Uber: sobre taxis y disrupción

UBER logoLa expansión imparable de Uber, propulsada por unas barreras de entrada tecnológicas cada vez menores y por importantes inyecciones de capital privado, está convirtiendo el sector del taxi en la siguiente industria en sufrir el impacto de la disrupción. En esta ocasión, la ciudad escogida ha sido Barcelona, y las primeras protestas y amenazas de movilizaciones por parte de las asociaciones y patronales del taxi no se han hecho esperar.

Uber es la primer gran proyecto con aspiraciones globales que consigue llevar la disrupción a un sector generalmente compuesto por empresas relativamente pequeñas o por autónomos, que deben pasar por un proceso de homologación complejo y costoso en el que existen un buen número de evidentes abusos. Sobre este tema escribí allá por el año 2012, y en parecidos términos se ha pronunciado la vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes, al comentar las amenazas de cuantiosas multas que las autoridades belgas han decretado contra Uber.

Lo más importante que tenemos que tener en cuenta ante un proceso de disrupción como este es hasta qué punto se está legislando para proteger a los consumidores, o para preservar a una industria sus beneficios. La industria del taxi está sujeta a fuertes regulaciones, muchas de ellas completamente absurdas, cuando no directamente demenciales: establecerse como taxista en España conlleva obtener una licencia cuyo precio puede estar entre los ochenta mil y los doscientos mil euros según el área de operación, además de obtener un permiso de conducción especial, no tener antecedentes penales, solicitar una cartilla municipal, aprobar un examen, adquirir un vehículo homologado, equiparlo adecuadamente con una serie de aparatos igualmente homologados, y cumplir una serie de requisitos y códigos de conducta que en algunas ciudades regulan aspectos que van desde la higiene personal hasta la vestimenta. Además, en todo lo relacionado con la homologación aparecen abusos evidentes en el precio de los equipos necesarios, completamente ridículo e injustificado: un taxímetro puede superar los tres mil euros, una simple impresora para tickets puede llegar a costar más de seiscientos. Que en ese contexto surjan de repente servicios que se planteen como sustitutivos en los que los conductores únicamente tienen que apuntarse y tener un smartphone con una app instalada, además de un vehículo, no es obviamente plato de buen gusto para quienes han tenido que pasar por el duro trance de convertirse en taxista.

Además, Uber se está dedicando, de manera progresiva, a extender su gama de servicios. Desde su primer planteamiento, que giraba en torno a los llamados black cars, coches negros de gama alta o muy alta, Uber ofrece ahora en determinadas ciudades acuerdos con taxistas convencionales, o incluso con particulares. En este momento, cinco gamas diferentes, entre uberX (low cost) y uberLux, pasando por segmentos como uberTaxi, uberBlack y uberSUV, acompañadas por una estructura de feedback instantáneo que permite evaluar de manera constante a los conductores, por una aplicación que permite desde controlar la posición del vehículo que te va a recoger hasta pagar por el servicio (sin propinas, salvo que las quieras dar en metálico), y por esquemas de promociones y detalles nunca vistos en esta industria. Mientras algunas de esas cuestiones ya han sido rápidamente igualadas por las aplicaciones que se dedican a ofrecer servicios de taxis homologados a través de apps en el smartphone, otras están aún muy lejos de hacerlo, o resultan directamente imposibles al no contar con una estructura de control.

Para los usuarios, Uber supone más opciones, un acceso a un servicio en términos más variados y libres de determinadas restricciones que a lo largo del tiempo han probado ser un abuso y dar lugar a una estructura poco dinámica y eficiente. En el caso de un viajero, Uber ofrece un elemento de predictibilidad y de capacidad de elección que el sistema tradicional no ofrece, y que aporta un valor que muchos están dispuestos a pagar. Como en toda industria en vías de disrupción, prohibir Uber resulta, en último término, imposible o abusivo, y solo lleva a absurdos desde el punto de vista legislativo: lo único que se puede plantear para el sector del taxi es intentar ir eliminando algunas de las restricciones y regulaciones absurdas que lo aquejan e intentar competir en base a un mejor servicio. Hablamos de transporte de viajeros, no de ciencia de cohetes, algo que en el curso de una década llevarán posiblemente a cabo vehículos automatizados y conducidos por una máquina.

El proceso de disrupción, como todos los que ya hemos visto hasta el momento, no va a ser bonito. Generará episodios de todo tipo, incluidos los violentos y los desagradables, y terminará por dar lugar a una situación en la que los clientes opten por aquello que les resulte más fácil, que les proporcione más libertad de elección y, en cierto sentido, que les resulte más novedoso. Posicionarse contra eso es, sencillamente, cortoplacista, por duro e injusto que parezca el planteamiento. A medio plazo, la única manera de contrarrestar la disrupción es aprendiendo de los casos anteriores, considerándola inevitable, y uniéndose a ella. Nos guste o no, en no mucho tiempo, las restricciones que había que superar para ser taxista nos parecerán completamente absurdas, habrán proliferado muchas más opciones para el usuario, y hablaremos de un mercado completamente distinto.

ACTUALIZACIÓN (23/04/2014): Marimar Jiménez cita esta entrada en su artículo en Cinco Días titulado “Los taxis se plantan contra Uber” (pdf).

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Uber: taxis and disruption“)

52 comentarios

  • #001
    Juan Travé Feliu - 20 abril 2014 - 15:02

    Uber es una realidad. Pero entiendo que una persona con unos medios ajustados, que le ha costado mucho introducirse en un sector absurdamente regulado (tal vez a pesar suyo), ahora se puede encontrase con muchas dificultades económicas. Tal vez sería necesario introducir una moratoria para ir desregulando el sector y que los taxistas se puedan ir adaptando.

    l

  • #002
    Luiggi73 - 20 abril 2014 - 15:09

    Hola Enrique, entiendo tu punto de vista para con la comprensión hacia el fenómeno, y estoy de acuerdo en que no se puede pretender pararlo ni obstaculizarlo, pero también creo que si no se ponen manos a la obra de inmediato con tal de regularlo lo antes posible, ello significará en breve que muchos taxistas perderán su negocio, al que como bien dices a la mayoría les ha costado tanto acceder, en beneficio de lo que al fin y al cabo son meras empresas que actúan de intermediarios. Creo que si el modelo que estas empresas proponen es mejor, pues hay que mejorar el existente, pero no dar entrada a uno nuevo a costa de desentenderse del que ya tenemos, y dejarlo morir.

  • #003
    Taxiolid - 20 abril 2014 - 15:13

    Sinceramente, la mejor y mas imparcial explicacion que he visto al “tema” Uber, Enrique (y lo dice un taxista ;)

    Me gustaría matizar, efectivamente debemos adaptarnos a los tiempos pero el verdadero problema es que esa adaptaciom no está ni siquiera nuestras manos pues como todo en este sector desde las tarifas a los detalles más nimion están en manos de los políticos que legislan, que hacen que, yo no pueda poner en servicio un vehículo de más de cinco plazas por poner un ejemplo.

    Lo que está haciendo Uber ahora mismo en Barcelona con las normas a dia de hoy es ilegal.
    ¿Tendrán que cambiar las normas? Seguro, pero para todos.

  • #004
    taxioviedo - 20 abril 2014 - 15:25

    Uber y el libre mercado llamando a las puertas. Creo que no me jubilaré conduciendo un taxi. (tengo 41 años) Pero de momento en mi pequeño ecosistema del transporte publico (taxi) en Oviedo no veo qué ventajas podría ofrecer Uber a los taxistas y a los clientes, excepto permitir que algunos taxistas asalariados decidan comprarse un mercedes y realicen servicios contratados con antelación con los clientes que hayan podido lograr en su trabajo como taxista, o también ofreciendo sus servicios a hoteles etc. Servicios prestados con un vehículo que al no ser auto-taxi no tiene revisión ANUAL por parte de la ITV, desde el primer año de vida del vehículo, y tampoco por parte del ayuntamiento a través de la Policía municipal. Serán los clientes los que puntúen, (consejo: si algún días sois usuarios de Uber echad un ojo a las pastillas de freno, ruedas antes ) Sin embargo, en ciudades superiores a 300.000 habitantes probablemente las cosas sean diferentes, quizá haya una masa critica de potenciales usuarios/choferes y quizá ese servicio tenga sentido, o no, pero la regulación del taxi aunque tenga inconvenientes, (el mayor de ellos es que no puede ser taxista cualquiera) esa misma regulación ayuda que nuestros clientes dispongan de un mínimo de seguridad y de tranquilidad. Tengo también muchas dudas sobre los choferes Uber. ¿Cotizaran como autónomos? ¿Quien pagará a hacienda? etc.. Para terminar como empecé, el libre mercado no es la panacea, en el momento en el que se destruya la base de taxis que cubre además de los buenos servicios de disponibilidad de taxi, los “malos servicios” que pueden ser borrachos, disponibilidad a horas intempestivas, etc La única forma por parte de los clientes para disponer del servicio de UBER será mediante la aplicación de las famosas tarifas flexibles según demanda. Las cuales hicieron que en New York una carrera de taxi de quince minutos multiplicara en medio de una nevada su precio hasta POR OCHO, superando los 170 dólares por quince minutos de taxi y menos de 5 kilómetros recorridos . Los taxis pueden mejorar de muchas maneras, y es lo que nos queda. Por reconocer un valor claro a Uber es que este tipo de apps nos están obligando a mis compañeros y a mi a ponernos las pilas, a colocar al cliente de taxi en el centro del negocio del transporte publico, donde siempre debería de haber estado. Los taxistas tenemos que mimar a nuestros clientes. Estoy seguro de que si ponemos de nuestra parte lograremos que a Uber le resulte imposible mejorar la relación calidad/precio del taxi en España.

  • #005
    Victor - 20 abril 2014 - 15:37

    Yo siempre digo lo mismo: nadie te ha obligado a pagar 200k o más por una licencia de taxi. Y eso implica que durante los próximos 20-30 años más te vale que no cambie ni una coma en el sistema porque si no te lo vas a comer con patatas. Y cuanto más inmovilismo peor, la capacidad de adaptación a nuevos modelos de negocio es nula, y al final la cosa se romperá por la brava y se acabarán comiendo los mocos. Y como motero que soy no les deseo ningún bien a la cuadrilla de los pesetos, que me tienen harto.

  • #006
    taxioviedo - 20 abril 2014 - 15:47

    !Ah¡ Se me olvidaba, y creo que es importante. En esta crisis entre Uber y taxistas, quien se la juega a nivel de imagen es el sector del Taxi. Uber no dispone en España apenas usuarios, así que en esta batalla que se libra ante la opinión publica no se están jugando nada.
    Solo pediría un poquito de sentido común a nuestros infaustos representantes, que me temo no van a saber actuar en las actuales circunstancias ( aveces me los imagino como elefantes en cacharrería social-media defendiendo sus sueldazos ) Rogaría a la buena gente que forma la ciudadanía paciencia hacia las tonterías que tendremos que oír por parte de unos pocos directivos del taxi que defienden con uñas y dientes sus suledazos. Quiero recordar que el taxista medio está muy ocupado trabajando un porrón de horas para mantener a sus familias.

  • #007
    Niretzat - 20 abril 2014 - 15:53

    O bien pasará algo muy gordo y muy mediático que hará que el grueso de la gente lo abandone…

  • #008
    Felix Maocho - 20 abril 2014 - 16:19

    Desconozco en detalle en qué consiste el servicio Uber y qué supone de riesgo para la industria del Taxi, por otra parte, principalmente me preocupa lo que nos afecta a los usuarios, pues eso es lo que soy.

    El servicio del taxi no es como otros, te montas dentro de un taxi y en el tiempo en que estas dentro de él, estás a merced de lo que quiera hacer el taxista. Esto obliga a tener mucho control sobre el taxi, un control estatal exhaustivo de homologaciones sobre todos los componentes del taxi y de su conductor, de ahi pedir cosas como no tener antecedentes penales, o que esté homologado el taxímetro.

    A un pariente mio, que exporta a África en consecuencia tiene visita países que nos suenan de nombre, pero que no sabríamo situar en el mapa del continente africano, le pregunté si no le dada miedo viajar por eso países, y me contestó que solo había una cosa que no hacía, subirse a un taxi, allí donde fuera, el contacto local le tenía que suministrar un coche con chófer de confianza.

    Es España, no hay riesgo que te robe, o violen en un taxi, el mayor riesgo es que te den una vuelta innecesaria para cobrarte algo mása, o que cobren indebidamente una maleta o un retorno, pero hay que reconocer que aquí, corren más riesgo los taxistas con los viajeros que cargan, que los viajeros, al menos cuando se produce una victima mortal dentro de un taxi, el muerto en un 95% de los casos es el taxista.

    ¿Uber garantiza la integridad de los viajeros, tanto como el viejo, rígido y vetusto, pero probado sistema actual de taxis?. No conozco UBER, pero si no da esa seguridad, puede que la el posible ahorro del sistema no merezca la pena.

    Hay un caso parecido de disrupción que esta haciendo padecer a los hoteles que es AirBnb http://www.eldiario.es/economia/colaborativo-Airbnb-desborda-hotelero-Espana_0_248475501.html

  • #009
    Javier Cuchí - 20 abril 2014 - 16:23

    Es una cuestión, esta de los servicios públicos, en la que tengo sentimientos contradictorios. Esto de la disrupción está muy bien (dicho sea sin sarcasmo) pero, en algunos ámbitos, la pérdida de calidad del servicio es más que evidente. En este caso, el del taxi, quisiera saber quién me asegura la profesionalidad del conductor, la higiene en el vehículo, y, hablando de seguros, cuántos de estos vehículos/conductores tienen la correspondiente póliza que garantice daños a terceros y a pasajeros en un ejercicio profesional (los seguros comunes de los conductores privados no los cubren). Por otro lado, el mercado libre requiere condiciones iguales de concurrencia (si no, ese mercado no es tan libre): ¿pagan los debidos impuestos los conductores Uber? ¿Están sometidos a las restricciones (horarios, etc.) que sujetan a los taxistas?

    También es verdad que el del taxi es un sector no sólo no liberalizado sino excesiva y estúpidamente acerrojado al servicio de intereses minoritarios. El numerus clausus de las licencias ha hecho que se monte alrededor de ellas un mercado especulativo intolerable y mientras algunos han logrado con ellas suculentos complementos de jubilación, otros corren el peligro -que es lamentable pero que me temo que habrán de sufrir- de que aquello por lo que se han hipotecado hasta las cejas vea su valor reducido a casi nada. A otros les ha pasado con los pisos. Pero lo cierto es que los taxistas se han apalancado, bastante alegremente, con su mercado cerrado; primero lo han sufrido, es verdad, pero ahora lo defienden por puro corporativismo y por intereses particulares, no en aras a un mejor servicio, por más que ahora clamen por él.

    En definitiva y en mi opinión, Uber está bien como elemento crackeador pero no como elemento disruptor, en el sentido de que está bien para romper un mercado brutalmente cerrado, pero no como una alternativa a éste. No vale comparar disrupciones: la de la «propiedad intelectual» es una cosa, un ámbito; la del transporte público es otro. Y en ese otro, va mi culo y el de mi familia.

    Poca broma.

  • #010
    Observador - 20 abril 2014 - 17:13

    #004 Para terminar como empecé, el libre mercado no es la panacea, en el momento en el que se destruya la base de taxis que cubre además de los buenos servicios de disponibilidad de taxi, los “malos servicios” que pueden ser borrachos, disponibilidad a horas intempestivas, etc

    Mira, te voy a decir una cosa que Enrique Dans no te la va a decir nunca. A los inversores de apps como estas, como por ejemplo Google, les importa una mierda este tema. Ellos eso lo ven como “cosas secundarias” porque la realidad práctica les importa bastante poco. Ellos ven un negocio en el transporte como pueda ser el de Blablacar y sacar de ahí lo que se pueda al estilo comisionista -que es en el que se basa realmente el nuevo modelo-, antes que lo hagan otros. Al idiota de turno le va a parecer una opción supermolona, pero cuando en la realidad práctica se den todo tipo de problemas que son los que se intentan evitar con las regulaciones, todo cambiará (usando el título del libro de Dans). La postura paranoica de que todas las regulaciones son malas -o inoportunas- porque hay determinados legisladores que se dedican a robar, no es una opción muy realista. Lo que sí estoy de acuerdo con Dans es que el legislador español es poco más que un desgraciado mental, pero de eso hace ya décadas, no es nada de ayer.

    #009 En definitiva y en mi opinión, Uber está bien como elemento crackeador pero no como elemento disruptor, en el sentido de que está bien para romper un mercado brutalmente cerrado, pero no como una alternativa a éste. No vale comparar disrupciones: la de la «propiedad intelectual» es una cosa, un ámbito; la del transporte público es otro. Y en ese otro, va mi culo y el de mi familia.

    Se me iba a ir la olla respondiéndote, Javier, porque la verdad es que te iba a dedicar un par de palabras muy mal sonantes que realmente te mereces (por tu último párrafo porque en lo demás tienes razón), pero es que aquí dicen que las descripciones son insultos, así que te comentaré que hace un tiempo escribí en este blog de genios sobre un niño al que le parecía de puta madre crackear la máquina de refrescos de la esquina hasta que resultó que su padre era despedido porque ya no había ingresos con qué pagarle y la máquina acabó por desaparecer. Tú eres ese niño, pero con unos cuantos años más.

    En definitiva, me es bastante curioso ver cómo los taxistas o aquellos quienes se relacionan directamente con el transporte público/privado aparecen por estos lares para decir “lo de la propiedad intelectual sí, pero esto no”. Sólo me falta por ver el de los hoteleros, a ver si Dans se anima.

    Negro, negro, sigo viendo vuestro futuro muy negro… A ver si vienen los inversores de la app a solucionarlo.

    P.D.: ay, tecnócratas, lo que os va a costar entender lo de complementariedad…

  • #011
    Antonio Castro - 20 abril 2014 - 18:11

    Habría que liberalizar todos los sectores de la economía sin más límite que el de poner límite a los abusos. Pero ni siquiera se controlan los abusos en los sectores no liberalizados. Vivimos en una economía que es una selva donde el bicho más feroz es el propio gobierno.

    Que yo sepa la licencia de un taxi es una concesión que tiene poco que ver con el mérito y que incluso se puede comprar o vender en el mercado secundario.

    Pero el que ha pasado por el difícil trago de conseguir una de esas escasa licencias no quiere perder su privilegio.

    La cosa es simple, donde se mueva suficiente dinero se establece un peaje institucional por el motivo que sea.

    Uber no me parece un modelo de disrupción. Puede ser perseguido y neutralizado y de hecho algo tendrán que hacer para evitar el agravio comparativo que los taxistas, con razón o sin ella, no van a permitir.

    Las disrupciones más complicadas de combatir desde el gobierno son aquellas en las que no media dinero. El intercambio de servicios entre ciudadanos, trueques, bancos de tiempo, etc.

  • #012
    Mario - 20 abril 2014 - 18:46

    ¿En qué consiste realmente la innovación para Uber, cuál es su verdadera visión empresarial?

    Visión 1: Conectaremos a quien requiere un servicio de taxi con quien puede legalmente brindarlo de una manera segura, eficiente, práctica y hasta divertida, para el pasajero y el taxista, utilizando las ventajas de la geo-localización, el internet móvil y el pago online.
    Visión 2: Facilitaremos la prestación ilegal de un servicio de taxi por parte de quién no está facultado para hacerlo por una fracción ínfima de su valor real pues quien lo brinde no tendrá que incurrir en los costos de seguros, mantenimiento, licencias, preparación personal o presentación del vehículo.

    La visión 1 corresponde a una empresa seria con visión a largo plazo que utiliza la internet y las TIC para mejorar lo ya existente; construye un segundo y tercer pisos sobre cimientos sólidos. Eventualmente podría por ejemplo hacer validar su aplicación para que reemplaze los taxímetros físicos pues ya tiene todos los datos necesarios -tiempo y distancias recorridas-, o escalar el mismo modelo de negocio al servicio de mudanzas, o vender metadata valiosa a las ciudades donde opera para optimizar el flujo de tráfico.

    La visión 2 corresponde al típico chiringuito internetero de mierda que necesita dinero fácil y rápido aunque al final del día la verdadera viabilidad de la empresa depende más de un buen abogado que de un buen programador -por eso a los abogados nos gusta tanto la internet, no hay día que no la jodan con alguna “disrupción” que no es otra cosa sino decir: “me cagué en las leyes, ahora sálvame y haz que cambien las leyes”.

    Porque si vamos a hablar en serio de desregulación del tránsito y del servicio público de taxis, pues hablemos en serio y no necesitábamos ningún Uber para discutirlo. Algo que hasta ahora funciona bien, de pronto se presenta como una regulación corrupta sin ninguna prueba -ya quisieran las mismas empresas de taxis y profesionales que les rebajen los costos de licencias o les eliminen requisitos- solo porque a una star up internetera se le ha antojado que es mejor para ellas funcionar sin reglas. ¿Qué quieren eliminar entonces? ¿La identificación externa del vehículo como taxi licenciado para que el pasajero no sepa dónde está subiendo? ¿La identificación visible del conductor para que no sepa quién lo está llevando? ¿Las revisiones técnicas especiales para que no se compruebe la seguridad mecánica del vehículo que toma el pasajero? ¿El taxímetro para que se tenga que negociar y pactar un precio obstaculizando el tráfico, o quizás para que se le cobre el doble a los turistas que a los locales en desmedro de la imagen de la ciudad hacia el turismo? ¿Hay que eliminar la licencia misma de taxi para que cualquiera en paro haga taxi en las calles produciendo una sobreoferta y una congestión vehicular descomunal? ¿Ya han previsto en España la cantidad de parados que van hacerse “taxistas” y si sus calles están en capacidad de soportar este nuevo tráfico?

    Lima es como Manila, Bangcock o La Paz, una ciudad donde para hacer taxi solo se invierte uno o dos euros en un cartel que dice “TAXI” que se coloca y se quita del parabrisas del auto desde dentro. Así de simple, no taxímetros, no licencia, no exámenes, no revisiones, no pagos. Los taxis ilegales superan en mucho a los pocos servicios formales y suman 200 mil en una ciudad sin paro, los precios en general van hacia abajo y no se dan las condiciones para que se invierta nada en nuevos y mejores servicios profesionales de taxi. Si realmente quieren ver el resultado de un servicio de taxis sin regulaciones, España no debe ver hacia al futuro de Uber sino hacia el subdesarrollo del presente.

    Aquí se los dejo y es gratis para quien quiera verlo -es además muy divertido:
    http://www.youtube.com/watch?v=Ch0JUbgq3Gc

  • #013
    Javier Cuchí - 20 abril 2014 - 19:08

    #010 así que te comentaré que hace un tiempo escribí en este blog de genios sobre un niño al que le parecía de puta madre crackear la máquina de refrescos de la esquina hasta que resultó que su padre era despedido porque ya no había ingresos con qué pagarle y la máquina acabó por desaparecer. Tú eres ese niño, pero con unos cuantos años más.

    No me parece haber dicho que me parezca bien que se crackee el mercado, sino simplemente que Uber puede ser útil para hacerlo. He añadido que, sin embargo, no veo a Uber como alternativa, con lo que la valoración implícita -que a mí me parece fácil de entender- es que no me parece bueno romper una cosa sin que exista un repuesto que la mejore y me parece que Uber no es este repuesto por lo expresado en el primer párrafo de mi intervención. La liberalización de un mercado puede ser buena (ojo, que no estoy diciendo que lo sea siempre ni tampoco en cualquier mercado indiscriminadamente), pero no incondicionalmente. De hecho, me rechinan bastante las liberalizaciones completas, la ausencia total de normas; incluso pienso que, en la inmensa mayoría de los casos, una tal liberalización sería sencillamente inviable.

    Otra cosa a beneficio de tu antepenúltimo párrafo: no tengo absolutamente nada que ver con el sector del taxi a no ser como usuario muy eventual. Ídem con el resto del sector del transporte (menos eventualmente, en el caso del transporte colectivo).

    Más: reitero que la «propiedad intelectual» y el transporte público son sectores absolutamente distintos y mercados completamente diferentes en los que puede perfectamente decirse -y más ante la concreta problemática de Uber- «esto sí pero esto no». Aparte de que el término disrupción puede implicar muchísimas fenomenologías distintas cada una de las cuales no es universalmente aplicable.

    Finalmente, puedes decir todas las palabras malsonantes que te apetezca (con permiso del dueño del blog, claro está). Yo también conozco algunas.

  • #014
    Felix Maocho - 20 abril 2014 - 20:19

    #013 Javier Cuchí
    ¡Hombre por Dios!, cómo alguien de tu experiencia entra al trapo. Que lo haga Krigan, bueno, pero tu…..

  • #015
    Xaquín - 20 abril 2014 - 20:55

    Hay que agradecerle a 003 su buen tono…y su acierto al indicar una posible solución: mejorar políticos y normas que dictan estes políticos…sin olvidar la premisa esencial: legislar para todos y hacer cumplir lo legislado…

  • #016
    Javier Cuchí - 20 abril 2014 - 23:15

    #014 Félix
    Debe ser que con esto de la semana esta estoy en plan místico ;-)

  • #017
    cibertaxi - 21 abril 2014 - 01:44

    No me considero ningún talibán del taxi… es más siempre he estado dispuesto a informarme y probar cualquier nueva tecnología que pudiese aporatar beneficio añadido a mi negocio y por añadidura a mis potenciales clientes.

    Considero Uber como una APP más de las muchas que pululan hoy en día por la red y se instalan por sistema y sin pretensión de quedarse más tiempo del necesario, supongo que hasta que el usuario necesite más espacio en su memoria para la última aplicación friki del momento.

    Llevo 26 años como taxista y por experiencia propia y comentarios de compañeros auguro poco futuro una fórmula poco meditada de innovación en el transporte público.

    Un par de ejemplos con los que ilustrar la grave decepción que el cliente se llevará con el uso de Uber. Un baño de realidad que muchos compañeros pueden corroborar.

    Hace ya unos años se subió a mi taxi un hombre. Era una noche muy oscuara, invierno, llovía, frío.
    -Jefe… lléveme a la Mourela
    UUfff… que mal… pensé ya de primeras, zona apartada y oscura por carreteras secundarias. Después del típico intercambio de quejas sobre el mal tiempo… se identifica como el hijo de los asesinados (omito los detalles para no alargarme) … y me cuenta la historia a su manera (yo había visto la noticia en prensa). La realidad es que entre él y su cómplice habían matado a sus padres. Nunca en mi vida pasé tanto miedo, aguanté el tipo como pude y realicé el recorrido por la carreteras que me convenían a mí aún con el cliente quejándose por ello. Al llegar me dijo que tenía que avisar a unos “colegas” y que se volvían conmigo… tan pronto se bajó … le dí al cierre centralizado y salí pitando de allí (no cobré ni me importó).

    Ahora imagínense que es al revés… yo solicito un coche de Uber y me encuentro de conductor a este indiviudo o al violador del ascensor, al asesino de la baraja… etc… ¿mandaría usted a sus hijos de vuelta del colegio con esos conductores? Pues eso es lo que puede llegar a pasar porque no hay control alguno sobre la incorporación de conductores. La reacción más probable hoy en día será un tweet, una entrada al muro de facebook, google+, etc… para contar la aventura y se les cae el negocio poco a poco. No será algo brusco… pero seguro que de forma progresiva terminarán por cerrar el chiringuito.

    Otro ejemplo… Pide un coche y le viene un conductor que además se dedica a ejercer de coche de la droga… esos que van por las zonas de venta de estupefacienes en plan autobús… y le dice que como les coge de camino tiene que recoger a otros clientes, usted ingenuo le dice que no le importa que compartirán gastos… y se le suben tres toxicómanos que pagan al conductor con una dosis… y a partir de ahí hagánse ustedes el resto de la película… No exagero, he vivido con este tipo de gente situaciones surrealistas, de riego, de emergencia sanitaria, de crueldas extrema… son capaces de esto y más.

    Esto a los inversores/especuladores de Google y demás claro que no les importa… pero un negocio en esas condiciones no puede funcionar por mucho tiempo. Tarde o temprano los clientes volverán a nosotros… la cuestión es saber si aguantaremos hasta entonces.

  • #018
    Garepubaro ("Sunfas Tradelo") - 21 abril 2014 - 03:47

    #003 mas de 5 no puedes en servicio profesional, pero si conoces a uno por internet automaticamente eso es como un amigo, y puedes grabarle todas tus peliculas legalmente o transportarlo en tu 4*4 porque eso ya es como cualquier amigo no un cliente, si #12 Mario, Para que llamar a un taxista ( y pagar mas ), si este hombre que esta por internet con muchos votos positivos aunque no tenga el carnet de taxi, es prudente conductor, no bebe y lleva bien a la gente ? … bueno pero eso se extendera a todas las profesiones; para que llamar a una empresa, a un electricista titulado ( y pagar mas )? si este hombre un amigo de internet, con tantos votos positivos que se apaña tan bien con la electricidad resuelve todos los problemas a la gente? porque contratar a un vigilante jurado de una empresa ? si por internet consigues los servicios de fulano que segun los votos es de fiar ? y el pan o los churros hecho en una casa para gracias a una web, venderlo a todas las casas etc etc… bueno y asi iran cayendo todos los sectores ex-profesionales gracias a lo que le han dado por llamar tecnologia, si si, tecnologia al servicio de todo tipo de intrusismo chapuza, amateurismo, desregularizacion y precariedad, cada dia mas evidente … que bastante hemos ido ya para atras esta ultima decada y habra mas recortes sin fin hasta igualar a Peru viendo esta guisa… GRAVE MUY GRAVE

  • #019
    Julio2 - 21 abril 2014 - 04:42

    En pocos años la disrupción llegará a muchas otras profesiones, incluidas las que requieren estudios universitarios. Entonces los que hoy se alegran de Uber, y de lo barato que les sale el taxi -sin tener en cuenta otros costes que pagan a medio y largo plazo-, verán las cosas de manera muy diferente. Pero quizá entonces sea tarde y la revolución digital acabe devorando a sus propios hijos.

  • #020
    pelopincho - 21 abril 2014 - 10:44

    supongo que algunos de vosotros habreis visto alguna pelicula futurista, donde las grandes corporaciones dominan el mundo. la aplicacion uber parece guay pero solo es un negocio de comisionista (20%). dentro de poco veremos a facebook haciendo de banco, amazon reparriendo hortalizas por seur, los pequeńos negocios que pueblan los barrios desapareceran, todos seremos clientes low cost con sueldos low cost. eso si la democracia sera sustituida por las oligarquias en beneficio de la libertad de mercado. la libertad de eleccion debe de ser entre similares.

  • #021
    Alfonso - 21 abril 2014 - 11:11

    Como taxista de estos chiringuitos que surgen como setas, Ubér, Alemán eventos, y tantos otros, no dejan de ser inventos de listos que intentan ganar dinero con unos servicios que en principio pueden parecerse a los que ya hay pero mas baratos, a costa de saltarse toda la legalidad, que sea molesta nos defiende,nos da seguridad, cuando un pasajero utiliza un taxi tiene garantizado, un vehículo que a sido revisado por lo menos en los últimos seis meses, o que es nuevo, tanto en su mecanica, como en su estado de limpieza, comodidad, seguridad, estetica, le amparan unas tarifas reguladas, por unos taxímetros precintados, i revisados por las administraciones correspondientes,un seguro de responsabilidad que le cubre como cliente, en cualquier percance que se pueda sufrir durante el viaje, dispone de unos derechos como cliente de poder consultar las tarifas en lugar visible, poder escoger el recorrido que el crea mas adecuado, poder disponer de un recibo oficial mecanizado, donde aparezcan todos los importes del servicio, y en el caso de haber discrepancias un dispone de un libro de reclamaciones, y una entidad que en muchas ocasiones da la razón al pasajero que es resarcido del problema que haya tenido, el taxista como mínimo a tenido que pasar por un examen de conocimientos de la ciudad, de ser capaz de solucionar cualquier dirección con una guía o con navegador, garantizar que sabe conducir mediante un permiso especial el BTP, que es una persona sin problemas con la justicia, que esta al corriente de pago tanto del seguro del vehiculo como de la seguridad social, y lo más importante que es responsable de una licencia, por lo que tiene mucho perder, y por la cuenta que le trae intentará realizar su trabajo lo mejor que sea capaz, esto es lo que se paga aparte del trayecto en un taxi. Por otra parte que ofrece Ubér o Alemán eventos, un vehículo, en que estado ???, asegurado con que responsabilidad ??? No pasa nada asta que pasa, conducido por ??? que formación tiene??? Que tarifas me aplicaran???, por donde me llevaran ??? Y si pasa algo me podré quejar a una App o simplemente valorar el servicio y salir en una estadística de la misma empresa, Esto es lo que ofrecen los chiringuiteros

  • #022
    Que + da - 21 abril 2014 - 13:03

    Hablamos de transporte de viajeros, no de ciencia de cohetes

    Rocket science traducido literalmente suena fatal en castellano, porque parece que se habla de pirotecnia. ¿No sería mejor decir:

    Hablamos de transporte de viajeros, no de ingeniería aeroespacial?

    Por otra parte habría que plantearse qué condiciones de trabajo, sueldo, etc., tienen los trabajadores en esa empresa. Las regulaciones de los taxis son absurdas y lo que es peor abusivas, además vivimos en un país donde la precariedad laboral es tan abundante como aceptada. Sería conveniente que este tipo de empresas nos hicieran plantear las condiciones en las que trabajan los empleados del sector, y mejorarlas.
    Algo que no solo se aplica al sector del transporte, sino a muchos otros. El estado a ese respecto ha tenido y tiene una actitud de lo más hipócrita, ya que por una parte quiere empresarios y autónomos, a los que les impone unas condiciones económicas y burocráticas absurdas, y por otra parte invita a la precarización de las condiciones de los empleados (abaratamiento del despido, reducción de salarios, jornadas partidas,…).

    #019 Julio2
    Tengo muy claro que el trabajo que hago yo, no lo puede hacer una máquina, si algún día existe una máquina, programa o app que lo haga, pediré trabajo en la compañía en cuestión para mejorar el software y los errores que el programa tenga, o en el mejor de los casos crearé mi propia empresa que produzca esos programas, apps o maquinaria. Renovarse o morir. Lo que sí te puedo asegurar es que en mi trabajo Internet y la tecnología ha supuesto un aumento increíble de la calidad del trabajo, de la rapidez de ejecución de tareas, y un mejor acceso a la información y la formación sobre mi ramo. Hay algunas desventajas, pero las ventajas compensan con creces.
    Con esto quiero decirte que la precarización del trabajo, no viene de las tecnologías, sino de la falta de regulación y control de las empresas en éste y los anteriores gobiernos. Cuando en los ochenta se empezaron a multar severamente a las empresas que no pagaban la Seguridad Social, la estafa a este respecto se redujo drásticamente. Si se pusieran multas elevadas a las empresas que no respetan los horarios laborales, los convenios colectivos, etc., ya verías tú qué pronto se acababa con la enorme siniestralidad laboral, y con parte del paro que asola en este país. Es inconcebible que gran parte de los trabajadores hagan horas extra sin cobrarlas, más cuando algunas empresas llevan varios años de superávit.

  • #023
    Jos - 21 abril 2014 - 13:07

    #17 Personalmente creo que es más seguro ser conductor de Uber que ser conductor de Taxi. En un Taxi se mete un fulano anónimo y nadie sabe a que hora entra o a que hora sale. En un coche de Uber se mete un señor con nombre, apellidos, número de tarjeta de crédito y número de de móvil, a una hora determinada, sale a otra y el recorrido esta perfectamente registrado.

  • #024
    Observador - 21 abril 2014 - 13:24

    #013

    No, Javier, no. Los mercados serán los distintos que tú quieras, pero al final, allí donde los elementos esenciales pasean sin que vosotros os deis cuenta de ellos porque no tienen luces de neón ni se llaman todo gratis, las mecánicas fundamentales son las mismas. Sí, efectivamente, todos las situaciones son distintas, pero curiosamente todas tienen elementos esenciales muy parecidos. Por tanto lo de “aquí sí, aquí no” -mejor que “esto sí, esto no”- no sería muy realista y más bien formaría parte de esa demagogia barata y chapucera que tanto os gusta usar hasta que ¡oh, casualidad! de repente os afecta algo directamente y ya cambiáis el cristal de la lupa. Porque si a algo le falta a España, a diferencia de la España ejemplar de la que habla Dans, es una absoluta falta de empatia hacia el otro. No hay que hacer un doctorado en Sociología para verlo. Y ahí es donde todos los imbéciles acaban encontrándose a sí mismos frente al espejo de la contradicción.

    #17 No te tienes que ir tan lejos:

    http://www.lasprovincias.es/v/20131106/sucesos/tres-jovenes-implicados-persecucion-20131106.html

    Ojo, que no voy a caer en la demagogia de decir que como ese caso sucedió, el sistema va a ser siempre así. No, eso sólo sería una imbecilidad interpretativa de tipos como los que me suelen acusar de neoludita. Pero claro, la cuestión es que estas cosas sucederán, entonces… ¿dejamos que pasen y ya está? Supongo que para el idiota cuyos hijos no deban hacer uso del sistema les puede llegar a parecer bien, pero he ahí la casualidad de las cosas que un día te afecta este tema directamente por alguna razón. ¿Ya nos seguiría pareciendo bien? ¿Qué sucede si estoy durmiendo en una casa gracias a un intermediario tecnológico y nadie ha comprobado que tenga seguro? ¿Qué sucede si hay un incendio? ¿Qué nos dicen los inversores de esas apps sobre el tema?

    Esto a los inversores/especuladores de Google y demás claro que no les importa… pero un negocio en esas condiciones no puede funcionar por mucho tiempo. Tarde o temprano los clientes volverán a nosotros… la cuestión es saber si aguantaremos hasta entonces.

    Es que acabas de descubrir parte del nuevo modelo tecnológico: la temporalidad basada en la no regulación. Cuando sea que ya no funcione se cierra y punto, pero hasta entonces los experimentos os generarán mucho daño porque competirán con vosotros de forma desleal (que se da cuando un competidor tiene que cumplir con un rigor en su actividad -sobre todo en tema de seguridad- y no lo hace el otro) gracias a que el usuario medio no se quejará de este sistema hasta que un buen día le afecte también a él de forma directa. Somos así de previsores.

    Parece ser que algunos idiotas están últimamente a favor del dopping en todos los ámbitos. Eso sí, la verdad es que teniendo en cuenta que el sector del taxi es bastante pirata siendo decir que me pasa un poco como con Google, que cuando les piratean no me parece tan mal. Quizás es porque al final esto va a consistir en eso, cuanto más pirata mejor.

    Habrá que probar este nuevo modelo entonces.

  • #025
    Julio2 - 21 abril 2014 - 14:06

    “Que + da”, no te las prometas tan felices. La disrupción ya ha llegado para periodistas, profesores, abogados y traductores, por citar algunos ejemplos. Y puede afectar también a programadores. Por otra parte, no se trata únicamente de que la máquina haga el trabajo del hombre. En la mayoría de las casos simplemente se reorganizan las procesos de la manera que más conviene a los de arriba, que ahora se quedan una parte mayor de la tarta. Cualquier trabajo de oficina es susceptible de ser desmenuzado y deslocalizado en países del Tercer Mundo por cuatro perras, o bien en el propio Occidente mediante una puja a la baja. En el sector informático ya son habituales los encargos a programadores de China y la India. Además de los “mechanical turks” de Amazon y Google, se utiliza el trabajo colectivo de multitud de personas sin su consentimiento para ahorrarse sueldos. Por ejemplo, Google utiliza traducciones humanas, sin el consentimiento de los traductores, para alimentar su Google Translate y así quitarles trabajo a los mismos traductores; o usa los “captchas” para realizar diversos trabajos de oficina.

  • #026
    Krigan - 21 abril 2014 - 14:31

    El que busque un medio de transporte lo más barato posible seguirá haciendo lo que hasta ahora: coger el metro o el autobús. Con los taxistas el principal problema que veo es una regulación excesiva que les hace vulnerables frente a un competidor como Uber. Si el taxista tiene que pagar por una licencia que llega a los 200.000 euros en algunos casos, y el conductor de Uber no paga nada, está claro que el taxista tiene un problema de costes.

    Que me corrijan los taxistas aquí presentes si me equivoco, pero el resto de sus costes (seguro de pasajeros, por ejemplo) son pequeños en comparación con la licencia y la mano de obra (que haya alguien conduciendo el coche), por lo que los taxistas no sufren una desventaja apreciable.

    ¿De verdad tiene sentido que el número de licencias esté limitado? Debería darse licencia a cualquiera que cumpla los requisitos, esto de las licencias cerradas no se hace en ningún otro sector (excepto las farmacias, que también ahí hay tela). ¿Se imaginan tener que comprar una licencia para poder montar una panadería?

    Lógicamente, cualquier coste se repercute en el cliente, que es el que acaba pagando por este sistema de licencias. Clientes y taxistas tienen pues un interés común en eliminar las licencias cerradas. Lo que no sé es qué porcentaje de taxistas comprenderán esto, dado que ellos ya pagaron esas costosas licencias, y además les han servido hasta ahora para limitar la competencia.

    Cuando la tecnología genera una disrupción en un mercado, para los antiguos participantes es demasiado tentador el pretender que todo siga igual. Este es el principal riesgo que veo para los taxistas. Hasta que llegue el coche que se conduce solo, claro.

  • #027
    Observador - 21 abril 2014 - 15:09

    Si el taxista tiene que pagar por una licencia que llega a los 200.000 euros en algunos casos, y el conductor de Uber no paga nada, está claro que el taxista tiene un problema de costes.

    ¡¡GENIO!!

    Ahora… Si Amazon paga menos en impuestos que un comercio minorista y es capaz de vender los mismos productos rebajando su precio posiblemente gracias a que se ahorre estas imposiciones tributarias que repercuten directamente en la redistribución del presupuesto público, que indirectamente afectan al bienestar de los ciudadanos de un territorio, ¿cómo lo llamamos?

  • #028
    Que + da - 21 abril 2014 - 15:51

    Julio2 dentro de esa lista de trabajos que han sufrido esa “disrupción” has incluido mi trabajo, lo cierto es que si en mi trabajo hay problemas por el intrusismo y demás, no es menos cierto que hay muchas personas que no han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías y la nueva forma de promocionarse y captar trabajo.
    El problema no es Google, ni la deslocalización, el problema es no saber dirigir lo que produces al nicho que le interesa, es decir a aquellas empresas que buscan calidad y no baratijas. Hay muchos que dicen ser programadores, profesores, traductores y periodistas, sí pero pocos buenos. Las empresas que se concentran solo en el ajuste de gastos y no a la producción de calidad suelen contactar con profesionales baratija en supuestos sitios “profesionales”, es más mi experiencia es que las empresas serias no se fían de profesionales que les cobran poco.
    Si un profesor va a una clase a soltar el rollo, no utiliza los mejores métodos y no se esfuerza por conseguir buenos resultados, lo lógico es que nadie contrate sus servicios (estamos hablando de academias, y el sector privado, claro está).
    Si un programador hace un programa/función/procedimiento chapucero con más contenido del necesario, y un funcionamiento poco eficiente, es lógico que una empresa seria no lo quiera contratar.
    Si un periodista copia-pega artículos de agencias de información, no se esfuerza por añadir valor a la noticia (entrevistas, investigación, estudios, informes), y si encima además redacta de una manera desastrosa, pues lo lógico es que una publicación de calidad no se interese por él.
    Y algo parecido sucede con los traductores, que en muchos casos pierden el tiempo trabajando a precio de saldo, cuando si invirtieran más tiempo en buscar buenos clientes directos, seguramente ganarían más y se sentirían más valorados.
    También podríamos hablar de otras profesiones: diseñadores gráficos, imprentas, etc., que “sufren”, por la falta de adaptación a este tipo de tecnología.
    Para ejercer la abogacía no solo necesitas haber concluido una carrera, sino también colegiarte y eso no está al alcance de cualquier mente, por lo tanto no me parece que entre dentro de este grupo.
    El problema sigue siendo la falta de adaptación, no Google, la Wikipedia, los agregadores, Pirate Bay, Uber, Blablacar, Whatsapp o lo que sea. Hay que adaptar las estrategias de márketing a las nuevas tecnologías. ¿Por qué? Pues porque Internet representa un mercado global, no particular o regional, y por lo tanto la manera de conseguir trabajo y clientes debe ser otra.
    Lo que hay que tener muy claro es que en un mercado global hay dos aspectos que no hay que perder de vista, si se quiere vivir de un determinado empleo:

    – Hay que centrarse en la calidad del producto o servicio que se oferta (tienes que ser bueno en lo que haces y saber venderlo como tal).
    – Hay que tener una estrategia eficiente para captar trabajo, clientes, etc., que incluya una adaptación constante a las nuevas tecnologías y adelantos.

    Sin esto no sales adelante, o vas arrastrándote, que para el caso, patata.

  • #029
    Krigan - 21 abril 2014 - 17:38

    Además de las licencias cerradas, otro problema de los taxis es que funcionan con un sistema de tarifas reguladas. Como cliente, encuentro cómodo que un taxímetro supuestamente no falseable se encargue de calcular el precio, pero el problema de todo sistema de precios regulados es que es difícil para el regulador el acertar con el precio correcto. O se queda corto (con lo cual el mercado quedará desabastecido porque a nadie le interesará dar el servicio), o establece un precio demasiado elevado (que es lo más frecuente). Dado que el mercado no está desabastecido, sino que por el contrario se está pagando un pastón por las licencias, asumo que es esto último.

    Así pues, el sistema actual es cómodo pero demasiado caro. Y aquí viene el peligro para los taxistas. No conozco cómo establece Uber las tarifas, pero es obvio que con una aplicación móvil se puede precalcular para el cliente cuánto le va a costar ir del punto A al punto B antes de que contrate nada, e incluso este puede comparar entre diferentes conductores o servicios estilo Uber, y también comparar con las tarifas oficiales de los taxis. Tal vez el cliente necesite usar más de una aplicación pero va a poder comparar de una forma rápida y cómoda.

    Esos son los 2 temas que yo buscaría cambiar si fuera taxista, las licencias cerradas y las tarifas reguladas. Es donde yo veo que son vulnerables frente a la competencia de Uber y similares.

  • #030
    Joaquin - 21 abril 2014 - 17:39

    Enrique, Taxible es una start up andaluza que está tratando de hacer lo que comentas en el penúltimo párrafo. Los taxistas tienen mucho que ganar y las radios mucho que perder todavía.

  • #031
    JC - 21 abril 2014 - 19:13

    Es un tema complicado aunque en este caso el gremio de taxistas creo que se está excediendo, le está dando una publicidad a UBER impagable!!

    Creo que los taxistas van a tener que empezar a concienciarse que su negocio va a cambiar, quieran o no… cierto es que la mayoría de las veces los problemas no son por su culpa, sino por la regulación que les imponen de las administraciones, pero también es cierto que en muchos casos te encuentras taxistas mal encarados, que no te quieren llevar si no les compensa la carrera y cosas así.

    El mundo esta cambiando…

  • #032
    Julio2 - 21 abril 2014 - 19:40

    “Que + da”, ojalá la competición que trae Internet se centrase en el terreno de la calidad. Nada tendría que objetar en ese caso. El problema es que, por lo vengo viendo, la competición se centra en ver quién lo hace más barato, sin importar demasiado la calidad.

  • #033
    Pablo Roca - 21 abril 2014 - 23:46

    Anda …

    de taxis y cabs va el tema. :)

    Pues yo estoy en Londres trabajando para Kabbee como iOS Developer. Por lo que algo me sé del tema Uber.

    Por un lado Uber ha entrado directamente comprando el mercado (on el dinero puesto por Google), cuando los damos promociones de 10 libras .. viene Uber y las da de 40. Eso es ir comprando el mercado a golpe de talonario, cosa que no me parece mal, es una forma como otra cualquiera de hacer competencia.

    Lo que si veo mal es que no todos juguemos con las mismas armas y reglas. Uber, se salta a la torera la normativa de las ciudades y mientras los reguladores les permitan seguir incumpliendo la normativa, los demás la estamos cumpliendo. Uber opera en Londres como una empresa de cabs, en Londres las empresas de Cabs (o minicabs) tienen que pedir el punto origen y el destino y dar un precio cerrado. Uber en Londres está operando como una empresa de taxis (que no es lo mismo que cabs) y solo piden el pickup (punto de recogida).

    Creeis que algún cliente de Uber se va a quejar de que no cumplan la normativa? Pues yo tampoco. ¿Que los van a demandar? Pues por mucho que lo hagan / hagamos eso tardará años en resolverse y para entonces ya no importara.

    En cuanto a tecnologia y por el mero hecho de solo pedir el punto de recogida .. pues lo tienen muchisimo mas facil que los demas que estamos en minicabs. Tanto la plataforma servidor, como la cliente es muchisimo mas sencilla de llevar y manejar.

    Ya, ya se lo que estas pensando … pues hacerlo vosotros igual que Uber (solo recogida). Eso ya lo he propuesto . que ghagamos otra App que se llame Kabbee Fast / Kabbee Hail y competir con las mismas armas con ellos, tendriamos la App de siempre mas esta que haria muy parecido a Uber. Vamos a ver en que queda la cosa.

    Si vais a Londres .. mejor Kabbee :)

  • #034
    Observador - 21 abril 2014 - 23:48

    #32 La calidad ha muerto hace años y según qué personajes aún no se han enterado… Lo que acabará por venderse es el humo más negro jamás visto antes. Pero si por ahí corre un texto de mierda diciendo que lo escribió García-Márquez y hay personajes que se lo creen, y no les importa lo más mínimo que sea verdad o no, más no se puede pedir. Ese es el futuro que nos espera: el de los gatitos haciendo tonterías, los textos plagiados y las falacias de todo tipo para intentar un mayor alcance.

    En mi diccionario esto tiene un nombre, pero supongo que sería demasiado descriptivo como para querer asumirlo.

  • #035
    Krigan - 21 abril 2014 - 23:59

    Pablo Roca:

    No vivo en Londres, pero como cliente prefiero vuestro sistema.

    Un saludo

  • #036
    Observador - 22 abril 2014 - 00:15

    Creeis que algún cliente de Uber se va a quejar de que no cumplan la normativa? Pues yo tampoco. ¿Que los van a demandar? Pues por mucho que lo hagan / hagamos eso tardará años en resolverse y para entonces ya no importara.

    Así es el nuevo modelo… Al más puro estilo español: “pelillos a la mar”, “aquí nada importa”, “sigan circulando”.

    #33 Pablo, te ha faltado comentar que en Gran Bretaña el mundo del taxi/cab es otro totalmente distinto. Es más, hay un tema muy gráfico y es que los taxis privados no se pueden parar en la calle tal y cómo sucede con los cabs. ¿Por qué? Por aquí alguno diría que eso es hiperregulación porque el usuario debería poder parar el vehículo que quisiera dónde fuera. Pero claro, el pobre imbécil no entiende que eso responde a una clara regla de sostenibilidad que permite darle un valor mayor al cab ante el hecho de que normalmente es bastante más caro -como bien sabrás-. Es decir, si tú quitas esa sencilla regla de sostenibilidad los cabs tenderán a disminuir progresivamente. ¿Por qué? Porque no hace falta ser Enrique Dans, ni Krigan -genios sociológicos- para entender que ante el mismo servicio el consumidor va a escoger el más económico. Entonces, siendo que UK es un país de profundas raíces liberales, ¿podrían explicarnos los genios sociológicos que pululan por estos blogs de expertos por qué no se elimina esa sencilla regla de sostenibilidad competencial? También podría profundizar más sobe el tema de precios, que es incomparable al de España (por lo económico). Pero es que también ellos tienen una cultura distinta. En los años que he estado allí como mucho he visto un par de controles de alcoholemia (y eso debe tener mucho que ver con este tema de los taxis).

    Por cierto, también es muy curioso que mientras en UK uno puede encontrarse en mitad de una calle, en según qué lugares, una obra artística valorada en miles de libras (Bansky) y a nadie se le ocurre tocarla (al menos no directamente), en España sucedan cosas como esta:

    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/04/21/andalucia/1398092293_102904.html

    Imagino que para un genio de la Sociología como es Enrique Dans debe ser casualidad que en un país ejemplar, a lo artístico le suceda este tipo de cosas o que en EEUU, en shares de máxima audiencia, hagan comedia con el tema de la señora “restauradora”.

  • #037
    Carmen - 22 abril 2014 - 20:03

    Soy empresaria del sector del taxi en Barcelona. Comparto el análisis que hace de la situación. La única solución para el sector sería que la Administración modificara tanto la ley del Taxi como los reglamentos locales que impiden cualquier tipo de liberalización. No podremos competir si nos impiden actuar con las normas del libre mercado. Es evidente que, al igual que en otras ciudades europeas, el sector se movilizará. Más vale prevenir que curar. La Administración debe actuar con inteligencia y previsión de futuro, aunque me temo que eso es mucho pedir!! Gracias de todas formas por colocar el problema en el foro de debate.

  • #038
    Olmo - 23 abril 2014 - 08:22

    Parece que la piratería no sólo afecta a la industria del cine, la música, el software o de la literatura. Ahora les toca al gremio del taxi reconvertir su negocio como nos ha tocado a muchos de los que nos dedicamos a la producción de cine y de televisión.

    Espero que el gobierno establezca un marco legal que permita una transición segura a aquellos que han invertido tanto dinero en su negocio del taxi.

  • #039
    Antonio Castro - 23 abril 2014 - 12:44

    De momento los taxistas han tenido la fuerza suficiente para que me llegue a mí y a mucha más gente: La petición de Change.org

  • #040
    Observador - 23 abril 2014 - 18:36

    #037 Puedes esperar sentada si esperas que la Administración española se entere de algo y además sepa solucionar problemas.

  • #041
    Pedro Torres - 24 abril 2014 - 15:04

    Mi coche está autorizado para el transporte de pasajeros y yo soy un ciudadano en libertad sin cargos, a veces mas malhumorado y otras mas alegre.

    Con un 26% de paro, o permitimos la venta ambulante y que particulares trabajen con Uber, o acabaremos como en China, donde antes de ayer mataron a 4 pseudo-policias, pues uno de ellos mato a un ciudadano solo por grabarle con un móvil, mientras apaleaba a un vendedor ambulante (ESPERPENTICO).

    En Tunez, el informático que se quemo a lo bonzo, fue porque ni podía ejercer de informático, ni tampoco le dejaban tener un puesto ambulante.

    Muy mal rollo me da que una sociedad con un 26% de paro, pretenda proteger a las profesiones y comercios tradicionales, a costa de no dejar un huequito a los desesperados.

    O creamos millones de minijobs, o tendremos que hacer lo que hice la semana pasada: darle 5€ a un señor de 70 años que llevaba minuto hurgando en un cubo de basura con un palo.

    En una sociedad materialista y consumista, que no se trabaje ni se consuma es un fracaso de todos.

  • #042
    Modiglian - 24 abril 2014 - 19:10

    #41 Sin regulación, es posible que en unos años ese señor hurgando en la basura sea un taxista con una deuda de cientos de miles de euros, por que él sí fue de legal, sí pagó sus impuestos.

    Que hay paro lo sabemos todos, la solución no es “repartir mierda para todos” sino que los trabajos sean seguros y bien pagados.

  • #043
    Juan Carlos - 25 abril 2014 - 17:16

    Hola:

    Esta semana he releido tu libro TODO VA A CAMBIAR. Después de terminarlo he escrito un post en mi página web. Mi sorpresa ha sido mayúscula cuando después de publicarlo he encontrado tu entrada sobre UBER.El libro es una lanzadera para testar oportunidades de negocio y te impregna de una visión disruptiva. Prueba de ello es coincidir en la aplicación y el sector que se vera claramente perjudicado.

    Un saludo

    juancarloscampos.net

  • #044
    Anónimo - 25 abril 2014 - 17:32

    como es posible que los taxis de barcelona tengan tantos dias de descanso a mas crisis mas trabajo senores el que quiera hacer fiesta que la haga cuando el lo estime conveniente que ya estoy harto de ver como los senores del area hacen tonterias los taxis son vehiculos que deben trabajar todos los dias dejense de tonterias que para eso somos autonomos compramos un taxi para hacer las horas y los horarios que queramos asi que menos tonterias y pensar mejores soluciones.

  • #045
    Observador - 25 abril 2014 - 22:05

    #041 Pedro, sinceramente, tienes un cacao mental en la cabeza que cada vez que leo el tipo de argumentaciones que os cascáis entiendo mejor el porqué España está como está. Simplemente, tu lógica es lamentable. Sin acritud. Imagino que tampoco es sencillo tener una lógica interesante cuando uno no se ha cultivado lo suficiente o simplemente no ha tenido tiempo o medios para hacerlo.

    La cuestión no sería permitir que el resultado de una mala gestión que una serie de idiotas y desgraciados mentales crónicos ha gestado y/o ejecutado siguiera hinchando la bola. La cuestión sería atajar el desangre y conseguir que las arterias funcionen como deberían y no a base de chapuzas y parches ocurrentes de lunes por la mañana. En el caso práctico que comentas, y como te dice #42, la cuestión es que sin una normativa esencial, efectiva y eficiente sólo vas a tener lo que tienes: un país lleno de desgraciados en todos los sentidos.

    Yo, te lo digo sinceramente, no sé de dónde cojones sacáis vosotros la lógica. Lo de palurdos os queda en poco, de verdad. Siento que os lo toméis como un insulto, pero es que no demostráis lo contrario.

    Debe ser el clima, o algo.

  • #046
    Hector - 26 abril 2014 - 13:19

    bueno,bueno,bueno,esto se esta poniendo bueno, vamos aver…..no suelo opinar de cosas productos o servicios que todavia no he probado, pero prometo hacerlo muy pronto, quiero empezar mi opinion desde un punto basico, que hace por nosotros EL ESTADO, en este caso el estado catalan o (la generalitat), porque vivo aqui y tributo aqui,o mas bien me despellejan aqui,ya que si tienes una nomina estas atado de los huevos a el expolio que el estado hace de tu sudor con el que te ganas los €€€€, lamento mucho que esto haya empezado por el gremio de los taxistas, pero considero que hay que empezar por algun lado, y digo esto porque estoy cansado de las regulaciones estupidas que el estado nos inflije como si fueramos retrasados mentales, he leido por ahi la cantidad de regulaciones que los compañeros taxistas tienen que sufrir para poder trabajar y esta a la vista de todos que es un atraso, insisto,todo lo que vaya en contra del estado opresor y los sindicatos chupasangre me parece PERFECTO, estos señores de la generalitat que van de independentistas revolucionarios y lo que realmente hacen es llevarse nuestro dinero en bolsas de basura hacia andorra son los primeros que hay que joder bien jodidos, y por segundo los señoritos de los sindicatos, que tienen sus cuentas bancarias en paraisos fiscales al mejor estilo undargarin, aprendan, las cosas van cambiando aunque muy lentamente, esto empieza a ser una revolucion silenciosa sin armas, a los que estan en contra y a favor,aprendan , esta gentuza del gobierno autonomico independentista catalan, sin nuestros impuestos, duran 3 dias, cuando haya usado en servicio comentare mi experiencia, pero voy avanzando que seguramente sera positiva, basta de regulaciones señores!!!!!

  • #047
    Observador - 26 abril 2014 - 21:20

    #46 El caso es que viendo las argumentaciones que te cascas, esta parte no dejaría de ser más o menos realista: “regulaciones estupidas que el estado nos inflije como si fueramos retrasados mentales”. Porque pasar de ahí al “todo vale” que sigue tu argumentación es la típica imbecilidad supina de un desinformado. Vamos, lo típicamente denominado como paleto. La solución no es quitar las regulaciones, es hacerlas mejor. Es como si creyeras que porque un ciclista pedalea al revés, el problema está en la bicicleta. Esta lógica es poco más que lamentable. Y la verdad es que no se me ocurren más adjetivos para definirla que los que ya he dicho.

    Por cierto, venía a pedir disculpas por mi comentario en #36. Parece ser que también Bansky sufre expolios en UK, aun cuando muchas de sus obras siguen en la calle a plena luz del día y los viandantes no las han tocado. Pero sí, parece que una empresa se ha especializado en quitarlas de la vía pública y las va a poner a subasta. Una en la que, por supuesto, Bansky no tiene la menor palabra. Vamos, lo que a cualquier gilipollas con la boca muy grande le parece del todo normal. Lo mejor es la argumentación de desgraciado mental, demagogo, cínico e hipócrita que sueltan desde la “empresa”:

    “Aunque nuestras acciones consisten en retirar piezas de arte de la vista del público, al mismo tiempo garantizan que van a tener larga vida y que no van a ser destruidas por el vandalismo”, asegura Tony Baxter, director de “eventos” del Sincura Group.

    http://www.elmundo.es/cultura/2014/04/26/535b94e422601d12778b456a.html

    Impresionante la cara dura de algunos hijos de puta. El diamante se queda en poco. Pero poco que hacer cuando el comentario #1 del enlace dice una gilipollez de típico tontolculo que no tiene ni pajolera idea. Porque al final, lo que sucede, es que nos gusta hablar sin tener ni puta idea.

    Es por eso que Internet está llena de BASURA y RUIDO de todo tipo.

  • #048
    Hector - 27 abril 2014 - 19:40

    #47 a dejar de sufrir amigo, la amargura corporativista te llevará a vivir en el siglo pasado, adaptarse o morir, que tengas una feliz vida ;).

  • #049
    http://www.viajesalternativos.es/ - 28 abril 2014 - 13:21

    Me he estado informando del tema, y por lo que he visto los taxistas se quejan de que no hay seguridad para el viajero y va contra las leyes de transporte público. Yo sinceramente creo que las aplicaciones como estas están uniendo a la sociedad ya que si tienes que hacer un viaje largo, y alguien que tiene coche también lo hace y va solo, unirse es una manera de ahorro energético, de ahorro económico y de un aumento en la sociabilización. Creo que se esta siendo muy injusto con estas aplicaciones ya que bien podrían bajar las tarifas de los taxis para que tuvieran más demanda porque ahora coger un taxi es de ricos casi.

  • #050
    dazzler - 6 mayo 2014 - 18:35

    Lo que parece no entender mucha gente es el fondo de lo que está pasando.
    Internet y las tecnologías asociadas está permitiendo el fin del anonimato. Así que adios a las generalizaciones, las frases vacías apoyadas en opiniones sin datos y la ausencia de registro sobre tu conducta.
    Todo está en proceso de relacionarse y dejar un rastro, así que el “taxista violador”, el taxista “sin pastillas de freno”, y cosas por el estilo lo van a tener complicado en un mundo interconectado que empieza a autocomprenderse.
    Multitud de cosas que están sucediendo se pueden interpretar en ese proceso de granularización de cómo experimentamos el mundo.
    Y para los que hablan de complementariedad, decirles lo mismo. No estais entendiendo nada de lo que está realmente pasando ni de cómo piensan las personas que están empujando la red hacia adelante.
    Disfrutad de vuestro mundo de “fascistas contra comunistas”, de nacionalismos, de “los italianos son presumidos”, “el partido X es corrupto”… mientras podais. Llega el tiempo de la responsabilidad individual sobre tus propios actos, sin lugar para esconderse entre las sombras de la multitud.

  • #051
    Oscar - 15 mayo 2014 - 22:45

    Aquí cada uno defiende sus intereses, los taxistas su forma de negocio y una forma de vida, la empresaria del taxi la liberalización del servicio para que al final pueda expulsar a todos los autónomos y tener a un montón de asalariados con un ritmo infernal y sueldos malos y los gurús de la tecnología las nuevas aplicaciones porque hay que estar en la cresta de la ola.

    Pero lo que está claro es que si este sistema de economía triunfa, me da igual que sea en el mundo del taxi o de los fisioterapeutas, nos podemos despedir de nuestro sistema, aunque maltrecho, del bienestar. Porque si con esta aplicación fomentas un mercado sumergido que no paga impuestos y en el que Uber se lleva su 20% al Estados Unidos ya me contarán como pagas a médicos, profesores etc. Porque esta aplicación no es mas que el liberalismo a ultranza pero perfeccionado de forma muy demoníaca. Ya no hay relación laboral entre la cúpula y sus trabajadores, porque no olvidemos que los conductores deben trabajar para Uber para que esta tenga su comisión, se quita de en medio todos los problemas burocráticos, logísticos, mecánicos etc, vamos que no tienen que hacer un pedido de 1000 ruedas para su flota porque sus NO trabajadores se ocupan de ello. Perfecto, perfecto, no lo podían hacer mejor. Y todo envuelto en un delicado envoltorio de tecnología, vanguardia y buenrollismo, con conferencias en las que se pide que se quite toda regulación, total volvamos a la Mozambique de hace 50 años, y redes sociales donde con toda la prepotencia del mundo esparcen a los cuatro viento que el futuro ya está aquí, claro, el futuro para ellos.

  • #052
    Oscar - 15 mayo 2014 - 22:47

    Ah, y otra cosa si para el señor Dans es ridículo que se tenga que homologar un taxímetro o que un taxista sacarse un carnet, perfecto. La próxima vez que vuele en un avión le vamos a poner gasoil en vez de combustible para aviones, si total es ridículo y me voy a poner yo a los mandos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados