No envíes a un humano a hacer el trabajo de una máquina

Accelerometer and gyroscopeEn una prueba más de la superioridad de la máquina sobre el hombre, Uber comienza a controlar a los conductores que ofrecen el servicio en su plataforma mediante el recurso a los sensores de los terminales que les proporcionan, concretamente las lecturas de acelerómetro, giroscopio y GPS.

Según la entrada publicada en el blog de la compañía, recogida y comentada por medios como The Guardian, TechCrunch o Fast Company, la compañía monitorizará los datos recogidos por los sensores de los smartphones de los conductores siempre que el pasajero haya registrado algún tipo de queja o comentario a través de la aplicación, con el fin de aclarar las circunstancias de lo sucedido. La idea es eliminar el sesgo que puede surgir de la información extraída de ambas partes: hablamos en muchos casos de sensaciones relativas, de hábitos al volante o de percepciones subjetivas en función de las condiciones del tráfico, que pueden además estar influenciadas por cuestiones como la empatía entre conductor y pasajero. Las percepciones sobre las circunstancias de la circulación son a menudo diferentes entre el conductor, que no solo va sujeto al volante sino que además puede, en muchos casos, anticipar las maniobras de la conducción, y del pasajero que va sentado sin una atención permanente a la conducción y sin más sujeción que la que proporciona un asidero o un cinturón de seguridad.

Dado que la compañía ofrece por lo general el mismo modelo de smartphone a todos sus conductores, resulta relativamente sencillo acumular experiencia y aprendizaje sobre las lecturas de sus sensores, y recurrir a ellas de manera reactiva en caso de que la seguridad del viaje sea cuestionada. La combinación de GPS, acelerómetro y giroscopio permite evaluar, por ejemplo, la velocidad a la que el vehículo circula asociada a la vía concreta en la que se encuentra, las características de las frenadas o la sensación de aceleración angular en las curvas, lo que ofrece una evaluación sumamente completa de las circunstancias de la conducción. Además, permite evaluar el uso que el conductor hace del terminal, que en principio debería estar anclado en su peana en el salpicadero y no ser utilizado de manera constante durante la ruta para otro tipo de actividades. Visto así, preguntar al conductor o al pasajero termina siendo completamente redundante, algo que se seguirá llevando a cabo simplemente por una cuestión psicológica o de empatía, pero… ¿qué es la información imperfecta extraída de las percepciones relativas de una persona, comparada con la fiabilidad de las lecturas de un riguroso sensor? Desde hace muchos años, lo habitual cuando mi mujer y yo viajamos en el mismo automóvil, es que conduzca ella. Yo soporto razonablemente bien cómo conduce ella (o me resigno más fácilmente), pero ella considera que yo soy excesivamente brusco en mis maniobras, algo que yo tiendo generalmente a negar. Voy a tener que pedir a Uber información sobre las lecturas de referencia de sus sensores para poder poner fin a esta discusión :-)

How's my driving decal

La cuestión me recuerda las pegatinas que los vehículos de reparto o industriales en general llevan en algunos países, en las que suele preguntarse algo así como “How is my driving?” acompañado de un número de teléfono, esperando que cualquier otro automovilista perjudicado por una mala maniobra del conductor informe a la compañía para que intente corregir esa actitud en su conductor. En un mundo en el que todos llevamos en el bolsillo o en el salpicadero un ordenador plagado de sensores, todo ese mecanismo resulta directamente imperfecto y redundante.

Pero más allá de la circunstancia concreta, lo interesante resulta ese recurso a la sensorización para suplementar las percepciones humanas: en compañías tecnológicas como Amazon o Uber, resulta cada vez más normal que toda toma de decisiones deba proceder de un análisis desapasionado de los datos, de una lectura de algún tipo de métrica o del resultado de un test. Para tomar decisiones, nada de gut feeling, intuición o creencias: tráeme datos de un A/B test o algún otro tipo de evaluación objetiva. Que el conductor jure por todo lo jurable que circulaba como si estuviese llevando a su abuelita al supermercado no quiere decir absolutamente nada si el GPS revela que iba a 90 por una calle estrecha, que clavaba los frenos como un poseso o que tomaba las curvas como Carlos Sáinz en medio del rally de los mil lagos. Hasta aquí hemos llegado con la relatividad de las percepciones humanas, a partir de ahora, y mientras estemos aún obligados a que sea un imperfecto humano quien conduzca, dame lecturas de los sensores de una máquina. La tecnología siempre tiene la respuesta correcta.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Don’t send a human to do a machine’s job

 

9 comentarios

  • #001
    Enrique González - 27 enero 2016 - 14:08

    Usar instrumentos para medir las cosas no es algo nuevo. De hecho algunos de los instrumentos empleados para medir (la balanza, por ejemplo) son tan antiguos como la propia escritura. En cuanto a la conducción el coche está lleno de instrumentos de medición. Además, los transportistas llevan décadas usando tacómetros para controlar la velocidad. Desde hace una década se añade el GPS. Esto es otro paso mas usando un instrumento no diseñado específicamente para ello (El teléfono móvil).

  • #002
    Daniel López - 27 enero 2016 - 14:30

    Hola Enrique,

    Si te interesa zanjar la discusión con tu mujer, instálate la app Drive Smart. La app evalúa tu conducción de 0 a 100 e incluso te muestra lo que has hecho mal en un determinado trayecto.

    Además, es 100% española…

    Un saludo

    Daniel L.

  • #003
    Gorki - 27 enero 2016 - 15:56

    Siempre me ha molestado que me miren por encima del hombro mientras trabajo. No importa que el ojo sea humano, o cibernético. Yo no lo aguantaría.

  • #004
    Edgar Ch - 27 enero 2016 - 17:10

    Me interesa particularmente la validez legal de esos análisis.
    Si un usuario demande a Uber y Uber presenta los datos como prueba de un comportamiento adecuado, ¿son validos?
    Si me ponen una fotomulta por exceso de velocidad. ¿puedo defenderme presentando los datos registrados con mi smartphone?
    ¿Hasta que punto podrían ser manipulables esos datos para ser confiables?

  • #005
    Fernando González - 27 enero 2016 - 17:57

    Otra forma más de ajustar la prima del seguro. A mi no me importaría que el importe que pago de seguro dependa exclusivamente, de mi forma de conducir.

    Así los patanes o emuladores de Sainz o Alonso pagarían en base al riesgo que nos pasar cada día a los conductores responsables, con sus peligrosas maniobras.

    Soy usuario de Car2go, y el coche si detecta brusquedades en tu modo de conducción, te avisa en el salpicadero con un mensaje correctamente político de: “Por favor, ajuste su conducción”.

  • #006
    Roberto - 28 enero 2016 - 09:39

    Pues me parece que el siguiente paso es el control por medio de wearables, que llevaría ese control un punto más allá y podría incluso parar el vehículo en caso de que detectase una situación peligrosa o anómala en las constantes del sujeto (p.e. un infarto, un desmayo…). De hecho ya se han utilizado datos de Fitbit para desmontar la coartada de un acusado en un juicio, con lo que aplicado al trabajo y considerado como “herramienta de trabajo” tendría aún más sentido.

  • #007
    Drive Smart - 28 enero 2016 - 11:06

    ¡Buenos días Enrique!

    En Drive Smart llevamos casi 2 años haciendo justamente esto con nuestra app, usar los sensores que todos llevamos en el smartphone para decirte cómo has conducido durante un trayecto determinado.

    Además, premiamos la buena conducción, hay que dar ejemplo ;)

  • #008
    Santi Garcia - 29 enero 2016 - 14:48

    Toda la razón del mundo, y no solo porque el humano vaya a hacer peor el trabajo, sino porque además, en general, hacer trabajo “de máquinas” es perjudicial para el desarrollo profesional, la empleabilidad y la autorealización de las personas. Por mucho que en ciertas ocasiones haya motivos que lo justifiquen, tal como explico con mayor detalle en esta entrada http://www.santigarcia.net/2016/01/humanos-que-trabajan-como-maquinas.html

  • #009
    Víctor M. - 31 enero 2016 - 13:37

    La verdad, yo alucino un poco. En la discusión sobre estos temas pareciera que el ser humano se desprestigia frente a sus creaciones. Creo que es un hecho cada vez más real el poder del desarrollo tecnológico sobre la humanidad. ¿Serán las máquinas la nueva “especie” dominante? Miedito da.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados