Panorama de la televisión en España

IMAGE: Yuriy Kirsanov - 123RFMi columna de hoy en El Español, titulada “La televisión en España: ¿movimientos o movidas?“, habla sobre la evolución del panorama de la televisión en España, un mercado indudablemente interesante (elevada penetración de banda ancha en los hogares, pero sensiblemente más escasa de televisión de pago, lo que indica todo un mercado preparado para recibir ofertas) pero con una característica específica: el principal competidor en televisión de pago pertenece a la misma operadora que posee la mayor parte de las conexiones de internet de banda ancha.

A la llegada de Netflix a nuestro país el pasado octubre, cuyas perspectivas estudié en su momento para Burson-Marsteller, se une ahora el anuncio de la posible entrada de HBO, otra de las grandes en cuanto a oferta. Y por supuesto, Amazon, que con Amazon Studios lleva ya tiempo adquiriendo posiciones interesantes en la producción de series y películas, y sin duda bastantes más. La evolución del panorama parece clara: habrá una oferta de televisión en abierto que será suficiente para algunos, y otra de proveedores de televisión de pago que deriva de manera imparable hacia internet, pero en la que el panorama competitivo se encuentra sensiblemente distorsionado: la operadora que posee uno de los competidores no solo está en una posición de posible abuso merced a su capacidad de degradar la oferta de sus competidores, sino que además, ya ha demostrado estar dispuesta a llevarlo a cabo.

Toda una demostración de libro de cómo de perjudicial puede llegar a ser la absurda e irresponsable decisión del Parlamento Europeo de permitir que las operadoras hagan absolutamente lo que les dé la gana con la neutralidad de la red, algo que vamos a pagar durante mucho tiempo hasta que alguien no tenga la estatura política suficiente como para deshacer ese lamentable error. Como usuarios, nos disponemos a constatar hasta qué punto somos rehenes de quien controla nuestras conexiones, hasta el punto de condicionar con medidas anticompetitivas las ofertas por las que podemos y no podemos optar. Como digo en el título… una cosa son las defensas de las posiciones y los movimientos competitivos, y otra cosa son las movidas impresentables que, desde cualquier perspectiva de sentido común, tendrían que estar prohibidas.

 

4 comentarios

  • #001
    Krigan - 23 enero 2016 - 07:37

    El duelo de titanes está servido, y los rivales no pueden ser más antagónicos:

    – Movistar es una empresa local, presente tan solo en algunos países, y con una estrategia diferente en cada uno de ellos, mientras que Netflix opera ya a escala mundial (ausente tan solo en China, Corea del Norte, Siria, y Crimea). Adivinen quién tendrá ventaja en la compra de derechos y en la producción de contenidos propios.

    – Yomvi está disponible solo para quienes tengan contratada la conexión de Internet con Movistar, y encima tienes que tener contratada también la tv de Movistar. Netflix está disponible con cualquier ISP, y no tienes que tener ningún servicio de tv de pago, por lo que puedes tener Netflix a un precio muy reducido (10 euros en HD).

    – Movistar ofrece deportes, Netflix no.

    – Netflix es una auténtica empresa de streaming, Movistar es una empresa de tv bastante tradicional. Con sus series propias, e incluso con aquellas de terceros donde el contrato lo permite, Netflix te estrena toda la temporada de una serie de golpe, como si te quieres ver 10 capítulos en un día. Las pelis propias también las estrena en Internet el mismo día que en cines. Asimismo, en Netflix tienes disponible todas las temporadas de una serie (o todas menos la última).

    – Netflix basa su estructura de precios en la resolución (estándar, HD, y 4k), y en el número de dispositivos simultáneos (1, 2, o 4), mientras que Movistar la basa en los contenidos (cuanto más grande sea el paquete que quieras tener, más pagas).

    – Netflix está disponible de forma nativa en prácticamente cualquier dispositivo moderno, Yomvi no se puede usar en un gran número de SmartTVs.

    Y luego está HBO, cuyo servicio de streaming llegará a España este año, que nació como una empresa de tv, pero que está evolucionando a una empresa de streaming.

    ¿Veremos que Movistar se queda sin las nuevas temporadas de House of Cards, Orange is the New Black, y Juego de Tronos?

    En mi opinión, el gato al agua se lo llevarán empresas como Netflix y HBO. Salvo que quieras contratar deportes, ¿para qué quieres tener Movistar?

  • #002
    Roberto Brenlla - 23 enero 2016 - 19:31

    Respecto al nuevo monopolio de F1, MotoGP, Rallyes…
    Movistar dispone de un servicio “extra” denominado Yomvi que se ofrece ‘gratuitamente’ a clientes de Movistar que, si mal no he entendido tras mis consultas en web y por teléfono, obligan a tener el paquete básico familiar y el paquete “Deportes” (que incluye Golf, NFL… ¡no los quiero!).
    Mi indignación es máxima cuando, para un servicio semejante aunque en el ámbito de las películas y series de TV, existe algo como Yomvi, de nombre Netflix, que me lo ofrece por 7,99€/mes mientras Movistar cobra un mínimo de 40€/mes más 100€ de instalación.
    Simplemente, es indignante.
    ¿Qué pasará con los millones de aficionados a estos deportes? ¿No podrían ofrecer un Yomvi ‘racing’ (F1, Rallyes, Motos… sin Golf, fútbol…) por una cantidad asumible, por ejemplo, esos 7,99€?
    Si el servicio me agradase, ya me cambiaría de proveedor de internet y TV pero ponerlo como condición previa es un auténtico *chantaje* además de un claro ejemplo de incompetencia comercial. Y luego se quejarán de la “piratería”…

  • #003
    Periodista digital - 26 enero 2016 - 11:17

    Yo creo que a la tv le queda mucho camino por recorrer.

    Espero y deseo que en un futuro no muy lejano encendamos la tv y existan cientos de canales del estilo Netflix totalmente gratuitos.

    ¿una utopia? no lo creo.

  • #004
    charlieman999 - 27 enero 2016 - 21:51

    La televisión como está concebida en España es basura, maltratan a los espectadores con toneladas de publicidad, ver una serie o una pelicula se hace insufrible, 20 o 25 minutos de pelicula y 13 de publicidad y el 90% de la programación deja bastante que desear, la tele para mi es un medio que se ha quedado obsoleto.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados