La sociedad que algunos no terminan de entender

Risto Mejide (@ristomejide) status update #474584347522375681 - TwitterRBA, la empresa editora del semanario satírico El Jueves obliga a la revista a cambiar una portada en la que, con una viñeta del humorista Manel Fontdevila, mostraba al rey pasando al príncipe una corona llena de excrementos y moscas bajo el texto «El rey abdica». Como consecuencia, la revista tiene que posponer su salida a los quioscos un día, retirar y destruir una edición completa, y reimprimir y redistribuir una edición nueva con la portada que estaba prevista antes de la noticia de la abdicación del rey. Además, la decisión, que se acompañaba de un veto expreso a mostrar contenidos relacionados con la familia real en la portada, ha provocado la renuncia de dos miembros del consejo editorial y de varios colaboradores, incluido el propio Manel Fontdevila.

El Jueves, según datos de OJD, tiene una tirada de unos 80.000 ejemplares, y una difusión de alrededor de la mitad. Unas horas después de que el diario catalán Ara publicase la noticia, ésta pasó a la plataforma de agregación social Menéame, donde alcanzó rápidamente la portada y generó más de siete mil clics en tráfico hacia el periódico. Pero unas pocas horas más después, el publicista y presentador de televisión Risto Mejide publicó la portada en su cuenta de Twitter, con más de 1.7 millones de seguidores. En el momento de escribir esta entrada, llevaba más de 1.900 retweets y casi 700 favoritos.

Esa es la sociedad que muchos no terminan de entender: el siglo pasado, solo aquellos que tenían acceso a una imprenta o a una licencia de emisión podían aspirar a llegar a una audiencia. El control era sencillo, y la idea de censurar una publicación o un medio era plausible. En este siglo, un tweet de Risto Mejide o de muchos otros tiene muchísimo más alcance que cualquier diario en papel, y la idea de evitar que una información circule resulta sencillamente ridícula. De hecho, el hecho de prohibirla es precisamente lo que dispara su viralidad, el interés por acceder a ella, en el mejor ejemplo de ese «efecto Streisand» que hace ya muchos años que tiene entrada propia en Wikipedia y que se estudia en todas partes.

La jugada de RBA ha sido genial: no es posible saber si la decisión de la retirada de la publicación se debió a presiones de la Casa Real o simplemente a un caso de autocensura de la propia editorial, pero han conseguido no solo perjudicar notablemente su propia publicación, sino además, una difusión espectacular de aquello que pretendían que no fuese mostrado. El mejor ejemplo de una decisión ESTÚPIDA, en mayúsculas y con todas las letras.

En el siglo en que vivimos, la idea de que lo que no sale en los periódicos, en las revistas, en las radio o en las televisiones no existe es sencillamente digno de ignorantes, de personas desactualizadas. Pretender que vas a obtener un entorno informativo más benigno por sobornar o presionar a los medios es, sencillamente, una estupidez inviable. Y censurar a todos los que podemos publicar, obviamente, también lo es.

 

(This article is also available in English in my Medium page, “The world that some in the media still don’t get«)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados