Taxi, disrupción y actitudes positivas

IMAGE: Enrique Dans (CC BY)

La jornada europea de huelga de taxis de ayer día 11 de junio terminó como todos intuíamos que iba a terminar: con un fastuoso 850% de nuevas altas en la app de Uber. Un desastre de épicas proporciones que demuestra lo peligroso de plantear movimientos de protesta sin tener una estrategia detrás. Miles de usuarios que no conocían o nunca se habrían planteado Uber, incluso en ciudades donde el servicio de Uber no está aún desplegado, acudieron a su plataforma de aplicaciones para descargársela y darse de alta.

Antes de comentar nada más, repito mi planteamiento: es muy posible que haya que adaptar la regulación y el escenario para acomodar a los nuevos entrantes y siempre planteando modelos menos restrictivos, no más, pero esto no quiere decir que los nuevos entrantes y la innovación vayan a desaparecer. En el mismo sentido se manifestó Neelie Kroes en su blog y de manera hiperactiva a través de Twitter. Medidas como la huelga y la presión sobre los usuarios son profundamente absurdas y malas para todos: la huelga es un derecho de cualquier trabajador, pero eso no quita que ejercitar ese derecho se pueda convertir en un error monumental.

¿Qué tendrían que plantearse los taxistas si quieren hacer frente a la disrupción que plantea Uber? Exactamente lo mismo que cualquier otra industria que se enfrente a un fenómeno similar: estudiar de manera muy rigurosa la propuesta de valor del servicio que se plantea como disruptivo, y tratar de mejorar el suyo para posicionarlo como más ventajoso. Nadie en su sano juicio odia a los taxistas ni instala Uber como reacción a ese supuesto odio. Pero de las reacciones a la huelga de ayer y los comentarios al hilo del “caso Uber” se desprende que muchos usuarios están claramente descontentos con el servicio tradicional del taxi, y eso es fundamentalmente lo que lleva a plantearse alternativas.

¿Qué debería plantearse un profesional del sector ante los resultados de la jornada de ayer, particularmente si ha tenido oportunidad de seguir las numerosas discusiones y artículos en la red?

  • Primero y principal: si no estás trabajando con una app del tipo de CabifyMyTaxiHailo o similares, ponte en ello inmediatamente. Parece claro que la gran mayoría de las quejas de los clientes con respecto al servicio de taxi tienen tendencia a subsanarse, al menos en parte, cuando les superpones un sistema de peer-reviewing que funcione como estímulo para la mejora. Los taxistas que dependen de las valoraciones de muchas estrellitas en la app pasan a ser inmediatamente “más altos, más guapos, más rubios y de ojos más azules”. Esta “urgencia” por adoptar estas herramientas puede llegar a significar que muchos terminen utilizando los servicios de esa Uber contra la que hoy tanto abominan: Uber Taxi es una opción disponible en algunos mercados. 
  • Gestión del cobro: es posible que el reglamento obligue únicamente a llevar cambio de veinte euros, pero eso supone en muchas ocasiones una molestia al pasajero, lo que lleva a que sea fundamental plantear alternativas. El pago con tarjeta, aunque ha crecido notablemente en su implantación, sigue sin estar generalizado (en otros países es obligatorio aceptarlo). La alternativa de pagar mediante una app es claramente ventajosa, como lo es para muchos usuarios – sobre todo en entornos profesionales – la posibilidad de obtener un extracto mensualizado. De nuevo, las apps que ofrecen sistemas de pago asociado mejoran sensiblemente este factor.
  • No todas las apps son iguales. Las que simplemente trasladan el concepto “radio-taxi” a la web, sin incorporar elementos sociales, medios de pago o sistemas de facturación, no son suficientes.
  • Predictibilidad: un factor importante, sobre todo en el caso de viajes. Una buena parte del uso de Uber proviene de un factor relacionado con la inseguridad: quiero llegar, y que mi transporte esté esperando por mí. No quiero tener que hacer cola, no quiero estar obligado a tomar “el taxi que me toca”, depender de que haya o no haya taxis, etc. Si la operativa tradicional de “ponerse a la cola” de los taxis no funciona, hay que buscar alternativas, porque el cliente reclama más grados de libertad.
  • El discurso de “las alternativas son malas y peligrosas” no funciona, y para cualquiera que haya viajado un poco y haya probado esas alternativas, resulta ridículo.
  • Las medidas que generan molestias al usuario, las huelgas y el jugar a generar trastornos del tráfico en ciudades enteras tienen un efecto completamente contrario al deseado. A medio plazo, esta batalla no se ganará presionando a gobiernos y ayuntamientos, sino obteniendo el favor de los usuarios.

Por el momento, el resultado de la primera batalla en esta guerra ha caído radicalmente del lado de Uber. Hoy, muchísimos más usuarios que ayer conocen Uber, se han descargado la app y están locos por probarla en cuanto tengan ocasión. Que los taxistas tomen buena nota, aprendan la lección, y la próxima vez que una de esas asociaciones que tan espantosamente mal los representan diga la palabra “huelga”, que los embadurnen en alquitrán y los llenen de plumas. Nuevos problemas requieren nuevas soluciones.

 

(This article is also available in English in my Medium page, “Taxis, disruption and positive attitudes“)

31 comentarios

  • #001
    Rixar - 12 junio 2014 - 18:54

    No le veo mucho futuro a Uber.
    No aceptan Bitcoin y no siquiera dan la opción de contratar vía Google Glass como taxioviedo.
    Nah, ahora en serio. Creo que uber tendrá que aguantar el tirón de plataformas más sociales como Lyft, capaces de crear comunidades de usuarios muy cohesiónados. Con intereses comunes entre conductores y usuarios.
    Veo a medio plazo un uber que solamente clonarán el servicio de las VTC o coches negros, sin aportar nada realmente diferente. Poner en contacto a grupos de usuarios con gustos comunes es mucho más atractivo que ir con un tipo que huele al alcanfor de su americana del día de la boda. Las tarifas variables Sergio demanda o los costes de cancelación de servicio no ayudarán. En cuanto a las plataformas que comentas como MyTaxi, aunque tampoco tengan app para glass su uso si mola mucho, la infografías mensual etc es cool :)
    Por otro lado mientras la casta de sindicalistas taxiales pongan sus interese por delante del beneficio del conjunto de taxistas … Mal iremos. Para terminar. Un consejo que a mi me funciona cuando no se que hacer en mi trabajo de taxista. Cuando tengo una duda sobre que hacer pienso cual es la opción que más favorecería a mis clientes

  • #002
    Minipunk - 12 junio 2014 - 19:32

    Que sorpresa que el primer comentario sea de un taxista ¬¬

    El problema no radica en las aplicaciones, las personas pueden poernse en contacto por medio de un hashtag en twitter, una página web, un grupo en una red socialo por una de estas aplicaciones; el problema radica en el propio sector del taxi.

    En mi ciudad, una licencia de taxi cuesta más que una vivienda, al margen de normativas, impuestos, autónomos y asociación.

    He trabajado conduciendo camiones y eso aún es peor, no conceden licencia de transportes a nadie que no cumpla unos requisitos exagerados, en beneficio de las grandes empresas transportistas, conozco casos de personas que han sido multadas por transportar muebles en su furgoneta.

    Si yo decido transportar personas en mi coche particular la sanción debe ser para mi, no para el medio por el que esa persona y yo nos pusimos en contacto.

  • #003
    Juan Francisco Cascales - 12 junio 2014 - 19:53

    Hola Enrique,

    Una aclaración al respecto. los taxis convencionales necesitan una licencia administrativa, los coches de Uber también la necesitan??

    Gracias por tu blog, es increíblemente bueno.

  • #004
    Antonio Castro - 12 junio 2014 - 20:02

    Enrique, ¿La salida que han elegido los taxistas era la equivocada? yo no lo sé. creo que no había ninguna otra ni mejor ni peor.

    El problema es que ya estaban en un callejón sin salida desde el momento que entraron en ese negocio.

    Pagaron una barbaridad de dinero a cambio de un papelito que les concede una licencia para realizar un negocio concreto que nadie puede garantizar ahora.

    Desde mi punto de vista, esa licencia está administrando a precio de oro un bien que no es propiedad del estado ni del ayuntamiento.

    Un estado no puede prohibir un negocio que no infringe ley alguna. La comunidad Europea ya se ha pronunciado en el sentido de favorecer la liberalización de estos sectores.

    No creo que la huelga tuviera un planteamiento de tipo práctico o racional. Yo creo que ha tenido principalmente un planteamiento visceral.

    Están mostrando su drama al mundo y lo que está ocurriendo les puede abrir los ojos a algunos.

    Ese negocio tal y como está ahora se va a acabar.

  • #005
    cibertaxi - 12 junio 2014 - 21:55

    ¿ Por qué se llega a esta situación ?

    Por el inmovilismo del sector… no es del todo cierto

    Por la inoperancia de los organismos públicos que regulan el sector… no siempre

    Por culpa del cliente… evidentemente no, un no categórico

    ¿ Quienes los sufren ?

    Usuarios y profesionales por este orden

    ¿ Soluciones ?

    Cambios normativos. Claramente hay que regular la nueva situación y no me refiero con ello a prohibir o constreñir los derechos de usuarios y profesionales. Hay que tachar muchos artículos que prohiben, sustituir otros que amplien las posibilidades de acceso y mejora, pero ante todo crear seguridad jurídica para las empresas y autónomos que quieran aprovechar el nuevo escenario tecnológico para facilitar la prestación de un servicio acorde ya no a los deseos del cliente sino a las necesidades de estos en base a las mejoras técnicas que aportan estas plataformas. Como profesional con veinte años de experiencia sé que lo único que no hay que relajar son los controles en torno a la seguridad del vehículo y los conductores ya que a la larga esto repercutiría negativamente en el usuario.

    #001 Me consta que somos muchos los taxistas que seguimos este y otros blog de tecnología precisamente para aprender y mejorar también profesionalmente.

    Sobre huelgas, manifestaciones, etc… a las administraciones si no las presionas no hay forma de sentarlas a una mesa, una mesa en la que por cierto debieran estan también las empresas tecnológicas y los usuarios, quizá parezca desproporcionado pero lamentablemente es así.No por ello creo que merezcamos ser tildados de energúmenos antisistema amantes del caos gratuito. Simplemente usamos un derecho legítimo para llamar la atención sobre un problema que a nadie le preocupó hasta ahora y que a nosotros economicamente nos puede hundir. Luchamos por sobrevivir, no creo que merezcamos ser lapidados verbalmente por plantear publicamente la existencia de un problema en nuestro ámbito profesional.

  • #006
    lector - 12 junio 2014 - 22:15

    Tan grave es hacer una huelga? Pregunto eh. Que yo sepa es un derecho de todo trabajador. Lo digo al margen del tema en sí mismo.

  • #007
    Observador - 12 junio 2014 - 23:23

    #004 Claro que sí, Antonio, pero ya que estamos vamos a liberalizarlo bien, de forma que si un conductor de tarde repentina tiene un piñazo y mata a un pasajero no le hagamos ningún tipo de control de alcoholemia. Ya que estamos, tampoco le hagamos ningún tipo de control a la hora de comprobar si tiene la licencia del coche ni la de conducir, porque todo lo que son licencias son caprichos del Estado. Incluso podríamos pasar por alto el tema del seguro, que son cosillas que con el tiempo se olvidan. Que hay un accidente por que un camión se empotra contra unos de estos vehículos. ¿Para que tener que asegurar nada? Es más, de hecho podríamos eliminar las aseguradoras y dejarlas al arbitrio de cualquiera que se levante por la mañana y se invente una aplicación en la que otro pueda asegurarle con la cuota y las condiciones que aquél prefiera. Y si los intereses son usureros no pasa nada, que eso son tonterías del Estado.

    En serio, ¿vosotros os creéis las tonterías que llegáis a escribir?

  • #008
    Pablo Roca - 12 junio 2014 - 23:57

    No me cansaré de decirlo, igualdad para todos. Que todos podamos competir de la misma manera.

    Porque si no .. que se liberalice TODO.

    Que cualquiera pueda dar atención medica, o ser abogado, informático, registrador de la propiedad, notario, fisioterapeuta, profesor .. que cualquiera pueda hacer transporte de mercancías si tiene carnet de conducir, Así no funcionan las cosas.

    ¿Adaptar la regulación? ¿Estamos de broma? Que Uber se adapte a la regulación, tal y como lo ha hecho en Londres o parcialmente en Paris.

    Si yo mañana abro un chiringuito ilegal, me lo cierran en diez minutos. ¿Porque Uber tiene bulo?

    Mismas cartas para todos.. no marcadas. A mi que no me hablen de disrupción o innovación mientras no todos juguemos con las mismas cartas.

  • #009
    Patxitaxi - 13 junio 2014 - 00:02

    No comparto para nada tu opinión sobre la conveniencia de la huelga, la publicidad para UBER ya se encargara el gremio de tornarla en negativa. En este caso los medios de UBER no justifican el fin, para darse a conocer montan una flota europea de coches piratas, sí lo hacemos cualquier otra empresa ( pequeña empresa) nos crucifican.
    No hay que olvidarse de quien esta detrás de UBER y del poder que tienen.
    Les auguro un gran fracaso a ellos y a todos los que inviertan en su “disruptiva” y pirata idea de negocio.
    Ya se que tienen otras líneas de negocio legales y que posiblemente como en Londres sea la que introduzcan aquí, tras su fracaso de entrar en este país como un elefante en una cacharreria.
    Las formas no han sido las de una empresa modelo y sinceramente me entristece ver a tanto geek defendiendo ese estilo.

  • #010
    Pablo Roca - 13 junio 2014 - 00:23

    #009

    Sabes lo que pasa? que si cuela, cuela .. UberX con particulares, pues les es mas fácil. Se meten de lleno . y después que los lleven a juicio .. años y años.

    La disrupción de Uber es la cantidad de dinero que tienen.

  • #011
    Esteban - 13 junio 2014 - 00:44

    El sector del taxi es uno más que se escuda en el sistema de licencias y permisos como medio principal de asegurarse una profesión. Pero poco más. Quiero decir que, efectivamente, servicios como Uber deben ser regulados, pero también es cierto que mayoritariamente, y por lo que conozco y leo, los taxistas son muy inmovilistas.

    Ya lo he comentado aquí otras veces, respecto al taxi en Las Palmas de Gran Canaria: oposición a poner pago con tarjeta, oposición a un sistema de libre elección de taxi (no el primero de la cola), oposición a un sistema de méritos (dicen que es “injusto” que se les de más puntos a quién tenga un coche mejor)…

    Uber puede ser una competencia desleal, pero mientras los taxistas sigan ignorando a los usuarios no se merecen ningún apoyo. Tienen derecho a una forma de ganarse la vida, pero también tienen la obligación de dar un buen servicio. O al menos dejar que destaque quién lo quiera hacer mejor, y no actuar como una mafia.

    Tal como se comportan con los usuarios, no resulta creíble esa “preocupación” que tienen sobre la seguridad de los usuarios de Uber, ni sobre cómo puedan ser tratados.

    Es lo que pasa cuando no hay competencia (algo a lo que, según los comentarios aquí vertidos, muchos temen como al diablo): que los “profesionales” hacen lo que les da la gana y el cliente se aguanta.

  • #012
    Pedro - 13 junio 2014 - 02:26

    Podías haber hecho un símil idéntico hablando de Apple y su gerra termonuclear contra Samsung y Android y como termina con Samsung ganando mas dinero que Apple y haciéndose conocida mundialmente, y con Android vapuleado el mercado de los smartphones.

    Curiosamente has permanecido en silencio sobre estos hechos tecnológicos de los últimos años.

  • #013
    Pedro - 13 junio 2014 - 02:33

    008 Muy bien dicho. Ya cansa tanta tontería de la disrupción.

    Es que ahora uno es más ‘moderno’or usar la basura de Google doce, aunque sea una mediocridad comparado con Office 365.

    O como somos disruptimos y cools vamos trabajando en un tablet de juguete (iOs , Android) -como hace krigan- aunque sea un producto ridículo y limitado que solo nos hace ser menos productivos….. pero todo sea por la disrupción.

    Al final las cosas se ponen en su sitio.

  • #014
    Krigan - 13 junio 2014 - 05:29

    Algunas reflexiones sobre este tema de Uber:

    – Algunos niegan que Uber y similares sean una disrupción. Pero, si no lo son, ¿cómo es que estamos todos hablando del tema? ¿Por qué los taxistas hicieron huelga en varios países e incluso en ciudades donde todavía no está Uber? No es tan sencillo como decir “es que Uber infringe la ley”. Ante un infractor la respuesta típica es la denuncia y posterior condena. Lo cierto es que antes los taxistas se sentían seguros por la protección legal que recibían, y ahora no. Lo cierto es que antes la clientela solo tenía una opción, y ahora tiene 2.

    – Algunas regulaciones de los taxis son totalmente contrarias a la libre competencia. ¿Se imaginan que para montar una frutería hubiera que comprar una cara licencia de 200.000 euros? Este precio desmedido es porque las licencias son limitadas, se impide por ley que haya más de un cierto número de fruterías en cada población. ¿Se imaginan que los precios de la fruta estuvieran regulados? Nada de ofertar el kilo de naranjas a 1,50, que por ley haya que comprarlo a 3 euros.

    – No es una huelga, es un cierre patronal. Oye, que por mí pueden hacer todos los cierres patronales que quieran, no les discuto el derecho, pero una huelga es otra cosa. Aquí no hablamos de una lucha entre asalariados y sus patronos, sino de una lucha de unos empresarios o autónomos contra otros.

    – De verdad me gustaría que alguien nos expusiera un plan B para los taxistas si la represión legal no llega a ser suficiente para “domesticar” o “retirar” a Uber y similares. Más aún si tenemos en cuenta que las autoridades comunitarias no parece que quieran apostar por la represión, sino por la innovación y la competencia. En España ya sabemos que las autoridades son más burras, amenazando con multas de 600 euros incluso al cliente, pero si yo tuviera semejante aliado me echaría a temblar.

  • #015
    Julio2 - 13 junio 2014 - 05:31

    Taxista colaborativo (con Uber):
    – Todo lo que cobra es en negro.
    – Está atado a una multinacional a la que tiene que dar el 20% de los resultados de su trabajo. Eso revierte en el enriquecimiento del 1% más rico del planeta, que elude pagar impuestos gracias a los paraísos fiscales.
    – No tiene seguridad social. Si se pone enfermo deja de cobrar y de comer.
    – No cotiza para jubilación ni para desempleo.
    – Tiene que poner el coche, el seguro, la gasolina, el mantenimiento del coche…
    – Como el Estado de esta forma dejará de recaudar impuestos, tampoco tendrá derecho a la sanidad pública, ni sus hijos a la educación pública y gratuita, ni sus padres ancianos a residencias públicas y atenciones a la dependencia.

    Taxista clásico:
    – Todo lo que cobra lo declara.
    – Tiene que pagar al Estado el 21% de sus ingresos (el IVA). Eso revierte en un Estado del Bienestar.
    – Tiene seguridad social (seguro de desempleo, jubilación…)
    – Puede amortizar la inversión (vehículo, licencia…)
    – Él y su familia tienen la posibilidad de acceder a un Estado del Bienestar.

    El trabajo colaborativo no es otra cosa que el trabajo informal que hay en el Tercer Mundo y que sólo sirve para la (mala) subsistencia.

    Lo que se debe entender es que cuando decidimos pagar una u otra cosa decidimos más cosas de las que parece. Si el único criterio para decidir un gasto es el precio, después no debería quejarse la gente de que sus jefes decidan también no tirar el dinero.

    El cebo siempre es el mismo: “será mas barato”, y con esa promesa el público aplaude hasta con las orejas. La mayoría de las personas a las que les parecen bien estas cosas creen que a ellos no les afectará, pero claro que les afectará.

    En Internet muchos añoran los tiempos de sus padres, cuando había trabajo estable y sueldos dignos, pero había trabajo estable y sueldos dignos porque el jefe de sus padres ganaba dinero, y ganaba dinero porque vendía a un precio razonable y por eso podía pagar sueldos decentes.

    Hoy en día lo que impera es la filosofía del “outlet”, por la cual si alguien paga un precio justo por un artículo o servicio es que es un pringado. Vendemos el alma por ahorrarnos unos euros; el librero del barrio nos parece un estafador porque cobra el libro 3 ó 5 euros más caro en la tienda de Internet, y no nos damos cuenta de que ese vecino que vende libros es el que después se gasta el dinero en el barrio y el de Internet no.

    Con esa filosofía, el empresario también piensa que pagar un sueldo justo es de pringados, y de eso se quejan amargamente los internautas, pero en realidad es el comportamiento general, que les parece adecuado cuando ellos lo practican con taxistas o libreros pero les indigna cuando los jefes lo practican con ellos. Para el internauta medio cualquiera que gane más de un 5% en su negocio es un estafador, pero luego aplauden a Uber, que se chupa un 20% por hacer de intermediario.

  • #016
    Jonathan - 13 junio 2014 - 07:53

    ¡Aúpa ahí con la disrupción a tope, claro que sí! Ja ja ja ja…

  • #017
    Sergio - 13 junio 2014 - 07:58

    Uber no es ninguna disrupcion, simplemente sofrece taxis por debajo del precio de mercado porque no cumplen con ningun requisito legal. La trampa es que finalmente pagaremos todos mas ya que se añade un nuevo intermediario. Soy usario satisfecho de Hailo y los taxistas me comentan que para ellos no representa un beneficio sino todo lo contrario (10% de comision)

  • #018
    yo - 13 junio 2014 - 08:47

    Desde mi punto de vista, nose puede llamar huelga a lo que es un lock-out o huelga patronal. Son los unicos que ahora se pueden poner en huelga sin temor a las consecuencias.
    El principal problema del taxi es el acceso al negocio, cuesta mucho ser taxista.
    En otros paises hay taxis turisticos, o choferes con coche de los propios hoteles.
    A mi no se me ocurriria subir con cualquiera en algunos paises, pero tampoco pasear por segun que sitios.
    El taxi es un servicio publico, pero eso no significa que deba ser protegido por el Estado, sino todo lo contrario hay que buscar la forma de que cualquiera desplazarse sin necesidad de vehiculo privado a cualquier hora.

  • #019
    Antonio Castro - 13 junio 2014 - 09:32

    #007 Es cuestión de gustos. Yo prefiero mis tonterías (si es que lo son) a las tuyas (si es que no son puro pataleo).

  • #020
    Enrique - 13 junio 2014 - 11:50

    HAy que felciitar a UBER por la asuerte que ha tenido con la escasa visión de los taxistas. En otro mundo, los taxistas ya habrian inventado una aplicación propia que les evitara comisiones ajenas…en fin…que tiempos¡¡¡

  • #021
    Daniel Terán - 13 junio 2014 - 11:57

    Nos estamos olvidando del problema esencial: qué va a pasar con los taxistas y los Uber cuando los coches conduzcan solos.

  • #022
    Joaquin Castell - 13 junio 2014 - 12:34

    Yo soy usuario habitual del taxi en Barcelona, lo que si puedo deciros es la degradación del servicio en estos dos últimos años. Miedo da saber que coche te tocara, lo limpio o destartalado que estará (Ahora con el Verano ….) . Si ya se que ahora todos diréis que todo es imaginación que tal, que no que todo esta perfecto. Pero no, el servicio será por la crisis será por los gastos, por lo que sea esta muy mal y barato no es.

    Que una aplicación de Taxi (de Taxistas) te pueda filtrar todos estos vehículos que no quieres ni pisar, pues la usaría.

    Un saludo y felicidades por los temas y el blog.

  • #023
    Felix Maocho - 13 junio 2014 - 12:47

    Paso a paso la “economía colaborativa” va entrando en todos los sectores con el resultado de una revolución en el mercado tradicional. Han copado el mercado inmobiliatios y los APIs Agentes Colegiados de la Propiedad Inmobiloaria o se han adaptado o han desaparecido ante las condiciones que impone Idealista Rentalia y Fotocasa. Ocurre el sector del automovil con el sowrooming para los vehículos nuevos y webs de venta de segunda mano casa, en el primer caso con el Showrooming y en segundo con las webs de venta de coches usados. O ocurre para comprar objetos de consumo nuevos (Amazon) o de segunda mano (Ebay), par elegir un restaurante, o sacar un billete de avión .

    Cada vez mas la tecnología unida al consejo y la opinión del usuario anterior, esta sustituyendo el prestigio de la marca o del establecimiento.

    Los taxis no son más que un capítulo más de esta tendencia imparable, o evolucionan a lago compatible con esta nueva realidad o desaparecen.

  • #024
    Joaquin - 13 junio 2014 - 16:01

    Tengo un par de amigos que han usado otra app que les ha llamado la atención; por el hecho de ser española y por el hecho de ir de la mano con los taxistas, metiendo el tema de un click, geolocalización, social, etc. He seguido la conversación todos estos días y me ha llamado la atención no verla mencionada aquí, debe ser porque está un poco “por debajo del rádar” aún… Sea llama Taxible www.taxibleapp.com ¿Alguien de aquí la ha usado? ¿Qué tal la experiencia?

  • #025
    Krigan - 13 junio 2014 - 22:59

    #17 Sergio:

    ¿Qué precio de mercado? Las tarifas de los taxis son reguladas.

    ¿Tener precios orientados a costes es competencia desleal?

    No, qué va, no es ninguna disrupción…

  • #026
    Krigan - 13 junio 2014 - 23:23

    Daniel Terán:

    Google lleva años desarrollando el coche sin piloto. Google metió dinero en Uber. ¿Casualidad? No lo creo. Una vez tienes una buena parte de la antigua clientela de los taxistas metida en Uber, es trivial lanzar al mercado el coche sin piloto. Uber los va a comprar a millares.

    Después vendrá la fase 2, cuando Uber y similares, con sus coches sin piloto, no solo reemplacen a los taxistas y conductores Uber, sino también a los coches particulares (un coche particular es básicamente un montón de dinero infrautilizado). Y por supuesto, también reemplazarán parcialmente al autobús y al metro.

    Ciudades sin atascos, una gran cantidad de espacio en las calles usado ahora para aparcar reconvertido en aceras y calzadas más amplias, gran crecimiento de las zonas peatonales… la transformación puede ser radical.

  • #027
    Julio2 - 14 junio 2014 - 02:02

    Krigan, ¿le habéis contado eso a los conductores de Uber? ¿Saben que son los tontos útiles que recibirán una patada en el trasero al cabo de unos pocos años?

  • #028
    Victor - 14 junio 2014 - 15:35

    Primero:
    #15 Es más difícil que defraude un “Uber” que un taxista tradicional. En Uber todo los pagos son electrónicos y queda constancia de ello. Si no está dado de alta como autónomo y demás lo trincarán enseguida. Un taxista cobra casi todo en efectivo, directo al bolsillo. Lo de ponerse enfermo… pues es igual para los dos.
    Segundo: una de las mejores cosas de Uber es que te da un precio, tu decides si compras o no. En el caso del taxi es un “sorpresa sorpresa”, como te vean forastero te van a clavar si o si, el ejemplo más claro es Madrid, que han tenido que poner una tarifa fija al aeropuerto para evitar las estafas constantes a los turistas.

  • #029
    Krigan - 14 junio 2014 - 19:36

    Julio2:

    No son tontos útiles. El taxibot tardará algunos años en llegar, y entretanto ellos están ganando dinero.

  • #030
    Bernado - 20 junio 2014 - 09:15

    uber podría ser perfectamente legal en el caso de los vehículos que tienen la placa SP (servicio publico), estos señores pagan sus autónomos o su Seg.Social si son empresas, tienen que tener sus seguros, etc. La diferencia con el taxi es que no pueden coger gente por la calle, sino tienen que tener contratado el servicio con anterioridad, que es lo que hace Uber y otras App. En este caso la disrupción si que existe, porque la app borra esa línea entre los dos tipos de servicio. En vez de levantar la mano al primero que pasa, das a un botón, que lo puedes hacer desde la misma calle. Como dar a eso botón significa haber aceptado un contrato… pues listo. Ahora, ¿Que diferencia practica hay entre los dos actos? Prácticamente ninguna, aunque formal y legalmente hay enorme diferencia. Es disruptivo en este sentido, porque borra en la practica una diferencia legal o regulatoria gracias a la teconología.

    Yo no estoy a favor de UBer, sobre todo por el fraude en el caso de conductores particulares que no pagan ni un solo impuesto, pero apps tipo uber para el caso de vehiculos SP, ¿por qué no? Eso si, me gustaría que los beneficios de la actividad se quedasen en en España. Los Srs. de california molan mucho pero no se gastan sus dineros en los negocios de los que vivimos y trabajamos en España/Europa.

    Hay que publicitar UBERs carpetovetónicos!. Y por otro lado, liberalizar el sector o adaptar la regulación.

    Por ultimo, las licencias concedidas por los ayuntamientos no valen 200.000 Euros como se ha dicho mas arriba. Eso es lo que valen en el mercado “secundario” de licencias, ojo. Pasa que el lobby taxista no quiere que se den mas licencias para no tener que competir. Eso no creo que hay que proteger. Lo que hay que proteger es que el que haga la actividad económica lo haga cotizando como todo hijo de vecino.

  • #031
    Pedro Amador - 25 junio 2014 - 07:18

    A mí esto me provoca mucha risa. Y como comento en chiste en “Sanidad advierte de multas de hasta 6.000 euros por compartir cama sin licencia” (http://www.pedroamador.com/compartir-cama) me parece que nos van a acabar multando hasta por compartir las sábanas.

    Muchas gracias por compartir tan sabias reflexiones Enrique.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados