Más sobre decisiones judiciales estúpidas: la blogger francesa multada por criticar un restaurante

IMAGE: Rainer Junker - 123RFLa noticia es de hace algunos días, pero no quería dejar de reseñarla: un tribunal francés castiga con una multa y condena en costas a la autora de una página web por escribir una crítica mala sobre un restaurante, que según su propietario, dio lugar a un perjuicio económico. El artículo, “L’endroit à éviter au Cap-Ferret: Il Giardino” (“El sitio a evitar en Cap-Ferret: Il Giardino”), ahora disponible en Internet Archive, es un artículo de opinión completamente normal escrito en clave de humor por una persona que había acudido al restaurante, sin que conste ni haya podido ser demostrada ninguna intención oculta o intento de difamación de ningún tipo. Simplemente, una persona va a un restaurante, no le gusta, lo cuenta en su página… y un juez le impone una multa de 1500 euros y 1360 euros en costas por ello.

El restaurante alegó que la crítica posicionaba muy bien en Google al buscar información sobre el establecimiento, y que eso provocaba un descenso de su cifra de negocio y que algunos clientes afirmasen al llegar al local que habían estado a punto de no ir tras encontrarse con la crítica.

¿Quiere esto decir que tienes que tener cuidado con lo que escribes y que las críticas pueden llevarte a afrontar un juicio? No, quiere decir que algunos, empezando por ciertos jueces, todavía no tienen nada claro lo que supone el hecho de que cualquiera pueda publicar su opinión. Resulta obvio y patente que una decisión así es errónea y debe ser revertida en una instancia superior: es imposible plantear una sociedad en la que se castigue el que alguien tenga una mala opinión de algo y lo publique, como es igualmente absurdo que se pueda criticar algo, pero que te castiguen si indexa bien. Sencillamente, no tiene sentido. La difamación es una cosa, el no poder exponer una opinión y el pretender atemorizar o castigar a quien la expone es otra muy diferente. La justicia no está para eso. Como bien dice la autora de la página, criticar no tiene ningún sentido si la crítica tiene que ser forzosamente positiva.

Los efectos secundarios son igualmente absurdos: ahora, el restaurante tiene infinidad de malas críticas en redes sociales, presumiblemente muchas de ellas escritas por personas que jamás han llegado a poner un pie en él, pero que pretenden provocarle un perjuicio a modo de protesta contra su posición. Como en todos estos casos, el supuesto “remedio” termina por hacer bastante más daño que el hecho en sí, de nuevo una prueba de que la decisión tomada fue absurda.

De nuevo, se juntan varios elementos complejos: por un lado, todos tenemos miedo a la crítica y deseamos contar con elementos que permitan evitarla o desincentivarla. Muchos vivían más cómodos en un mundo en el que las críticas venían únicamente de los sospechosos habituales, y sabían en cierto sentido gestionarlas. Por otro, todos, al ser criticados, pretenden que la crítica contiene elementos falsos, malintencionados, o incluso se inventan auténticas teorías de la conspiración que pueden llegar incluso a pretender exponer delante de un juez. Y por último, aún hay jueces incapaces de eliminar de su juicio las decisiones que tratan internet como un lugar distinto, una especie de “realidad paralela” sometida a normas necesariamente diferentes. La misma crítica escrita en un periódico de tirada nacional no habría generado ningún tipo de confusión. La misma crítica hecha en la barra de un bar ante unos cuantos amigos, tampoco. Pero escrita en una página personal e indexada por Google… eso, por alguna razón, cambia las cosas.

No, decisiones como esta no implican que debamos tener cuidado con lo que decimos en internet, más allá del sentido común que supone evitar calumnias, injurias, libelos o difamación – delitos todos ellos que llevan muchos años definidos. No tienes que contratar a un abogado para poder hablar de un bar, de un restaurante o de otra persona. Si eres un negocio, no debes ir corriendo a contárselo a un juez si te critican. Lo que decisiones como esta quieren decir, precisamente, es que tenemos que seguir ejerciendo nuestras libertades en la red, hasta que el sentido común y la práctica jurídica se asienten en torno a los elementos lógicos de la realidad y del momento en que vivimos. Aunque en el camino, algunos tengan – o tengamos – que pagar por ello.

 

(This article is also available in English in my Medium page, “More dumb court rulings: the French blogger fined for a negative restaurant review“)

20 comentarios

  • #001
    jose luis portela - 16 julio 2014 - 10:49

    Muchos ya hablaron sobre el arte de la “critica”;

    Quien se enfada por las críticas, reconoce que las tenía merecidas.
    Tácito (55-125) Historiador romano.

    Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.
    Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

    La mejor crítica es la que no responde a la voluntad de ofensa, sino a la libertad de juicio.
    Fernando Sánchez Dragó (1936-?) Escritor español.

  • #002
    Richard - 16 julio 2014 - 11:42

    Creo que se acerca la costumbre americana de poner demandas por cualquier cosa, por muy absurda que sea. Por este camino si digo que la peli es una pu.. mi…. al salir del cine, tendré una citación para los juzgado al llegar a casa.

    En Cuba se defienden los políticos de las críticas al gobierno diciendo: “esa crítica no está hecha ni en el momento ni lugar adecuado y no se le puede mostrar al enemigo nuestros errores”, lo que al final se convierte en que nada se puede criticar porque verás la cárcel.

  • #003
    Abelardo - 16 julio 2014 - 12:01

    Ja, ja, ja… Enrique
    Cosas como esta las suelo ver todos los años en vacaciones.
    – Vas buscando un restaurante por una calle.
    – En un sitio ves una terraza con muchísimas mesas libres y pocas personas comiendo.
    – En otro, al lado o un poco más lejos, ves que hay muchas personas comiendo y parece, tú no lo ves o no te fijas, que no hay sitio o mesas libres.
    – ¿Qué pasa.?
    – Pues que por cansancio o por desconocimiento tú o alguna persona del grupo va por instinto a sentarse al restaurante de muchas mesas libres. A veces se termina pagando casi el doble y, cosa curiosa, como son restaurantes de mar y las personas nos ponemos guapas después de la playa, resulta que el restaurante parece de postín, de raza y de casta.

    Este tema lo he vivido. ¡Gracias por traerme viejos recuerdos!
    Un familiar fue directamente a sentarse a la “marisquería” con muchas mesas libres y precios carísimos. Menos mal que unos amigos me dijeron el nombre de la marisqueria nueva, porque si no “menudo palo”. Viajando por Italia, siendo la hora de comer, vi a unos obreros comiendo en un restaurante, me fijé en los precios y… Naturalmente que comimos en ese restaurante.
    Los lugareños y las personas habituales lo saben y lo dicen a los amigos y a los conocidos. El que se pueda consultar en el momento por Internet con el móvil es fantástico: “Comida de calidad a precios reales y razonables”.
    Cuando se va de vacaciones es bueno preguntar. A veces incluso en Hoteles y otros sitios nos encontramos con personas majas que nos ayudan con recomendaciones de este tipo.
    Os acordais del acertijo o dilema de cortarse el pelo en una peluqueria limpia, inmaculada y sin clientes frente a otra con pelos en el suelo y clientes haciendo cola. ¿En cual de las dos te cortarías tu el pelo.?

    En todo y en todos los sitios hay intereses creados. En el caso de este “Juez” pues habrá tenido un lapsus. Y es que se lo habra creido e incluso hasta mentalmente puede llamar “pirata” a esta bloguera a la que ha castigado “monetariamente” a galeras.
    Enseñar y darse cuenta de que en el mundo de Internet la palabra “Pirata” fue usada originalmente como una estrategia de Marketing y de venta es complicado.
    Fue acostumbrar a muchas personas a estar “toda la tarde” conectados al ordenador, viendo películas descargadas, oyendo “continuamente” música…
    Y, en el caso de muchos niños y estudiantes, no estudiar, suspender y gastar al no saber administrar su tiempo. Hay un tipo de Marketing que hace maravillas.

    ¡ Además del boca a boca, ahora tenemos Internet que es para siempre!

    Saludos.

  • #004
    Luis Hernández - 16 julio 2014 - 12:04

    Me llamó mucho la atención esta noticia y la verdad es que asusta pensar que un juez pueda dictar una sentencia así. Al margen de su contexto online, se juzga una acción, que en principio es completamente legal, en función de sus consecuencias y la pretendida responsabilidad en ellas.

  • #005
    Observador - 16 julio 2014 - 12:07

    Dans, ¿cuándo fue que los jueces dejaron de agradarte? ¿Cuando los temas de propiedad intelectual no te parecían tan agudos? Ahora que se amontonan las sentencias que no cuajan con tu perspectiva, ¿ya no te parecen agradables? Eso tiene un nombre…

    Pero bueno, para que veas que no te tengo manía persecutoria más allá de la que tengo por las gilipolleces, te diré que tienes toda la razón en esta entrada. Es una absoluta estupidez que un juez sancione una opinión (aunque lo realmente acojonante es que haya sido uno francés y no uno español, porque los franceses, a excepción de esa parte que ya sabemos -que imagino que es de la que proviene este imbécil-, tienen bastante objetividad y buen criterio).

    Repito: no se puede sancionar una opinión y menos cuando únicamente se refiere a un tema comercial y no personal y ni siquiera da principio a alguna afirmación injuriosa. Y no se puede porque cualquier jurista que no sea a la vez un imbécil -lo cual no es incompatible- entiende que una opinión es la base de la libertad de expresión. El problema está en que nuestro perfecto imbécil (en este caso el juez francés) entiende que puede causar un perjuicio económico directo al comercio. Pero como digo, que lleve toga no excluye que sea un pobre imbécil en muy diversas materias. Este mentecato no entiende que esa opinión es una meramente subjetiva y que además es una gota en mitad de un océano. Porque un tema importante a la hora de otorgar “seriedad” a un asunto es analizar el alcance de un hecho en el mundo virtual.

    La pena, Dans, es que tú no tengas ni puta idea del tema importante, del que va más allá del comentario y la sanción. Porque si la tuvieras entenderías que el maravilloso tema de las reviews nunca funcionará. Si tuvieras la menor idea de lo que hablas sabrías que en el/lainfrainternet hay todo un comercio de compra venta de opiniones tanto positivas como negativas. Sabrías que hay casos a patadas tanto en TripAdvisor, como Amazon, como en el temas de las apps, y muchísimas otras webs de forma que las opiniones están más manipuladas que una escopeta de feria. Observador, a diferencia de ti, las ha visto personalmente. Es por eso que cuando tú vas, te encuentras con un “Observador was here” de siete años antes.

    Pero claro, si uno de los autores más proclamados en la “literatura digital” por personajes que declaran no haber leído más de dos libros en un año (Krigan) es el tal John Locke, que compró X opiniones positivas para aumentar su popularidad en Amazon…. ¿Qué cojones podemos esperar la gente que sí sabemos de lo que hablamos?

    Porque si tú no tienes NI PUTA IDEA del tema, no me quiero ni imaginar cualquier usuario medio…

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012/09/06/como-convertir-tu-libro-en-un-best-seller-comprando-criticas-positivas-104914

    En síntesis: el peligro no es una opinión, el verdadero peligro se dará cuando todo tipo de imbécil acabe usando una herramienta que podría ser interesante para modificar comportamientos ajenos. La opinión de esa señora es lo de menos en toda esta historia. Y por supuesto el juez es un perfecto imbécil porque lo realmente sancionable/punible sería la artificialidad de la esencia de lo que se ha escrito, que parece que en este caso ni si quiera se da.

    A ver si se pasa Juan GJ para sacarnos de dudas… Y nos da su perspectiva sobre las opiniones en Internet y la crítica del usuario medio.

  • #006
    Felix Maocho - 16 julio 2014 - 12:23

    Puesto que Internet es una presencia constante en la vida, ¿No debería los jueces recibir una enseñanza de que es?. Estan dando una muestras de vivir en inabordables torres de marfil, alejadas absolutamente de la realidad.

  • #007
    pepito - 16 julio 2014 - 13:16

    Querido observador.

    Al igual que jueces imbéciles, entre las personas que leen las opiniones hay muchos imbéciles tambien. Decir a estas alturas que las reviews no sirven para nada es un poco ignorante. Habla con cualquier restaurante / hotel y preguntale si el ranking de tripadvisor es importante para ellos.

    Y para los lectores de reviews, esta en tus manos el detectar las que pueden ser falsas o las que valen la pena, las críticas manipuladas siempre estaran ahi pero es de imbéciles no identificarlas.

    Yo muy listo no soy, perono fio de muchas de las reviews. Y Tripadvisor me vale, la uso extensivamente y te puedo decir que es muy fiable me vale mucho más que la guía Michelin que hace años me metió en un hotel clasificado como ‘calma y relax’ y que tenía una carretera Nacional a 20 m.

  • #008
    xaquin - 16 julio 2014 - 13:56

    Creo que José Luis Portela, Richard y Pepito hablaron muy bien x mi (soy de esos que no tienen opinión propia, ni entiendo del mundo y escribo, a veces, x en vez de “por”…en fin)… solo me queda decir HOSTIAS, HOSTIAS, HOSTIAS!!!
    Y lo siento por el dueño del patio, que no se merece la subida de tono… pero los liberticidas está a la puerta (del campo) para cerrarlo…y eso (creo que se nota)… me cabrea, me cabrea, me cabrea (enormemente!)…

  • #009
    Abelardo - 16 julio 2014 - 14:32

    ¿Y de qué nos sirve la sentencia de este juez?

    Pues para aprender y recomendaros un libro que acabo de comprar.
    Este libro del que voy a poner solo el autor y el título, tiene razón observador cuando habla de criticas compradas, nos puede para ver el “lapsus”, “trampa mental”, “chocheo(Habría que saber la edad del juez)” y otros disparates o autoengaño en que ha incurrido dicho juez. También podríamos contar el chiste se de… Por 1 €uro yo no me agacho, por 51 €uros si.
    Aunque #005 Observador, a veces use un lenguaje de tipo bipolar SI-NO o de tipo Rayos y/o Truenos dice cosas que son verdades como puños: Lo de las “reviews” no funciona. Tiene toda la razón, es fácil verlo y compararlo en los distintos portales de Internet, cuando eligen los usuarios el “aparato o capricho tecnologico” suele ser el mejor, en los demás casos existen muchas dudas.

    En fin. Que iba yo a comprar el pan, perdón, a comprar el último libro de M. Jesús Alava Reyes y he visto uno de Giorgio Nardone.
    Me he dicho… ¡ Anda mira un libro de Nardone un tio muy majo que sabe sacar jugo a las cosas valiosas de Freud y encima usa un lenguaje claro y sencillo y popular propio de la terapia “alegre y ye-ye” de Milton Erickson.
    Así que me he dicho… Ya compraré el de Álava Reyes en una edición de bolsillo. Ahora voy a comprar el de Nardone:

    – Giorgio Nardone -2013-
    – PSICOTRAMPAS
    (Identifica las trampas psicológicas
    que te amargan la vida y encuentra las
    PSICOSOLUCIONES
    para vivir mejor)

    Saludos.

    PD.
    Rayos y truenos. ¡Qué lenguaje!
    Observador, muchísimas gracias por tus comentarios en el blog de Enrique Dans.

  • #010
    Observador - 16 julio 2014 - 18:16

    #007 Pepito, vuelve a leer que parece ser que tampoco hiciste el cursillo intensivo de comprensión lectora, lo cual es bastante común por estos lares. He escrito que lo que podría funcionar acaba siendo manipulado por todo tipo de energúmenos y que hay una gran cantidad de historias del “nuevo modelo” que “funcionan” en base a esa manipulación. Otro ejemplo de la que tecnología podría funcionar, pero acaba haciendo aguas por no saber autoregularse (que es a lo que aspiran los barras libres peterpaneanos.

    Habla con cualquier restaurante / hotel y preguntale si el ranking de tripadvisor es importante para ellos.

    Para ellos es importante por el tema del tráfico, tanto que muchos de ellos saben perfectamente como manipular esos índices, al menos en sus fases iniciales. Aunque sí, TripAdvisor ha mejorado bastante cuando empezó a ver que los usuarios se daban cuenta del pastel (que poco le interesó hasta entonces).

    Y para los lectores de reviews, esta en tus manos el detectar las que pueden ser falsas o las que valen la pena, las críticas manipuladas siempre estaran ahi pero es de imbéciles no identificarlas.

    Para ti, que posiblemente seas el cerebro de SeriesPepito o alguna otra, es posible, pero no para el 75% restante que no son programadores o habituales del espacio virtual. Hay una cantidad inmensa de reviews falsas, tanto positivas como negativas y nadie dice nada. Incluso hay mercados donde se juntan la oferta y la demanda en este sentido. Y eso es lo realmente importante porque, en el caso de que el juez hubiera detectado un pago por una reseña artificial negativa, las cosas serían muy distintas y el juez sería menos imbécil de lo que realmente es. Pero yo ya sé que esto os da igual porque vuestra economía se basa en lo irreal, que es lo que ha sucedido con Gowex y muchas otras que aún tienen que caer. Porque en general sois una panda de cazurros que no tenéis remedio. Y por supuesto unos en especial.

    El problema del juez es que, al igual que Dans, no tiene ni puta idea de lo que habla (al menos en su vertiente práctica). Lo gracioso es que el segundo critique al primero en base a aspectos secundario sin adentrarse en el tema de la compraventa de reviews negativas, que sí serían totalmente punibles desde un punto de vista jurídico (o más le valdría a un mercado que aspire a ser real) y que es donde está toda la paranoia de la cuestión.

    me vale mucho más que la guía Michelin que hace años me metió en un hotel clasificado como ‘calma y relax’ y que tenía una carretera Nacional a 20 m.

    A mí este comentario no me sirve de nada, tiene el mismo valor que uno de esas reviews y posiblemente sea bastante falsa.

    Eso sí, he de reconocer que el único que ha mejorado este sistema es TripAdvisor por según qué cosas, pero sigue siendo igual de chapuza para otras. Imagino que porque su esencia es precisamente esa. Porque lo de otras plataformas es de “juzgado de guardia”, nunca mejor dicho…

    #0 La misma crítica escrita en un periódico de tirada nacional no habría generado ningún tipo de confusión. La misma crítica hecha en la barra de un bar ante unos cuantos amigos, tampoco. Pero escrita en una página personal e indexada por Google… eso, por alguna razón, cambia las cosas.

    Te has lucido. Mario se debe estar partiendo. Imagino que por eso no entendéis que no sea lo mismo hacer 4 copias de cassettes a amigos con poner un archivo potencial para medio millón de personas. Pero sí, aquí la potencialidad y el alcance cambian las cosas. Quizás no si la crítica/opinión es libre y personal, pero siempre cuando sean negativas y a cambio de lucro (no las positivas, obviamente).

    Si no tienes claro esto, vete a dar clases de cocina, con todos mis respetos.

  • #011
    Antonio Castro - 16 julio 2014 - 20:08

    Si ya lo vi creo que en meneamé y aluciné. El artículo era mera opinión personal. La libertad de expresión va por barrios y los derechos humanos parece que también.

    ¿Acaso un Bloger no es un ser humano?

    Los ciudadanos llevamos mucho tiempo intentando llegar a nuestros hipotéticos representantes legales y a la instituciones ciertamente costeadas con nuestros impuestos y presuntamente a nuestro servicio.

    Se intenta reclamar legítimos derechos universalmente reconocidos en toneladas de papel mojado a lo largo y ancho del planeta y que solo se conceden a una parte de las personas.

    Lo que han hecho no se lo hacen a un periodista ni a un concejal ni al hijo del cuñado de un banquero importante. No se lo hacen porque es absurdo y porque no hay huevos para meterse con alguien que tenga medios para poner las cosas en su justo lugar.

  • #012
    Felix Maocho - 16 julio 2014 - 20:11

    #009 Abelardo te recomiendo un libro que te va a encantar, se llama SUPERFICIALES: ¿QUE ESTA HACIENDO INTERNET CON NUESTRAS MENTES? y es nada menos de NICHOLAS G. CARR. Su teoría es que estamos sacrificando nuestra capacidad de leer y pensar con profundidad por culpa de Internet.

    Yo no recuerdo, (quizá por los daños que en mi mente ha hecho Internet), si fue Sócrates o Platon, quien despotricaba por la aparición de la escritura porque acabaría con la memoria, facultad indispensable del ser humano.

    Como ves el señor Carr tiene buenos antecedentes en su teoría. Pena que la practica no acompañara tan buenos razonamientos.

    http://www.casadellibro.com/libro-superficiales-que-esta-haciendo-internet-con-nuestras-mentes/9788430608126/1824012

  • #013
    Mario - 16 julio 2014 - 21:26

    #005. Observador. Creo que no distingues la importancia del caso para gente como Enrique y el caso de la crítica de restaurantes es un perfecto ejemplo de los cambios que se esperan de la era digital. En la era pre-digital este rubro estaba dominado por una serie de profesionales que seguían unas reglas mínimas, un método casi científico de observación: visitar el restaurante no una sino varias veces, ir en grupo para probar la mayor cantidad de platos posibles, los más conocidos hasta iban disfrazados para que el restaurador no les ofrezca un trato especial. Este profesional por supuesto tenía un paladar mucho más educado que la mayoría de nosotros y, consciente de la relevancia de su trabajo para el futuro del negocio y para su propio prestigio, sustentaba metódicamente sus críticas (esto es malo o bueno y por qué). La crítica en conclusión (y no solo de comidas sino también de libros, música, toros, etc.) era la forma de trasmitir conocimientos -“conocimientos” y no información- al público, educándolo y a la vez invitándolo a descubrir y probar cosas nuevas que no son naturalmente obvias el común de la gente. Piensa sino también en los premios Oscar, la mayoría de los cuales se nominan en un inicio con los premios que otorgan los gremios de críticos de Nueva York y la prensa extranjera de Los Ángeles. Cuántas películas sólo obtienen el impulso necesario gracias a estas premiaciones y pasarían desapercibidas de no existir esta crítica especializada. Quita a la crítica de la ecuación y la película del año sería siempre un Transformers o un Spiderman.

    Para la internet es importante despreciar este tipo de labor profesional, este conocimiento fundamentalmente humano, y reemplazarlo con algún tipo de información estadística o valoración populista que puedan manipular. Es mucho más fácil ajustar el algoritmo de tripadvisor para que a cambio de algún dinero mi restaurante suba unos escaños de nivel, a meterse en la mente de los críticos o sobornar a todos para obtener una estrella en la guía Michelin. La trampa está por supuesto en lo “social” y hacerle creer a la gente que, primero, cualquiera puede ser crítico de comidas por el solo hecho de tener boca y abrir un blog, y segundo, que la tabulación o el resultado obedece a algún criterio objetivo y no manipulable. Nada más falso por supuesto, tener manos y comprarse un escalpelo no nos hace neurocirujanos y todos los resultados en internet (desde la primara página de Google hasta el ranking de tripadvisor) responden a lo que los programadores les dicen que hagan.

    Sobre el caso en sí mismo esto me parece, como dicen por allá, una chorrada. Para empezar no es un caso de difamación sino de injuria, y en efecto, la tía se despacha con un bullying sensacional contra el restaurante por un mal servicio pero que es de lo más divertido de leer. La sentencia está errada y cualquier estudiante de primer año hubiera evitado la multa pues no se demuestra la existencia de dolo al calificar la falta. No parece haber (hasta donde se sabe) ninguna intención primigenia de dañar al restaurante. La dueña del restaurante no le quitó el novio en la secundaria ni nada de esto; en la entrada solamente se narra de manera divertida el mal rato de la bloguera y ella misma clasifica bajo el tag “humor” su entrada. Ella sola ha retirado el texto de su blog y no se asesoró con ningún abogado en ningún momento ni va a apelar la decisión. De lo único que se le podría acusar es de ser displicente en su defensa por decir lo menos y parece sobrarle el dinero, pero en fin…

    Al menos la entrada sirve para que Enrique demuestre una vez más su total ignorancia en temas jurídicos y la capacidad de algunos #1, #7 y sobretodo #8 (“soy de esos que no tienen opinión propia”) de comportarse como las ovejas de un rebaño a la espera de que el algoritmo de tripadvisor les diga hasta donde deben pastar.

  • #014
    JesusRaro - 17 julio 2014 - 00:01

    “No hay comidas indigestas, sino comensales coñazo”. Rafael Azcona.

  • #015
    alejandro - 17 julio 2014 - 10:40

    Estimado Observador, para una vez que estás de acuerdo en algo con Dans, ambos erráis: efectivamente hubo insultos y algo más, al parecer graves, no solo críticas, de ahí la condena.
    Por lo demás, sin leer primero las reviews no hago ni compras ni consumo, sobre todo cuando me desplazo.

  • #016
    Pedro Torres - 17 julio 2014 - 11:11

    Estimado Enrique, es de héroes defender la justicia por encima de las leyes, y tu eres uno, gracias al SLAPP suit que sufriste.

    Demasiados héroes han pasado por la cárcel… No me gustaría tener que enviarte cartas a la prisión, con escribir a Anakata y Brokep ya tengo suficiente.

    Me veo como un liberal, como un gato que rehuye la confrontación, porque estoy solo, y aunque gane, si me hieren, no tengo una manada que me apoye.

    ¿Dirías que eres un liberal? ¿Te consideras socialista? No veo como podemos separarnos de ambas identidades, la realidad de que el éxito personal depende de uno mismo, y que el éxito de la sociedad depende de todos. Somos individuos sociales…

    Enrique… Eres un heroe… y eso no me parece muy liberal :-)

    Liberal es rehusar el conflicto, la violencia, aunque tengas razón… ¿?

    ¡Gracias y Animo!

    P.D. #014 hola Jesús, lentamente van pasando los meses y los años ;) Ahora que podemos ir teniendo un poco de perspectiva ¿En que quedo la ley Sinde-Wert y el gratis total? Se mareo la marrana para no cambiar nada salvo el principio de la tutela judicial, un entuerto que no creo que haya favorecido a nadie, y un desprecio por la honradez y la objetividad, que luego trajo la subida del IVA artístico al 21%, por no hablar del 26% de paro por no pinchar la burbuja ni coartar el libertinaje con el “sector financiero”. Siempre he visto mérito en tus argumentos, recuerda que el gran argumento contra la ley Sinde-Wert es que era un despropósito inútil, y tristemente, no solo era la ley Sinde-Wert, sino que fue el preludio de la vergüenza nacional del paro y la corrupción. Un cordial saludo de este economista angloparlante

  • #017
    Jesus Raro - 17 julio 2014 - 13:16

    #16.
    Saludos…¡¡.
    Claro que era una ley chapuza, lo justo para justificarse ante los autores, y guardar la ropa de las telecos…
    Y efectívamente, parece que la tan aclamada economia de la atención, está favoreciendo a unos pocos y perjudicando a muuuuuchos….
    Por lo demás…, de viaje cuando se ven camiones es que se come bien…, y no hace falta móvil…

  • #018
    Observador - 17 julio 2014 - 19:17

    #015 Alejandro, escribe Mario (#13) que la condenada (esto no es un insulto, es una descripción real de un estado jurídico) clasificó su entrada como “humor” de forma previa al “escándalo”. Probablemente, tanto tú como este juez -que vaya usted a saber de dónde sale, aunque me puedo imaginar- no tengáis ni puta idea del porqué, pero ese simple hecho podría calificarse como atenuante de la acción, de tal grado que incluso podría convertirse en eximente que llevará inexorablemente a la absolución. ¿Por qué?

    Ya tienes algo sobre lo que reflexionar esta noche antes de dormir más allá de las reviews que puedas leer por ahí.

  • #019
    Iphone - 17 julio 2014 - 21:41

    Muy bueno el post. Que lejos que estamos en Argentina en estás cuestiones. Gracias.

  • #020
    Rolando - 18 julio 2014 - 00:52

    Igualmente que otros colegas y personas que han comentado esta sentencia del tribunal francés, considero que podría ser muy perniciosa e incluso constituirse en violatoria de derechos fundamentales como el de libre expresión, amparados en la gran mayoría de las constituciones. Bien puede deberse a ignorancia del juez o bien a prueba aportada en descargo y su valoración. En fin muchos factores pueden incidir.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados