Fotos automáticas e inteligencias autónomas

Panorámica Vila Nova de Gaia (automatically generated by Google Photos)

Sé que con este tema soy persistente, lo comenté en muy similares términos en diciembre del pasado año, pero es que cada vez que me ocurre, me deja completamente fascinado: ayer por la noche estuve en la zona de la Ribeira do Douro, en Porto. Llegamos cuando anochecía, e hice unas cuantas fotos sin demasiadas pretensiones. Mezclé fotos de la orilla opuesta, la zona de las mil bodegas de Vila Nova de Gaia, que conforma un entorno precioso con sus carteles iluminados y los reflejos sobre el río, al tiempo que las mezclaba con otras fotos: de barcos, de los locales de la orilla contraria, de mi mujer… Al terminar, simplemente subí un par de imágenes a Instagram, y ahí quedó la cosa.

Esta mañana, me he encontrado una notificación de Google que me avisaba de la creación de una panorámica automática, y al hacer un clic, me he encontrado con esa impresionante fotografía. El agente inteligente ha sido capaz de detectar que varias de las fotos que había tomado correspondían a una misma área, las ha seleccionado de entre las varias que había tomado, las ha equilibrado a la perfección, las ha solapado en perfecta continuidad, y las ha presentado en esa forma. Ver las fotografías por separado resulta especialmente impresionante: no todas ellas tienen el horizonte completamente horizontal, los tonos del cielo entre azul oscuro y negro no son para nada los mismos, algunos balances de blancos – hechos en automático por la cámara – son sensiblemente diferentes, y por supuesto, los ángulos que cubren son variados. En ningún momento me pasó por la imaginación hacer una panorámica: lleva un rato, y francamente, estaba a otra cosa.

Lo que me impresiona no es, obviamente, la fotografía en sí, sino el procedimiento. Pensar que Google no tiene un ejército de minions ni un montón de turcos mecánicos mirando las fotografías que hago con mi smartphone, que no hay absolutamente ningún proceso manual en todo ello, pero que, a pesar de ser una tarea completamente asignada al software, este ha sido capaz de tomar decisiones que antes consideraríamos completamente humanas. Hablamos de un agente automático que es capaz de hacer, con resultados sensiblemente mejores que un humano, la determinación de que las fotografías pueden ser utilizadas para un proyecto determinado, la parametrización y el ajuste fino de variables como la temperatura color, el contraste o el brillo, el enderezado de las fotografías para hacer coincidir la línea de costa con la horizontal, y el ensamblado con solapamiento de las diversas tomas. Si quisiera hacerlo manualmente, no solo me llevaría un buen rato, sino que muy posiblemente, los resultados serían peores. Si ampliamos la fotografía a su resolución original, las superposiciones son perfectas, no están las típicas líneas que suelen revelar dónde empezaba una imagen y terminaba la otra… nada. Pero sobre todo, el nivel de sensibilidad que hemos llegado a ser capaces de programar en un agente autónomo, la detección de algo tan teóricamente humano como el relativo valor artístico que puede tener algo, la armonía…

Todo esto, en una pieza de software. Que resulta ser mucho mejor fotógrafo que infinidad de fotógrafos que hay paseando por el mundo. Yo simplemente alcé el teléfono y tomé unas cuantas fotografías. Lo demás lo ha hecho todo una máquina. ¿Con cuantas imágenes se ha tenido que entrenar al algoritmo de machine learning para que llegue a entender lo que es una fotografía interesante o con posibilidades, para que llegue a valorar lo que vale la pena intentar o no, para que sea capaz de sorprendernos con ese tipo de imágenes? Cuanto más voy leyendo e intentando aprender sobre machine learning para intentar estar a la altura de mi trabajo como asesor estratégico en BigML, más me impresiona.

Será porque soy de otra época. Será porque he vivido cuando ese tipo de panorámicas era algo que solo se podía hacer manualmente, porque he visto los primeros desarrollos de asistentes de panorámica en cámaras digitales, he comprobado sus fallos y lo laborioso del proceso, incluso he hecho panorámicas con cámara profesional, con inmenso cuidado y con un trípode… no sé realmente por qué es. Pero que esto lo haga una pieza de software en un instante y sin ningún tipo de intervención humana me sigue impresionando. Mucho.

 

This article is also available in English in my Medium page, “I admit it: I’m very impressed by self-processed photographs

39 comentarios

  • #001
    israel vallecillo - 26 agosto 2015 - 15:26

    En mi opinion mucho del software surge al tener la necesidad de manejar mucha información, y google creo muchas de estas situaciones en el desarrollo de maps, en específico de street view. De la misma manera que cometas une fotografías para que la banqueta coincida, la parte interesante es la reutilización, y la apertura su uso

  • #002
    Miguel - 26 agosto 2015 - 15:41

    Completamente de acuerdo. Yo he descubierto esta función de Google también y me ha dejado igual de asombrado. Y añadir que todo lo que comentas hay que multiplicarlo por un número ingente de usuarios.

    Saludos

  • #003
    Joaquin - 26 agosto 2015 - 15:50

    Tu reacción me recuerda a la de Fred Wilson en junio con el mismo tema. Me hizo gracia la similitud en la reacción de ambos… :-)

    http://avc.com/2015/06/google-photos-magic/

  • #004
    Javier - 26 agosto 2015 - 15:58

    Aficionado a la fotografía que soy, hace ya mucho tiempo que mis cámaras (réflex y evil incluidas) pasan la mayor parte de su tiempo en el modo “P”. En la mayoría de situaciones mis actuaciones manuales no superarían el resultado obtenido y en la inmensa mayoría me perdería el momento por el tiempo que yo tardaría en pensar y actuar. No me sorprende que la cosa siga yendo más allá. Claro que mi coche de embrague pilotado también lo hace mejor que el 90% de los conductores. Y no falla ningún cambio.

  • #005
    acerswap - 26 agosto 2015 - 16:48

    A mi me preocupa mas que exista un algoritmo que, basandose en tu ubicacion, examine tus fotos para diferenciar unas de otras (descartando tus selfies y escogiendo las fotografias de exteriores) y “se tome la libertad” de manipularlas para ofrecerte esa panoramica.

    Si existe ese algoritmo y funciona sin pedir permiso a nadie, quien nos dice que no se tomara la libertad un algoritmo similar para indexar fotos de planos, o de documentos que hayas sacado con uno de esos programas que si sacas una foto a un papel lo convierte a pdf como si lo hubieras escaneado.

    ¿Privacidad, donde estás? No se, el estado lo sabra.

  • #006
    Gorki - 26 agosto 2015 - 16:57

    Si, va a ser muy divertido, cuando se pongan a ello e inventen un algoritmo, que de cualquier fotografía familiar, nos muestre en pelotas. ¿Qué cosa más divertida, ver una foto de unos novios saliendo de la iglesia en pelotas?

    Alguna vez tendremos que poner coto a lo que se puede hacer sin pedir permiso.

  • #007
    Maestre Patarran - 26 agosto 2015 - 17:01

    Efectivamente, Maestro.
    Resulta asombroso.
    ;-)

  • #008
    Krigan - 26 agosto 2015 - 18:14

    ¿De quién es la foto? ¿Tuya o de la máquina? Y por tanto, ¿de quién son los derechos?

  • #009
    Antonio Castro - 26 agosto 2015 - 18:20

    Dices “Lo que me impresiona no es, obviamente, la fotografía en sí, sino el procedimiento. Pensar que Google no tiene un ejército de minions ni un montón de turcos mecánicos mirando las fotografías que hago con mi smartphone, que no hay absolutamente ningún proceso manual en todo ello, pero que, a pesar de ser una tarea completamente asignada al software, este ha sido capaz de tomar decisiones que antes consideraríamos completamente humanas.”

    A mí lo que me impresiona es que alguien que es un experto en tecnología porque es capaz de leer y digerir cantidades ingentes de información, no sea capaz de extraer conclusiones más acertadas.

    Yo no soy tan leído, pero con una mínima parte de lo que tú lees, me basta para detectar afirmaciones tuyas que me chirrían bastante. Calificar ese, hasta cierto punto, sorprendente resultado, como algo comparable a la inteligencia humana, es algo con lo que no puedo estar más en desacuerdo. Creo que no es la primera vez que infravaloras la inteligencia humana al compararla con los resultados sorprendentes de lo que se ha dado en llamar Inteligencia Artificial.

    Los puntos fuertes de los ordenadores son entre otros la velocidad para hacer una gran cantidad de operaciones simples a gran velocidad y la capacidad para el proceso en paralelo. Por eso, la capacidad para tratar imágenes como un conjunto ordenado de pixeles resulta en muchas ocasiones espectacular. Hace ya mucho que en ese campo las máquinas han desarrollado la capacidad de reconocer patrones visuales. Por ejemplo rasgos faciales, huellas digitales, imágenes de la retina, piezas en una cinta transportadora para su clasificación, craquear captchas, y un largo etc. de aplicaciones que se resumen en la capacidad de reconocer patrones visuales.

    Me temo que el ser humano es capaz de mucho más. Mis peces se vuelven locos cuando les enseño el bote de comida y no los considero demasiado inteligentes.

    Eres biólogo y aficionado al buceo y así que sabrás que los pulpos se comunican mediante cambios de patrones visuales en su propio cuerpo y son capaces de imitar los fondos oceánicos donde se posan, para lo cual necesitan un aprendizaje, porque cuando llegan a un escenario muy distinto empiezan ensayando varios patrones de camuflaje hasta que con el tiempo, aprenden a hacerlo tan bien que se vuelve virtualmente invisibles, pero no son humanos y están muy lejos de nuestras capacidades mentales.

    Yo no sé cual será el algoritmo usado en este caso, pero si tuviera que improvisar uno reduciría la imagen promediando pixels en pixels más gordos para reducir el conjunto de datos y luego aplicaría filtros para reducir aun más la complejidad. Yo empezaría analizando en escala de grises.

    Muchas veces un buen análisis en la escala de grises basta para permitir reconocer los patrones que nos interesan. Jamás me ha dado por investigar estos temas en profundidad porque son muy complejos, pero esta es una especialidad que lleva mucho tiempo entre nosotros y que conociendo los avances de computación de hoy en día, a mí no me parece tan espectacular.

    La habilidad de cazar patrones visuales en fotos que se solapan parcialmente para formar una panorámica de forma automática no justifica compararlo con las habilidades mentales humanas.

    • Octavi Soler - 27 agosto 2015 - 11:35

      Como no sabemos cómo funciona la inteligencia, creo que es legítimo sorprenderse por los resultados que obtienen las máquinas de acciones que hasta hace poco estaban reservadas simplemente a la acción de la mente humana. No creo que Enrique ni ninguno de los que nos maravillamos de estas utilidades confundan los algoritmos que las fabrican con la complejidad de la mente. Simplemente hasta hace poco solo la mente humana podía hacerlas.

  • #011
    Juanfran Berbejal - 26 agosto 2015 - 19:24

    No vas mal encaminado Enrique, sólo en 2014 Google compró 4 empresas de desarrollo sobre inteligencia artificial: Jetpac, DeepMind Technologies, Dark Blue Labs y Vision Factory. Esa es la apuesta del gigante.

  • #012
    Juan Alberto - 26 agosto 2015 - 19:29

    El problema también que veo es que si lo que quieres es hacer una panorámica a propósito, seguro que el algoritmo no es capaz de hacerlo. ;-) ley de Murphy.

  • #013
    Goomer - 27 agosto 2015 - 02:12

    Bastante interesante, últimamente cuando quiero hacer una panorámica y como dices no me apetece, hago varias fotos desplazadas para que Google las una por mi. Muchas veces funciona, jeje.

  • #014
    Antonio Castro - 27 agosto 2015 - 10:36

    Me resulta cansino el afán de intentar comparar la automatización de ciertas tareas complejas nada menos que con la inteligencia humana. Nadie duda de que la tecnología va superando retos en este sentido y en muchos más, pero lo primero que habría que tener claro para hacer esas afirmaciones es el concepto de Inteligencia Humana. Un concepto manido que engloba una gran variedad de habilidades mentales con escasa relación entre ellas.

    El mayor estudio para medir la inteligencia humana fue el realizado por la Universidad Western de Canadá y el Museo de Ciencia de Londres, y las conclusiones fueron que se estaba infravalorando la complejidad de la naturaleza del intelecto humano y que era totalmente imposible medir algo vulgarmente llamado inteligencia mediante una sola medida.

    Cuando se dicen cosas como que los coches están a punto de conducir solos y que lo harán de manera más segura que los humanos, se recurre a uso de demostraciones tan amañadas y controladas que se deberían calificar de engaños.

    Uno de los artífices de esta exaltación de las maravillas de la conducción autónoma es Google y su cochecito es su estandarte. Pobre cochecito, quedó echo polvo por querer hacer un reportaje de la Tomatina.

    Bien por Google porque la imagen de su coche destruido a tomatazos es un éxito viral y todas las afirmaciones que se hacen sobre la autonomía del coche de Google buscan principalmente publicidad.

    Las excusas baratas del incidente, tales como la confusión en el horario de la salida del coche o la actitud gamberra de los festivos agresores que aún no se habían marchado, no me valen. El perro más tonto se habría dado la vuelta y habría huido a toda velocidad para escapar de algo así.

    Google no se muestra contrariado y no es para menos. La foto ha dado la vuelta al mundo, pero hay un problema. Una imagen vale más que mil palabras y la imagen viral del coche de Google dice muy poco sobre su inteligencia y su superioridad con los humanos. Es un ejemplo espléndido de la estupidez artificial.

    http://es.gizmodo.com/asi-ha-quedado-el-coche-de-google-que-iba-a-grabar-la-t-1726633511

    Despues de que Google se felicite de que el incidente no se saldara con heridos u otros daños personales más graves, me reafirmo en mi idea de que hay más de propaganda que de afirmaciones serias en estos elogios técnicos. En mi humilde opinión los avances son importantes, pero la exageración desmedida e innecesaria, lo convierte en burda farsa.

    • Nakitxu - 27 agosto 2015 - 11:03

      Mezclas churras con merinas… el coche de Street View no es el coche de conducción autónoma, y en cualquier caso, el incidente sólo constataría la estupidez humana, no la falta de inteligencia del coche.

    • JL - 27 agosto 2015 - 11:07

      Estando de acuerdo contigo en que hay una exageracion mediatica con el tema del coche autonomo de Google, creo que en este ejemplo te “has columpiado”.
      A Buñol no llevaron un coche autonomo (como lo van a llevar si no pueden circular en España), sino uno de los coxhes con los que generan las fotos de Street View. Asi que mas que una.prueba de la.estupidez artificial, es una prueba de la estupidez humana que tristemente se ha visto en todo el.mundo. Vamos, Marca España para el.mundo

      • Asier - 27 agosto 2015 - 16:28

        Podéis esperar sentados a que Antonio Castro venga a pedir disculpas en este hilo.

      • Antonio Castro - 27 agosto 2015 - 16:39

        Su pongo que mi subconsciente tenía un especial interés por ver otra cosa debajo de tanto tomate. En cualquier caso, me parece una tontería comparar habilidades de cálculo informático con inteligencia huma.
        No hay un humando que mentalmente calcule la raiz cuadrada de un número con 2000 decimales en una fracción de segundo.
        echo “scale=2000; sqrt(2)” | bc
        Comparar patrones también es pura matemática.

        • Krigan - 27 agosto 2015 - 17:37

          Veo demasiado subconsciente tuyo cada vez que se habla de tareas “inteligentes” (con comillas) hechas por máquinas. Parece como si el tema de que un sistema informático pueda conducir un coche, o que pueda haber el más mínimo atisbo de inteligencia en un algoritmo, te tocasen una fibra sensible.

          Dame una definición de inteligencia, y te diré si tal o cual algoritmo la cumple. Sin una definición estricta, esto es como el sexo de los ángeles, una discusión bizantina.

          En mi opinión, hay que ser más prácticos. O bien el sistema informático de Google puede llevar un coche del punto A al punto B, o bien no puede hacerlo. En caso afirmativo, las repercusiones pueden ser enormes.

          Y ahí se acaba la historia (que no es poco). Mientras no se invente el ordenador que tenga sentimientos (un tema que nada tiene que ver con la inteligencia), el ordenador es solo una herramienta.

          • JL - 28 agosto 2015 - 00:47

            No simplifiques lo que temdria que hacer el coche. No es de un punto A a un punto B. Para que fuera.comparable a un conductor humano tendria que poder ir de cualquier punto A a cualquier punto B que pudiera ir in humamo y en.las condiciones meteorologicas que lo haria una persona. Si no no es algo comparable.

          • Krigan - 28 agosto 2015 - 09:39

            JL:

            Es que no necesita ser “comparable a un ser humano”, le basta con ser igual de bueno en lo que hace (y con frecuencia la máquina es mejor que el humano en lo suyo).

            Como ya sabes, el coche de Google requiere que la calle o carretera haya sido previamente mapeada. No te va a servir para ir a dar una vuelta por el monte. Pero en cada ciudad o pueblo que Google mapee, los taxistas tienen un problema. Y Google es la empresa que hizo Street View.

            2 tercios de las compraventas en bolsa las hacen ordenadores, y Wall Street ha reducido en un tercio el número de sus trabajadores financieros en lo que llevamos de siglo. Forbes y otros medios están publicando artículos escritos por ordenadores. Hay ya ordenadores corrigiendo exámenes de redacción.

            Continuamente vemos que los ordenadores empiezan a hacer cosas que antes no eran capaces. Esto de las panorámicas es el enésimo ejemplo.

          • JL - 28 agosto 2015 - 13:16

            Así que al final la libertad de poder ir a donde quieras y cuando quieras, sin necesidad de que Google haya decidido cartografíar previamente tu destino, será la razón que llevará a la gente a seguir comprando coches conducidos por humanos.

            O eso o deberá ser posible conducirlos de forma manual.

            Está claro que para ir por rutas perfectamente cartografiadas al detalle serán al menos igual de buenos que un humano pero eso reduce muchísimo la posible utilidad que tengan.

          • Antonio Castro - 28 agosto 2015 - 13:51

            Me pides que te de una definición de inteligencia. Parece que no has entendido nada. Intentar definir un conjunto heterogéneo de habilidades mentales (o de cualquier otra cosa) es como intentar ponerle nombre a un determinado cajón de sastre.

            Hablar de inteligencia humana es pura trampa. El ser humano en su desconocimiento tiende a poner nombres a cosas que de un modo superficial cree que están relacionadas.

            Antiguamente se clasificaban a los animales por sus costumbres. Volador, terrestre acuático, hervíboro, carnívoro, etc.

            Ahora con más conocimiento podemos usar nombres que realmente representan conceptos naturales.

            La inteligencia humana es un concepto artificial. Cuando sepamos más sobre nuestro cerebro podremos nombres a concepto naturales relativos a nuestras actividades mentales.

            A mí me dan sarpullidos cuando alguien tan experto y leido como Enrique cae en vulgaridades que caerecen de rigor y sus comparaciones de sistemas computacionales con la inteligencia humana me resulta totalmente indigestos.

            Creo que fue Dijkstra el que dijo que decir que una máquina piensa (se supone que es lo que hacen los seres inteligentes) es como hablar de un barco que nada.

            Lo cierto es que yo creo que una máquina puede llegar a nadar como de hecho hay máquinas que caminan, pero hacer una máquina que camine o nade es más complejo que hacer una máquina que se mueva como un coche o como un barco.

            Los matices son importantes. Yo no pongo en duda que algún día tengamos auténticas máquinas inteligentes pero llevan demasiado tiempo intentando vender esa moto y no sabremos a que distancia está esa meta hasta que estén a punto de cruzarla. Decir que ese momento ha llegado ya, en mi opinión requiere argumentos bastante más solidos de los que acostumbro a ver desde hace demasiado tiempo.

          • Krigan - 28 agosto 2015 - 15:02

            Antonio Castro:

            Pues sin una definición estricta, esto no es más que una discusión bizantina. Usas un término sin definir, y lo usas a tu manera, implicando además que toda inteligencia tiene que ser humana por narices (¿y las otras especies animales?).

            Y el que no use el término como tú, que es una manera muy peculiar y estrecha de usarlo, te da sarpullidos. La verdad, no lo veo muy lógico.

        • Krigan - 28 agosto 2015 - 14:49

          JL:

          Olvidas 2 posibilidades. La primera es que resulta perfectamente posible alquilar un coche. ¿Con qué frecuencia vas a dar una vuelta por el campo? Si lo haces una vez al año, o incluso menos, te sale más a cuenta alquilar el coche que comprarlo. De hecho, el coche en propiedad es un despilfarro incluso si lo usas con frecuencia. El coche propio es esa cosa que permanece aparcada el 90% del tiempo.

          La segunda es que pueden coexistir sin problemas coches de diferentes tipos. Cuando vas por ciudad, contratas un cochecito barato de 2 plazas, sin maletero ni mandos para humanos. Para ir a París o a Calatayud con los niños, contratas un coche de 4 plazas, con maletero, pero sin mandos que ocupan espacio. Y si vas a dar una vuelta por el monte, entonces sí, escoges un coche con mandos.

  • #026
    Observador - 27 agosto 2015 - 11:35

    Todo esto, en una pieza de software. Que resulta ser mucho mejor fotógrafo que infinidad de fotógrafos que hay paseando por el mundo

    Dans……………… ¿ni el menor rubor? Es algo así como una ligera sensación de calor sobre los carrillos, a veces va acompañada de una presión repentina en las sienes, un leve ardor en la zona baja del estómago… Supongo que no lo has sentido nunca. Se llama vergüenza. Y es lo que debería darte de saber que te puede leer algún fotógrafo profesional. Claro que, a saber a quién llamas tú “fotógrafo”. Imagino que a cualquier persona con una cámara.

    Que tú hagas fotografías no te convierte en fotógrafo, de la misma forma que si yo hago una chapucilla con un fregadero no me convierte en fontanero.

    Y no, un software no “entiende” sobre contenidos, sólo sobre formas. El software sólo sabe pulir, no crea realmente (aunque a ti te dé la sensación).

    Te puedes imaginar por qué. Aunque tal vez no.

    • Raúl SB - 27 agosto 2015 - 13:19

      Fotógrafo es aquel que hace fotografías con una cámara, lo que tu dices es un fotógrafo profesional, que como bien dices es el que entiende y se gana la vida con ello, de la misma forma que el fontanero se reiría si me ve arreglar el fregadero.

      Lo sorprendente sería que mi llave inglesa llegase un día y me lo hubiese arreglado sin yo hacer nada. Eso es lo que hace el algoritmo de Google Fotos. Eso es lo sorprendente. Lo demás es darle vueltas a cómo lo explicamos o interpretamos

      • Observador - 28 agosto 2015 - 12:38

        No, hombre. “Aquel que hace fotografías con una cámara” es eso: un tipo, o tipa, que coge una cámara y se pone a hacer fotos. Fotógrafo es alguien que ha estudiado algo de Fotografía como materia, que se ha leído más de dos páginas acerca de las distintas técnicas y estilos y que, por supuesto, sabe mucho más de imagen y composición que darle al botón de una herramienta. Cuando uno habla de Picasso no dice: “era un pintor profesional”, dice “era un pintor”. Y cuando hablas de las acuarelas de tu primo, lo que deberías decir es: “fue un pintor aficionado o amateur”. No sé si captas la diferencia, imagino que no, pero vamos, sólo faltaría tener que hacer la concreción con el profesional…

        “Fotógrafo” es otra cosa, y habría que añadirle siempre el “amateur” a un lado, si no le vas a poner las comillas, para especificar la diferencia de acepciones que hace el mismo DRAE (que la hace por algo).

        Es lo mismo que el “compartir” que os manejáis toda la banda de cuatreros del Pestéame y demás cuevas. No es un compartir real, tiene otras acepciones… Creo que no hace falta explicarlas.

        Este tipo de comentarios vuestros, que son PURA BAZOFIA, me deja bien claro lo que entendéis vosotros por profesionalidad en muchos ámbitos, y precisamente de ahí surgen muchos de los problemas de según qué países. Pero en España, que todo el mundo es abogado, economista, profesor y entrenador de fútbol, además de escritor, fotógrafo y director de cine, supongo que tiene su lógica.

        Y de darle vuelta nada, es que la lógica interpretativa que tenéis algunos es de auténticos CAFRES (por no decir otra cosa bastante más grave).

        Tú puedes decir que ese software puede superar a un editor de imágenes especializado, pero decir que puede superar a un fotógrafo (cuando dentro del término también entran todo tipo de profesionales) es NO TENER NI PUTA IDEA. Si acaso podrá superar a un fotógrafo aficionado, que desconozca la edición, por ejemplo.

        Y ahora ve al DRAE y explícales a los de la Academia la diferencia entre un “fotógrafo” y un fotógrafo aunque sean palabras homónimas. Ah, no, si las separan en ambas acepciones porque… son cosas distintas.

        Esa parte rechina claramente, pero entiendo que todo tipo de personajes que pululan por aquí sin saber qué es un profesional, no la entiendan.

        Si es que dais vergüenza ajena.

        • Raul SB - 28 agosto 2015 - 14:13

          Supongo que crees que insultar y menospreciar los comentarios de los demás te reafirma es tus comentarios. Lamentablemente eso es algo que tú no vas a entender ;-)

          Si cogemos tu lógica, que me parece ciertamente interesante, sólo podemos llamar ciclista a Contador, motociclista a Marquez y automovilista a Alonso o Sainz Jr. Y si, en España se hablan de muchas cosas y todo el mundo opina, por eso tú también opinas.

          Respecto a que un software no sea capaz de dar mejores resultados que un profesional, es que no has vivido la época en la cual la fotografía digital empezó y casi ningún fotógrafo profesional sabía lo que es trabajar con capas o aplicar filtros. Que un algoritmo sea capaz de hacer procesados automáticos de una calidad superior a la de un profesional es cuestión de tiempo, sino tu todavía llevarías ropa tejida a mano y escribirías con una pluma de pato y tinta.

          A eso se le llama progreso, antes venía de la mano de las máquinas, ahora del software. Si trabajas en entornos industriales lo sabrás, sino aplícate tu propia medicina: NPI, pero eso sí acompañado de algún piropo y seguro que le das más entidad a tus razonamientos….

          • Krigan - 28 agosto 2015 - 22:26

            Hay una frase tuya que creo que merece la pena destacar: “A eso se le llama progreso, antes venía de la mano de las máquinas, ahora del software”. En efecto, ya no es necesario construir una compleja máquina especializada para automatizar una tarea, ahora basta con desarrollar un programa.

            TODO lo que sea convertible en bits es susceptible de ser automatizado mediante soft. La ley de Moore nos garantiza que vamos a ver todo un chorro de novedades en este sentido.

          • Observador - 29 agosto 2015 - 13:06

            Raúl, supongo que crees que insulto porque te sientes insultado, pero no, no insulto, me limito a describir. Si uno es un gilipollas porque reflexiona como un gilipollas, no sé por qué debería llamarle otra cosa. Tú haz lo que quieras, yo describo realidades desde hace muchos años y lo políticamente correcto me trae al pairo desde hace ya también bastantes.

            En cuanto a tu comparación, fíjate que los tres ejemplos que pones son de profesiones deportivas. ¿No te resulta llamativo? Es más, fíjate que las tres profesiones que pones son deportistas que usan un vehículo. ¿Te sigue sin parecer llamativo?

            Te explico por qué sucede esto: sucede porque tus ejemplos son el mismo, pero lo has intentado “dividir” en tres para que pareciera un gran ejemplo, uno con mucha fuerza al tener variedad en la casuística. Sin embargo, la realidad es que es una mierda de ejemplo y poco más.

            Es más, no conozco a nadie que diga “soy motociclista”, sino “soy motero” o “aficionado a las motos”. Tampoco a nadie que diga: “soy automovilista”, sino “soy aficionado a los coches” o “a conducir”. El único que se salvaría es “ciclista”, que se acercaría más al tema de fotógrafo. Ahora bien, fíjate que el DRAE no diferencia entre ciclista profesional y aficionado, como sí hace con “fotógrafo”.

            Por tanto, lo anterior no exime de responsabilidad a Dans cuando hizo su comentario sobre los fotógrafos. Debería explicarnos si se refería a la primera acepción (la profesional) o la segunda (amateur), tal y como dispone el DRAE. Porque de otra forma da la sensación de que él piense que cualquiera puede ser un fotógrafo profesional. Y entonces daría la misma sensación que cuando Krigan, que ha reconocido no ser asiduo lector, se pone a hablar de literatura.

            ¿Te puedes imaginar qué será para Krigan un escritor?

            En cuanto al resto del comentario…. Hombre, nací bastante antes de la aparición de las cámaras digitales y es probable -sólo probable- que haya hecho unas poquitas más fotos que tú -como fotógrafo aficionado-. Lo que es seguro es que me he leído y observado más libros de fotografía que tú harás en la vida que te quede. Te va a sonar muy prepotente, pero, como digo, me la trae bastante al pairo si te parece políticamente correcto o no el que lo diga.

            Cuando un algoritmo sea capaz de hacer fotografías de contenido, con una perspectiva metafórica, por ejemplo, hablamos si quieres sobre inteligencias y demás. Mientras tanto estás diciendo las mismas tonterías que Dans, las cuales tienen que ver únicamente con una técnica en la forma (edición sobre todo), pero eso es sólo una parte de la fotografía, probablemente la menos importante dentro del conjunto (sin querer restarle importancia a los editores).

            Sería como decir que es increíble que un software pueda corregir palabras (siendo consciente de que el tema de la fotografía es más complejo), y llamarle a eso literatura.

            Es decir, una IMBECILIDAD. Y encima os quedaréis tan anchos.

            Es que encima queréis tener la razón cuando rozáis el esperpento. Y además queréis que os llamen algo que no sea lo que sois… Pues conmigo difícil, chato.

          • Enrique Dans - 29 agosto 2015 - 13:16

            Pues se te acabó el tema, majo. El subterfugio de “yo no insulto, solo reflejo la realidad” se ha terminado aquí. Ya son demasiadas las personas que se sienten molestas con una actitud insufrible y constante, los que me piden que actúe para corregirlo, y yo no estoy dispuesto a convertirme en defensor de una actitud que a mí mismo me parece impresentable, carente de toda educación y saber estar. Si no sabes comportarte, te tienes que ir a otro sitio. Yo lo que pretendo desde hace mucho tiempo es mantener un sitio en el que se pueda comentar con libertad sin sentirse insultado. Sintiéndolo mucho, porque valoro la disensión y las opiniones divergentes, esto se ha acabado.

    • Antonio Castro - 27 agosto 2015 - 16:46

      Cierto, es otra frase desafortunada de Enrique que no hay por donde cogerla. Enrique tiene una ligera tendencia a creerse un experto en todo y lo cierto es que en algunas cosas demuestra tener un conocimiento muy por debajo de la media, lo cual es perfectamente lógico y normal. A los demás también nos pasa alguna vez que otra, pero tenemos la humildad de reconocerlo.

      • Observador - 28 agosto 2015 - 12:49

        Diría que no es sólo un problema de Dans. De hecho me la trae bastante al pairo si lo fuera. El problema gordo es que sea una forma de pensar y él genere amplitud. Este tipo de frases hace que cuando un imbécil llega y la lee, automáticamente piense que un fotógrafo es un tipo cualquiera que coge una cámara y se pone a darle al botón usando el automático y sin haberse leído una mísera página de la fotografía como materia. Es banalizar la palabra y a su vez la profesión. Y es entonces cuando todo pierde su valor y cuando a cualquier imbécil, el que un tipo se haya ido a Islandia a hacer fotografías que de otra forma no vería en su vida, le parece nimio y anecdótico. Y además es perfectamente capaz de ir colgándolas por ahí sin permiso porque “hacer fotos es muy fácil” y no requieren un alto coste.

        Si estás hablando de edición de imágenes, limítate a hablar de editores y poco más. Deja la fotografía y los fotógrafos a un lado, que es un campo muy amplio y soltar determinadas ocurrencias mañaneras para llenar de texto un blog que escribes a un ritmo frenético puede llevarte a parecer un ignorante.

        Y todo empieza en una frase mal escrita por un fotógrafo que es amateur.

        A ver si empezamos a darle importancia a las cosas que hacemos o decimos. De otra forma, vais a seguir teniendo los mismos problemas de aquí a 30 años…

        Porque el problema básico del catetismo español es que se retroalimenta por la blogosfera como la pólvora. Y de eso una gran culpa la tienen diversas fuentes (y no me estoy refiriendo a este caso concreto).

        De hecho, ese es el gran punto negro de Internet. Y lo seguirá siendo mucho tiempo.

  • #035
    Alex - 27 agosto 2015 - 15:56

    Verdaderamente Google es un gigante del software, yo realmente soy poco para tomar este tipo de fotografías ya que no tengo un celular de gama alta, pero que bueno saber que Google hace esa tarea por ti :)

    Gracias por compartir tu experiencia y de hecho la foto te quedo de lujo amigo ;)

  • #036
    Juan Seguí - 27 agosto 2015 - 16:59

    Me parece increíble todo lo que los dispositivos y la tecnología en conjunto son capaces de ofrecer hoy en día.

    Y esto es sólo el principio… :)

  • #037
    Jorge Corrales - 28 agosto 2015 - 09:56

    Os recomiendo encarecidamente:

    http://www.ted.com/talks/jeremy_howard_the_wonderful_and_terrifying_implications_of_computers_that_can_learn

  • #038
    David Valuja - 29 agosto 2015 - 02:49

    Me he visto igualmente sorprendido por Google Fotos en más de una ocasión. Pero lo que de verdad me sorprende es con que facilidad autorizamos los abrumadores “términos y condiciones” de estos servicios.

    • Raul SB - 29 agosto 2015 - 13:27

      Coincido contigo. Pero creo que lo que me asusta más es la cantidad de personas que los aceptamos sin leerlos, y me incluyo porque alguna vez lo he hecho más adelante me he arrepentido….

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados