Finalmente, prevalece la razón: se declara inválida la directiva de retención de datos en Europa

IMAGE: Sangoiri - 123RFEn una decisión histórica, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declara inválida la directiva de retención de datos aprobada hace ocho años y que había sido ya rechazada a nivel local en algunos países, que obligaba a muchas empresas a almacenar cantidades ingentes de información con el propósito de facilitar posibles investigaciones judiciales.

De manera efectiva, los proveedores de acceso a internet y las empresas obligadas por esa directiva a almacenar inmensas cantidades de información sobre sus usuarios pueden dejar ya de almacenarla, y borrar la que ya tenían.

Una normativa absurda, una auténtica afrenta a los derechos fundamentales de los ciudadanos, que obligaba a los proveedores de acceso a internet y a otras empresas a almacenar durante seis meses de todos los datos de conexión de las comunicaciones telefónicas, de correos electrónicos y de navegación por internet, así como los de localización espacial de los usuarios de teléfonos móviles: con quién se comunicaban sus usuarios, qué páginas visitaban o qué direcciones IP utilizaban, en lo que suponía una desproporcionada y brutal violación de la privacidad. En teoría, utilizada para la investigación de crímenes serios. En la práctica, demandada por terceras partes como las discográficas y las gestoras de derechos para intentar demostrar quién se había bajado una de sus obras, como si eso justificase poner bajo vigilancia permanente todo lo que una persona hace en la red. Como si, siguiendo su torcida lógica, la red fuese principalmente un sitio para bajarse obras, y no fuese utilizada para nada más.

En el año 2010, el Tribunal Constitucional alemán dio la razón a los más de treinta y cinco mil denunciantes de dicha ley, la mayoría usuarios individuales, en el que fue el  mayor recurso presentado en la historia del Constitucional contra una decisión del legislativo. La prohibición no impide, por supuesto, la retención de datos de personas específicas en función de investigaciones solicitadas mediante orden judicial, ni afecta a aquellas empresas cuyos clientes acepten políticas de retención de datos como parte de las características de un producto o servicio. Lo que la medida impide es el establecimiento de regímenes de vigilancia sobre los ciudadanos en función del uso que hagan de las telecomunicaciones, como ocurre en países que ignoran los derechos humanos como Irán o China.

¿Por qué? Porque además de ser contrario a los derechos fundamentales, no sirve absolutamente para nada. Las políticas de retención de datos generan volúmenes de información demasiado grandes como para resultar útiles, y no contribuyen a una mayor seguridad, sino simplemente a que aquellos que pretenden llevar a cabo acciones contra la misma utilicen otros canales alternativos, y se termine por generar un desproporcionado almacén de los usos y costumbres de ciudadanos que no hacían absolutamente nada malo. De la teórica protección y la supuesta seguridad, a un absolutamente injustificable Gran Hermano gubernamental. De la misma manera que no sería lógico pensar que alguien nos siguiese a todas partes y espiase nuestros movimientos cuando nos movemos por la calle, no lo era que lo hiciesen cuando nos movíamos por la red.

Llevo hablando de este tema desde el año 2005. A veces, las batallas por la defensa de nuestros derechos en el nuevo escenario de la sociedad de la información son muy largas. Pero a veces acaban llegando a buen puerto. Decididamente, Edward Snowden se merece el Nobel de la Paz.

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Finally, reason prevails: the EU data retention directive has been overturned“)

23 comentarios

  • #001
    Dan - 9 abril 2014 - 12:41

    Hay que esperar un poco para valorar a Snowden. De momento, está en Rusia, el enemigo, y ha hecho un daño bestial a su país natal. Puede ser un Nobel de la Paz o un simple espía y traidor. Ya veremos.

  • #002
    JM - 9 abril 2014 - 12:50

    Creo que por parte de un sector de opinión de Internet se están intentando mezclar cosas para defender lo injustificable, la prohibición tiene sus cosas buenas y cosas malas. Esta claro que no es lógico que una Administración o entidad privada tenga acceso a datos relativos a las comunicaciones de esa forma.

    Pero la delincuencia se esta adaptando a los nuevos medios y prohibir la retención de datos significa prácticamente su impunidad. Como puede un juez investigar una estafa masiva por internet, unas amenazas graves en una pagina web, un cyber-bullyng… estando completamente a ciegas? Todos esos delitos requieren saber desde donde se han producido los hechos para poder investigar, no los podemos compara con el “mundo real”. Por tanto, no veo mal que se mantengan dichos datos bajo control judicial y con auditorias, por un periodo limitado (3-6 meses) de forma que de tiempo a las autoridades a tener constancia del hecho y proceder a su investigación, pidiendo un seguimiento mas especifico si fuera necesario.

    Por cierto, hay muchas STS que justifican que facilitar vía mandamiento judicial el titular de número de teléfono y una dirección IP no vulnera el secreto de las comunicaciones, dado que es un dato mercantil. De la geolocalizacion via triangulacion por antenas GSM igual. Y del listado de llamadas hay teorías para todos los gustos.

  • #003
    Enrique Dans - 9 abril 2014 - 12:56

    #002: NO, NO, NO, y NO. Y además, NO. Y por si acaso, NO. No tienes razón. Y además, estás equivocado. Prohibir la retención de datos supone restaurar la situación que debe existir. Si tienes cualquier sospecha de delincuencia, pide a un juez que apruebe la retención de datos de esa persona o personas, investígala y persíguela adecuadamente, exactamente igual que como se hace fuera de la red. No veo impunidad alguna. Lo que es completa y radicalmente absurdo es que vigiles A TODOS LOS CIUDADANOS por si acaso alguno de ellos fuese un delincuente peligroso, lo que sería equivalente a grabar todo lo que hacen en su vida, cuando van por la calle, cuando salen a comprar tabaco, cuando entran en cada sitio. No, eso no es lógico, ni en la red ni fuera de ella, y no se trata de impunidad: se trata de derechos fundamentales. Tu error es TREMENDO, y justificaría los peores excesos. Retención de datos, solo bajo supervisión judicial y de los sospechosos, no de todos.

  • #004
    Felix Maocho - 9 abril 2014 - 13:42

    Estoy contigo Enrique, pero yo no soy tan optimista, el tenernos vigilados es una tentación que el Poder no va a soltar fácilmente. En la nota que enlazas indican que Holanda, un país no excesivamente exagerado en este campo, no está por la labor de no retener los datos, con seguridad otros países menos democráticos, no lo dirán claramente, pero sus servicios secretos ya estarán preparando los almacenes para guardar y analizar los datos.

    Dudo que esto vaya a resolver el problema de la privacidad y más si se abre la puerta, a que “voluntariamente” los clientes acepten políticas de retención de datos como parte de las características de un producto o servicio ¿Quien se niega a tener Internet si el operador te introduce esa clausula entre las 3000 que te hace firmar y nadie lee.?

  • #005
    JM - 9 abril 2014 - 14:08

    #003, si tienes coche tendrá esa matricula, esa matricula esta asociada a una persona física o jurídica, esa matricula queda registrada al pasar un radar, al entrar en un garage con un OCR en la barrera, muchos ayuntamientos la tienen registrada con hora y lugar dado que tiene OCR al entrar en la población, en las bases de datos de los impuestos de circulación…y no veo que nadie se eche las manos a la cabeza pensando que coartan mi libertad de movimiento e intimidad. Nadie te ha obligado a tener coche, pero si lo tienes admites ese control y esa perdida de intimidad.

    El problema es querer comparar Internet con el mundo real cuando son dos lugares completamente diferentes, dado que los indicios que tienes en Internet no son ni un minimo % de los que se dejan en el mundo real. No estoy diciendo que pueda venir un clon de la SGAE y decir “quiero saber quienes han entrado en una pagina web para multarlos”. Para empezar porque las operadoras desconocen el trafico que tu realizas (o al menos no lo almacen, dado que la ley de conservación de telecomunicaciones no se la exige y por la LOPD le podría venir una colleja interesante). Un juez NO quiere saber en el 99,99% de los casos los datos de navegación, porque esos ya se los facilita la propia pagina web por exigencias de la LOPD.

    Volviendo al simil de la matricula, si yo se que un coche (usuario) ha atropellado a alguien y tengo un testigo que tiene su matricula (IP), el juez deberá exigir Y JUSTIFICAR la petición a Trafico (operadoras) para identificar de quien es ese coche (conexión), el cual tendra que identificar al conductor (persona física que uso esa conexión realmente). La situación a la que quieres volver es que los coches no tengan matricula. O que un coche, al décimo atropello, lo podamos considerar sospechoso y le pongamos una marca distintiva, pero los otros 10 atropellados quedan impunes, todo sea por el derecho a la libertad de circulación y la intimidad. O que, a ver si hay suerte, el testigo le persigue y cuando se baje, lo pueda identificar.

    Con otro ejemplo, si alguien publica en una pagina web unas amenazas contra ti o revela datos personales tuyos, tu podrías denunciarlo, la policía investigar, llegar hasta una dirección IP, pedir al juez mandamiento judicial (Que te sorprendería la cantidad de peticiones que deniegan los juzgados, no es tan facil…), que el juez lo autorice, que la operadora aporte el dato del titular de la linea…y aun asi habria que demostrar que efectivamente ha sido el titular de la linea y no el vecino del 5º aprovechando su Wifi. Si vamos a la situación de que la IP es un dato meramente técnico, ese hecho quedaría impune y estaríamos a la espera de que esas amenazas no se cumplieran.

    Repito, por si no quedo claro. La dirección IP es un dato TECNICO, el cual se convierte en dato personal con la intermediacion de 3º partes (a diferencia de un correo electrónico que puede ser dato personal “per se” porque lo escoge el usuario)

    Por cierto, en nuestra vida real si se nos graba y se nos sigue. Si entro en el metro, tengo mutitud de camaras que me siguen, tengo que pasar mi abono transporte (y queda registrado que X ha pasado su abono transporte por la estación Y a las ZZZZ). Es la consecuencia de vivir en sociedad. Nadie me obliga a viajar en metro, a tener cuenta bancaria, a tener conexión a Internet. Pero soy consciente que cada alta que doy en un servicio es una cesión de mis datos personales, que tienen un nivel de control muchísimo menor contra ojos cotillas que una dirección IP o un número de teléfono.

  • #006
    ana - 9 abril 2014 - 15:01

    #005

    El coche es opcional. Internet ya es un derecho en muchos paises, y con los años será un derecho fundamental.

    Las carreteras las gestiona el Estado, es normal que las controle.

    Pero si el Gobierno pusiera cámaras dentro de tu casa, ya no pensarías igual.

    En Internet nadie es el dueño, de momento.

  • #007
    Luis - 9 abril 2014 - 15:16

    #001 Si Snowden está en Rusia es porque en USA no estaría a salvo.

    Cuando alguien denuncia actos ilegales de su gobierno, eso no es traición, sino una acción propia de un ciudadano responsable.

  • #008
    tonysab - 9 abril 2014 - 15:35

    JM, Dan, lo siento pero no habéis entendido nada de lo que es la directiva esa y su anulación.
    No es que el gobierno, o quién sea, sepa si coges el metro o el bus, es que ya no podrán guardar TODOS nuestros datos, ni usarlos, si no es por orden judicial. Al menos a nivel telecomunicaciones.
    Claro que las empresas seguirán recabando información de todos nosotros, de eso viven, de saber si utilizas esta pasta dental o aquella. Lo han estado haciendo desde siempre. Pero lo importante es que LOS GOBIERNOS no lo podrán hacer, al menos no por lo legal.
    Dan ¿que Snowden “ha hecho un daño bestial a su país natal”? disculpa, pero el daño se lo están haciendo la cantidad de esquizofrenicos paranoides que están llevando ese país. Él solo lo sacó a la luz, igual que hizo wikileaks con el asesinato por parte de los ocupantes del helicoptero aquel tan famoso, debía ser un apache, a los reporteros.

  • #009
    Felix Maocho - 9 abril 2014 - 15:58

    Tampoco veo la razón de tener que llevar matricula en el coche y que me controlen en todos los garajes y peajes. Con llevar mi documentación personal y el carnet de conducir debería ser suficiente. A los judíos les tatuaban el DNI en un brazo, realmente era muy útil, pero no por ello era moralmente lícito.

    El que todos los estados lo hagan no quiere decir que esté bien hecho y lo muy cierto es que los terroristas, lo primero que hace es doblar las matrículas, es decir poner las matriculas a un coche de otro de la misma marca y color, por lo que pueden estar imputándome actos que cometa otro, con mi matrícula y ¿como me defiendo de ello?.

    La vigilancia masiva debería estar prohibida, el que muchos estados lo hagan no la legitima.Otra cosa es que conociendo lo que es el Poder crea que vayan a renunciar a ello.

  • #010
    Angel Aguilera - 9 abril 2014 - 16:15

    JM, te propongo algo: http://bit.ly/1kKBwUe (¿ves los enlaces a sentencias judiciales?)

    Partiendo de eso, todos los ejemplos que has puesto son inválidos. Quien quiera delinquir, no tiene más que utilizar una VPN o un servicio tipo TOR… y ya pueden buscarle.

    Es así de sencillo: recopilar los datos de conexión no sirve para cazar a quien no quiera ser cazado. Se estaba limitando la privacidad de todos a cambio de… bueno, a cambio de nada, la verdad.

  • #011
    Mario - 9 abril 2014 - 18:24

    En una época donde el espionaje de la vida privada es la moneda de cambio y el modelo de negocio de las Tecnológicas esta pequeñísima concesión a la privacidad del usuario resulta insulsa, casi cómica, ridícula, y ha sido totalmente superada por la realidad.

    Para qué necesita alguien conservar información tan burda como la IP Address A chateó con la IP Address B el día tal a la hora tal durante tantos segundos, cuando ahora, gracias al verdadero Gran Hermano, podemos saber no solo que existió dicha conversación sino también identificar plenamente quiénes participaron, el contenido completo de esta comunicación, sus historiales de búsquedas, de compras, los amigos, colegas, familiares de ambos, sus historias médicas, su patrimonio, sus deudas, sus hábitos y creencias, sus opiniones políticas, etc, etc, etc. Y toda esta información no se conserva por 30 días o seis meses para una investigación oficial, sino que está y estará disponible por siempre al mejor postor si ofrece el rédito político o económico suficiente… y no, no hablo de metadata ni estadística anónima sino de vidas y personas reales. El siguiente reportaje lo explica con bastante claridad:

    http://www.cbsnews.com/videos/the-data-brokers-selling-your-personal-information/

    Ingresé en el cajón de búsqueda de este blog (háganlo ustedes) el término “data broker” para saber cuántas etiquetas o entradas había sobre este negocio de miles de millones de dólares siempre en crecimiento y que es un hijo predilecto de la internet de hoy, y conocer así cuál era la posición de Enrique sobre este negocio a la luz de sus recientes preocupaciones por la privacidad. Ni un resultado que denote alguna preocupación. Cero. Mi conclusión es que a Enrique Dans, al referente español de los negocios en internet, se le pasan los elefantes sin verlos porque no entiende las implicancias de el modelo de negocios hoy predominante en internet. Él se ha quedado como vemos, en el negocio de la piratería denunciando siempre a las discográficas por lo que no tienen nada que ver, pero ni siquiera conoce, o no quiere saber, del tráfico de datos personales por más evidencia que se le presente.

    Existe una enorme hipocresía en todo este tema cuando el discurso de Enrique objeta y rechaza el espionaje masivo de los Estados y a la vez se oculta, se permite o se alienta el espionaje masivo de las tecnológicas como el nuevo paradigma económico y fuente de ingresos. Si Enrique estuviese realmente contra el espionaje no puede considerarlo bueno si lo realiza una empresa y malo si lo realiza un Gobierno. Es tan inconsistente como proclamar que un Estado no puede encarcelarme arbitrariamente tres días, pero Carrefour sí puede encarcelarme tres días en sus instalaciones sin derecho a defenderme solo porque a uno de sus guardias le parezco un ladrón. Todo ello con el simple expediente de hacer firmar unas ToS que nadie lee donde cedo mi derecho a la libertad personal a Carrefour mientras visite sus tiendas.

    Cuando se destapó el espionaje de Prism en el Washington Post, denunciando la participación de las grandes tecnológicas junto a la NSA, Larry Page de Google y Marc Zuckerberg de Facebook, cada uno por su lado, negaron personalmente todo, e inclusive afirmaron no haber oído nunca hablar de Prism.
    Fue por esta negativa, esta mentira burda, que el señor Snowden debió salir a la luz pública a ratificar la denuncia, con el costo personal que todos conocemos de persecución política y exilio en Rusia. ¿No es hipócrita pedir Premios Nobel para Snowden y al mismo tiempo callar sobre las mentiras de Page y Zuckerberg y su participación activa en lo que es el fondo de la denuncia?

    De este discurso incongruente y para la galería no puede depender el derecho a la privacidad del usuario de internet. ¿Qué fue de la protesta contra el espionaje masivo en “The day we fight back”, otra iniciativa hipócrita donde faltó la campaña de miedo masivo sembrado por las tecnológicas que sí se puso en marcha para defender los millones de ingresos que mantienen por piratería en SOPA? La pregunta final es más sencilla: Enrique Dans es perfectamente consciente de que todos los contenidos de sus Gmails pueden acabar en el escritorio de un analista de la NSA si se solicitan, sabe también que Google no va a objetar ni mover un dedo para defender sus derechos frente a este requerimiento y a pesar de ello, recomienda, promueve y aconseja a todos sus lectores que instalen y usen Gmail porque es el mejor correo que conoce. Entonces: ¿A Enrique Dans le preocupa realmente la privacidad de las personas o le preocupa más que se alimenten las bases de datos de las tecnológicas para que hagan más negocio con nuestra privacidad?

  • #012
    Enrique Dans - 9 abril 2014 - 18:32

    #009: Mario, último aviso. ¿De verdad crees que esa paranoia extraña tuya de que yo soy algún tipo de “topo” al que pagan las empresas tecnológicas para beneficiar sus intereses tiene la más mínima credibilidad o se sostiene de alguna manera? Déjate de gilipolleces, por favor. Mi sueldo lo paga quien lo paga, IE Business School, que me proporciona TODA la libertad de cátedra que quiero y necesito, y algunas empresas a las que doy conferencias. Nadie más. Por tanto, por favor, déjate de decir estupideces y de hacer conspiranoias sobre mis supuestos “intereses ocultos” – o simplemente te vas a ir a comentar a la página de la madre que te parió, suponiendo que tenga una.

  • #013
    César - 9 abril 2014 - 18:56

    Hola Enrique empresas como Paypal también tendrán que borrar los datos y dejar de vincular cuentas por sus sistemas?

  • #014
    Antonio Castro - 9 abril 2014 - 19:11

    Llevo hablando de este tema desde el año 2005. A veces, las batallas por la defensa de nuestros derechos en el nuevo escenario de la sociedad de la información son muy largas. Pero a veces acaban llegando a buen puerto. Decididamente, Edward Snowden se merece el Nobel de la Paz.

    No me cabe duda de que Edward Snowden merece el nobel de la paz y tampoco me cabe duda del importante papel de las personas que como tú tenéis una cierta capacidad de influencia y que estáis advirtiendo desde hace años de la gravedad de los ataques a las libertades de los usuarios de Internet.

    #002
    Creo que por parte de un sector de opinión de Internet se están intentando mezclar cosas para defender lo injustificable, la prohibición tiene sus cosas buenas y cosas malas.
    […]
    Como puede un juez investigar una estafa masiva por internet, unas amenazas graves en una pagina web, un cyber-bullyng… estando completamente a ciegas?

    Me saca de quicio que afirmes que esto es la opinión de un sector poco importante de Internet cuando en este artículo se te está explicando la dimensión de la protesta y la respuesta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que ha declarado inválida la directiva de retención de datos.

    Puede que en otros foros de Internet encuentres personas que entiendan tus puntos de vista, porque en este mundo tienen que existir de todo un poco. No lo tomes como una patada en la boca, pero a mí me parece que estamos hablando de un asunto de enorme importancia y sin ánimo de descalificarte, creo que estás completamente equivocado.

    #003 #002: NO, NO, NO, y NO. Y además, NO. Y por si acaso, NO. No tienes razón. Y además, estás equivocado. […]

    Enrique, puedes decirlo mas alto, pero no más claro. Felicidades por el post.

    Si alguna vez escribes algo que guste a todo el mundo, quizás debas tirarlo a la basura. ;-)

  • #015
    Enrique Dans - 9 abril 2014 - 19:11

    #011: Que yo sepa no, no se me ocurre cómo puede afectar. Si tú has aceptado contractualmente (aunque estuviese en esos Terms and conditions que nunca te leíste) unas condiciones determinadas de gestión de los datos que genera tu actividad con esa compañía, estás lógicamente sujeto a ellas, salvo que sean contrarias a la ley.

  • #016
    Mario - 9 abril 2014 - 19:51

    #010. Enrique. No emplees conmigo la falacia del hombre de paja cuando cualquiera podrá leer los dos comentarios y ver que no pongo en duda ni me interesan tus medios de vida. ¿Por qué defenderse de algo de lo que nadie te ha acusado?¿Cuántas veces te he dicho que estás “honestamente” equivocado y que a diferencia de la EFF o Techdirt tú no estás a sueldo de Google?

    Lo que sí te objeto, y no lo refutas en ningún momento, es que sí crees y aceptas como natural el modelo de negocio perverso de las tecnológicas basado en recolectar, conservar y comercializar la vida privada de las personas que es por si solo incompatible con cualquier defensa de los derechos de estas personas a salvaguardar su privacidad o intimidad libres de toda injerencia.

    Quítale las etiquetas si tanto te molestan, y pon a Greenpeace en lugar de Google, destinando los billones generados a salvar el planeta, o a la Cruz Roja en lugar de Facebook, destinando otros tantos billones de ganancias a salvar vidas, pues igual de repulsivo y peligroso me resultaría su intromisión en mi correspondencia, mis compras o mis consultas médicas para generarse ingresos a costa de mis derechos. Un modelo de negocio que tú aceptas sin ningún atisbo de crítica y que colisiona con los derechos fundamentales que dices defender en esta entrada.

  • #017
    Krigan - 9 abril 2014 - 22:18

    Mario:

    La comparación que haces entre el estado y las tecnológicas, como si las actividades de ambos fueran iguales, es una falacia triple:

    – El estado es obligatorio, las tecnológicas son opcionales. Mis comunicaciones han sido registradas por el estado sin que nadie me preguntara si accedía a ello. Si una tecnológica no me gusta, simplemente no la uso y nada sabrá de mí. No es lo mismo voluntario que obligado.

    – A las tecnológicas les puedes mentir. Al estado no puedes mentirle, porque no te pregunta, simplemente toma los datos. Internet está lleno de webs a las que les di datos falsos (hay incluso programas que generan falsos DNIs, y algunos incluso sabemos calcular un número falso a partir de uno verdadero, sin ningún programa), pero todas las llamadas que hice desde mi móvil (que está a mi nombre) el estado las registró, y son auténticas. Ya me gustaría poder intoxicar su base de datos, pero resulta que no puedo hacerlo.

    – Las tecnológicas están sujetas a la ley, el estado hace la ley. En democracia se procura mantener sujeto al estado, pero no siempre se consigue (esta directiva es un buen ejemplo).

  • #018
    Krigan - 9 abril 2014 - 22:33

    #5 JM:

    Yo no tengo coche. Voy en taxi, autobús, metro, o tren, o en el coche de algún amigo. A muchos sitios voy a pie. Incluso si llegan a fotografiarme en una estación del metro, no saben a dónde voy, solo que me bajo en esa parada. Mucha gente que sí tiene coche lo aparca en la calle, e incluso el que usa un aparcamiento público con OCR es como cuando yo uso el metro: el destino no es el aparcamiento ni la parada del metro, es otro lugar indeterminado. El grado de control no es ni remotamente parecido.

  • #019
    Garepubaro ("Sunfas Tradelo") - 9 abril 2014 - 22:38

    Si ya no retienen y guardan datos es simplemente porque han visto que no merece la pena, tras 20 años de internet, y asi no se puede detener apenas a nadie … pero internet da mucho juego al espionaje, infinito, si hay un grupo insurgente se puede crear un “nick de terrorista topo” que estara al corriente de todo, y ademas no hara falta ni que sea humano se puede programar a un robot de esos de contestaciones automaticas. Por ahi van los tiros de la CIA y demas, como una vez que una informacion, o grupo, o comunicacion, esta en internet, rapidamente esta para todos al fin al cabo, lo tienen rotundamente facil

  • #020
    Julio2 - 10 abril 2014 - 01:36

    #017 Krigan, es igual de grave que te espíe el Estado o que te espíen las empresas privadas. En ocasiones incluso esto último podría ser más grave. Además te recuerdo que, si los datos los tienen las empresas privadas, el Estado puede acceder a ellos en cualquier momento, como ha ocurrido con la NSA y las grandes empresas de Internet.

    Las tecnológicas no son opcionales. No hay otro buscador que Google. No hay página que no tenga los trackers de Google. Las tecnológicas saben en todo momento que eres la misma persona aunque te desloguees o des datos falsos. Las tecnológicas te presionan de todas las formas posibles para que des tu identidad real. Las tecnológicas se saltan la ley como quieren.

    #12 Enrique, te ruego que tengas paciencia con Mario, que creo que aporta mucho valor con sus comentarios, y en general con todos los que somos un poco críticos. Yo estoy de acuerdo con todo lo que ha dicho en esta ocasión. No dice que estés al servicio de esas empresas. Lo que dice -y yo también digo- es que no eres igual de crítico con la recolección de datos por parte de las empresas privadas que con la recolección de datos por parte del Estado. Y esto no es achacable a que recibas ningún sueldo de esas empresas, sino a que, por tu manera de entender de Internet y quizá también por los servicios que estas tecnológicas de alguna manera nos vienen prestando, no acabas de ver el peligro en la recolección de esos datos desde el ámbito privado. La mejor prueba de que no recibes ningún sueldo de esas empresas es que hasta ahora vienes permitiéndonos expresar esos puntos de vista críticos con gran generosidad, por lo que yo te estoy sinceramente agradecido.

  • #021
    Krigan - 10 abril 2014 - 10:08

    Julio2:

    Si la entrega de datos es voluntaria, no es espionaje.

    No me causa ningún problema que un juez, que también es estado, pueda acceder a los datos en debida forma, lo que rechazo son los espionajes masivos de la NSA y de la directiva de retención de datos, propios de un estado policial, y no de una democracia.

    Las tecnológicas sí son opcionales, puedes usar Bing si no quieres usar Google, o DuckDuckGo si no quieres ser rastreado por nadie. Y si las tecnológicas ya lo saben todo, ¿por qué ese empeño en que les demos nuestra identidad real?

    Las tecnológicas, como cualquier hijo de vecino, pueden ser y son condenadas cuando infringen la ley. Donde no he visto ninguna condena es en Echelon, ni tampoco la veremos en el espionaje de la NSA actual. Lo de la directiva ya ni te cuento, simplemente no hay castigo previsto para el que aprueba una directiva ilegal.

    A las 3 diferencias que mencioné, que no veo que hayas conseguido rebatir, añado ahora una cuarta: el estado es único, las tecnológicas son muchas, y cada una se guarda los datos que ha obtenido para sí. A Google ya le gustaría poder acceder a los datos de Facebook y de Whatsapp, pero va a ser que no.

    En definitiva, el peligro para la privacidad que representan las tecnológicas, aunque existe, es muchísimo menor que el que supone el estado.

  • #022
    rcostas - 10 abril 2014 - 15:05

    Enrique:

    Aunque confieso no conocer en profundidad esta norma, como en tantos otros casos (Ley de Seguridad ciudadana, aeropuertos, ahora lo de los locutorios… y un largo etc.): “la lógica de la seguridad produce monstruos”. Menos mal que, de vez en cuando por razones que a veces se me escapan, algún juez o tribunal de justicia tiene a bien proteger al ciudadano…

    Un saludo!

  • #023
    Álvaro Del Hoyo - 11 abril 2014 - 00:36

    Enrique,

    Sinceramente, este post deja muy a las claras que o no has leído la sentencia o que no has entendido nada.

    Te sugiero leas, al menos, la nota de prensa del TJUE y, mejor, la sentencia. Después estaría bien releyeras tu post y pensaras en si lo escribirías de otra manera.

    Has hablado alguna vez con algún juez o con algún policía judicial con conocimiento y experiencia en la materia?

    Si fueras periodista te podría haber caído un buen rapapolvos del Director del medio en el que trabajaras. Y de haber sido un artículo sobre personas, seguramente, te hubieras debido enfrentar a una rectificación tras solicitud de corrección de las informaciones publicadas no veraces ni adecuadamente contrastadas.

    Un saludo

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados