/opinion/2016/05/05/572a33d346163fa4538b4672.html

    Siempre que he comentado a Google, Apple Facebook y demás la posibilidad de crear un banco dicen lo mismo: medios de pago, sí, dar créditos, quiza, captar ahorro nunca porque supondria caer bajo la supervisión de los bancos centrales.

    Un abrazo, Vicente.

    • Pablo Martínez-Almeida - 6 mayo 2016 - 14:06

      Nunca parece muy radical. Por otra parte, el crear una sociedad con ficha bancaria no significa que todo tu negocio pase a estar supervisado por el banco central, ¿no?

      El ahorro puede remunerarse por categorías:
      – Ahorro básico = te guardo el dinero. No se remunera. O se cobra o se remunera vía devolución de parte de la venta cruzada / servicios premium / descuentos.
      – Ahorro inversor. Te doy opciones de inversión remuneradas según perfil riesgo que elijas.
      También se puede captar ahorro vía emisiones de deuda / OPVs.

      Las operadoras tienen varios problemas a la hora de ofrecer servicios bancarios: No conocen a sus usuarios como las tecnológicas, no poseen los recursos de aquellas y tienen además mala reputación entre sus clientes.

      • Krigan - 6 mayo 2016 - 17:15

        Respecto a las cuentas no remuneradas (ahorro básico, operaciones cotidianas), con las tarjetas los bancos ya se están llevando una comisión por cada compra que se hace con ellas, que se le cobra al vendedor. Tan solo con eso ya daría de sobra para cubrir los costes de proporcionar una cuenta totalmente gratuita, sin comisiones de ningún tipo.

        • Pablo Martínez-Almeida - 6 mayo 2016 - 19:38

          Las grandes tecnológicas ya se han metido en medios de pago.

          De esta manera son la cara para el usuario y consiguen información de sus hábitos de compra. Información que explotan para segmentar y ofrecer más cosas, con lo que generan ARPU y vinculan.

          Con el tiempo las aplicaciones de las tecnológicas pasan a ser la fuente de información básica de gastos para el cliente bancario. Si el banco pierde visibilidad de las transacciones y solo ve cantidades sin concepto tiene un problema. A eso únele que creen una pasarela de ingresos y tienen todo.

          El problema para la banca es que todo eso la lleva a convertirse en una plataforma de productos con márgenes mínimos, gastos de estructura bestiales y capas de SW sobre sistemas legacy de difícil mantenimiento.

          En ese escenario de venta de productos commodity su estructura de costes es inasumible. No es que sea un mal negocio, es que no es negocio.

          • Krigan - 6 mayo 2016 - 20:23

            De acuerdo, pero van a pasar un buen puñado de años antes de que los usuarios podamos prescindir de tener una cuenta corriente, lo cual significa que las tecnológicas van a tener que darlas, y eso implica obtener una licencia de banco.

            Más arriba ya has dicho que la regulación propia de la licencia bancaria podría atar solo a la parte del negocio en la que sea necesaria. También de acuerdo, siempre es posible crear una filial solo para eso.

            Donde le veo el problema es que las tecnológicas no parecen estar por la labor. Supongo que, aunque ahora no quieran, una cosa les llevará a la otra. Por más que le doy vueltas, no soy capaz de ver cómo puede alguien ir a la conquista de los medios de pago, y no acabar teniendo que hacerse también con las cuentas corrientes.

            Al revés también es cierto (eso es lo que expones). Pero eso los bancos sí que lo tienen claro, y las tecnológicas no parecen ver lo que yo digo.

  • #044
    Rodrigo - 6 mayo 2016 - 11:48

    Qué es tener un banco? vender hipotécas? Captar fondos? Manejar transacciones? tener poder político?

    Cuánto dinero se gana en el sector bancario? Creo que ahora mismo bastante menos que en el tecnológico.

    Varias ideas:
    1. No creo que a las tecnológicas (disruptivas por naturaleza) les interese entrar a competir con los bancos tradicionales (hipotécas, …) . Directamente suena aburrido.

    2. De momento supongo que una cosa que sí que les interesaría es controlar las transacciones, es decir, que detrás de cada pago de la Apple Store no tenga que haber un banco o una tarjeta de crédito que se lleva una comisión.

    3. En este sentido no sé cuán díficil es para las tecnológicas constituir filiales bancarias, que les permitan acumular fondos y hacer pagos con su tecnología (un cliente de Apple Bank usa Apple Pay para comprar en la Apple Store. Distintas filiales pero todo queda en casa).

    4. Creo que la gente está harta de pagar comisiones a los bancos que no proporcionan nigún valor (ahora ni intereses). Al final la gente tiene el dinero “aparcado” en un banco y te cobran el parking a precio de oro. Creo que mucha gente pegaría un salta rapido a un Google bank, Apple bank …: por cansancio con los bancos tradionales, por facilidad de uso de los nuevos bancos, y porque segurametne sería más barato.

    En general creo que a las tecnológicas les interesa los medios de pago, apropiarse del mercado que hasta ahora ha estado en los emisores de tarjetas y en los bancos. Sería captar un mercado que en el fondo es bastante natural para ellos (al estar basado en tecnología que dominan mejor que los bancos).

    El tema de servicios bancarios más complejos (hipotécas, seguros, … banca de inversión) creo que les resulta más lejano: ahí sí que necesita más experiencia bancaria, cartera de clientes distintas… Pero todo se andará.

    Por último la empresa más versátil en este tema podría ser Amazon. Es una empresa que paso de vender libros de papel a crear un nuevo mercado de libros electrónicos, uego pasó a vender absolutamente de todo a traves de su web, más tarde a meterse en un sector nuevo como el cloud computing compitiendo con las tecnológicas puras y duras …
    Quién dice que no pueda crear un banco? Creo que conocen a los clientes mejor que nadie.

  • #045
    marcelo - 6 mayo 2016 - 15:22

    AL final las autoridades de la competencia tendrán que intervenir y desmantelar a todas estas compañías: si van a controlar comunicaciones, finanzas, comercio, transportes, energías, etc habrá que pararles los pies… una sociedad avanzada que se respete mínimamente no puede tolerar esas situaciones de monopolio tan brutales que presumiblemente se darán. O destruimos ahora a Apple, Facebook , Amazon y Google o acabaremos siendo sus súbditos.

  • #046
    menestro - 6 mayo 2016 - 15:36

    La mayor parte de la gente, apenas conoce cómo funcionan los bancos tradicionales. Así que, no saben con certeza, qué parte de los servicios de la banca pueden ser asimilables por las empresas con una nueva base tecnológica, que pretenden ofrecer una operativa similar y más competitiva en costes y accesibilidad.

    Hay toda una oferta de servicios bancarios que, en breve, se van a ver desbordados por una operativa más ágil y barata para el usuario; No se trata en ningún caso de suplantar el rol de la entidad bancaria como depositario de fondos, pero sí, gran parte de las operaciones que tradicionalmente ofrecían las llamadas “cuentas a la vista” o “transaccionales” que servían para ofrecer esos servicios de intermediación en transacciones económicas.

    Y no todas las empresas financieras pueden considerarse Fintech en puridad, si hay de por medio una solución tecnológica innovadora.

    Por poner uno de los ejemplos más claros, se puede mencionar Transferwise, basada en una operativa P2P, y que ha supuesto un vuelco a toda la operativa de las transferencias internacionales y el sistema Swift/BIC de la banca.

    En realidad, es una situación muy diferente la inversión en entidades financieras tradicionales por las Operadoras, que no deja de ser una forma de salir del cajón en el que se hallan, de la posible adquisición de Fintech punteras por compañías de Internet.

    La mejor experiencia de ello, la tenemos con la adquisición de PayPal por Ebaydurante la primera burbuja. (Sí, de aquellas Fintech salieron estas Tesla y Skype)

    Un poco menos intuitivo resulta, explicar con brevedad y en un único comentario, en que consiste algo como la banca basada en Blockchain , que constituye en sí misma como lo que podría ser una alternativa real como “depósito de títulos de valor” tal como funciona en las divisas criptográficas, aunque en realidad su mecánica es bastante sencilla. Es solo una translación de la seguridad y verificabilidad intrínseca de los sistemas de clave pública y de la criptografía asimétrica a la firma y depósito de operaciones financieras.

    Una de las iniciativas más destacadas, y a la que se están incorporando las entidades bancarias ya establecidas, incluso el Santander, aunque tímidamente, es Ripple.

    Así que, en realidad, no se trata tanto de que las grandes compañías de internet estén suplantando la función del banco, o desarrollando los servicios de pago vinculados a su propia economía digital, sino de nuevas tecnologías aplicadas a la operativa tradicional de los bancos.

    Incluso ya hay Fintech que abordan las líneas de descuento para PYMES, como Fundbox .

    No es probable que una operadora de telefonía ofrezca servicios puramente bancarios, ni que las OTT compitan con el sistema financiero, pero no sería nada extraño que un plazo breve de tiempo podamos realizar transacciones o pequeños pagos a través de WhatsApp o Hangouts a través de Google Wallet.

    Lo de Orange sólo es una forma de darle un soporte financiero a la operativa de pago de sus productos, pero sin nuevos servicios u operativa Fintech, no deja de ser una estrategia de diversificación.

    La tecnología digital en sí misma, implica una redefinición de la economía, en tantos aspectos que sería difícil detallarlos todos. ¿Quién no lleva operando con PayPal en detrimento de la tarjeta bancaria, desde hace ya bastante tiempo?

    El riesgo para la banca es, que pierden una de sus fuentes de ingresos, la operativa y las comisiones sobre transacciones, y se convierten en cuentas que operan con sus depósitos en redes ajenas.

    De la guerra de comisiones en los cajeros, podemos sacar un botón de muestra de lo fácil que sería privarles de esos clientes a través de otros medios de pago digitales. Incluso en el World Economic Forum de Davos ya se planteó la actual situación como un “Uber Moment” para la banca. Se habla de un recorte de un 30% en las plantillas actuales a causa de la perdida de esta operativa.

    Así, en breve (y nope, no hay material de enjundia sobre Fintech en castellano)

    The Death of Bank Products has been greatly under-exaggerated

    PwC: Fintech is Reshaping Financial Services

    The Future of Financial Services – How disruptive innovations are reshaping the way financial services are structured, provisioned and consumed – WEF (PDF)

    https://www.youtube.com/watch?v=xQdoCyCoPj8

    • PIPO - 7 mayo 2016 - 23:30

      ¡Gran comentario, Menestro!
      Muchas gracias

  • #048
    menestro - 6 mayo 2016 - 19:20

    Aquí tenéis el informe de Citigroup donde se hace referencia a ese “Uber moment” que ha dado que hablar en el WEF y que fue acuñado por Antony Jenkins, ex-CEO de Barclays, en una conferencia de noviembre pasado.


    DIGITAL DISRUPTION – How FinTech is Forcing Banking to a Tipping Point (p12)

    Approaching the ‘Uber Moment’ in Financial Services: How Technology Will Radically Disrupt the Sector – Antony Jenkins

  • #049
    Pablo Martínez-Almeida - 6 mayo 2016 - 20:57

    Krigan, te contesto aquí porque el sistema del blog no permite más respuestas anidadas.

    ¿Qué pasa si creo pasarela de ingresos/pagos, me quedo con la información de ingresos y pagos y dejo al banco la cuenta corriente (con su ficha)? En la mayoría de casos, y cada vez más por el cambio en la base de clientes, como explico en mi post, el margen a obtener por el banco es mínimo y la información que tendrían no serviría prácticamente para nada.

    El banco se reduce a una plataforma que da servicios commodity con margen mínimo, mientras la información y los servicios de valor añadido (y margen más jugoso) están en la capa por encima creada por las fintech (startups o FB y otras tecnológicas).

    Los bancos están como locos buscando atraer startups, no hay más que ver la cantidad de competiciones/eventos que organizan para ello. Hay inquietud en el sector.

    • Krigan - 7 mayo 2016 - 00:28

      Normal que estén inquietos. Las sucursales ya no son necesarias, y tan pronto como se deje de usar el metálico no necesitaremos ni los cajeros. Como dices, no pueden permitirse que las tecnológicas se hagan con el front-end de los clientes.

      Pero no veo que sea estable una situación en la que el front-end sea de una empresa, llevándose la parte gorda del pastel, y la cuenta corriente sea de otra. Una de las 2 va fuera.

      Planteado de otra manera. Supongamos que yo quiero que mi banco sea Google. Es una empresa en la que confío, su app es maravillosa… pero como no me ofrece una cuenta corriente, mi nómina y mis recibos domiciliados siguen en el Santander. Por supuesto, aunque sean algo lentorros, los chicos del Santander pueden copiar la app de Google, y cada nueva prestación o manera de hacer las cosas que aparezca en esta.

      Ni que decir tiene que en la app de Google no puedo devolver un recibo, ni recibir notificación de que un recibo fue devuelto por falta de fondos, ni que automáticamente me financie ese recibo para que no sea devuelto. No es mi caso, pero sí hay mucha gente que anda sin fondos a fin de mes. Es decir, en la app del Santander puedo hacer de todo (aunque las novedades están disponibles antes en la de Google), y en la de Google hay cosas que no puedo hacer.

      Asimismo, el Santander sabe lo que gano, y mi historial de deudas (o al menos parte de ellas), mientras que Google no conoce esta información. El Santander está por tanto en mejores condiciones de darme un préstamo (menos interés cuanto menor sea el riesgo, y viceversa).

      Puede parecer que defiendo a los bancos, pero no es así. Lo que digo es que uno de los 2 va fuera, irremediablemente.

      • Pablo Martínez-Almeida - 7 mayo 2016 - 10:18

        Podemos seguir discutiendo el tema hasta el infinito. Veremos cómo evoluciona la cosa. No veo tan problemática la compra de una ficha bancaria. Puede haber nuevos competidores que piensen en un modelo distinto al clásico de depósitos a la vista y créditos a plazo. Quizá ofreciendo el servicio de cuenta corriente como gancho para vincular al cliente y ofrecerle otras cosas.

        En cuanto a los créditos, tendremos que estar atentos a la evolución de las plataformas de crowlending y crowfunding. Los bancos son la principal fuente de financiación a empresas en países como España. Eso también puede cambiar.

        Hoy en día mucha gente compara alternativas cuando se trata de un préstamo, y las diferencias entre ofertas son pequeñas. A ello le unes:
        1. La coyuntura de tipos bajos, que parece va para largo.
        2. La tecnología, que si la regulación no lo impide, ayudará aún más a comparar alternativas (en seguros lo vemos).
        3. El cliente, que es menos vinculable (busca precio). Además su capacidad de endeudamiento se ha reducido.
        4. Demografía: envejecimiento de la población, con deterioro de su poder adquisitivo al llegar a la jubilación.

        Todo lo anterior lleva a un estrechamiento de las diferencias y, por consiguiente, de los márgenes del banco. La diferenciación de producto/servicio se diluye y acabas como una plataforma. Puede que acabemos con un modelo más dual de prestamistas por un lado y depositarios por otro.

        Y eso por no hablar de la desaparición del efectivo, la consolidación o no de un modelo de dinero alternativo o la renta básica universal como respuesta a la desaparición masiva de empleos.

        • Krigan - 7 mayo 2016 - 12:17

          En efecto, no merece la pena darle más vueltas al tema, ya se verá.

          Tan solo un apunte. Hace un tiempo Google sacó la Google Wallet Card, que era un tipo de tarjeta prepago bastante interesante, a la cual podías programarle recargas periódicas. Obviamente, una tarjeta prepago es un tipo de cuenta, aunque no sea una cuenta corriente.

          Pues bien, Google está retirando la Wallet Card. Desde el 1 de mayo ya no es posible que el usuario le añada fondos, y el 30 de junio dejará de existir.

          ¿Por qué? Ni idea. Una posibilidad es que Google tenga planeado el desembarco de Android Pay en Europa para poco después del 30 de junio, y que la Wallet Card, de seguir existiendo, le habría supuesto caer bajo la regulación del BCE.

          • PIPO - 7 mayo 2016 - 23:32

            O que Google se haya comprado un banco. ¿Raro?
            Bueno, desde hace tiempo existe el runrún de la alianza con el BBVA, por ejemplo.

      • Ayoze - 8 mayo 2016 - 06:25

        Lo que comentas en el segundo párrafo lo puedes ver en la actualidad con number26. Ellos ponen el front y el valor añadido y por detrás está wirecard, banco alemán que da el soporte de cuentas, la emisión de las tarjetas, y algún que otro servicio básico más. Además, paras las transferencias internacionales acaban de integrar Transferwise en su app. En resumen , un front que se encarga de la UX y del mimo del cliente mientras un “Banco de verdad” en el fondo da las garantías del depósito y un tercero diferente las transferencias al extranjero a mucho mejor precio. Hay varios casos de esto en Europa.

        • Krigan - 8 mayo 2016 - 12:44

          Gracias por la info. Acabo de echarle un vistazo, y tiene buena pinta.

  • #056
    acerswap - 6 mayo 2016 - 23:14

    Llamame raro, pero a mi no me haria ninguna gracia que una entidad bancaria conozca mis aficiones, compras, busquedas y demas datos privados.

    • Ayoze - 8 mayo 2016 - 06:08

      Tu entidad financiera sabe lo que compras. No creo que haya nada que defina mejor quién eres que aquello que consumes. Su problema es que a día de hoy, aún no saben qué hacer con los datos.

  • #058
    Antonio - 7 mayo 2016 - 09:00

    Las grandes tecnológicas ya está ofreciendo servicios financieros como monederos virtuales, pagos móviles, etc. De ellos depende si quieren ir más allá, un paso que seguramente den en unos años.

    Mientras tanto quien está arañando parte del mercado y servicios financieros son las startups fintech. En España ya contamos con más de 100 propiamente dichas con servicios desde gestión patrimonial, forex, criptomonedas, sistemas de pago móvil, wealth management, etc.

    También es cierto que los grandes bancos como BBVA, Santander o CaixaBank ya son conscientes de este tipo de empresas y están creando sus fondos de inversión, aceleradoras y centros de I+D+i.

    Si todo ello al que beneficia es al usuasio de servicios bancarios, adelante!!

  • #059
    pepe - 7 mayo 2016 - 10:41

    Google, Facebok son exclusivamente empresas de publicidad, Microsoft y Apple van en camino de convertirse en eso, su negocio esta en nuestra privacidad

    • Rodrigo - 7 mayo 2016 - 12:01

      Son empresas de publicidad pero con una capacidad tecnológica y una plantilla hipercualificada que dan unas cuentas vueltas a los bancos tradicionales llenos de burocratas encorbatados.

  • #061
    JOSÉ ANTONIO GAES - 7 mayo 2016 - 22:49

    No será que el dinero siempre ha sido “la commodity” y el negocio bancario el oligopolio diseñado para beneficiarse artificialmente de ella?

    Los respectivos bancos de los tres grandes automakers alemanes ya aportan casi el 20% de los beneficios totales. Y consiguiendo enormes sinergías con sus negocios tradicionales.

    La pregunta no es si la gente se plantearía….? sino cómo es posible que no esté ocurriendo ya, en una nueva ley de Moore a partir de una gigantesca base de fans.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados