Hablando sobre Google, en La Noche en 24 horas

En la barra tecnológica de La Noche en 24 horas, en RTVE, hablamos sobre el contencioso entre Google y la Comisión Europea por abuso de posición dominante, tratando de hacer algo de didáctica sobre la raíz de un problema indudablemente complejo. Más allá de decidir si castigar o no a Google, lo importante es decidir qué es exactamente lo que se castiga, y más aún, qué consecuencias podrían tener esos hipotéticos castigos de cara a la innovación, a la competencia y sobre todo, a los usuarios.

A partir del minuto 1:26:21

 

12 comentarios

  • #001
    Antonio Castro - 17 abril 2015 - 18:11

    Sinceramente, creo que el gran problema de Google es su tamaño y como hace uso de su tamaño. Creo que debería ser dividido algunas más también.

    En tu entrevista has usado mucho las palabras “no lo sé”. Me parece que es evidente que no estamos ante un tema sencillo y que lo deseable es crear unas normas claras y precisas que permitan a las empresas gozar de un clima de seguridad jurídica para sabe a que atenerse, pero por encima del derecho de las empresas está el derecho de las personas y es muy difícil establecer una frontera clara que prevea lo que puede dañar a la sociedad y lo que no.

    Tú que sin duda eres un experto tampoco lo tienes claro. Creo que se intenta ofrecer a todas las empresas las mismas reglas de juego pero resulta que cuando un jugador crece demasiado, muchas de las reglas fallan.

    Sinceramente creo que el crecimiento empresarial por encima de ciertos límites resulta excesivamente conflictivo.

    Te lo explico de otra forma con un símil acuariófilo. Algunas personas se equivocan y ponen en su pecera un pez que con los años no para de crecer (el típico plecostomus por ejemplo). No se trata de negar a los peces el derecho de crecer, se trata de que cuando un pez crece tanto que se convierte en un problema hay que hacer algo por drástico que sea antes de llegar a un desastre. Por lo menos en el caso de las empresas podemos dividirlas y que vivan de forma independiente.

  • #002
    federico - 17 abril 2015 - 18:33

    Es un tema complejo, como bien dice el compañero ni tu mismo lo sabes y eso que eres un experto. Desde luego es un gigante dominante y habria que poner algun tipo de limite y control para evitar, o al menos controlar, que hagan lo que quieran

  • #003
    Enrique Dans - 17 abril 2015 - 18:41

    #001, #002: Claro que no lo sé, ni yo, ni nadie… en esto, si alguien se define como experto, miente, porque no ha habido suficientes casos como para desarrollar expertise. Lo que sí se puede hacer es marcar criterios e intentar aplicarlos. Por ejemplo: el criterio fundamental es evitar el daño a los usuarios, es decir, ni reducirles sus opciones, ni perjudicarles al privarlos de herramientas o servicios que les interesan. Otro criterio claro es que crecer o dominar un mercado no es un delito ni debe ser castigado.

    Podríamos plantearnos obligar a Google a escindirse. La pregunta es si eso no perjudicaría a los usuarios, o simplemente si sería justo. Si decimos a Google que por el hecho de tener un buscador generalista hegemónico no puede competir en búsquedas verticalizadas es un poco raro, porque el negocio es el mismo, la búsqueda. Si lo hiciéramos, Google se vería forzada a hacer un spin-off de sus servicios de comparación de compras, de viajes, de hoteles, etc. en una compañía diferente, y la UE debería controlar que esa compañía no obtuviese trato preferencial alguno cuando el buscador generalista la refleja en sus SERP. Complicado, pero posible. Pero de nuevo, la pregunta es: ¿sería eso bueno para los usuarios? ¿Y sería justo para quien simplemente ha creado un producto superior y ha llegado gracias a eso a dominar un mercado?

  • #004
    Enrique Dans - 17 abril 2015 - 18:50
  • #005
    Gorki - 17 abril 2015 - 19:13

    Esto de dividir una empres puede salir bien, como en el mentado caso de la ATT, o mal, pues como en el caso de la Hidra, por cada cabeza que cortemos salga una nueva más poderosa. Pienso que si separamos Yutube de Google, hay muchas posibilidades que con otra direccion dedicada al 100% a Youtube, se transforme en algo mucho más poderoso de lo que es hoy. Igual me parece que puede ocurrir con Google Maps, o con Analitics.

    Lo mismo ocurrio en su día con IBM, a la que se le amenzó con hacerla dividirse, en una compañía de mainfranes y superordenadores y otra de equipos departementales como el AS400, el Sistena 36 y 34. Al fin no se hizo, porque sus propios competidores de entonces, NCR, Nixdorf, Fujitsu, etc. prefirieron que la dirección no se centrara solo en los ordenadores departamentales.

    A veces es mejor dejar dormir al oso.

  • #006
    Antonio Castro - 17 abril 2015 - 20:52

    #003 Claro que no lo sé, ni yo, ni nadie… en esto, si alguien se define como experto, miente,

    Estoy totalmente de acuerdo, es un tema muy delicado, pero precisamente por ello no se debe intentar resolver un problema especialmente complejo antes de entenderlo y eso no es nada fácil, así que yo creo que es mucho más útil intentar llegar a la esencia del problema antes de empezar de a poner soluciones.

    Lo que voy a decir va a parecer un a obviedad, pero en mi humilde opinión se está olvidando algo que quizás sea lo más importante:

    El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.

    Creo que si existiera conciencia de ello los problemas de abuso derivados de un exceso de poder se podrían evitar de alguna manera antes de que aparezcan y también creo que una vez que aparecen dichos problemas tienes al monstruo en casa y las soluciones ya no son tan fáciles.

    Me parece que es un problema que como muy bien has señalado tú, aparece cada vez de forma más rápida. Son auténticas explosiones de poder las que se están generando en algunas empresas potentes como Google y Facebook y siguen creciendo a un ritmo muy fuerte.

  • #007
    Carlos - 17 abril 2015 - 23:35

    #002 hay que poner límites al éxito empresarial? Burócratas, burócratas y más burócratas. Es lo que tenemos en Europa.

  • #008
    Krigan - 18 abril 2015 - 13:24

    Una violación de las leyes anti-monopolio no consiste en ser muy grande, ni en ocupar todo o casi todo el mercado, sino en usar el poder de monopolio (que puede haber sido adquirido legítimamente) para reforzar ese monopolio, o para extenderlo a otros mercados. En este sentido, Google debe ser castigada si ha hecho esto, y no debe sufrir ninguna penalización si no lo ha hecho.

    Por lo demás, no sé por qué tanta gente se preocupa tanto por Google. En cuanto a poder, no veo que sea para nada comparable a otros casos del pasado como MS, IBM (que no fue castigada porque rectificó siguiendo las recomendaciones de las autoridades, lo cual fue la causa de que el PC naciese como arquitectura abierta), o ATT.

    – Google no pudo desplazar a Youtube mediante Google Vídeo, se vio obligada a comprarla por un pastón.

    – Tampoco ha podido desplazar a Whatsapp, ni a Facebook, ni a Amazon, ni a iTunes Store.

    – WordPress ha desplazado en gran medida a Blogger, pese a que esta es de Google.

    – Android es soft libre, buena parte de Android NO lo desarrolla Google, y tanto MS como Amazon han comercializado con éxito móviles y tablets con sus propias versiones de Android.

    Google es especialmente fuerte en las búsquedas, y cada vez accedemos más a la información mediante enlaces de Twitter, Whatsapp y Facebook, no mediante búsquedas. De remate, Google cometió el error de abandonar su Reader, y ahora el mercado de los feeds está dominado por Feedly.

  • #009
    Antonio Castro - 18 abril 2015 - 18:12

    #007 Tu comentario confunde el éxito, que básicamente puede asimilarse al crecimiento económico, con el poder, que puede asimilarse con el tamaño en términos de facturación.

    Crecer es deseable, convertirse en un gigante no lo es. El tema es complicado porque una cosa lleva a la otra de forma inevitable salvo que se produzca la división.

    De todas maneras, me encanta tu comentario porque demuestra lo fácil que resulta confundir un concepto tan simple, hasta llegar a darle la vuelta y hacerle parecer como lo contrario.

    El problema no es ni el éxito ni el crecimiento, pero si no se hace nada al respecto con ese crecimiento yo creo que los problemas son inevitables porque el crecimiento económico conlleva un crecimiento del propio poder y mucho me temo que eso termina en el mal uso de ese poder.

  • #010
    Carlos - 18 abril 2015 - 23:59

    #009. El éxito puede asimilarse básicamente a ofrecer un producto mejor que el de la competencia. No hay más misterio. Hablamos de servicios en Internet. Decidir es tan simple como teclear otra cosa en vez de www.google.com. No es el único buscador del barrio. No tengo que coger el coche para ir a otro.

    Crecer es deseable pero ser un gigante no… ¿El límite lo pone el señor Almunia (o su sucesora)? ¿Usted? ¿Yo?

    Además tratándose de una compañía que produce infinidad de servicios gratuitos, que ha contribuido como nadie al desarrollo de la web, desarrollando un navegador potente, apoyando económicamente a Mozilla, contribuyendo al desarrollo de los estándares HTML5 y HTTP 2.0, definiendo la web del futuro con Web Components y proyectos como Polymer… En fin, todo un despropósito.

  • #011
    anuncios clasificados - 20 abril 2015 - 18:13

    Bueno eso de castigar a google jejeje quizas nos castigue el a nosotros y no dudeis que no tiene suficientes medios y poder para castigarnos. El limite no lo va a poner ni google ni los politicos, el unico limite y frenar al gran gigante google lo tenemos los usuarios.

  • #012
    Carlos - 21 abril 2015 - 18:54

    Cito a Juan Ramón Rallo

    “No se equivoquen: la denuncia contra Google por parte de la Comisión Europea escapa a cualquier racionalidad económica y jurídica. Es una simple inquisición política para sablear a la compañía, para contentar a sus incompetentes competidores y, sobre todo, para poner de manifiesto quién manda en Europa: no los ciudadanos, sino los burócratas”

    http://www.libremercado.com/2015-04-21/juan-ramon-rallo-la-inquisicion-europea-contra-google-75419/

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados