Etsy: un proyecto bonito que sale a bolsa

Etsy logoDe todas las maneras que se me ocurren para definir Etsy, la que me parece más apropiada es la de “un proyecto bonito”. Sí, ya sé que “bonito” es una palabra polisémica y cargada de subjetividad y que cuando algo sale a bolsa pidiendo cientos de millones de dólares en inversión, el calificativo queda “extraño”, pero es que además de lo que me sugiere una página que permite a artesanos, artistas y creadores de todo tipo poner en el mercado sus obras, Etsy me gusta por lo que tiene de idea materializada en poco tiempo y que va revelando, a lo largo de su crecimiento, muchas de las problemáticas que suelen tener las startups de este tipo, problemáticas que además, ha ido solucionando muy bien. Como académico me parece fundamentalmente eso, un caso bonito, de los que da gusto discutir en clase porque genera muchas discusiones interesantes sobre problemas muy habituales en empresas en crecimiento.

Ahora, ese proyecto bonito va a hacer su salida a bolsa, y podría llegar a ser la operación relacionada con la tecnología más importante desde 1999. Aunque el objetivo fijado es recaudar unos cien millones de dólares, podrían llegar a los trescientos millones de dólares o más gracias a la actividad de sus más de cincuenta millones de miembros, millón y medio de vendedores, casi veinte millones de compradores activos y unos doscientos millones de dólares en ventas. No generan beneficios: de hecho, tienen pérdidas (unos quince millones de dólares en 2014)), que podrían además incrementarse si tenemos en cuenta la necesidad de contratar más empleados y hacer frente a los gastos que supone mantener una empresa cotizada, pero siguen siendo un proyecto que permite que muchísimas personas ganen dinero haciendo cosas que les gustan y muchísimas otras encuentren productos que les gustan, alejados de la idea de series grandes y producción industrial, y por los que están dispuestos a pagar un valor diferencial.

A lo largo de su historia, la compañía ha ido generando todo tipo de situaciones interesantes. Su puesta en marcha, que partió de la necesidad de sus fundadores de encontrar mercado para sus productos, se llevó a cabo tras un desarrollo de plataforma tecnológica que duró únicamente dos meses y medio. El nombre, que no quiere decir nada en particular porque se quería que diese lugar a una marca construida desde cero, proviene de una frase coloquial en italiano que sonaba parecida y que llamó la atención de uno de sus fundadores mientras veía una película de Fellini.

Etsy llegó a un mercado desatendido en el entorno del comercio electrónico, y experimentó un crecimiento muy elevado en sus primeros dos años. En su tercer año de funcionamiento, en 2008, la compañía ya empezaba a plantearse como una alternativa sólida a eBay, que entonces estaba experimentando problemas con algunos de sus vendedores que terminaron en una huelga, y decidió un cambio en su dirección que trajo a la primera directiva ajena al equipo fundacional, Maria Thomas, que provenía de National Public Radio (NPR) y había sido incorporada como COO. La nueva dirección se centró en la mejora de la interfaz, el desarrollo de herramientas de navegación y búsqueda, y la descentralización de las actividades hacia otros mercados diferentes de los Estados Unidos. A lo largo de su historia, la compañía ha experimentado problemas de crecimiento de todo tipo: acusaciones de propiciar la actividad de revendedores de productos no genuinamente artesanales, problemas derivados de la gestión de la interacción con los clientes,

La creación de una tienda en Etsy es gratuita, pero listar cada producto en ella tiene un coste de $0.20, producto que permanece en la página seis meses o hasta que es vendido. En las ventas, Etsy carga una comisión del 3,5%. Con este esquema, Etsy se ha convertido en un sitio donde muchísimos vendedores ofrecen productos de todo tipo: artesanía hecha a mano, materiales para llevarla a cabo, productos considerados vintage (más de veinte años de antigüedad), o incluso, desde la revisión de sus reglas en octubre de 2013, productos considerados únicos, aunque estén fabricados mediante procesos industriales.

La salida a bolsa busca generar fondos para una profesionalización mayor del sitio, además de cubrir, lógicamente, las expectativas de los fondos que entraron en las anteriores rondas de inversión. La rentabilidad intrínseca de un sitio como Etsy puede ser una cuestión de escala, pero parece claro que sí genera un evidente valor a los miles de artesanos que venden sus productos en su plataforma. La salida a bolsa no es un proceso sencillo, y para algunos participantes en el sitio, es una idea que supone casi una traición. El interés ahora, aparte de ver cómo es recibida por el mercado una operación como esta de comercio electrónico, digamos, “no tradicional”, está en ver a dónde se puede llevar un modelo de este estilo en su siguiente fase.

 

This article is also available in English in my Medium page, “Etsy: a nice idea that’s about to go public

7 comentarios

  • #001
    Victor - 5 marzo 2015 - 17:30

    Etsy es un caso de estudio para muchas cosas, a mi en concreto, la navegación y las sugerencias personalizadas me encantan, así como una función como de red social, que enfacita los buenos productos y las mejores listas de la compra.

  • #002
    Observador - 5 marzo 2015 - 17:31

    Modelos comisionistas everywhere, el modelo de Interné. Pero bueno, mejor que coger contenido ajeno sin permiso, eso sí. ¿O no, Dans?

  • #003
    Gorki - 5 marzo 2015 - 18:00

    Si se divide “doscientos millones de dólares en ventas” entre “millón y medio de vendedores”, supone una media de 133$ al año por vendedor (+/- 30 centavos por día). Me parece magro resultado para el esfuerzo desplegado. Según mis noticias, en una mañana de mercadillo en cualquiera de las múltiples lugar donde se montan de la geografía nacional, dan más ventas a cualquier artesano, artista o creador de lo que obtienen aquí en un año.

    Mucho me temo, que como no mejoren las extraordinariamente la cifra de ventas, la misma cantidad de incautos que entran a vender, comenzarán a salir de inmediato, y como el numero de artesanos, artistas y creadores incautos, es amplio pero no infinito, pronto habrán pasado todos los ilusos de la tierra y solo quedaran al final, el famoso 20% de artistas que hace el 80% de las ventas y mucho me temo, no van a ser suficientes para soportar 100 millones de dólares de inversión. Dimensionar a ese tamaño su negocio va a suponer la ruina del negocio, que según cuentas, ya no es boyante, (aunque pueda que sea la fortuna de sus fundadores si saben retirarse a tiempo)

    No seria yo el que metiera en esas acciones ni un solo dolar. Aquí la “Long Tail” no parece que vaya a funcionar a medio plazo.

  • #004
    Manuel - 5 marzo 2015 - 20:24

    ..a ver si esto contribuye a que sea más conocido en España, yo llevo un año vendiendo mis diseños en Etsy y la verdad es que no me puedo quejar , habitables.etsy.com echarle un vistazo!!

  • #005
    Modiglian - 6 marzo 2015 - 11:37

    Y luego te encuentras Etsy plagado de venta de bisutería y ropa “artesana” supuestamente hecho por unas abuelitas en Wisconsin, pero que se fabrican en factorías con niños de China 8)

  • #006
    Elisabet - 6 marzo 2015 - 11:54

    A un nivel más social, también han salido críticos sobre los cambios de políticas. Me refiero a la comunidad de vendedores. Etsy en sus primeros tiempos se presentaron (como proposición de valor) como plataforma de creadores para creadores (for makers by makers, cuando los makers eran otra cosa hace una década…) y entre sus políticas querían cohibir la venta de productos creados masivamente en fábricas, lo que muchos “suppliers” de China tenían denegada la entrada. Estaba genial, desde el punto de vista de alguien que quería encontrar cosas chulas hechas artesanalmente y no industrialmente, encontrar un sitio con todo concentrado, y que además dinamizaban y trataban de crear comunidades locales o por intereses entre los creadores. Hace poco se cargaron todo esto. Esto se puede comprobar también en un artículo reciente en Wired de una artesana explicando algo similar desde su experiencia. Está genial que salga a bolsa desde el punto de vista del sistema económico, pero se han llevado por delante los beneficios sociales que generaban… http://www.wired.com/2015/02/etsy-not-good-for-crafters/

  • #007
    Blanca - 6 marzo 2015 - 12:42

    Hola Enrique,

    Me declaro una fan de Etsy!! Pensaba compartir tu contenido en Womenalia pero veo que ya no tienes el “Wow”. Asimismo, veo que te ha desaparecido la opción de share en Twitter y en LinkedIn.

    ¿Tienes previsto volver a habilitarlo?
    Abrazos,
    Blanca Moreno

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados