La dura batalla de la monetización del vídeo

Facebook Rights ManagerFacebook presenta, en su conferencia para desarrolladores f8, su versión del ContentID de YouTube: una plataforma que permite a los creadores de contenidos en vídeo subir los clips cuya distribución pretenden controlar en Facebook, y gestionar qué hacer cuando estos son subidos por los usuarios. El problema del vídeo en Facebook se denomina freebooting: usuarios que toman vídeos de otras plataformas, sea YouTube, la televisión o cualquier otra fuente, y los suben a Facebook a pesar de no poseer los derechos de los mismos.

En la última edición del Master en Visual and Digital Media, los alumnos, creadores o gestores de contenidos en su mayoría (o aspirantes a ello) manifestaron su preocupación con el hecho de que muchos de sus vídeos circulasen en Facebook sin ningún tipo de modelo económico asociado – el modelo de revenue-sharing se presentó posteriormente – y sin ningún control, y terminé por llevármelos directamente a las oficinas de Facebook (en el caso del IE, es básicamente cruzar el Paseo de la Castellana :-) para que les hablasen un poco de la evolución del vídeo en la plataforma.

La idea, lógicamente, era que un sistema que no controle en absoluto termina por resultar insostenible, pero que el control, desde un punto de vista puramente tecnológico, solo puede generarse o bien partiendo de mecanismos sociales de denuncia, o bien de que un creador suba voluntariamente su contenido a una base de datos para que pueda ser comparado con los contenidos que circulan por la red. Lo que Facebook presenta ahora es precisamente esa segunda idea: una plataforma para que los creadores puedan subir sus vídeos, y tomar decisiones sobre lo que hacen cuando son identificados en la red, sea eliminarlos o simplemente monitorizar su difusión. La plataforma ofrece una amplia versatilidad: puedes tomar acción solo en función de si las reproducciones alcanzan un número determinado (si se hace viral, por ejemplo), regular el número de alertas, etc. con el fin de hacerlo manejable por creadores que generan gran cantidad de contenidos.

El problema del vídeo, como es bien sabido, es su modelo de consumo. El tipo de atención que demanda hace que, en la mayoría de los casos, los modelos publicitarios que se le puedan asociar no difieran del modelo clásico de interrupción: deja de ver lo que querías ver, o espera para verlo, mientras te sirvo el contenido publicitario que lo financia. Algo que aceptamos en televisión, pero que tiene un mal encaje con la libertad que generalmente proporciona internet, y que lleva a que muchos terminemos por instalarnos un bloqueador de publicidad simplemente para evitar unos anuncios que, en este medio, consideramos claramente intrusivos. El pre-roll tiene una connotación molesta y lleva a que maldigamos a las marcas que lo emplean, el post-roll tiene ratios de visualización completamente deprimentes, y cosas como los overlays o bien resultan también molestos, o bien generan llamadas a la acción con las que el usuario tiene escasa familiaridad (haz clic en lo que lleva puesto el protagonista para adquirirlo) o no quiere llevar a cabo en ese momento. YouTube, en general, se suele calificar como el formato más intrusivo dentro de la familia de productos de Alphabet, y el desarrollo de YouTube Red, una alternativa libre de publicidad a cambio de un pago, parece estar probando un crecimiento y unos resultados económicos que justifica claramente su desarrollo. Lo que Facebook pueda hacer en ese sentido, por el momento, más allá de sugerir otros contenidos o enlaces al final de un vídeo o contabilizar adecuadamente las reproducciones que se inician automáticamente, es todavía un misterio.

Para Facebook, convertir la plataforma en atractiva para los generadores de contenido es una tarea central. El livestreaming se ha convertido en una obsesión para Mark, que llega al punto de pagar a celebrities y a compañías para que generen vídeo en vivo desde las más variadas situaciones o de manipular sus algoritmos de recomendación para priorizar los vídeos en el timeline de los usuarios. Facebook aspira a vencer a YouTube en un terreno que el gigante del vídeo consideraba suyo sin discusión, y la plataforma de gestión de derechos era, claramente, una de las piezas necesarias para ello. Para muchos directivos de marketing, sus páginas de Facebook se están convirtiendo en el lugar natural en el que desplegar y promocionar determinadas campañas basadas en vídeo o la simple recirculación de sus campañas de televisión, y muchos vídeos virales comienzan a funcionar en Facebook antes incluso que en YouTube. En monetización, sin embargo, YouTube lleva la delantera con Red, y la alternativa del pago parece compleja para una Facebook que no ha siquiera explorado ese tipo de posibilidades. Sin duda, nos queda mucho por ver…

 

This article is also available in English in my Medium page, “Monetizing video: what next?

 

6 comentarios

  • #001
    menestro - 13 abril 2016 - 21:39

    Creo que es bastante obvio, que los contenidos que se publiquen en plataformas de terceros van a ser monetizados por esas plataformas.

    Evidentemente, podemos hablar de cuáles serán las alternativas y qué se derivará de esa concreción en las plataformas sociales, pero para Facebook es el paso natural dentro de su estrategia consolidación, desarrollar un pequeño Wallet garden de servicios nativos que limite la penetración de otras redes.

    Aparte de la viralidad dentro de su plataforma, y de la posibilidad de crear un estrategia de contenidos propia, estará limitada, y orientada hacia su propio ecosistema.

    ¿Alguien gestiona su álbum de fotos con Facebook? Nope. Instagram a su vez, se constituye como una red social independiente con un ecosistema totalmente diferenciado y desvinculado de la red de original de Zuckerberg.

    Facebook, desde hace tiempo, está entrando en la misma espiral que Twitter al pretender cortar la interacción con otros servicios y volcándose en un entorno cerrado, al mismo tiempo que trata de aumentar los ingresos por contenidos provenientes de terceros.

    Pero ya se sabe, no son pocas las empresas que no logran ese crecimiento horizontal.

  • #002
    Gorki - 13 abril 2016 - 21:51

    Cosidero que la única forma de moetizar un video es indirectamte, en la misma medida que se monetiza un blog. Poner publicidad antes, después o encima del video, es solo amargar la vida al espectador.

    No creo que sea efectivo oobligar quiera o no ver un anuncioantes de entrar el video y menos esos que solo miras 4,.. 3,.. 2,.. 1,.. 0,.. ¡YA!. Sinceramente no entiendo a los anunciantes, ¿como miran el efecto de los anuncios puestos en estos soportes? y cuantos cliks que tengan en un 90% accidentales, generan una venta o al menos un consulta sobre sus productos.

    Yo creo en la utilidad de un inteligente product placement, esa puede ser una forma indirecta de monetizar el anuncio, o bien, como digo. por la mejoría que tu marca personal o la de tu empresa, que puedas obtener de la reproducción del video, pero desde luego pegando un anuncio al video mo creo que se saque absolutamente nada.

    Claro esta que soy absolutamente excéptico de todo lo que supone publicidad contextual en Internet, ( no asi sino anunciar juiciosamente en Internet, buscar personalmente y no con un robot el soporte adecuado para tu producto), hasta el punto, que me temo que un día, igual que llegó la moda de anunciar en Internet, aunque no saben como, otro día llegue la moda de no hacer anuncios contextuales y Google y todos sus servicios, así como el 70% de las web mejor posicionadas. que viven de eso se vayan al garete.

  • #003
    Bandalux - 14 abril 2016 - 10:36

    Facebook promueve el freebooting desde el momento en que su algoritmo beneficia los videos subidos a su plataforma frente a los enlaces a Youtube. Si quiere acabar con este fenómeno bastaría con que la difusión de todos los videos fuera idéntica, independientemente de si son enlaces a Youtube o video subidos a Facebook.

  • #004
    David el Bueno - 14 abril 2016 - 21:23

    ¡¡Ja, ja!! Viva la libre circulación de información.
    Una vez más, NPI sobre cómo crear un modelo de negocio que pueda sostener una actividad honrada en la red.
    A ver ahora de qué vivimos.
    P.D. A ver si quienes han generado el desaguisado son capaces de solventarlo y no pasar el problemón al resto del mundo.

  • #005
    TIENDA - 15 abril 2016 - 11:11

    El modelo de creación de videos de youtube para monetizarlos se ha visto incrementado durante los últimos años, especialmente tras ser comprado por Google.

    Es bien sabido que tras pocos segundos de haber creado un vídeo del youtube este puede posicionarse muy bien a primera página de Google por las palabras clave especificadas.

  • #006
    Borja Girón - 18 abril 2016 - 00:34

    Hay un gran negocio en la generación de vídeos y en Facebook cada vez se ven más vídeos. Con el último cambio de algoritmo solo hay que ver el muro desde el móvil para darse cuenta de lo que quiere Facebook. Una buena apuesta hasta cierto límite. Habrá que ver que pasa como bien dices. Genial post Enrique.
    Un abrazo!

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados