La incomodidad del modelo de plataforma de aplicaciones

Play¿Soy de verdad el único que está harto de la dinámica de actualizaciones constantes de las tiendas de aplicaciones? A poco que mantengas un uso razonablemente intenso de un cierto número de apps en tu smartphone, sea Android o iOS – hay estudios que hablan de una media de noventa y cinco apps instaladas como media en terminales Android, un numero que no ha parado de aumentar en los últimos años – el resultado es un flujo constante de peticiones de actualización, que termina por resultar agotador: cada pocos días, alguna app solicita ser actualizada.

La opción de no recibir ninguna notificación es considerada por muchos usuarios como demasiado radical: en algunos casos, algunas actualizaciones pueden resultar interesantes, aportar novedades que valen la pena o responder, por ejemplo, a problemas de seguridad. Si se solicita supervisión manual, el resultado es una procesión incesante de apps pidiendo ser actualizadas cada muy poco tiempo. Las distintas estrategias de cada empresa desarrolladora, unidas al ritmo incesante de puesta en circulación de nuevas versiones, ha llevado a que una tarea de mantenimiento rutinario de nuestros terminales que hace no tanto tiempo únicamente demandaba atención de manera muy esporádica se haya convertido en algo que llega a hacerse verdaderamente pesado.

Ademas de la evidente restricción a la descarga de actualizaciones a momentos en los que se disponga de cobertura WiFi – lo contrario puede suponer la auto-inmolación de nuestro plan de datos en menos que canta un gallo –  las opciones sin supervisión resultan habitualmente incómodas: un smartphone es un aparato que se mueve con nosotros durante todo el día, y en no pocas ocasiones, la actualización coincide en un momento no especialmente conveniente.

Si a eso añadimos la necesidad o la conveniencia de no actualizar algunas apps que solicitan actualización, particularmente aquellas que en muchos terminales se encuadran dentro de la categoría de bloatware (apps que vienen originalmente con el terminal, que no pueden ser eliminadas de una manera sencilla, y que muchos usuarios prefieren simplemente deshabilitar y no actualizar para evitar que se ejecuten y consuman recursos), la tarea de mantenimiento supone entrar en la plataforma de descarga e ir supervisando manualmente y aprobando únicamente aquellas apps que se utilizan habitualmente o que se quiere mantener actualizadas, mientras se descartan aquellas que cuya actualización se prefiere evitar, algo que requiere cierta atención.

Por otro lado, el ritmo de actualización de algunas apps es directamente demencial, lo que llega a suponer una auténtica falta de respeto al usuario. Empiezan a ser necesarias algunas directrices por parte de la plataforma que den lugar a un balance más adecuado entre lo que supone aportar nuevas funcionalidades o la resolución de problemas, frente a la molestia de estar enviando constantemente nuevas versiones que el usuario debe descargarse e instalar cada pocos días: una media de noventa apps actualizándose cada pocas semanas es, claramente, demasiado. Empiezo a añorar los tiempos en los que las actualizaciones de aplicaciones o de sistema operativo únicamente tenían lugar cada varios años.

De acuerdo, la tecnología avanza a gran velocidad. Pero el modelo actual de plataformas de aplicaciones con completa independencia ha dado lugar a una ausencia de control que supone una auténtica irresponsabilidad a la hora de tratar al usuario: un goteo constante de versiones con cambios escasísimos o imperceptibles, o una dinámica de “envío versión primero, espero a ver los fallos que se reportan y ya los corrijo a los pocos días con una nueva versión”, como si el mercado fuese una beta constante. No creo que personalmente pueda ser calificado como de tecnófobo, me gusta probar cosas nuevas y estar al tanto de los avances de la tecnología… pero este modelo me resulta cada día más insoportable, y me hace añorar una vuelta a unos tiempos más racionales. Repito la pregunta del principio: ¿soy el único al que esto le resulta molesto? ¿Qué rutinas personales adoptáis en ese sentido?

 

This article is also available in English in my Medium page, “Stop this continual applications madness now!

49 comentarios

  • #001
    Francisco Luis - 19 noviembre 2014 - 18:30

    Yo, encantado usuario de App Store y en cantidades razonables, suelo actualizar manualmente. Para iOS hay una opción que te facilita estas lides: dentro de Ajustes > iTunes Store y App Store hay un campo de “descargas automáticas” para que evites eso, aparte de otras opciones como Música y Libros.

    Un saludo. :-)

  • #002
    Julio - 19 noviembre 2014 - 18:34

    Buenas tardes

    Yo no quiero que nada se actualice sólo, ni me notifiquen, lo sábados por la mañana lo miro, en en Ipad, Ipod y en Xperia y que se actualicen

    Un saludo

  • #003
    Javier - 19 noviembre 2014 - 18:58

    Coincido. Me molesta mucho no poder eliminar aplicaciones preinstaladas. Y también me molesta mucho servir de probador involuntario de versiones poco elaboradas de las aplicaciones. Tampoco sé por qué hay aplicaciones que ofrecen actualizaciones varias veces al mes sin que se note ninguna mejora o, peor aún, para acabar viendo que tienen inexplicables agujeros de seguridad.

  • #004
    Jose - 19 noviembre 2014 - 19:17

    A ver cuando se implantan aplicaciones en HTML5 que corran via browser y que no haría falta actualizarlas. El problema es que el consumo de datos seria mayor que con las aplicaciones actuales

  • #005
    Carlos Losada - 19 noviembre 2014 - 20:00

    A mí no me estorba, es más, me gusta que las aplicaciones se actualicen y se vayan renovando. Es una sensación como de novedad constante, de tener siempre software nuevo. ¿A alguien más le pasa?

  • #006
    Daniel Terán - 19 noviembre 2014 - 20:02

    Todo viene por la utilización de tecnologías de desarrollo ágiles creo yo.

  • #007
    Frank Rodriguez - 19 noviembre 2014 - 20:20

    Estoy acuerdo Enrique, en parte. Si es un “pain in the ass” pero como se comenta por otros, mejor tener los apps actualizados por funcionalidad y seguridad

  • #008
    Javier Quintana - 19 noviembre 2014 - 20:25

    Parte del problema, al menos sé que es así en la AppStore de Apple, es que cada vez que una aplicación recibe una actualización, sus clasificaciones de estrellas se reinician, haciendo tabula rasa. O mejor dicho, lo que los usuarios puntúan es cada versión de la aplicación, independientemente de las anteriores.

    Esto que en principio puede tener mucho sentido (no sería justo que una app arrastrara miles de puntuaciones negativas por un error puntual, y al revés), da lugar a abusos. Desarrolladores que buscan barrer debajo de la alfombra publican una nueva versión con cambios triviales para ver si esta vez se acercan más a las ansiadas cinco estrellas: una vez las consigan o se acerquen lo suficiente, no volverán a actualizar su aplicación, pero mientras tanto, insisten e insisten y con cada nueva actualización interrumpen la actividad del sufrido usuario para pedirle que la puntúe. Y aquí también hay trampas, como solo dirigir a los usuarios al sistema de clasificación oficial una vez han puesto cinco estrellas en una ventana de la propia app, pero esa es otra historia.

  • #009
    Deckard - 19 noviembre 2014 - 20:31

    Coincido en el tema de las apps preinstaladas, parte por el operador y parte por el el fabricante. Es cansino. Repugnante. Librarse de toda esa bazofia no es fácil; sin embargo, si llegas a conseguirlo, como es mi caso (ahora uso cyanogenmod),y disfrutas de un sistema limpio, con solo las apps que quieres, el ritmo de actualizaciones no es muy molesto. Hay que tener en cuenta que el 90%,de las veces dichas actualizaciones son para mejor usabilidad o funcionamiento del software. El problema principal es que pagamos una cantidad astronómica por un dispositivo y se nos niega por sistema la posibilidad y el derecho de gestionarlo a nuestro gusto. Eso es absolutamente intolerable se mire como se mire.

  • #010
    Jesús - 19 noviembre 2014 - 20:44

    Llámame raro, pero me pasa como a #005.

    A mi me encanta encontrarme con actualizaciones y leerme el changelog. Es como si el teléfono no fuera un producto “estático” y gracias a estas actualizaciones fuera mejorando cada día.

    También es verdad que hay actualizaciones que desmejoran la app y también es verdad que el bloatware es molesto (y entiendo que no todo el mundo tiene por qué ser root para quitarlo).

    Salvo que tengas siempre algunas apps que no quieras actualizar por X motivo, con activar la descarga automática en WiFi ya te olvidas de actualizarlas hasta que alguna cambie de permisos y te lo pida manualmente.

    Hace muuucho tiempo llegué a tener 200 apps a la vez en una de las primeras tablets con Android… y me seguía gustando actualizarlas xDDDD

  • #011
    Julio - 19 noviembre 2014 - 21:08

    Si que resulta molesto, una falta de respeto al usuario y una falta de profesionalidad por parte de las empresas/responsables de las aplicaciones. La rutina que sigo es lotificar las actualizaciones. Una vez al mes actualizo el terminal, tengo el icono de la plataforma alejado poco visible, y mensualmente reviso y decido si actualizar o no. Aprovecho en el mismo slot de tiempo para borrar aplicaciones que no he utilizado o no son útiles, en incluso si detecto una que se actualiza demasiado y todavía no considero imprescindible, busco una alternativa si la hay con un historial de actualizaciones más coherente ..

  • #012
    albert - 19 noviembre 2014 - 21:11

    Todas las aplicaciones están en Beta, y si no hay actualización es que la aplicación está abandonada. Una falta de respeto al usuario, en ambos casos por parte del la marca del móvil que cada vez más directa o indirectamente se desentiende del producto que vende.

  • #013
    IzK - 19 noviembre 2014 - 21:14

    Buenas.

    Sé que no soy el modelo ideal de usuario ya que tengo deshabilitadas las actualizaciones automáticas, así como las notificaciones, y sólo muy de vez en cuando miro si hay novedades.
    Lo cual no significa que actualice, si no que miro si hay novedades y, en caso que lo considere oportuno actualizo.

    Actualmente tengo unas 15 apps que (re)quieren actualizar y mantendré en esas versiones supuestamente obsoletas. En total, tengo aproximadamente 30.
    La excepción es el dichoso whatsapp, ya que en caso de no actualizar, te impiden usarlo.

  • #014
    Aitor - 19 noviembre 2014 - 21:38

    Ja… ja… ja…
    Enrique… ¡Qué casualidad!
    Precisamente acabo de actualizar el Cool Reader para Android. Resulta que me daba error al abrir los .epub y me he imaginado que habría salido una actualización. Por lo tanto… He ido a Play Google y lo he actualizado.
    En uTorrent me pasó lo mismo. Es una forma muy sutil de avisar y ser respetuosos con el usuario. Teniendo en cuenta que el programa es gratuito, pues se comprende. Además, resulta que en el PC me ocurre lo mismo o parecido, por ejemplo con Ccleaner.

    ¿Sabéis para que uso el Cool Reader en mi Tablet?
    – Pues para ver si a este libro, en mi Kobo Aura 6″, se le puede poner la letra que yo he elegido, que es la calibri, la oficial de Word Office.
    – En Cool Reader elijo una letra y luego en opciones señaló:
    “Activar estilos internos del documento” v
    (Ojo, no hay que poner la otra opción de “Forzar”)
    – Sí la letra que sale no es la que he elegido en Cool Reader, quiere decir que mi Kobo no pondrá la letra que a mi me gusta y tendría que leerlo con una de adornos y pesada, como la vieja Times New Román. En este caso lo que hago es borrar el libro descargado, ya lo descargaré de otro sitio con buena letra.

    En fin… Ahh… Los juegos de moda… Pues distraen… Y cuando llego al nivel máximo o me canso… LOS BORRO y .

  • #015
    Gorki - 19 noviembre 2014 - 21:45

    Llámame raro pero yo simplemente, mo atiendo nunca a ese tipo de mensajes y no actualizo nada mientras funciona, si una deja de funcionar y la uso o bajo entonce la última actualización o busco otra que haga mas o menos lo mismo. Realmente no creo que tenga mas de una docena de App y solo debo utilizar habitualmente tres o cuatro, las otras son cosa como la brújula o la linterna que las uso rara vez y ya digo, no las actualizo, que se apañen como puedan los desarrolladores.

  • #016
    Juan Carlos - 19 noviembre 2014 - 22:14

    Lo tengo configurado para que actualice cuando está con Wifi, pero en ocasiones es molesta.

  • #017
    Beatriz - 19 noviembre 2014 - 22:26

    Totalmente de acuerdo.
    Es agotador, no hay un sólo día sin tener alguna actualización que hacer.
    Es un consuelo que a Enrique Dans le disguste también esta práctica.

  • #018
    Pit - 19 noviembre 2014 - 22:44

    Yo voy un poco más allá y creo que simplemente el modeo de Apps no es sostenible, caminamos hacia un entorno en el que cada usuario debe tener instaadas cientos de apps para hacer un uso productivo de su dispositivo.

    ¿Será mucho pedir que HTML5 ayude a racionalizar esto? Yo estaba bastante confiado pero estoy empezando a pensar que se le puede pasar el arroz

  • #019
    ana - 19 noviembre 2014 - 23:02

    HTML5 via navegador… es la opción que propone Firefox O.S. para que no sean empresas privadas las que tengan el control de TODO. Pero bueno, ya se sabe que esto beneficia a la gente porque les daría libertad de plataforma y sencillez de uso. Y lo que le mola a la gente es que les controlen las multinacionales.

  • #020
    Javier Martínez - 19 noviembre 2014 - 23:03

    Suelo inhabilitar todo aquello que no utilizo, para todo lo demás, dejo que me avise todo lo que quiera, pero actualizo todo una vez al mes o cuando quiero incoporar una actualización que de antemano se que es importante.

    Utilizo un terminal Android de gama baja pero cómodo.

  • #021
    Juanmi - 20 noviembre 2014 - 00:29

    Es tan fácil como desactivar las notificaciones y manualmente comprobar/actualizar una vez al día. No cuesta nada.

  • #022
    Juan Alberto - 20 noviembre 2014 - 00:36

    El ritmo de actualizaciones es vertiginosa, tan rapido que hay muchas apps que no me da tiempo de usarlas entre actualizacion y actualizacion. Es incomodo pero peor es actualizar Windows o Mac OS… Porque no te enteras que ha salido una actualizacion nueva hasta que la inicias… Haciendote perder un rato… Con lo facil que es actualizar Ubuntu…

  • #023
    Krigan - 20 noviembre 2014 - 01:59

    Hay actualizaciones que son solo cambios estéticos, para seguir la moda del momento. En otras, el desarrollador recorta funcionalidad en la versión gratuita para ver si consigue que más gente compre la de pago. También ocurre a veces que una app que no usabas desde hace tiempo, y que se ha estado acualizando, cuando vuelves a entrar ha cambiado tanto que es como si fuese otra app diferente de aquella que instalaste : -)

    Los ciclos rápidos de desarrollo tienen sus ventajas. El gran inconveniente es que va a haber muchas actualizaciones. Lo que yo hago es desinstalar apps que hace tiempo que no uso ni es previsible que vuelva a usar, y desactivar las actualizaciones automáticas de las apps que uso con poca frecuencia. Asimismo, no instalo las aplicaciones que veo que me pueden llegar a ser útiles algún día, pero que no las voy a usar ahora, sino que las pongo en la lista de deseos.

    El html5 no solucionaría nada si las apps siguen siendo locales (las Chrome Apps que Google está promoviendo son aplicaciones html locales). Y eso de que toda app sea remota (como una web) no creo que vaya a funcionar, te hace depender demasiado de que la conexión vaya muy bien. En cuanto la conexión vaya tan solo medio bien, la experiencia de uso de las apps remotas se va a hacer gárgaras.

  • #024
    Fernando Cuadrado - 20 noviembre 2014 - 03:36

    Por el amor de Dios!!! Es una mentira lo de las APPs!, hace años que estoy en el rubro desarrollando soluciones en Internet, habiendo pasado por la guerra de los SO de los 80′ y 90′, esta es la peor de las mentiras publicitarias, la peor burbuja que jamás halla existido en la informática, mucho peor a las .COM, acá se la juegan todos!.

    Enrique, en el celular se instala únicamente las aplicaciones de las mega empresas de siempre porque tienen GRANDES acuerdos y conocen los SO de taquito, para todo el resto es un mundo lleno de piedras en el camino, piedras grandes y pesadas capaz de resignar miles de proyectos interesantes, que digo miles… millones!.

    Intentá interiorizarte sobre PHONEGAP (de Adobe) fijate lo que es y lo que intenta ser, es casi un insulto institucionalizado para la industria del software, aunque extremadamente noble, un esfuerzo sin igual que hay que aplaudir parado, su sola existencia implica el alto grado de idiotez y sadismo que hay en la industria.

    Volverá todo a las fuentes, al HTML5, que es donde todo el mundo está cómodo, allí… en la web.

    Abrazo.

  • #025
    Adrian - 20 noviembre 2014 - 04:04

    La verdad es que como desarrollador que ha actualizado una de sus apps unas 40 veces en 5 meses (o de media un par de veces a la semana), me sorprende que las actualizaciones molesten tanto. Si lo dejas en automático todo se actualiza cuando tengas Wifi y recibes nuevas funcionalidades “de gratis”, sin tener que hacer nada.

    Nunca había pensado que el pulsar el botón y enviar esa actualización que resuelve problemas resultaría molesto.

    Incluso hay quien dice en un comentario anterior que no actualiza las apps y “que se apañen los desarrolladores”. Más bien apañate tú al no aprovechar apps con menos bugs y más funcionalidades.

    Estos no son los tiempos de Windows 95 cuando ibas a tu tienda de informática a comprar unos CDs con el SO que ibas a usar los próximos dos años.

    Esto no es desarrollo ágil ni nada. Es tener unos medios de distribución que antes no había. Y estos medios permiten que a día de hoy las apps que uso no tengan nada que ver con las que usaba hace un año. En la mayoría de los casos, todas y cada una de ellas son más rápidas, más bonitas y hacen más cosas. Incluso apps por las que he pagado hace varios años (como Pocket Casts) siguen actualizándose y mejorandose día a día. Y todo ello sin tener que hacer nada, simplemente deslizar una notificación como mucho una vez al día.

    Nos hemos convertido en verdaderos princesos, y esperamos que todo funcione a la primera y que no moleste. Pero a la vez pedimos cosas nuevas. Y cuanto antes. En fin.

  • #026
    Carles Company Soler - 20 noviembre 2014 - 08:27

    A mi, personalmente, me gustan las actualizaciones. Me gusta que se arreglen los errores sobre la marcha y no se tenga que esperar a service packs o otras versiones. Me gusta que se añada funcionalidad a las aplicaciones. Además, si se tiene configurado, el proceso no es nada disruptivo y es bastante transparente para el usuario.

  • #027
    Alberto Toquero - 20 noviembre 2014 - 08:41

    Si existe opción vía browser no instalo una app, uso el navegador y punto.
    No era el futuro un ordenador solo con el navegador y punto?

  • #028
    devta singh khalsa - 20 noviembre 2014 - 09:19

    Comprendo lo que dices y lo comparto, hasta que piensas en el resto del cuadro:
    Queremos tener facilidad de uso, sencillez, sofisticación, fiabilidad, seguridad y estar en la cresta de la ola.
    Y hay que ceder en algo.

    Los hackers informáticos no dejan de descubrir vulnerabilidades en sistemas operativos, aplicaciones y redes de comunicación, y no dejan de ser utilizados por piratas informáticos para hacer caja.

    Este ritmo que no da tiempo si no que lo quita, sólo beneficia a la industria, pero no al cliente.

    Yo tengo un Mogees, que no puedo utilizar porque mi iPhone 4 no puede actualizarse a IOS8 porque Apple ha decidido que he comprar uno nuevo.

    Pero este sistema al completo es así. Aún si hay un big crunch, un manzano seguirá dando manzanas si tiene alimento suficiente y eso no requiere de actualización.

    ¿Cuan electrificado e hiper conectado queremos que sea nuestra vida? ¿Es realmente provechoso?
    Esa es la cuestión realmente.

  • #029
    jump - 20 noviembre 2014 - 09:32

    en efecto 25, lo del princesismo es una epidemia.

    Por otra parte si Apple dejara de actualizar cada dia nublado su politica de uso, habria en Ios 70% menos de actualizaciones.

  • #030
    JB - 20 noviembre 2014 - 10:45

    Enrique, ¿qué quieres actualizar cada 2 meses? Bueno, pues hazlo, nadie te obliga ni a hacerlo automáticamente ni a recibir las notificaciones: desactívalas. Y cada 2 meses miras qué hay. No debería uno quejarse por una funcionalidad facultativa ;)

  • #031
    LogismanSGSI - 20 noviembre 2014 - 10:59

    Estoy de acuerdo con el artículo. Y creo que la solución es la que propone Jose, Pit etc. sobre soluciones tipo browser con HTML5 u otros estandar. Resulta que en nuestros potentes terminales de mesa casí todas apps y utilidades van por navegador, y en los Smartphones se fomentan multitud de apps instalables.

  • #032
    ODILO - 20 noviembre 2014 - 11:17

    ¡Buenos días! Nos ha gustado mucho tu entrada. Somos una empresa española que distribuye plataformas de préstamo de contenidos digitales para Bibliotecas. Tenemos la experiencia de nuestros clientes en EEUU que no quieren apps para dispositivos móviles, sino que prefieren nuestro diseño responsive para adaptarse a todos los dispositivos de lectura. Por ello, en España apostamos también por nuestro nubereader en HTML5, pero nos encontramos que lo que se solicita muchas veces es una app y nos cuesta explicar que cada vez más la gente esta harta de actualizaciones de aplicaciones.

  • #033
    eniac - 20 noviembre 2014 - 11:23

    No me parece tan grave, con desconectarle la actualización automática ya está.

  • #034
    Maicro - 20 noviembre 2014 - 11:36

    No, no eres el único. Aquí un semejante igual de harto que tú.

    Y, como modelo de este absurdo la aplicación Madrid Metro|Bus|Cercanías. Habiéndola pagado un cambio de dueños obligó a desinstalarla y volver a instalarla, resultando un nuevo entorno más incómodo. Resultado, solicité la devolución de la aplicación.

    Mención aparte la aplicación eltiempo.es, cuya una de sus últimas actualizaciones fue sólo para habilitar propaganda totalmente intrusiva a pantalla completa. Resultado, no vuelvo a abrirla, sólo aprovecho el widget.

  • #035
    Modiglian - 20 noviembre 2014 - 13:00

    Esto me suena a “white people problems”

  • #036
    Nacho - 20 noviembre 2014 - 14:40

    Yo en iOS con actualizaciones automáticas estoy encantado. De cuando en cuando entro en la AppStore a mirar lo que se actualizó últimamente, y miro las novedades sólo las que parecen actualizaciones mayores (miraría v4.1, pero no v4.1.0.124).
    En Android no he encontrado la misma comodidad, ya que frecuentemente piden permisos nuevos, pero quizá no haya sabido configurarlo.

  • #037
    Karlos - 20 noviembre 2014 - 15:45

    Tengo instaladas muchas Apps y estoy de acuerdo en que estar pendiente de tenerlas actualizadas todas al dia es muy incómodo. Está bien tener las últimas mejoras pero en ocasiones una actualización ha dado problemas o se han recortado funciones interesantes, a veces hacen un cambio radical de interfaz que es más incómodo que el anterior. A parte de móvil y tablet tengo un “SmartTV Box” con Android que manejo principalmente con el mando a distancia y una modificación del interfaz puede inutilizar el manejo con el mando en esa aplicación. Mención a parte que las aplicaciones habitualmente ocupan más Megas y el que tiene un teléfono con algunos años se queda si espacio para actualizaciones solo con tener el Whatsapp y el Twitter, aunque no necesite instalar ninguna APP más.

    Tengo desactivadas las actualizaciones automáticas en todos mis dispositivos y mientras una APP funcione correctamente no la actualizo. Cuando veo que falla alguna APP entonces la busco y actualizo manualmente. En la Smart TV Box primero hago una copia del APK por si la nueva versión da mas problemas que la anterior.

    En resumen: es una gran ventaja que habiendo comprado una aplicación se pueda actualizar a la última versión sin ningún coste extra, pero para evitar problemas de compatibilidad, espacio, etc. mejor hacerlo manualmente.

  • #038
    Pablo Roca - 21 noviembre 2014 - 00:24

    Ls actualizaciones son necesarias para ir mejorando un producto.

    HTML no soluciona nada que no se pueda hacer en una aplicación nativa. Es mas, HTML lo complica todo mas, hace las aplicaciones lentas y la experiencia de usuario nefasta.

    Una cosa que me sorprendió en mi cambio de empresa (soy desarrollador), es que me pedían un ritmo de actualizaciones cada dos semanas. Considero que machacar al usuario cada dos semanas es mucho machacar y se pueden sacar versiones una vez al mes, y que no pasa nada.

    Hay las actualizaciones automáticas, pero creo que tanto Google como Apple deberían mejorarlas con varias medidas muy sencillas.

    – Aplicaciones que se puedan actualizar automáticamente (a pesar de tener actualizaciones manuales). Defines que aplicaciones quieres auto actualización y otras las revisas tu a mano.

    – Horario de actualizaciones.

    – Actualizaciones solo con wifi o no.

    PD: Yo las tengo manuales y reviso a veces lo que actualizan o no

  • #039
    Miguel A. Tovar - 21 noviembre 2014 - 08:48

    Soy usuario de la App Store y no me resulta tan molesto. Actualizo manualmente de vez en cuando. Como dicen otros, no cuesta tanto.

  • #040
    Ignacio - 21 noviembre 2014 - 09:34

    Buenos días Enrique,

    Personalmente no me resulta tan molesto actualizar las apps, me parece importante que se mejoren los fallos y sobre todo se añada seguridad, creo que va en beneficio de los usuarios.

    Aprovecho la ocasión para darte las gracias por la labor tan buena que haces con el blog, para mantenernos informados a diario de todas las novedades tecnológicas.

    Recibe un cordial saludo.

  • #041
    Augusto Niebla - 21 noviembre 2014 - 12:04

    Me gustaría hacer un comentario que quizá no es exactamente el tema del post pero es relevante.
    ¿no os parece indignante el poder que tienen las plataformas sobre el usuario? ¿No os parece inaceptable que las plataformas ganen con el usuario, independientemente de lo que compre o haga?
    En otras palabras, ¿Qué pensaríamos si tuviéramos que pagar a Microsfot cada vez que instalamos un programa en nuestro ordenador?
    A mi me resulta inaceptable. El usuario de movilidad es, en realidad, el más controlado de todos, el menos libre, el que no deja de pagar nunca al proveedor del sistema operativo.
    Es un modelo que se ideó en Apple – ¡siempre controlando tanto al usuario!, que copió Google con Android y que intenta seguir, sin éxito por ahora, Microsoft.
    Creo que se Microsoft el único grande que se puede tomar en serio romper con este modelo de negocio – entre otras razones porque no le conviene.
    ¿Qué opinais? ¿No os parece indignante tanto control?

  • #042
    Josu - 21 noviembre 2014 - 13:16

    Personalmente desactivadas. una vez al mes mas o menos miro las actualizaciones pendientes y solo hago las de las aplicaciones que realmente me aportan.

    En cuanto al modelo de desarrollo, creo que efectivamente todos nos hemos convertido en beta-testers. Lo que me parece grabe es que este modelo también se empieza a aplicar a los desarrollos en las empresas, de forma que el departamento de informática desarrolla y lanza a producción sin apenas probar nada. Y los usuarios empiezan a admitirlo ! Con lo cual después de un tiempo, cuando se revela que hay algo que provocó datos malos, todo el mundo asume que es normal, se arreglan si se puede y se lanza nueva versión, o no.
    La calidad del software cae en picado, desde mi punto de vista.
    Y a nadie parece importarle; se valora la novedad y la aparente velocidad de avance, frente a la calidad y la productividad.

  • #043
    Yo - 21 noviembre 2014 - 18:48

    En iOS se actualizan solas. Alguna vez me llama la atención algún cambio en alguna aplicación y miro el historial de actualizaciones, viendo que se ha actualizado la noche anterior. Así que ese problema para mi no existe.

  • #044
    José R. Novoa - 21 noviembre 2014 - 23:28

    El que resulten molestas tantas actualizaciones, puede ser por dos causas:
    – O bien el usuario tiene demasiadas aplicaciones en su dispositivo.
    – O tiene aplicaciones inadecuadas.
    El precio de la memoria ha bajado tanto, que el factor limitador de las aplicaciones que tenemos cargadas es el hastío del mantenimiento de las mismas, aunque se actualicen automáticamente.

  • #045
    Pablo Roca - 22 noviembre 2014 - 04:56

    #41

    Estas bastante mal informado.

    Dices “¿Qué pensaríamos si tuviéramos que pagar a Microsfot cada vez que instalamos un programa en nuestro ordenador?”

    Pues en teoría hay que hacerlo. Cada instalación en ordenador diferente requiere pagar, a no ser que tengas licencias especiales.

    Tanto en la AppStore como en la PlayStore pagas solo una vez, si borras la aplicación, y la quieres instalar de nuevo no tienes que pagar. En la AppStore puedes instalar lo que compres hasta en 5 dispositivos diferentes (no sé como es en la PlayStore). Modelo de negocio es 70/30, es decir un 70% para el desarrollador.

    Y tirando hemeroteca, antes de la AppStore existian otras plataformas de aplicaciones para mobiles, tales como Handango y PocketGear. Las aplicaciones eran caras, carisimas compatado con lo que cuestan en las nuevas Stores, el modelo de negocio andaba entorno a un 60/40, es decir que el desarrollador cobraba de la plataforma solo el 60& del precio del producto.

    Te podrás imaginar lo contentos que nos pusimos todos con las nuevas Stores (usuarios y desarrolladores).

    Controlando al usuario? Controlando sus tiendas, como hace cualquiera que tiene un negocio de venta de productos (Apple, Google, Microsoft … y el Carrefour).

  • #046
    José GDF - 23 noviembre 2014 - 10:54

    A mi no me molestan las actualizaciones en general. Sólo me molestan las de las aplicaciones que vienen preinstaladas en el dispositivo que, aunque las inhabilites, vuelven a rehabilitarse solas y piden actualizarse. Vamos, que me molesta mucho más no poder eliminar apps que no uso NADA en el móvil, y que encima me está ocupando espacio y chupando recursos como la RAM, que en mi dispositivo no es que me sobre precisamente.

    Sí… Me queda el recurso de rootear o instalar un fork de Android. Pero no es algo al alcance de cualquiera, y ahora mismo sólo dispongo de un sólo móvil operativo. Pero ganas de tener un poco más de control sobre mi dispositivo no me faltan. Ya lo he hecho con mis PCs, instalando y manteniendo distribuciones GNU/Linux en ellos. Supongo que es cuestión de tiempo que también controle mejor mi móvil, pero a día de hoy todavía lo tengo difícil. Seguramente es justo lo que Google quería…

  • #047
    Roberto - 25 noviembre 2014 - 14:21

    Por no hablar de la aplicación que tiene como detalles de actualizacion “bugs solved and minor issues”, y luego te “calca” un banner de publicidad que no existia antes…
    yo suelo dejarlo actualizando por la noche cuando hay 8 o 10 con actualizaciones… mi mujer tiene siempre 60 o 70 aplicaciones por actualizar, y ninguno de los dos es particularmente más feliz o infeliz… supongo que es un poco de “gamificacion”, las bolitas rojas con el número de aplicaciones por actualizar.

  • #048
    Mla - 26 noviembre 2014 - 02:48

    Tengo desactivada la actualización automática para revisar si me interesa o no actualizar; qué me aporta (mejoras de funciones que me interesen, facilidad de uso..) y qué nuevos requisitos trae (incremento tamaño, nuevos permisos para nuevas funciones que no me atraen..), tengo varias apps congeladas en versiones antiguas cuyas prestaciones e interfaz sencilla me sirven de sobra. Si sólo arreglan bugs… actualizo si es una app que use frecuentemente, si no… me espero a que incorporen alguna mejora extra.

    Afortunadamente no sufro las actualizaciones del bloatware, al haber rooteado el movil (gama baja-media y muy cómodo) ganando bastante memoria y control. Es muy-muy lamentable no se dé esta opción a los usuarios, facilitando la labor de configurar y gestionar el móvil según las necesidades de cada usuario.

  • #049
    Pablo Astorga - 14 diciembre 2014 - 17:13

    Coincido en que la actualización manual de aplicaciones es una actividad a veces tediosa, pero a la vez yo le veo tres ventajas:

    1. Antes de actualizar una app, realmente me planteo si necesito tenerla instalada. A menudo instalamos cosas que luego caen en desuso, pero la inercia del día a día no nos hace parar a decidir si realmente la queremos o necesitamos. Es decir, aprovecho para hacer limpieza.

    2. Siempre despliego los detalles sobre el contenido de la actualización. No supone mucho estuerzo, pero me ayuda a entender qué está ocurriendo en mi teléfono y cómo evoluciona cada producto.

    3. Tal y como se comentaba en el comentario #8, me ayuda a entender a las empresas cuyos servicios utilizo. Ay de los listillos o pesados… Lo llevan claro conmigo.

    Hay que ver el lado bueno. No podían ser todo desventajas. ;-)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados