Tomando apuntes

ApuntesMe llaman la atención en Twitter sobre un artículo en The Chronicle of Higher Education, The benefits of no-tech note taking, en el que una profesora, Carol E. Holstead, alerta sobre los beneficios de tomar apuntes a mano, con papel y bolígrafo, frente a hacerlo en un ordenador portátil o en otros tipos de dispositivos. En efecto, mi posición es exactamente la contraria: eliminar de manera radical el papel en el proceso educativo – mi posición, en realidad, es la de eliminar el papel en todas partes – y fomentar el uso de dispositivos. Pero en realidad, mis diferencias con respecto a la postura expuesta en el artículo van mucho más allá.

Estoy seguro de que tomar apuntes en una libreta y con un papel hace que memoricemos y retengamos mucho mejor lo que nos están contando en una clase. Totalmente seguro. Es más: si en lugar de permitir que los alumnos tomen notas con un bolígrafo y un papel, les obligamos a tomarlas con un cincel y un martillo sobre una lámina de granito, estoy plenamente seguro de que retendrán esos conocimientos muchísimo mejor.

Ironías aparte, me explico: el problema es establecer los objetivos del proceso educativo en términos de retención o memorización del conocimiento. Es sencillamente absurdo. En la época en la que el conocimiento está disponible a un solo clic de distancia, lo que tenemos necesariamente que primar en el proceso educativo no es la retención memorística a través de la toma de apuntes, sino la capacidad de asimilar y entender el conocimiento mediante la lógica, mediante el recurso a una combinación de inteligencia analítica e inteligencia intuitiva. La inteligencia intuitiva es un proceso prácticamente automatizado en nuestro cerebro, que se desarrolla con escaso esfuerzo y que no depende directamente de los recursos cognitivos memorizados o a los que tengamos acceso, pero que sí es preciso adiestrar – más que preciso, fundamental, diría yo, para una amplia variedad de tareas. La inteligencia analítica requiere un esfuerzo mayor y el acceso a recursos que almacenamos en la memoria, y que permiten resolver un problema o llevar a cabo un razonamiento a través de un proceso consciente, de un trabajo que muchas veces se desarrolla en varias secuencias.

Tradicionalmente, la inteligencia analítica se ha asociado con la memorización, pero no es así: en realidad, las personas más eficientes son las que entienden esos procesos, no las que los memorizan. La reiteración en las tareas juega sin duda un papel: una gran parte del aprendizaje consiste en la práctica mediante ejercicios, o en explicaciones destinadas a fijar determinados conocimientos en nuestro cerebro gracias a explicaciones sobre ellos. Lo que ya tiene poco sentido, y cada vez va a tener menos, es tratar de memorizar conocimientos sin más, mediante la repetición sin más, o “la repetición por la repetición”. Estructúrame lo que tengo que aprender, explícamelo, y ya me lo aprenderé. Si hay datos específicos, terminaré por memorizarlos si efectivamente mi cerebro decide que vale la pena hacerlo. Si no, sabré dónde ir a buscarlos, y sin duda, estarán cada vez más fácilmente disponibles.

La mayor parte de los estudios que los tecno-escépticos pretenden utilizar para argumentar el continuismo educativo, o la supuesta necesidad de que las instituciones educativas se mantengan al margen del progreso tecnológico y se conviertan en islas o reductos de metodologías del siglo pasado tienen un grave problema: asumen que los objetivos del proceso educativo no cambian, o lo hacen mínimamente. Para ellos, al final del proceso debemos tener una serie de estudiantes capaces de recitar una serie de conocimientos. Y eso es sencillamente absurdo. Si recitamos algo, será porque lo utilizamos tan a menudo que se habrá fijado en nuestra memoria. Para lo demás, lógica, intuición bien adiestrada, y capacidad de análisis, que son las habilidades que el proceso educativo debe adiestrar.

Durante mis años universitarios, fui un fantástico tomador de apuntes. Tan bueno, que lo habitual era, al pasear por la biblioteca de mi Facultad, ver mis apuntes fotocopiados en un buen número de mesas, muchas veces subrayados en mil colores. ¿Me ayudó ese tedioso trabajo de escriba a retener más los conocimientos? Posiblemente a corto plazo, pero nada más. Estropeó sensiblemente mi caligrafía, me convirtió en razonablemente popular porque prestaba a todo el mundo mis apuntes sin contrapartida alguna, pero eso es todo. Habría sido mucho más inteligente recibir los apuntes directamente del profesor – o de la red, si hubiese existido entonces – y dedicar ese valioso tiempo de adiestramiento a entender lo que había detrás de todos aquellos folios garabateados. Las metodologías del tipo flipped classroom, cada vez más en boga y que son la base de la formación en las escuelas de negocios, tienen mucho de esto: en lugar de dedicar el valioso tiempo de interacción en clase a algo tan absurdo como tomar apuntes, entrega esos apuntes, requiere un trabajo de asimilación previo a la clase, y dedica la sesión a discutir, razonar y fijar mediante el desarrollo de las estructuras mentales adecuadas, no a la retención memorística sin más.

La introducción de tecnología en el proceso educativo no tiene ningún sentido si no modificamos radicalmente tanto las metodologías en las que se basa la educación, como los supuestos objetivos que trata de cumplir. Pensar que el proceso educativo del futuro va a seguir basándose en memorizar conocimientos para volcarlos en un examen unas semanas después y olvidarlos posteriormente es, sencillamente, no haber entendido nada.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Take note…

50 comentarios

  • #001
    Enrique Díaz - 16 marzo 2015 - 11:40

    Muy interesante artículo, y reflexión.
    De todas formas hay algún matiz en el que no coincido. Yo, al igual que la profesora Carol E. Holstead, siento que tomar apuntes con boli y papel ayuda al aprendizaje, pero no “a la memorización” necesariamente sino a entender mejor los procesos, tal y como tú apuntas.

  • #002
    Zesar - 16 marzo 2015 - 11:50

    Tal vez pienses que hubiese sido mejor recibir los apuntes que generarlos. Pero lo cierto es que el que los hizo está escribiendo este blog, es profesor universitario y tiene miles de seguidores. Los otros creo que estadísticamente lo hicieron peor.
    Hacerlos no sólo te ayudó a memorizar a corto plazo, sino que desarrollaste capacidades de relación y, mejor aún, aprendiste a utilizar tu memoria en procesos lógicos. Y estás donde estás no por la tediosa memorización, sino por las capacidades de relación que entrenaste con esos procesos.
    Los datos concretos no son importantes. El “ejercicio mental” sí lo es.
    Como no soy experto, no sé si es mejor tomar apuntes u otras soluciones. Sin embargo, debido a mi doble vertiente de ajedrecista y curioso, sé que algunos de tus razonamientos, en particular los referentes a la memoria. Son incorrectos. Creo que sólo consideras la memoria tipo fotográfica o “carbon-copy” Hay más tipos de memoria.
    Por otro lado, parece que crees que memoria e inteligencia, y en especial memoria y pensamiento intuitivo son independientes. De los estudios científicos sobre el razomiento ajedrecístico sabemos que el pensamiento intuitivo está relacionado con el almacenamiento de patrones procesados. Igualmente, para elaborar cualquier pensamiento necesitamos una memoria, aunque sea volátil, para almacenar los conceptos que relacionamos.
    Y por otro lado, sabemos que todas estas cualidades son “use or lose”, tanto para el desarrollo como para el mantenimiento. Si no la utilizamos, la perderemos. Peor es que, si no la desarrollamos durante el crecimiento, como adultos estaremos mucho más limitados para desarrollarla.
    En mis tiempos de estudiante, me asombraba que la gente estuviese “perdida” en matemáticas (y en especial en álgebra) cuando yo la tenía como una asignatura facilita, porque incluso cuando no hubieses estudiado muchas veces podía “intuir” cómo solucionar problemas. Ahora creo que la diferencia estribaba en mi capacidad de almacenar conceptos y relaciones en memoria, para luego “jugar” con ellos, mientras que la memorización en los demás sufría algún tipo de problema. Me resultaba especialmente chocante el comentario de “no entender” cuando en mi visión, en matemáticas, no hay que comprender nada. Las cosas son como se definen.
    Recibir apuntes, y no generarlos, fomenta la memoria fotográfica arrelacional, que es el malo de la película. Por ejemplo, ves un diagrama de flujo, e inicialmente crees que lo has entendido y almacenado. Luego descubres que no es así ¿Solución? Memorización fotográfica. La toma del apunte, incluso la copia de apuntes, incluye las fases de almacenamiento y comprobación. Así pues, no creo que eliminar la toma de apuntes sea bueno ‘per se’. De hecho, es malo, salvo que se realice por un medio específico que constituya un estímulo intelectual al menos equivalente.

  • #003
    carlos - 16 marzo 2015 - 11:58

    Joder, joder, joder… Y perdón por la palabra.
    Es exactamente lo mismo que debería pensar y ejecutar nuestro sistema educativo.
    Tanto lapiz y papel, tanta memorización sin análisis es lo que ha llevado a nuestro sistema educativo a un fracaso total, arrastrando con el a miles de chavales desencantados y negados a aprender.
    Enrique, esta vez tu post es de 10.

    Salu2

  • #004
    jose luis portela - 16 marzo 2015 - 12:08

    El problema es que uno suele hacer lo que está acostumbrado a hacer y no lo que es mejor hacer. Luego dicen que la gente cambia….pues no, la gente no cambia y para muestra un botón.

    Yo comencé a leer en formato digital, porque leo para dar clases y me di cuenta que al terminar de leer un libro de forma automática obtengo todo los subrayado y apuntado y lo puedo almacenar, compartir, consultar, etc. Si tengo que hacer la misma tarea con todos los libros físicos de mi estantería me volvería loco…. En resumen aunque mi cerebro prefiera leer en papel, es mucho mas productivo hacerlo en digital. Y por otro lado, al tercer libro que uno lee así, ya se ha acostumbrado.

    A la hora de tomar notas ocurre lo mismo. Es mas ahora con la Surface Pro 3 incluso puedo tomar notas escritas sobre la pantalla que luego me las pasa automáticamente a un word.

    PD: Solo os pido una cosa, no opinéis si lo que escribe Enrique tiene o no tiene razón, probarlo en vosotros mismos y luego sacar conclusiones.

  • #005
    Enrique Díaz - 16 marzo 2015 - 12:31

    Muy interesante artículo,

    En mi caso particular coincido con la profesora Carol E. Holstead: tomar apuntes con boli y papel facilita el aprendizaje, pero no necesariamente el aprendizaje de las cosas a través de la memoria, sino el aprendizaje de las cosas por su proceso, tal y como tú apuntas.

    Por lo tanto creo que ambas cosas pueden ser ciertas y compatibles.

  • #006
    Alfonso Armenta - 16 marzo 2015 - 12:39

    Yo recuerdo una cosa bien clara de mis tiempos universitarios:

    Si no entendía una cosa: Pregunto.
    Si la entiendo pero no soy capaz de expresarla con mis propias palabras: Anoto el tema para revisar.
    Si la entiendo y soy capaz de expresarla con mis propias palabras: Anoto mis propias palabras.

    Para nada de esto me hace falta escribir sobre un papel. En su momento un ordenador me hubiera sido mil veces más útil. Pero claro, eran mediados de los 90 y mi papá no era rico :P

    Los contenidos a enseñar siempre han estado escritos ya en alguna otra parte, sea libro de texto, fotocopias o la web. Volver a escribirlos solo fomenta la memorización.

    Si eso es todo lo que tu profesor te enseña, a memorizar, estás perdiendo el tiempo y el dinero.

  • #007
    Juan Alberto - 16 marzo 2015 - 14:40

    Totalmente de acuerdo. Aunque me gusta tomar notas en clase, no me gusta el hecho de tener que llevar papeles.

    Os pongo en contexto: estoy aprendiendo francés y desde hace varios semestres estoy siguiendo un curso… nos dan fotocopias en papel (3 o 4 por sesión) y slides en Power Point, y hasta el año pasado hacía los ejercicios sobre las propias fotocopias y tomaba notas en folios. Al final del curso tenía una pila de fotocopias, decenas de Power points y unos folios de apuntes y redacciones: tres fuentes de información a estudiar para el test de aptitud… una incomodidad.

    Este año NO he repetido el método: todas las fotocopias las digitalizo (y seguidamente las tiro) y tomo notas con Paper (una aplicación para el iPad que funciona como un cuaderno virtual). Para cada sesión intercalo las fotocopias, los Power Point y mis apuntes diarios para generar un sólo PDF. De esa manera sólo llevo el iPad a clases, es un método más arduo ya que tengo que escanear cada fotocopia, pero eso me permite tener los apuntes en la nube y no perderlos nunca.

    Respecto a mi época de Universidad, recuerdo que soñaba con tomar apuntes con el ordenador, pero las baterías de los portátiles de aquella época no estaban a la altura para soportar 3 ó 4 clases seguidas ni tampoco podía hacer esquemas o dibujos… así que, estaba obligado a ser esclavo del papel.

    Hoy, en pleno siglo XXI me parece un atraso ver los niños ir al colegio con una mochila repleta de libros y cuadernos… con una tableta o un mini portátil sería más que suficiente.

  • #008
    Rodrigo - 16 marzo 2015 - 14:47

    Tengo una duda. He visto en varios estudios que un niño no puede pasar más de dos horas al día delante de una pantalla de ordenador o similar. ¿Es así?. Y si es así ¿por qué se están implantando las tablets en los colegios?¿No es una contradicción?

  • #009
    Aitor - 16 marzo 2015 - 15:27

    .
    Tiene guasa la cosa…
    Esto de tomar apuntes “en digital” tiene su guasa y sus cosas:

    ” Mira si seré cabezón que aunque sé que la mejor forma de tener ideas y apoyar la inteligencia es tomar apuntes diariamente en un cuaderno o agenda…
    Resulta que no lo hago. Y es curioso, no me atrevo a hacerlo en mi Tablet.
    Una vez lo hice y “me desaparecieron ciertas cosas”, sería porque me lo actualizaron a una versión nueva… Y tal vez empiece a hacerlo en hojas de un procesador de texto como “Polarix Office” y… ”

    – ¿Por qué no lo hago.?
    – Porque sé que van a robar mis ideas y mis proyectos.
    – Y es que, además de escamarme, es como si sintiera miedo de ser vigilado por “El Gran Hermano”.

    (A la hora de la verdad la clave es ver lo que piensan la mayoria de las personas en un tiempo o una época determinada. Sabiendo esto, se saben las cosas de forma anticipada, es fácil sacar y vender los productos y los servicio adecuados.)

    Ejemplo: Teniendo un sitio/cuenta en la nube. Sin consultarme y sin yo decir nada, resulta que me subieron una foto al apartado de “fotografias” de “la nube”. Sería para que aprendiera, eso si no aparecia ninguna imagen personal o de persona en ella.

    Enrique… Por mucha polemica o empeño que pongas…
    https://www.enriquedans.com/2014/11/escribir-a-mano-es-del-siglo-pasado.html
    Los niños y niñas tendrán que desarrollar el sentido manual, espacial y artistico practicando la Caligrafia que aparece en la imagen del link.
    (Incluso siendo caligrafía técnia, el orden númerico de escritura en algunas letras es ilógico. ¿Lavado de cerebro desde la infancia.?)

    Saludos.

    PD.

    Enrique:
    – Algunos, yo, ya sabemos que escribes de y casi para el “mercado” de EE.UU.
    – Y algunos, yo, vemos que a veces te olvidas de que, además del poder adquisitivo, el “Paro en España” es hasta 5 veces superior al “Paro en EEUU”)
    Por lo tanto las polémicas, jotas de picadillo y eso de “¿Qué es mejor la Coca Cola o la Pepsi.?, pueden fallar y ser trampas tan burdas como preguntar a un niño: ¿A quién quieres más a tu Papá o a tu Mamá.?
    ( Es el dinero, sigue al dinero idiota. ¿Quién dijo dinero, quién dijo idiota.)
    – Y tambien sabemos, yo, que el ser profesor tiene sus cosas y sus manías crónicas, repetitivas o subconscientes.

  • #010
    menestro - 16 marzo 2015 - 15:38

    Crossposteo lo que comenté en el post sobre educación para disfrute y alborozo del respetable.

    Te equivocas Enrique, en que la escritura manual no es una tecnología obsoleta. Es una destreza necesaria, como la expresión verbal.


    El problema es que Enrique no entiende que la escritura no es una tecnología, sino una habilidad psicomotriz profundamente imbricada con la capacidad de expresar ideas de forma natural. La escritura es una capacidad expresiva tan relevante para la elaboración de otras destrezas, cómo el dibujo lo es para el pensamiento espacial. El lazo entre símbolo y concepto abstracto es lo que convierte la escritura en un aprendizaje que enlaza diferentes habilidades y disciplinas en torno al pensamiento, lo que lo convierte en un elemento troncal para poder desempeñar otra habilidades conceptuales.

    Me recuerda un poco aquello de estudiar con Cassettes de audio que puso de moda en los 70. En realidad no es la herramienta, con punzón o con pluma, es el desarrollo del aprendizaje y la calidad del mismo lo que importa.

    La escritura no es algo que cultiven los tecnoescépticos; te podría mencionar a Steve Jobs con estudios de caligrafía en la universidad como única titulación, Scott Kim, diseñador de los primeros juegos para Macintosh, o la propia cultura Japonesa, en la que la caligrafía es estudiada en la universidad.

    Si quieres crear conceptos, escribir símbolos te ayudara a desarrollar esa aptitud. Lo que llamas “inteligencia analítica” (H. Gardner) es solo una forma de categorización de otras capacidades.

    Por ejemplo, tú asocias la literalidad en los apuntes con el proceso escribir manualmente. Pero en realidad son tareas distintas y tú ahora escribes un post casi todos los días.

    Por ser breve, y sin entrar en más materia. Espero que te ayude a entender que la inteligencia no está en el cachivache, si no en su usuario.

  • #011
    @cepamarm - 16 marzo 2015 - 15:44

    ¡Soberbio!

    Totalmente de acuerdo.

    ¡Enhorabuena!

  • #012
    Mauricio - 16 marzo 2015 - 15:47

    Rodrigo (#008), lo ideal es que un niño realice diversas actividades y que no se pase todas las tardes en una única ocupación, sea esta ver la televisión, jugar al fútbol, navegar por internet, pescar en el lago, hablar por el móvil, etc.

    Las tablets empiezan a utilizarse en algunos centros educativos idealmente como herramienta para sustituir a los textos escolares y a los cuadernos y para usar aplicaciones o sitios web que apoyen los procesos de aprendizaje.

    Las tablets, al igual que el balón de fútbol, la caña de pescar y casi cualquier otra cosa, se pueden usar también para sencillamente perder el tiempo. Aquí es donde una buena y constante guía de los padres y docentes resulta imprescindible.

  • #013
    Ignacio - 16 marzo 2015 - 16:32

    Yo solo hay un motivo por el cual no he desterrado el papel y el lapiz de mi estudio diario: Me permite controlar la procrastinacion infinitamente mejor que tablets, ordenadores, etc.

    Probe en su dia distintas estrategias para conseguir centrarme en la lectura de papers cientificos sin distracciones: descontectar Internet, tecnicas como Pomodoro, etc.
    Y definitivamente, cuando me siento a leer delante de un papel sin herramientas tecnologicas soy capaz de no distraerme, con el ordenador o tablet me es sencillo acabar en Wikipedia para una consulta breve de X y atraparme en la red leyendo sobre Y (lo cual tiene contrapartidas posivas y negativas).

    Se que el problema de la procrastinacion no es de la tecnologia sino mio, pero la realidad es que volver a elementos del siglo pasado me ha resultado de gran utilidad cuando quiero centrarme en X y no acabar en Y o Z.
    Aun asi soy un gran defensor de la adopcion de tablets, moviles, pcs, etc en la educacion, puesto que creo que tambien es util empezar en un punto y acabar informado de muchos otros puntos o enfoques, pero no siempre es ese el camino para aprender.

  • #014
    David - 16 marzo 2015 - 17:08

    Es triste, pero mi carrera universitaria (más de 20 años hace, snifff) prácticamente consistió en un interminable dictado por parte del aburridísimo profesor de turno: llegaba, sacaba los papeles y se ponía a largar la lección del día, repetía un poco para los rezagados, preguntaba dudas y adiós. Pedagogía moderna. Con lo fácil que hubiese sido sacar los apuntes en fotocopias, pero no, había que escribir como locos. Cuando pienso en las miles de horas que desperdicié con estos absurdos métodos pedagógicos me pongo enfermo.

    Lo de los ordenadores en clase, pues no… no quiero ni imaginarme lo que deben ser 50 o o 100 personas encerradas en una aula tecleando como posesos, y la estupidez del asunto sería análoga a hacerlo con boli y papel. Los apuntes colgados en la web de la facultad y el que quiera que se los mire, así de fácil.

  • #015
    Victor - 16 marzo 2015 - 17:42

    Aún que estoy de acuerdo en todo lo que escribes, hecho de menos que no pongas más énfasis en que la transición a la toma de apuntes de forma tecnológica aún esta en pañales. Yo todavía hecho de falta poder tomar el control de los apuntes que me da mi profesor en pdf y editarlos a mi gusto si me apetece, y espero con ganas las futuras ¨tabletas/papeles¨ de tinta electrónica que enriquezcan este proceso, donde pueda hacer esquemas, dibujos, mil modificaciones que se adapten automáticamente etc. sin por supuesto, dañar mis ojos.

    Personalmente lo he intentado con Skitch de Evernote y aún siento que necesito mucho más, por lo que cualquier sugerencia es bien recibida. Para estudiar y hacer trabajos si que conseguí adaptarme, y un portátil de 13¨ con Ubuntu y la función de múltiples escritorios activados me ha ayudado mucho a la hora de gestionar todo.

    Algo tan típico como tener una presentación por un lado, un pdf por otro, el buscador en el navegador y un editor de textos donde escribir, es algo muy agradable y natural si dispones de esta función en tu sistema operativo y unos atajos de teclado o touchpad cómodos.

  • #016
    JL - 16 marzo 2015 - 17:52

    Bueno, otro ejemplo de post de una de tus úlitmas obsesiones con la escritura a mano. Y también un ejemplo de lo que haces muchas veces, de referirte a un artículo que tiene cierta relación con el tema, para, o bien apoyar tus ideas, o por el contrario refutar las del artículo.

    Me explico

    Para empezar la razón de la autora de “prohibir” los laptops en clase no tiene su origen en que esté en contra de la tecnología, sino que estaba cansada de tener alumnos mas preocupados por actualizar sus Facebooks que por prestar atención (no se de que edad serán los alumnos o que estudian, pero parece que son algo distintos de tus alumnos del IE).

    Evidentemente sus resultados no pretenden ser científicos y así lo dice, pero se apoya en dos estudios mas metodológicos a los que se refiere en el texto, que precisamente tienen que ver con el uso de los laptops para tomar notas en lugar de hacerlo en papel. (Uno se puede leer entero, pero el otro sólo el Abstract). En uno de ellos también se hace referencia a una comparación de resultados entre un curso “blended” o “híbrido” y otro mas tradicional, con resultados similares.

    ¿Y cuales son las conclusiones de la autora y de los papers? (según mi opinión, claro)

    – Que los alumnos que toman las notas en papel tienden a ser capaces de sintetizar lo que están escuchando, y quedarse con los conceptos, mientras que los que toman apuntes con el ordenador se limitan a transcribir lo que va diciendo el profesor.
    – Que las notas de los que habitualmente escriben a mano son significativamente mas altas que las de los que “mecanografían”
    – Y que los alumnos son capaces de contestar a preguntas concretas de hechos con igual resultado (factual questions) , pero cuando se hacen preguntas de conceptos, los que obtienen mejores resultados son los “anticuados” del papel y bolígrafo.

    Así que se podrá decir que tomar notas mecanografiadas tiene sus ventajas (mejor clasificación, más facil de buscar datos en ellas, menos uso de appel), pero de ahí a decir que es un método “superior” a hacerlo a mano, me parece que hay bastante distancia. Vamos, si lo que pretendemos es aprender, no ser un mero “transcriptor” de discursos.

    La obsesión de querer comparar el tomar notas a mano (por ejemplo, pero hay otros temas en los que sois igual de talibanes) con una educación memorística me parece que no se sostiene.

    Por cierto, para los que hablande tomar notas en el iPad, pero manuscritas, conceptualmente creo que son lo mismo que tomarlas en papel. La comparación es “mecanografiado” vs “escrito a mano”

  • #017
    ALAZNE - 16 marzo 2015 - 18:15

    A grandes rasgos de acuerdo, pero el acto de escribir no es que ayude a memorizar, sino que ejercita nuestro cerebro, ergo, escribir a mano ayuda, me da igual si usamos papel o una tablet, un boli o un boli electónico. Escribir a mano ayuda.

  • #018
    Antonio Arias - 16 marzo 2015 - 19:03

    Totalmente de acuerdo. No sé que se les pasa por la cabeza a tantos profesores cuando defienden a ultranza el papel y el bolígrafo, incluso alguno se quedó en la pluma ;)

    Mi caso. Cuando estudié medicina recuerdo la pereza de levantarme temprano e ir a clase, pasarme allí toda la mañana de escribiente, con la mente plenamente concentrada en la toma de apuntes, sin que escapase ningún comentario del profesor. Fue agotador. Al final tomé prestados apuntes de otra gente. Calculad, un año académico donde todas las mañanas y a veces algunas horas de la tarde sólo para tomar apuntes. ¿Me ayudó?. Rotundamente no.

    En el instituto y E.G.B., más de lo mismo. Escribiente y en los exámenes “vomitar” largos párrafos. El único lugar donde más o menos me sentí libre fue con matemáticas, donde prima entenderlas y disfrutar de su mágica lógica.

    Ahora tengo un hijo de dos años y medio, y ya empezó la lucha. No va a ir a la escuela estos primeros años, y ya hay gente que no lo entiende. Otros países como Finlandia no empiezan hasta los siete, aquí, aunque no es obligatorio hasta los seis, la presión social es que los mandes sí o sí a la escuela desde los tres años. Y me angustia pensar que cuando tenga que ir a clase lo haga para memorizar una serie enorme de datos que no valen para nada, así de simple. Profesores empeñados en que sepamos por ejemplo ríos y afluentes, fechas históricas y los libros por orden cronológicos de numerosos autores.

    ¿Quién triunfa en una educación así?. Los “memorísticos”. Recuerdo con mala leche un examen de neuroanatomía donde varias preguntas eran del estilo: ¿Diámetro medio del cráneo?, y con cinco opciones con pequeñas diferencias. Según el profesor era para diferenciar un notable de un sobresaliente. ¡Anda ya!.

  • #019
    Miguel Ángel Acera - 16 marzo 2015 - 19:06

    Sin olvidar esos procesos de oposición en los que hay que escribir a mano en el papel el contenido del tema elegido. ¿A mano algo más de una decena de páginas? ¿Quién escribe hoy en día esa cantidad de texto a mano?

  • #020
    Abelardo - 16 marzo 2015 - 20:07

    Enrique y lectores…
    Ya habréis oído hablar de la obra: ” Eloisa está debajo de un almendro.”
    Pues yo, que me llamó Abelardo, y algunos profesores de primaria y secundaria, con este artículo tuyo… “Puede que nos hagamos con la p… un lio.”

    – ¿A qué personas o estudiantes te refieres: Infantil Párvulos, Educación Primaria, Secundaria, Universitaria, … ?
    – ¿Qué cosa, método o dispositivo aconsejas para cada edad. Ejemplo: De 3 a 99 años.
    – …

    Lo que dices ya ocurre en las Universidades. Cada uno se busca sus trucos y métodos de estudio para aprobar la carrera. Hay “ordenadores portátiles ultraligeros” que usan mucho los estudiantes. Y, vaya casualidad, ahora hay muchos Apple de menos de 14″ a precios de lujo para un estudiante medio.
    Da por seguro que algún profesor pensará que haces “lobby a favor de Apple.”

    – ¿ Qué ideas o estrategias darías a un profesor de Primaria o Secundaria.?
    – ¿ Hasta que punto debería dejar de usar el Portátil Ultraligero en clase para que no pase la mitad del tiempo jugando o copiando en los exámenes, al igual que hacía y hace con las calculadoras carisimss y con mucha memoria e incluso con los móviles.?
    – ¿ Cómo hacemos para que los niños puedan jugar y tomar apuntes en el mismo tablet, para no discriminarlos. De qué precio, de qué marca.?
    – ¿Cómo hacemos para que los niños no rompan los tablets y así evitar que los padres tengan que comprarles 2 o tres cada año.?
    – Sí los niños aprenden dibujando. ¿Qué procesador debe llevar el Tablet, normal u “Octa Core”. Seguimos o empezamos con los PC portátiles o de sobremesa.?

    En fin Enrique, hay muchas cosas que tendrías que aclarar.

    Ah… Lo positivo es que hemos aprendido muchas cosas de tu vida universitaria y actual.
    La principal es esta:
    ” Enrique es un ejemplo vivo de las nuevas formas de trabajo.
    “El trabajo es la persona y la persona es trabajo.” Y si además esa persona ofrece totalmente gratis su trabajo, su plan habrá funcionado: Le pagarán por su trabajo. Y todo ello hace que volvamos al principio… ”

    Saludos.

    PD.
    Comprendo que es un artículo personal de opinión, al igual que mi comentario.

  • #021
    Felipe - 16 marzo 2015 - 20:18

    Yo recuerdo mucho mejor las cosas cuando las escribo a mano. Quizá sea porque me queda la imagen visual grabada en mi memoria.

  • #022
    Ercilia Petzold - 16 marzo 2015 - 20:33

    Muy interesante el artículo.

    Coincido contigo en la importancia de generar análisis y capacidad de síntesis en los estudiantes, que permita en ellos desarrollar un pensamiento crítico sobre lo que están estudiando y poder aplicarlo en su vida cotidiana y laboral.

    El uso de la tecnología en las aulas es muy importante, no podemos avanzar en el proceso enseñanza-aprendizaje si no nos adaptamos a la nueva generación de estudiantes que están ingresando en las universidades, ya que precisamente ellos están al día en este tema.

    Algunos de mis estudiantes les gusta tomar apuntes con papel y lápiz, y otros prefieren hacerlo con su computadora. Considero que cada estudiante tiene la libertad de decidir que herramienta le es más efectiva al momento de tomar apuntes, con cual se siente más cómodo y tiene mejores resultados en su aprendizaje.

    Igualmente es relevante enseñarles a los estudiantes la importancia de una buena redacción, argumentación y ortografía en la realización de sus actividades, lo cual se logra con el hábito de la lectura, y es independiente de si usan o no la tecnología.

  • #023
    Gorki - 16 marzo 2015 - 22:21

    Es contraponer dos formas de apreder, a mi modo va ver vàlidas, pero diferentes.

    ¿Andar a pie es útil? Utilisimo, y dedicamos a ello un año y medio
    Yo al frente de un coche habré hecho un millón de kilómtros, muncho más que Abel Antón en toda su vida como corredor

  • #024
    Observador - 17 marzo 2015 - 00:47

    Señores, ya sabemos la lógica del hoy neurólogo Enrique Dans.

    Papel —> antiguo —> no moderno —> no tecnológico —> no puedo dar conferencias —> MALO

    Teclado —> moderno —> no antiguo —> tecnológico —> puedo dar conferencias —> BUENO

    #004 Yo comencé a leer en formato digital,

    ¡Ahora se entiende todo, Portela!

  • #025
    Observador - 17 marzo 2015 - 00:54

    Ironías aparte, me explico: el problema es establecer los objetivos del proceso educativo en términos de retención o memorización del conocimiento. Es sencillamente absurdo.

    Esto sí es totalmente cierto, exacto, correcto, válido, certero. Pero escribir a mano jugar con las letras, darles la forma subjetiva de cada uno, ya no es que sea humanidad, es que es, como diría Chomsky, totalmente innato. No el aprender a escribir, sino el expresarse escribiendo y formar esas ideas dándoles forma no únicamente mediante movimiento mecánico.

    ¿Mañana qué será? ¿Dejar de tocar la guitarra clásica para tocar la de a PlayStation o una parecida?

    Dans, Dans, Dans… COMPATIBILIDAD.

  • #026
    Julio2 - 17 marzo 2015 - 08:22

    La memoria es fundamental en el conocimiento. Necesitamos retener algunos datos para poder analizarlos y establecer relaciones entre ellos. Ocurre de manera similar en el ordenador, salvando las distancias. Lo más parecido a lo que propone Enrique es una persona con alzheimer. Y es tan de cajón que no me explico ese empeño de los tecnoentusiastas en erradicar la memoria y el papel, salvo que el único interés sea que todo esté en formato electrónico para que lo pueda monetizar Google.

  • #027
    Jose Luis - 17 marzo 2015 - 09:16

    026: atesorar conocimiento es aberrante, y quien se compara con ordenador es que sólo quiere educar parados.

    La transcripción, la repetición y la memorización obsesiva ya era un atraso endémico hace 50 años.

    Ademas es falso que el uso de la tecnología elimine por completo el uso de la memoria humana, sólo la otorga su verdadero valor, no somos acumuladores, de otra manera entramos en guerra perdida contra las máquinas.

    026: No existe ninguna conspiración oculta de Google o Facebook, lo que existe es la sociedad TECNOLÓGICA, negarla sólo nos provocará más temprano que tarde no estrellemos contra el muro de la realidad.

    No seamos miopes, escribir o pintar a mano no es la única expresión humana, los es escribir un libro con un teclado, lo es dibujar con un programa informático, lo es programar una aplicación, ¿por que obsesionarse con la herramienta, si la expresion humana fluye por todos los cauces posibles?

    Y todos aquellos que ven en las ciencias de la información un peligro más que la oportunidad, les diré que es luchar contra los molinos de viento, y que Cervantes de vivir hoy usaría una máquina para escribir y difundir sus obras.

  • #028
    Antonio Castro - 17 marzo 2015 - 09:48

    Yo te doy la razón. Tomar apuntes no ayuda, entorpece la labor didáctica.

    Dices: “Durante mis años universitarios, fui un fantástico tomador de apuntes. Tan bueno, que lo habitual era, al pasear por la biblioteca de mi Facultad, ver mis apuntes fotocopiados en un buen número de mesas, muchas veces subrayados en mil colores.”

    Yo agradezco que pese a lo bien que se te daba tomar apuntes, digas que es una mala idea. Para mí es una estupidez dictar apuntes. Dictar y enseñar no es lo mismo. Tomar apuntes divide la atención.

    Aprendí bastante sobre los mecanismos de la atención cuando estudié por pura afición a los mejores teóricos en el campo de la prestidigitación (una fase de mi vida de unos cuatro o cinco años). Por alguna extraña razón, la enorme demanda de energía que requiere la atención, no es algo que genere una sensación de alerta en el cuerpo. No somos plenamente conscientes de lo vulnerables que somos a la manipulación de la atención. Generar un máximo de atención durante solo dos segundos garantiza que en los dos segundos siguientes la atención descienda a niveles ridículos. Uno de los muchos mecanismos que usan los magos es hacer un efecto muy fuerte, como por ejemplo hacer desaparecer algo, y hacerlo pasar como si fuera el final de la rutina. Cuando todo el mundo ha empezado a aplaudir, disimuladamente cargar un objeto desde algún lugar de su traje y hacerlo aparecer aparentemente de la nada reforzando el final de manera muy importante como si se tratara de una inexplicable reaparición. Los magos son los mejores estudiosos de los mecanismos de la atención. Creer que se puede hacer dos cosas a la vez sin dividir la atención es pura ingenuidad.

    Yo durante mis años universitarios, fui un pésimo tomador de apuntes. Tan malo, que lo habitual era, al pasear por la biblioteca de mi facultad, verme mendigar apuntes a los demás, porque mis apuntes no solo eran incompletos (escribiendo era muchísimo más lentos que los demás), sino porque al escribir rápido, mi letra en muchas ocasiones era completamente ilegible incluso para mi. Aunque más leve que de joven, mantengo un importante problema de dislexia y disgrafía que arrastro desde mi más tierna infancia. Ese problema no me ha impedido terminar dos carreras, ciencias biológicas y la técnica de informática. La carrera de biológicas fue la primera que cursé y en esta carrera el tema de tomar apuntes representó una pesadilla, tardé un par de años de más en terminar. Posteriormente en la escuela técnica de informática, fui a curso por año e incluso saqué buenas notas en programación.

    Yo creo que los profesores deberían grabar en vídeo sus clases, no solo para poder ofrecer el vídeo durante unos pocos días a sus alumnos, sino para aprender de ellos a mejorar su exposición y estudiar cuando los alumnos prestan más atención y cuando parecen aburridos.

    Insisto, dictar y enseñar tiene poco que ver. Cuando se trata de una enumeración de datos concretos, los profesores que dictan apuntes han de aminorar el ritmo del dictado o escribir en la pizarra esos datos para que todos los alumnos puedan copiarlos. Tampoco tiene sentido perder tiempo dictando ejercicios. Yo no veo más que desventajas en el dictado de apuntes.

  • #029
    Guillermo - 17 marzo 2015 - 10:41

    no he leído el artículo que referencias, pero sí unos cuantos sobre el tema. Tiendo a compartir tu defensa de lo digital, pero he leído y comprobado en mí mismo que escribir caligráficamente -en papel sobre todo, también pizarra, vinilo…- me estimula la creatividad, facilita el flujo lógico de ideas, consecuencias, concluisones…

    Esto lo doy por seguro, las preguntas serían: ¿esto es universal o propio de quienes empezamos a dibujar, crear, pensar, escribir en papel? ¿tiene relación con la escritura manual, o con el soporte?
    Por supuestísimo, tomar apuntes es una aberración. Yo empezaba los cursos tomándolos, y los acababa en el bar y fotocopiando los de compañeros amables como tú. Suficiente para sacar la carrera con un holgura, una oportunidad perdida de aprender de verdad.

  • #030
    Pedro - 17 marzo 2015 - 11:02

    No juzgues la utilidad de un método de estudio por el mejor alumno de la clase. Ni por el peor.

  • #031
    De paso - 17 marzo 2015 - 11:12

    Sigo sin entender esa manía de imponer categorías exclusivas: o esto, o lo otro, o cine, o baile, o eReader o libro de papel. ¿De verdad hay que escoger? ¿No podemos ir al cine, después a la discoteca, e irnos a dormir leyendo un ratito en nuestro eReader y otro en un libro de papel?

    Es cierto que cada vez uso menos el papel (ni se me ocurriría tomar apuntes en papel hoy en día y rara vez busco en un diccionario de papel), pero hay veces en que el papel puede ser muy útil: post-it o correcciones. Sí, yo hago las correcciones en papel de los trabajos que escribo, lo siento pero la pantalla del ordenador me cansa mucho la vista. Supongo que cuando la tinta electrónica evolucione, cambiaré de método. Los mindmaps y esquemas también me gusta hacerlos en papel para ver lo que he tachado. Me da mucha rabia si borro algo de un procesador de textos (sé que existe la opción de corrección de textos que tacha y guarda lo que borras, pero no es tan eficiente como escribirlo tú en un papel), cambio de opinión y después no lo puedo encontrar. Aunque también creo que esto cambiará con el tiempo.

    Ahora he de reconocer que hoy en día no sabría vivir sin un ordenador, y que si tengo que elegir me quedo con la tecnología. De todos modos no entiendo las posturas radicales de uno y otro lado. ¿Por qué elegir cuando se pueden tener ambas cosas? y sobre todo ¿por qué imponer a otro nuestros métodos?
    De todas maneras hay algo en lo que debo darte la razón. Aprenderse cosas de memorieta porque sí, es un absurdo además de una triste perdida de tiempo. Se aprende mucho más analizando y relacionando, que redactando apuntes a lo tonto.

  • #032
    MiguKendo - 17 marzo 2015 - 11:21

    No estoy de acuerdo con la entrada, ni con la forma de escribirla. Aquí se confunden muchas cosas, se tratan de mezclar muchos temas como si fueran miscibles cuando solo son complementarios, y se confunden gravemente conceptos.
    Sí creo que ir a clase a que te dicten apuntes sea terrorismo docente, pero eso no tiene que ver nada con tomar tú apuntes (diferente a que te los dicten, hay que comprender, sintetizar, resumir, expresar. Se confunden conceptos), que tampoco está indisolublemente unido con si se aprende mejor a mano o a máquina (se mezclan temas diferentes).

    Rechazo de plano el dogma omnipresente en este blog de “nuevo=bueno; viejo=malo”. No solo es absurdo y equivocado sino incluso peligroso. Se puede ser ridículamente obsoleto por supuesto (lo del martillo y el cincel pasa de la ironía al sarcasmo, y son sutilmente diferentes en su componente vejatorio, según la RAE. ¿No tenías a mano la página web para consultarla, o es que no te lo aprendiste de tus maravillosos apuntes?), pero también absurdamente ‘tecnofreak’. La experiencia es un aporte fundamental, y modificarla tiene riesgos nada desdeñables. Parte del desastre de sistema educativo que tenemos viene de modificar las leyes cada poco tiempo queriendo ser más ‘modelnos’ sin dar tiempo al sistema a evaluarlo, integrarlo y aceptarlo. Para algunos temas hay que avanzar sobre un suelo mínimamente seguro, y no tirarse a ver si la piscina tiene agua, y la Educación es uno de ellos. Estoy de acuerdo en avanzar con la época, por supuesto; pero con garantías razonadas, no porque tres ‘tecnochiflados’ afirmen que “esto es mejor y eso tienes que verlo”.

    La memorización tiene sus ventajas. Aprenderse los ríos, los montes y las fechas forman parte de la cultura general, y a mí se me cae el alma a los pies cuando mis alumnos (adolescentes) no saben en qué continente está el Sáhara, qué es la fotosíntesis, o te sueltan “la Revolución Francesa acabó cuando los yankis mataron a los nazis”. Todo casos reales. Tampoco pido que sepan la fecha de 1789 (aunque no veo nada de malo en saberla), pero al menos que la ubiquen a finales del XVIII, no que la confundan con un suceso (MUY IMPORTANTE) de mediados del S. XX. Y eso es lo que tiene aprender de memoria CIERTAS cosas. Tampoco hay que memorizarlo TODO como un papagayo, una vez más los extremos son muy malos.

    En conversaciones, reuniones, redacciones de correos, de informes, de libros, etc necesitamos manejar datos aprendidos. Los manejamos a nivel subconsciente, aunque no seamos conscientes de ello. No podemos estar constantemente consultando todo porque es absurdo. De modo que pido perdón por la ‘puyita’ anterior del sarcasmo, pero ilustra perfectamente que hay cosas que debemos saber, conceptos que debemos aprehender y manejar, porque no podemos estar permanentemente consultando internet para cada cosa (es absurdo). Aparte de que internet no te dice cuando te equivocas, ni las cosas que te estás dejando, ni discrimina entre diferentes significados, enfoques o posibilidades para saber cual es la correcta, ni… Es sin ninguna duda uno de los mayores avances de la Humanidad. Pero como los anteriores tampoco es la panacea.

    Aparte de lo anterior coincido en que los posts de este blog contienen mucha declaración generalista y grandilocuente, pero pocas medidas concretas de cómo aplicarlas. Poca chicha para tanta ‘limoná’. Y sigue confundiendo la parte (educación de muy alto nivel a un tipo de alumnos específicos) con el todo (la Educación con mayúscula. De cualquier cosa a cualquier tipo de persona. Con lo que hablamos de educaciones y es casi imposible hacer afirmaciones tajantes para la generalidad. Casi).
    No estaría mal dedicar un post a medidas concretas a adoptar en las aulas de infantil, primaria, secundaria, FP, universidad, etc para que los profesores integren los móviles, tablets, etc en la Educación. Lo contrario es decir “lo de la corrupción tiene que arreglarse”, pero sin decir cómo, Y para esos Doctores no hace falta Iglesia…

  • #033
    Bernardo PhD - 17 marzo 2015 - 11:56

    No comparto contigo la idea de eliminar el papel. Va en contra del minimalismo.

    Estaría bien un post sobre como formarse en ‘inteligencia analítica ‘. Quizá algo de estadística, matemáticas, machine learning y programación no vendría mal. Soy de los que piensa que el 99% de la información no es necesaria, ademas de estar a favor de un método universal de apredizaje.

    Farmaceuticos, medicos y biologos forzados a memorizar clasificaciones de información.

  • #034
    Bernardo PhD - 17 marzo 2015 - 12:02

    Hay dos tipos de genios, los que nacen genios y los que se forman para serlo.

    Tengo un Mac book de 3000 euros, sigo llevando un bloque de folios a las reuniones.

  • #035
    Observador - 17 marzo 2015 - 14:09

    #026 Julio2, no digas chorradas. La memoria claro que es buena para el conocimiento, lo que no es bueno es basar todo tu conocimiento en la memoria, que es lo único cuerdo que ha dicho Enrique en su artículo de “hoy me levanto siendo neurólogo”.

    Es por ello que hay diversas carreras de las que salen auténticos desgraciados mentales que únicamente están enseñados a repetir patrones sin calibrar de dónde vienen los conceptos realmente. Seguro que sabes a cuáles me refiero.

    Por cierto, y esto no tiene nada que ver con Julio2, asimilar el tomar apuntes con la necesidad de que el ser humano escriba manualmente con una herramienta directa sin tener que repetir mecánicamente unas letras, sino dándoles forma es, como no podía ser de otra forma, una GILIPOLLEZ.

    Pero seguro que los señores neurólogos están muy contentos de que hoy haya aficionados en sus investigaciones.

  • #036
    menestro - 17 marzo 2015 - 14:48

    Fe de erratas, no fue Gardner, fue Stenberg el que ponía énfasis en el aspecto analítico del pensamiento. Contrapones reflexión a automatismo, sin tener en cuenta que la reflexión y la escritura manual se complementan en la síntesis del aprendizaje. La escritura es el kamasutra del pensamiento, que diría Barthes.

  • #037
    Antonio Castro - 17 marzo 2015 - 16:27

    Yo mi comentario anterior lo he referido a tomar apuntes al dictado. Es algo que cuando yo estudié se abusaba mucho de ello. Puede que ahora no se abuse tanto de ello.

    Lo de tomar breves notas sobre aspectos que llamaron nuestra atención es una herramienta que puede servir para que al repasar el tema no se nos olviden esos detalles. En esos casos yo preferiría tomar notas escribiendo a mano y luego pasarlas a un formato digital.

    En mi humilde opinión, el acceso al contenido didáctico no debería depender de lo que una persona, que intenta asimilar conceptos nuevos, sea capaz de transcribir al vuelo mientras atiende.

  • #038
    Fernando F. Rojero - 17 marzo 2015 - 22:32

    Coincido plenamente con los planteamientos de Enrique Dans. El debate que sigue me hace pensar

  • #039
    Fernando F. Rojero - 17 marzo 2015 - 22:45

    Coincido plenamente con lo expresado en el artículo. Creo que el debate posterior en los comentarios está muy relacionado con el hecho de que tomar apuntes corresponde a un modelo didáctico determinado, clásico. Si tu tarea como estudiante es repetir en el examen lo más fidedignamente lo que el profesor ha contado en clase, como corresponde al modelo citado, la toma de apuntes es la primera parte del proceso de “empolle” e incluye una rápida toma de decisiones sobre la importancia relativa de cada elemento del discurso.

    Sinceramente no creo que hacerlo a mano o en teclado cambie demasiado las cosas. De ambas maneras se va a poder editar, subrayar, etc. La tecnología no va a cambiar mucho las cosas si se trata exclusivamente de “eso”.

    Otra cosa es que la tecnología se utilice para cambiar el modelo didáctico evitando el “empolle”. Por ejemplo, si el profesor simplemente colgara los apuntes, aunque sea en pdf, y en la misma aula virtual, por ejemplo en Moodle, planteara unas cuestiones que los alumnos deben de contestar para apropiarse del conocimiento, pues ya se iría cambiando.

    Lo mismo ocurre con los planteamientos de “flipped class” citados, pueden hacer que la tecnología se emplee para cambiar el modelo didáctico y ayudar a una mejor comprensión del contenido.

  • #040
    Observador - 18 marzo 2015 - 02:48

    #036 La escritura es el kamasutra del pensamiento, que diría Barthes.

    Muy buena, Menestro. Es muy posible que ya hayas dicho cosas más cuerdas que los “menestros” que se ven por ahí.

  • #041
    Julio2 - 18 marzo 2015 - 05:12

    #35 Observador, en ningún momento he dicho que el conocimiento se base sólo en la memoria, sino que ésta última es condición necesaria para relacionar ideas y llegar al conocimiento. Lo he explicado muy clarito y lo ha entendido todo el mundo con dos dedos frente, incluso dentro del bando tecnófilo, así que no me hagas perder el tiempo, que por hoy ya tengo cubierto el cupo de tontos.

  • #042
    Anónimo - 18 marzo 2015 - 09:21

    Muy de acuerdo con el contenido. Sin embargo creo imprescindible ejercitar la memoria y profundizar en la metamemoria como elemento insustituible para tal adiestramiento.

  • #043
    JL - 18 marzo 2015 - 11:07

    Viendo tanta gente que habla de que “les dictaban los apuntes” tengo curiosidad por saber donde estudiásteis y cuando. Yo tengo 50 años, estudié en Colegio, Instituto y Universidad pública, y en ninguna de las clases en casi 20 años he tenido que copiar literalmente apuntes como muchos decís.

    Vale que en EGB, cuando está aprendiendo a escribir te hacían dictados y a veces eran lecciones o fragmentos para “matar dos pajaros de un tiro” (aunque según algunos lo de aprender a scribir a mano sea del siglo pasado o del XIX)

  • #044
    fran - 18 marzo 2015 - 11:21

    La clase sin apuntes es un paradigma si…si pudieramos adoptar el flipped classroom en las cursos de grado, algo que HOY es imposible pero NO por las imposiciones de los centros educativos, sino por la actitud de los propios estudiantes..

    Pásate (como oyente) por cualquier aula de grado y verás lo complejo que es hacer que los alumnos lean!

    un saludo,

  • #045
    Felix Abalde - 18 marzo 2015 - 19:41

    A mi me hace falta escribir “con la mano” en ocasiones para aclararme en algún asunto. De cualquier manera me fascina el planteamiento de un cambio tan radical y las reacciones tan polarizadas que se pueden leer, interesantes en su mayoría.

    Desconozco exactamente los caminos de la memoria,la inteligencia…aunque me interesan. De todos modos no me extrañaría que este futuro de “no papel” llegará más pronto que tarde.

  • #046
    Edgar Chimal - 19 marzo 2015 - 23:42

    002 Zesar: Coincido, en varias ocasiones me he topado con un power point de cualquier tema en Scribd, Issuu, o similar y me he dado cuenta al final de “leerlo” que no he entendido mucho.

    Ahora bien, creo que estoy de acuerdo contigo, Enrique, si veo todo con optimismo. Pero desde el lado flaco del asunto, ya varios han mencionado aquí que si les das un ipad a un chaval, lo usará para ver su facebook. Yo he comprobado incluso que le puedes dar un stick USB a un adulto con todo el temario desarrollado en PDF y ni siquiera lo leerá. O sea, el problema con la resistencia al aprendizaje se desplaza a otro nivel.

    Retomando lo que yo considero el meollo, tomar apuntes en papel no te asegura aprender, y es muy diferente a decir que infantes de 3-5 años no tengan que aprenden a escribir con papel y lápiz (tema recurrente en los comentarios).

    Pero el lado tecnológico también fallará si la intención de la persona no está enfocada a realmente a aprender, por mucho que le facilites las cosas.

    Yo mismo tuve problemas cuando me di cuenta al salir de la universidad, que aunque tenía una carrera terminada, tenía que seguir aprendiendo por el resto de mi vida. Y me tuve que convertir en autodidacta (¡nunca lo había hecho!). Ahora me rio y le digo a todo el mundo que todo está en internet, y me cuesta trabajo creer que hay gente que no sabe dar ese par de clics para acceder a la información. Pero como dije, enfocarse no es tan sencillo.

    Aun en el mismo método antiguo del papel y la tinta, hay quien se da golpes de pecho al ver a quien lleva sólo una carpeta con hojas sueltas para tomar apuntes de todas las materias, cuando se debería tener una libreta para cada materia, como dios manda.

    Ya te digo, no es por ser pesimista, pero me gusta ver varios enfoques del mismo tema. Saludos.

  • #047
    Alfonso - 20 marzo 2015 - 14:25

    Discrepo con las conclusiones de la entrada.
    Estaría de acuerdo si fuese el caso de apuntes que son tomados ‘al dictado’, pero al menos mi experiencia no ha sido esa.
    Tomar apuntes me obligaba a reflexionar y sintetizar lo que estaba oyendo y una vez en casa si tenía la posibilidad de pasarlosa limpio el esfuerzo de comprensión y de síntesis me hacía no sólo retener sino entender mucho mejor los conceptos.
    Seguro que algun día tendremos herramientas tecnológicas para hecer esto igual de bien sin usar papel, pero a día de hoy creo que estamos lejos en flexibilidad, rapidez, etc.

  • #048
    Alberto - 24 marzo 2015 - 18:10

    Es cierto que cada vez usamos menos el papel (ni se me ocurriría tomar apuntes en papel hoy en día y rara vez busco en un diccionario de papel), pero hay veces en que el papel puede ser muy útil: post-it o correcciones. Sí, yo hago las correcciones en papel de los trabajos que escribo, lo siento pero la pantalla del ordenador me cansa mucho la vista.

  • #049
    Natalia - 24 marzo 2015 - 20:30

    Espero que no resulte intrusivo si añado el link a mi respuesta/comentario a este artículo, Enrique.

    http://nataliagomezdelpozuelo.com/2015/03/23/escribir-mano-es-una-cuestion-de-musica/

    En él explico por qué creo que no es necesario elegir y que cada forma de escribir (a mano o con teclado) es adecuada para una cosa.

    Un abrazo para tus lectores y para ti. Muchas gracias por generar y participar en estos debates.

    Natalia

  • #050
    drdcr - 25 marzo 2015 - 14:57

    A mí me parece muy bien, pero que me explique si hace ecuaciones matemáticas, demostraciones lógicas o diagramas de flujo igual de fácil con el ordenador que con boli y papel.

    Particularmente en muchas ingenierías y cosas con mucha matemática el uso de papel y lápiz es bastante útil. Pero vamos, doctores tendrá la iglesia.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados