Google Contributor: otro experimento alternativo

Google ContributorSiguiendo el camino que abrió con YouTube MusicKey y que comentamos recientemente, Google lanza Google Contributor, otro experimento sobre el pago por servicios en la web: un sistema que permite a los usuarios destinar una cantidad de entre uno y tres dólares al mes para que sean repartidos entre los sitios que participen en la iniciativa, que a cambio sustituirían sus anuncios por un recuadro pixelado o por una nota de agradecimiento. Una especie de herramienta de crowdfunding para páginas web con una audiencia suficientemente fiel, que podría servir para explorar de una manera más concreta la posibilidad de desarrollar servicios de pago alternativos a la publicidad segmentada, o bien para, como comentan algunos, demostrar que ese tipo de servicios son imposibles.

El servicio me recuerda bastante a Flattr, un diseño del genial Peter Sunde, en el que un usuario podía destinar una cantidad determinada de dinero para repartirla entre los sitios que visitase y que contasen con el botón de la aplicación. Eso convertía la lectura de noticias en un acto en el que una lectura considerada buena, interesante, entretenida o satisfactoria se acompañaba de una pulsación en el botón a modo de retribución instantánea, lo que permitía al usuario obtener una cierta sensación de compensación, de “me ha gustado lo que has escrito, y aquí tienes mi clic recompensándote por ello”.

Hasta el momento, la alternativa para aquellos que no querían ver publicidad – particularmente, publicidad invasiva, intrusiva o molesta – en una página web era sencillamente bloquearla. Algunas páginas con audiencias particularmente avanzadas en el uso de la web han visto ya subir el porcentaje de uso de ad-blockers por encima de un tercio, prueba clara del agotamiento del modelo publicitario: el uso de ad-blockers, inicialmente pensado para generar una presión sobre anunciantes y soportes que evitase la proliferación de formatos publicitarios molestos, se ha convertido en una forma de evitar “cualquier anuncio en cualquier sitio”, dando al traste con el incentivo de un soporte para tratar de “educar” a los anunciantes en el uso de formatos más respetuosos con la audiencia. Iniciativas recientes como AdBlock Plus Acceptable Advertising podrían tener su influencia a medida que se popularicen, pero en general, la sensación hasta ahora ha sido que el bloqueo de anuncios, aunque obviamente conveniente para el usuario, es un camino sin retorno para los soportes.

¿Es posible, estando presente y fácilmente disponible la posibilidad del bloqueo de anuncios, que funcione un sistema que solicite un pago al usuario a cambio de eliminar la publicidad? La respuesta inmediata podría ser “sí, si impedimos que funcione”. Toda página web tiene posibilidad de detectar de manera inmediata si un usuario está o no utilizando un bloqueador de publicidad: basta con constatar que la petición de página no se acompaña con la correspondiente visualización desde el ad-server. Por otro lado, si Google – o cualquier otro – optase por la ofuscación, por bloquear el acceso a quienes utilicen estos sistemas de bloqueo, sería víctima inmediata de una fuerte impopularidad.

La respuesta, en el caso sobre todo de los sitios de análisis o noticias, está en hacer que el usuario se dé cuenta de la influencia potencial que estos métodos de financiación tienen en la independencia de la página que está leyendo. En mi caso, disfruto de una circunstancia que indudablemente me convierte en un privilegiado: obtengo mi financiación fundamental de actividades que no condicionan en modo alguno ni mi línea editorial ni mi elección de temas. Una elección comprometida de temas puede en ocasiones determinar, como me ha ocurrido recientemente, que alguna actividad aislada sea cancelada por quien previamente a eso había expresado su interés en pagármela, pero ni las conferencias, ni mucho menos mi trabajo en IE Business School, una institución que ha hecho de la independencia y de la libertad absoluta de cátedra una auténtica seña de identidad, condicionan aquello sobre lo que puedo escribir. Nunca he recibido desde IE Business School ni la más mínima presión para escribir de una u otra manera, sobre unos temas o sobre otros: más bien al contrario: me he encontrado con una firme defensa de mi libertad para escribir y analizar lo que estimase oportuno, incluso cuando algunos han pretendido presionarme por esa vía. Pero en el caso de muchas páginas, depender únicamente de la publicidad puede determinar las posibilidades que tienen de escribir con libertad análisis de según qué productos o servicios, un sesgo que la mayoría de los lectores no desean que tenga lugar, y un causa que podrían estar interesados en defender mediante sus micropagos.

Google Contributor me parece, en esencia, una muy buena idea. El problema de Flattr, que también es una gran idea, estaba en la ausencia de una penetración de mercado masiva que lo convirtiese en un sistema válido con contrapartida en un número razonablemente elevado de páginas. Si alguien puede superar esa limitación, sin duda, sería Google: si la propuesta de Contributor es estimada adecuada por los usuarios, veremos cómo se extiende en no mucho tiempo por todos los sitios de análisis y noticias en toda la web. Un sistema así pondría a Google, por otro lado, en una situación interesantísima: en lugar de depender en un porcentaje superior la 70% de la publicidad, se convertiría en una especie de editor que recoge las contribuciones económicas que los usuarios desean hacer a las páginas que leen, y las reparte mediante un sistema consolidado que ya ha probado su idoneidad para ello.

Pero como tantas otras buenas ideas, falta comprobar que los usuarios sean capaces de entenderla como tal, que caigan en la cuenta de lo que realmente hay detrás de esas microdonaciones que no suponen realmente un esfuerzo económico para nadie, y que estén dispuestos a ponerlas en práctica cuando lo fácil puede ser, en muchos casos, seguir soportando anuncios o mantener el bloqueador de publicidad activo. Veremos cómo funciona. ¿Estarías dispuesto a destinar algo de dinero para repartirlo entre aquellas páginas que dejan de ponerte publicidad para pasar a financiar parcialmente sus contenidos mediante esos micropagos? ¿Crees que experimentos como Google Contributor pueden llegar a convertirse en indicadores de una tendencia, y que en el futuro el pago por contenidos se convertirá en un capítulo importante en la web, a la altura de lo que la publicidad supone hoy para muchos? ¿Estamos empezando a pensar en purgar, como bien decía Ethan Zuckerman, el pecado original de internet?

 

This article is also available in English in my Medium page, “Google Contributor: will it fly?”

13 comentarios

  • #001
    Gorki - 23 noviembre 2014 - 12:25

    No se en que grado soy representativo, pero yo no me veo pagando por entrar en paginas web.

    Según mi particular y personal opinión, ese sistema tiene nula posibilidad de éxito y creo, (como otros), que simplemente Google lo hace para demostrar que la única posibililidad de financiación de páginas, es la publicidad ¿contextual?, y lo que propone, es bloquear la visión de las páginas aquien no admiten los anuncios.

    Algo que por otro parte, a mi parte me parece razonable, “Tu no quieres ver mis anuncios, de acuerdo, pues yo no quiero que tu veas mis contenidos. Estamos en paz”

  • #002
    Itadakimasu - 23 noviembre 2014 - 13:17

    Definitivamente, donar o hacer un pago por algo cuyo valor reconozco, es una costumbre mucho más anglosajona que latina (…). Pero a mi ME ENCANTA ESTE EXPERIMENTO, sobre todo pensando hacia donde podría evolucionar.

    En el experimento confluyen varias cosas a la vez:
    1. evolución creciente de AdBlockers.
    2. servicio centrado en el usuario y su UX: si al usuario le molesta la publicidad intrusiva, ¿por qué no le ayudo?
    3. transferencia a los publishers de un importe por bloquearles los espacios publicitarios (nota. según Mashable, los publishers se unen a este experimento piloto).

    A mi como usuario, me encantaría:

    1. visitar una web que me de las gracias por todas partes :) en distintos formatos y colores :) :)
    2. evitar molestos formatos que juegan conmigo cada vez que muevo el ratón.
    3. y… llegar a echar de menos la publicidad (suponiendo que llega el caso).
    4. decidir qué tipo de publicidad me gustaría ver.
    5. dar nacimiento a sistemas de VRM (Vendor Relationship Management, como oposición a Customer RM), donde yo decido que info quiero recibir, que datos sobre mi facilito, y donde yo decido “mis términos”, más que tener que respetar yo los términos de las webs (respecto a la publicidad en este caso).

    Por lo tanto, ME ENCANTA EL EXPERIMENTO!!! y creo que es un acierto que empiecen poco a poco.
    Al parecer, el coste del servicio empieza con 1$, 3$ o $5 al mes.

    Saludos

  • #003
    Victor - 23 noviembre 2014 - 13:22

    Yo lo haría, de hecho ya apoyo de forma similar una publicación en tapastic.

    Si la mayor parte de lo que publica un sitio es oro, me encanta apoyarlo, al fin al cavo hay muy pocos sitios de calidad.

    Coge la regla del 1% de internet, quítale los segmentos que no te interesan, y luego las páginas donde aportan pocas cosas realmente frescas y por mucho feedly, quedan 6 páginas, que de forma habitual, publiquen contenido de calidad.

  • #004
    Antonio Castro - 23 noviembre 2014 - 13:38

    Yo cuando una noticia me interesa muchísimo pero me obligan a ver un anuncio de más de 8 o 10 segundos, me cabreo, se me pasa el interés y me voy a mirarlo en otra parte o me busco otra cosa.

    Como es lógico, si ya me molesta pagar con mi atención, en dinero no digamos.

    Si la alternativa a la publicidad invasiva, intrusiva o molesta es pagar, tendrá que ser muy interesante para mucha gente para que eso funcione.

  • #005
    Gorki - 23 noviembre 2014 - 14:06

    ¿Por qué la publicidad ha de ser una molestia?

    La publicidad información, ·Tal marca fabrica tal aparato”. Puede ocurrir como ocurre con muchas de las noticias de un periódico que no te interese. ¿A alguien que no juega en Bolsa, le molesta la cotización de la acciones en la Bolsa, o a quien no le interesa el balonmano, las noticias de balonmano?

    Claro está, si cuando quieres ver le tiempo, te tienes que pasar previamente 10″ mirando una pantalla con la cotización de la Bolsa, y cuando entras en fútbol, persigue al ratón los resultados del balonmano, te cabrearás.

    El problema no es que haya publicidad, el problema es que molestan al lector con algo que en principio, habitualmente le es indiferente.

  • #006
    Krigan - 23 noviembre 2014 - 14:59

    Pongamos el problema (si es que lo hay) en su contexto. No es solo un tema de la Web, sino de Internet en general. Por ejemplo, afectaría también a las apps para móvil, y a servicios como el correo electrónico, que lo mismo puede ser manejado vía web, que mediante app móvil, o cliente para PC. Estamos pues hablando de algo que podemos llamar “servicios en Internet”, de los cuales hay 3 clases:

    – Aquellos que no necesitan ninguna vía de ingresos más allá de la inherente al propio servicio. Una tienda online no va a ganar dinero mediante publicidad, ni con ningún sistema estilo Contributor, sino mediante el viejo margen comercial de toda la vida. Otro tanto ocurre con agencias de viajes, bancos, venta de entradas (cines, teatros, conciertos, etc), y una larga lista de servicios, incluidos servicios públicos como el BOE, en los que el dinero se sigue ganando exactamente de la misma manera que se ganaba antes.

    – Servicios en los que no hay ninguna clase de contenidos o estos son creados por los propios usuarios (buscador, correo electrónico, mensajería instantánea, redes sociales, Youtube, WordPress). Los costes básicamente son de servidor, ancho de banda, y programación. Los costes de servidor y ancho de banda no paran de caer a ritmo vertiginoso, y el coste por usuario de la programación es ridículamente bajo cuando tienes muchos usuarios. Los ingresos publicitarios por usuario de Facebook son muy bajos, pero está obteniendo una burrada de beneficios porque los costes son todavía menores, y no es previsible ningún problema futuro de caída de ingresos por publicidad porque los costes siempre caerán a un ritmo más rápido.

    – Contenidos profesionales, o similares (artículos periodísticos, por ejemplo). Es cierto que en teoría puede ocurrir que los ingresos por publicidad no cubran los costes de producir el contenido, pero es igualmente cierto que Apple, Amazon, y Netflix no parecen tener ningún problema en conseguir que una gran parte de la gente pague por los contenidos. Eso sin mencionar que la radio y la tele llevan décadas ofreciendo contenidos gratis con anuncios.

    Flattr y Google Contributor están bien, como una opción más. Resuelven el problema de los micropagos, y seguro que veremos más iniciativas en esa línea, pero no creo que se vaya a producir un cambio radical de escenario, sino que va a ser más de lo mismo que ya había. Ojo, que más de uno puede ir por lana y salir trasquilado. Habrá casos (sospecho que muchos) en los cuales se gane más con los anuncios que con los micropagos.

  • #007
    Krigan - 23 noviembre 2014 - 15:36

    #5 Gorki:

    Pienso como tú. La publicidad no tiene porqué ser una molestia. Más aún, tus ejemplos conciernen a la publicidad mal segmentada (a alguien le muestran algo que no le interesa, y además se lo muestran repetidamente), que no tiene porqué ser molesta, pero que sigue estando mal segmentada. Hay una revolución pendiente en esto de la publicidad, se sigue anunciando como si todavía estuviéramos en los tiempos unidireccionales de la tele, los periódicos en papel, y las vallas publicitarias:

    – ¿Tiene sentido que me muestren exactamente el mismo anuncio que ya he visto hace 5 minutos?

    – ¿Tiene sentido que me muestren un anuncio de un tipo de producto que no me interesa lo más mínimo?

    – ¿Tiene sentido pagar por un anuncio la misma cantidad cuando voy de compras (física o virtualmente) que cuando no voy a comprar nada en ese momento?

  • #008
    Gorki - 23 noviembre 2014 - 17:07

    #007 Krigan
    Opino como tu, la publicidad bien segmentada hasta es un atractivo adicional al contenido. Yo recuerdo que antes compraba PC Word en gran parte por los anuncios que tenía y hay quien de el Hola!, disfruta tanto de la publicidad como de los artículos.

    El problema, (y a mi modo de ver grave), es que la “publicidad contextual” solo funciona en el papel, pero no en la realidad, todos comprobamos a diario que su funcionamiento es desastroso. Pero no se, si Google esta más interesado en “colocar” anuncios, que en acertar con la audiencia adecuada, o porque la su forma de evaluar el “contexto” está muy lejos de ser la correcta.

    Sospecho que hay una mezcla de ambas cosas. Si un mismo anuncio te lo enseñan tres veces y nunca le has clikado, es evidente que no te interesa. ¿Por qué insisten? — Yo creo que es, porque Google no cree realmente en la “publicidad contextual”, solo es un eslogan publicitario de su producto, las “tapias digitales” que posee para colgar cualquier anuncio. Dicen que su anuncio es más eficaz, como COLON decía, que con su jabón tu ropa es mas blanca que la de la vecina.

    Pero en otros casos, como que aparezcan anuncios de lineas aéreas al lado de noticias de catástrofes aéreas, es evidentemente porque la IA de los algoritmos de “publicidad contextual” esta aun muy alejada de la lógica humana. En mi opinión la publicidad contextual tiene sus días contados, (si no mejora), pues lo anuncios puestos aleatoriamente aciertan el mismo número de veces, casi nunca.

    No obstante, un anuncio inadecuado, a mi juicio no es molesto, si no pretende por todos los medios a su alcance, atraer nuestra atención. Lo que molesta es que nos hacen ver algo que no deseamos ver. Mantener una pantalla con un anuncio de un seguro 10″ antes de llegar a la noticia, es no tener ni idea de publicidad y la muestra es la abundancia de adblocks que hay.

    ¡Cómo un medio de comunicación, hace voluntariamente cosas que fastidian a sus visitantes!. Para mi es señal de la incompetencia, tanto de los directores del medio como de quien contrata el espacio publicitario.

  • #009
    Antonio Castro - 23 noviembre 2014 - 20:10

    La publicidad que en lugar de seducir secuestra tu atención me cabrea bastante.

  • #010
    Krigan - 23 noviembre 2014 - 20:13

    Gorki:

    Gran parte del problema, en efecto, es que Google y las demás punto-com buscan sobre todo vender espacio publicitario, cuanto más mejor. Que el anuncio sea efectivo tiene una importancia secundaria para ellos. La otra cara de la moneda es que los anunciantes, o las agencias que contratan, no han aprendido a hacer las cosas bien en un medio bidireccional como Internet.

    Siguen teniendo esquemas mentales propios de medios unidireccionales como la tele. Hay una audiencia estimada de X millones de televidentes, o una medida de X millones de internautas, y por eso es por lo que pagan. Las agencias, después de haber creado el anuncio, son esencialmente tan pasivas en Internet como en la tele.

    No se dedican a evitar que ocurran cosas como las que hemos dicho (por ejemplo, que un mismo anuncio sea visto por una misma persona 2 veces en 5 minutos). Están tirando por el retrete buena parte del dinero del anunciante porque buscan sobre todo cantidad (visualizaciones), y no calidad (que el anuncio sea efectivo).

  • #011
    Aitor - 23 noviembre 2014 - 21:55

    Enrique y lectores, antes de empezar…
    Ja, ja, ja. Ahora sé porqué Google pone tanto empeño en que le de mi número de teléfono del móvil.

    #002 Itadakimasu
    Muy interesante tu comentario, me gusta esto que dices:
    “Definitivamente, donar o hacer un pago por algo cuyo valor reconozco, es una costumbre mucho más anglosajona que latina (…). …”

    Mi punto de vista personal es que tiene algo que ver con la herencia de las religiones, su historia y sus costumbres.
    Básicamente sería serían 2 teorías, puntos de vista y/o Religiones: La Católica y la Protestante.

    Estudiando sus diferencias, imposiciones, prácticas, ritos y costumbres, podríamos apreciar el mayor o menor apoyo que reciben de las personas libres y de la sociedad en general.
    – El primer punto es ver y saber si permiten que los curas se casen, puedan formar una familia y tener hijos.

    En cuanto a España, creo que sería comparar la religión católica con todas las demás religiones. Y es que aquí en España tenemos rollo para rato… Sólo hay que ver que en EEUU o en Inglaterra es normal oír las frases:
    – El cura Fulanito se ha casado.
    – La mujer del pastor, cura obispo, etc.
    – La mujer del cura a dado a luz.
    – El hijo del cura, la hija del cura.
    – …

    Creo que el saber esto y ver la realidad del mundo puede evitar mucha manipulación, cabreo y comedores de coco.

    Hay que aceptar la realidad y las cosas como son. Mi pensamiento era pedir a los lectores de Enrique alguna información o libro sobre este tema. Pero creo que ya me he respondido a mi mismo: Las cosas son como son y no se pueden cambiar de un día para otro.

    Saludos

  • #012
    Hiperion - 23 noviembre 2014 - 22:57

    Pues yo por mi parte pagaría encantado esa cuota.

    De hecho, llevo años pagando anualmente una parte a los proyectos que más uso (wikipedia y algunos programas de software libre).

    Me parece una solución muy limpia: crear una plataforma en la que el usuario pague por los contenidos que valora.

    Actualmente instalo el adblock, pero es una molestia instalarlo en cada nuevo dispositivo que uso (movil, tablet, pc, mac, pc del trabajo… dan para tener que reinstalar el navegador cada 3-4 meses). ¿Ver internet con mucha menos publiciadad? ¿poder valorar y premiar las páginas con información valiosa? ¿donde firmo? (lastima que sea una beta… y no tener ni idea de quienes son los istios participantes)

    Y si tiene éxito… sería muy interesante ver la evolución de la web. La gente estaría más interesada en cerar contenido de calidad que la gente votase en vez de tener un alto número de visitas… y google tendría su ansiado “me gusta” usado por la gente al estilo facebook.

    Y #007 Krigan
    En lo que respecta a la publiciadad… hay dos tipos de publicidad, la que te da lo que buscas, y la que te enseña algo de forma repetitiva para cambiar tus costumbre (¿por que bebe la gente cocacola en ves de agua? no sacia la sed, y no es sano). He visto publicidad bien segmentada (vamos, que me llegaban enlaces que he llegado a pulsar siendo consciente de que eran publicidad), pero… ¿cuanta de la publicidad que no me ha interesado estaba ahí para informarme de que tengo esa posibilidad y que puedo optar por ella en un futuro? Sinceraente, no lo sé.

  • #013
    Goomer - 24 noviembre 2014 - 01:26

    Como digo siempre, en un buen blog, lo mejor está en los comentarios, y ya me gustaría tener un Gorki y un Krigan en mi pequeño blog, jeje, para mi de lo mejorcito que comenta aquí. Coincido con ellos, la publicidad por si no molesta, molesta cuando complica ver la información que interesa. La publicidad contextual no funciona, pero mientras no interrumpa, no molesta realmente.

    Yo soy de los que uso bloqueador de publicidad siempre, para no tener que perder el tiempo en hacer una lista blanca, aunque sé que pagan justos por pecadores, y con formatos respetuosos no tengo ningún problema. Por lo tanto, no pagaría por navegar sin anuncios, no por el dinero en si, sino porque los anuncios respetuosos no me molestan. Y si no lo son, no me animan a pagar, sino a bloquearlos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados